Imágenes de páginas
PDF
EPUB

oidores visitadores de la tierra y lo mismo se tablecido por las leyes en las causas criminales, guarde en jueces de azúcares y matanzas de admitiendo en sumario pruebas y justificaciones ganado.

de los presuntos reos que debian reservarse

para el plenario: ha mandado igualmente S. M. LEY XXIX.-Que los visitadores, jueces ó veedo

se prevenga á esa superintendencia, como lo res de grana tengun las calidades dichas; siendo

ejecuto, que en causas de esta naturaleza, en necesario afiancen, y sean de probada fidelidad para no consentir adulteracion en el fruto.ralajustificacion de delitos de empleados, legal

que considere necesario enviar comisionados paQue no se den comisiones fuera de sus tilulos álos mente denunciados, nombre personas adornadas

corregidores ni alcaldes mayores al tiempo de las cualidades que las leyes requieren , á fin de su provision , ley 6, tit. 2, lib. 5.

de que hallándose instruidas de las formalidades, Quelas audiencias despachen ejecutores con dias con que deben intimar al gobernador ó gefe

y salarios contra los culpados en escesos de tu respectivo la comision que se les ha conferido, sas , ley 50, lit. 5 , lib. 6.

y pasan å desempeñar, se les conceda el debido Que se escuse el enviur jueces á contar indios y pase y cumplimiento con los ausilios que nececomelu á los ordinarios , ley 61 , tit. 5, lib. 6. siten; y siendo la acusacion contra empleados y

de influjo en los pueblos, asegurados prévia

mente por informes reservados de personas de Del modo de conducirse los GOBERNADORES confianza ser fundados los escesos de que se les INTENDENTES en los casos de estas comisiones, acusa , luego que lleguen al lugar de la comision y de lo que ha de hacerse, cuando ellos ó sus les hagan salir á distancia de ocho o dicz leguas tenientes son los complicados , tratan los artícu- de él por el tiempo que consideren necesario los 71 y 72 de la ordenanza de 803 (ibi); y las para la evacuacion del sumario, á fin de que los siguientes rcales órdenes comunicadas a la in testigos, libres de todo temor é intrigas, digan la tendencia de la Habana.

verdad ; y últimamente que á los letrados, sean La de 12 de mayo de 1830.--«Excmo. Sr. asesores ó fiscales de real hacienda que escruCon carta de 31 de octubre de 1828, número pulosamente no se ciñan á lo dispuesto por las 1913 remitió V. E. en testimonio seis piezas de leyes en la formacion de las causas , y que no los espedientes promovidos en Cuba , contra los noten los defectos legales cometidos por los coministros principales de aquellas reales cajas en misionados, los corrija con apercibimiento, multiempo del vistador de la provincia don N. sobre tas y demas que haya lugar, por su ignorancia, desigualdad en la distribucion de los caudales malicia ó falta de celo en el mejor servicio de de su cargo, y sobre las acusaciones que se les S. M. de cuya real orden lo comunico á V. E. hicieron en el espediente de espolios del muy para su inteligencia y cumplimiento.” reverendo arzobispo de aquella plaza: enterado En otra orden anterior de 16 de mayo de 1827 el Rey nuestro señor y teniendo presente el par con el espediente formado en el Bayamo sobre te historial y documentado que en 28 de noviem- | la prision de don Miguel Fernandez, y otros bre de 1825 dió el referido del resultado de la que le acompañaban en cierta comision del servisita que practicó: ha resuelto S. M. confor- vicio, por haberse resistido á exhibir los despamándose con el dictámen del consejo supremo chos de su autorizacion , segun está terminantede las Indias en consulta de 22 de marzo último, mente mandado por las leyes, se contesta á la que se sobresea en el curso de estos espedientes intendencia conforme a la consulta del consejo, que se archivarán desde luego, sin que obsten haberse aprobado la determinacion de la audienen tiempo alguno al honor y conducta ministerial cia de la Isla , en cuanto confirmó la providencia de los inculcados. Pero no pudiéndose prescindir del alcalde de dicha villa, por estar apoyada en de las nulidades cometidas en la organizacion las determinaciones de las leyes. del sumario, en que se omitieron diligencias, La de 22 de mayo de 1832.-Aprueba la comi. aclaraciones y citas que debieron comprobar el sion de pesquisa, que acordada con la junta cuerpo del delito, y la criminalidad o inocencia superior directiva se despachó en 19 de enero de los acusados en los diversos cscesos que se contra los principales gefes de hacienda de Sanles imputaron : ni de la inversion del órden es tiago de Cuba, y que el juez pesquisidor nom

va

brado reasumiese las facultades de intendente, ren estos ser constituidos en prision, ó exigirles para averiguar el origen de la escasez de pro las fianzas oportunas si solo fueren civilmente dactos en aquellas cajas , y proceder á su reme- responsables de cantidades no satisfechas ó dedio, para lo cual se le considerase como visitadur, fraudadas. Concluidas estas diligencias deberá y obrase como tal con arreglo a las leyes de Indias radicarse el conocimiento y sustanciacion de la de pesquisidores y visitadores, que previenen causa ó causas que se hubieren incoado ante el lo conveniente para estos casos, procurándose superintendente, el cual tambien pronunciará la cumplir la comision en doce, quince, diez y sentencia que en primera instancia recaiga. En ocho meses, ó en el mayor término que estimase las apelaciones que de estas propias causas se la superintendencia.

establecen en la junta superior contenciosa , no Real orden de 26 de setiembre de 1844. podrá presidir a estas el superintendente.- Art. «Art. 1o. Las tres intendencias de la Habana, de 5.° Cuando el mismo superintendente nombre Santiago de Cuba, y de Puerto-Principe serán algunos de estos jueces de residencia, bien iguales é independientes entre si para el ejerci yan aisladamente como tales o bien reunan la cio de la jurisdiccion subdelegada que en primera atribucion de visitadores darán conocimiento instancia les corresponde en los negocios perte de su comision al intendente local, para que por necientes a la hacienda pública con las apelacio titulo alguno impida, demore ni interrumpa á nes respectivas á la junta superior contenciosa, aquellos en el desempeño de su encargo, y antes y en su caso y lugar al tribunal supremo de por el contrario les de todo el ausilio y ayuda justicia.- Art. 2.• Elintendente de la Habana sin que necesitaren.» embargo como que al mismo tiempo lo es de V. RESIDENCIAS: VISITAS: VISITADORES. ejército y superintendente de toda la Isla, podrá en uso de este doble carácter nombrar jueces PILOTOS.–V. ARMADAS Y FLOTAS (tomo 1, especiales que en las provincias de Santiago de p. 399): MARBANTES. Cuba y de Puerto Principe investiguen, resi Está mandado (real orden de 9 de agosto de dencien y procedan en justicia contra los culpa- | 1830), que los buques que hagan viage á Améri. bles, toda vez que sea ofendida una ó mas rentas ca se doten con pilotos examinados , prohidel estado por la malversacion ó peculado de los biéndose se haga solo con los de la clase de empleados por sus inteligencias colusionarias terceros; y se repitió por la de 27 de febrero con los contribuyentes, por la defraudacion de dc 31, y que se guardase lo prevenido en la estos, ó por los abusos ó concusiones que se ordenanza de matrículas art. 2, tit. 8, acerca del cometan por aquellos, y que las medidas guber- informe del comandante principal al capitan nativas, y las escitaciones hechas para impedir general del departaniento que debe preceder y castigar estos delitos al intendente local no al nombramiento de pilotos, espresivo de sus bayan bastado á reprimirlo.-Art. 3. No podrá circunstancias personales y conducta, pues no el superintendente nombrar jueces de residencia debe optar el que no acredite su inteligencia en para los objetos que determina el artículo ante exámen, y una probidad notoria.-La de 15 de rior, sino despues de haber manifestado a la setiembre de 40 autorizó al comandante general junta superior directiva de hacienda los motivos del apostadero de la Habana para espedir dichos que le inducen á ello, y de recacr su acuerdo. nombramientos solo á individuos alistados en la -Art. 4.° Los jueces de residencia podrán aso matricula de la Isla , y bajo las formalidades de ciar á este cometido el de visitadores de la ordenanza. administracion, ó dependencia de la hacienda Nombramiento, obligaciones y responsabipública que se les encarguc. Bajo este último lidad de pilotos de buques mercantes: V. en concepto procederán en todo gubernativamente Naves art. 687 á 694 del código de comercio. con sujecion a las instrucciones que se les den; pero como jueces no estenderán sus funciones PINAL DEL RIO.-Pueblo cabecera con 785 mas allá de la formacion del sumario ó sumarios habitantes del partido Nueva Filipina el mas respectivos, y de poner en seguridad los inte occidental de la isla de CUBA: V. alli (tomo 2, reses de la misma hacienda ; y las personas de p. 582) su poblacion y distrito.-Es residencia los presuntos reos, si por lo que resulte debie- de un teniente gobernador político y militar

con asesor (tomo 3. p. 370), y de una adminis de los alcaldes ordinarios de la ciudad dunde tracion subalterna de rentas (tomo 1, p. 48 y 97.) hubiere audiencia , o de otras justicias que estu

vieren dentro de las cinco leguas , y la audiencia

sentenciare, confirmando ó revocando en cantiPIRATAS y CORSARIOS. – V. PRESAS Y

dad de doscientes pesos de minas, ó menos, se CORSO.

ejecute la sentencia, y de ella no haya lugar

suplicacion, como si fucra dada en revista. PLANTIOS DE ARBOLES.- Se cuide de ellos en los repartimientos de TIERRAS: leyes 9,

LEY IV. tit. 31, lib. 2 y 11, tit. 12, lib. 4.

Que las sentencias de revista de las audiencias

se ejecuten , no siendo de cantidad que puedu PLATA ACUÑADA y LABRADA.-V. ORO

haber, y haya segunda suplicacion. Y PLATA.

Mandamos que las sentencias de revista , proPLEITOS y SENTENCIAS. - Titulo diez

nunciadas por nuestras reales audiencias en del libro quinto.

pleitos civiles, sean ejecutadas sin mas grado de

apelacion, ni suplicacion, ni otro ningun recurDE LOS PLEITOS Y SENTENCIAS.

so, escepto cuaudo la causa fuere de tanto valor y cantidad que haya lugar segunda suplicacion

para apte nuestra real persona, que en esto se LBY PRIMBRA.

ha de guardar lo proveido por leyes dadas para De 1563.- Que sobre cantidad que baje de 20

estos reinos, y los de Indias; y en cuanto a las pesos no se hagan procesos.

causas criminales, la ley 3, tit. 17, lib. 2.-V. Mandamos que sobre cantidad que baje de 20 ley 7, tit. 13. pesos no se hagan procesos, ni los escribanos

LEY V. reciban escritos, ni peticiones de los abogados; y por lo que se hiciere hasta en esta cantidad , no

De 1532.--Que las sentencius arbitrarias y tranlleve el escribano por sus derechos de cada parte

succiones, se ejecuten conforme á derecho. mas de medio peso, pena de volver lo que mas Ordenamos que las sentencias dadas por juellevare, con el cuatro tanto para nuestra cámara. ces árbitros, juris, 6 jueces, amigos arbitrado

res, y componedores, y las transacciones, se LEY II.

ejecuten conforme á derecho y leyes de estos De 1573 y 74.-Que las condenaciones de hasta

reinos de Castilla. seis pesos y penas de ordenanza se ejecuten sin embargo.

LEY VI.-Que las sentencias de la casa de SeTodas las condenaciones que se hicieren por villa de diez mil maravedis, o menos, se ejela justicia , regimiento, y fieles ejecutores de las

cuten sin embargo y con fianza. ciudades donde residiere audiencia real, contra cualesquier tenderos, regatones y otras personas

LEY VII. hasta en cantidad de seis pesos de á ocho reales,

De 1530 y 1680.- Que en causas árduas , civiles y si fuere por pena de ordenanza, hasta la de

ó criminales , los jueces axuminen por sus tres mil maravedis, ó menos, las pueden ejecutar sio embargo de apelacion; y los que foeren

personas á los testigos. condenados en ellas, podrán seguir sus apela Ordenamus que en los pleitos civiles de muciones conforme a justicia.

cha gravedad, y causas árduas, examinen los

jueces por sus personas los testigos presentados LEY III.

por las partes, y que se debieren examinar de De 1558 y 63.- Que de las sentencias de vista de oficio de nuestra real justicia , para que coaste

las audiencias, hasta en cantidad de doscien de la verdad, y se dé satisfaccion á la causa pútos pesos de minas, no haya suplicacion.

blica y particular, y el juez que no lo cumpliere, Ordenarnos que si en causas civiles se apelarc incurra en pena de cinco mil maravedis, y el

12 TOM. V.

escribano de dos mil maravedis, y por la segun proceso, y guardese en cuanto a los derechos, da en la pena doblada.

y su moderacion en estos y en todos los demas

lo que estuviere ordenado, escusando dilacioLEY VIII.

res, vejaciones, y prisiones largas, de forma De 1527. Que no secuestren ni embarguen

que sean despachados con mucha brevedad. bienes, sino en los casos que las leyes dis

LEY XI. ponen. En todas nuestras Indias no se hagan embar

De 1530.- Que entre los indios no se tenga por gos, pi secuestros de bienes de los vecinos, estan delito , para hacer proceso, palabras de injutes, y habitantes en ellas, si no fuere por delitos, ria, ni riñas, en que no intervinieren armas. cosas y casos en que las leyes de estos reinos de Mandamos, que entre indios no se tengan por Castilla los permitieren ; pena de nuestra mer delito, para efecto de hacer proceso, ni impoced, y dicz mil marevedis para nuestra cámara, per pena, ni hacer castigo, palabras injuriosas, en que condenamos al que contraviniere. puñadas, ni golpes, que se den con las manos,

no interviniendo arma , ni otro instrumento alLEY IX.

guno; pero sean reprendidos por la justicia, teDe 1620.- Que las audiencias no impidan la

niendo atencion siempre a los pacificar, y escubjecucion de las sentencias que la pudieren

sar entre ellos diserencias, y cuestiones. tener.

LBY XII. Por evadirse los rcos de las penas en que estan condenados por sus delitos; y especialmente

De 1591 y 1619.- Que amplia la ley 85, tit. 15,

lib. 2. en casos militares , apelan á las audiencias, con que se suspende la ejecucion , y dilata el castigo Los indios se detienen fuera de sus casas en en perjuicio del buen ejemplo, y disciplina mi sacar los despachos, y provisiones de gobierno, litar, que consiste en la obediencia, y respeto y justicia, padeciendo muchas costas y trabajo; de los superiores. Y por obviar semejantes cau y aunque está resuelto por la ley 85, tit. 15, lib. telas, mandamos á los presidentes, oidores y 2, que sobre materias de poca importancia se alcaldes del crimen, que no impidan ninguna despachen sus negocios por decretos : Mandaejecucion de las que pudieren, y debieren hacer,

mos, que en cualesquier negocios de gobierno, conforme á derecho, los presidentes, goberna en que sean interesados los indios, solamente dores, ó capitanes generales , y los demas jueces con los decretos de vireyes, ó presidentes, ordinarios de sus distritos, en los casos que no rubricados de su mano, ó refrendados del escrise deben admitir las apelaciones, para efecto de bano de cámara, ó gobernacion, se pueden volsuspender , y dejen que las causas corran por su rer, y lo proveido en ellos sea cumplido, como camino ordinario conforme á derecho, asistien- si fuera por provisiones. do con particular cuidado, ejemplo, y buen go

LEY XIII. bierno al castigo de los delitos , que le debieren tener, de forma que los ministros ordinarios, y Que la facultad dada a los vireyes para conocer militares sean respetados en sus personas y

en primera instancia en causas de indios, se órdenes.

entienda con los demas gobernadores de las

Indias.
LEY X.

Lo ordenado en cuanto al conocimiento, que De 1514 á 1618.-Que los pleitos de indios se

pueden tener los vireyes en causas de indios, actúen y resuelvan la verdad sabida.

y todo lo demas contenido en la ley 65, tit. 3, Los pleitos entre indios, ó con ellos, se han lib. 3, es nuestra voluntad, que en la misma for de seguir, y sustanciar sumariamente, segun lo ma se guarde con el gobernador, y capitan geresuelto por la ley 83, tit. 15, lib. 2, y determi peral de las Filipinas, y los demas gobernadores nar la verdad sabida, y si fueren muy graves, de las Indias, dende se hubiere introducido, y ó sobre cacicazgos, y se mandare por auto de la estuviere admitido. audiencia, que sc formen procesos ordinarios,

LEY XIV. hágase asi, poniendo el auto por cabeza del De 1553.- Que los indios se puedan juntar ante

la justicia á dar poder, y en casos particulares nuestra intencion es, que no falte la administralo puedan dar solos.

cion de justicia, y se guarden las leyes. Si se juntaren muchos indios, representando quejas particulares de agravios recibidos : Per- Que un ulcalde ordinario pueda ser convenido mitimos que todos, ó algunos de ellos, puedan ante otro, ley 20, tit. 3 , de este libro. otorgar poder ante las justicias. Y mandamos, Que los jueces ordinarios , y de comision no coque no se les ponga impedimento, y si el pleito nozcan de pleitos, y causas sentenciadas, y fuere de cada uno en particular, lo pueda otor pasadas en autoridad de cosa juzgada, ley gar, y no sea obligado á acudir ante la justioia. 21 , tit. 1 , lib. 7. LEY XV.

Que en el castigo de motines, y sediciones de

negros no se hagan procesos , ley 26, tit. 5, De 1607.- Que el gobernador y capitan general lib. 7. de la Habana sentencie en revista las causas

Pleitos se fenezcan en las Indias, ley 10, tit. 9, de soldados de Cuba.

lib. 1, de BULAS. Ordenamos al gobernador y capitan á guerra De los de presidentes , ministros y sus familias, de Santiago de Cuba, y su distrito, que esté leyes 42, 43 y 44 , tit. 16, lib. 2. subordinado en todo lo que tocare, y fuere de Pleitos fiscales y de pobres se vean con preferenpendiente de materias de gobierno, y guerra al cia, leyes 81 y 82, tit. 15 y 40, tit. 18, lib. 2. gobernador y capitan general de la dicha-isla, y ciudad de la Habana, y que en los casos cri

V. JUICIOS: JUSTICIA (reglamento de admiminales, que se ofrecieren con gente de milicia

nistracion de). de su cargo, que merecieren pena de muerte, ó de galeras, habiendo sustanciado los procesos,

PLEITO HOMENAGE.-Fórmula del juray sentenciado las causas , sin ejecutar las senten mento que deben prestar los alcaides y castellacias que diere, y pronunciare, las remita al dicho nos al encomendarse de las FORTALEZAS en gobernador y capitan general para que visto el

Indias : ley 3, tit. 8, lib. 3. proceso, las sentencie en revista , conforme a justicia, ya lo que mas convenga á nuestro rcal

PLIEGOS DEL REY: se abran en los acuerservicio.-V. ley 16, tít. 1, lib. 5.

dos, se envien los suyos á oficiales reales,

leyes 28 y 29, tit. 15, lib. 2, de AUDIENCIAS.LEY XVI.

V. CORREOS. De 1619.- Que declara sobre la nulidad de los

autos sustanciados en tiempo de prorogucion. POBLACION: POBLADORES.-V. COLO

Declaramos, que lo resuelto por la ley 61, tit. NIZACION: DESCUBRIMIENTOS: NUEVAS POBLA2, lib. 3, sobre que los vireyes, presidentes y CIONES.-A nuevos pobladores se den TIERRAS audiencias no proroguen el término de los ofi y solares, leyes 1 y 3, tit. 12 , lib. 4. cios, que son á su provision; y entre las penas, y apercibimiento se ordena á las audiencias, POBRES. No pagan derechos de sello,

у que den por nulos, y de ningun valor , y efecto sus pleitos se despachan con prelaciou; leyes 6, todos los autos proveidos por los que sirvieren tit. 4, y 81 y 82, lit. 15 , lib. 2.-Cuidado en la contra lo referido, y no los ejecuten , ni consien - recepcion de sus testigos, y cuanto á fianza de tan ejecutar para ningun efecto. No se entienda, segunda suplicacion; leyes 22, tit. 23, lib. 2 y 4, ni practique por todo el tiempo, que fucre ncce tit. 13, lib. 5.--No se les detenga por costas y sario, para que el sucesor salga , y llegue á su carcelage, leyes 16 á 18, tit. 6, lib.' 7 de CARgobierno, tome la posesion , y comience á ejer- Celes.-V. en PAPEL SELLADO el artículo de cer su oficio, ó durante este término le sucedie papel de pobres, é informaciones de insolvenciu. re algun impedimento de tiempo, salud, ó enemigos, porque todos los autos, que en el dicho PODERES de ultramarinos ; como han de tiempo sustanciare el que estuviere sirviendo legalizarse, y admitirse; V. instruccion del juzantes de la posesion de su sucesor , serán legiti gado de BIENES DE DIFONTOS (tomo 2, pàg. 59, mos, como cstá determinado por derecho. Y art. 4 y 49, pág. 68, art. 6, y pág. 71).

« AnteriorContinuar »