Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que sobre esto pidan lo que convenga; y que en las residencias se haga cargo á los ministros por la omision en averiguar y ejecutar lo ordenado, y así se guarde en cuanto a los lugares de españoles, y no de indios.

sona, ó personas, se han de acompañar para dar sentencia con uno de los oidores de la audiencia, que el presidente, y oidores nombraren: y si la causa se ofreciere en algun lugar de tránsito, donde no haya audiencia, se acompañen con el gobernador, corregidor, ó alcalde mayor, y por su falta con la justicia ordinaria , de forma que no puedan sentenciar sin acompañarse conio dicho es.

Antes que comiencen á usar presentarán esta instrucion ante el presidente, y oidores, y si les pareciere mudar de asiento , y pasar á otro pueblo donde hubiere audiencia , practicarán lo mismo.

LEY V.

De 1535.- Que los prohibidos por leyes reales

no puedan curar ni usar del titulo de que no tuvieren grado.

Los prohibidos de ser médicos , cirujanos y boticarios por leyes y pragmáticas de estos reinos de Castilla , tengan la misma prohibicion en las Indias, y ninguno se intitule doctor, maestro ó bachiller, sin ser examinado, y graduado en universidad aprobada: y el que contraviniere, incurra en las penas establecidas por derecho, que harán ejecutar las justicias reales, haciendo que exhiban los títulos, para que conste de la verdad (1).

LBY VI.

LEY II.

De 1680.- Que los protomédicos de asistencia

en las Indias guarden las leyes reales. Los protomédicos, que han de tener su residencia en las Indias , y no son de los generales referidos en la ley antecedente , guarden en el exámen de médicos, cirujanos, visita de las boticas , y en todo lo demas que pertenece á su ministerio, nuestras leģes reales, y los presidentes, y audiencias las hagan guardar.

LEY III de 1646.- Que los catedráticos de pri

ma de medicina de las univerridades de jico y Lima sean protomédicos.

LEY IV.

De 1579.- Que los protomédicos no den licen

cias á los que no parecieren personalmente a ser exuminados.

Mandamos que los protomédicos no den licencia en las Indias á ningun médico, cirujano, boticario, barbero, algebrista, ni á los demas que ejercen la facultad de medicina y cirugia, si no parecieren personalmente ante ellos a ser examinados, y los hallaren hábiles y suficientes para usar y ejercer : y por ninguna licencia y visita de botica lleven mas derecho del tres tanto de lo que llevan en estos reinos de Castilla nuestros protomédicos.

LEY VII.
De 10 de abril de 1538. - Que se visiten las bo-

ticas y medicinas.
Los vireyes , presidentes y gobernadores ha-

De 1621 y 1648. — Que ninguno cure de medi

cina ni cirugia sin grado y licencia. Mandamos que no se consienta en las Indias á pingun genero de personas curar de medicina, ni cirugia, si no tuvieren los grados, y licencia de el protomédico, que disponen las leyes, de que ha de constár por recaudos legitimos. Y ordenamos á los fiscales de nuestras audiencias,

(1) Sobre los recursos que pueden hacerse á los gobiernos y audiencias en sus casos, por los que se creyeren agraviados de los proto-medicatos, la cédula de 16 de noviembre de 1798, declara en el modo mas preciso y á propósito para quitar las dudas, que sobre esto se suscitaron en Méjico, pretendiendo aquellos juzgados hacerse independientes de toda superioridad; que en los juicios informativos que preceden á la admision de exámenes, hay accion espedita para ocurrir á los vireyes y gobernadores independientes, quienes resolverán con voto consultivo del acuerdo, y no babiendo audiencia, con dictámen de asesor; y que en lo contencioso sobre escesos que se cometen por razon de oficio , hay igualmente accion para ocurrir a la sala del crimen. Esta disposicion se tomaba, atendido el espírito del penultimo párrafo de la ley 1.4, y por cuanto a los vasallos de las Indias, por cualquier aspecto que se » les mire , son acroedores á que se les proporcionen los recursos cómodos y equivalentes á los de estos » reinos, »

gan visitar las boticas de sus distritos á los tiempos que les pareciere, y si hubiere medicinas corrompidas, las hagan derramar y arrojar, de forma que no se pueda usar de ellas, por el dario que pueden causar.

110 para el de cirujano, 84 para el de boticario, y 75 para el de flebotoniano, sufragando ademas una propina de 6 duros al recibir el título, y el costo del papel sellado. - Del depósito se entregaban en arcas 5 ps. 2 rs. 6 granos del derecho de media anata, y el resto se repartia entre los del tribunal.

Supresion de las juntas superiores de medicina,

cirugia y farmacia, asi en la Peninsula, como en ultramar.

MEDIDAS Y PESAS. – V. FIEL EJECUTOR, y ley 22, título 18, libro 4 (tomo 1, página 228).

La conveniencia que debia resultar de que las MEDIO REAL DE MINISTROS, y medio disposiciones dirigidas á mejorar los varios ra real de AOSPITAL; unido al tributo lo pagaban mos de instruccion pública, partan de un mismo los indios de Méjico, para costear con el primecentro, motivó el decreto de 25 de abril de 1839,

ro su juzgado privativo, y con el segundo el de supresion de dichas juntas, y cometiendo sus

HOSPITAL -general de indios. V. TRIBUTOS. atribuciones a la direccion general de estudios. De este mismo principio de centralizacion de MEMORIAS. - Entendemos bajo este pomla pública enseñanza parte la real órden de 11 bre las relaciones instructivas de lo hecho y de diciembre de 1841, para suprimir el cargo por hacer, y del estado de cada ramo de admide protector y vice de la escuela veterinaria , y nistracion, que debian los vireyes estender pamandar, que el gobierno superior inmediato y

ra entregar á los sucesores con el mando, y que sus anejas atribuciones se cometiesen á la insi les sirviese de gobierno al encargarse de su denuada direccion: que los catedráticos de la es sempeño, y remitirlas al mismo tiempo a la comcuela coustituyan la junta de profesores presidi- prension del alto gobierno. Era un deber esda por el mas antiguo, y haciendo de secretario trecho, y de mucha importancia, que les impoel mas moderno: y que oyendo á esta junta la nian las leyes 27, tit. 6, lib. 2, de SECRETARIOS; direccion de estudios, consulte al gobierno las

23 y 24, tit. 3, lib. 3, de VIREYES; y la 32 tit. 14 modificaciones, de que sea susceptible el regla ibi de INFORMES Y RELACIONES, hasta les oblimento actual de la escuela de veterinaria.

gaba a poner un tanto cerrado de la memoria en En la Habana conforme a la real cédula de 9 poder de los oficiales reales, para haberles de de enero de 1830 se formó el reglamento de su abonar el sueldo del año último. Se recomendo real junta superior de medicina y cirujía, que su cumplimiento por real orden de 23 de agosto con supresion del protomedicato se dejó allí esta de 1751, y en su consecuencia todos los vireyes blecida con vocales de real nombramiento, igual a su salida dejaban esta relacion, que al paso de mente que para los de la junta de farmacia por instruir á los sucesores de cuanto podia convereal órden al gobernador capitan general de 21 nirles para el acierto, era un documento clásico de octubre de 1833. Pero tal establecimiento ha por donde se podian valorar la conducta, capaquedado sin efecto con la recientemente creada cidad y servicios de aquellos. Es notable la de Inspeccion de estudios de las islas de Cuba y Puer 30 de junio de 1794, citada en varios lugares de to-Rico, en la cual se han refundido las faculta esta coleccion, que entregó el conde de Redes que ejercian aquellas juntas por su aprobado villagigedo al marques de Branciforte, por las reglamento.

sabias máximas de gobierno y detallados inforV. BANDOS (tomo 2, página 24, articulo de mes que contiene en 1422 párrafos sobre todos salud pública): ESTUDIOS: FARMACIA : UNIVER los ramos de la vasta administracion del virei-, SIDAD.

nato de N. E. Tambien hemos tenido en la mano V. ARANCELES DE MEDICOS Y CIRUJANOS la del virey sucesor don José de Asanza, y la (tom. 1. pag. 372).

del de Lima don Manuel de Guirior, que formó

en 23 de agosto de 1780; y seria de desear , la En Méjico, época del gobierno español, se entregasen igualmente todos los capitanes genedepositaban 86 ps. para el examen de médico, | rales y superintendentes á la conclusion de sus

mandos , y los regentes de las audiencias, pues los que pretendan ser nombrados 16 años lo meno son menos graves, importantes y delicadas nos de edad, y demostrar en exámen prévio sus atribuciones y facultades ordinarias y estra saber leer y escribir con correccion, la graordinarias, que las cometidas por las leyes de mática y ortografia castellana, aritmética, la Indias á los antiguos vireyes de Méjico y Lima. teoría del giro, y la teneduría de libros por

partida doble, y nociones generales de ecoMENOR CUANTIA en negocios del CONSE: nomia política , y de geografia. 4.° Que ninJO; ley 60, tit. 2, lib. 2: en las AUDIENCIAS guno pueda ser admitido de meritorio sin haley 88, tit. 15, ibi: y para apelar á los ayunta ber sufrido un examen de las referidas matemientos. V. APELACIONES, tom. 1, pág. 278. rias, por las personas que elija el superinten

dente, el cual procurará sean siempre gefes ú MERCADOS para el abasto de la Habana: oficiales de la mayor graduacion de las oficinas V. ABASTOS; ALGUACIL MAYOR (tom. 1 , pagi de provincia en que ocurra la vacante, haciendo na 221); FIEL EJECUTOR; RASTROS.

estos mismos examinadores la propuesta segun

el mérito de los que hubieren sido aprobados.» MERCEDES REALES. V. en CONSEJO - A la intendencia de la Habana. – V. ENTREautos 73 y 80, tit. 2; y auto 46, tit. 6, lib. 2 TENIDOS. y en OFICIOS (provision de) las leyes 8 á 17, titulo 2, lib. 3.

MERMAS: cuáles puedan admitirse en los

efectos de adeudo, introducidos á las ADUANAS, MERITORIOS Y ASPIRANTES.

Real

tomo 1, pág. 55, art. 36 y siguientes; pág. 105 órden de 25 de diciembre de 1842, que dejando y 334, art. 20. - Rebajas por AVERIAS; V. disubsistente la clase primera , determina sus ca

cha pág. 55 con la 340 y 495. lidades. « Excmo. Sr. He dado cuenta al regente

MESADA ECLESIASTICA: V. MEDIA ANAdel reino de la carta de V. E. núm. 578, y del TA ECLESIASTICA. espediente instruido acerca de si será ó no conveniente que permanezca la clase de Aspiran MESTA (alcaldes de la). Titulo cinco del tes que existen en algunas oficinas de esa Isla, libro quinto. no obstante de no hallarse comprendida en sus respectivas plantas, y á pesar tambien de contener éstas las de Meritorio, que es igual a aquella en todos sus efectos. En su vista, y deseando

LEY PRIMERA, S. A. poner en armonía los intereses bien entendidos del servicio de las rentas con los de

De 1542 y 1680. Que en la Nueva-España los individuos que pertenecen, ó pertenecer

se guarden las ordenanzas de la mesta , é inpudieran a las indicadas clases, no menos que

troduzca en las demas provincias de las Indias. formar para lo sucesivo un plantel de buenos El beneficio y utilidad, que resulta de haber empleados, que tanto honren á su profesion, co introducido la mesta en estos reinos de Castilla, mo al estado á quien consagran sus servicios; dieron causa á que la ciudad de Méjico, por lo se ha servido resolver lo siguiente. 1.° Que sub que toca á sus términos y provincias de la Nuesista en las oficinas donde sea necesario la clase va-España, con orden de don Antonio de Meade Meritorios; pero que su número se ajuste pre doza nuestro virey, biciese algunas ordenanzas cisamente a su reglamento respectivo aprobado para la cria y aumento de los ganados, remedio ,por el gobierno supremo, y no sea discrecional y castigo de los fraudes, y delitos , que con á los gefes locales el aumentarlo ó alterarlo. mucha frecuencia se cometian; y habiendo si. 2.° Que se suprima en todas las oficinas la clase do por Nos confirmadas, y mandadas guardar y de Aspirantes, y que si alguno quedare todavia cumplir: Es nuestra voluntad, que en la Nuevade ella, se le dé colocacion como meritorio España donde se dió principio a este beneficio donde haya vacante. 3.° Que para optar en lo comun, tengan cumplido efecto; y en las demas sucesivo á la plaza de meritorio han de tener provincias donde no se hubiere introducido, y

DE LOS ALCALDBS Y HERMANOS DE LA MBSTA.

militare la misma razon, que en la Nueva-Es-, mesteños y agenos, y estuvieren envueltos con para hagan el virey, presidentes, audiencias y los suyos, para que se sepa cuyos son, y sean engobernadores, que se funde la mesta, para que tregados á sus dueños, pagándoles lo que parecon mejor concierto, y mayor aumento atien- ciere a los alcaldes por la guarda , pena de que dan todos á la cria de los ganados, y los deli- el que así no lo hiciere, pague

diez carneros tos no queden sin castigo , sobre lo cual guar para la parte , y demas los mesteños, que así en den las ordenanzas de Méjico, como van en las su poder se hallaren, al concejo, con el cuatro leyes de este título, y las demas que en él se tanto, y si los tuviere trasquilados, los pague contienen.

con las setenas para el dicho concejo , demas LBY II.

de la pena aplicada a la parte; y entiéndese, que

todos los ganados son mesteros, así yeguas, caQue los alcaldes de la mesta sean elegidos por el ballos, mulas , vacas y puercos, como ovejas y cabildo de la ciudad, y juren de usar bien sus

carneros. oficios.

LEY V.
Ordenamos, que el cabildo de la ciudad de
Méjico nombre up alcalde ó dos de mesta, cuan-

Que no se haga concejo sin haber por lo menos do nombrare y eligiere los alcaldes ordinarios,

cinco hermanos de la mesta. y los otros oficios, hábiles, suficientes, y de

En todos los concejos de la mesta han de asisbuena conciencia, que tengan ganado, y sepan

tir por lo menos cinco personas,

ducňos de gade las cosas concernientes á él, los cuales hagan nados, y hermanos de ella, y de otra forma no juramento en el regimiento despues de ser nom

se puedan hacer. brados y elegidos , de que bien y fielmente usa

LEY VI. rán de dicho oficio, haciendo en todo lo que alcanzaren, justicia a las partes, sin odio, ni Que los que tuvieren 300 cabezas de ganado sean amistad, aficion, ni interés, y los que un año hermanos de la mesta, como se declara. lo hubieren sido, no puedan ser reelegidos el

Todos los que tuvieren 300 ó mas cabezas de siguiente , sino con muy justa causa, y no ha

ganado de ovejas y carneros, puercos ó cabras: biendo otros que buenamente lo puedan ser.

y de vacas ó yeguas 20 ó mas, sean precisamenLEY III.

te hermanos de la mesta, y obligados á ir en

persona, ó enviar otro por ellos á los concejos Que se hagan cada año dos concejos en la forma

que se hicieren, y á cada uno, estando impedide esta ley.

dos con justa causa , y lleven ó envien al conLos alcaldes de la mesta han de hacer todos cejo las mesteñas, segun está ordenado. los años dos concejos á 16 de enero y 31 de agosto, y cada uno dure 10 dias, y no mas, y si

LEY VII. pareciere á los del concejo, lo puedan prorogar por mas tiempo, y háganse en los lugares don- | Que el concejo de la mesta pueda hacer ordede los alcaldes, y asistentes al concejo señala

nanzas con que no se guarden hasta estar

aprobadas y publicadas. ren, y mejor disposicion hubiere , y los que fueren á cada concejo, sean de su comarca. Para la conservacion y buen gobierno de la

mesta podrá el concejo hacer ordenanzas y proLEY IV.

veer otras cosas, con que no las ponga en ejeQue para hacer concejos se publique por pregon cucion , hasta que el virey, ó presidente goberque todos lleven los ganados mesteños, y cuá

nador del distrito las apruebe, si hallare, que les lo son.

tienen las calidades referidas, y despues sean Antes que los alcaldes se junten á concejo de publicadas, para que lleguen a noticia de todos la mesta, hagan pregonar en todas las ciudades, los que las deben guardar. villas y lugares, donde pareciere necesario, que

LEY VIII. todos los dueños de ganados vayan a las mestas, y á ellas lleven todas las ovejas, carneros, cor

Que ninguno tenga en su ganado señal de otro. deros, y otros cualesquier ganados, que fueren Ninguno tenga en su ganado la señal que otro

tuviere , y todos las pongan diferentes para que ren contra cualesquier personas, asi en dinero?. mejor pueda ser conocido el dueño.

como en ganado , conforme al cuaderno, leyes

y pragmáticas de estos reinos de Castilla , que LEY IX.

hablan sobre las condenaciones, y otras cosas, Que ninguno tenga señal de tronca.

que se han de guardar, hacer y ejecutar por el Serial de tronca , que es la oreja ú orejas cor honrado concejo de la mesta, y alcaldes de él. tadas, prohibimos á los ganaderos, que la ten en estos reinos de Castilla , mandamos, que en gan en su ganado, por la facilidad con que po las Indias sean de otro tanto' mas, y así duplicadrian hacer suyos los agenos, pena que el que das se sentencien, cobren y ejecuten. tal señal tuviere, pierda el ganado, que aplica

LEY XIV. mos al concejo, y si alguno tuviere esta por seĎal, mandamos, que le haga otra para quitar la

Que se arrienden las

penas. duda , y conocer la diferencia.

En el concejo se arrienden las penas que le

pertenecen, y a él se aplicaren , y haya mayorLEY X.

domo para cobrar del arrendador, y hacer las Que si dos tuvieren una señal, el concejo á

otras cosas, que convinieren para el bien y uticada uno la que le pareciere.

dad de la hacienda , segun se ordenare en el Si dos dueños de ganado luvieren una señal, concejo, y diere á entender la esperiencia. el concejo dé á cada uno la que le pareciere,

LEY XV. que sea diferente , de suerte que dos, ó mas no

Que los alcaldes de la mesta lleven los derechos puedan usar de una misma.

como los ordinarios. LEY XI.

Podrán llevar los alcaldes de la mesta los deQue el ganado mostrenco se deposite y pregone, rechos de autos y firmas, que ante ellos pasay no pareciendo dueño, sea para la cámara. ren, conforme los pudieren llevar los alcaldes El ganado mostrenco que no tuviere dueño,

ordinarios de la ciudad donde residieren, y mas y se hallare en los concejos, ó en cualquier de la parte que les perteneciere, y cupiere de las ellos, sea depositado en personas llanas y abo- penas aplicadas para el concejo de la mesta, connadas, y pregonado en las ciudades comarcanas,

forme á derecho , y no mas. y si de un concejo á otro no constare del dueño,

LEY XVI. sea y se aplique para nuestra cámara, y los oficiales reales lo vendan, haciendo

Que los alcaldes y mayordomos, ucabados sus

cargo el contador al tesorero, y procediendo en esto como

oficios, dén cuenta y estén á derecho con los

querellosos. es uso y costumbre.-V leyes 18, tit. 20, lib. 1 g 6, tit. 19, lib. 8.

Habiendo acabado los alcaldes de la mesta el

año de su ejercicio, vayan personalmente al otro LEY XII.

concejo que se siguiere, á cumplir de derecho Que hagan cada año pesquisa de oficio sobre los

á los querellosos que algo les quisieren pedir y hurtos, y castiguen los culpados.

demandar ante los alcaldes que les sucedieren, Los alcaldes de la mesta hagan en cada un

у alli les sea tomada cuenta de los bienes del año pesquisa general de oficio, aunque no haya concejo, y asimismo al mayordomo, y el alcanacusador ni denunciador, sobre los hurtos de

ce que resultare, entregue al que sucediere en ganado que se hubieren hecho, y hacen en la su lugar. provincia, y castiguen á los culpados con las pe

LEY XVII. nas de derecho.

De 1531.- Que no se saquen ganados de una LEY XIII.

provincia para otra. Que las condenaciones y penas impuestus por la

Mandamos á los gobernadores y justicias, que mesta en estos reinos de Castilla , sean dupli

no corsientan sacar de las ciudades y provincias cadas en las Indias.

de su cargo los caballos, yeguas , vacas , ovejas, Todas las condenaciones y penas que resulta- ' ui otros ganados, que fueren necesarios para su

« AnteriorContinuar »