Search Images Maps Play YouTube News Gmail Drive More »
Sign in
Libros Libros
" Mirad que ese es vuestro enemigo.» Don Pedro, con aquella natural ferocidad que tenia , respondió dos veces: «Yo soy; yo soy. "
Historia general de España - Página 246
por Juan de Mariana - 1848
Vista completa - Acerca de este libro

Historia general de España, Volumen10

Juan de Mariana - 1819
...Francés dixo á D. Enrique señalando con la mano á D. Pedro : Mirad que ese es vuestro enemigo. D. Pedro con aquella natural ferocidad que tenia , respondió dos veces : Yo soy , yo soy. Entónces D. Enrique sacó su daga , y dióle una herida con ella en el rostro: vinieron luego á los...
Vista completa - Acerca de este libro

Discurso preliminar. Introducciones. Naraciones. Descripciones. Pinturas ...

Pablo de Mendíbil - 1819
...Pedro , con aquella natural ferozidad que tenia, respondió dos vezes : yo soy , yo soy. Entónces D. Enrique sacó su daga, y diólc una herida con ella...los brazos , cayeron ambos en el suelo : dicen que D. Enrique debajo , y que coa ayuda de Beltran, que les dió vuelta y le puso encima, le pudo herir...
Vista completa - Acerca de este libro

Historia general de España, Volumen4

Juan de Mariana - 1839
...presentes , entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero francés dixo á Don Enrique sañalandn con la mano á Don Pedro: «Mirad que ese es vuestro...soy, yo soy. «Entonces Don Enrique sacó su daga , y dióle una herida con ella en el rostro : vinieron luego á los brazos , cayeron ambos en el suelo...
Vista completa - Acerca de este libro

Clásicos españoles: colección de trozos de nuestros autores antiguos y ...

Pablo Piferrer y Fábregas - 1846 - 494 páginas
...frances dixo á D. Enrique señalando con la mano á D. Pedro : Mirad que ese es vuestro enemigo. D. Pedro con aquella natural ferocidad que tenia , respondió dos veces : Yo soy , yo soy. Entonces D. Enrique sacó su daga , y dióle una herida con ella en el rostro : Vinieron luego á los brazos,...
Vista completa - Acerca de este libro

Handbuch der spanischen Litteratur: Bd. Die Prosa. 1855

Ludwig Gustav Konstantin Lemcke - 1855
...presentes, entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero francés dijo á Don Enrique, señalando con la mano á Don Pedro: „Mirad que ese es vuestro...soy, yo soy." Entonces Don Enrique sacó su daga, y dióle una herida con ella en el rostro: vinieron luego á los brazos, cayeron ambos en el suelo, dicen...
Vista completa - Acerca de este libro

Handbuch der spanischen Litteratur: Bd. Die Prosa. 1855

Ludwig Gustav Konstantin Lemcke - 1855
...presentes, entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero frances dijo á Don Enrique, señalando con la mano á Don Pedro: ,,Mirad que ese es vuestro...que tenia, respondió dos veces: ,,Yo soy, yo soy." Entónces Don Enrique sacó su daga, y dióle una herida con ella en el rostro : vinieron luego á...
Vista completa - Acerca de este libro

Handbuch der spanischen Litteratur: Bd. Die Prosa. 1855

Ludwig Gustav Konstantin Lemcke - 1855
...presentes, entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero frances dijo á Don Enrique, señalando con la mano á Don Pedro : „Mirad que ese es vuestro...que tenia, respondió dos veces: „Yo soy, yo soy." Entónces Don Enrique sacó su daga, y dióle una herida con ella en el rostro: vinieron luego á los...
Vista completa - Acerca de este libro

Narraciones históricas tomadas de los mejores hablistas castellanos

José González de Tejada - 1866 - 226 páginas
...presentes entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero francés dijo á Don Enrique , señalando con la mano á Don Pedro : «Mirad que ese es vuestro...soy; yo soy.» Entonces Don Enrique sacó su daga y dióle una herida con ella en el rostro. Vinieron luego á los brazos , cayeron ambos en el suelo ;...
Vista completa - Acerca de este libro

Antología de prosistas castellanos

Ramón Menéndez Pidal - 1899 - 271 páginas
...presentes entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero francés dijo á Don Enrique, señalando con la mano á Don Pedro: «mirad que ese es vuestro...enemigo. » Don Pedro con aquella natural ferocidad que tenía, respondió dos veces : « yo soy, yo soy. » Entonces Don Enrique sacó su daga y diole una...
Vista completa - Acerca de este libro




  1. Mi biblioteca
  2. Ayuda
  3. Búsqueda avanzada de libros
  4. Descargar EPUB
  5. Descargar PDF