Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dias y por 14 horas en cada uno; permitiéndose poner tachas á alguno de los testigos nuevos pre. les leerlo todo original por sí mismos, y sacar sentados en el plenario por la contraria , lo hará las copias ó apuntes que crean conducentes, dentro del preciso término de los tres dias siaunque sin dejarse de tomar todas las precau- guientes á aquel en que el testigo hubiere presciones oportunas para evitar ahusos.

tado su declaracion : y para probarlas si estuSesta. Por medio de otrosies en los escritos viere ya fenecido el término probatorio, ó no de acusacion y defensa deberá necesariamente bastare lo que reste de él, se ampliará ó señalacada parte articular toda la prueba que le convirá de nuevo cual fuere suficiente, con tal que en niere , ó renunciar á ella; espresando en uno y pingun caso pueda exceder de la mitad del conotro caso si se conforma ó no con todas las de cedido para la prueba principal. La de tachas claraciones de los testigos examinados en el su se hará con igual citacion de las partes, y con igual mario, ó con cuales de ellas está conforme si no comunidad del término respectivo. lo estuviere con algunas.

Décima. Pasado el término probatorio, y acreSétima. Si partes de consuno renuncia- ditado asi por nota del escribano , mandará el ren la prueba y se conformaren con todas las juez que se unan á la causa las pruebas practicadeclaraciones del sumario, habrá el juez por das, y que todo se entregue á las partes por su conclusa desde luego la causa , y dichas decla- orden, y por un término que no pase de cinco raciones, aunque no ratificadas, harán plena fé dias à cada una para que aleguen en vista de lo en aquel juicio. Pero si alguna de las partes ar probado; debiendo tenerse por conclusa la cauticulare prueba, ó espusiesc que no se confor sa al presentarse el último alegato, ó la renunma con todas las declaraciones del sumario, ó cia de él, ó en su defecto al espirar el último con algunas o alguna de ellas, el juez recibirá in término asignado. mediatamente la causa á prueba por un término Undécima. Cumplidos que sean los términos comun y proporcionado que no pase de 10 dias, que aquí se señalan, el escribano , sin necesidad el cual á peticion de cualquiera de las partes si de que se acuse la rebeldía, ni de especial propara ello espusiere en autos algun justo motivo, videncia del juez, tendrá obligacion de recojer podrá ser prorogado hasta veinte dias, cuando la causa y de darle el debido curso , poniéndolo unas y otras pruebas se hubieren de hacer den en conocimiento del juez. tro del partido; hasta cuarenta si se hubieren de Duodécima. Dentro de los tres dias de co ejecutar fuera del partido, pero dentro de la pro- clusa la causa, si el juez hallare en ella defectos vincia; y hasta 60, si hubiere que practicarlas en sustanciales que subsanar, ó faltaren algunas diprovincia diferente dentro de la península. Siligencias precisas para el cabal conocimiento de fuere necesario hacer prueba en alguna de las is. la verdad, acordará que para determinar mejor las adyacentes, o de las provincias de ultramar, se practiquen sin pérdida de momento todas las el juez fijará para ello el término que estimare que fueren indispensables, bajo su responsabipreciso segun las distancias, con tal que nunca dad en el caso de dar con esto márgen á innepase de seis meses.

cesarias dilaciones. Si no hubiere que practicar Octava. La ratificacion de aquellos testigos ninguna diligencia nueva , mandará citar á las con cuyas declaraciones no se conforme alguna partes para sentencia definitiva, y serán citadas de las partes, y las demas pruebas que por estas inmediatamente. se articulen, se ejecutarán dentro del término Décimalercia. Los jueces tendrán en lo criprobatorio, con citacion de todos los interesa minal el perentorio término de tres dias para dos; los cuales podrán asistir por si o por medio dar sus providencias interlocutorias; y para prode persona que diputen, al cotejo ó compulsa de nunciar sentencia definitiva, el de ocho que podocumentos , y al exámen o ratificacion de los drán estenderse á doce dias si la causa pasare testigos, y hacer á estos con la debida modera- de 500 hojas, contados desde el siguiente inclucion y regularidad las preguntas que estimen, sive al del auto en que se hubiere niandado citar debiendo contestar á ellas el repreguntado, á á las partes. menos que el juez po las declare impertinentes Décimacuarta. La sentencia definitiva será ó impropias.

notificada á estas inmediatamente, y apelen ó nó, Novonu. Si alguna de las partes tuviere que se remitirán desde luego los autos originales á

COD

[ocr errors]

la audiencia del territorio con prévia citacion y obtengan sus empleos por determinado tiempo, emplazamiento de las mismas, siempre que la no cesarán en ellos por sola la espiracion de escausa fuere sobre delito á que por la ley esté se te, y podrán continuar sirviéndolos sin necesiñalada pena corporal. Si la causa fuere sobre de dad de próroga espresa, hasta que S. M. resollito liviano á que por la ley no se imponga pena

viere otra cosa. de esta clase , solo se remitirá a la audiencia con igual formalidad cuando alguna de las partes in CAPITULO CUARTO. -De las audiencias. terponga apelacion dentro de los dos dias siguientes al de la notificacion de la sentencia; la

56. Todo lo que en este reglamento se prescual causará ejecutoria, y será llevada desde cribe respecto a las audiencias, es estensivo y luego á debido efecto por el juez, si no se apc

debe entenderse como igualmente aplicable al lare en dicho término.

consejo real de Navarra. Décimaquinta. En toda causa criminal so 57. Todas las audiencias son iguales en laculbre delito que por pertenecer a la clase de pú tades, é independientes unas de otras. Todas blico puede perseguirse de oficio, sera parte el tendran en aquellas instancias que les correspon. promotor fiscal del juzgado, aunque haya acusa dan, igual conocimiento respecto a las causas cidor ó querellante particular. En las que versen viles y criminales de su territorio perteneciensobre delito privado, no se le oirá sino cuando tes al fuero ordinario: y de igual modo se terde algun modo interesen á la causa pública , minarán todas estas dentro de la demarcacion la defensa de la real jurisdiccion ordinaria. de cada audiencia, salvo los recursos extraor

52. Respecto a todos aquellos actos en que las dinarios, y los demas negocios reservados al causas civiles ó criminales tienen señalado un supremo Tribunal de España é lodias. término fatal ó perentorio, será obligacion de Todas continuarán teniendo el tratamiento los escribanos anotar sin derechos el dia, y aun que hasta ahora, y espidiendo sus provisiones la hora cuando lo requiera el caso, en que se les y despachos en nombre de S. M.; y ninguna presenten los escritos de las partes, y en que audiencia será presidida en adelante sino por ellos den cuenta al juez ; en que se entreguen y su regente respectivo. - (V. AUDIENCIAS DE devuelvan ó recojan los procesos: y en que cs ULTRAMAR.) los se pasen al juez cuando tenga que examinar 58. Las facultades de las audiencias respecto los: para que con ello, si hubiere dilaciones, se á los negocios que ocurran en lo succsivo, y pueda venir en conocimiento de quienes son los salvas las atribuciones especiales de la cámara responsables.

de comptos en Navarra, serán solaneote:

Primera. Conocer en segunda instancia, y dos á remitir a la audiencia de su territorio las tambien en tercera cuando lo admita la ley. de listas, informes y noticias que respecto a las cau las causas civiles y criminales que los jueces de sas civiles y criminales senecidas, y el estado de primera instancia de su distrito les remitan en las pendientes, les pidiere para promover la ad- apelacion ó en consulta con arreglo a las dispo ministracion de justicia.

siciones 4.a y 14.* del artículo 51. 54. Los jueces letrados de primera instancia Segunda. Conocer en primera y segunda ins: seráp sustituidos en caso de muerte, enferme tancia de las causas que se formen contra juedad ó ausencia por el alcalde del pueblo en que ces inferiores de su territorio por culpas ó deresidan, y á falta de alcalde por el teniente de litos relativos al ejercicio del ministerio judicial; alcalde mas antiguo ó primero en orden; y si comprendiéndose en esta disposicion los provialguno de estos fuere letrado, será preferido a sores , vicarios generales y demas jueces infelos demas, y aun al alcalde lego. En ultramar, riores eclesiasticos, cuando por tales delitos si el juez muriese ó se imposibilite sin esperanza hubiere de juzgarlos la jurisdiccion real. de pronto restablecimiento, la autoridad superior Tercera. Conocer de los recursos de nulidad gubernativa nombrará interinamente á propues. que con arreglo á los arliculos 41 y 42 se interta de la audiencia un letrado que le reemplace, pongan de sentencias dadas por los jueces de y dará cuenta al gobierno.

primera instancia del territorio en los casos á 55. Los sobredichos jueces letrados, aunque que se refieren aquellas disposicioues.

3. Todos los jueces inferiores estan obliga-1 42

ordinarios de su territorio. En ultramar se di- die

Cuarta. Conocer de los recursos de fuerza da en el artículo precedente, podrá cada auy de proteccion que se introduzcan de los tribu diencia pedir y exigir á los jueces inferiores nales, prelados ú otras cualesquier autoridades ordinarios de su territorio las listas, informes y eclesiásticas de su territorio. Fuera de la corte noticias que estime respecto a las causas civiles podrán tambien conocer de estos recursos aun ó criminales fenecidas; y cuando haya justo mo con respecto á regulares existentes en el terri tivo, censurarlos, reprenderlos, apercibirlos, torio de la audiencia, cuando se recurra en multarlos, y aun formarles causa , de oficio ó á queja de superior residente en el mismo; pero instancia de parte, por los retrasos, descuidos si el superior residiere fuera del territorio de y abusos graves que notare. la audiencia , se limitará esta al mero objeto de

Pero deberá oirlos en justicia, siempre que protejer la persona del recurrente siempre que reclamen contra cualquiera correccion que les haya opresion , y reservará al supremo tribu imponga sin formarles causa; y fuera de aquenal de España é Indias el conocimiento del re llas facultades legitimas que las audiencias tiecurso en su fondo.

nen en los casos de apelacion, competencia y Quinta. Dirimir las competencias de juris recurso de fuerza de proteccion ó nulidad, no diccion que se susciten entre jueces inferiores podrán de manera alguna avocar causa pen

diente ante juez inferior en primera instancia, rimirào tambien por cada audiencia las que en ni entremeterse en el fondo de ellas cuando prosu territorio ocurran entre jueces inferiores muevan 'su curso, ó se informen de su estado, ordinarios, y juzgados ó tribunales privativos ni pedirsela ayn ud effectum videndi, ni retener ó privilegiados.-(V. COMPETENCIAS). su conocimiento en dicha instancia cuando haya

Sesta. Hacer en su territorio el recibimiento apelacion de auto interlocutorio, ni embarazar de abogados, previas las formalidades prescri- de otro modo á dichos jueces en el ejercicio de tas por las leyes. Y los abogados que asi se re la jurisdiccion que les compete de lleno en la ciban, ó que estén recibidos hasta el dia , po instancia espresada. drán ejercer su profesion en cualquiera pueblo 60. Las audiencias no podrán tampoco tomar de la Monarquía, presentando el titulo, con conocimiento alguno sobre los negocios gubercalidad de que donde hubiere colegio se incor pativos ó económicos de sus provincias. poren en él.

61. Las audiencias de Madrid , Aragon, CaSéptima. Examinar, con órden del gobier- taluña, Galicia, Granada, Sevilla, Valencia y no, á los que en su distrito pretendan ser escri Valladolid , que son las que tienen mayor númebanos públicos, previos los requisitos estableci ro de ministros, se distribuirán cada una en dos ó que se establezcan por las leyes: debiendo tres salas ordinarias, las dos para lo civil y la los examinados acudir á S. M. con el documen olra para lo criminal. to de la aprobacion para obtener el correspon

Las audiencias de Albacete, Asturias, Burgos, diente titulo.

Canarias, Estremadura , Filipinas y Mallorca y Octava. Ejercer en su caso la facultad espre. el consejo real de Navarra, se distribuirán en sada al final del art. 38.

dos salas ordivarias, una civil y otra criminal, Novena. Promover cada una en su territo á cuyo fin se aumentará por ahora un minisrio la administracion de justicia, y velar muy

tro en la audiencia de Asturias, rebajándolo de cuidadosamente sobre ella : para lo cnal ejerce. los cuatro que las cortes han permitido añadir á rán sobre los respectivos jueces inferiores la su la de Canarias. perior inspeccion que es consiguiente.

Las audiencias de Cuba y Puerto-Rico conDécima. Ejercer en ultramar las demas atri tinuarán con uña sola sala bajo las mismas rebuciones y facultades, que les estén asignadas glas que en el dia, 'hasta nueva providenpor las leyes vigentes en aquellos dominios. cia.

Respecto á los negocios de que en la actuali Las respectivas salas ordinarias de las audiendad estuvieren conociendo las audiencias no cias se formarán cada año alternando en ellas comprendidos en las precedentes facultades, se Jos ministrus por el orden de su antigüedad, de estará á lo prescrito en el artículo 37.

manera que los mas aptiguos sean los decanos 59. En virtud de la novena facultad conteni de cada sala ; y los ministros que en un año han

15 TOM. VI.

compuesto una de ellas , pasarán en el otro á la 66. En los juicios sumarisimos de posesion, siguiente en órden.

en los cuales debe ser siempre ejecutiva la sen62. Sin embargo, en las audiencias de tres y tencia de primera instancia, sin embargo de de dos salas ordinarias se formarán eventual- apelacion, no habrá lugar á súplica de la senmente otra ú otras dos estraordinarias, segun tencia de vista , confirme ó revoque la del juez lo que permita el número de ministros, para inferior. En los plenarios se podrá suplicar en auxiliar a las ordinarias en el despacho de su el solo caso de que la sentencia de vista no sea respectiva asignacion cuando estas se hallaren enteramente conforme a la de primera instancia, recargadas.

y la entidad del negocio exceda de quinientos Los regentes harán que se formen dichas sa duros en la Peníusula é islas adyacentes, y de las extraordinarias siempre que convenga, des mil en ultramar. tinando a ellas los ministros mas modernos de 67. En los pleitos sobre propiedad, cuya cuau. las ordinarias en el número que basten.

tia no pase de 250 duros en la Peninsula é islas 63. Las audiencias, concurriendo el regente adyacentes, y de 500 en Ultramar, no habrá lo mismo que los ministros, deberán reunirse tampoco lugar á súplica de la sentencia de vista, todos los dias no feriados, al tiempo que se la cual causará ejecutoria , sea que confirme o acostumbra y por espacio de tres horas a lo me que revoque la primera. nos; pero las salas que tengan ocgocios crimi Tambien se causará ejecutoria , y no habrá nales que despachar , se reunirán ademas á ho lugar á súplica , cuando la sentencia de vista sea ras extraordinarias , y aun en dias feriados pa enteramente conforme a la de primera instanra el despacho de todo lo que la urgencia re cia en pleito sobre propiedad, cuya cuantia no quiera.

esceda de 1.000 duros en la Peniosula é islas aú. Primero, ea tribuoal pleno se dará cuenta de yacentes, y de 2.000 en ultramar. las órdenes y oficios que se le comuniquen en Pero en todos los casos de este artículo debecuerpo , y se tratará de los negocios que exijan rá admitirse la súplica, cuando el que la interel acuerdo de todos los ministros, y asi hecho ponga presente nuevos documentos , jurando se separarán las salas.

que los encontró nuevamente, y que antes 110 64. El regente podrá asistir a la sala que le los tuvo ni supo de ellos, aunque hizo las diligenparezca, sea ordinaria ó extraordinaria; y en cias oportunas. aquellas á que él no asista, presidirá el minis 68. Lo que en los dos precedentes articulos tro mas antiguo. El que presida cada sala hará se dispone acerca de que causen cjccutoria las guardar eu ella el orden debido, y será el úvi sentencias a que se refieren, es y debe entenco que lleve la palabra en estrados; y si al- derse sin perjuicio de lo que la ley establezca gun ministro dudare de algun hecho, podrá en cuanto a los recursos de nulidad indicados por medio del presidente preguntar lo que se le por real decreto de 24 de marzo de 1834; y sin ofrezca.

perjuicio tambien de los recursos de injusticia 65. En la sustanciacion de las segundas y ter notoria y grado de segunda suplicacion, los ceras instancias respecto á negocios civiles, las cuales continuarán teniendo lugar en sus resaudiencias guardarán y harán guardar con toda pectivos casos con arreglo á lo que está presexactitud los tramites, términos y demas dispo-crito por las leyes, hasta que ellas ordenen otra siciones de las leyes, cualesquiera que sean las prácticas introducidas en contrario, cuidando 69. La sustanciacion de los recursos de nulide que las partes reduzcan sus alegatos y escri dad que de sentencia de jucz de primera instanlos a lo que deben ser estos en aúmero y cali cia se hubieren interpuesto conforme a los ardad, y cerrando la puerta à nuevas probanzas ticulos 41 y 42, deberá reducirse á la entrega cuando sean inútiles o improcedentes , y á loda de los autos a las partes por su orden, y a cada dilacion maliciosa ó indebida. (1)

una por un término que no pasc de nueve dias,

cosa.

[ocr errors]

(1) En real orden de 26 de agosto de 1841 se declara, que una vez interpuesta la súplica de un auto, la misma sala del fallo la admita o desestime , y en el primer caso remita los autos á la sala que ha de sustauciar y determinar la 3.a instancia, con arreglo á las leyes vigeotes y á la practica observada.

para solo el objeto de que se instruyan los de- , audiencias pueden conocer en primera instanfensores á fic de hablar en estrados; y pasado cia, á saber, las que ocurran contra jueces inel último término, sin necesidad de otra cosa, feriores de su territorio, con relacion al ejerse llamará el negocio con citacion de los intc- cicio del ministerio judicial, estan aulorizados resados para fallar lo que corresponda. De lo dichos tribunales para proceder, no solo á insque se fallare, no habrá lugar á súplica. (1) tancia de parte ó por interpelacion fiscal, sino

70. En negocios civiles no se oirá al fiscal, tambien de oficio, cuando de cualquier modo sino cuando interesen á la causa pública ó a la dieren algun justo motivo para ello; y en el pro: defensa de la real jurisdicion ordinaria ; y res cedimiento y determinacion deberán observar pecto a los criminales, se estará á lo prescrito respectivamente lo que á los jueces de primera en la regla 15 del art. 51.

instancia prescribe el art. 51, y ademas las dis71. En las causas criminales que conforme á posiciones siguientes: la regla 4.* de dicho articulo 51 vengan a las Primera : que si la causa empezare por acilaudiencias en consulta de sobreseimiento acor sacion, ó por quereila de persona particular, no dado en sumario, se oirá al fiscal cuando corres. se deberá nunca admitir la querella ó la acusaponda in voce ó por escrito, y sio mas trámites cion sin que la acompañe la correspondiente ni necesidad de vista formal, se dará desde lue fianza de calumnia , y de que el acusador ó que: go la determinacion que sea del caso, de la cual rellante no desamparará su accion hasta que no habrá lugar á súplica.

recaiga sentencia que cause ejecutoria. La can72. En las demas causas criminales que ven tidad de dicha fanza será determinada por el gan en apelacion de juzgado inferior, ó en con tribunal segun la mayor o menor entidad y consulta de sentencia definitiva pronunciada por él secuercia del asunto. sobre delito de pena corporal, la audiencia pa Segunda : Que aunque comience la causa de ra determinar en vista ó en revista oirá al fiscal la manera sobredicha , siempre deberá ser paren su caso, y tambien á las demas partes, si se te en ella el fiscal de la audiencia. presentaren, concediéndoles un término que no Tercera: Que esta no podrá suspender al juez pase de nueve dias á cada uno, con las circuns- procesado sino cuando procediéndose sobre detancias que añade la regla 5.* del citado art. 51. lito, á que por la ley esté señalada pena de pri

Si pasado el término del emplazamiento he- vacion de empleo, ú otra mayor, estime nececho en el juzgado inferior no se hubiere pre sario suspenderle despues de formalmente adseplado alguna de las partes, cuando el fiscal demitida la acusacion ó la querella, ó de resultar su dictámen, se le conferirá traslado de este, méritos bastantes, si el procedimiento fuere de mandando emplazarla de nuevo por el término oficio. Pero podrá hacerle comparecer persoabsolutamente necesario, segun la distancia; y nalmente ante si siempre que considere requesi tampoco asi se presentare personalmente, ó rirlo el caso , y aun ponerlo en arresto cuando por medio de apoderado, se habrá por conclu-lo exija la gravedad del delito sobre que se pro. sa la causa , trascurrido que sea dicho término,

ceda. é inmediatamente se procederá a la vista, ha Cuarta : Que las actuaciones de instruccion ciéndose en estrados las citaciones y notificacio. en el sumario, y las que requiera el plenario nes por lo respectivo á aquella parte.

deberán encargarse al ministro mas antiguo de En estas causas no habrá lugar á súplica, sino la sala respectiva despues del que la presidiere: cuando la sentencia de vista no sea conforme de y las diligercias que hubiere que practicar fuetoda conformidad a la de primera instancia. ra de la residencia del tribunal, y que no pu

73. En aquellas causas criminales de que las diere evacuar por si dicho ministro, se come

[ocr errors]

(1) Por real decreto de 8 de octubre de 1835 se manda agregar por artículos adicionales de este reglamento: primero, que en las apelaciones de autos interlocutorios , y en las de definitivos sobre negocios de menor cuantía se observe lo establecido en el articulo 69; y segundo , que para que se cumpla mejor lo dispuesto en la segunda parte del articolo 100, los negocios, así civiles como criminales , se repartan igualmente entre los dos fiscales, aunque baya sido nombrado uno para lo civil, y otro para lo criminal.

« AnteriorContinuar »