Imágenes de páginas
PDF
EPUB

meses.

e3

caciones y liaberes que les correspondan, en RESIDENCIA (juicios de). Titulo quince tabla y mano propia á presencia de los interven del libro quinto. tores del cuerpo, o de los de rentas en las provincias en que sirvan.

De las residencias y juoces que las han de tomar. 189. Propondrán los gefes de distrito las ternas para las vacantes que ocurran de patrones y proeles, derigiéndolas al comandante general

LBY PRIMERA. para que las remita al intendente con sus observaciones, y pueda esta autoridad elegir al que

De 1667. — Que las residencias de los vireyes

S6 substancien y determinen en término de 6 juzgue mas benemérito; los mismos gefes, y los comandantes en las provincias distantes proveerán las vacantes de marioeros y grumctes

Sin embargo de no estar señalado término preá propuesta de los patrones; y podrán despedir

ciso para las residencias de los vireyes , por lo aquellos si no cumpliesen con su deber , dando que deseamos la quietud de nuestros ministros, cuenta à sus respectivos gefes, y sin perjui- y vasallos de las Indias, y que con la litispendencio de iguales facultades que á estos les com cia, no se dilaten, teniendo el odio y malicia lupeten.

gar á mover nuevos pleitos, y diferencias, en 190. Debiendo obrar las fuerzas de mar en grave perjuicio de las partes: Hemos resuelto estrecha combinacion con las de tierra , señalar, y señalamos á los jueces à quien se cotarán á las órdenes inmediatas de los gefes de meticren, 6 meses de término, que corran desde distrito, y de los comandantes de las partidas el dia, que se publicaren los edictos, dentro de destacadas en las provincias, y subordinadas

los cuales se les han de tomar, sin que el juez lo por cousecuencia al comandante general del pueda dilatar mas con ninguna causa, porque este cuerpo.

tiempo se juzga por bastante para la conclusion 191. Costeará la hacienda pública las embar- del juicio y satisfaccion de la causa pública, adcaciones que se constrnyan para el servicio del virtiendo a los jueces, que si no fueren necesaresguardo maritimo, las carenas, recorridas,

rios los 6 meses referidos no han de ocupar mas armamentos, municiones, utensilios y cfectos tiempo, que el preciso : y en cuanto a las demanque se inutilicen ó consuman por el uso re das públicas, que en este término se les pusiegular.

ren, ordenamos, que desde el dia de la

preser192. El comandante general del resguardo, tacion al de la pronunciacion , y notificacion de oyendo a los gefes de distrito y estos á los ad

la sentencia definitiva, no haya mas término que ministradores de rentas estancadas, propondrán 6 meses. al intendente las supresiones y variaciones que

LEY II. deben hacerse en el número y clase de las embarcaciones destinadas a este servicio, tomando

De 1622. — Que los jueces de residencia de los muy en consideracion las que usen los contra

vireyes procedan contra los oidores, sobre lo

que hubieren resuelto por volo consultivo. bandistas , y que en lo posible deben ser iguales las del resguardo , sin tener señales esteriores Por escusarse los vireyes de los cargos, que que

las diferencien , a fin de que no sean reco se les pueden hacer en las residencias, pocidas desde lejos, y alcancen en los esteros y tilado remitir todos los negocios, aunque sean en todas partes a los que se dedican al contra de poca importancia , al acuerdo por voto con

sultivo, donde con la mano, autoridad, y poder, 193. (Que se observe puntualmente la instruc que tienen, se determina conforme a su voluncion dada en 27 de febrero de 1827 para el ser tad : y como los jueces, que van a residenciarvicio y gobierno del resguardo maritimo de la los no tienen jurisdiccion sobre los oidores, renta de tabacos.)

quedan muchos casos sin remediarse en mate194 á 215. (Contionen órdenes generales, en rias políticas, administracion de justicia, y las la mayor purte conformes a las vigentes reglas mas tocantes á nuestra real hacienda. Y porque generales de los resguardos.) – Manila 4 de ju conviene saber, y averiguar toda especie de esnio de 1841.

ceso, que conste de esta forma de proceder,

han es

bando.

mandamos a todos los jueces de residencia de los vireyes del Perú, y Nueva-España, que á ellos, y á los oidores de las audiencias de Lima, y Méjico, hagan cargo de la culpa que resultare en lo que se hubiere determinado en negocios, que el virey llevare al acuerdo por voto consultivo, sin embargo de haberlo ejecutado los vireyes con su parecer. Y damos y concedemos á los jueces de residencia toda la jurisdiccion nececesaria, que en tal caso se requiere, para que puedan comprender sobre este punto a los oidores, aunque no haya sido estilo y costumbre por lo pasado: y asimismo mandamos á los dichos oidores, que

den parecer, ni se entrometan por si solos, ni en otra forma en cosa alguna, que toque á nuestra real hacienda, decisiva ni consultivamente, aunque se lo remitan los vireyes con causa ó prelesto particular, pues para estas materias tiene la junta general de hacienda, con cuyo parecer se debe determinar todo lo que se ofreciere tocante al mejor cobro, y administracion de ella, y que así se ejecute. Y ordenamos a nuestros ficales de las audiencias, que cuiden de su ejecucion.

sion de quien los proveyere y vayan donde estu ley dispone.

Las residencias de oficios, que se proveyeren por consulta de nuestro consejo de Indias, se tomen por la comision, y órden, y juez, que fuere nombrado por el presidente de él, y vengan al consejo, guardando la forma contenida, asi en esto, como en las demandas públicas, en las leyes 69, tit. 15 , lib. 2, y 8, tit. 12, de este. Y en cuanto a los oficios que los vireyes, y presidentes gobernadores proveyeren, se tome la residencia por comision de quien las proveyere, y véanse en las audiencias del distrito donde tambien han de ir en apelacion las demaudas públicas.

LEY V.

De 1594. — Que á los gobernadores perpétuos

se tome residencia cada cinco años. Si nos proveyéremos, por hacer merced , ó por via de asiento, ó capitulacion, de gobierno, alcaldía mayor por una, ó mas vidas, el virey presidente, ó audiencia del distrito despache comision à la persona de mas satisfaccion, para que tone residencia al que gobernare, y los demas ministros, que la debieren dar, cada cinco años, y la audiencia la vea, y determine, conforme á derecho, y nos avise como proceden , y las condenaciones que resultaren.

LEY III.

LBY VI.

De 1575 y 1626. — Que los presidentes y minis

tros togados den residencia cuando dejaren los puestos para pasur de una audiencia á otra.

Ordenamos y mandamos , que los presidentes, oidores , alcaldes del crimen y fiscales promovidos de unas audiencias á otras, y cualesquier ministros de ellas, antes que salieren de las ciudades, y ejercicios que dejaren den residencia del tiempo que los hubieren servido por sus personas, llegando las comisiones, que se enviaren, para tomarlas en ocasion que las puedan dar, sin perder la embarcacion precisa que tuvieren para hacer su viage á las partes donde fueren promovidos; y no pudiéndolo hacer, por haberse de embarcar, dejen poder a persona, que los defienda, y responda por ellos con fianzas legas, llanas, y abonadas de estar á derecho, y pagar juzgado, y sentenciado en la residencia (1).

LEY IV. De 1542 y 65.- Que las residencias de gober

nadores y otros ministros se lomen por comi

De 1568.- Que los corregidores y alcaldes ma

yores den residencia. Cuando se hubieren de proveer corregidores, ó alcaldes mayores por los vireyes, presidentes, ú oidores, si gobernaren por vacante , ordenen que los antecesures den residencia de cuanto hubiere sido a su cargo.

LEY VII.

De 1630.- Que el gobernador de Filipinas tome

residenciu á su antecesor en propiedad , ó en interin.

El gobernador, y capitan general de las Filipinas por Nos proveido, luego que entre en cl ejercicio, tome residencia al que hubiere sido su antecesor en propiedad, ó, interin, aunque no tenga comision particular nuestra, pero si

(1) La real cédula de 21 de mayo de 1787 eximió á los ministros de las audiencias del juicio de residencia.

por Nos le fuere cometida, proceda en virtud

bran á ciertos tiempos del año dos regidores, de ella, conforme á derecho, y en ambos casos

para que con un alcalde sean fieles ejecutores: la remita al consejo, como se practica.

Mandamos, quc en el principio de cada uno, el LEY VIII.

virey , ó presidente, si en las ciudades residiere

audiencia, nombre un oidor , el cual dentro del De 1621.- Que se tome residencia en Filipinas tiempo que pareciere , tome residencia á los á los fabricadores de naos, y que hubieren

regidores, que el año antes hubieren sido fieles lenido hacienda real, y en cuanto á no ocupar

ejecutores; y lo mismo se guarde si estos oficios en esto á los deudos y criados de ministros se

estuvieren vendidos a la ciudad, villa, ó lugar, guarden las leyes.

respecto de los que los hubieren servido; pero Nombran los gobernadores de Filipinas per remitimos a la prudencia del virey, ó presidente, sonas para la fábrica de galeones, ó bajeles, que

que en este caso mande guardar lo resuelto, de suelen hacer grandes robos, y agravios a nuestra suerte que el tomarlas no sea tan ordinario , si real hacienda, y á los indios, y por su ocupacion no hubiere causa, quc obligue á ello (1). se les dan 10, ó mas toneladas de carga en las

LEY XII. naos del trato, respecto de ser parientes, ó allegados de los gobernadores , y algunos han lleva

De 1530. — Que se lome residencia á los visitado 40 toneladas, y echado derramas de oro

dores de indios. á 40 reales el tac, que son siete castellanos y Los vireyes , y presidentes gobernadores medio, quitándolo con violencia á los indios por hagan tomar residencia á los que hubieren sido injusto precio, para venderlo despues á 96 rs. visitadores de iodios , sobre el uso de sus comiel lae, y por ser personas poderosas nunca se siones, y si han guardado las instrucciones, y les toma residencia: Mandamos, que a los dichos ordenanzas hechas para el buen tratamiento de fabricadores, y á los demas en que hubiere en los indios : y si vistas en las audiencias constare, trado , o parado hacienda real á título de fábri

que han escedido, sean castigados conforme a cas, ú otro cualquier gasto de mar , ó tierra, se justicia. les tome residencia cuando a los presidentes, y

LEY XIII. á los ministros, que tienen obligacion de darla: y en cuanto á no ocupar los gobernadores en De 1620. — Que se tome residencia á los jueces estas materias, ó en otras á sus parientes, deu

repartidores de obrages y grana. dos, criados, ó allegados, y de los oidores,

Para que se dé satisfaccion a los indios de las guarden lo ordenado, y dispuesto.

vejaciones, y agravios, que reciben de algunos

jueces, y repartidores de obrages, y grana: Es LEY IX.-De 1603.- Que el gobernador de Yucatan tome residencia á la villa de Campeche juez de toda confianza , que proceda breve y su

nuestra voluntad, que se les tome residencia por cuando visitare la tierra.

mariamente en desagravio de los indios, con la LBY X. - De 1614. Que los correos mayores menos costa, que sca posible.

del Perú y Nueva-Españu sean residenciudos por un ministro de lu audiencia que nom

LBY XIV. bre el virey.

De 1559 y 63. — Que se tome residencia a los LEY XI.

lasadores de tributos, ministros y oficiales de

la real hacienda en interin , y á los de las caDe 1663, 67, y 1640.- Que cada año se nom

sus' de moneda. bre un oidor que tome residencia á los regidores que hubieren sido fieles, donde hubiere Ordenamos á los vireyes, y presidentes, que audiencia.

hagan tomar residencia á los tasadores de tribuEn algunas ciudades de las Indias se non tos de iudios, y á los jueces, y oficiales , que hu

(1) Pretendiendo el ayuntamiento de Manila eximir á sus regidores de la residencia anual que se les habia de tomar á los que hubiesen sido fieles ejecatores, conforme a esta ley 11, se reiteró su observancia por real cédula que se le comunicó en 15 de abril de 1734.

47

TOM. V.

bierco proveido en interin para la administra re, procedan en la averiguacion de las culpas y cion de justicia, y hacienda real, del tiempo que delitos, que resultaren contra los susodichos, no la hubiéren dado, de forma que averiguado haciéndolo pregonar con este nombre de visita, como han usado, y ejercido sus oficios , scan y que los testigos se cxaminen conforme a los castigados los que hubieren faltado á su obliga- | interrogatorios que se hicieren, ó noticia que se cion; y asimismo á los alcaldes, ensayadores, tuviere de los casos, y delitos; y hechos los fundidores, marcadores, y oficiales de las casas cargos de esta suertc, se darán á lus visitados, de moneda , guardando lo resuelto por la ley 13,

con todas sus circunstaucias, muy substancialtit. 23 , lib. 4.

mente, para que se puedan descargar , sin darLEY XV,

les los nombres de los testigos, y se les admiti

rán sus descargos, con el término conveniente De 1556. — Que á los alcaldes ordinarios, re para ello; y estando concluso, lo determinarán

gidores y oficiales de los concejos se les tome diônitivamente, y remitirán todo lo escrito con residencia.

relacion particular, firmada de sus nombres, y Es nuestra voluntad, que a los alcaldes ordi- del escribano de la comision , en que se declare parios, regidores, escribanos y otros oficiales lo que hubiere resultado, y testigos que depude concejos, y ciudades, y á todos los demas, sieron , y á cuantas fojas, y números está cada que hubieren administrado justicia en cosas pú- cosa, á nuestro consejo de Indias, para que en el blicas , se les tome residencia, y ellos tengan se vea, sentencie, y determine en forma de viobligacion a darla.

sita, y que así se hagan las comisiones.

LEY XVI. - De 1593.- Que los jueces de re

gistro de las islas de Canarias y sus oficiales den residencia.

LEY XVIII. De 1625.- Que on las visitas de

los generales se incluyan los pilotos , maestres, y mandadores.

LBY XVII.

LBY XIX. De 1634. — Que las residencias de los generales,

De 1538, 91 y 1680. — Que á los proveidos por almirantes y otros oficiales de los galeones y

el Rey no se les lome residencia antes de haber flotas, se tomen en format de visitas.

cumplido, sin muy justa causa, como se Habiéndose reconocido los daños, é inconve ordena. nientes, que hoy se estan padeciendo por falta de puntualidad, en la observancia de las ordepan Algunos gobernadores, corregidores, y otros zas, y cédulas despachadas para los generales, ministros de justicia, que son á nuestra provialmirantes, capitanes, y otros ministros, que nos sion, no usau sus oficios como deben, y hacen sirven en la carrera de Indias, y cuanto convie muchos escesos, en confianza de que no se les ha ne, que sean averiguados, y castigados los deli de tomar residencia hasta que acaben de servirtos cometidos contra nuestras órdenes; y visto, los, y Nos enviemos jueces; y aunque es nuestra y considerado, que la disculpa que dan los jue- voluntad, y así lo mandamos á los vireyes, y ces, y ministros, a quien toca su remedio y presidentes gobernadores, que no envien á tocastigo, es la dificultad , que siempre ha tenido mar residencia a los que fueren á nuestra provila averiguacion de estos casos, por no haber sion, sin darnos primero aviso de las causas que quien se atreva á deponer de ellos, temiendo el hay para mandarlo: Ordenamos, que siendo los peligro, que corren sus vidas, y honras: Es ques motivos, causas, y personas agraviadas de tanta tra voluntad, y mandamos, para que se haga mas calidad, y gravedad que convenga lomarles facilmente, que asi como hasta ahora se han acos. luego residencia , y que de la dilacion resulten lumbrado á tomar residencias en la forma ordi- notables inconvenientes en el gobierno, y adminaria á los generales, almiraples, capitanes, maes nistracion de justicia, en tal caso puedan mandar tres, oficiales, y gente de la armada de galeones, que se tome á los que conviniere, teniendo muy y flotas de Tierra-Firme, y Nueva-España, se les presente lo proveido por la ley 173, tit. 15, tome, y haga este juicio por via de visita , y que lib. 2, y envien al consejo razon de las causas, en forma de ella los jucces a quien se cometie que lo motivaron , en la primera ocasion.

(Véanse leyes 3, 12, 13 y 16, lítulo 1, lib. 7.)

de sus calidades, se lo remitimos con esta parlicular advertencia (1).

LEY XX.

De 1563.- Que no se provea pesquisidor ni juez

LEY XXII. de residencia fuera del tiempo señalado pura darla, sino en los casos de esta ley.

De 1620. — Que á tomar las residencias de los

gobernadores puedan ir oidores ó abogados. Los vireyes, presidentes, y audiencias no despachen jueces de residencia , ni pesquisid8 En las ocasiones que pareciere á los vireyes, res contra gobernadores de las provincias, que y presidentes gobernadores, con acuerdo de las les estan sujetas; y si algun particular se quere audiencias, enviar oidor, abogado, ú otru leIlare del gobernador, o presentare capítulos con

trado, a tomar alguna residencia; hagan que en tra él, viendo que el negocio es de calidad, que las graves, arduas , y dificultosas se ocupe un conviene saber la verdad, envieu una persona,

oidor, de forma que por esta causa no falte á la que se ioforme de ella, dando fianzas el quere

audiencia el número necesario al espediente de llante, o denunciador, de que pagará la pena

los negocios. que le fuere impuesta, con las costas, no siendo

LEY XXIII. verdadera la denunciacion; y en otros casos no provean pesquisidores, si no fuere sobre albo

De 1623.- Que sobre tomar las residencias los roto, ó ayuntamiento de gentes, ó tan graves,

oidores por turno, se guarde el estilo. que se siga notable perjuicio en la tardanza , si Sin embargo de la orden dada para que las se nos hubiere de consultar , segun lo proveido. residencias de los corregidores , alcaldes mayo

res, y jueces repartidores, que se incluyen en LEY XXI.

25 ó 30 leguas en contorno de las audiencias, se De 1583, 1620 y 80.- Que las comisiones de

cometan á oidores por su turno, comenzando residenciu y las demas , se despachen con por el mas antiguo: Es nuestra voluntad, que se acuerdo de las audiencias , y los presidentes guarde la forma, y estilo, que al presente se nombren jueces.

guarda. Declaramos, que habiéndose de tomar resi

LBY XXIV. dencia á gobernadores, corregidores, o alcaldes mayores, estan obligados los vireyes, ó pre

De 1582 y 99.- Que cunndo se vieren las resisidentes á comunicarlo con el acuerdo, y segun

dencias de los corregidores y alcaldes mayoel término y distancia del lugar, y convcaicn

res, se vean las de sus oficiales. cias del caso, se resolverá lo que convenga; y que

Sucede, que nuestras audiencias reales coel voto, que en esta parte ha de tener la audien mienzan á ver las residencias de corregidores, cia, y si el juez ha de ser letrado, ó lego, es de y alcaldes mayores, y acabadas, se suspende el cisivo; pero el nombramiento de la persona toca curso de la vista, para que sean proveidos en al virey, ó presidente , de forma que en todos, otras ocupaciones, con que se quedan en aquel y cualesquier jueces se han de considerar dos estado, sin proseguir con los demas ministros, tiempos y estados: el primero, acordar el acuer y oficiales comprendidos, y á esta causa no se do, ó sala donde se tratare que conviene enviar castigan los delitos, ni satisfacen los agrarios: juez, y si será letrado , ó lego: y el segundo Ordenamos, que comenzada á ver una residennombrarlo el virey o presidentes, en cuya per cia no sc suspenda, respecto de los demas resisona no ha de tener el acuerdo voto consultivo, denciados , vea, ni interponga otra, hasta que ni decisivo. Y mandamos, que así se ejecute lo toda este acabada con el ministro principal, y ordenado por la ley 176, tit. 15, lib. 2, en todas todos sus oficiales. las ocasiones, que ocurrieren de despachar jue

LEY XXV. ces. Y porque los presidentes, que descan acertar, comunican con los acuerdos el nombra De 1593, 1618 y 23.- Que no se cometan las re.miento de personas, para ser mejor informados sidencias de corregidores y alcaldes mayores

(1) Véase articulo 36 de la instruccion de REGENTBS.

« AnteriorContinuar »