Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dos de las iglesias metropolitanas y catedrales hubiere iglesia catedral, ó colegial, la primera de las Indias, que cuando los vireyes, presiden- vez que entramos en ella , sale el cabildo de la tes y audiencias fueren á sus iglesias á oir los iglesia con cruz alta á recibirnos, y no permidivinos oficios, ó á otras, donde concurren los timos que salgan fuera de la iglesia , sino que cabildos á oficiar, salgan á recibirlos hasta la dentro de ella seis , ó siete pasos de la puerta puerta de la iglesia , cuatro, ó seis prebendados principal está el obispo con capa y cruz en la en el número que estuviere en costumbre; y lo mano, y se pone una alfombra y almohada , donmismo hagan al salir , aunque no asistan en el de nos arrodillamos para besar la cruz de mano cuerpo de audiencia los vireyes y presiden de el obispo, o presidente, y de alli va el cabil. tes(1).

do en procesion, llevando cruz alta hasta el altar: LEY VIII.

y lo demas se hace conforme al ceremonial ;

y lo mismo se guarda en los conventos de reliDe 1615.—Que un prebendado ó el capellan de giosos. Este recibimiento no se nos hace mas la audiencia, de agua bendita al entrar en la

que la primera vez que entramos en una iglesia, iglesia.

y aunquc despues vamos muchas veces á ella no Encargamos, que cuando el presidente y oi somos recibidos en esta forma, sino es despues dores en forma de audiencia entraren en la de alguna ausencia de largo tiempo, que entoniglesia catedral, les de agua bendita un preben ces nos hacen el mismo recibimiento. dado, ó el capellan de la audiencia, guardando Cuando vamos á misa á nuestra capilla no en esto la costumbre, sin hacer novedad de lo salen los capellanes á recibir pos, ni hacen mas que se hubiere observado con el último pre que levantarse de sus asientos, y hacer genusidente.

flexion profunda, sin llegar á tierra, cuando LEY IX.

vamos pasando a la cortina.

Para la confesion de la misa , salen dos capeDe 1602 á 31.- Que se eche agua bendita pri- llanes, y haciendo genuflexion en la misma for

mero al obispo y clérigos, y luego al virey, sin llegar á tierra, se ponen de rodillas presidente y audiencia.

junto a la cortida, y nos dicen la confesion , y El echar agua bendita antes de la misa mayor,

si es prelado el que la dice, está en pie; aunque sea primero al arzobispo, ú obispo , y clérigos, estemos de rodillas. que estuvieren juntos con él; y luego al virey, La gloria no nos la vienen a decir. presidente y audiencia, y esto por una misma Al credo de la misa estamos en pie, y los persona.

capellanes que salen á decirle llegan a la cortina, LEY X.

y haciendo genuflexion profunda, dicen el credo

en pie, porque Nos estamos así, y al ET HOMO De 1588.-Que las ceremonias que se guardan

FACTUS EST, nos ponemos de rodillas con los con la persona real en la capilla , se guurden capellanes, aunque alguno sea prelado, y se leen las Indias con los vireyes como esta ley

vantan Juego , y acabado el credo haciendo la declara.

misma genuflexion , vuelven á su asiento. A los vireyes de las Indias por su cargo y

Al evangelio trae el diácono el misal abierto, dignidad es debido el uso y observancia de las y por llevar el testo descubierto sin hacer humimismas ceremonias que se hacen á nuestra real llacion mas de parar un poco antes de la cortina, persona, dentro y fuera de nuestra capilla. Y llega, y nos le dá á besar, y dando dos pasos para que tengan noticia de las que son , manda- | atrás, por haberle cerrado, hace su humillacion mos que sean espresadas en la forma siguiente: profunda.

Cuando vamos a alguna ciudad , ó villa, donde El ministro que nos trae la paz, no hace mas

ma ,

(1) Habiendo solicitado el cabildo ecclesiástico de la Habana se le amparase en la posesion que estaba de recibir y despedir al prelado á la puerta de la iglesia , y no hasta el coche , se pidió ioformne en orden de la regencia de 19 de febrero de 1810, se recordó en la de 30 de enero de 1813, y por la de 22 de julio de 1813 se mandó observar lo acostumbrado en cuanto al modo y lugar de despedir los canónigos al obispo.

humillacion que bajarse á darla, por estar Nos sias á los presidentes se guarde la costumbre, de rodillas , y dada se retira dos pasos atrás, y y á sus mugeres no se inciense ni la paz. en lugar de humillarse, se para un poco y va al Si estuviere en uso incensar el diácono a los altar. Esto se hace por la imágen , ó cruz, que presidentes cuando asistieren en la iglesia á los está en el porta-paz.

divinos oficios se continúe con los sucesores, y Los dias de la Purificacion y domingo de Ra guarde la costumbre, y en digun caso se haya mos se dan las candelas y palmas primero a todo de incensar á las mugeres de los presidentes, ni el clero, y despues salimos de la cortina hasta la oidores, ni darles la paz. grada del altar á recibir del preste la candela , ó

LEY XIV. palma, y haciendo reverencia nos volvemos a la cortina.

De 1604.- Que estando en forma de audiencia El dia de Ceniza la toma primero el clero,

seusen con el oidor mus antiguo las ceremonias hasta los cantores, que van en hábito clerical, у

que con los presidentes. despues salimos de la cortina á la grada del Declaramos, que con el oidor mas antiguo, altar, donde nos tienen puesta una almohada, y asistiendo los demas en forma de audiencia , y nos ponemos de rodillas a tomar la ceniza, у faltando el presidente, se deben usar las mishaciendo la reverencia nos volvemos a la corti mas ceremonias, que si asistiese el presidente, na; y luego la toman el priocipe, si está alli, y y asimismo con la audiencia, no estando esceplos grandes y caballeros, que se hallan presentes. luadas por leyes de este libro (1). El viernes Santo para la adoracion de la cruz

LEY XV. va primero el clero, y luego Nos, y los grandes, y caballeros que alli estan: Ordenamos y encar

De 1607.- Que en los casos de recibir relas, cegamos que asi se haga y observe con los vireyes niza , ramos y otros, se prefieran los eclede el Perú y Nueva España.

siásticos.

El obispo y clerecia han de tomar primeru
LEY XI.

las velas el dia de la Purificacion de nuestra SeDe 1568 y 99.- Que la confesion y el credo se

ñora, y luego el virey y audiencia , y esta orden hagan en la misa solamente al virey, y gober

se ha de guardar cuando recibieren la ceniza, nando la audiencia al oidor mas antiguo de

bula de la cruzada, y ramos, y á la adoracion Limu y Méjico.

de la santa cruz. Cuando nuestras reales audiencias de Lima y

LEY XVI. Méjico asistieren á los divinos oficios en las catedrales, y el virey se hubiere escusado, no

De 1627 y 30.- Que se guurde el orden y grado permitan que el capellan llegue con sobrepelliz

de los ministros en las funciones públicas, y el al oidor mas antiguo á rezar la confesion y el

capitan de la guardia del virey no se intercredo, porque esta ceremonia solo se debe hacer pongu. al virey , y tenemos por bien , que si gobernare Ordenamos que cuando concurre el virey, la audiencia por falta de virey se pueda hacer audiencia y tribunal mayor de cuentas en la con el oidor mas antiguo.

iglesia al tomar velas, ramos, ceniza , adorar LEY XII,

la santa cruz, y otras funciones tales, despues

de los eclesiásticos, y ministros, conforme á su De 1602 á 14.- Que las ceremonius de bajar el

lugar y graduacion, no se iuterponga otra permisal al evangelio solo se debe hacer con los

sona. Y porque hemos entendido, que algunos vireyes.

vireyes han escedido en esto , y ordenado , que La ceremonia de bajar el misal despues de despues de los ministros togados se dé vela al el evangelio al presidente de la audiencia: De

capitan de su guardia, que está asentado en el claramos, que solo se debe hacer con los vireyes. lugar de sus criados, y luego vuelva á proseguir LEY XIII.

por el alguacil mayor y contadores de cuentas: De 1592 y 1618.-Que en el incensar en las igle Mandamos, que ro hagan novedad, ni contra

[ocr errors]

(1) V. REGENTES, articulos 42, 46, 61 y 66 á 76 de su real instruccion.

- V. BESAMANOS.

vengan a esta nuestra órden , y costumbre usada generales de la paz un clérigo con sobrepelliz y guardada.

y estola. LBY XVII.

Rogamos y encargamos á los obispos, que pro.

vean lo que convenga , para que un clérigo con De 1602 á 31.- Que en dar la paz á virey y

sobrepelliz , y estola, sin otra vestidura , de la arzobispo, concurriendo, se guarde la forma

paz á los gobernadores, y capitanes generales y de esta ley.

no le habiendo, se la dé el sacristan. Estando en la capilla mayor de la iglesia el arzobispo, ú obispo se le de primero la paz, y

LEY XXI.

De 1630 y 42.- Que á los cabildos despues al virey , ó presidente de la audiencia, seculares de Lima y Méjico, no concurriendo que asistiere, y esta paz ha de ser una, y dada con virey o audiencia , se les de la paz. por solo un eclesiástico , y no por dos; y si es

LBY XXII. tuviere el prelado en el coro, salgan juntos, y al

De 1648, 51 y 80.- Que las audiencias no vayan mismo tiempo dos eclesiásticos, y cada uno lleve

á fiestas que no sean de tabla, y en dar la paz diferente porta-paz, upa al prelado, y otra al

á los contadores de cuentas, se guarde la cosvirey , ó presidente, y prosiguiendo igualmente,

tumbre. y sin detenerse uno mas que otro, cumplan el ministerio; y en cuanto a las personas, que la

Porque se han ofrecido algunas dudas sobre han de llevar , se guarde lo dispuesto por el ce

si acudiendo las audiencias en forma á consagraremonial.

ciones de obispos, y otras fiestas que no son de

tabla, se ha de dar la paz á los contadores de LEY XVIII.

cuentas: Ordenamos y mandamos que las auDe 1573 y 1604.- Que al presidente y oidores en diencias no vayan á fiestas que no sean de tabla,

forma de audiencia, y no como particulares, y en las que lo fueren, se guarde lo proveido, se la paz.

y la costumbre en dar la paz a los contadores de En las iglesias catedrales y metropolitanas don-cuentas, cuando concurrieren con la audiencia. de asistiere la audiencia se dé la paz al presiden

LEY XXIII. te, oidores y ministros, que tienen asiento en

De 1629.- Que en concurrencia de obispo y cuerpo de audiencia; y si no estuviere el presi

gobernador se haga la aspersion, y de la dente, se dé tambien al oidor mas antiguo, y á

paz y otras ceremonias, como se ordena. todos los susodichos por el clérigo que dispone el ceremonial, sin salir del altar el diácono ni En las concurrencias de obispo, y gobernasubdiacono, que ayudan al preste: y si asistiere dor á los divinos oficios dentro de la iglesia: Deel presidente solo, se guarde en darle la paz lo

claramos, que la aspersion de la agua bendita, que se hubiere observado con su antecesor. Y antes de la misa mayor , se debe hacer primero ordenamos, que á ningun oidor, ni ministro, al obispo y clero juntos, y despues al gobernaestando solo, y sin forma de audiencia, se de dor; y si el obispo estuviere en la capilla mayor,

se le dará la paz, y despues al gobernador, y esLEY XIX.

tando el obispo en el coro, saldrán juntos dos

eclesiásticos, cuales dispone el ceremonial, y De 1614.- Que al recibir la paz hagan los mi darán la paz, uno al obispo, y otro al gobernanistros cortesia y urbanidad, conforme al ce

dor: en los demas actos cclesiásticos se ha de remonial y órdenes dudas.

llevar la falda al obispo, aunque vaya alli el goOrdenamos á los presidentes y oidores , y los bernador; pero solo ha de llevar al caudatario; demas ministros que en las iglesias recibieren la y cuando fuere a las casas del gobernador, se le paz, que hagan la cortesia y urbanidad que (con podrá llevar hasta la puerta del aposento donde forme al ceremonial romano, y órdenes nues estuviere, y volverla á recoger donde se quedatras) se debe, al clérigo, que la administrare. re el gobernador.

la paz.

LEY XX.

LEY XXIV.

De 1633.- Que a los gobernadores y capitanes

De 1610.– Que el prelado asista en el coro de

su iglesia , y en las demas tome el lugar que tribunal, y los oidores como particulares puele pareciere.

dan poner silla, alfombra y almohada. Encargamos á los arzobispos y obispos de las Mandamos que en los dias de tabla en que conciudades donde hubiere audiencia real , que los currieren el virey y audiencia á oir los divinos dias que no celebraren de pontifical eo sus igle- oficios, ó á otros actos públicos, se guarde lo sias, procuren asistir en el coro, por lo que im- ordenado, y costumbre en poner los estrados; porta alli su presencia, y en las demas iglesias y si los oidores no fueren en forma de audiencia, y monasterios tomen el lugar que les pareciere. se escuse el ponerlos; pero no por esto se en

tienda, que si fueren como particulares, no LEY XXV.

pueda llevar cada uno silla , alfombra y almoDe 1542 y 70. — Que el presidente y oidores se hada (1). asienten en sillas en las iglesias y los vecinos

LEY XXVIII. en bancos. El presidente, oidores y ministros que hacen

De 1632 y 49.- Que los gobernadores proveidos cuerpo de audiencia, y concurren sentados,

por el Rey guarden la costumbre en usur de tengan en la iglesia sillas, poniendo la de el pre

silla , alfombra y almohada, y á quién está sidente con preeminencia á las demas: y los ve

prohibido. cinos honrados, se asienten en bancos; y á otra Ordenamos y mandamos , que los gobernadoninguna persona se consienta llevar silla á la res proveidos por Nos guarden la costumbre iglesia , si no fuere obispo, o titulado.

que hallaren introducida, sobre que estando en

sus ciudades dentro ó fuera de la iglesia, en forLEY XXVI.

ma de cabildo usen de silla, tapete y almohada, De 1623.- Que los oidores en cuerpo de audien ó se asienten en la cabecera del escaño, y que cia no tengan almohada, sino solo el mas an

ninguno de los corregidores y alcaldes mayores, tiguo, gobernando: ni vayan sino á fiestas de proveidos por los vireyes, presidentes y audientabla.

cias de cnalesquier ciudades, villas y lugares, Declaramos y mandamos, que en las iglesias pueda poner silla, alfombra, ni almohada, ni sedonde concurrieren los oidores de Lima y Méji- pararse de sus ayuntamientos, y precisa é inco en cuerpo de audiencia con el virey , ó par violablemente se asienten con ellos en sus banticularmente, no tengan almohadas sino sillas, y cos, sin diferencia, ni singularidad en esto; y alfombra , aunque el virey no esté presente, y aunque concurran en las iglesias en cuerpo de que no vayan en cuerpo de audiencia á nioguna ayuntamiento con alguno de los del nuestro confiesta que no sea de las de tabla, y entonces haya sejo, o visitador general, no obstante que tenga de ser acompañando al virey, si no se escusare, la silla , ó asiento con mas preeminencia ó calió al decano en vacante de virey, y en los con dad, los corregidores y alcaldes mayores po hacursos, que no fueren fiestas de tabla, no vayan gan novedad , ni contravengan á lo susodicho. mas de los que él enviare á llamar:y en este caso

LEY XXIX. de gobernar las audiencias, el oidor mas antiguo, como cabeza de ella, tenga silla de tercio De 1618.-Que cuando los oidores se juntaren pelo y almohada. -(V. art. 67 de la instruccion

en actos eclesiásticos en iglesia ó fuera de ella, de REGENTES.)

no traten negocios ni hablen de vos á los ca

pitulares. LBY XXVII.

En los actos eclesiásticos y otros lugares púDe 1599 y 1620. - Que no se pongan estrados blicos no hagan el presidente, y oidores audien

sino cuando la audiencia concurriere por el cia, ni voten negocios, y solo asistan colegial

(1) Una real cédula circular de 1808 declara: «que á los interinos que en calidad de subdelegados de los vireyes, presidentes y gobernadores propietarios ejerzan el vice-patronato, á imitacion de lo que esta ley dispone para los oidores, se les ponga silla, alfombra y almohada en las funciones á que asistan, ya sea de particulares, ó presidiendo los ayuntamientos ; quedando tambien en su fuerza lo dispuesto en la siguiente ley 28 respecto de los demas gobernadores.

mente ; y si se ofreciere hablar con prebendado | dos o tres oidores, alguno de los alcaldes , ó fispara algun caso ó accidente que toque al gobier- | cal por devocion ó voluntad , no hace cuerpo de no, el presidente y oidor mas antiguo en su au audiencia , porque este solo se causa en actos sencia, le llame, quite la gorra, y trate como es públicos ó dependientes de la jurisdiccion, y órjusto, y lo hiciera fuera del acto de judicatura, denes dadas por leyes, y ordenanzas en los conestando en el tribunal y audiencia, que la mis gresos públicos. ma órden se observa en estos reinos de Castilla,

LEY XXXII. y no le llame de vos.

De 1609 y 31.- Que el rirey, presidente, audienLEY XXX.

cia y cabildo secular se asienten en la iglesia De 1619. - Que en actos públicos, estando la como esta ley declara; y los oidores, como par

audiencia en forma de tribunal, no se asien ticulares, no ocupen en el coro las sillas colate con los oidores ninguna persona.

terales à la del prelado. Declaramos, que en ningunos actos públicos, En la iglesia mayor y otras, donde concurriedonde nuestras reales audiencias estuvieren en ren el virey, presidente, real audiencia, y cabilforma y cuerpo de audiencia, y acuerdo, y los do de la ciudad, se asienten todos dentro de la ministros y oficiales públicos que de él, y de la capilla mayor, ó donde fuere costumbre, tenienaudiencia dependen, ninguna persona,

fuera de do la audiencia la mano derecha al lado del evanlos que son ministros actuales de justicia, y re gelio , y el cabildo la izquierda al de la epistola, siden, y pueden residir en el acuerdo, y asis- y el corregidor no tenga almohada : en medio ten ordinariamente en la audiencia , pueden, ni esté el virey con su sitial, y cuando fueren los deben juntarse, ni iotroducirse en ella , aunque vidores como particulares, encargamos á los sean prelados , ó titulados , ó criados de los vi- deanes y cabildos, que les den lugar en el coro, reyes, en cualquier ejercicio por preeminente con que no ocupen las sillas colaterales ipmeque sea. Y mandamos á los presidentes y oido- diatas á las del prelado (1). res de nuestras reales audiencias, que cumplan

LEY XXXIII. con lo que son obligados, y miren por el deco

De 1573 á 1633.- Que en las catedrales no haya ro debido a las audiencias y acuerdos, y á nues

estrados de madera, y las mugeres de los mitro real servicio, y no consientan ni permitan,

nistros tengan el asiento que se declara. que en ningunos actos públicos se junte, é incorpore con ellos ninguna persona de cualquier es Ordenamos, que en las capillas mayores de tado o dignidad que sea, guardando en todo lo las catedrales no haya, ni se permitan estrados de dispuesto por leyes y estilo, uso y costumbre, madera para las mugeres de los presidentes, y que en ejecucion de ellas se guarda en estos rei- oidores , alcaldes del crimen y fiscales, y los nos de Castilla , donde residen y asisten en nom demas que tienen asiento en cuerpo de audiencia, bre y cuerpo de audiencia ; y adviertan á cada con espaldar ni sin él, ni mas bancos de asiento, uno del lugar que le toca, haciendo conservar que los permitidos por otras leyes , y se acomoel respeto y autoridad, que son tan debidos y den de modo que no haya escándalo, teniendo tanto importan á la administracion de justicia, y sus asientos en la peapa de la capilla mayor por otros efectos de nuestro real servicio.

la parte de afuera , con algunas personas de

autoridad, sus familiares ú otras mugeres prinLEY XXXI.

cipales, que llevaren consigo , y no indias, neQue dos o tres oidores, y algun alcalde ó fiscal, gras ni mulatas , y donde no hubiere comodidad no hagan cuerpo de audiencia.

para lo referido, ó estuviere en costumbre, que El concurrir en iglesia, casa ó lugar privado, las mugeres de presidentes, oidores, y minis

(1) Véase en la coleccion de Beleña la real cedula de 28 de junio de 1763 dirigida al obispo de Caracas, en que negándose el arbitrio de permitirse á los oidores lugar alguno en el presbiterio, ó cerca del altar mayor, se ratifica el que se les declara en el coro por esta ley 32; pudiendo subir á tomar velas, ceniza y ramos en el mismo lugar que ocupan en el coro , por que como miembros o cuasi miembros de los cabildos eclesiásticos gozaa de sus propias prerogativas en el acto.

« AnteriorContinuar »