Imágenes de páginas
PDF
EPUB

diese en rehenes á sus tres hijos Roberto, Carlos y Luis, ultra desto sesenta caballeros de los mas nobles de la Proenza. Graves condiciones eran eslas; pero como al vencedor eran estos concierlos provechosos, así á los vencidos era forzoso aceptallos de cualquiera manera que fuesen, que una vez puestos en libertad confiaban no les faltaria ocasion de mejorar su parlido. Carlos príncipe de Salerno puesto que fué (segun lo asentado) en libertar el año del señor de 1288 desde Aragon pasó a Francia, desde allí á Toscana : apaciguados ende los alborotos de los Gibelinos, en Roma finalmente le declaró por rey de Pulla y de Sicilia el papa Nicolao IV el que al principio deste ano sucedió en lugar de Ionorio. Půsole la corona real en su cabeza con todas las demas insignias y vestiduras reales. Pretendia el pontifice no ser válido el concierto pasado, como hecho sin su licencia , de un reino que de tiempo antiguo era seudatario de la iglesia romana. Esto alteró grandemente el ánimo del rey de Aragon, tanto mas que entendia y le avisaban que el rey don Sancho queria dejar su amistad y avenirse con el rey de Francia á persuasion del sumo pontifice, parecer que aprobaban la reina y don Gonzalo arzobispo de Toledo, aunque muchos grandes juzgaban debia ser preserida la amistad del rey de Aragon así por la vecindad de los reinos como por tener en su poder los hermanos Cerdas.

Destos principios se alteraron algunos, y por la muerte de don Lope de llaro, como luego se contará , sus parientes y amigos se pasaron á Aragon, y fueron causa de nuevas y largas guerras : pretendian y procuraban satisfacerse de sus particulares disgustos con las discordias y males comunes. El rey don Sancho por el mismo caso se vió puesto en necesi – dad de darse priesa á hacer la confederacion con el rey de Francia. Enviaron los dos reyes sus embajadores á Leon de Francia, do los esperaba el cardenal Juan Cauleto enviado por el legado del sumo pontifice para este efecto. Por el rey de Francia vinieron Mornay y Lamberto caballeros principales de su corte; el rey don Sancho envió á don Merino obispo de Astorga. El concierto se hizo desta manera: el rey don Sancho prometia de dar á don Alonso de la Cerda el reino de Murcia á tal que no se intitulase en ninguna manera rey de Castilla, y el reino de Murcia le luviese como moviente y seudatario de Castilla: que si don Alonso muriese sin hijos, sucediese don Hernando su hermano menor: el de Castilla enviase mil caballos en ayuda al rey de Francia , que queria mover guerra á Aragon ; y si fuese necesario, diese paso y entrada segura por sus tierras al ejército francés: item que los hermanos Cerdas luego que alcanzasen libertad con el poder y industria de los dos reyes , se entregasen en poder del rey de Francia.

Este concierto dió mucho disgusto á doña Blanca , madre de los infantes, en tanto grado que dejado su hermano, se fué á Portugal. Como muger varonil pretendia buscar nuevos socorros contra las fuerzas de Castilla, puesto que mas fué el trabajo que en esto tomó, que el fruto que sacó. El rey Dionisio de Portugal , echados los Moros de toda su tierra, gozaba de una tranquila paz, ni le podian convencer a que la alterase en pro de otros y daño suyo. Qué prudencia fuera ponerse en peligro cierto con esperanza incierta , y escurecer la gloria ganada , y alterar la quietud y reposo de su reino con mover las armas fuera de tiempo? Tuvo este rey muy buenas partes, y en especial muy noble generacion de hijos y hijas. De dona Isabel su muger tuvo antes desto una hija llamada doña Isabel, y este año le nació otra que se llamó doña Costanza: de alli á dos años otro hijo que se llamó don Alonso , que fué beredero del reino. De mugeres solteras tuvo estos hijos : á don Alonso de Alburquerque, de quien trae su decendencia una familia deste sobrenombre nobilísima en Portugal, y á don Pedro que fue dado a los estudios de las letras , como da testimonio un libro que compuso de los linajes y de la nobleza de España; y á don Juan y á don Fernando, y ultra destos dos hijas que la una casó con don Juan de la Cerda, y la otra se metió monja.

CAPITULO XII.

De nuevas alteraciones que se levantaron en Castilla. Castilla , á

por lo que tocaba á los Moros, sosegaba a causa de la amistad que tenian con el rey de Granada: con Africa poco antes se asentaron treguas con Juzeph rey de Marruecos. La guerra civil y doméstica tenia a todos puestos en mayor cuidado. Sucedió este daño por la muerte de don Lope de Haro, que le dieron dentro de palacio, y en presencia del mismo rey, si con razon ó sin ella , no se averigua bastantemente. Para que lodo esto mejor se en

tien la, será bien relatar los principios por do se encaminó esta desgracia. Por muerte de don Alvar Nuñez de Lara, que falleció poco despues que tornó en gracia del rey don Sancho, don Lope de Haro su competidor volvió a Castilla y á la corte con esperanza de recobrar la cabida y autoridad que antes tenia, pues era muerto su contrario; pero la naturaleza , que no permile viva alguno sin competidor y sin contraste , en el mismo punto que murió, hizo

que don Juan hermano del difunto subiese al mismo grado de dignidad, y al favor y gracia del principe que su hermano tuvo, con mucho gusto del pueblo y no menor pesar y dolor de don Lope de Haro. Quejábase que con aquellas artes y mañas se le hacia notable agravio, y que todo se encaminaba á disminuir su autoridad y menoscaballa. Era el sentimiento en tanto grado que no temia de dar muestras del al mismo rey, y formar quejas en su presencia.

Como el infante don Juan su yerno con un escuadron de gente corriese la campaña de Salamanca , y con sus ordinarias correrias llegase hasta Ciudad-Rodrigo, y el rey se quejase desto con don Lope de Haro; tuvo atrevimiento de confesar que todo aquello se hacia por su consejo y voluntad, hasta añadir que si el rey iba á Valladolid , su yerno vendria a Cigales, que es un pueblo allí cerca , y era lanto como amenazalle: soltar la rienda á la mala condi – cion y irritar con esto la ira de los reyes cosa es muy perjudicial. Verdad es que por entonces el rey tuvo sufrimiento y disimuló lo mejor que pudo, hasta que se ofreciese ocasion para castigar tan gran locura y desacato. Fué el rey à Valladolid , habló con don Juan su hermano: dióse orden como aquellos alborotos algun tanto sosegasen. Partido de Valladolid , fué primero a Roa , y de alli á Berlanga y á Soria. Despues tomó el camino para Tarazona para verse con el rey de Aragon , y alcanzar del que le entregase los hermanos Cerdas. Estorbóse esta vista de los reyes por las malas mañas de don Lope de Haro, que como tercero iba de una parte á olra , y á cada cual de las partes referia en nombre del otro condiciones para asentar la paz muy pesadas y muy contrarias de lo que los mismos principes pretendian. Todo iba enderezado á derribar por medio de los hermanos Cerdas al rey don Sancho, de quien tenia de todo punto el ánimo enagenado , que fué la causa de no efectuarse cosa alguna, y de volverse el rey á Alfaro, que es una villa de Castilla puesta a los confines de Aragon y de Navarra.

Acudieron el infante don Juan y don Lope de Haro su suegro á hacer reverencia y compañia al rey sin guarda bastante con que se asegurasen. Halláronse presentes don Gonzalo arzobispo de Toledo , y don Juan Alonso obispo de Plasencia , el obispo de Calahorra , el de Osma y el de Tuy: allende destos el dean de Sevilla que era chanciller mayor, y el abad de Valladolid, todos llamados à consejo para tratar de cosas importantes. Llegados don Juan y don Lope á besar al rey la mano, mandoles le volviesen á la hora todos los castillos y plazas que tenian en su poder, y para esto alzasen el juramento á los soldados que tenian de guarnicion , y diesen las contraseñas por do entendiesen por cierto que era tal su voluntad. Fuéles este mandato muy pesado: escusábanse de obedecer, mandólos prender: don Lope de Haro, puesta mano á la espada , y revuelto el manto al brazo, con palabras muy injuriosas', y llamar al rey tirano , fementido, cruel, con todo lo demas que se le vino á la boca y que el furor y rabia le daban: se fué para él con intento de matalle. Locura grande y demasiado atrevimiento, que le acarreó su perdicion: los que estaban presentes, pusieron asimismo mano á sus espadas, y del primer golpe le cortaron la mano derecha y consiguientemente le acabaron. Caballero que fué arriscado y fuerte, mas su arrogancia y poder demasiado, junto con la envidia que muchos le tenian, redujeron a estos términos.

Don Juan su yerno despues que hirió á algunos de los criados del rey, como vió muerto á su suegro, se huyó y acogió al aposento de la reina , que se puso delante para amparalle del rey que venia en su seguimiento con la espada desnuda , y por sus ruegos y lágrimas hizo tanto que le libró de la muerte. Pusiéronle en prisiones para estar a juicio y dar razon deste y de los demas desacalos. Forzosa cosa es pasar muchas cosas en silencio por seguir la brevedad que llevamos; mas quién podria contar por menudo y á la larga todas las tramas que en esto hobo de traicion y deslealtad? quién decir todo lo que pasó en tan grande ruido y alborolo? y encarecer la turbacion y desasosiego de toda la casa real? La suma es que quitadas delante las cabezas, los alborotos se apaciguaron por entonces, y con el ejemplo fresco de aquella culpa , y de aquel castigo , los demás se tuvieron á raya para que luego no se alterasen. Pero como se hobieron un poco sosegado, en secreto, y públicamente en corrillos comenzaron á murmurar deste hecho del rey. Decian que con muestras de amor engañó á tan grandes principes: los parientes y aliados de los dos unos se salian de la corte, otros de que hobo

gran número , se fueron del reino. Por todo esto bien se dejaba entender que se armaba alguna gran tempestad; que fué la causa principal de abreviar la confederacion y liga con el rey de Francia en Leon, como arriba queda dicho.

Doña Juana muger del difunto don Lope de Haro y hija de don Alonso señor de Molina toda cubierta de luto se fué á ver con la reina su hermana en Santo Domingo de la Calzada, donde estaba la corte. Pretendia con esto recoger las reliquias del naufragio de su casa. Hizo tanto, que con sus lágrimas y á ruego de la reina se amansó el rey para que no despojase á su hijo del señorío de Vizcaya , como lo pretendia hacer; y ya por fuerza se habia apoderado de la villa de Haro y del castillo de Treviño. Demas desto con deseo de sosiego y de apaciguallo todo la reina prometió a su hermana que si su hijo, don Diego de Haro, como era forzoso, llevase en paciencia la muerte de su padre , y se pusiese en manos del rey, le haria dar el lugar y autoridad que su padre tenia. Doña Juana como muger inconstante pensó que estas promesas procedian de miedo: asi mudó luego de parecer y trocó la humildad pasada en cólera , tanto que con deseo de vengarse atizaba á su hijo , y le aconsejaba que renunciada la fe y lealtad que al rey tenia prometida, se desnaturalizase, y se pasase á Aragon. Dona Maria muger del infante don Juan que tenian preso, se pasó á Navarra, cerca de la cual estaba. En su compañia se salieron otrosi de Castilla muchos de sus aliados, dado que la mayor parte (como suele acontecer en estas revueltas) dudosos y suspensos se estuvieron en sus casas para tomar consejo conforme al tiempo y como las cosas se rodeasen.

Gaston vizconde de Bearne , sabido lo que pasaba , vino á gran priesa á Aragon en favor de sus deudos, resuelto de poner á cualquier riesgo su persona y estados por los amparar. A instancia de todos estos señores el rey de Aragon puso en libertad á los hermanos Cerdas. Y para hacer mayor pesar al rey don Sancho por el mes de setiembre en Jaca donde hizo traer los infantes, nombró á don Alonso el mayor dellos por rey de Castilla y de Leon , de que resultaron nuevas guerras y grande ocasion para discordias ; y es cosa forzosa que los grandes reinos sean muchas veces combatidos de nuevas y grandes tempestades. Por medio de los Cerdas y con el favor de los Aragoneses se movió guerra á Castilla. El pueblo estaba no mas deseoso

que medroso de cosas nuevas. Los caballeros principales de Castilla no eran de un mismo parecer : los mas prudentes con deseo de sosiego seguian el partido del rey don Sancho, y querian agradalle a él , pues tenia el mando y señorio. El en aquellos dias fué á Victoria, que es en Alava : allí la reina parió un hijo que se llamó don Enrique. La ida se enderezaba asi para verse en Bayona con el rey de Francia, segun que lo tenian determinado por sus embajadores, como para acabar de conquistar los lugares y tierras de Vizcaya y ponelles debajo de su señorjo.

Esta guerra fué mas dificultosa de lo que se pensó, por la aspereza de los lugares, la falta de bastimento, y la condicion de la gente , constante en guardar la fe y lealtad á sus señores. Teníase esperanza por medio del maestre de Calatrava don Ruy Perez Ponce de poder ganar á don Diego de Haro hermano de don Lope , al cual antes deste tiempo el rey hizo capilan de la frontera y al presente le ofrecia mucho mayores honras y premios, hasta dalle intencion que le daria el señorio de Vizcaya ; pero él sin hacer caso de todo esto quiso mas irse desterrado á Aragon. Decia no se debia confiar de quien socolor de amistad maltrató de tal manera á tales principes sus parientes y amigos. Así se partió determinado de favorecer y amparar con su consejo y hacienda y diligencia á su sobrino. Todo parecia estar á punto de romper: los pueblos resonaban con aparatos y pertrechos de guerra, cuando al mismo punto que querian acometer las fronteras de Castilla , falleció de enfermedad don Diego de Haro hijo de don Lope en gran pró y beneficio del rey don Sancho y de sus cosas. Con su muerte se resfriaron las voluntades de los que seguian sù bando; y Vizcaya que hasta entonces hacia resistencia , toda ella vino en poder del rey por el esfuerzo y valor de Diego Lopez de Salcedo , a quien se cometiera todo el peso de aquella conquista , y de quien asi en guerra como en paz se hacia mucho caso.

CAPITULO XIII.

De algunas hablas que tuvieron los reyes. E.

rey don Sancho dado que hobo fin á las cosas de Vizcaya , y que las vistas con el rey de Francia se remitieron para otro tiempo, dejó á su hermano el infante don Juan con buena guarda preso en el alcázar de Burgos, y despues le pasaron á Curiel; y él con el cuidado que

12

TOMO II.

lenia de la guerra de Aragon y de su reino, que de nuevo andaba en balanzas , se partió para Sabugal, que es una villa á la raya de Porlugal. Allí se juntaron él y el rey de Portugal para tratar entre los dos de sus haciendas: hicieron liga contra los Aragoneses y los desterrados de Castilla , que se apercebian para la guerra socolor de poner en posesion à don Alonso de la Cerda, que ya se intitulaba rey de Castilla, en el reino de su abuelo. Apartados los reyes, y vueltos destas vistas , don Sancho recogidas sus fuerzas por todas partes y la gente de guerra que tenia, se fué á encontrar con los Aragoneses á la villa de Almazan. En el mes de abril del año del Señor de 1289 se juntaron los dos campos, mas no sucedió cosa digna de memoria; solo la villa de Moron fué tomada por los Aragoneses por fuerza de armas , y Almazan fué cercado.

De la otra parte el rey don Sancho con una entrada que hizo por las fronteras de Aragon, destruia la campaña , robaba ganados, y ponia á fuego villas y lugares. Don Diego Lopez de Haro de la misma manera con sus correrias talaba todos los campos y términos de Cuenca y Huete, demas de un escuadron de enemigos con quien se encontró, y los venció y puso en huida junto a la villa de Pajaron. En esta refriega murió Rodrigo de Sotomayor capitan de los Castellanos. Las banderas que les tomó , envió don Diego á la ciudad de Tiruel. La estrechura del lugar fué causa deste reves: los Aragoneses peleaban mejorados del lugar, y por todas partes estaban sobre los enemigos. En ninguna parte podian reposar , unos daños sucedian a otros , como si anduvieran en rueda : los que con su daño pagaban las discordias de los principes, eran los inocentes. Verdad es que las mas ciudades y villas tenian la voz de don Sancho unas por miedo, otras, por voluntad. Solo en Badajoz se encendió una revuelta muy grande: estaban aquellos ciudadanos de tiempo antiguo divididos en dos bandos, es á saber los Bejaranos y los Portugaleses. Fueron los Bejaranos despojados de sus haciendas por los contrarios, y forzados á ausentarse de la ciudad. Hicieron recurso al rey para que deshiciese el agravio. Mandolo asi: los dañadores no quisieron obedecer a este mandato. Acudieron los Bejaranos á las armas, y con gente que tenian apercebida , mataron gran número del otro bando, y echaron los que quedaban, de la ciudad.

A este atrevimiento de quererse vengar por sus manos añadieron otro mayor, y fué que como se hobiesen fortificado en lo mas alto de la ciudad, apellidaron por rey á don Alonso de la Cerda. Dió esto grande pesadumbre al rey don Sancho: el daño que resultó á aquella ciudad fué notable. Grande es la furia del pueblo puesto en armas, las fuerzas de los reyes son mayores: vióse por experiencia, que luego que el rey envió su campo sobre ellos, la osadia se les trocó en miedo. Rindiéronse á partido, salvas las vidas. No les guardaron el concierto: todos los Bejaranos sueron pasados á cuchillo en número de cuatro mil entre bombres y mugeres. El mismo trabajo corrió Talavera villa principal en el reino de Toledo: por seguir la voz de don Alonso de la Cerda hasta cuatrocientos de los mas nobles fueron justiciados y descuartizados públicamente a la puerta que desde aquel tiempo comenzó el vulgo á llamalla la puerta de Cuarlos.

[graphic][merged small]

Así lo testifican los de aquel lugar como cosa recebida de mano en mano de sus antepasados, sin que haya autor ni testimonio mas bastante. Lo cierto es que con el castigo destos dos pueblos quedaron avisados los demas para no se demandar; y es así que todo grande ejemplo y hazaña es casi forzoso tenga mezcla de algunos agravios; pero lo que se peca contra los particulares , se recompensa con el provecho y sosiego comun.

El año próximo siguiente de 1290 se trató de nuevo que los reyes de Francia y de Castilla se viesen y hablasen. Acordado esto, llegaron en un mismo dia á Bayona pueblo de la Guiena señalado para esta junta. Lo mas principal que entre los reyes se resolvió , fué que el de Francia alzó la mano de ayudar a los hermanos Cerdas: renunció otrosi el derecho, si alguno lenia, al reino de Castilla como bisnieto de la reina doña Blanca , que no faltaba quien le pusiese en seguir esta demanda ; demas desto se resolvió de hacer por ambas partes la guerra al reino de Aragon. Al mismo tiempo Tolosa , Segura y Villafranca , que se comenzáran á edificar en la parte de Vizcaya en tiempo del rey don Alonso, se acabaron en este por la diligencia del rey don Sancho, de que hay hoy dia públicos instrumentos despachados en esta razon en Victoria y en Valladolid , donde se vino desde Bayona. El rey de Aragon , sabida la confederacion de los dos reyes, y visto que no tenia fuerzas para contrastar con Castilla , Francia

у Italia, mucho se inclinaba a la paz, sin embargo que Carlos rey de Nápoles no cumplia lo que se asentó en el concierto pasado; de que el rey de Ingalaterra por cuya instancia fué puesto en libertad , se sentia muy agraviado que hiciese burla de su fe y palabra.

Acudieron por todas parles al papa á poner en sus manos estas diferencias. Respondió enviaria sus legados, que oidas las partes, con condiciones acordasen todos estos debates. Nombró para esto dos cardenales, es á saber Benito Colona y Gerardo de Parma , para que fuesen á Francia y lo compusiesen todo. En este comedio Carlos rey de Nápoles y el rey de Aragon con seguro que se dieron el uno al otro, se vinieron á hablar en Junquera pueblo de Cataluja. Allí platicaron sobre muchas cosas, y asentaron treguas por algunos meses mientras que los legados tomasen algun buen medio para asentar con firmeza la paz : cosa que á todos venia bien y á que todos se inclinaban, Carlos con esperanza de recobrar el reino de Sicilia, el aragonés porque se alzase el entredicho que tanto duraba en su reino , y por escusar la guerra que de Francia le amenazaba, demas del deseo que le punzaba, apaciguadas estas diferencias, de volver sus armas contra Castilla.

CAPITULO XIV.

Que don Juan de Lara se pasó á Aragon. Dox Juan Nuñez de Lara, personage de gran reputacion, poder y riquezas, comenzaba de nuevo á aficionarse al partido de Aragon así por su poca constancia como por la intencion que le daban de restituille la ciudad de Albarracin: cosa muy ordinaria, que los hombres hacen mas caso de su interés que de lo que es justo y loable. El rey don Sancho por tener entendido seria de grande importancia para lodo su ida ó su quedada , hizo todo lo posible para sosegalle hasta nombralle por general de las fronteras de Aragon y hacelle otros regalos: no aprovechó nada todo esto, mayormente que en Burgos, donde la corte estaba, un page le dió ciertas cartas en que le avisaban mirase por sí que le tenian armada celada. Corrió la fama que fué asi verdad: yo mas creo fué mentira , como lo afirman autores de crédito; que aquellas cartas fueron echadizas por personas que les pesaba que un caballero tan valeroso hobiese vuelto á la gracia del rey, como hombres que tenian mas cuenta con sus intentos particulares que con el bien comun.

Don Juan que de su naturaleza era sospechoso, dió crédito á lo que las cartas decian, y á gran furia salió de la corte, y por el reino de Navarra se pasó á Aragon sin que fuese parte para estorballo la diligencia que el rey puso por medio de la reina, y con jr él mismo en pos dél hasta Valladolid. Sentia mucho su partida por ver que le amenazaba una grave tempeslad, si caballero tan poderoso y de tantos amigos se juntase con los demas foragidos. No era este recelo fuera de propósito; que luego con mucha gente entró por las fronteras de Castilla hasta Cuenca y Alarcon, taló y robó toda la campaña, hizo todo el mal y daño que pudo. Acudieron las gentes del rey don Sancho; pero en un encuentro las desbarató y les tomó muchas banderas, rindió y sujetó la villa de Moya, y con gran número de cautivos y ganados

« AnteriorContinuar »