El contrato social, ó, Principios del derecho politico

Portada
Cormon y Blanc, 1819 - 228 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 25 - Lo que el hombre pierde por el contrato social es su libertad natural y un derecho ilimitado a todo lo que le tienta y puede alcanzar; lo que gana es la libertad civil y la propiedad de todo lo que posee.
Página 39 - Igual que la naturaleza da a cada hombre un poder absoluto sobre todos sus miembros, el pacto social da al cuerpo político un poder absoluto sobre todos los suyos, y es este mismo poder el que, dirigido por la voluntad general, lleva como he dicho el nombre de soberanía.
Página 44 - ... derechos respectivos del soberano y de los ciudadanos, es preguntar hasta qué punto pueden éstos obligarse consigo mismos, cada uno hacia todos, y todos hacia cada uno de ellos. Según esto es evidente que el poder soberano, por más absoluto, sagrado e inviolable que sea, no traspasa ni puede traspasar los límites de las convenciones generales, y que todo hombre puede disponer libremente de los bienes y de la libertad que estas convenciones le han dejado; de modo que el soberano no tiene...
Página 41 - ... la voluntad general, para ser verdaderamente tal, debe serlo en su objeto tanto como en su esencia; que debe partir de todos para aplicarse a todos...
Página 19 - Estado, cuando es pasivo; soberano, cuando es activo; poder, al compararlo a sus semejantes; respecto a los asociados, toman colectivamente el nombre de pueblo, y se llaman en particular ciudadanos, en cuanto son participantes de la autoridad soberana, y súbditos, en cuanto sometidos a las leyes del Estado.
Página 17 - ... por la que renunció aquella" "Estas cláusulas bien entendidas se reducen á una sola; es á saber, la enagenacion total de cada asociado con todos sus derechos á toda la comunidad...
Página 191 - La inflexibilidad de las leyes, dice un profundo razonador, puede en ciertos casos hacerlas perniciosas, y causar por ellas la pérdida del Estado en su crisis. El orden y la lentitud de las formas piden un espacio de tiempo que las circunstancias rehusan algunas veces; y en los grandes peligros deben enmudecer las leyes, mientras habla la salud pública para sostenerse y sostenerlas.
Página 218 - Los dogmas de la religión civil deben ser pocos, sencillos, enunciados con precisión, sin explicaciones ni comentarios. La existencia de la divinidad poderosa, inteligente, bienhechora, previsora y providente, la vida futura, la felicidad de los justos, el castigo de los malvados, la santidad del contrato social y de las leyes: he aquí los dogmas positivos. En cuanto a los negativos, los reduzco a uno solo: la intolerancia; ésta entra en los cultos que hemos excluido.
Página 1 - Padre s'no mientras tienen necesidad de él para su conservacion. Tan presto como esta necesidad cesa , el lazo natural se disuelve. Los hijos exentos de la obediencia que deben al Padre, este libre de los cuidados que debe á sus hijos, ambos entran naturalmente en la independencia: si continuan unidos , no es natural sino volunt :i riamente , y esta familia no se mantiene en este estado sino por convencion.
Página 217 - Y si alguno, despues de haber reconocido públicamente estos mismos dogmas, se conduce como si no los creyera, castiguesele con la muerte; pues ha cometido el mayor de los crímenes, ha mentido en presencia de las leyes

Información bibliográfica