Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cia del rey.

casos que no fueren de su jurisdiccion. Y man padres y pastores, y los súbditos como hijos damos a nuestros presidentes y gobernadores obedientes á sus prelados, escusando cuanto que no den lugar a que los prelados esccdan, fuere posible quejas y sentimientos, porque de guardando lo dispuesto por las leyes de estos esto resulta faltar al servicio de la iglesia con nuestros reinos de Castilla.

desconsuelo de todos; y si se ofreciere alguna

duda sobre las erecciones, guarden lo proveido LEY XXXIII.

por la ley 14, tit. 2 de este libro. De 1592. — Que los obispos cobren lo que deja

LBY XXXVI. ren los indios para capellanias y obras pias y tomen las cuentas.

De 1561 y 1680. — Que á ningun urzobispo ni Mandamos, que de las cajas de comunidades obispo se consienta venir á España sin licende indios donde está orderado entren los bienes de los difuntos, se saque y pague lo que Los arzobispos y obispos de nuestras Indias hubieren dejado para capellanias, obras pias y están obligados á residir en sus prelacías conhospitales, en dinero ó rentas. Y encargamos á forme á derecho y al santo concilo de Trento, los arzobispos y obispos, que tomen cuentas a y á Nos por nuestra regalía, y como patron cualesquier poseedores de estos esectos , y ha universal de todas las iglesias toca el cuidado gan cumplir y ejecutar las disposiciones de los de proveer, que se guarde y ejecute. Y porque testadores, y los vireyes, y audiencias y go de venirse á estos reinos los arzobispos y obisbernadores no se entrometan en lo sobredicho, pos de nuestras Indias, Islas y Tierra-Firme y lo dejen á cargo de los prelados.

del mar Océano, dejando sus ovejas sin pas

tor, y á los clérigos sin el gobierno personal LEY XXXIV.

que tanto importa, se siguen gravísimos dados De 1540 y 1638. — Que cuando los diezmos no é inconvenientes: mandamos á los vireyes, pre

llegaren o quinientos mil muravedis , se pa sidentes y oidores, que no déu á los arzobisgire á los obispos lo que faltare de la hacien

pos u obispos licencia para venir a estos reinos, da real.

y á los gobernadores y alcaldes mayores y otros Los oficiales reales de todas las provincias nuestros jueces, que no los consientan ni dede nuestras Indias, Islas y Tierra-Firme del jen venir si no fuere teniendo espresa licenmar Océano , averigüen y sepan lo que valicre cia nuestra para venir , ni los dejen embarcar en cada un año la parte de diezmos que perte en ninguna manera ni por ninguna via, porque nece a los obispos de aquellas provincias; y ha- asi conviene al servicio de Dios Nuestro Señor llando que no llega á quinientos mil maravedis y al nuestro, y bien de los paturales y españoen cada un año, se los suplan y paguen de cual- les que residen en aquellas provincias (1). quier hacienda nuestra, desde el fiat de su Santi

LEY XXXVII. dad. - (V. ley 28 , lit. 16).

De 1626 á 80. Que los vireyes ordenen á los LEY XXXV.

oficiales reales, que cobren y administren las De 1626 y 80.- Que los prelados tengan confor vacantes y espolios , y ellos lo ejecuten, y se

midud con sus cabildos, y sobre dudas en lus ponga cobro en los bienes de los prelados. erecciones guarden la ley 14, tit. 2 de este De los diezmos que á Nos pertenecen por libro.

concesiones apostólicas, hemos dotado todas Porque conviene, que los eclesiásticos vivan las iglesias de nuestras Indias, arzobispados y con toda paz y buena conformidad , pues de lo obispados de cllas, supliendo de nuestra real contrario se pudieran escandalizar los recien hacienda lo necesario para su dotacion , aliconvertidos á nuestra santa fé catolica : roga mentos y congrua sustentacion; y por ser las mos y encargamos á los prelados de puestras dichas iglesias, arzobispados y obispados de Indias, que procedan con sus cabildos , como nuestro patronazgo real, y estar debajo de la

(1) La real cédula de 27 de julio de 1816 establece el modo con que deben los arzobispos y obispos solicitar las renuncias de sus mitras.

inmediata proteccion nuestra , atendiendo a lo laren no reciban rejacion ni molestia sus hereque conviene , que lo que montaren las vacantes deros. y espolios de los arzobispados y obispados esté

LBY XXXIX. siempre de manifiesto para quien lo hubiere de

Forma que han de guardar los arzobispos y haber conforme á derecho : mandamos á los vi

obispos en hacer los inventarios de sus bienes reyes de nuestras Indias , que dén las órdenes

adquiridos antes de entrar en las iglesias. que convengan á nuestros oficiales reales de todos sus distritos y jurisdicciones, para que Conviene dar forma á los joventarios que hacobren lo que montaren todas las vacantes y es cen los arzobispos y obispos de nuestras Indias polios de los arzobispados y obispados, y lo cuando llegan á tomar posesion de sus iglesias; tengan en su poder por cuenta aparte , para dis. y para que la causa pública y los interesados tribuirlo segun nuestras órdenes, y los dichos tengan entera satisfaccion , ordenamos, que se oficiales reales lo cumplan y ejeculen precisa y hagan con citacion de los fiscales de nuestras puntualmente. Y asimismo hagan lomar cuentos audiencias reales en cuyo distrito estuviere el de las vacantes y espolios que hasta ahora se han arzobispado ú obispado , y que intervengan percausado á las personas en cuyo poder hubieren sonalmente en las partes donde residen ; y donparado, y nos avisen en todas las ocasiones de de no fuere posible, las personas de toda satisarmadas, del estado que tienen estos efectos, y faccion, confianza y buena concieocia que los con qué ordenes se han distribuido, para que fiscales Dumbraren, juntamente con dos prebenvisto en nuestro consejo real de las Indias pro Jados de sus iglesias, y los prelados declaren vea lo que convenga.-(V. ley 2, titulo 24, co ellos todos sus bienes y deudas, y la causa de lib.8).

que proceden. Y les rogamos y encargamos, que Otrosi, ordenamos y mandamos á los vireyes, asi lo guarden y cumplan con la legalidad que presidentes, audiencias reales y gobernadores conviene, y á sus prebendados, que asistan a los de nuestras lodias, que en muriendo algun ar- inventarios. Y maodamos a nuestros vireyes, zobispo ú obispo en los distritos de sus provin- presidentes , oidores , gobernadores y otros cias y gobernaciones, pongan luego cobro en cualesquier nuestros jueces y justicias , que dén los bienes que dejaren, en conformidad de las las órdenes necesarias para que precisa y punprovisiones y cartas acordadas que en semejan- | tualmente se cumpla lo contenido en esta nuestes casos se despachan en nuestro consejo real tra ley, y que nuestros fiscales asistan en las de Castilla , de forma que en esto haya la buena partes donde se pudiera hacer, sin faltar al descuenta y razon que es justo, sin dar lugar á ocul pacho, y pongan traslados autorizados en los taciones, ni que se defraude nada de lo que fuere archivos de las audiencias. Y encargamos á los debido a la iglesia y á los que pretendieren te- deapes y cabildos de las iglesias que hagan lo ner derecho a los dichos bienes, y envien á mismo, para que conste cuando convenga. puestro consejo de Indias copia de los inventarios que de ellos hicieren en las primeras oca

LEY XL. siones que hubiere para estos reinos.

Que las causas de espolios en concurso de las LEY XXXVIII.

iglesias se traten donde muriere el obispo,

y que el pontifical pertenece a la segunda Que los bienes inventariudos por los prelados, iglesia. cuando van á servir sus iglesias, no se inclu

Por escusar las competencias de jurisdiccioyan en los espolios.

nes, pleitos y diferencias, que se suelen ocasioMandamos á los oficiales de nuestra real ha nar en caso de morir el obispo en una iglesia cienda, que sucediendo fallecer los prelados de estando presentado por Nos para otra , y dado sus distritos , pongan cobro en los espolios, y el fiat por su Santidad: Declaramos y mandano incluyan en las diligencias los bienes que los mos, que todo lo que fuere espolio, paga de prelados hubieren inventariado, cuando entrarondeudas y pretensiones de unas y otras partes, á servir sus iglesias conforme à la ley siguiente, se ha de tratar en el distrito y audiencia en cuya ni conozcan de ellos, y en la cantidad que mou jurisdiccion y territorio muriere el obispo, y

que nuestras reales audiencias deben proce- darémos proveer del remedio conveniente. der y procedan en esta forma. Y en cuanto al

LEY XLII. pontifical que dejare, pertenece a la segunda iglesia de donde fuere el obispo al tiempo de su

Que los obispos nombren clérigos y no religiosos muerte, cuya propiedad y frutos fueron su

por vicarios y confesores de monjas. yos desde el fiat de su Santidad, y mas si estu Por los inconvenientes que se siguen de que vieren despachadas las bulas, y hubiere enviado los religiosos vivan fuera de sus conventos, y á tomar posesion de la segunda iglesia ; la cual particularmente asistan á monasterios de relise requiere para los actos jurisdiccionales , y no giosas que no están sujetos á sus prelados , di para otro efecto. Y en cuanto a las piezas y son de sus mismas órdenes: Rogamos y encarpreseas que se comprenden en el pontifical , se gamos á los arzobispos y obispos, que nombren guarde y ejecute lo que está declarado por pro à clérigos seculares por vicarios y confesores prio motu de su Santidad.

de las monjas sujetas a sus jurisdicciones, y nó

á religiosos, que así se acostumbra y observa LEY XLI.

en estos nuestros reinos de Castilla. (V. MOQue se romila cada año la tercia parte de lo

NASTERIOS). procedido de vacantes de arzobispados y obis

LBY XLIII. pados á España , como se acostumbra.

Que los prelados y ministros eclesiásticos guarA los señores reyes nuestros progenitores,

den los aranceles, conforme á derecho de esy á Nos pertenecen los diezmos eclesiásticos

tos reinos de Castilla , y las audiencias lo hade nuestras Indias Occidentales por concesion

gan ejecutar, y los vireyes y justicias inforapostólica, mediante la cual se incorporaron en

men si se cumple lo proveido. nuestra real corona como bienes libres y temporales, con cargo de dar cóngrua sustentacion Rogamos y encargamos a los prelados de y alimento á los prelados y ministros eclesiás nuestras Indias, que den las órdenes necesarias Licos, y lo hemos hecho, y mandamos hacer á sus provisores y notarios y otros cualesquier larga y copiosamente. Y porque desde el tiempo ministros, curas beneficiados y clérigos, sobre que mueren los arzobispos y obispos, hasta que que guarden lo dispuesto por el santo concilio los sucesores presentados por Nos tienen el fiat de Trento, y señalado por aranceles en las code su Santidad, vacan estas rentas asignadas para branzas de derechos de dimisorias, litulos y sus alimentos durante sus vidas, y deben aca otros despachos, y en los entierros. Y porque barse con ellas, y quedar por bacienda nuestra nuestra voluntad es, que esto tenga cumplido incorporada en nuestro real patrimonio, y está efecto, mandamos á nuestras audiencias reales mandado, que todo lo que procediere de las ter que estén con especial cuidado de que no haya cias partes de vacantes de arzobispados y obis csceso , y en caso necesariu despachen las propados que hemos reservado para repartir en visiones ordinarias, conforme está proveido por obras pias, se remita á estos reinos á poder della ley 27, título 25, libro 4 de la Nueva Recopilesorero general de nuestro consejo real de las lacion de estos reinos de Castilla, inserto el Indias, como se acostumbra, y fuere cayendo, arancel, de suerte que por todas partes se pony conviene que asi se ejecuie: Mandamos á los ga el remedio conveniente. (1) Otrosi manoficiales de nuestra real hacienda de todas las damos, que en los títulos de vireyes, presi Indias, que remitan á poder del dicho tesorero dentes, gobernadores y alcaldes mayores y general lo que hubiere procedido y procediere otras cualesquier justicias, se pongan cláusude las tercias partes de vacantes de arzobispa- las de que sopena de privacion de los oficios dos y obispados, con toda puntualidad, sin re

y perdimiento de los salarios, nos envien relaservar vi detener ninguna cantidad; estando cion en todas las ocasiones de armada, si los advertidos, que si así no lo hicieren, mao- prelados, jueces eclesiásticos y sus ministros

(1) No deben esceder estos derechos del arancel su triplo de los que se llevan en la iglesia de Sevilla.

Fuardan lo contenido en esta nuestra ley. | dias, que no escomulguen en los casos que tu

vieren jurisiliccion, por cosas y casos leves, LEY XLIV.

conforme está dispuesto por el santo concilio de De 1597 y 1680. Que los prelados castiguen Trento, ni condenen en penas pecuniarias á los

conforme á derecho canónico a los clérigos y legos por los inconvenieotes que de ello redoctrineros culpados en tratos y grajerias. sultan.

LEY XLVIII. Encargamos á los prelados de nuestras Indias

De 1588. - Qu los prelados no ordenen ilique pongan mucho cuidado en castigar a los clérigos y doctrineros que fueren culpados en

tulo de beneficios de que el Rey sea patron, tratos y granjerías, ejecutando lo dispuesto por

antes de la presentacion. los sagrados cánones y breves apostólicos. Encargamos á los prelados de nuestras In

dias que no ordenen á titulo de beneficios, de LBY XLV.

que Nos somos patron, sin haberse primero De 1545. Que los prelados regulares hagan dado presentacion del beneficio en la forma que

publicar en sus monasterios las cartas y cen está dispuesto al que así se hubiere de ordenar, suras de los diocesunos.

y si hubieren hecho ó hicieren lo contrario, De escusarse los prelados de las religiones y nuestros vireyes presidentes y gobernadores, a los demas religiosos de leer y publicar las cartas cuyo cargo estuvieren, presenten luego los tay censuras de los prelados diocesanos ó sus mi les beneficios á otros clérigos, vistros, se puede seguir que muchos de sus

LEY XLIX. súbditos no se confiesen ni paguen los diezmos, quedándose con las cosas hurtadas ó robadas, sin

De 1608.- Que los arzobispos en sede-vucunte que se pueda tener cuenta con ellos ni ejecutar

de iglesia sufragánea usen del derecho de los, haciendo ilusorio el oficio episcopal: encar

metropolitanos. gamos á los provinciales, priores, guardianes, Porque se han esperimentado muchos inconvicarios y otros religiosos de los monasterios de

venientes en el gobierno de las iglesias catedranuestras Indias, que cuando los prelados dioce

les sede-vacantes, y las provisiones y elecciosanos ó sus ministros les dieren algunas cartas nes de visitadores, y presentaciones para las y censuras para que las lean y publiquen ,

doctrinas no han sido tan acertadas como conhagan lcer y publicar en sus monasterios, para

viene: encargamos á los arzobispos de nuestras que cesen tales pecados. En que será puestro

, Señor servido, y los religiosos cumplirán su

vacantes y sucediereu casos en que los metro• obligacion.

politanos deben conocer, conforme á derecho

canónico, usen de la facultad y jurisdiccion que LEY LXVI.

les concede, procurando que los cabildos ecleDe 1663. Que los obispos puedan embarcar siásticos procedan en todo como couviene. los frutos episcopales, y hacer matunza de ga

LEY L. nados como los vecinos.

De 1631.- Que en la administracion de la cuar. Permitimos que los obispos puedan embarcar los frutos episcopales en los navios de las per

ta episcopal se guarde la costumbre. misiones, como los vecinos, igualmente, y ha Mandamos que nuestros vireyes, presidencer la matanza de ganados , y pesar la carne de tes y gobernadores no envieu jueces à la admiellos por su turno.

nistracion de los frutos y rentas de la cuarta

episcopal en sede-vacante, y que hagan guarLEY XLVII.

dar la costumbre que se hubiere observado en De 1560 y 1613. - Que los prelados no escomul su administracion. guen por causas leves , ni condenen á legos en

LEY LI. penas pecuniarias.

De 1651.- Que ningun obispo perciba lus cuarRogamos y encargamos á los arzobispos y tas funerales del tiempo de la vacante de su obispos, provisores y vicarios generales y otros antecesor, hasta el fiat de su Santidad. cualesquier jucces eclesiásticos de nuestras In Rogamos y encargamos á los arzobispos y

las

obispos de nuestras indias, que con pingun pre oigan y vean los frutos de nuestra amonestatesto perciban las cuartas funerales causadas en cion por todos los medios posibles à la proviel tiempo que estuvieren vacas sus iglesias, des- dencia cristiana y religiosa, procurando que de ia muerte de sus antecesores, hasta que su los ministros eclesiásticos, curas, confesores у Santidad les conceda el fiat, ni sobre esto pro predicadores tengan la suficiencia, pureza de cedan contra los cabildos de sus iglesias, guar vida y costumbres, que pide tan grande ministedando la costumbre y lo que en esta razon estu. rio, y sean elegidos sin algun respeto humago, viere resuelto y mandado. -(V. ley 13, tit 13). ayudándonos á que descarguemos nuestra con

ciencia, y hagamos eleccion, mediante su noLBY LII.

ticia, de los sugetos de mas aprobacion, virtud, De 1638.- Que los prelados y jueces eclesiásti

cjemplo, letras y esperiencias para el gobierno cos apliquen parte de lus condenaciones para de las iglesias y oficios y ministerios seculares, las guerras contra infieles y gastos de ar

de que nos daremos por bien servido. madas.

LEY LIV. Otrosí , rogamos y encargamos á los prelados, provisores y vicarios generales, que de

De 1570.- Que no se impida á los prelados la las condenaciones ó multas que hicieren en sus

jurisdiccion eclesiástica , y se les favor y juzgados apliquen alguna parte para las guer

auxilio , conforme à derecho. ras contra infieles y gastos de nuestras arma Mavdamos á los presidentes y oidores de das. Y mandamos que se cobre y recoja en nues nuestras audiencias reales de las Indias, que no tras cajas reales con buena cuenta y razon, para impidan á los prelados ni jueces eclesiásticos, que se nos remita distinta y separadamente con ni á sus ministros ni oficiales la jurisdiccion la demas hacienda nuestra, y se gaste en los di cclesiástica , antes para la ejecucion de ella les chos efectos. Y encargamos á los prelados y deo y hagan dar todo el favor y auxilio que se jueces, que nos den ariso en todas ocasiones de les pidiere, y debiere dar, conforme á derecho. lo que por esta cuenta juntaren, y cajas en que -(V. ley 4, tit. 1, lib. 3). entrare.

LBY LV.
LEY LIII.

De 1643.- Que los prelados ramitan los breves De 1629 y 80.- Que los prelados procuren que y buletos no pasados por el consejo. sus feligreses y súbditos vivan ejemplar y vir

Rogamos y encargamos á los arzobispos y tuosamente, y hagan eleccion y den noticiu

obispos de nuestras Indias, que por lo que les ul rey de los que fueren mus á propósilo para

toca hagan que se recojan todos los breves, asi empleos y puestos eclesiásticos y seculares.

de su Santidad como de sus nuncios apostoliPorque solamente deseamos la dilatacion de cos que hubiere en sus distritos, y se llevaren á nuestra monarquía para servicio de Dios nues aquellas provincias, no habiéndose pasado por tro Señor , aumento y conservacion de su santa nuestro consejo real de las Indias, y no confé y religion católica, y con los males que en sientan ni den lugar que se use de ellos en ninestos tiempos esperimentamos debemos temer, guna forma; y recogidos, los remitan al dicho que está gravemente ofendido por nuestros pe nuestro consejo en la primera ocasion, dando cados, y merecemos estos y mayores castigos, para todo las órdenes convenientes, y poniendo reconociendo lo que importa el ejemplo público en su ejecucion el cuidado necesario. de los prelados y ministros cclesiásticos, para

LEY LVI. conmover a la divina misericordia , mediante la reformacion de costumbres: rogamos, en

Que los obispos no den lugar á que en sus casas cargamos y exhortamos á los arzobispos, obis se pongan cuerpos de guardia , y lomundo arpos, abades, cabildos eclesiásticos y prelados

mas los clérigos sea con trage modesto, de las religiones, que con la atencion , pruden Otrosi, encargamos a los obispos de nuestras cia y celo que fiamos de sus personas, pongan Indias, que no permitan ni den lugar á que en los medios mas eficaces para aplacar y servir á sus casas se les pongan cuerpos de guardia de Dios nuestro Señor, y que en sus súbditos se clérigos ni otros ministros eclesiásticos; y si la

« AnteriorContinuar »