Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tes sean extrangeros, vagos, de agega diócesis, mandamos , que los tales alumnos escolares, é ó intervenga circunstancia especial, en la que individuos de dichas universidades, seminarios con arreglo á derecho, se necesite la interven conciliares, y demas colegios y casas, no puecion del ordinario. - Y es lo que hoy se prac dan pasar á contraer esponsales, sin que adetica en el obispado de la Habana; y que ratifi mas del asenso paterno, ó de quien deba darle cado por decreto de las cortes de 5 de enero de segun la ley 1.2 de este título , tengan la licencia 1837, produjo la duda en la Peninsula, de si los de los seminarios conciliares de los arzobisdeberian ó nó intervenir los notarios eclesiás pos, obispos y vice-patronos; y los de las uniticos en las diligencias matrimoniales, á que re-versidades, y demas colegios, de nuestros vicayó la real resolucion de 10 de marzo de 1811, reyes, ó presidentes de las respectivas aude no ser necesaria tal intervencion, sino cuan diencias, á quienes remitirán las súplicas ó do se trate de diligencias que deban practicarse pretensiones por mano de los rectores, con ioante un juez en el ejercicio de la jurisdiccion formes de éstos, pues para este caso delegamos contenciosa ó voluntaria, pues el objeto de las en los referidos nuestra real autoridad : todo lo córtes en aquella disposicion, fué facilitar la que se entienda igualmente en las casas , y colecelebracion de matrimonios, y disminuir los gios de mugeres que se hallaren bajo de nuestra gastos que resultaban a los contrayentes. proteccion y patronato real, y declaramos nu

Real provision de la citada audiencia de los, y de ninguo valor ni efecto, los esponsales Puerto-Principe de 3 de julio de 1802 declara: que sin este requisito se contrajesen , y que no que el conocimiento sobre el estado civil, ó puedan admitirse juicios, ni demandas sobre no clase de las personas toca á la autoridad real, cumplimiento en el modo y forma que pressin cuya prévia determinacion no debe el ecle cribe la ley antecedente. » siástico dislocar de sus respectivos libros los motes bautismales , ni matrimoniales.

Real órden de 18 de octubre do 1802 al Constituciones sobre matrimonios , de la sinodo R. obispo de la Habana.- Que no se den por los diocesana de Cuba, celebrada en 1680, y repárrocos certificaciones falsas de viudedad á impresa en 1814. pretesto de matrimonios secretos.

En JUECES ECLESIASTICOS (pàg. 7) se inserEsponsales de seminaristas, colegiales y alum ta su tit. 6. lib. 1.o, cuyas constituciones 7. á 11 nos de universidades.

se refieren á negocios matrimoniales: y aquí se

agrega el Les prohibia una real disposicion de 1784, (ley 13, tit. 2, lib. 10 de la Novisima) contraer TITULO PRIMERO DEL LIBRO CUARTO. esponsales sin licencia de sus superiores; y como quiera que un colegial de san Ildefonso de Méjico se enlazase contra la voluntad de su pa CONST. 1.*_ En la celebracion de los matrimodre, propuso la audiencia, y resolvió S. M. nios se observe el Ritual romano , y los curas por real circular de 11 de junio de 1792, que se no casen ni velen los feligreses de otras parroestendiese á Indias lo mandado en dicha real quias sin haber precedido las amonestaciones disposicion , insertando al efecto para gobierno en ellas, no estando dispensadas por nos ó y cumplimiento la ley 7, tit. 18, lib. 1.o esten nuestros sucesores, ni asistan á los matrimodida en la junta del nuevo código, que dice. - nios clandestinos. « Estando bajo nuestro real patronato, y proteccion real las universidades, seminarios con El buen gobierno de la iglesia pide se guarde ciliares, y demas colegios de enseñanza , erigi- lo mandado por la Sede apostólica: y el deredos con autoridad pública en nuestras Indias, y cho, que no se casen los feligreses de agena mereciéndonos sus escolares y alumnos la mas parroquia. En cuya consideracion, Santa Siparticular atencion, para que no se desgracien nodo aprobante, mandamos, que los curas de en sus carreras y estudios, con perjuicio del es todo este nuestro obispado celebren los matritado, y de sus propias familias : ordenamos y monios conforme al Ritual de Paulo V.; y por TOM. IV.

31

DB ESPONSALES Y MATRIMONIOS.

ninguna manera casen feligreses de otras par buenos efectos y fines para que Cristo Serior roquias sin que en ellas se hayan amonestado nuestro instituyó este santo sacramento. cada uno en su parroquia si fueren de distintas,

CONST. 3.a Los curas bencficiados tengan conforme lo dispuesto por el santo concilio Tri

cuidado de saber si los negros bozales, que dentino; ni velen a los feligreses de otras parroquias ellos, ni otro sacerdote alguno secular,

prelenden casarse son bautizados , y si saben

la doctrina cristiana , y lo mismo de los exni regular sin licencia del propio párroco; ni

trangeros. dispensen las amonestaciones sin facultad ó comision nuestra y de nuestros sucesores ó de los Porque en el juzgado eclesiástico no se puede provisores en sede vacante, si tuvieren del ca averiguar con brevedad si son bautizados los bildo facultad para dispensar: so las penas con negros bozales y los demas extrangeros, que tenidas en el Tridentino, y de 50 ducados, apli- quieren contraer matrimonios: mandamos á los cados conforme a la real cédula de S. M.; y curas beneficiados de este obispado, inquieran pena de suspension, no asistan á los matrimo y averiguen por los libros de bautismo, si los nios clandestinos donde no se hubieren leido negros

bozales que fueren á casarse, y los exlas amonestaciones y demas requisitos que están trangeros están bautizados; y no constando por dispuestos por derecho. Y porque algunos con dichos libros estarlo, suspendan hacer el matritrayentes maliciosamente fuerzan y violentan á monio, y den cuenta a nuestro provisor y vicacuras, simulando algunos pretestos para que rio general, para que lo verifique y provea lo asistan á sus matrimonios: mandamos a todos que fuere de justicia. Y lo mismo hagan con los los que pretendieren contraer matrimonio, ya extrapgeros, que sino mostraren fé de bautislos testigos y demas personas que en ellos inter mo, ó informacion de estar bautizados , suspenvinieren, que pena de excomunion mayor latæ dan el matrimonio , y lo remitan a nuestro prosententiæ, y de 50 ducados, aplicados conforme visor, porque no resulte algun impedimento á la real cédula, no fuercen, ni violenten á los despues; pena de que serán castigados en la vicuras, á que asistan á dichos matrimonios clan sita que se les hiciere. destinos, ni con pretestos fingidos vayan a las

CONST. 4.* Los

que iglesias, pi llamen á sus casas para el efecto (1).

contrajeren matrimonio

reciban las bendiciones nupcioles luego si puCONST. 2.2 Que los que contrajeron matri

ó á lo mas tarde dentro de un mes. monio, confiesen y comulguen antes de su ce

Las bendiciones nupciales que la santa iglesia lebracion.

usa con los casados, son de tanta dignidad , asi Siendo como es, uno de los sacramentos de por el santo matrimonio, como por la institucion nuestra santa madre iglesia el del matrimonio, y enseñanza que en ellas se dan a los casados, es necesario, para recibirlo, que se hagan las que les manda el santo concilio de Trento , que diligencias para ponerse en gracia de Dios; y antes de cohabitar su matrimonio, las reciban lo manda asi el santo concilio Tridentino, de mano de su propio párroco. Y porque en cuya obediencia santa Sinodo aprobante: man esto hay mucha omision , y se les olvidan los damos y amonestamos a todos los fieles católicos que contraen matrimonio de recibir tan santas que pretendieren contraer matrimonio , que an bendiciones, santa Sinodo aprobante : mandates de celebrar ó por lo menos tres dias antes mos a todos los que contrajeren matrimonio de su consumacion, se confiesen de todos sus (sino fuere en tiempo que la iglesia prohibe las pecados y reciban la sagrada comunion, para bendiciones nupciales), que luego que se despoque cou estas diligencias Dios nuestro Señor les sen, las reciban y se velen ó á lo mas largo de las bendiciones de su gracia, para que en el dentro de un mes despues de haber contraido el estado matrimonial se sirvau y se consigan los matrimonio, pena de escomunion mayor, y de

diere ser ,

en

(1) El ilustrisimo Sr. Hechavarria; por su pastoral de 19 de noviembre de 1782, agregó las penas de diez años de destierro fuera de esta isla á los varones que contrajesen matrimonios violcntos, o sirviesen de testigos avisados : y á las mugeres igual tiempo de reclusion en la casa de recogidos irremisiblemente. - Es nota de la reimpresion,

20 pesos, aplicados para las fábricas de las igle CONST. 7.a. Los negros , indios y demas infiesias, y en el interin po cohabiten su matrimonio les que vinieren å este obispado casados, haen virtud de santa obediencia. Y mandamos á gan lo que en esta constitucion se ordena. los curas beneficiados, que de su parte tengan especial cuidado con los que se casaren; y si Porque suelen venir muchos indios de los capasado el dicho mes no se hubiesen' velado pi-yos ó de las provincias de la Florida y negros dan contra ellos ante puestros jueces eclesiásti bozales, casados en su infidelidad : mandamos cos, á los cuales asimismo 'mandamos compe que queriendo vivir juntos en este obispado, lan á los contrayentes con penas y censuras á luego que sean bautizados, ratifiquen el matrique se velen y reciban las bendiciones nupcia- monio infacie ecclesiæ, y si el uno de ellos no les, que tiene dispuesta nuestra santa madre quisiere bautizarse, ni convertirse á la fé, se le iglesia.

notifique por lo menos siete veces, que dentro

de seis meses se bautice; y si todavía no quisieCONST. 5.* - Que los amos de esclavos no les re, los curas consulten al prelado para que vca

prohiban el contraer matrimonio, ni les im si el bautizado se ha de apartar de él; y si algupidan su cohabitacion.

no de los dichos infieles viniere casado con mu

chas mugeres, se le notifique siendo bautizado Los matrimonios deben ser libres, por lo cual reciba por muger la primera con quien contrasanta Sinodo aprobante : mandamos que ningun jo el matrimonio, segun su costumbre y ritos; amo prohiba á sus esclavos el contraer matri- y si no supiere cual sea la primera , escoja la monio, ni les impida el que lo cohabiten, porque que quisiere, conforme á la bula de Paulo III, tenemos experimentado, que muchos amos con siendo bautizada ; y si no estaba casado confor. poco temor de Dios y en grave daño de sus con me su legitima costumbre, podrá casarse con ciencias, procuran que sus esclavos no se casen, otra cualquiera la que quisiere; y si estaba caé impiden su cohabitacion á los casados, con sado con su madrastra, madre ó hermana, ó con pretestos fingidos: y asi ordenamos , no prohi- alguna en línea recta en parentesco, primero ban los matrimonios, ni impidan su cohabitacioň sea apartado que reciba el bautismo; y si estupena de diez pesos, aplicados para obras pias, viere casado con otra parienta, recibiendo el y de el cargo de conciencia que tendrán lo con bautismo ambos, se ratifique el matrimonio, lo trario haciendo; y so la misma pena no los ein guarden y cumplan los curas de este nuestro barquen á vender fuera de la ciudad, sin que obispado. vayan juntos marido y muger.

CONST. 8. — Los ingleses y demas personas CONST. 6. -Los dueños de los esclavos casados hereges de alguna secta , que vinieren casados

no los vondun de mar en fuerza, en donde no á esta Isla , hagan lo que en esta constitucion piledan hacer vidu maridable.

se ordena.

Una de las obligaciones de los que contraen Muchas veces se quedan en esta isla algumatrimonio, es la cohabitacion, de la cual se nos ingleses y personas de diferentes sectas privan muchos esclavos casados por venderlos hereticales casados, y otras pretenden casarse sus amos de mar en fuera, y en partes remotas, en este obispado; y para que en semejantes cade que se siguen otros daños espirituales á los sos se guarde lo que está dispuesto por derecho dichos esclavos , y para evitarlos : mandamos á en atencion a estar estos bautizados: mandamos todos los dueños de esclavos , que si trataren de que si algunas de dichas personas vinieren cavenderlos, no lo hagan de mar en fuera, ni en sadas á este obispado á vivir en él, se averigue partes remotas, donde no puedan cohabitar su por nuestros provisores y jueces eclesiásticos y matrimonio; pena de diez ducados de Castilla, demas curas con toda diligencia y exaccion, si aplicados conforme a la real cédula de S. M., y el bautismo que recibieron fué verdadero, y que á su costa será traido el esclavo ó esclava siéndolo, ratifiquen el matrimonio conforme la que vendieren, para que haga vida con el otro disposicion del santo concilio Tridentino; y si consorte.

hubiere alguna duda en el bautismo, lo bauti

cen conforme está mandado en una de las cons

ciembre de 1792, la instruccion que habia retituciones del titu lo de bautismo : y sino vivie- dactádose por sugetos de autoridad y literaren casados se hagan las diligencias que el

tura á quienes la delicada conciencia de S. M. santo concilio dispone: y si alguno de ellos vi tuvo á bien cometer el examen de las dudas niere y quisiere casarse en este obispado con

ocurridas, y es la siguiente: alguna persona de su nacion ú otra de este obispado , se averigue primero con mucho cuidado Instruccion a los vicarios, párrocos y demas si los dichos contrayentes eran casados en su

eclesiásticos que ejerzan lu cura animarum en tierra, y siéndolo, menos que constardo con

las provincias de Luisiana y Floridas, para informacion bastante que fué pulo el primer la celebracion de matrimonios de los colonos matrimonio, o que se murió el otro cónyuge, ingleses anglo-americanos, y demas extranno los casen en manera alguna; pena de que se geros protestantes. rán castigados severamente.

En cumplimiento del tratado de paz con la CONST. 9. – Ninguna persona induzca á otra

corona de Inglaterra celebrado en 1783 , debian á que se case, ni á los casados á que pongan demandas de divorcios, y lo demas que se es

cvacuar sus posesiones las familias inglesas y

anglo-americanas establecidas en los puestos presa.

conquistados por las armas del Rey durante la Por la esperiencia que hemos adquirido, te última guerra en la Luisiana y Floridas; pero nemos noticia , que muchas personas con poco

deseando S. M. no incomodarlas y atraerlas temor de Dios y en grave daño de sus concien- fuese posible, al seno de la santa iglesia , fué cias, inducen por medios ilícitos y simulados á servido dispensarles á propuesta de aquellos que algunas personas se casen , mas llevadas de gobernadores, y con precedente acuerdo de la la induccion, que de la voluntad, é inducen suprema junta de estado, el permiso de vivir asimismo á que pongan demandas de divorcios donde se ballaban establecidas, dando facultades y de nulidades de matrimonios, movidos solo asimismo á sus respectivos gobernadores, para de pasion al otro cónyuge. Y para poner reme

admitir y conceder establecimientos á los colodio á tantos daños como se siguen de semejan- nos emigrantes, que voluntariamente quisieran tes inducciones, mandamos, pena de escomu pasar de paises extrangeros con sus bienes y nion mayor, y de diez ducados, aplicados con- familias , excluida toda la gente vaga, bajo las forme la real cédula de S. M., que ninguna condiciones de hacer solemoe juramento de fipersona de cualquier grado ó condicion que sea delidad y obediencia á S. M., y de no escederse fuerce ni violente la voluntad de las que pudie- de los límites en que estaban situados los unos, ren contraer matrimonio á que lo contraigan y que fuesen establecidos los otros, sin poder contra su voluntad; y menos induzcan y acon salir á otras partes no teniendo licencia espresa sejen á los casados á que pongan demandas de del gobierno; permitiéndoles el uso privado de divorcios y nulidades de matrimonios, porque la secta que profesan , pero no el culto público las partes por sus inducciones y consejos las de ella, en el supuesto de que las iglesias deponen ordinariamente; con apercibimiento, que bian ser todas católicas con curas y clérigos irlo contrario haciendo, fuera de la pena arriba landeses católicos, para que fuesen catequizanreferida, serán castigados como contra impe- do y atrayendo a los colonos, sus hijos y familias dientes del santo sacramento del matrimonio. » á nuestra religion con la dulzura y buen modo

que ella misma aconseja ; y que no allanándose

á estas justas consideraciones evacuasen el pais Matrimonios de protestantes en las provincias á su costa los que lo ocupaban; y no fueran ad

de Luisiana y Floridas, cuando estaban suje- mitidos los que quisieran establecerse en otra tas á la dominacion española.

forma.

Art. 1.° Por el mero hecho de haber persePara sn arreglo se acompañó al R. obispo de verado en sus posesiones los antiguos habitanla Habana , a cuya diócesis estaban sujetas las tes, y pasado otros nuevos à domiciliarse en tres provincias, con real orden de 16 de di- cualquiera de las tres provincias se han sujetado

á las condiciones referidas, y á las leyes del blicado, y con arreglo á estas resoluciones y á pais en que viven, especialmente cuando de par las de las leyes de la monarquia se tendrán por te de S. M. se les han cumplido religiosamente nulos, é irritos los contratos matrimoniales que las que tomó á su cargo, dispensándoles su so en adelante se celebren por los colonos domiciberana proteccion, y las franquicias que gozan, liados en territorio español, ante ministros, o edificando iglesias, y surtiéndolas de operarios magistrados protestantes del extrangero, ó en evangélicos á costa del erario en número mayor cualquiera otra forma, y sujetos a las penas de de los que se consideraban precisos, para evi confiscacion de bienes y espulsion de los domitar que cou el pretesto de las distancias, ó de la nios de España para siempre. escasez celebrasen matrimonios clandestinos, ó 3.° Los párrocos y demas eclesiásticos que more anglicano; y habiendo acreditado la espe asistan á los matrimonios de protestantes, ó de riencia, que sin embargo de estos auxilios, al persona protestante y católica, se abstepdrán gunos de los adultos, que por desgracia conti de celebrarlos dentro del ámbito de la iglesia y tipúan en sus errores, no encontrando á su pa de asistir con estola , sobrepelliz , ú otro indurecer, medio válido de contraer matrimonio en mento eclesiástico: no darán a los esposos la el territorio español , pasan á dominios ex tran bendicion nupcial, ni proferirán despues de oigeros y los celebran nulos, é irritos, ó viven dos los mútuos consentimientos, la fórmula : ego en los de S. M. amancebados con escándalo de vos conjungo, etc., porque sobre no ser absolos pueblos y con perjuicio de sus conciencias, lutamente esenciales estos requisitos, está prode su posteridad y del estado por falta de prole hibido su uso en los matrimonios de personas legitima : instruido S. M. de estos males por que carecen de comunicacion in divinis ; pero carta del gobernador de San Agustin, y desean por razon de la asistencia deberán deponer todo precaverlos por obligacion que le incumbe do recelo ó escrúpulo de transgresion, ó pena como soberano y protector de la disciplina alguna así los párrocos, como los testigos, en eclesiástica en todos sus dominios, y en desem cl supuesto de que los ministros del matrimopeño del patronato eminente que ejerce en los nio, segun la opinion mas probable son los conde Indias, acordó que este punto se examinase trayentes, y que el prestarse á la asistencia es por personas de carácter y literatura , las cua en cumplimiento de la ley del Tridentino deles propusieron en su cumplimiento las reglas clarada por la congregacion de intérpretes, y que convenia establecer; y habiéndolas adop- por la santidad de Benedicto XIV, de feliz metado S. M. como muy conformes á las leyes y moria en su decreto de 4 de noviembre de 1741, sagrados cánones, y como necesarias no solo inserto en la Bula: Matrimonia , etc. para que los párrocos y demas eclesiásticos des 4.° Los mismos párrocos, misioneros y deempeñen rectamente su ministerio en pueblos mas eclesiásticos encargados de la cura de alde protestantes, si tambien para que estos las ob mas en pueblos de protestantes: los de la ciuserven en cumplimiento de la obligacion de ciu. dad de Nueva-Orleans, y de cualquiera otro dadanos y vasallos, y los gobernadores y justi- lugar donde haya sectarios en poco ó mucho cias las hagan ejecutar y cumplir: en su conse número, tendrán un libro ó registro custodiado cuencia :

en sus propias casas, en que sentarán y firma2.• Deberán los protestantes, cualquiera que rán las partidas de los matrimonios contraidos sea la secta que profesen y ya contraigan entre á su presencia por estos (cuya secta se desigsi, ó con persona católica , celebrar sus matri nara), con espresion del dia , mes y año; de los monios á presencia del párroco católico, y de testigos presenciales y del sitio en que se hudos ó tres testigos, segun la forma establecida bieren celebrado, añadiendo que concurrió sin por el santo concilio de Trento en la sesion 24 solemnidad de las que prescribe el Ritual rode reformat., capítulo 1.o y en observancia de mapo. No se hace igual encargo de libros baulas declaraciones repetidas de la sagrada con tizmales, porque todos los párbulos hijos de gregacion del concilio mismo, que comprende protestantes, deben ser bautizados segun el rito indistintamente los matrimonios de católicos y católico, pues la tolerancia de sectas con culto de protestantes, ó hereges domiciliados en pai- privado de ellas, es y ha sido limitada a los ses católicos donde hubiere sido admitido y pu- / adultos residentes desde el tiempo de la domi

« AnteriorContinuar »