Imágenes de páginas
PDF
EPUB

miendas, y en qué vidas las tienen los encomenderos , y por lo que á Nos toca haya toda buena cuenta y razon

de inventarien y asienten todas las minas y vetas de oro, plata , azogue , plomo, cobre, estaño y los demas minerales que nos pertenecen, y hemos de haber, conforme a las ordenanzas.

LBY XII.

LBY XV.

De 1579 y 96.- Que haya libro manual de quin

tos y derechos de fundidor y marcador. Ordenamos, que en la caja haya otro libro intitulado: Manual de quintos y derechos, donde se asiente todo el oro, plata, piedras y perlas que se trajeren ante nuestros oficiales, para pagar los quintos y diezmos, y los derechos de uno y medio por ciento, que de fundidor, ensayador y marcador mayor nos pertenecen, en el cual, con dia, mes y año se asentará el nombre del que lo quintarc, con separacion de par. tidas cada barra o tejo de oro y plata , por número, ley, peso y valor, y al fin de todo saquen primero y ante lodas cosas el uno y medio por ciento de fundidor, ensayador y marcador mayor, y despues el quinto ó diezmo, conforme lo hubiéremos de haber, y se nos debe pagar, refiriendo por letra en el senecimiento de la partida la cantidad que de lo uno y lo otro nos perteneciere, y en la barra ó tejo de los que la parte llevó a quintar, lo que se nos pagó, para que por esta orden se pueda despues averiguar si hubo yerro en el quinto, y el que lo hubiere llevado , firme la partida en el libro con nuestros oficiales : y esta misma orden de firmar las partes en todas las partidas, guardarán en los quintos de perlas y piedras, y en los demas metales de plomo, cobre , estaño y otros semejantes.

LEY XIII. Que haya libro de remaches y manifestaciones.

Han de tener nuestros oficiales un libro que se intitule: Libro de remaches y manifestaciones, en el cual se asiente la cantidad de oro y plata que se volviere á fundir, de lo que ya otra vez se hubiere luodido y pagado el quinto, para que en él se entienda la cantidad á que se remachó la marca , y la que se le ha de volver á mar. car, y lo que de esto nos perteneciere del uno y medio por ciento que hemos de haber de fundidor y ensayador, y por este libro se pueda tomar la cuenta á nuestros oficiales.

LEY XIV. Que haya libro de las minas que pertenecen al

Rey. Tengan puestros oficiales libro separado, don

De 1591.- Que los oficiales reales de los puer.

los tengan libro de lo que cobraren de almojarifazgos.

Los oficiales reales de los puertos de las Indias, demas del libro comun que tienen en la caja de su cargo, tengan otro particular encuadernado, donde asienten el dia, mes y año en que hubieren cobrado cada partida en género, cspecie ó cautidad, y de que personas , y el nú. mero, ley, peso, valor de los tejos y barras en que recibieren los derechos de almojarifazgos, y todo el recibo y cobranza de ellos se haga en presencia del escribano de registros , de que ha de dar fé, y el libro sea solamente de un año , y al siguiente se forme otro diferente, continuando, y con los registros y demas libros de nuestros oficiales, con que se averiguará lo pecesario para las cuentas. Y mandamos a nuestros oficiales reales, que pena de privacion de sus oficios, guarden todo lo contenido en esta nuestra ley.

LEY XVI.

Que haya libro mayor del cargo de almojari

fazgos. Asimismo ha de haber otro libro intitulado: Libro mayor del cargo, donde se asienten los almojarisazgos reales , novenos, penas de cáma. ra, restituciones, descaminos y otros cualesquier aprovechamientos que a Nos pertenecen, en el cual se han de escribir y pasar todos los géneros y partidas que en el libro manual es: luvieren asentadas, diciendo: En tantos de tal mes y año se hace curgo al lesorero N. de lantos pesos que procedieron de un avalio que se hizo de mercaderias á N., como purece á tantas hojas del Manual de avalios. Y en la misma forma se pasarán las partidas de los demas géneros, distintas y separadas en cada género, con distancia conveniente de hojas de uno á otro, para que de cada cosa se pueda hacer sumario , y se hará abecedario de ellas al principio del libro, y al pasar de cada partida se ha de citar y referir de qué hoja del Manual se sa

có la partida, firmando todos los oficiales al pie | á razon de tanto por ciento de las mercaderias de cada una.

que recibió N. ó trajo, contenidas en una partiLEY XVII.

da de registro del navio nombrado N., maestre

N., que vino de tal parte á esta isla ó puerto, De 1628. — Que haya libro en que se asienten los cuales el dicho tesorero ha de cobrar, y entrar los descaminos.

en la caja real, conforme a lo dispuesto por las Mandamos, que los oficiales reales tengan li- leyes y ordenanzas reales , y lo firmó el dicho bro, donde asienten é inventarien todos los gé tesorero. Y lo mismo se ha de hacer en las fés: neros y cosas, que aprehendieren por descami. y estas partidas firmarán todos nuestros oficiano: y en la caja real de la ciudad de los Reyes les, guardando la misma formalidad en los otros tenga este libro, y esté á cargo del oficial que géneros de aprovechamientos, asentando las par por su turno asistiere en el puerto del Callao. tidas como fueren sucediendo, y al fin de cada

quince dias ó un mes, que será la mayor dilaLEY XVIII.

cion, se dará al tesorero memorial de todas las De 1578 y 91.- Que haya libro en que se asien

personas que hubieren adeudado, y el tesorero ten las denunciaciones de contrabandos y des

tomará la razon de las deudas como las fueren cuminos.

asentando, para hacer venir á las personas que Tambien han de tener un cuaderno, donde las debieren á pagar efectivamente á nuestra asienten todas las denunciaciones que ante ellos real caja, y en ella se enteren en la parte donde ó por nuestros gobernadores ó justicias se hicie tocaren, estando presentes nuestros oficiales; ren de mercaderias, y cosas de contrabando, y y si quisieren, para mas seguridad, podrán haprohibidas de pasar á las Indias, que se tomaren cer que firmen las partes. por perdidas y descaminadas; y en este cuader

LEY XX. no escriban ante qué juez y escribano se hicieren, y lo que de ellas hemos de haber, para que

De 1626. - Que los oficiales reales tengan libro por él se pueda comprobar la cuenta con sus

de oficios vendibles y renunciables, y reconozlibros, ver y entender el estado en que estuvie

can si han llevado las partes confirmacion. ren. Y mandamos a todos nuestros gobernado Formen y tengan libro particular donde tores, justicias y escribanos públicos y reales, que men la razon de los oficios que se vendieren ó luego hecha la denunciacion dén noticia á nues renunciaren, con muy clara y puntual cuenta de tros oficiales, para que en este libro asienten y todos y cada un oficio, y mucho cuidado de reco. firmen la razon; y asi lo hagan, pena de cin nocerle, y ver por él si se llevan las confirmaciocuenta mil maravedis, en que incurran cada vez nes dentro del término que está señalado, como que no las manifestaren, aplicados a nuestra cá. tienen obligacion las partes; y si no las llevaren, mara. -(V. ley 12, tit. 17.)

se vuelvan á vender, en conformidad de lo or

denado. LEY XIX.

LEY XXI. De 1596.- Que haya libro manual de almojarifazgos, novenos, penas de cámara, descami

De 1605.- Que de los almacenes reales tengan nos , restituciones y otros géneros.

libro el factor ó tesorero. En cada una de nuestras cajas ha de haber otro

De los almacenes donde entraren los géneros libro intitulado: Manual de almojarifuzgos, no y especies pertenecientes á nuestra real haciennenos , penas de cámara , descaminos y restitu- da, tengan llaves diferentes todos nuestros oficiones, géneros, aprovechamientos y otras cosas ciales, guardando cada uno la suya; y si hubiere estraordinarias; y en este libro asienten nues factor esté á su cargo la administracion, ó al del iros oficiales las partidas de almojarifazgos, sa tesorero si no le hubiere, con libro particular cadas de los registros, y fés en que se hubicren que tenga el contador , donde se asiente lo que avaluado, distintamente la partida de cada per por cualquier razon ó causà entrare en ellos: y sona separada , diciendo: En tantos de tal mes el factor ó tesorero tenga obligacion á firmar y de tal año se hace cargo al tesorcro N. de tan. en él las partidas conforme fueren entrando, de los pesos por los derechos de almojarifuzgo, suerte que por este libro se les pueda hacer

23 TOM. IV.

cargo en todo tiempo de la introduccion en los tan las libranzas que se pagan de la real haalmacenes , y de ellos no se pueda sacar ningu cienda , en los cuales se ponga razon breve de na cosa en género ó especie , si no fucre

por

li las personas que reciben, y causa por qué se branza y recaudo de todos los oficiales, de que pagan : en el uno han de firmar todos nuestros tome la razon el escribano de nuestra real ha oficiales, y ha de estar dentro de la caja : y el cienda, quedando en poder del factor o tesore otro á cargo del escribano de nuestra real haro las libranzas y recaudos, pues le han de ser

cienda, que tenga particular cuidado de escrivir para su data y descargo. Y ordenamos, que

bir todas las libranzas, para que se pueda comeste libro esté rubricado de todos nuestros ofi

probar con el otro libro lo que se pagare, ó ciales , como está dispuesto en otros.

sacare, y las partidas se pasarán luego al libro

comun y general. LEY XXII.

LEY XXV. Que haya dos libros de almonedas. De 1572.- Que haya libro en que el contador En la caja haya dos libros intitulados De al

asiente los libramientos á la letra. monedas , el uno a cargo del contador, y el otro

Mandamos, que todos nuestros contadores al del escribano de nuestra real hacienda, y en

tengan libro separado , en que asienten á la leellos se asiente cuanto por esta causa nos per tra los libramientos que se pagaren de nuestra tenece, y firmen todos los que se han de hallar real hacienda , cada género por su parte, para en ellas, conforme a lo dispuesto en el libro de

descargo del tesorero, y que cuando convenga contador, y en el del escribano él solo, para

se pueda averiguar la data con este libro, y el que se puedan comprobar. En cstos libros se

que tuviere el tesorero, y no pueda intervenir asiente tambien todo lo que por nuestra cuenta fraude. se comprare para cualesquier provisiones y

LEY XXVI. otros efectos, lo cual se haga en la almoneda con intervencion de los que asistieren, y con los requisitos necesarios, separando los géneros y

Que cada oficial tenga un libro de memorias, y

el escribano otro. partidas para mayor claridad.

Tendrá cada uno de nuestros oficiales un liLEY XXIII.

bro intitulado de Memorias, donde asienten lo De 1579.– Que haya libro de remates de lo

que en cualquier forma cptrare en la caja , con que se vendiere.

dia , mes y año, y relacion clara y distinta de Han de tener nuestros oficiales otro libro que la razon y causa por qué se introduce en ella, se intitule : Remates de la real hacienda que se firmando todos al fio de cada partida uno y otro vende en almoneda pública, en el cual asienten libro, para que se puedan comprobar con otro los remates que en cualquier forma se hicieren de semejante que ha de tener el escribano de nues. los tributos de nuestra real hacienda , y de todo tra real hacienda, que ha de asistir cuando se lo demas que nos perteneciere, y la parte firme abriere la caja, y dar fó de lo que en ella se enen este libro los que hiciere, y asimismo nues terare; y en él han de firmar el tesorero y estra justicia mayor, oficiales y escribanos ante cribano lo que cada dia se recibiere. quien se remataren : y este libro esté en el ar

LEY XXVII. chivo de nuestra contaduría, donde se quintare y estuviere la sala de nuestra caja real, pa

Que el lesorero tenga libro especial en que se ra que por él despues se pueda comprobar el

haga cargo. cargo. LEY XXIV.

El tesorero tenga libro separado donde se

asiente, y se le haga cargo por el contador de lo De 1605. — Que haya dos libros de data de li

que recibiere ó viniere á su poder por los derebranzas.

chos que nos pertenecieren , y se hubieren de Ordenamos, que en todas nuestras cajas haya cobrar en la ciudad ó puerto donde estuviere la dos libros que se intitulen: Data donde se asien. I caja, poniendo y declarando cada cosa especifi

camente en partida distinta , las personas que les, y papeles tocantes a nuestra real hacienda, pagan, y cuando se reciben.

estén en un archivo en la sala de nuestra real

caja , con tantas llaves cuantos fueren nuestros LEY XXVIII.

oficiales, si ya no estuviere espresamente orQue haya libro de acuerdo y le tenga el conta

denado, que algunos estén deptro de la misma dor; y forma de resolver en casos de dis

caja. Y mandamos, que no se saquen de alli sino cordia.

cuando fueren necesarios, y entonces se vean Tendrán nuestros oficiales reales otro libro en la misma sala y archivo, y se saque la razon grande encuadernado, que se intitule; Libro ó testimonios que conviniere; y esto se entiende acuerdo de hacienda real , y ha de estar en da en los que pertenecieren solamente á la cuenpoder del contador, donde se asienten todos los ta , y razon de nuestra real bacienda, que deacuerdos y resoluciones tocantes á nuestra real ben tener nuestros oficiales. hacienda y su buena administracion , declaran

LEY XXXII. do especialmente lo que acordaron ó resolvie

De 1620.- Que los libros y papeles de hacienda ron, con dia, mes y año, por capítulos distin

real no se saquen fuera de la caja. tos; y si discordaren, lo comunicarán con el oidor mas antiguo donde hubiere audiencia, y Ordenamos y mandamos, que ningun oficial si no la hubiere, con el gobernador, corregidor real saque los libros y papeles generales, y paró justicia mayor, y se ejecutará lo acordado por ticulares, que en alguna manera toquen á nuesla mayor parte : y lo que en otra forma se hi tra real hacienda fuera del archivo, caja real ni ciere no pare perjuicio a nuestra real hacienda, aposento del despacho, ni tenga su oficio de é incurra cada oficial real en pena de 50.000 contador , tesorero , factor ó veedor, donde los maravedis para nuestra cámara y fisco.

hubiéremos permitido, fuera de nuestras casas

reales, y que allí se junten todos en el tribunal LEY XXIX.

al despacho ordinario, y todo lo demas que se Que tengan libro de comisiones paru cobrar ofreciere tocante á su oficio y obligacion. alcabalas.

LBY XXXIII. Asimismo ha de haber otro libro, donde asienten nuestros oficiales lodas las comisiones que

De 1535.- Que las escrituras que se sacaren de dicren para cobrar las alcabalas, y por él han

la caja se hagan volver por las justicias. de tomar cuenta á los receptores de lo que fue Mandamos, que todas las cédulas, cartas y re á su cargo.

escrituras tocantes á nuestra real hacienda , esLEY XXX.

tén siempre guardadas en la caja real, y que

nuestros oficiales no las saquen de ella; y si alQue tengan libro donde copien las cédulas y

guna vez constare que han contravenido, el godespachos del Rey.

bernador ó justicia mayor las haga volver y Otro libro han de tener donde copien todas guardar, para que siempre estén alli con toda las instrucciones, cédulas y ordenanzas que pa: seguridad. ra la administracion , cobranza y buen recaudo

LEY XXXIV. de nuestra real hacienda les mandáremos enviar, y en él asienten todas las respuestas que

De 1550, 71 y 1680. — Que todos los lribunales, nos remitieren, y lo que á ellas se les volviere

jueces , cabildos y concejos tengan y guarden á responder, y hubiérenos proveido y ordena

esta recopilacion, y un libro de cédulas y desdo, pena de 15.000 maravedis para nuestra cá

pachos. mara todas las veces que sucediere no haber Mandamos, que en cada una de nuestras aucopiado cédula, carta ó respuesta nuestra. diencias , tribunales de cuentas y ordinarios de

hacienda, oficios de gobierno, archivos de la LEY XXXI.

ciudad, villa , ó lugar de las Indias é Islas, haya De 1624 y 28.- Que los libros y papeles tocan

y se guarde esta nuestra recopilacion de leyes: tes à la real hacienda , estén en un archivo.

y que las cédulas y provisiones, que despues se Los libros, tasaciones , fianzas, cédulas rea hubieren dado y despachado para el buen go

bierno, y administracion de justicia de nuestras y 20, tit. 14, lib. 3 se previene en los 5 artículos audiencias, tribunales y juzgados se vayan asen siguientes; y concluido que sea remitirán sin tando en un libro aparte, el cual esté dispuesto dilacion un ejemplar al superintendente delegaconforme a los libros, títulos y materias de es

5- | do, quien hará que de todos ellos se forme con ta recopilacion, guardando la misma órden, la posible brevedad por el tribunal de la costapor haber parecido la mas conveniente, para

duria de cuentas, en donde han de quedar arque cese la confusion, que puede ocasionar el chivados, uco general del reino por triplicado y desórden.

autorizado en forma; y dejándolo en la superinQue los vireyes y presidentes lengan libro de re tendencia de su cargo, remitirá los otros dos á

partimiento de indios, ley 62, tit. 3, lib 3. mis reales manos, y á la contaduría general de Libros que deben tener las audiencias reales pa

Indias por la via reservada de ellas; de modo ra las muterias de su cargo y real hacienda, que en todas ias mencionadas oficinas, y respecloy 156 y siguientes , tit. 15, lib. 2 , y espe

tivamente en cada intendencia, se deberán tener cialmente las leyes 159 y 160.

estas importantes noticias. Que haya libro en que se asiente la parte de

ART. 123. tributos, tocante á las iglesias, ley 34, tit. 5, lib. 6.

El enunciado Libro general de mi real haQue para escusar el fraude de los pesos largos cienda ha de contener una noticia fundamental

del quinto, se guarde lo que se dispone, y ha- de todos los ramos de ingreso que hubiere estaya libro, ley 31 , tit. 10, de este libro. blecidos en el distrito de cada tesoreria, bien

sean de los que componen la masa comun de mi Libros que ha de haber en los CABILDOS: le- erario , y han de cubrir las cargas y gastos coyes 16 á 20, tit. 9, lib 4.- Y en los tribunales munes á que está sujeto en Indias, como los alCONTADURIAS DE CUENTAS: leyes 7 á 11, 38 mojarifazgos, tributos , alcabalas y otros semey 52, tit. 1, Jib.8.

jantes, ó bien particulares, que aunque me perte nezcan, tienen sus productos algun peculiar des

tino en estos ó en aquellos reinos, como las mc. LIBRO DE LA RAZON GENERAL. – Ar sadas y vacantes eclesiásticas, cruzada , pevas ticulos 122 al 128 de la ordenanza de 1803. de cámara y otros de esta clase, ó bien de aque

llos que pueden llamarse agenos por su origen ART. 122.

y objeto, y solo entran en mis tesorerías por Nada será tan conducente al logro de que los

la especial proteccion que les dispenso, como ramos de mi erario , y aun los demas de mi go

son los depósitos, bienes de difuntos, Montesbierno politico se dirijan y manejen con igualdad pios, y algunos municipales. y acierto, y se arreglen y uniformen á un mé

ART. 124. todo claro y seguro en las provincias de aquel imperio, como el Libro de la razon general de De cada uno de los espresados ramos se lia de mi real hacienda, que indica la ley 1.", tit. 7, dar en dicho libro individual razon y noticia, lib. 8 de las recopiladas; pues por su importan- tomando para ello las fojas que se necesitaren, cia le propuso don Francisco de Toledo siendo y dejando algunas en blanco, para ir notando virey del Perú; y en su consecuencia se mandó las variaciones que en cada uno tuviere yo por formar y tener por real cédula de 12 de febre conveniente ordenar. De todo se ba de esde 1591, y se volvió a encargar por otras, y por plicar su origen y circunstancias en cuanto se varias leyes posteriores, sin que hasta ahora se pudiese averiguar; esto es, la ley , real cédula haya visto efectuado ; por tanto será uno de los ú órden en cuya virtud se cobra: sobre qué mamas principales y preferentes cuidados de cada terias ó sugetos: cuanto de cada uno y en qué intendente, sin perdonar diligencia ni fatiga, tiempo: qué cargas peculiares tiene contra si en hacer formar el mencionado Libro de la ruzon particular, ademas de las comunes y generales general de mi real hacienda por lo respectivo á de recaudacion : qué origen y fundamento tiesu provincia, con sujecion y arreglo á cuanto pa nen estas, y que destino sus productos líquidos, ra ello, y de cooformidad con las leyes 18, 19 si la ley , real cédula ú órden en que se funda ú

« AnteriorContinuar »