Imágenes de páginas
PDF
EPUB

el contrario, las palabras de los que les hablan á su gus- bres y vida de los cristianos, y en particular de los to les dan gran contento. La verdad es de un aspecto eclesiásticos de muchas maneras estragada. En aqueáspero y grave, de suerte que es maravilla cuando les la persecucion padeció el mártir san Cristóbal, segun queda un pequeño resquicio por donde les entre algun que lo reliere Niceforo. Destruian los getas ó godos, rayo de luz; tan cercados están por todus partes de di- que algunos entienden ser lo mismo, las provincias ficultades, de lisonjeros, fiualmente, de hombres que de Mesia y de Tracia. Peleó Decio con ellos; vencióno buscan otra cosa sino su comodidad. No se debe em- los en la primera batalla, mas en la segunda, por traipero desistir desta empresa di perder de todo punto cion de Treboniano Gallo, sué vencido y muerto junto la esperanza. Por ventura no cantamos á los sordos; con un hijo que tenia de su inismo nombre despues habrá algunos á quien contente este aviso, que vean y que gobernó el imperio por espacio de dos años. El sigan el camino que se les muestra muy saludable, así traidor, conforme a lo que entonces se acostumbrapara ellos como para sus vasallos, y entiendan que no ba, se quedó con el imperio, y le tuvo por espacio de los que tachan las costumbres y vida de los que rigen diez y oclio meses. Hizo asiento con los godos, en que

y son perjudiciales, sino los que hablan al sabor del pala- se obligó de pagarles parias cada un año, cosa muy fea dar, muchos y sin número, mayormente en los palacios y que dió ocasion á los soldados para que le despreciareales ; peste tanto mas peligrosa cuanto mas halagüe- seu, y á Emiliano, su capitao, hombre de nacion africa ña y blanda. Pero hagamos aquí punto, y volvamos á У

no, nacido en la Mauritania Tingitana, para que deslos emperadores. El premio que se dió por la muerte de pues de vencidos los godos en una grande batalla que Gordiano fué que Marco Julio Filipo, su matador, se les dió en la Mesia, se'apoderase del imperio y revole quedó con el imperio; hombre árabe de nacion, de ba- riese contra Gallo, su señor; por cuya muerte, que fué jo suelo y lipaje, pero muy señalado en las cosas de la en cierto encuentro, se quedó Emiliano por señor de to. guerra. Por donde despues de diversos cargos que tu- do. Duróle poco el mando y la vida, solo por espacio de vo, se apoderó últimamente de la república y del im- cuatro meses, sin hacer cosa que de contar sea , tanto perio el año de Cristo de 241, y le tuvo por espacio de que muchos no le ponen en el número y cuento de los mas de cinco años. Al principio tomó asiento con los emperadores romanos. Matáronle sus soldados luego persas, por el cual les dejó la Mesopotamia, en que pa- que se supo la eleccion de Valeriano. reciú escurecer la majestad del imperio romano. Vuelto a Roma, celebró el año Secular, que era el año cen

CAPITULO X. tésimo de la fundacion de Roma, con mayores regocijos

De los emperadores Valeriano, Gallieno, Claudio y Aureliano. yjuegos mas sumptuosos que jamás se habia celebrado, por ser el año milésimo de su fundacion. Andaban los Licinio Valeriano era de edad de setenta años cuando godos alborotados y corrian la provincia de Tracia. En- en la Gallia las legiones y soldados le apellidaron por vió contra ellos a Marino; las legiones, en premio de su emperador contra Emiliano, elaño de Cristo de 254. Sutrabajo, le saludaron por emperador , pero sucedióle bió a la cumbre y majestad no por otra causa, á lo que mal, ca Decio fué contra él por mandado de Filipo, y parece, sino para que la caida, como de lugar mas alto, le dió la batalla y venció y mató en la provincia de Me- fuese mas peligrosa y pesada. La vida larga es á las sia. El premio desta victoria fué que el ejército le nom- yeces sujeta a desastres, y trueca la prosperidad del bró asimismo por emperador. Aceptó él aquel titulo tiempo pasado en adversidad y desgracias. Tal fue el contra su voluutad; pero aceptado, le mantuvo con emperador Valeriano, ca el año seteno de su imperio grande valor. El emperador Filipo, á la sazon que se en la guerra que emprendió contra los persas vino en encaminaba contra él, fué muerto en Verona en cierto poder de sus enemigos. Vivió en aquella miserable seralboroto que levantaron sus soldados. Dejó en Roma un vidumbre por espacio de mas de un año. Su hijo Galliehijo de su mismo nombre, en edad de siete años que no y compañero, ya nombrado en el imperio, de ningutenia y no mas, declarado por su compañero en el im- na cosa menos cuidaba que de librar á su padre y volver perio, y era de un vatural tan extraño, que nadie jamás por la majestad del imperio. Y á la verdad él se hallaba le vió reir. A este, luego que la nueva llegó, mataron por una parte apretado de los persas, de los godos y de tambien porque no quedase rastro de raza tan mala. En los alemanes, que andaban alterados y con las armas, tiempo de san Jerónimo se leia una carta de Orígenes y mucho mas por otra parte de treinta capitanes roinapara el emperador Filipo; autores antigues y graves nos, que con la revuella de los tiempos en diversas parsienten que fué cristiano, y añaden que el pontifice Fa- tes se llamaban emperadores, miserable avenida de biano no le quiso recebir á los misterios sin que prime- males. Relatar los nombres y hechos de todos estos sero hiciese penitencia y satisfaccion de cierto pecado. ria cuento muy largo; pero entre los demás, Póstumo se Algunos asimismo sospechan que la iglesia romana se apoderó de la Gallia, y para asegurarse, llamó en su soenriqueció con los tesoros de Filipo; pero sus malas corro á los francos, gente alemana, que es la primera costumbres dan muestra que mas fingió que cumplió mencion que dellos se halla en la historia romana. el oficio de hombre cristiano. Otros reservan del todo Acudió Lolliano por mandado de Gallieno al remedio, esta loa á Constantino Magno, que fuese el primer em- venció y mató al tirano; pero en premio de la victoria perador romano que conoció la majestad de Cristo, hijo entró en su lugar, y se llamó emperador junto con su de Dios. Decio, luego que se apoderó del imperio , que hijo del mismo nombre, por cuyas se tienen las declafué el año de nuestra salvacion de 250, persiguió crue- maciones que andan impresas al fin de las Instiluciones lísimamente la religion cristiana por el odio que tenia, de Quintiliano. Otro, por nombe Tetrico, se apoderó de á lo que se entendió, contra Filipo. La verdad fué que España, que asimismo acudió al favor de los alemanes. Dios por aquel camino pretendia reformar las costum- Entraron ellos en España por la Gallia, y como geute

[ocr errors]
[ocr errors]

feroz, por espacio de doce años como con fuego lo asola- cio muy noble, pero mas señalado por la grande consron todo ; en los campos y en los poblados hicieron es- tancia de su ánimo, de que dió bastante muestra en los tragos extraordinarios. En las provincias de Oriente se tormentos gravísimos que sufrió por no obedecer al alzó Odenato Palmerino, capitan muy esforzado; y tirano y hacer en todo lo que debia. En fin, dió la vida muerto él en la demanda , Zenobia, su mujer, con mas en la demanda el año de Cristo de 259 así él como el valor que de lembra y no menor prudencia llevó ade- papa Sixto. Los que dicen que esto sucedió en el impeJante lo comenzado por su marido, y se mantuvo has- rio de Decio van fuera de camino; y no menos los que ta el tiempo del emperador Aureliano. Grande era el por autoridad de Trebellio Pollion para concordar las aprieto en que todo se hallaba. Por diversas piedras opiniones sueñan no sé qué Decio César, nieto del emque en España se ban hallado se entiende que la mujer perador Valeriano, por cuya autoridad se hicieron esdel emperador Gallieno se llamó Cornelia Salonina, y la tos martirios, van errados como gente menuda, y que del emperador Decio Herennia. Gobernó por eslos tiem- sin examinar bien lo que dicen, escriben lo que les papos la Iglesia el pontífice Lucio, cuya epístola, dirigida rece. En el mismo año padecieron en Tarragona por la á los obispos de España y de la Gallia, los exhorta que verdad, Fructuoso, primer obispo de aquella ciudad, junten los concilios muchas veces. Declara la jurisdic- Augurio y Eulogio, diáconos. Eran cónsules en Roma cion que tienen los metropolitanos sobre las iglesias su- Fusco y Baso; presidente en España, Emiliano , cuva fragáneas. Veda la conversacion y trato con los he- bija, advertida y avisada por un soldado, vió juntamente rejes, y anima á sufrir las calamidades de los tiem- con él las ánimas destos santos que volaban al cielo, pos, graves y largas. A Lucio sucedió Stefano, en cuyo segun que lo testifica Prudencio. Las reliquias destos tiempo los obispos de España, en un concilio que junta- mártires no se sabe por qué causa y en qué tiempo, peron, privaron de sus iglesias á Marcial, obispo de Méri- ro es cierto que fueron llevadas á Italia, y cerca de la da, ya Basilides, obispo de Astorga, como á libelláticos ciudad de Génova son veneradas con gran devocion en que fueron, y en lugar de los dos eligieron á Félix y Sa- un monasterio de Benitos. En lugar del papa Sixto fué bino. Llamaban libelláticos á los que daban firmado de puesto el pontífice Dionisio el año luego siguiente. Alsus nombres que desamparaban la religion cristiana; gunos años adelante el emperador Gallieno tenia cercaca á los que pasando adelante se ensuciaban con ado- do dentro de Milan á Aureolo, que se habia alzado con rar y sacrificar á los ídolos llamaban sacrificatos, se- la Esclavonia , y rompiendo por Italia estaba apoderado gun que se saca de las Epistolas de san Cipriano. Hizo de aquella ciudad. Duró el cerco algun tiempo; los solBasilides recurso a Roma como á cabeza de la Iglesia, dados, cansados de tantas guerras y con deseo de cosas de donde proceden las leyes sagradas, y con cuya au- nuevas, se conjuraron y dieron la muerte á su emperatoridad se revocan las sentencias dadas por los otros obis- dor Gallieno el año que se contaba de nuestra salvapos contra razon. Absolvióle el papa Stefano, y man- cion 269. Imperó por espacio de quince años. Mataron do fuese restituido á su iglesia y dignidad. Olendié- otrosí un su hermano menor , por nombre Valeriano, ronse desto los obispos de Españia. Avisaron á san Ci- compañero suyo en el imperio. Estaba la república en priano, obispo de Cartago, de todo lo que pasaba con esta vacante sin cabeza cuando Flavio Claudio, liomdos obispos, Félix y Sabino, que para esto le enviaron. bre principal y valeroso caudillo, se llamó emperador, Comunicó él este negocio con otros obispos de Africa, que fué el año luego siguiente, en que, siendo consules y tomada resolucion, respondió que los que desampa- el dicho emperador y Paterno, el pontifice Dionisio esraban la fe no podian ser restituidos al grado que cribió una epístola á Severo, obispo de Córdoba; en antes en la Iglesia tenian; que, impuestales la peniten- ella le manda que á ejemplo de Roma reparta el pueblo cia

у hecha la satisfaccion conforme á sus deméritos, por parroquias. Los principios del emperador Claudio podrianempero ser recebidos, mas sin volverles la hon- fueron muy aventajados, ca deslizo y mató al tirauo ra y el oficio sacerdotal, segun que lo dejó establecido Aureolo, sujetó con las armas á los godos y á los alemapor decreto el papa Cornelio; que si el pontilice Stefano nes. Pero atajóle la muerte en suzon que trataba de ir determinó otra cosay seria por haberle engañado co- en persona contra Tetrico, que poseia lo de España y mo estaba lan léjos. Por esta causa Sixto II, sucesor lo de la Gallia, ó contra Zenobia la valerosa mujer de de Stefano , parece que en una epístola enderezada á Odenato. Falleció, siu determinarse ni resolverse en eslos obispos de España les amonesta que los decretos to, en Sirmio, ciudad de Hungría, de enfermedad que le de los padres no se deben alterar, ni antes del entero sobrevino; tuvo el imperio un año, diez meses y quinconocimiento de la causa deponer á los obispos, prin- ce dias. Fué lio mayor de Constancio, padre del gran cipalmente sin dar parte al romano Pontífice, que con Constantino , que es lo mismo que hermano de abuelo, razon reponia lo atentado contra ella. Esta fué la dife- porque el emperador Constancio fué hijo de Eutropio, rencia que sucedió sobre este caso; el remate no se sa- de la noble alcuña de los Dardanos, y de una sobrina de be mas de que todos estos tres pontífices fueron mar- Claudio, hija de Crispo, su hermano. Sabida la muerte tirizados en la persecucion que comenzó Valeriano antes de Claudio, el Senado nombró en su lugar á Quintiliano, de su prision, dado que al principio se mostró bien afec- su hermano, hombre de tan pequeño corazon, que loto á la religion cristiana. Padeció otrosí en Roma el va- mó la muerte por sus manos diez y siele dias despues leroso diácono san Laurencio, gloria de España. Fué de su eleccion, parte por no sentirse con suerzas para natural de Huesca ; sus padres, Orencio y Paciencia, llevar tan gran carga, parte principalmente por la nueque son al tanto tenidos por santos en aquella ciudad. va que vino que las legiones de Claudio nombraron por Sixto Il antes de ser papa vino en España á predi- emperador á Lucio Domicio Aureliano, persona de secar el Evangelio, y á la vuelta llevó en su compañía á ñaladas prendas y autoridad. Pudiera ser contado entre los dos diáconos Laurencio y Vincencio. Era Lauren- los mejores principes si no afeara sus proezas que hixo

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

en la guerra con la aspereza de su condicion y con el cuando el nombre de Probo, que es lo mismo que bueaborrecimiento que tuvo á la religion cristiana. Domó no, no tuviera de sus padres, le pudiera ganar por sus los de Dacia , á los cuales dió las dos Mesias para que costumbres y vida. Encargado del imperio, domó los poblasen; y todos los tiranos que estaban alzados en las alemanes, que corrian y asolaban la Gallia. Lo mismo provincias sujetó, parte por fuerza, parte por concierto. hizo con los sármatas ó polonos, que habian rompido En particular hizo la guerra valerosamente contra la por lo de Esclavonia. A Narseo , rey de los persas, puso famosa Zenobia, y la prendió cerca de la ciudad de y

condiciones aventajadas para sí y de mucha reputacion. Palmira, que se leiba huyendo á los persas en camellos A los vándalos y á los godos, de los cuales grandes ende posla, que llamaban dromedarios, cuya persona y jambres andaban haciendo mal y daño por las provincias presencia por su grande valor hizo que el triunfo con del imperio , señaló para sosegallos campos en la Traque entró en Roma fuese mas agradable y mas solem- cia en que poblasen. Tuvo dos competidores en el imne, porque todos los que la miraban se maravillaban que perio: el uno llamado Saturnino, que mataron en Egipen el pecho de una mujer cupiese tan grande esfuerzo to sus mismos soldados por miedo ó en gracia del very valor nunca vencido por los males. Este triunfo con dadero emperador; al otro que se llamaba Bonoso, venque el emperador Aureliano entró en Roma fué el pos- ció él mismo en batalla cerca del rio Rin, y vencido, lo trero que á la manera antigua se vió en aquella ciudad. puso en tanto aprieto, que él mismo se ahorcó. Para Poco tiempo reparó en Roma, ca resuelto de dar guer- ganar las voluntades de las provincias, entre otras cosas ra á los persas, volvió al oriente, donde en lå Tracia, que hizo, revocó y dió por ninguno el edicto de Doentre Heraclea y Bizancio, sué muerto por traicion de un miciano, en que vedaba a los de la Gallia y de España el su privado llamado Menesteo. Tuvo el imperio cuatro plantar viñas de nuevo. Grandes eran las muestras que años, once meses y siete días. Hay quien diga que este en todo daba de buen Emperador, cuando en la Esclaemperador fundó en la Francia á Orliens, ciudad pues- vonia fué muerto por sus mismos soldados en un molin ta sobre el rio Loire, y á Génova ó Ginebra, á la ribera que levantaron, en sazon que se apercebia para revoldel lago Lemano. Mas cierto es que en Girona , ciudad ver contra los persas, que de nuevo andaban alborotapuesta á los confines de España y de Francia, martiri- dos. Tuvo el imperio cinco años y cuatro meses. La sezaron á Narciso despues que predicó á las gentes de los veridad que guardaba en la disciplina militar le hizo Alpes, y con él un diácono llamado Félix. Pero no es odioso y porque se dejó decir que, sosegados los enecsle mártir el con quien aquella ciudad tiene particular migos, en adelante no tendria necesidad de soldados. devocion, sino otro del mismo nombre muerto en otro Entró en su lugar por voluntad y voto del mismo ejértiempo; esto se advierte para que nadie se engañe por cito Marco Aurelio Caro el año del Señor de 282; unos la semejanza del nombre. El año anles deste en que va- le hacen esclavon, otros natural de la Gallia; sus carmos fué en Roma martirizado el santo papa Félix. Su- tas muestran que fué romano. Dos hijos que tenia, es cedióle Eutiquiano, cuya carta á Juan y á los demás á saber, Carino y Numeriano, nombró luego por sus obispos de la Bélica ó Andalucia liene por data el con- compañeros en el imperio. Al primero dejó encargado sulado de Aureliano y Marcellino, es á saber, el año el gobierno de la Gallia y de la España; para hacer guerde Cristo de 276. Trata de propósito en ella de la santa ra á los persas llevó consigo á Numeriano. Este en AnEncarnacion del Hijo de Dios contra ciertos berejes, tioquía la de Orontes, como pretendiese entrar en la que con nuevas opiniones en España pretendian man- iglesia de los cristianos, o por curiosidad, ca era dado á char y poner dolo en la sinceridad de la religiou calóli- todas las artes liberales, ó con propósito de burlarse ca y cristiana.

de nuestras cosas, y el obispo, por nombre Babilas, no

se lo consintiese, que fué hazaña sin duda heróica, por CAPITULO XI.

el mismo caso le mandó matar y martirizar. Hecho esto, De algunos otros emperadores.

pasaron adelante, concluyeron la guerra de los persas

á su voluntad; la cual acabada, el emperador Caro fue Una contienda muy nueva se siguió despues de la muerto de un rayo a la ribera del rio Tigris al principio muerte de Aureliano y un extraordinario comedimien- del segundo año de su imperio. No le fué mejor á Nuto. El ejército prelendia que el Senado nombrase su- meriano, su hijo; antes Arrio Apro, su suegro, sin concesor y emperador; los padres remitian este cuidado á sideracion del deudo por el deseo insaciable que tenia de los soldados; en demandas y respuestas se pasaron seis hacerse emperador, le hizo matar dentro de una litera

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

meses; al cabo

dellos el Senado, vencido de la modestia en que iba por tener los ojos malos. Alteróse el ejérci

[ocr errors]

del ejército, nombró por emperador á Claudio Tácito, to con aquella traiciop tan fea; nombraron por emperahombre de muchas partes, pero muy viejo, ca era de dor a Diocleciano, persona de grandes partes; él sin sesenta y ocho años; así le duró poco la vida y el man- dilacion tomó venganza de Apro, metióle por el cuerpo do, solos seis meses y veinte dias. Falleció en Tarso, la espada, díjole al tiempo que le heria : « Alégrate, ciudad de Cilicia. Por su muerte, Floriano, su herma- Apro, la diestra del grande Eneas te mata. » Carino, no, que allí se hallaba , se llamó emperador, de que se sin embargo de lo que hicieron los soldados, pretenarrepintió muy presto, porque á cabo de tres meses de dia apoderarse por derecho de herencia de todo el imsu voluntad se hizo romper las venas y se desangró y perio; pero vencióle en batalla y dióle la muerte Diomurió. Parecióle que sus fuerzas eran muy flacas para cleciano. Por este tiempo gobernaba la España citerior contrastar á las legiones de Oriente, que habian nom- un prefecto llamado Marco Aurelio, como se entiende brado por emperador á Marco Aurelio Probo, aunque por las letras de algunas piedras que se conservan en esclavon de nacion, persona aventajada en la cosas del España, de donde asimismo se saca que los emperadogobierno y de las armas; de virtud tan conocida , que res, no solo usaban de los títulos de tribunos, pontífices,

[ocr errors]
[ocr errors]

in consules, sino que tambien se llamaban procónsules. En tierra los templos de los cristianos, quemar los libros sa

comprobacion desto se pondrá aquí una letra de una pie- | grados, que los cristianos fuesen tenidos por infames y dra que hasta hoy dia está en la plaza pública y merca- incapaces de las honras y oficios públicos; añadióse desdo de Monviedro, con estas palabras vueltas en castc- pues desto que diesen la muerte á los presidentes de las llano:

iglesias. Grande fué este aprielo, cruelísima carnicería,

en que murieron en Roma el pontífice Cayo y su hermaAL EMPERADOR MARCO AURELIO CARINO NOBILísimo, CÉSAR PIA

no Gabino con una su hija por nombre Susanna. En Se. DOSO, DICHOSO, INVICTO , AUGUSTO, PONTIFICE MAX., TRIBUNO, PADRE DE LA PATRIA, CÓNSUL , PROCÓXSUL.

villa fueron acusadas y muertas las santas virgenes Jus

ta y Rulina como quebrantadoras de la religion, por Yaun esta costumbre se entiende que se usaba los tiem- haber der ribado por tierra la estalua de la diosa Sapos pasados, de que es bastante prueba el letrero de la lambona, que era lo mismo que Vénus. En Tánger de la rotunda de Roma que da el mismo título á los empera- Mauritania martirizaron á Marcello Centurion, natural dores Septimio Severo y Antonino Pio. Demás desto, de Lcon de España; lo que le achacaron fué que por los gobernadores romanos, como se comenzó a hacer amor de la religion cristiana renunciara el cingulo, que desde el tiempo del emperador Antonino el filósofo, era la insignia de soldado. Agricolao, prefecto del prese continuaron á llamar cómites ó condes, asi bien entorio, fué el que le sentenció á muerte, cuyo nombre se España como en las demás provincias. A los mismos, lee, no solo en nuestras historias, sino tambien en ing acabado el tiempo de su gobierno, en tanto que llega- Códices de Teodosio y Jusliniano. Grande y señalado ba el sucesor, los llamaban legados cesáreos; y en el fué este santo mártir , asi por lo que él padeció como uno y en el otro liempo se halla que usaban de litulo y por doce Dijos que tuvo, de quien se dice padecieron nombre de presides o presidentes.

muerte todos por la verdad, bien que no en un mismo

tiempo ni lugar. Quién pone en este cuento de los hijos CAPITULO XII.

del mártir Marcello á Claudio , á Lupercio, á Victoria

no, á Emeterio , & Celedonio, á Servando, a Germanio, De los emperadores Diocleciano y Maximiano.

a Ascisclo y tambien á Victoria, todos mártires bienLa provincia de Esclavonia engendró á Diocleciano aventurados; quién añade á los santos Fausto,

Januade padres libertinos, que es lo mismo que de casta de rio, Marcial. Demás desto, se entiende que santa Mariesclavos; y sin embargo, le dió por emperador á Roma, na padeció por este tiempo en Galicia, no lejos de la señora del mundo, el año de nuestra salvacion de 284. ciudad de Orense, donde está su sanlo cuerpo en un Púdose por su valor y hazañas comparar con los prin- templo de su nombre, ocho millas de aquella ciudad. cipes mas aventajados del mundo si no afeara su im- Todos estos y otros muchos santos padecieron en Espaperio y ensuciara sus manos con tanta sangre como der. | ña por estos tiempos antes que el impio y cruel Daciano ramó de cristianos, con que quedó su nombre odioso viniese á ella enviado por Diocleciano, su señor, á derraperpetuamente. El año segundo de su imperio declaró mar tanta sangre como derramó de cristianos. Este, con por su compañero á Maximiano Herculeo ; y para acu- gran furor y rabia, comenzando de los Pirineos, atravedir á todas partes poco despues nombró por césares só toda esta provincia por lo ancho y por lo largo de á Galerio Maximino y á Constancio Cloro. A Galerio levante á poniente, y de mediodía á septentrion. Pa

y dieron por mujer una hija de Diocleciano, llamada Va- rece que Daciano fué presidente de toda España por un Jeria ; Constancio por su mandado repudió á Elena, bija mojon de términos que está entre las ciudades Beja y de un rey de Bretaña ó Ingalaterra, madre del gran Ebora cerca de una aldea llamada Oreola con estas paConstantino, para casar, como lo hizo, con Teodora, an- labras en lalin : tenada de Maximiano. Repartieron las provincias de tal A NUESTROS SEÑORES, ETERNOS, EMPERADORES CAYO AURELIO manera, que Diocleciano en Egipto, Maximiano en Afri- VALERIO JOVIO DIOCLECIANO Y MARCO AURELIO VALERIO HERCÚca, Constancio en Bretaña , apaciguaron los movimien- LEO PIADIOSOS, FELICES Y SIEMPRE AUGUSTOS, TÉRMINO ENTRE tos y alteraciones de aquellas gentes; los sucesos y tran- LOS PACENCES Y LOS EBORENSES, POR MANDADO DE PUBLIO DAces fueron varios, los remates prósperos. A Galerio CIANO, V. P. PRESIDENTE DE LAS ESPAÑAS, DE SU DEIDAD Y MAenviaron contra los persas , donde porque no se gober

JESTAD DEVOTÍSIMO. 'nó bien, Diocleciano en Mesopotamia, do le vino á ver, En el cuento de los santos mártires que hizo morir Dale hizo ir corriendo delante de su coche por espacio de ciano los primeros fueron Félix y Cucufato, nacidos en una milla, que fué afrenta y castigo notable. Pero como Africa, pero que con deseo de adelantar las cosas del despues volviese con la victoria, le salió á recebir con cristianismo eran venidos á España. Félix fué martiriacompañamiento y pompa muy semejante á triunfo. Es zado en Girona , Cucufato en Barcelona, donde padeció así , que el castigo y el premio, el miedo y la esperanza tambien santa Eulalia, virgen, diferente de otra que del son las dos pesas con que se gobierna el reloj de la vida mismo nombre fué muerta en Mérida. En Zaragoza dió bumana; el miedo no da lugar a la corbadía; la industria la muerte á santa Engracia; Prudencio la llama Encray la diligencia son hijas de la esperanza. El año doceno de tis; desde lo postrero de la Lusitania pasaba á Ruisesu imperio movió guerra muy cruel contra los cristia- llon á verse con su esposo; pero antes que allí llegas : nos, y vuelto a Roma despues de las empresas sobredi- le halló mejor y mas aventajado. Padecieron con ella chas, ocho años adelante apretó grandemente y embra- diez y ocho personas que la acompañaban, fuera de otra veció con nuevos y muy crueles edictos, que sué el año muchedumbre innumerable de aquellos ciudadanos que de Cristo de 303, en que fueron cónsules Diocleciano la por la misma causa dieron las vidas, y por el cuchillo octava vez, y Maximiano la setena , segun que lo refiere pasaron á las coronas y gloria. Sus cuerpos, porque no san Agustin. En aquellos edictos se mandaba echar por viniesen á poder de los cristianos y no los honraseu,

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

ca;

quemaron junto con los de otros facinerosos. Pero las de España ; clara muestra de su grande piedad y recenizas de los santos se apartaron de las otras por vir- ligion. tud de Dios, y juntadas entre sí, las llamaron masa cándida ó masa blanca. Prudencio refiere que sucedió

CAPITULO XIN. lo mismo á las cenizas de trecientos mártires que fueron

En qué parte de Espaba está Elbora. muertos en Africa y echados en cal viva el mismo dia que padeció san Cipriano, y que los llamaron masa candi- Parlib Daciano de Toledo, y en un pueblo llamado da. Echiaron otrosí mano y prendieron al santo viejo Elbora hizo sus diligencias y pesquisa para si en él se Valerio, obispo de Zaragoza, y al valeroso diácono Vin- hallaba algun cristiano. Presentaron delante dél un cencio; y presos los enviaron á Valencia para que alli mancebo llamado Vincencio; reprehendióle ásperamense conociese de su causa. Pensaban que los trabajos delte el Presidente; pero como tuviese recio en su creencia camino ó el tiempo serian parte para que mudasen pa- y no aflojase punto en su constancia, le hizo poner en recer. Pasaron grandes trances; últimamente, Valerio la cárcel, de do se huyó á la ciudad de Avila, y alli fué condenado en desticrro, en que pasó lo demás de derramó la sangre junto con dos hermanas suyas, Sabila vida en los montes cercanos a las corrientes del rio

na y Cristeta , que le persuadieron que huyese, y en la Cinga. Por ventura luvieron respeto a su larga edad huida le acompañaron. Hasta aquí todos concuerdan. para no ponelle en mayores tormentos. Con Vincencio. Lo que tiene dificultad es qué pueblo fuese Elbora, en procuraron que mudase parecer y entregase los libros qué parte de España, qué nombre al presente tiene , si sagrados, que era ser traidor, que así llamaban los cris- destruido, si en pié; si lejos de Toledo, si cerca; que tianos á los que los entregaban, de la palabra latina son todas cuestiones tratadas con grande porfía y contraditor, que signisica traidor y entregador. Pero como tienda entre personas muy eruditas y diligentes. Los no se doblegase ni viniese en hacer lo uno ni lo otro, portugueses hacen á san Vicente su natural, pacido en emplearon en él todos los tormentos de hierro y de sue- Ebora, ciudad en aquel reino.muy conocida por su ango que supieron inventar, con que al fin le quitaron la tigüedad, lustre y nobleza. Otros van por diferente cavida. Su sagrado cuerpo por miedo de los moros, que 'mino, ca ponen Elbora en los pueblos Carpetanos, que todo lo asolaban y profanaban, fué los años adelante al presente son el reino de Toledo; y aun en particular llevado al promontorio Sagrado, que por esta causa se señalan que es la vila de Talavera; pueblo no menos llama hoy cabo de San Vicente, de donde últimamente conocido y muy principal en aquellas partes. Por los en tiempo del rey don Alonso, primero deste nombre y portugueses hace la semejanza de los nombres Elbora primer rey de Portugal, por su mandado le trasladaron á y Ebora ; la tradicion de padres á hijos que así lo publiLisbona, ciudad la mas principal de aquel reino, segun los rastros de la antigüedad , es á saber, la piedra que en su lugar se relatará mas por menudo. En Alcalá en que san Vicente puso sus piés con la huella que a de Henares padecieron los santos Justo y Pastor, tan la manera que si fuera de cera dejó en ella impresa; las pequeños, que apenas habian salido de la edad de la in

casas de sụs padres, que en aquella ciudad se muestran fancia. Maláronlos en el campo loable , en que el tiempo y tienen en gran reverencia; que si estos son flacos adelante en su nombre edificaron un sumptuoso tem- argumentos, neguémoslo todo, quememos las histoplo, ilustre al presente por los muchos y muy doctos rias, alteremos las devociones de los pueblos y atropeministros y prebendados que tiene. Sus cuerpos en el llemos todo lo al antes que trocar el parecer que tenetiempo que las armas de los moros volaban

por
toda

mos. Estas son las razones que hay por esta parte, muy España se llevaron á diversos lugares, hasta que últi- claras y de grande fuerza, ¿quién lo negara ? Quién no mamente, el año de nuestra salvacion de 1568 el rey don lo echará de ver? Pero por la parte contraria hace la Felipe II de las Españas, de Huesca, do estaban, los hizo vecindad que hay entre Toledo de donde partió el Prevolver á Alcalá y poner en el mismo lugar en que sidente, y Talavera donde los mártires fueron hallados, ramaron su bendita sangre. Pasó la crueldad adelante; y Avila hasta donde el mismo los siguió y les hizo dar porque llegado Daciano á Toledo, prendió a la virgen la muerte. Porque ¿quién porrá pensar que el presidenLeocadia, la cual, por miedo de los tormentos y el mal te de España desde Ebora la de Portugal viniese en perolor de la cárcel, junto con la pena que recibió con la sona en seguimiento de un mozo y de dos doncellas? nueva que vino poco despues del martirio de santa Ola- 0¿cómo se puede entender que para ir á Mérida , calla, la de Mérida , y de Julia, su compañera , rindió su beza entonces de la Lusitania , primero pasase á Ebora, pura alma á Dios. El oficio mozárabe la llama confesó- que está tan fuera de camino y mas de cien millas ade

у ra, el romano mártir; en que no hay mucho que repa- lante? Pero todo el progreso del camino que hizo Darar, porque antiguamente lo mismo significaban y eran ciano y los lugares por que anduvo se entienden meconsesores que mártires. Los monjes benitos de San jor por la historia de la vida y muerte de santa LeocaGislen, cerca de Mons á Henao, mostraban el sagrado dia, como está en los libros eclesiásticos muy antiguos, cuerpo de santa Leocadia; si de la española ó de otra escrita por Braulio, obispo de Zaragoza, segun que mudel mismo nombre algunos los años pasados lo pusie- chos lo sienten; la cual no ponemos aquí á la larga por ron en disputa; pero ya no hay que tratar desto, por. evitar prolijidad. Basta decir en breve lo que en ella se que se hallaron muy claros argumentos y muy antiguos relata á larga , que Daciano de la Gallia por Cataluña y de la verdad cuando, al mismo tiempo que escribiamos Zaragoza llegó á Alcalá y á Toledo, desde allí pasó á esta bistoria, de aquel destierro con increible concurso Elbora y á Avila , do el dicho san Vicente fué martirizay aplauso de gentes que acudieron de todas partes á la do. Dirá alguno que está bien, pero que ¿cómo se podrá fiesta, á 26 de abril el año de 1587 fué restituida á su fundar que Talavera se llamó en otro tiempo Elbora? patria por diligencia y autoridad del rey don Felipe Il Respondo que muchas legendas de breviarios lo dicen

[ocr errors]

der

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinuar »