Imágenes de páginas
PDF
EPUB

son inclinados los indios, y por su propio bien estrañado de la audiencia el que lo quebrantare y conveniencia permitimos, que puedan servir por treinta dias, y de que pierda el salario de

dos meses. y sirvan á los oidores, alcaldes y ministros de nuestras reales audiencias, en los casos, y como

LEY LXXXII. está permitido á los vecinos de las ciudades, vi

De 1575 y 1619.- Que ningun virey, presidenllas y lugares de las Indias, y en la paga y trata

le, oidor , alcalde del crimen ni fiscal, ni sus miento no haya ninguna diferencia.

hijos ó hijas se casen en sus distritos , pena de LEY LXXVII.

perder los oficios. De 1582 y 93.- Que los oidores, alcaldes y fis

Por los inconvenientes que se han reconocido cales no tomen ni ocupen las casas contra vo

y siguen de casarse los ministros que nos sirven luntad de los dueños.

en las Indias, y sus hijos en ellas; y porque Mapdamos, que los oidores, alcaldes y fiscales conviene á la buena administracion de nuestra no puedan tomar, di ocupar casa para su vivien justicia, y lo demas tocante á sus oficios, que esda, ni para otro efecto por fuerza, y alquilen las ten libres de parientes y deudos en aquellas que hubieren menester de quien con libre volun

partes, para que sin aficion hagan y ejerzan lo tad se las quisiere dar en arrendamiento, como á que es á su cargo, y despachen y determinen los demas particulares; y si de esta forina no las con toda entereza los negocios de que conociehallaren, el virey, presidente, ó gobernador ren, y no haya ocasion, ni necesidad de usar de la audiencia les haga dar de las que se alqui- las partes de recusaciones ni otros medios, para lan comunmente, lo necesario para su aposento que se hayan de abstener del conocimiento: y familia, pagando el precio que los demas par- Prohibimos y defendemos, que sin nuestra liticulares, sio consentir ni dar lugar á que se cencia particular, como en estos nuestros reinos haga molestia ni agravio á los dueños, y siendo se hace, los vireyes, presidentes y oidores, alnecesario se nombre tasador.

caldes del crimen y fiscales de nuestras audienOtrosí los susodichos no ocupen, ni reten cias de las Indias, se puedan casar, ni casen en gan á ninguna persona sus casas para habi sus distritos: y lo mismo probibimos á sus hijos tarlas ni para otro efecto, queriéndolas vivir é hijas, durante el tiempo que los padres nos sus dueños.

sirven en los dichos cargos, pena de que por el

mismo caso queden sus plazas vacas, y desde LBY LXXIX.-De 1608.- Que los oidores y fisca luego las declaramos por tales, para las proveer

les de Panamá vivan en las casas reales , y no en otras personas que fuere nuestra voluntad (1). habiendo comodidad se les den doscientos du

LEY LXXXIII. cados de la real hacienda en cada un año. LBY LXXX.- De 1616.- Que los ministros de la

De 1578.- Que los hijos de ministros se puedan audiencia de Panamá , siendo jubilados , de

casar fuera de los distritos en que sus padres socupen las casas reales.

gobernaren.

Damos licencia y facultad á los vireyes, preLEY LXXXI.

sidentes, oidores , alcaldes del crimen y fiscaDe 1563 y 96. — Que los jueces y fiscales de las

les, para que en cualquiera parte de las Indias audiencias no aboguen ni reciban arbilramen

puedan casor sus hijos, con que sea fuera de el tos, y en qué caso lo podrán hacer.

distrito de la audiencia en que cada uno residiere. Ordenamos, que los oidores, alcaldes y fis.

LEY LXXXIV. cales no aboguen en sus audiencias en ningun género de causas , di reciban arbitramentos de De 1592.- Que por solo tratar ó concertar de las que puedan ocurrir á ellas, salvo si comen

casarse los ministros prohibidos pierdan los zado el pleito se comprometiere en todos los

oficios. susodichos, ó con licencia nuestra , pena de ser Declaramos, que por el mismo caso que cual

(1) Esta ley y sucesivas prohibitivas del casamiento de ministros se renuevan on posteriores órdenes, y se hallan en todo su vigor. - ( Véase MATRIMONIUS.)

quiera de los ministros y personas contenidas que resultare proceda el presidente y avise al en las leyes antes de esta , tratare, ó concertare consejo. de casarse por palabra, ó promesa , ó escrito,

LBY LXXXVIII. ó con esperanza de que les habemos de dar licencia para que se puedan casar en los distritos De 1563 à 1640.- Que ningun ministro de audonde tuvieren sus oficios, ó enviaren por ella, diencia real, gobernador ni oficial real se pueincurran asimismo en privacion de sus oficios, da ausentar sin licenciu del Rey. como si verdaderamente efectuaran sus casa Ordenamos á los vireyes, presidentes y oimientos, y que no puedan tener, ni obtener Jores, y á todas nuestras reales audiencias de otros algunos, de ninguna calidad que sean, en

Jas Indias, que no den licencias por ninguna caulas Indias.

sa , ni razon, para salir de sus distritos, ni LBY LXXXV.

venir á estos reinos, ni á otra cualquier parte á

oidores, alcaldes del crímen, fiscales , alguaciDe 1619 y 80.- Que no se admita memorial en el consejo sobre pedir licencia para casarse

les mayores, gobernadores, oficiales de nuestra

real hacienda, ministros, pi oficiales de las aulos ministros ni sus hijos en sus distritos.

diencias, ni á alguno de los que por razon de sus En nuestro consejo de Indias no se admita oficios deben estar y residir en ellos, sin espememorial, ni peticion a los ministros, ni á los cial y espresa licencia nuestra , despachada por demas comprendidos en la prohibicion de ca el consejo de Indias, la cual declaramos que los sarse en sus distritos, sobre pedir licencia para vireyes, presidentes , oidores y audiencias no esto, sin ejecutar antes las penas impuestas; y puedan conceder; y si contraviniendo á lo refequeda absolutamente prohibido el dar semejan-rido la concedieren, mandarémos proceder contes licencias para casarse los dichos ministros, tra los susodichos ejemplarmente, demas de ni sus hijos, conforme a lo proveido.

que las personas que usaren de tales licencias, LEY LXXXVI.

y en virtud de ellas hicieren ausencia de sus

distritos, ó vinieren á estos reinos, ó á otra De 1608. Que á los ministros que se casaren,

cualquier parte, no serán relevados de culpa ni estándoles prohibido , no se les acuda con el

pena, y por el mismo caso declaramos por vacos, salario desde el dia que lo trataren.

y por la presente vacamos sus plazas y oficiós Mandamos á los oficiales de nuestra real ha

para disponer de ellos como mas convenga; pero cienda, que desde el dia que les constare que

bien permitimos, que cuando alguno tuviere alguno de los oidores y deinas ministros hubie necesidad de salir de su provincia, ó venir á esre concertado casarse en su distrito , no le pa

tos reinos, nos avise de la causa y necesidad guen, ni acudad con el salario de su plaza.

que para ello hubiere, para que por Nos se le LEY LXXXVII.

dé la licencia, ó provea lo conveniente. - (V.

leyes 24, tit. 2, lib. 3, y 34, tit. 2, lib. 5.) De 1621 y 80.- Que los presidentes conozcan de causus de casumientos y parcialidades de

LEY LXXXIX. oidores y otros ministros, y los de audiencias De 1578.- Que los oidores visitadores de la subordinadas remitan las informaciones al vi tierra y otros ministros no vayan á posar á rey y den cuenta al consejo.

los conventos de religiosos. Declaramos, que cuando sucediere casarse Mandamos á los presidentes y oidores, que alguno de los ministros prohibidos, ó sus hijos,

no vayan á posar á los conventos de religiosos ó concertar de casarse en sus distritos, ó haber

cuando salieren á visitar la tierra, ó á otros neparcialidades de oidores ú otros ministros, toca gocios que se ofrecieren, y los presidentes ordeal presidente de la audiencia, como punto univer

nen, que los alcaldes del crimen, donde los sal, escribir y hacer las informaciones que con hubiere, ó escribanos de cámara, y otros cuavengan ante el escribano de cámara que eligiere. lesquier ministros, hagan la mismo. Y mandamos, que si la audiencia fuere subordi

LBY XC. nada, haga las informaciones, y las remita al virey, y le dé cuenta de todo , y conforme a lo Du 1605 á 27.- Que el oidor que saliere á visi

!

tar la tierra ó å otros negocios, ni lleve å su de la real audiencia de Manila, que por merced
muger, ni parientes, y el consejo lo procure nuestra pasaren á servirnos.
saber, y que se ejecute la pena.

LEY XCIII.
Ordenamos y mandamus, que los oidores visi-
tadores de la tierra, y los demas, que salieren

De 1573 y 1643.- Que el ministro suspendido de las audiencias á cualesquier negocios que se

no entre en su plaza, si el Rey la hubiere proofrezcan, no puedan llevar, ni lleven consigo á veido, sin nueva órden. sus mugeres, hijos, hijas, parientes, ni parientas, Declaramos, que cuando alguno de nuestros ni á los hijos, ni parientes de los demas oidores, ministros fuere suspendido por tiempo limitado fiscales, ni ministros de las audiencias donde del uso y ejercicio de su plaza, ú otra ocupacion, residieren, ni mas de tres criados, procurando y Nos proveyéremos otro en su lugar, aunque conseguir el fin de la visita, y remediar los esce sea por el mismo tiempo limitado, si pasado este sos, pena de privacion de oficio, en que desde tiempo pretendiere el suspendido entrar al uso luego los damos por condenados. Y mandamos y ejercicio de la plaza, ú ocupacion, no lo pueá los presidentes y oidores, que guarden y cum da hacer, ni se le permita usar en ninguna forplan, y hagan guardar, cumplir y ejecutar esta ma, si no fuere llevando primero licencia nuestra ley precisa é inviolablemente, so las mismas pe para ello. Y mandamos que el que así estuviere pas, y al presidente, y los de nuestro consejo proveido, aunque sea por el término de la susde Indias, que tengan particular cuidado de in- pension, sea amparado y defendido, hasta que el quirir y saber si se escede en lo susodicho en suspendido lleve la licencia , y así se guarde y alguna manera, y de que se ejecute la pena de cumpla en todos los casos que ocurrieren. privacion en los transgresores, y ordenen que

LBY XCIV. en las visitas ó residencias se les haga cargo de los escesos que se cometieren en estas visitas, y

De 1550.- Que no es desacato pedir licencia procedan contra los culpados, y los que lo hubie

Los ministros para dejar los oficios. ren disimulado y consentido.

Si alguno de nuestros ministros con causa justa

y decente nos suplicare y pidiere licencia para LEY XCI.

dejar el oficio que ejerce de nuestro real serviDe 1634.- Que los presidentes, oidores, minis

cio: Declaramos que no será desacato, porque tros, ni sus mugeres no entren en los monaste

de ninguna persona nos queremos servir contra rios de monjas, ni vayan á ellos á ninguna

su voluntad. hora estraordinaria.

LEY XCV. Mandamos á los presidentes y oidores, y á todos los demas ministros de nuestras reales au

De 1613. — Que informen las audiencias para diencias, que ninguno de los susodichos, ni sus

hacer merced d viudas de oidores. mugeres entren en la clausura de los monaste Mandamos á las reales audiencias, que sucerios de monjas á ninguna hora del dia ni la po diendo fallecer los oidores, alcaldes, ó fiscales che : y asimismo, que no vayan á hablar por los de ellas, nos den aviso por nuestro consejo real locutorios, y puertas reglares á horas estraordi- de las Indias, con las causas y razones que hunarias , y esto se guarde con la precision nece biere para hacer merced á las viudas, y la necesaria y conveniente á la decencia de los monas sidad ó sustancia de hacienda con que hubieren terios.

quedado y por Nos entendido, se proveerá conLEY XCII.

forme a las ocurrencias de los casos.-(V.

ley 10, tit. 26, lib. 8.) De 1596. — Que el presidente, oidores y fiscales de Filipinas sean acomodados en las naos que

LEY XCVI. á ellas fueren.

De 1530. — Que ningun oidor ni olro oficial de Los vireyes de la Nueva-España ordenen á los

la audiencia lenga mas de un oficio. cabos de las naos, que de aquella provincia hicie Ordenamos y mandamos, que ningun oidor, ni ren viage á las islas Filipinas, que sean acomo otro oficial alguno, ni escribano de nuestras audados en ellas los presidentes, oidores y fiscales diencias, y de otro cualquier juzgado, no haya,

ni tcoga, ni use por sí, ni por sustituto, ni por obligaciones de los presidentes gobernadores. poder de otro ni de otra forma alguna, mas de un oficio , y escribanía de uno, ni diversos juzga

NOTA DE LA RECOPILACION, dos, pena de que cualquier oficial ó escribano que lo contrario hiciere, por el mismo hecho En cédula de 1.o de octubre de 1645 se depierda el oficio, y sea inhábil para usar aquel, claró, que los tenientes de gobernadores, y cay cualquiera otro en adelante para toda su vida pitanes generales de las provincias de Cartagey pague diez mil maravedis de pena por cada vez na, Yucatan y la Habana , y del corregidor de que lo hiciere.

la villa imperial de Potosi, son comprendidos en

la prohibicion de casarse en sus distritos. Y LEY XCVII.

asimismo por la de 1.• de junio de 1676, que las De 1581.- Que los oidores, alcaldes y fiscales órdenes y prohibiciones contenidas en las leyes

traigan garnachas ó ropas talares, y si andu de este título, sean y se entiendan tambien, para vieren á caballo, puedan usar de gualdrupas.

que ninguna de las personas y ministros referiOrdenamos á los oidores, alcaldes del crimen dos puedan casarse, ni tratar casamientos ellos, y fiscales de las audiencias, que usen y traigan ni sus hijos, ni hijas, con los hijos, ni hijas garnachas ó ropas talares siendo seglares, segun de los gobernadores, corregidores y alcaldes usan los de nuestros consejos y chancillerías de mayores, que actualmente lo fueren de sus disestos reinos. Y permitimos que trayéndolas pue tritos, ni las hijas de los dichos ministros se dan andar á caballo con gualdrapa, sin embargo puedan casar con los dichos gobernadores, corde lo dispuesto por las leyes de estos reinos. regidores y alcaldes mayores, ni ellos con hijas Y prohibimos y defendemos, que otras algunas de los dichos ministros, hasta que tengan dadas personas, de cualquier estado, calidad y condi sus residencias, y esten sentenciadas y detercion que sean, traigan las garnachas ó ropas ta minadas, así por el consejo, como por las dilares, pena de que el que la tragere la pierda, é chas audiencias, so las mismas penas impuestas incurra en pena de cincuenta mil maravedis, por las dichas leyes. aplicados todos ellos para nuestra cámara, y que Comisiones que pueden desempeñar los miesté treinta dias en la carcel.

nistros de las andiencias , y órden en su reparti

miento; V. tom. 1, pàg. 482.-Su tratamienLEY XCVIII.

to y consideraciones en los actos públicos; V.

PRECEDENCIAS: TRATAMIENTOS. De 1608.- Que los oidores , alcaldes del crimen

y fiscales proveidos para las Indias no se pongan garnachas ó ropas en la corte.

Novisimo arreglo y aumento de dotaciones de Mandamos, que los alcaldes y fiscales que pro las reales audiencias pretorial de la Habana veyéremos para las audiencias de las Indias, no y territoriales de Puerto Principe , Puertose puedan poner, ni pongan garnachas, o ro

Rico, y Manila. pas talares en esta córte , ni en otra ninguna parte de estos reinos, si no fuere en la ciudad de «Doña Isabel segunda por la gracia de Dios Sevilla, habiendo ido á ella para embarcarse á y por la Constitucion de la monorquía española servir sus oficios.

Reina de las Españas. Gobernador y capitan ge

neral de la isla de Cuba, presidente de la real Que los presidentes y oidores asistan en los es audiencia pretorial de la Habana. Ya sabeis que trados las horas señaladas , ó se escusen , y no

la constante solicitud de mi gobierno se ha diconozcan de pleitos en sus casas, ley 22, titu- rigido hace largo tiempo á proporcionar los lo 15, libro 2.

medios de que la accion de la justicia sea en Que los presidentes puedan hacer informacio esos vastos dominios tan asequible y espedita

nes contra los oidores , y enviarlas al consejo, como lo es en el resto de la monarquia. A este

y ellos no contra los presidentes , ley 39, ibi. fin fué el crear y aumentar sucesivamente la Véanse las leyes 4, 38, 40, 51, 54, 55, 58, 59,

real audiencia de Puerto-Rico y la pretorial de 62, 70, titulo 3, libro 3, que tratan de otras la Habana , lo que facilitó las alzadas que antes

eran costosas y casi inaccesibles en aquel terri compondrá de un regente, ocho oidores dividitorio, dando tan buen fruto que la lealtad de los dos en dos salas y dos fiscales. - Art. 2.° - El españoles que le habitan se apresuró á ofrecer- sueldo del regente será de siete mil quinientos me su gratitud. No satisfecho aun el celo de mi pesos fuertes anuales, si el estado continúa dángobierno si bien por entonces hubo que

ceder dole casa para su morada y para la celebracion á la necesidad de las circunstancias, mejoradas de los juicios de menor cuantía o de nueve mil ya estas con el bien de la inalterable paz que en caso contrario. Los oidores y fiscales goza. disfruta la monarquia , han llamado de nuevo su rán de seis mil pesos fuertes cada uno.- Art. 3.° atencion el número y la dotacion de los minis - Los regentes de las reales audiencias de Puertros que componen los tribunales superiores de to-Principe y Puerto-Rico tendrán seis mil peesos dominios. No solo ha conocido que la real au sos fuertes de sueldo, y sus oidores y fiscales diencia pretorial de la Habana teniendo una sola cuatro mil y quinientos. - Art. 4.° — El regente sala compuesta de cuatro oidores además del de la real audiencia chancillería de Manila perregente , y los fiscales no puede atender al des- cibirá siete mil quinientos pesos de sueldo y seis pacho espedito de los negocios de justicia y go mil los oidores y fiscales. - Art. 5.o -- El aubierno que las leyes de Indias le confian aun mento de sueldos conteoido en este decreto no cuando esté completo su número, ni este lo pue- se entenderá respecto de jubilaciones, cesantías de estar por el rigor del clima, sino que al mis- y viudedades, las cuales se concederán sobre mo tiempo se ha convencido que la dotacion de la base de sueldos establecidos en decretos preaquella magistratura y la de todas las demas au cedentes. Dado en Barcelona á 21 de junio de diencias de ultramar se resiente de una econo 1845. — Está rubricado de mi real mano. - El mia rigida , aunque laudable en las circunstan ministro de gracia y justicia - Luis Mayans. cias que ya pasaron; porque así la acumulacion Y para que lo contenido en el real decreto que de capitales, el aumento del comercio y la afluen queda inserto tenga puntual cumplimiento, he cia de extrangerus en las Antillas como la pros resuelto espedir la presente mi real cédula por peridad rápida que adquiere el archipiélago fi- la cual os encargo y mando que la guardeis y lipino y la vecindad de un amigo poderoso, cuyo hagais guardar y cumplir; á cuyo efecto disponejemplo ha desnivelado ya enormemente las ne dreis que se publique y circule á quienes correscesidades y los recursos de ciertas clases de la ponda que asi conviene al mejor servicio público sociedad, exigen que la magistratura de Indias y es mi voluntad. Dado en Barcelona á 5 de julio encargada no solo de administrar justicia sino de 1845. —Yo la Reina.-El ministro de gracia tambien de intervenir y ausiliar otros ramos de y justicia - Luis Mayans. » administracion del servicio público y de dar prestigio, autoridad y consejo á los gefes que PRESIDIOS. – V. en FORTALEZAS el tit. 9, me representan en esos dominios, tenga inde- del libro 3. pendencia y honrosa esterioridad, que no con Por pragmática de 12 de marzo de 1771 para sienta empañar la imagen augusta que la toga el comun del reino, y para el ejército por órderefleja. Con este justo designio accediendo a lo nes de 22 de marzo de 78 y 31 de octubre de 81 que me ha propuesto mi ministro de gracia y las condenas á presidio no pueden pasar de diez justicia, despues de haber consultado cuantos años, pero si agregárselas la calidad de retendatos existen en el ministerio de su cargo he cion. De ello se encarga el preámbulo de la real tenido á bien espedir el real decreto siguiente: orden y cédula de autorizacion á los capitanes ge- Teniendo en consideracion las razones que verales para la rebaja de una tercera parte, que me ha espuesto mi ministro de gracia y justicia circuladas á Indias el año de 1798 (tom. 3.o págisobre la conveniencia y necesidad de aumentar na 8), fijan los términos y la restriccion respecto el número de oidores en la real audiencia pre- de los presidiarios con retencion, que marcan esa torial de la Habana y las dotaciones de todos facultad; restriccion que se confirmó y renovó los magistrados de ultramar he venido en espe por la circular de guerra do 16 de junio de 1830, dir de acuerdo con el parecer de mi consejo de preventiva de que no ha de concederse mayor ministros el siguiente real decreto.--Articulo 1." rebaja de la tercera parte por ningun motivo, y - La real audiencia pretorial de la Habana se de que los condenados con retencion habian de

[ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »