Imágenes de páginas
PDF
EPUB

des del crimen saliere á visitar la tierra, ejecu al tomar partido no habian cumplido los 16 años tar carta ejecutoria , recibir informacion , vista prevenidos por real orden de 22 de octubre de ojos, pintura ó comision, ó á otro cualquier de 1786; y como al tiempo de filiarles aseguran negocio, no yendo á esto alguno de los escriba tener esta edad, sin cuyo requisito no se les adnos de cámara, lleve por escribano á uno de los mitiria , resulta que lejos de merecer aquella receptores por Nos proveidos en la audiencia, son acreedores á sufrir ocho años de arsenales y no á otra persona nioguda, no siendo el nego con arreglo al articulo 109, tit. 10, trat. 8 de la cio de tal calidad, que tenga escribano propie- ordenanza general del ejército por haber ocultario que haya de ir a él.

tado su verdadera edad: sin embargo teniendo

el Rey en consideracion que semejante delito no LEY XXXII.

puede proceder sino de ignorancia ó deseo de Que cuando se mandare a algun receptor ó escri

alistarse bajo sus reales banderas se ha dignado bano que vaya á hacer relacion, cite a las

relevar de dicha pera a los que se hallen en este partes.

caso; pero quiere sirvan el tiempo de su empeOrdenamos, que cuando se mandare a algun no sin que sobre ello se admita recurso de es. receptor ó escribano, que vaya a hacer relacion cepcion. á nuestra audiencia de auto interlocutorio ó difinitivo de poca ó mucha cantidad, notifique á Los cuerpos del ejército de ultramar se llenan las partes ó á sus procuradores, que se hallen

con reclutas de España. presentes á la relacion, si quisieren, pena de 2 pesos para los estrados por cada vez que no Real órden de 3 de diciembre de 1827 por lo hicieren.- (V. ley 24, tit. 8, lib. 5.)

guerra al capitan general de Cuba. — «He dado

cuenta al Rey nuestro señor de las cartas de V. E. Que por causas leves no se envien receptores á de 28 de abril y 14 de mayo últimos, números

pueblos de indios ni á otras partes, tey 84, lit. 2353 y 2389, dando parte de las poderosas razo15, libro 2.

pes que habia tenido para resolver, de acuerdo Que las probanzas de testigos en negocios de au con la junta de gefes é intendentes de esa Isla, el

diencias se comelan á los escribanos de los establecimiento en la Península de tres banderas pueblos , ley 91, ibi. .

de reclutas para los cuerpos de ese ejército, la Que los receptores no reciban interrogatorio sin primera en Cádiz, la segunda en Barcelona, y la

firma de abogado , y por él examinen los tes. tercera en la Coruña y Santander, abonándose

tigos , pena de 40 pesos , ley 15 , tit 23. por la real hacienda el costo entero de los recluCasos de nombramientos de receptores, y de for tas para los cuerpos de línea asignados a la pri

malidad á la entrega de las practicadas pro mera bandera, y las dos terceras partes del trasbanzas, leyes 19 y 23 , tit. 23.

porte de los pertenecientes á los cuerpos ligeros Que el indio que hubiere de declarar pueda lle asignados a la segunda y tercera; y S.M., confor

var otro ladino cristiano, que esté presente, mándose con cuanto V. E. ha propuesto, se ha ley 12, lit 29.

dignado mandar: 1.° Que las espresadas bande

ras sean admitidas en los puntos à que estan asigRECIBIMIENTOS.-No se costeen de bienes nadas o destinadas, y que á los oficiales encaró de la fabrica de las IGLESIAS : ley 18, tit. 2, gados de ellas se les permita, por las respectivas lib. 1. - Ni de los PROPIOS de las ciudades: ley autoridades , poner en ejecucion sus instruccio4, tit. 13, lib. 4. - De los de VIREYES; leyes 17 nes, prestándoles los ausilios que necesiten para á 20, tit. 3, lib. 3.

el desempeño de su comision. 2.° Que por los jue.

ces de arribadas de los puertos en que se estableRECLUTAS.-Real órden de 9 de octubre de cen dichas banderas, se disponga que los capita. 1797.- «La esperiencia ha acreditado que por nes de los buques mercantes españoles conduzcan no exigirse ni presentar los reclutas al sentar los reclutas que haya, esperando oportunidad plaza sus fées de bautismo, ocurren frecuente de ser trasportados con arreglo á sus toneladas, mente despues de filiados sus padres ó otras per haciendo estensiva esta medida á los buques sonas reclamando su libertad, fundados en quc abanderados para que no sufra tanto quebrauto

la real hacienda, debiendo llevar cada recluta Olra de 30 de abril de 1829 por guerru á mapasaporte de paisano, á fio de que no sean hechos rina. — «El inspector general de infanteria ha prisioneros ó detenidos como individuos de tro hecho presente que el comandante de la bandepa. 3.° Que por los inspectores y directores ge ra á recluta establecida en Cádiz para cuerpos nerales de las armas se escite a los individuos del ejército de la isla de Cuba, le daba parte de de tropa de los cuerpos de la Península à que que el juez de arribadas de aquel puerto se nepasen voluntariamente á continuar sus servicios go á espedir el pasaporte correspondiente á treinen la isla de Cuba, con la circunstancia de que ta y nueve individuos que habian de continuar los que quieran realizarlo no esten en el goce de sirviendo en ultramar, fundándose en la real órpremios, y se han de obligar á servir seis años den de 8 de diciembre último. Posteriormente por lo menos con el tiempo que les faltase de su el mismo inspector da cuenta de que el referiempeño; en el concepto de que todos al llegar á do comandante de bandera no podia embarcar la bandera deberán recibir las mismas gratifica ocho desertores de la brigada de la corona y otros ciones que se les da á los reclutas segun sus tallas. individuos destinados a las armas, porque dicho Y 4.° Que los criminales de delitos leves, armas juez de arribadas insistia en que era necesaria prohibidas etc., sean destinados a servir en los órden especial del ministerio de que dependen. cuerpos de la misma Isla, pues consiguiéndose El Rey nuestro señor se ha enterado de estas espor este medio separarlos de las relaciones de posiciones y de todos los antecedentes de la masus paises, pueden ser útiles al real servicio.» teria , de los que resulta que en 3 de diciembre

Real órden de 8 de diciembre de 1828 por de 1827 se establecieron reglas para la adniision gracia y justicia á guerra.—«He dado cuenta al de las banderas y conduccion de sus reclutas: Rey nuestro señor de un oficio del secretario del con motivo de duda ocurrida al juez de arribaconsejo de Indias en que hace presente,

de

das de Barcelona sobre algunos individuos que acuerdo de dicho supremo tribunal, haber ma

por disposicion del capitan general del princinifestado el juez de arribadas de Barcelona con pado de Cataluña fueron embarcados al tiempo fecha 4 de octubre último , que por disposicion de hacerlo los reclutas, se resolvió en 8 de dide aquel capitan general franqueó pasaporte pa ciembre citado y por el ministerio de gracia y ra algunos individuos embarcados con direccion justicia de Indias que se pase por el ministerio á la Habana , al tiempo de hacerlo los reclutas que corresponda los avisos oportunos á los juedel batallon 1.° de Cataluña del 2.° ligero cspe ces de arribadas cuando hayan de embarcarse dicionario , los cuales no son de los que trata la los individuos que trata el art. 3.° de la mencioreal órden que se le comunicó con fecha 3 de pada real órden de 3 de diciembre de 1827: esta diciembre de 1827 espedida por ese ministerio última, con algunas aclaraciones, fue circulada en de guerra de su cargo, ó sea de dichos reclutas 11 de enero de este año, que se comunicó a los para los cuerpos peninsulares estantes en aque demas ministerios y á los jueces de arribadas Ila Isla , ni menos se le ha dado noticia de nin- de Cádiz, Barcelona y la Coruña, que acusaron guna otra que diga relacion á las facultades en de su recibo: posteriormente en 10 de abril este punto del referido capitan general del prin- próximo pasado se mandó que quede sin efecto cipado. Y enterado S. M. ha tenido á bien man el art. 3.o citado, que permitia á los individuos dar, copformándose con el parecer del consejo, de tropa de los regimientos de la Peninsula alisque cuando hayan de embarcarse individuos de tarse para los de ultramar, y que vuelvan a los de los que trata el articulo 3.o de la citada real ór su procedencia los que no se hayan embarcado; den de 3 de diciembre de 1827, se pasen por el y por esta soberana resolucion caducó la cspreministerio que corresponda los avisos oportu

sada de 8 de diciembre de 1828 espedida por nos á los respectivos jueces de arribadas para gracia y justicia de Indias por cesar la causa evitar dudas en lo sucesivo, y que el real servi que la produjo, ademas de conservar su fuerza cio no se entorpezca, ni los mismos funciona y vigor el art. 2.° de la de 3 de diciembre de rios públicos duden sobre el exacto desempeño 1827, por haberse mandado cumplir la de 11 de de sus encargos en cuanto al embarque para enero de este año, que es posterior á la en que aquellos dominios de personas que no convenga

se apoya para la negativa de pasaportes á los reen ellos su residencia.»

clutas para América el juez de arribadas de Cá.

diz.Con presencia de todo, y para evitar los per 3.° Los inspectores y directores generales de juicios que estan resultando a los fondos de los las armas escitarán a los individuos de tropa de regimientos con la demora de que se les reunan los cuerpos de la Peninsula, á que pasen volunsus reclutas ó aplicados, y otro de entidad al tariamente á continuar sus servicios en la isla de real servicio, se ha dignado S. M. mandar que Cuba; con la circunstancia de que los que quiese dé conocimiento á V. E. para que, por el mi ran realizarlo no esten en el goze de premios, y nisterio de su cargo, se espidan las órdenes con se han de obligar á servir seis años por lo menos, venientes á que se realice lo dispuesto en el ar con el tiempo que les falte de su empeño, en el ticulo 2.o de la circular de 11 de enero de este concepto de que todos al llegar a las banderas año para que los jueces de arribadas dispongan deberán recibir las mismas gratificaciones que sean conducidos los reclutas que haya esperan. se da á los reclutas scgun sus tallas. do oportunidad de ser trasportados.»

4.° Los criminales de delitos leves, uso de arCircular por guerra de 11 de enero de 1829, mas prohibidas, etc., serán destinados a sercitada en la anterior.--«Habiendo manifestado vir en los cuerpos de la misma Isla , pues conel capitan general de la isla de Cuba en oficios siguiéndose por este medio separarlos de las rede 28 de abril y 14 de mayo de 1827, las pode- | laciones de sus paises , pueden ser útiles al real rosas razones que le impulsaron á determinar, servicio.

de acuerdo con

el intendente de aquel ejército Comunicada esta soberana resolucion, hizo

y la junta de gefes, el establecimiento en la Pe presente el inspector de infanteria algunas duniosula de banderas de reclutas para reempla- das, y el capitan general de Galicia otras, por lo zar las bajas de los cuerpos que guarnecen di cual se instruyó un espediente general, al cual cha Isla , a fin de que situándose unà en Cádiz, se han unido otras esposiciones del mismo insotra en Barcelona , y la tercera en la Coruña y pector y de los capitanes generales de AndaluSantander, y abonándose por la real hacienda el cia y de la isla de Cuba, y las acordadas sobre costo entero de los reclutas para los cuerpos de la materia del consejo de señores ministros y la primera bandera , y dos terceras partes del del supremo de la guerra. Enterado S. M. de trasporte á los de la segunda y tercera , pudie- todo, y en conformidad con lo propuesto por los sen los regimientos aumentar su fuerza hasta el espresados consejos, se ha dignado S. M. manpie del reglamento; se dignó el Rey nuestro se dar que se cumpla lo prevenido en los cuatro arñor en conformidad con lo propuesto por el re tículos anteriores; y en aclaracion de ellos que ferido capitan general, resolver que se obser se permita alistar en dichas banderas a todos los ven los articulos siguientes:

que voluntariamente quieran hacerlo, esceptuán1.° Las espresadas banderas serán admitidas dose los casados, los milicianos provinciales, y en los puertos á que estan destinadas; y á los ofi-| los que tengan nota de constitucionales: que no ciales encargados de ellas se permitirá, por las se respectivas autoridades, poner en ejecucion sus aplicados a las armas por sentencia de la corinstrucciones, prestándoles los ausilios que ne respondiente autoridad, cuyas condenas han de cesiten para el desempeño de su comision. ser remitidas al inspector general de infanteria

9.o Por los jueces de arribadas de los puer por conducto del gefe del cuerpo que los tenga tos en que se establezcan dichas banderas, se en depósito para que las examine y solo vayan á dispondrá que los capitanes de los buques mer aquellos dominios los que tengan aptitud fisica y cantes españoles conduzcan los reclutas que haya, moral, y en su defecto queden á disposicion del esperando oportunidad de ser trasportados con juez que los sentenció para darles el destino corarreglo á sus toneladas, haciendo estensiva esta respondiente.» medida á los buques abanderados para que no sufra tanto quebranto la real hacienda, debiendo RECOGIMIENTO (casas de). – V. HOSllevar cada recluta pasaporte de paisano, á fin PICIOS. de que no sean hechos prisioneros ni detenidos como individuos de tropa (1).

RECONOCIMIENTO de casas y edificios.

(1) Se han declarado estos trasportes a favor de la empresa de baques CORRBOS, tom. 2, pdg. 537.

Formalidades para el que haya de practicarse de los pleitos, y redunda en injuria de los juepor sospechas de abrigar contrabando: V. co ces, que son injustamente recusados: Ordenamos MISOS tomo 2, pág. 327 y 333.

y mandamos, que acerca de esto se guarden las ordenanzas de Madrid, hechas el año de 1502,

y en cuanto a la pena del que alegare causas, RECOPILACION DE LAS LEYES DE INDIAS. – La tengan los tribunales y ministros, vedis; y si dadas por bastantes no las probare,

que no se dieren por bastantes , sea 6.000 maraley 34, tit. 7, lib. 8; V. CODIGOS LEGALES:

y la recusacion fuere al presidente, sea 120.000 CODIGO CAROLINO.

maravedis; y si fuere oidor, 60.000 maravedis;

y si alcalde del crimen, 30.000 meravedis apliRECTORES DE UNIVERSIDADES. - V. cados cooforme á las leyes de estos reinos de UNIVERSIDADES.

Castilla , los cuales no se dupliquen, ni acrecienten, ni se haga novedad. -(V. art. 63 de la

instruccion de REGENTES.) RECUDIMIENTOS. – No se despachen á los rematadores sin competente satisfaccion:

LEY II. ley 7, tit. 23 , lib. 8 de las ALMONEDAS. V. DIEZMOS.

De 1584.- Que las peticiones de recusacion sean

firmadas de abogados.

RECURSOS ESTRAORDINARIOS. - V. Ordenamos, que las peticiones de recusacion INJUSTICIA NOTORIA: NULIDAD (recursos de). de presidente, oidores y alcaldes, hayan de ir

firmadas de los abogados, y que con graves pe

nas sean compelidos á que las firmen. RECURSOS en espedientes gubernativos.

LEY III. Un decreto circular de 6 de julio de 1823 decla

De 1573. Que el ministro recusado jure y raba; que no hay recursos judiciales contra las

responda una y mas veces, siendo pedido por disposiciones de los alcaldes y ayuntamientos en

las partes. el ramo gubernativo, a no ser que los superiores respectivos consideren, que han incurrido en Al tiempo que las partes recusan á los mipisesceso, para cuya averiguacion y castigo pasen

tros contenidos en las leyes antecedentes, piden los espedientes á los tribunales de justicia.- V. que juren y respondan primera y segunda vez APELACIONES en causas de gobierno: OBRAS

clara y abiertamente, y en esto se suele poper

duda; y porque nuestra voluntad, cs que en PUBLICAS: VOTO CONSULTIVO.

todo sea averiguada la verdad, y con ella admi

nistrada justicia: Mandamos, que cuando sucedieRECUSACIONES. - Titulo once del libro

re, juren los ministros sobre lo que el acuerdo quinto.

declarare, aunque sea dos y mas veces, sin poner DE LAS RECUSACIONES.

embarazo , ini dilacion.

LEY IV.
LEY PRIMERA.

De 1600. Que en defecto de oidores nombre De 1530 á 1680. — Que se guarden en las recu

el presidente abogados que conozcan de las saciones las ordenanzas de Madrid, y en la

recusaciones. pena y aplicacion el derecho de estos reinos de Castilla.

Si habiendo en la audiencia solo dos oidores Porque muchos maliciosamente, y sin justa fuere recusado el uno, nombre el presidente á causa , se atreven á recusar á nuestros presiden un abogado de la audiencia, para que junto con tes, y oidores, alcaldes del crimen, ó alguno ó el otro oidor, resuelvan sobre la recusacion; y algunos de ellos, alegando causas de recusacion en caso de discordia nombre otro letrado; y si que no son verdaderas de que se sigue grande no hubiere mas de un oidor, y este fuere recuimpedimento en la prosecucion y determinacion sado, nombre el presidente dos abogados, y en

discordia un tercero que la determinen, y lo da la real audiencia de Buenos-Aires don Benito que resolvieren se ejecute (1).

de la Mata Linares, que como tal se hallaba de LEY V.

vocal de la junta superior de real hacienda por

el ministro contador de aquellas reales cajas De 1569.- Que de la sentencia ó auto en que se

don Antonio Carrasco , hizo presente dicho reha por recusado al ministro, no hay a supli

gente que la recusacion de un ministro togado cacion; y si se hubiere por no recusado la pue

debia hacerse en el acuerdo de oidores, aleganda haber.

do entre otras cosas mi referida real orden, De las sentencias , o autos que proveyeren las cuya instancia , apoyaron los ministros de aqueaudiencias, habiendo al presidente, oidor, ó la audiencia y el oidor decano de ella. Y haalcalde por recusado no se pueda suplicar, asi biéndose visto en el mismo consejo de las Indias por nuestro fiscal, como por otra cualquier par

con lo que espuso mi fiscal y consultádome te, y el ministro se abstenga, y no conozca mas sobre ello en 16 de mayo próximo, he venido de aquel pleito; pero si la sentencia le declarare

en mandar, que en todas las recusaciones de por no recusado, podrá suplicar de ella el re- ministros togados, que se les hicieran como cusante.

vocales de la junta superior ú otro cualquier LEY VI.

tribunal, se observe por regla general y uni

forme en toda la América el método prevenido De 1627 y 45.- Que en las recusaciones se guar

en mi referida real orden de 18 de setiembre de con los contadores de cuentas lo mismo que

de 1800.» con los oidores.

Sobre recusacion de vocales de la junta supeEn las recusaciones de los contadores de cuen rior contenciosa, oidores honorarios, habiendo tas de los tribunales de las Indias se guarde el ocurrido el caso en la de la Habana, é iotermismo estilo que con los oidores y alcaldes de

puestose recurso al consejo, se libró el real las audiencias de aquellas provincias. — (v. despacho de 5 de junio de 1811 anulando lo ley 15, tit. 2, lib. 8.)

obrado en la junta en lo respectivo á la recusa

cion; y que usara el recusante de su derecho RECUSACIONES de asesores: V. ASESORES. donde y como corresponda con arreglo á la real

cédula de 11 de julio de 1804. De recusaciones de ministros togados como vo

cales o jueces de cualquier junta ó tribunal RECUSACION en tribunales de comercio.conozca el acuerdo de oidores.

Titulo tercero de la ley de enjuiciamiento: V.

JUICIOS MERCANTILES tomo 4, pàg. 71. Real cédula circular á Indias de 11 de julio de 1804. -« El Rey.- Por mi real orden de 18 REDENCION DE CAUTIVOS. Recaude setiembre de 1800 dirigida al oidor decano dacion de esta LIMOSNA, leyes 3, tít. 21, lib. 1; juez de alzadas del consulado de Buenos-Aires,

y 59, tít. 39, lib. 2. me servi declarar en consulta de mi supremo consejo de las Indias, que el referido juez podia REDHIBITORIA ACCION. – V. JUICIO DE ser recusado con causas bastantes y probadas REDHIBITORIA. en los términos, y bajo las penas señaladas para la recusacion de sus oidores, con la prevencion REDUCCIONES y pueblos de indios. – V. de que estos sean los que conozcan de ella en INDIOS (pueblos y reducciones de). atencion a su carácter; y que si le diesen por recusado en cualquiera pleito recayese su cono REEMPLAZO del ejército de ultramar. cimiento en el oidor subdecano, para que no se V. RECLUTAS. prive á las partes de este medio legal de defensa, cuando tengan causa suficiente, y justificada. REEMPLAZO (arbitrios de). – V. SUBVENCon motivo de haber sido recusado mi regente CION DE GUERRA.

(1) Mandada guardar por cédula de 16 de marzo de 1788: V. ley 63, tit. 15. lib. 2.

« AnteriorContinuar »