Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de el Rey pasaren á las Indias, se les socor LEY IX.- De 1546 y 88.- Que los religiosos que ra como se ordena.

pasaren á lus Indias con licencia de el Rey no Mandamos, que llegando á Sevilla los reli se queden en las Canarias , ni de aquellas Isgiosos que por nuestra cuenta pasan a las Indias las vayan los que no tuvieren licenciu. se les acuda y socorra por la casa de contrata LBY X.-De 1553.- Que los religiosos señalacion de nuestra hacienda real en la forma si dos pura una mision, no pasen en olra sin guiente.

licencia del primer comisario. Hágase el cómputo desde que salen de sus LEY XI.- De 1588.- Que el provincial de san conventos, y contándoles á 8 leguas por dia, Agustin de la Andalucia no de licencia para á razon de 7 rcales por la costa de cada reli pasar á las Indias religiosos de su orden , por gioso y una cabalgadura, y 2 reales para su estar esto á cargo del de Castilla. sustento en cada un dia de los que hubieren me

LEY XII. nester para prevenirse, y despacharse en Sevilla, y así se les pague lo que montare , con que

De 1530 y 1654.- Que no pasen á las Indias no se hayan anticipado a ir a la dicha ciudad,

religiosos estrangeros. porque solo se les ha de acudir con este entre Mandamos a nuestros presidentes y jueces tenimiento los dias que se propusieren necesa oficiales de la casa de contratacion de Sevilla, rios para despacharse , y si mas se detuvieren que no dejen ni consientan pasar á las Indias repor causa de no salir la armada ó flota en que se ligiosos estrangeros de estos nuestros reinos, y han de embarcar, se les continúen los alimentos si llevaren licencia del superior que residiere de sus personas.

en ellos, ó de otros, la envien al consejo de Ajustando la cuenta conforme a lo que ha me. lodias para que en él vista se provea lo que nester un religioso de la orden de santo Do convenga, y en interin no los dejen pasar. mingo para su vestuario blanco y negro, cama,

LEY XIII. hechuras, matalotage, por el tiempo de la embarcacion para él y su criado , porte de los Do 1535. — Que no pase á las Indias religioso libros , flete hasta Sanlúcar, y los demas gastos que no esté en obediencia de su prelado, y lleprecisos y necesarios, se den á cada uno 907 vare licencia. reales y 10 maravedis: y mas libramos en nues Otrosí, no consientan ni den lugar á que nintras cajas reales de la Nueva - España 18.326 gun religioso pase á las Indias, si no estuviere maravedis por el fete de cada religioso, y la debajo de la obediencia de su prelado, y llevare parte de una cámara que le toca desde Sanlú especial licencia nuestra ó de los del consejo de car á Nueva-España, y el flete de media tonelada

Indias, aunque la tenga de sus prelados, ó letras de su ropa. -(Y continúa en este órden prescri- apostólicas para ello. biendo el abono á los calzados de la orden de

LEY XIV. san Francisco de 796 rs. y 10 mrs., y á los descalzos 714 /,; À los agustinos 1.049; á los mero

De 1588 y 1601.- Que no pasen å las Indias ro cedarios 817; y á los jesuilas 1.020 del por me

ligiosos de órdenes que no tengan conventos nor: y por el flete hasla N. E. los mismos 18.326 maravedis.)

Item mandamos á nuestros presidentes y jue

ces oficiales, que no dejen pasar á las Indias á LEY VII.- De 1570 y 1680.- Que el avio do re ningun religioso de orden que no haya en ellas

ligiosos se en Sevilla á los que se embar aunque lleve cédula y licencia nuestra , sino es
caren , y se procure que lodos lo hagan , dán con particular derogacion de esta ley.
dose aviso del número á los oficiales reales de

LEY XV.
Indias.
LEY VIII. – De 1607.-Que á los comisarios de

De 1531. — Que no pasen á las Indias religiosos los religiosos que fueron á las Indias se en

que no sean cuales conviene. tregue la cantidad asignada á cada religioso Ordenamos, que no se dé licencia por nuestro para compras de su matulotage, y se emplee consejo , ni copsienta por los jueces oficiales de con intervencion de la casa de contratacion. la casa de contratacion pasar å las Indias algu

en ellas.

nos religiosos, sin tener primero noticia de fueron enviados, y hallando que algunos no esquién son, y de qué parte, y de su vida

у

doc tan, ni residen en ellas, harán con comunicacion trina, y que sean celosos de nuestra santa reli de sus prelados, que se vayan luego, sin embargion , y que darán tan buen ejemplo, que Dios go de cualquier causa ó impedimento que pronuestro Señor sea servido.

pongan para no lo cumplir. Y rogamos y encarLBY XVI. - De 1601.- Que los religiosos que

gamos á los prelados regulares, que de su parte llegaren á los puertos, no teniendo casas en

hagan las diligencias que convengan en órden á las Indias , seun enviados á estos reinos, si no

la ejecucion de lo sobredicho, asistiendo y ayullevaren espresa licencia para pasar adelante.

dando con el celo y cuidado, que de ellos fa

mos: y que los religiosos que hubieren ido para LBY XVII.

la doctrina y enseñanza de los naturales, se rjerDe 1532.- Que para pasar á las Indias reli

citen en este ministerio (1). giosos, informen los provinciales.

LEY XX. Item mandamos, que cuando algunos religiosos quisieren pasar á las Indias, precedan a la De 1617.- Que aunque los religiosos quieran licencia de su enbarcacion, informes de los pro

enterar en las cajas la costa del viage, vayan vinciales de las provincias de España, donde donde fueren enviados. fueren conventuales, y relacion á los de nuestro

Los vireyes , audiencias y gobernadores de consejo de las Indias de la calidad de sus perso las Indias por ningun caso consientan, ni den nas, y si conviene que los dichos religiosos pa- lugar á que los religiosos destinados para algusen á aquellas provincias.

na provincia , y que a nuestras espensas hayan LEY XVIII.

pasado de España , vayan ni pasen á otras, aun

que vuelvan á nuestras cajas reales la costa de De 1569.- Que ningun religioso, que viniere de

su aviamiento, y sin embargo ejecuten lo que las Indius, vuelva á ellas sin licencia espresa.

está ordenado por las leyes de este título. Y roOrdenamos, que cuando algunos religiosos gamos y encargamos á los prelados de las relipasaren por comision nuestra á las Indias, nues giones, que de su parte hagan las diligencias que tros presidente y jueces oficiales de la casa de convengan en órden á la ejecucion de lo sobrecontratacion , antes que les dejen pasar, se in dicho, asistiendo y ayudando con el celo y cuiformen y sepan si van entre ellos algunos sin li dando que de ellos fiamos. cencia nuestra de los que hayan venido ó vinie

LEY XXI. ren de aquellas partes a estos reinos , y á los que asi hallaren que hayan venido de las Indias

De 1555 y 98. — Que á ningun religioso se con

у quisieren volver sin nuestra licencia espresa,

sienta pasar á las Indias parientes, ni pano les dejen ni consientan volver, aunque la ten

rientas. gan de sus provinciales ó vicarios, ó de otras Mandamos a nuestros presidente y jueces ofipersonas.

ciales de la casa de contratacion , que á ningun LBY XIX.

religioso consientan llevar á las Indias en su

compañía , pi en lugar de criados, á sus hermaDe 1592 y 1646. — Que los religiosos que pasan

nos, primos ni parientes, y esten advertidos de á las Indias á costa del Rey, pasen donde vun

no dejarles pasar hermanas, primas, sobrinas consignados.

di otras deudas , aunque las lleven para casarlas Mandamos á los vireyes , audiencias y gober en aquellas provincias, por lo que conviene que nadores, que con toda diligencia y cuidado se las personas religiosas vayan libres de estos eminformen, qué religiosos hay en sus distritos de barazos. los que han pasado a las Indias á costa de nuestra real hacienda, y si residen en las partes á donde LEY XXII. - De 1630.-Que un religioso de san

(1) Bo cédulas de 1751, 54, y 64 y de 14 de julio de 1765 so manda que no queriendo seguir el instituto de misioneros no se les ocupe en oficios de la religion y se les haga restituir á España ; pudiéndoseles incorporar y habilitárseles, pasado un decenio de trabajar en las MISIONBS.

[ocr errors]

Francisco pueda ir á Méjico y traer a la Flo lipinas, antes les den cl favor y ayuda que conrida con el situado lo que tocare á su órden.

venga. LEY XXIII. De 1572.- Que no se impida á

LEY XXVI. los religiosos de la compañia de Jesus el ser

De 1609. — Que los religiosos, que fueren á mudados de unas provincias y colegios á otros.

lipinas sean favorecidos , bien despachudos, y LEY XXIV.

sin derechos.

Nuestros vireyes de la Nueva-España favoDe 1630. — Que no se consienta estar, ni fundar

rezcan a los religiosos que por nuestra orden y en las Indias á los religiosos del beato Juan

cuenta pasaren á las islas Filipinas, y los ofide Dios, que hubieren pasado sin licenciu, y

ciales de nuestra real hacienda y otros cualesá los que la tuvieren para pasar no se les en

quier mipistros nuestros les den breve despacho carguen los hospitales si no se obligaren con

y hagan buen tratamiento, y no les lleven dereforme á esta ley.

chos por sus personas, libros y libranzas que se Los vireyes, presidentes y oidores de las les dieren para cobrar la costa del viage. audiencias reales no consientan estar ni residir

LBY XXVII. en las Indias á ninguno de los religiosos de san Juan de Dios que hubiere pasado sin licencia

Que los religiosos enviudos á Filipinas, no se nuestra, ni que funden conventos, ni den hábitos,

queden en otras partes. ni profesion á ningunas personas, y á los que Mandamos a nuestros sireyes y gobernadoestuvieren en las provincias de sus distritos, ó res de la Nueva-España, y encargamos á los de nuevo fueren á ellas con licencia puestra, no prelados de las religiones, á cada uno por lo que se les encarguen los hospitales, asi de indios, le toca , que procuren con toda diligencia y escomo de españoles, ni la administracion de las pecial cuidado, que los religiosos enviados a las rentas y limosoas de ellos, si no fuere obligán- islas Filipinas pasen sin detenerse y no los condose primero á que darán cuenta , y se dejarán sientan en otras provincias ni admitan alguna visitar en lo tocante á esto por las justicias eclesiásticas ó seculares que lo pudieren ó debieren

LBY XXVIII. hacer, sin que se puedan eximir por razon de decir que tienen bula de la sede apostólica para

Que no se consientan en las Filipinas religiosos

escandalosus. ser religiosos, y que estan ordenados de órden sacro, y por esta causa solo han de estar Ordenamos á nuestro gobernador y capitan subordinados á su prelado regular, ni por otra general de las islas Filipinas que habiendo en ninguna escusa de que se puedan valer.

ellas algunos religiosos que vivan con mucho

escándalo y no conforme á su instituto, hábito LEY XXV.

y profesion, y otros espulsos de sus religiones De 1585. — Que á los religiosos que quisieren

que los provinciales no puedan echar de aquella ir á Filipinas no se les impida el viage.

provincia, por la dificultad de embarcarlos á Encargamos á los provinciales, priores, guar Mégico, acuda al remcdio de esto, siendo pecedianes y otros superiores de las religiones de sario y como mas convenga al servicio de Dios estos nuestros reinos, y de los de Nueva-Espa nuestro Señor, de manera que no queden semeña, que no detengan ni impidan el viage á los jantes religiooss en aquellas partes (1). religiosos que con licencia nuestra quisieren

LEY XXIX. ir en compañía de sus comisarios á la convercion y doctrina de los naturales de las islas Fi De 1589 y 1620. — Que sin mucha consideracion

escusa.

(1) Roal cédula de 28 de marzo de 1769 estiende esta ley á toda la América, encargando, no se permita á los prelados espeler súbditos, sin justa causa , y que los asi espulsos se envien á España. — Una circular de 1807 agrega : « que sin hacerse novedad en cuanto a la disciplina ó práctica en que estuviesen las órdenes religiosas en las espulsiones de sus súbditos ó individuos cuando lleguen al grado de incorregibles , las mismas provincias de donde fuereu espulsos satisfagan todos los gastos que se causen

y causa razonable no se de licencia d ningun re ningunos religiosos, aunque sea á predicar , sin ligioso para salir de Filipinas.

tener licencia de el arzobispo y gobernador de Considerando lo que se gasta de nuestra real ellas. hacienda en el pasage de los religiosos a las islas Al servicio de Dios nuestro Señor y nuestro, Filipinas, y la falta que hacen los que se vienen conviene que habieodo de pasar algunos reliy el lugar que ocupan en los navios , y que al giosos á predicar y enseñar la santa fé católica gunos persuaden á otros á que no pasen á aque á los gentiles que viven en los reinos de la Chillas partes : mandamos á nuestros gobernadores na, Japoa y otras partes, no entren en la tierra de las dichas islas que cuando hubieren de salir de aquellos bárbaros, de forma que de su en: de ellas algunos religiosos para estos reinos ó

trada no resulte el fruto que deseamos; porque para otras partes, se junten con el arzobispo, y declaramos y mandamos, que vingun religioso habiéndolo conferido, no les den licencia para

de los que asisten en las islas Filipinas pueda salir de las islas sin mucha consideracion y muy

pasar á los reinos de China y Japon, aunque razonable causa.

sea con intento y ánimo de predicar y enserar LBY XXX.

la santa fé católica, si no fuere teniendo licencia De 1585, 95 y 1680. — Que no pasen de Filipinas

para ello del arzobispo de Manila, y del goberdla China religiosos doctrineros , ni los que han

nador de las Filipinas, y todas las veces que se ido á costa de el Rey sin licencia del gobernador

tratare de enviar religiosos a la China ó Japon, y arzobispo.

ó pidieren licencia para ello, nuestro presiden

le y oidores de la real audiencia de Manila, haPorque algunos religiosos de los que asisten

gan junta particular con el arzobispo y provinen las islas Filipinas suelen pasar á la China sin

ciales de todas las religiones de las Filipinas, y la órden que conviene, dejando las doctrinas

vean y confieran lo que conviniere proveer para que tienen a su cargo, de que se siguen muchos

direccion de este santo y piadoso intento, y no inconvenientes y daños por la falta que hacen á

consientan que ningun religioso pase a los reinos lo comenzado y asentado en la enseñanza y cdu

de infieles sin preceder licencia del arzobispo y cacion de los indios, encargamos á los prelados

gobernador , con acuerdo de todos los que en la regulares de las islas Filipinas, que no den lu

junta se hallaren; y para que tenga efecto, nuesgar á que ninguno de los religiosos de sus órde

tro presidente y audiencia darán y harán ejecutar nes vaya a la China ni desampare la doctrina

todas las órdenes que fueren necesarias que que tuviere á cargo sin licencia particular y ór

así es nuestra voluntad. den del gobernador y arzobispo, con espresa mencion de que no es contra esta ley, teniendo

LEY XXXII. en ello mucha cuenta y vigilancia. Otrosi, man

Que se guarde el breve para que puedan pasar al damos que los religiosos que van a nuestra costa

Japon, religiosos de las órdenes, que se declara, á las dichas islas destinados a estar en ellas de

á predicar el santo Evangelio. asiento, no pasen ni les consientan pasar á la

La santidad de Paulo V espidió un breve a Tierra-Firme de la China y á otras partes sin

instancia puestra, dado en Roma á 11 de junio licencia de los gobernadores y arzobispos, pues los enviamos para cumplir nuestra obligacion

de 1608, para que no solo por el reino de Porde dar doctrina á nuestros vasallos, y ningun lugal, sino por otras cualesquier partes puedan español secular les pueda dar fragata ni mata

pasar al Japon á la predicacion del santo Evan

gelio los religiosos de las órdenes de santo Do·lotage sin particular órden nuestra ó licencia de

mingo, san Francisco y san Agustin , y convielos gobernadores y arzobispos, no obstante que

ne al servicio de Dios puestro Señor que tenga se valgan de algunos privilegios.

debido cumplimiento : Mandamos a nuestro viLEY XXXI.

rey de la Nueva-España y al gobernador de las Que no entren de Filipinas d la China ni Japon islas Filipinas, y encargamos á los prelados

desde el dia en que se verifique la espulsion hasta que por virtud de su arrepentimiento y enmienda vuelvan á ser admitidos en la misma religion, o adquieran medios, con que poder subsistir por sí mismos, continuando en el sigio.»

de ellas que hagan cumplir y ejecutar , con las | turales de ella lo permitiere , se dividan en procalidades y licencias que por las leyes de cste víncias, haciéndose la asignacion de ellas como titulo está dispuesto.

mas pareciere convenir , de suerte que no se

mezclen si es posible los unos con los otros, y á LEY XXXIII.

los que se quitaren alguna ó algunas de las que De 1632 y 70.- Que las religiones que se declara

hubieren elegido , se les den otras en su lugar, puedun entrar en el Japon, como por esta ley se

para que como obreros del santo Evangelio trapermite, y no traten ni contraten los clérigos bajen en esta obra tan del servicio de Dios nuesseculares , ni religiosos.

tro Señor, cada religion separadamente, sin enEstando acordado que no entrasen en el Ja

cuentros ni competencias , dando todos buen pon á la predicacion del santo Evangelio por ejemplo, y escusando precisamente todo génetiempo de 15 años mas religiosos que los de la

ro de tratos, grangerias, y mercancías y cualcompania de Jesus, y que á los demas que por

quiera otra cosa que muestre ó descubra olor ó institutos de su órden o devocion particular qui- color de codicia de bienes temporales ; y porsieren pasar á aquellas partes , se les seña que en asentándose y acrecentándose mas la conlase el distrito á que habian de ir , no permi- | version de aquellas provincias, será forzoso que tiendo que hiciesen su viage por Filipinas pi por haya en ellas tres ó cuatro, ó mas obispos de tootra parte de las Indias occidentales, sino por das religiones, para que puedan confirmar, pre: la India oriental, como quiera que el precep- dicar y ordenar sacerdotes , se junten cuando to de la propagacion y predicacion del santo

convenga, y traten y dispongan lo que entenEvangelio es comun á todos los fieles, y espe dieren ser necesario para facilitar, aumentar y cialmente encargado á los religiosos, tenemos asegurar la conversion , á los cuales se harán por bien que no se limiten las misiones y entra sufragáneos por donde toca, del arzobispo de das del Japon á solos los religiosos de la compa Manila , por la cercanía y autoridad de aquella ñia de Jesus, sino que vayan y entren de todas iglesia, cuya division de distritos y diócesis se las religiones como mejor pudieren, y en par ha de hacer por nuestro consejo de Iudias. ticular de las que tienen conventos y se han per Otrosi; mandamos que nuestros vircyes, premitido pasar y poblar en nuestras Indias occi sidentes, gobernadores y corregidores hagan dentales, no haciéndose novedad en cuanto a publicar y ejecutar el breve de nuestro santo las religiones que estan prohibidas por leyes y padre Clemente IX, dado á 17 de junio de 1669, ordenanzas de las Indias, y que estas se hagan sobre que los religiosos de todas las religiones y no solo por la India oriental, sino tambien por de la compañía de Jesus y clérigos seculares no las occidentales, en cuya demarcacion cae el puedan por si ni por interpósitas personas ejerJapon y las Filipinas, que es por donde hay mas cer tralos ni mercancías en todos los lerritorios facilidad y comodidad para hacerlas los religio- de las Indias , islas y Tierra-Firme del mar sos de nuestra corona de Castilla; y los que Océano, en que comprende a los que pasan al asi entraren por unas y otras partes,

Japon, como en el dicho breve se contiene, á gamos mucho lengan entre sí toda conformidad que nos referimos.-V. ley 5, tit. 12, lib. 1. (1). y buena correspondencia, y ajusten el catecis

LEY XXXIV. mo y modo de enseñar de sucrte que, pues es una misma la fé y la religion que predican, lo

De 1595. -- Que d los religiosos, que tuvieren licensea tambien su enseñanza, celo é intento; y ayu

cia para entrar en la China , se les en Filidándose en tan santo y loable instituto, como si

pinas lo necesario. todos vivieran y profesaran debajo de una misma A los religiosos que tuvieren licencia y perregla y observancia ; y si la disposicon de la mision para entrar en la China ó Japon, contierra y el progreso en la conversion de los na forme á lo dispuesto, la audiencia de Manila

les

encar

(1) Fuera de este breve y otros de Pio IV, Urbano VIII y Benedicto XIV, su sucesor Clemente XIII en su epistola ad patriarcas de 17 de setiembre de 1759, confirma las constituciones promulgadas contra eclesiásticos negociantes, y principalmente las citadas de Pio IV y Urbano VIII. (Nota de la ultima edicion de las leyes.)

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »