Imágenes de páginas
PDF
EPUB

misma forma, sin distincion, que allí se declara y contiene.

LEY IV.

de la ley, y no presentándose el renunciatario dentro del término señalado , vaque el oficio para la real hacienda.

Que los renunciantes hayan de vivir veinte dius,

Los que no vivieren enteramente los veinte yl os renuncialarios presenten las renuncia

dias de la ley , despues de la fecha de las renunciones dentro de sclenta.

ciaciones, ó no las presentaren en los setenta ó Los que renunciaren cualesquier oficios ha- treinta que está ordenado y declarado, por cualyan de vivir y vivan veinte dias despues de la quiera de estos casos, pierdan los oficios y hasecha de las renunciaciones que se bicieren de yan de quedar y queden vacos, y se pucda disellos; y dentro de setenta dias contados desde poner y disponga de ellos para beneficio de el mismo dia de la renunciacion se hayan de nuestra real hacienda, como de oficios vacos, y presentar, y presenten las renunciaciones ante sin obligacion de volver , ni dar, ni se vue lva el virey ó audiencia mas cercana al lugar don- ni dé el precio de ellos, ni parte alguna de él á de las tales renunciaciones se hicieren , ó ante los que asi perdieren los oficios por cualquiera el gobernador o justicia principal de aquel dis de las dichas causas (1). trito, para que la dicha audiencia , gobernador

LEY VII. ó justicia ante quien se presentaren, (no siendo de los que tienen facultad nuestra de dar títulos

De 1629. Que no se admilan renunciaciones para servir los dichos oficios, en el interin que

hechas por poder dado á oficial de ministro, Nos los confirmamos ), envien luego los recau

ni sin registro, y se hagan ante escribanos dos á puestros vircyes, o presidentes de las au

públicos ó del número. diencias pretoriales, que habiéndolos visto provean lo que convenga , y así se guarde en todos Los vireyes, presidentes y oidores, goberlos oficios renunciables , de cualquier calidad nadores y otras cualesquier justicias de nuestras que sean.

Indias no admitan ningunas renunciaciones de LEY V.

oficios vendibles y renunciables, hechas por po. Que de los oficios cuyos renunciantes murieren

deres dados á oficiales de escribanos, criados, en lu mar , se haga la presentacion conforme ni oficiales de ministros nuestros: y asimismo á esta ley.

no las admitan, si no constare que los protocolos Porquc pucde suceder que algunos tengan y registros quedan originalmente en poder de oficios renunciables, y viniendo á estos reinos los escribanos del número ó públicos, que son

ante por los sucesos y accidentes de ella no puedan las leyes; y si se hicieren algunas renunciaciopresentar las renunciaciones dentro de los se nes ante escribanos nombrados, en despoblado, tenta dias dispuestos por la ley antes de esta: caminando , por no haber escribano real ó púEn tal caso es nuestra voluntad y mandamos, blico, como puede suceder, en tal caso se lia de que viniendo á estos reinos presenten en nues guardar lo proveido por derecho y leyes reales, tro consejo real de las Indias las renunciaciones procediendo en él, cuando suceda, conforme a hechas en la mar:y yendo á ellas, ante el go. justicia. bernador ó justicia principal del puerto donde

LEY VIJI. desembarcaren, dentro de treinta dias, contados desde el dia que acabado el viage hubieren

De 1634. — Que ningun escribano haga renundesembarcado en adelante, plazo y término que

ciacion de su oficio ante si mismo, y con qué les señalamos en el caso susodicho , en lugar de

calidades se podran hacer renunciaciones ver

bales. los setenta dias para el efecto que en la dicha ley se refiere.

Ordenamos, que ningun escribano pueda haLEY VI.

cer ante sí mismo su renunciacion, y que preQue no viviendo el renunciante los veinte dias cisamcntc la haga ante otro escribano, y de no

(1) Véanse abajo las nuevas disposiciones del caso, y sobre las renuncias en menores, ó mugeres.

haberle en la parte donde sucediere el caso, se en menores de edad ni incapaces. Y mandamos, guarde inviolablemente lo dispuesto, para que que los que las hicieren con cualesquier de csno se puedan hacer renunciaciones verbales, ni tos defectos pierdan los oficios: y no se admitan con testigos, si no suere con asistencia de la ningunas de las de esta calidad que estuvieren justicia ordinaria, y á su falta con la del cura del hechas ó se hicieren , de que estarán advertidos lugar; y si en otra forma se hicieren , manda- los presidentes y oidores de nuestras audienmos á nuestros vireves, presidentes y gober- cias, para que así se guarde y ejecute sin connadores que no las admitan, y cada uno por lo travescion. Y mandamos á nuestros vireyes' que le toca haga guardar todo lo susodicho. que no dispensen en tales casos, aunque sea á

titulo de composicion. (1) LEY IX.

LEY XI. De 1631 y 34. Que no se admilan renunciaciones con las cláusulas que esta ley refiere , y

De 1606 á 15. - Que las personas en quieu se sean en personas hábiles que las acepten y se

rematuren y renunciaron oficios, sean hábiles

y suficientes para el ejercicio. presenten.

Mandamos, que las renunciaciones de oficios Porque nuestra intencion en la venta y reen personas ciertas , y por su falta en nuestras pupciacion de oficios es, que las personas en reales manos, y eo quien se remataren , que son quien se hicieren los remates y renunciaciones las cláusulas de que usan los renunciantes (que-sean hábiles y suficientes, y de las calidades y riendo asegurar por este medio el peligro de satisfaccion que se requiere para tales oficios, perderlos por defecto de renunciacion), no se por el daño y perjuicio que la república recibirá hagan ni admitan, ni pasen por ellas, ni por de permitirse ministros en quien no concurran otras diferentes de las espresadas en este titulo: las partes que se deben suponer: mandamos á y se hagan en personas hábiles y suficientes nuestros vireyes, presidentes y gobernadores, que las acepten, y se presenten con ellas dentro que si en virtud de la facultad que hemos condel término que está ordenado, y las que de otra cedido para renunciarlos, se hicieren algunas forma se hicieren scan en sí ningunas y de nin- renunciaciones de oficios en personas en quien gun valor ni efecto, que Nos desde luego las no concurran la habilidad, suficiencia y satisdeclaramos por tales, y por perdidos los ofi- faccion que de derecho se requiere para ellos, cios que en otra forma se renunciaren. Y orde no las admitan, y les respondan y ordenen, que namos, que se vendan por cuenta y beneficio de repuncieu en otras personas que tengan las dinuestra real hacienda , y los herederos del re chas calidades, y cumpliéndolo asi, las adminunciante no puedan pretender derecho á nin tan, y no de otra forma; y si nuestro fiscal ó guna parte, y á los vireyes , presidentes y au las partes se agraviaren, acudirán á nuestro diencias y oficiales reales de todas las Indias é consejo de Indias á pedir y seguir su justicia: Islas adyacentes, que así lo guarden y cumplan, y los vireyes, presidentes y gobernadores ensin contravencion ni dispensacion por ninguna viarán aparte al consejo razon de las causas por

qué los escluyen, secretamente: y en las renunLEY X.

ciaciones que pasaren de todos y cualesquier oficios у

de

que dieren título , para que los sirDe 1627.-One no se admilan renunciaciones

van en interin, que Nos los confirmamos y de oficios en menores ni incapaces.

aprobamos, enviarán al consejo su parecer en Declaramos, que las renunciaciones de ofi razon de las calidades y partes de los renunciacios se han de hacer en personas hábiles y su tarios, se le entregarán cerrado y sellado, para ficientes, y que no se puedan hacer ni hagan l que cuando se le despache la confirmacion le pre

causa.

(1) Aunque los vireyes tuvieron un tiempo la facultad de habilitar menores, para servir oficios que no fueran de administracion de justicia, ó hacienda, siempre con la calidad de acudir por la real confirmacion; no sabemos la hayan ejercido los capitanes generales de las islas, y menos hoy, que siendo una dispeosa de ley, solo al alto gobierno puede competir el arbitrar sobre ello. V. GRACIAS AL SACAR.

senten con el titulo, y de otra forma no sc confirmará. (1)

LEY XII.

tercio que justamente debemos haber, no se admita ni pasc ninguna renunciacion de oficio.

LEY XV.

Que no se admitun renunciaciones contra lo or- De 1606. - Que se prevenga cuando sea convedenado por las leyes de este titulo.

niente, para que en las ventas y renunciacioEs nuestra voluntad y mandamos, que en nin

nes, y valor de los oficios no intervengan frau

des. guna forma se admitan ni pasen renunciaciones que se hicieren de oficios en qne no se hubicre Para que no intervengan fraudes ni engaños enteramente cumplido con las condiciones, ca en las ventas y renunciaciones de oficios , sino lidades y circunstancias que por leyes de este mucha justificacion, puntualidad y verdad para tilulo se dispone.

poderlos servir : ordenamos a nuestros vireyes,

presidentes, audiencias y gobernadores, que LEY XIII.

antes de pasarlas ni dar los despachos, hagan las De 1619 y 26.- Que lu averiguucion del verda averiguaciones y diligencias necesarias para sa

dero valor se haga en el término que por esta ber y entender el verdadero valor de ellos, y ley se señala.

que se cobre la cantidad con que justamente nos Luego que se presentaren renunciaciones de deben servir los renunciantes, conforme a las oficios renunciables, dentro de ocho dias prime- leyes de este título. ros siguientes y continuos, se haga la averigua

LEY XVI. cion de su verdadero valor, y hasta tanto que

De 1621. — Que si los interesados se ugraviaren esto se haya hecho no se provean por via de in

de la tasta, é interpusieren segundu suplicaterin, ni en otra ninguna forma. Y por la difi

cion, se entere luego el precio en la real caju cullad que pueda haber para que esta averigua

y remitun los uulos. cion y tasacion se haga regularmente en tan breve término, por la distancia que hay á los lu De la tasa y avaluacion que hacen nuestros gares y provincias donde suelen vacar los ofi vireyes ó presidentes en las renunciaciones de cios, y es forzoso coviar á que se hagan pro

oficios, apelan algunas veces las partes para las banzas y averiguaciones, declaramos, que para audiencias, y en ellas con conocimiento de los oficios que se renunciaren en las ciudades causa se confirma la tasa , y las partes suplican donde estuviere el gobierno, y se hubieren de segunda vez para ante nuestra real persona, y despachar títulos, basten los ocho dias, dos ó conclusa en este grado se remite por las audicntres mas, (como lo pidiere la necesidad), y para cias, con la confirmacion que piden, á nuestro los de afuera, conforme a la distancia y otras real consejo de Indias. Y porque conviene asecircunstancias que obligaren á ello, señale el gurar el precio, mandamos que en este caso la virey ó ministro que tuviere el gobierno, el parte en quien se renunciare el oficio sin perjuitiempo que pareciere precisamente necesario.

cio de su derecho entere en nuestra real caja la

cantidad que á Nos perteneciere por la renunciaLEY XIV.

cion, conforme a la casa, porque con la dilaDe 1587.- Que las informaciones del valor de

cion del litigio no se dilate la paga, y las partes los oficios se hagan con intervencion de los

sean oidas en su agravio y pretension, pues el fiscales.

mismo derecho tiene nuestro real fisco de poOrdenamos, que las informaciones por donde derse agraviar de la tasa, y suplicar pareciendo ha de constar del valor cierto de los oficios en le moderado. Y ordenamos, que todos estos aunuestras audiencias, se hagan con intervencion tos vengan insertos en los que se remitieren al de nuestros fiscales. Y mandamos, que sin cer cousejo, y presentar en cuando se viene á pedir tificacion suya de que están satisfechos del pre confirmacion. cio y verdadero valor, de forma que nuestra

LEY XVII. real hacienda no padezca fraude en la mitad ó De 1622.- Que si constare de fraude ó mas oa

(1) Véavse abajo las disposiciones que alteran el tenor de esta ley y la 10.

lor de los oficios, se puedun tomur por cienta hubiere, y se introduzca en nuestras cajas reade la real hacienda.

les, y á ello salgan y lo pidan nuestros fiscales Nuestros vireyes, audiencias, gobernadores de las audiencias, y se proceda en el caso brey ministros de las Indias en la averiguacion del ve y sumariamente, que así es nuestra voluntad. valor de los oficios que se renunciaren, procc

LEY XIX. dan con particular atencion y cuidado para conocer cuando los testigos deponen en favor de De 1614 y 19.- Que los tercios y mitades se enlas partes, y contra el real fisco , y en tal caso,

teren de contado. si les constare, que los oficios tienen mas valor Mandamos, que los tercios y mitades que condel que dicen en sus declaraciones, se muestren forme a lo ordenado por las leyes de este titulo parte nuestros fiscales, y pucdan tomarlos por nos pertenecieren del verdadero valor de los cuenta de nuestra real hacienda en los precios oficios que se renunciaren en las Indias, se inque las partes quisieren que se tasen, por las troduzcan de contado en nuestras cajas reales y averiguaciones, y los hagan vender en benefi

no se fien á plazos. cio de ella, y á las personas cuyos eran, les vuel

LEY XX. van la mitad ó los dos tercios, conforme á lo que constare por las renunciaciones que les De 1621 y 27.- Que los oficiules reales certifi pertenece, en virtud de las leyes que de csto quen sobre haberse enterado la caja de los tratan, procurando que los interesados á quien tercios y mitades. tocaren ó pudieren tocar los oficios, no sean

En todos los enteros que se hubieren de ha · molestados indebidamente por pasion y afectos

cer en nuestras cajas reales de las Indias por particulares, porque nuestro principal intento ventas ó renunciaciones de oficios ó en otra es solo evitar los frades que en esto suele ha

cualquier causa, los oidores, jueces y fiscales ber, y que con igualdad se administre justicia. de nuestras audiencias no dén ni puedan dar LEY XVIII.

certificacion de haberse enterado decisiva di

anunciativamente, si no precediere certificacion De 1636.- Que de los oficios que se tomaren

de los oficiales reales, por donde conste de la por el tanto, se al dueño la parte, confor

paga , recibo y eotero en la real caja , y de que me al precio en que pretendiere se lase.

en su cuenta y cargo lo han puesto por hacienDeclaramos, que las dos tercias partes ó mi da nuestra: y las certificaciones vengan insertas tad del valor del oficio que se hubiere de dar al á la letra en los títulos que se despacharen. Y dueño de él, en caso que se tome por tanto

mandamos que asi lo provean y ordenen los vipor cuenta de nuestra real hacienda, conforme

reyes, presidentes y gobernadores, y no perá la ley antecedente, hayau de ser y sean del mitan ninguna culpa ni omision á nuestros ofimismo precio en que el pretendiere que se ta ciales reales , imponiendo las multas que les pase, y avalue cuando presentare la renunciacion,

reciere, y cobrarán de sus bienes , las cuales y no del aumento, despues de haberse tomado

remitirán al tesorero de nuestro consejo de lopor nuestra cuenta, en que se vendiere y rema

dias por cuenta aparte, sin juntarlo con la demas tare, pues no es justo ni se debe permitir, que hacienda nuestra. nadic lleve intereses del dolo y fraude, y mali

LEY XXI. cia con que procediere. Y en esta conformidad mandamos a nuestros vireyes , audiencias, go Que los oficiales reales den las certificaciones bernadores y ministros que lo ejecuten, y ha de los enteros de los oficios, conforme á esta gan ejecutar siempre que suceda el caso; y que ley. si por lo pasado se hubiere entendido esto en Ordenamos y mandamos a los oficiales de otra forma , y á alguna persona se le habieren nuestra real hacienda que en las certificaciones dado las dos tercias partes ó mitad del valor de del entero de nuestra real caja, ó seguridad de algun oficio, conforme á la cantidad en que se las cantidades que nos pertenecieren y recibiehubiere vendido por cuenta de nuestra real ha ren, ó se hubieren de introducir en las de sa cicnda, y no de aquella en que el pretendió se cargo, declaren muy distinta y específicamente avaluase , se cobre de él la demasia que en esto la forma en que se hiciere , estando advertidos,

se

que de las renunciaciones de oficios deben co las consecuencias y otros inconvenientes , brar de contado las cantidades que á Nos toca hagan autos, por los cuales conste con conociren, y no dar certificacion ni testimonio de otra

miento de causa de la espera , y se remitan á suerte.

nuestro consejo. LEY XXII.

LEY XXV. De 1606.-- Que se guarden las leyes de las re

De 1547. Que no se sirvan oficios de escribanunciaciones, y se dén titulos á los renuncia

nos por renunciacion sin titulo. tarios.

Mandamos , que ninguno sea osado á usar Nuestros vireyes, presidentes y oidores de oficio de escribano del número é concejo de las reales audiencias y gobernadores de las In alguna ciudad ó villa, por renunciacion de otro, dias guarden, cumplan, y hagan guardar, cum sin tener primero titulo nuestro ó de quien se plir y ejecutar todo lo contenido en las leyes de le pueda dar del dicho oficio, pena de cien mil este título precisa y puntualmente , sin dispen maravedis para nuestra cámara y fisco. sacion, suplemento , remision ni interpretacion

LEY XXVI. alguna, y en su conformidad y cumplimiento

De 1626. - Que en los titulos se especifique y á las personas en quien se renunciaren oficios

declare si es primeru ó segunda renunciarenunciables, (siendo hábiles y suficientes y de

cion. las calidades y satisfaccion que se requiere, para servirlos como está orrienado, constándoles, que Los vireyes, presidentes y gobernadores á han enterado en nuestras cajas reales el dinero quien loca dar los litulos de oficios renunciables, que nos perteneciere, y debiere pagar), hagan especifiquen en ellos con mucha distincion, si y

las mitir y admilan al uso y ejercicio, con la con mayor claridad y mejor despacho de las confirdicion y obligacion de llevar confirmacion nues maciones, que es deben pedir en nuestro consejo tra dentro del término señalado.

de Indias.

LEY XXVII.
LEY XXIII.

De 1611.- Que en los titulos y despachos se De 1629.- Que no enterando el renunciatario lo que debiere , se arriende ó venda el oficio

ponga con espresion , y escuse lo que esta ley

ordena. Siempre que se diere la posesion de cualquier oficio renunciable al renunciatario, entere Ordenamos, que en los títulos y despachos de luego de contado en nuestra caja real la mitad ó oficios renunciados se ponga con mucha espretercio que nos perteneciere, conforme a las ór sion, si el rcnunciante vivió los veinte dias de la denes dadas; y no lo haciendo y cumpliendo ley, y si presentó la renunciacion dentro del asi, se le embargue y secuestre el oficio, y se tiempo que está ordenado , y si precedieron los sirva por nuestra cuenta , dándole en arrenda demas requisitos necesarios; y no se inserten pi miento á otra persona, hasta que cumpla lo dis refieran las ventas, sino lo que tocare á la repucsto, ó se mande vender el oficio para la paga nunciacion, y si el renunciante vivió despues los de lo que de él se nos restare debiendo.

dias de la ley, y la fé de supervivencia, y en

todo se haga conforme a lo dispuesto. LEY XXIV.

Ley XXVIII de 1634. — Que los vireyes del Perú De 1619.– Que si se dieren esperas por el valor den los titulos y despachos de ventas y re

de las renunciaciones, sea en casos de evidente nunciaciones de las provincias de Quito v utilidad.

Charcas. Mandamos, que si sucedieren casos en que se

LEY XXIX. hayan de dar esperas por lo que á Nos tocare

De 1616 y 18.- Que los oficios de Filipinas se del valor de los oficios por las renunciaciones, regulen como los demas de las Indias , y si haya de ser con lan evidente utilidad, que ma

fueren por merced no tengan el privilegio de nifieste el beneficio que de ello resulta á nues

ronunciacion. tra real hacienda; y en tales casos, por escusar

Mandamos, que en las islas Filipinas se ven

« AnteriorContinuar »