La Inquisición sin máscara, ó disertación, en que se prueban hasta la evidencia los vicios de este tribunal, y la necesidad de que se suprima

Portada
J. Niel, 1811 - 493 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 326 - ... que acusaba, ni le confrontasen con el reo, ni hubiese publicación de testigos; todo contrario a lo que de antiguo se acostumbraba en los otros tribunales. Además de esto, les parecía cosa nueva que semejantes pecados se castigasen con pena de muerte.
Página 181 - Carvajal y sus nietos, por línea masculina, ser inhábiles e incapaces, y los inhabilitamos para que no puedan tener ni obtener dignidades...
Página 404 - ... en sus esclavos negros é infieles: no les basta eximir las personas y las haciendas de los oficiales de todas cargas y contribuciones públicas, por mas privilegiadas que sean, pero aun las casas...
Página 359 - ... mucha costa; que las mujeres trujesen los rostros descubiertos; que las casas acostumbradas á estar cerradas estuviesen abiertas: lo uno y lo otro tan grave de sufrir entre gente celosa. Hubo fama que les mandaban tomar los hijos y pasallos á Castilla; vedáronles el uso de los baños, que eran su limpieza y entretenimiento; primero les habían prohibido la música, cantares, fiestas, bodas conforme á su costumbre y cualesquier juntas de pasatiempo.
Página 267 - No le bastó á D. Enrique de Villena su saber para no morirse, ni tampoco le bastó ser tío del Rey para no ser llamado por encantador. Ha venido al Rey el tanto de su muerte; é la conclusión que vos puedo dar será, que asaz D.
Página 404 - En la forma de sus procedimientos , y en el estilo de sus despachos usan y afectan modos con que deprimir la estimación de...
Página 268 - Muchos otros libros de valia quedaron á Fr. Lope, que no serán quemados ni tornados. Si Vm. me manda una epístola para mostrar al Rey para que yo pida á su Señoría algunos libros de los de D. Enrique para vos, sacaremos de pecado la ánima de Fr. Lope, é la ánima de D. Enrique habfá gloria que no sea su heredero aquel que le ha metido en fama de brujo é nigromante.
Página 267 - Marroecos, ni mas los entiende que 'el dean de Cidá- Rodrigo; ca son muchos los que en este tiempo se fan dotos faciendo á otros insipientes é magos; é peor es que se fazan beatos faciendo á otros nigromantes.
Página 181 - ... reinos é instrucciones y estilo del Santo Oficio, á los semejantes inhábiles son prohibidas. Y por esta nuestra sentencia definitiva juzgando, así lo pronunciamos y mandamos.
Página 327 - Comenzáronse de alterar y alborotar los que eran nue«vamente convertidos del linage de judíos , y sin ellos muchos « caballeros y gente principal, publicando que aquel modo de >j proceder era contra las libertades del reyno , porque por este «delito se les confiscaban los bienes , y no se les daban los «nombres de los testigos que deponian contra los reos , que « eran dos cosas muy nuevas y nunca usadas , y muy perjudi...

Información bibliográfica