Imágenes de páginas
PDF
EPUB

prenta real.

citar a la sedicion ó conmocion popular, podrán 1844 prohibiendo el uso de comisiones á los suspender la circulacion de aquel número bajo magistrados de la audiencia de la Habana , á su propia responsabilidad ; pero deberán remi- escepcion de la de censura de imprentas, que tir dos ejemplares de él por el primer correo se desempeñaria gratis por los dos fiscales, real ministerio de lo interior, esponiendo los mo clamada que fué, se derogó en todas sus partes tivos de su providencia para la resolucion que por la de 28 de marzo de 1845. S. M. se digne adoptar. El gobernador civil de la capital del reino lo

INTRODUCCION DE LIBROS É IMPRESOS. ejecutará en el mismo acto de tomar aquella determinacion.

Encargo al gobernador de la Habana , para Art. 25. El impresor ó librero que vendiese

que se cumplan las leyes 2 y 5, tit. 24. lib. 1. ejemplares de un número prohibido, pagará por cada ejemplar el importe de 500 al precio de En vista de sus cartas al ministerio de la goventa.

bernacion de ultramar con el motivo de la inArt. 26. Los sueldos de los censores asi de troduccion en la isla de folletos impresos en la Madrid como de las provincias se satisfarán por Peninsula, que estimaba perjudiciales, se le dimitad, hasta la aprobacion del presupuesto pa ce de real órden fecha 27 de octubre de 1837, ra gastos de imprenta, de los productos del que enterada S. M. «y atendiendo a que V. E. Diario de la administracion y de los de la im como autoridad superior de la isla , es el encar

gado por las leyes para poner remedio, cuando Art. 27. El producto de las multas estableci los cnemigos de la tranquilidad pública llegan á das en este reglamento se aplicará por los go propasarse, intentando ó realizando la introducbernadores civiles de cada provincia al socorro cion de sus escritos desorganizadores, me man. de los establecimientos de beneficencia mas ne da S. M. diga á V. E. que en las leyes de Indias cesitados de ella, llevando la debida cuenta y tiene el medio de poder reprimir las demasias razon, y dando aviso mensualmente de su io. de los criminales, para lo cual debe tener pregreso é inversion al ministerio de lo interior. sente, que por las leyes 2.4 y 5.·, tit. 24, lib. 1.o

Art. 28. Los periódicos que se publican en se dispone, que los impresos no puedan pasarse la actualidad con la correspondiente real licen: á esos dominios sin la competente licencia y cia, continuarán publicándose con sujecion á lo aprobacion , y sin que se pongan específicamenprevenido en este reglamento. Los gobernado

te en los registros: y ya que no existe el conseres civiles concederán á los actuales editores el jo de Indias , á quien por la misma ley correstérmino de un mies para la presentacion de la pondian aquellas atribuciones, á V. E. toca fianza prevenida en el art. 4.', pasado el eual sin arreglándose al espíritu de ella, no permitir sin haberla presentado, cesará la publicacion del su licencia y aprobacion, que se introduzca'liperiódico. »

bro, folleto ó impreso que trate de materia de

Indias, asi como por la segunda ley de las dos Dotados los censores de imprenta de la Ha referidas tiene V. E. en su mano impedir la inbana con 2.000 pesos , por real orden de 25 de troduccion de los que no convengan por cualjunio de 1835 se suplen de cajas reales á rein- quiera de los puertos de esa isla ; pues si fuera tegrarse de propios ( tom. 2.°, pág. 182). – posible hacer, que eu la Penipsula donde hay liSu establecimiento se ratifica por la real órdenbertad de imprenta, no se imprimiesen escritos de 29 de diciembre de 1841, que mandó no ha- dirigidos á perturbar la paz de esos habitantes, cer novedad en el actual sistema de censores de aunque estuviese prohibido, nada se podria ade. la confianza del capitan general, sin que fuese lantar, porque las impresiones serian hechas cargo esclusivo de los fiscales de la audiencia, en el extrangero: que tambien debe V. E. tener pero tampoco incompatible con el oficio de es- | presente el real decreto de 4 de enero de 1834 tos, siempre que el gefe tuviese por convenien- vigente en esos dominios, que trata de la imte nombrarles para el desempeño de la censura. prenta , y en él se determina cuanto es necesaEn cuyo conceplo, habiéndose espedido por gra- rio, para impedir que en esa isla se imprima lo cia y justicia una órden en 4 de setiembre de que no convenga , y para precaver la introduc

de

cion de los escritos que carezcan de la prévia, tanto nacionales como extrangeros, en que se licencia, y por lo tanto el recuerdo oportuno encuentre este género de ilícito comercio, code los artículos 7.", 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, mo los armadores y propietarios de los libros, 35 y 48 de dicho real decreto por medio de un serán responsables à la autoridad de este abuso; bando ú orden de buen gobierno que publique y se impondrá irremisiblemente, tanto al que V. E.puede remediar tambien el daño; y final hace esta perviciosa especulacion, como al camente si aun esto no fuere bastante, por lo fácil pitan del buque que lo conduce, el triple del que es la introduccion de cualquier papel sub valor de los libros, si no valieren menos de 200 versivo, ya dentro de un pliego ó ya de otro pesos, que será el minimum de dicha multa, modo, S. M. se persuade, que aprehendido que la cual no podran eximirse, ni los capitanes, ni sea el escrito, y sujetándose al tenedor de él, los dueños, sino en el solo caso de probar que al juicio y fallo de los tribunales, es muy pro han sido ellos los denunciadores del contrabable se retraigan los demas que quisiesen te bando. ner tales escritos. » – Y con referencia a esta 3.° Estas multas se distribuiran por terceras órden, indicada tambien por la de 18 de agosto partes entre el denunciante, los ministros aprede 1838, se renueva estrechamente el propio hensores y el fisco, debiendo hacerse la distriencargo al capitan general por la de 24 de juliobucion en el acto mismo de realizarse el cobro, de 1844 à consecuencia de unos impresos de sin otra diligencia nitrámile alguno. New York ofensivos y denigrantes, no debién 4.° En el caso de reincidencia se duplicará la dose permitir la circulacion de los que puedan pena , y se procederá criminalınente de oficio turbar el orden y sosiego público,

contra los capitanes y dueños de este criminali

simo é inmoral género de contrabando. Libros licenciosos, impios y obscenos.- Para 5.° El que estre otras cajas de vino , barriles impedir su introduccion se comunicaron a los

ó fardos que contengan cualquiera otras merca: dos gefes superiores de la Habana las reales órderias, introdujere é intentare introducir los denes de 11 de noviembre y 20 de diciembre libros prohibidos de cualquiera de las clases esde 1824, y 18 de julio de 25 para la adopcion de presadas, ó láminas, grabados ó pinturas deslas providencias conducentes, y en su virtud honestas y provocativas, no solamente quedará acordaron en 10 de abril de 1826.

incurso en las penas que establecen los artículos «1. Estando prohibidos todos los libros en anteriores, sino tambien en la de comiso y con que se impugne nuestra santa religion, las re fiscacion de las dem:is cajas, barriles ó fardos galias, derechos ó prerogativas del soberano, iguales con que se hayan intentado confundir ó ó que de cualquier modo exciten o defiendan la introducir los espresados libros, estampas, grarebelion de los vasallos o de los pueblos, y los bados ó láminas. licenciosos y obscenos, y estampas y láminas 6.° En el preciso término de 10 dias, desde deshonestas; y debiendo precaverse é impedir la publicacion de este reglamento, deberán los se por todos medios su introducion y venta , se libreros y demas personas que en sus casas conrecojeran y harán quemar todos los de esta cla serviren tales libros , grabados ó pinturas, bien se, que se introdujeren, o intentaren introducir sea con objeto de espenderlos ó de tener ese en cualquiera de los buques que entran diaria abominable recreo, entregarlos en la secretaria mente en este puerto; encargandose en este de este gobierno y capitanía general, sio que punto la mayor vigilancia á todas las autorida

por este solo hecho se tome ningun procedides, empleados y dependientes de este gobierno miento, ni se haga indagacion alguna contra las y de la superintendencia, y principalmente a personas que verifiquen dichas entregas; con las partidas del resguardo que van al reconoci-apercibimiento de que si no lo realizaren en el miento de los buques que entran, y a los guar términu prefijado, serán comprendidas en las das que se dejan de custodia micntras se conclu mismas penas que van señaladas, ademas de las

la descarga ; en concepto de que no hallará ordinarias , que se ejecutarán irremisiblemeute. indulgencia ni aun aquel que por descuido deja 7.° Los libreros y demas que tengan libros, se de cumplir en esta parte con sus deberes. grabados y pinturas de venta , entregarán en la

2.° Asi los capitanes y dueños de los buques, secretaria de este gobierno y capitania general,

ye

dentro del mismo preciso término , una noticia te de anuncios en castellano impresos en Francircunstanciada de todos los que tuvieren ; y en cia, reencarga el cumplimiento de la de agosto el caso de no verificarlo, se les exigirán 100 de 34, entendiéndose prohibidas las impresiones pesos de multa , y se les confiscarán los libros en castellano de toda clase hechas en el extranretenidos ilegalmente y contra el tenor de los gero, sean de la naturaleza que fueren, escepto precedentes articulos.

las terminantemente alli marcadas. 8.° Así las autoridades civiles, empleados, ca Los aranceles peninsulares de 1841 señalan a pitanes de partido y demas subalternos de este los libros impresos en idioma extrangero el vagobierno, como los empleados de las aduanas y lor por arroba de 140 rs. en papel ó en rama, y resguardos y demas dependientes de la supe de 160 encuadernados a la rústica precisamenrintendencia , serán responsables de cualquiera te, para la deduccion del derecho de un 15 por falta de vigilancia y cuidado en esta parte: y si

100 en bandera nacional con un tercio de ause justificare legalmente que ha habido intro mento en la extrangera; y un tercio por derecho duccion de esta clase , se procederá contra ellos de consumo. Y por nota se advierte : 1.° Que quedando sujetos a las penas ordinarias y á la siendo del uso y pertenencia de persona no deprivacion de empleo, que se ejecutará indefec dicada á este comercio, se le admitirian siemtiblemente si hubiere tolerancia ó connivencia; y pre que no introduzca en su cajon , balto ó bulasi como se tendrá por un servicio el que hicie- tos, mas que un ejemplar de cada obra, pagando ren no permitiendo, que de ninguna manera se la mitad del derecho establecido; y los en pasta eluda el cumplimiento de estos artículos, no ha con el recargo de un tercio mas de este derellarán indulgencia, como S. M. lo tiene pre cho. 2.° Que en este mismo caso siendo el ejemvenido, cuando faltaren á su deber, aunque plar que se introduce para el uso particular, imsolo haya sido por omision. Habana y abril 10 preso en España, sea libre de derechos; y sien. de 1826.»

do obra impresa en español fuera de España,

pague el derecho doble del arancel, con el reLa real orden de 27 de febrero de 1830 por cargo de un tercio si estuviese en pasta. Y 3.° gracia y justicia prohibe la entrada de obras que la introduccion no se permite , sino cuando que traten de religion, y hayan sido impresas

las materias de que traten los libros, no se opon. en reinos extrangeros en cualquier idioma.-Y gan á las leyes vigentes. por hacienda, la de 28 de agosto de 1834 declaru:«Lo primero: por ahora y hasta la publicacion de los aranceles pueden introducirse en LIBROS REALES de cuenta y razon. TiEspaña libros impresos en cualquier idioma ex tulo 7, del lib. 8.° trangero, nuevos ó usados, en papel à la rústitica, encuaderoados ó en pasta para uso particular, y solo un ejemplar de cada obra, pagando la mitad de los derechos de arancel, con esclusion de otro alguno, y quedando libres, cuando

LEY PBIMERA. por su estado ó deterioro se conozca, que efec

De 15 de julio de 1620 y 1680. - Que en todas tivamente son muy usados. Segundo: se permite

las cajas haya libro de la razon general de hatambien la entrada para uso particular, y solo

cienda real. un ejemplar, de obras impresas en idioma espa:

entendiéndose con libertad absoluta de de Ordenamos y mandamos, que en todas nuesrechos, si están impresas en España, y con el tras cajas reales de las Indias, islas y Tierraderecho señalado a las permitidas, si lo están Firme haya un libro de la razon general de nuesen pais extrangero. Y lo tercero: la introduc tra real hacienda, encuadernado y rubricado cion de todos los libros debe ser siempre que como está dispuesto, donde se asienten todos los las materias de que traten no se opongan á las géneros que de ella nos pertenecieren: y á nuesleyes vigentes.» – Y la de 9 de novicmbre de tros oficiales reales á cuyo cargo estuviere la 1838 mandando quemar á la presencia del inte caja, que asi lo cumplan, con apercibimiento de resado y gefes de aduana de Barcelona un paque. que si tuvieren alguna omision ó negligencia,

DB LOS LIBROS REALKS.

ñol;

se procederá á la demostracion que convenga. V. ley. 1. tit. 6.

ó justicia mayor y oficiales reales, y todos han de rubricar las hojas, haciendo abecedario para nayor facilidad del despacho.

LBY II.

LBY V.

De 1572 y 79. - Que en la caja haya libro co

mun de lo que entrare y saliere. En cada una de nuestras cajas reales haya siempre un libro grande encuadernado y rubricado como el antecedente, con su abecedario, intitulado: Libro comun del cargo universal de hacienda real, en el cual se han de hacer cargo nuestros oficiales , con dia, mes y año , de todas las partidas de hacienda que en cualquier forma háyamos de haber y nos pertenecieren, asentando cada cosa y miembro de renta , con sepa. racion por menor, y declarando especificamente en cada partida la cantidad por maravedis, género ó especie, y de que procediere, y la causa por que á Nos tocare, de suerte que por la misma relacion de las partidas haya y se tenga toda la claridad necesaria, y que a nuestro servicio convenga: y nuestros oficiales reales firmen todos partida por partida, y cargo por cargo, luego que se introdujere en la caja real, pena de cien mil maravedis para nuestra camara, por cada partida que dejaren de firmar.

De 1570 y 76. – Que cada oficial lenga libro

separado. Demas de los libros comun y general, tenga cada oficial real otro suyo particular, y en ellos asienten y pongan todas las partidas separadas que en los dichos libros se hubieren puesto, para que confronten y firmen todos los oficiales, cada uno en su propio libro y en el de su compañero , como lo deben hacer en el comun y general.

LEY VI.

LEY III.

Que del libro comun se numeren y rubriquen

las hojas, como se ordena. Antes que el libro comun se ponga en nuestra caja real de diferentes llaves, ni se asiente ó es. criba partida ninguna en él, se haga manifestar al presidente, y por su ausencia al oilor mas antiguo si residiere audiencia nuestra en la ciudad, y sino al gobernador, corregidor o alcalde mayor, y en su presencia y la de nuestros oficiales se han de contar las hojas de él, y asentar en su principio y fin, y firmar y señalar por todos, y rubricar nuestros oficiales al pie de cada una de todas las planas, y otro libro como este, dispuesto en la misma forma, ha de estar en poder del contador.

De 1596.- Que haya libro de lo que entra y

sale en la caja. Ha de haber otro libro intitulado: De lo que entra y sale por cuenta de almojarifazgos y otras rentas y aprovechamientos; y desde el principio hasta la mitad se han de escribir y asentar todos los maravedís, así de perlas, piedras , joyas y otras cosas que se nos pagaren y guardaren en nuestra real caja de lo procedido de almojarifazgos, como de los demas géneros y aprovechamientos nuestros, y en él se asentará la cobranza de la partida, especificando la razon y género de que procede la paga, dicien do: En tantos de tal mes y año pagó y metió en la caja real N., por cuenta de lo que á S. M. debe por tal causa, como parece en lal libro y hoja, los pesos que abajo van declarados, ó en los géneros de perlas, piedras ó joyas siguientes. Y habiendo acabado de guardarlo en la caja, y asentando por sus géneros y suertes, por el abecedario y precio que de ellas se hiciere, que montare se dirá al pie de cada partida , y quién las avaluó, y cómo se introdujeron en nuestra caja real, y lo firmarán todos : y de esta misma forma y órden se asentarán las cobranzas en plata , oro, pasta ó moneda, con su causa y forma : y en la otra mitad de este libro se asentarán y pondrán por escrito las perlas, piedras y joyas que se sacaren de la real caja por cuenta de sus géneros, para que se'nos remitan ó dispongan, segun por Nos estuviere ordenado , declarando la suerte y valor, causa y forma , y harán firmar á quien lo recibiere, y firmarán todos, con autoridad de escribano y

y lo

LBY IV.

De 18 de agosto de 1596. - Que los libros de hacienda real estén numerados y rubricados.

Los libros de hacienda real se ban de numerar por letra , y en la primera y última hoja se ponga razon de las que tuvieren, firmada del gobernador ó su lugar-teniente, ó el corregidor,

testigos: y en esta parte pondrán lo procedido se hubiere ofrecido, y entonces de partida lide los quintos, almojarifazgos y géneros, cada quida y cierta hagan libranza en virtud de la cual especie de por si: y en el título de este libro di. la asienten en este libro; y si al fin del año turán donde empieza y está cada cosa , citando la vieren algunas de estas cuentas por fenecer, las hoja. (1)

den en data del alcance que se les hiciere, con LBY VII.

su calidad, para que quien las tomare vea sus

resultas, y constando de la omision las mande De 1570 y 1680. — Que haya libro de lo que se

tomar, ó fenecer, o resultar contra ellos. sacure de la caja para volver á ella.

LBY IX. Todo el dinero, oro y plata que se sacare de nuestra caja real en cualquiera forma, y haya

De 1574. - Que haya libro de los tributos de la de volver a ella, asienten nuestros oficiales en

corona real. un libro que para el efecto han de tener sepa Para que se escusen y cesen pleitos en malerado, firmando de sus nombres las partidas, con ria de tributos atrasados de los indios que están declaracion de las cantidades, dia, mes y año, en nuestra corona real, tengan nuestros oficiacausa y efecto de la salida: y cuando se volvie- les libro particular firmado , donde asienten las ren á la caja asienten la razon al margen de cada tasas de estos indios, y lo que nos pertenece de una, firmando ó rubricándola; y de otra forma tributos suyos, y se cobrare y debiere cobrar, no se saque ningun dinero, oro ni plata , guar por el cual se pueda verificar y entender siendando la misma formalidad en lo que nos envia pre que convenga y por Nos se ordenare, y ren, y remitieren, ó pagaren por cualesquier guarden la forma contenida en la ley 4, tit. 9 de libranzas, , pena de 500 ps, de oro, y quedar á este libro. su cargo todo el riesgo de las partidas que de

LEY X otra forma se sacaren.

Que del libro de tusas se saque la razon de lo LEY VII. que montan, y se forme oiro libro

por

donde De 1593.- Que haya libro particular de gas conste , y le tenga el presidente y oidores. tos en bastimentos, municiones y materiales. Del libro de tasas se saque su valor cierto por

De algunas cuentas que han dado nuestros lo que montaren , y en la parte donde no las huoficiales reales ha constado dilatarse, y aun de

biere se hagan luego: fórmese un libro de ellas, jarse de tomar las de resultas de plata pagada del cual asimismo constará su valor cierto, y para en cuenta, y entregada á algunos de los uno de ellos se ponga en el arca de tres llaves, mismos oficiales, factores, proveedores y otras y otro tengan el presidente y oidores de la aupersonas para bastimentos, municiones, made diencia del distrito; y si se hicieren nuevas tasas ra y materiales, sin haber cuenta fenecida de ó retasas de tributos, se pongan y asienten en entrego ni consumo, en mucho daño y perjui otros libros. cio de nuestra real hacienda: y siendo como son

LEY XI. estas resultas de mas importancia que la cueuta

De 1.372. general, mandamos á vuestros oficiales, que no

- Que haya libro de los pueblos de asienten en el libro comun de la caja, ni en los

indios del distrito, asi del Rey como de parti

culares. suyos particulares, ninguna partida de oro, plata ó reales para los dichos gastos , ó'à cuenta De lodos los repartimientos de iodios, que de ellos, y que asienten los de esta calidad to estuvieren en nuestra real corona y encomendos juntos en el libro aparte, y las firmen, con dados en aquel distrito á particulares, lengan dia , mes y año ante el escribano: y asimismo nuestros oficiales libro separado, para que en ante él tomen y fenezcan la cuenta del gasto que todo tiempo conste de las vacantes de enco

(1) Conforme á esta ley se declaró en real orden de 26 de mayo de 1783, que los ministros de las audiencias tiepen obligacion de acudir por si 6 por personas que autoricen para el caso, á cobrar sus sueldos , firmar las partidas, y dar los recibos que les pidan los oficiales reales. – Nota de la última edicion de las Leyes.

« AnteriorContinuar »