Imágenes de páginas
PDF
EPUB

causa suele tambien conocerse por la calidad de sus abogados. No por esto me lisungeo yo de har ber dado á mi trabajo toda la lima necesaria , ni tampoco una perfeccion regular. Pero si alguna vez ha sido cierto que lo mejor es enemigo de lo buono , lo es sin duda en unas circunstancias, en que el augusto Congreso nacional vá por ins tantes á' deliberar acerca de la supresiun ó subsistencia de la Inquisicion. La obra pues, que con el único designio de cooperar por ni parte al buen exito de esta deliberacion , y que cun harta violencia de mi amor propio dexo que vca la luz pública , no es la que tenia premeditada y merece la importancia del asunto , es solo su borrador,

Presiento vá á levantarse una porcion de es critores rutineros ; que bien hallados, con sus añejas preocupaciones , rada omitiran porque-se alexe el dia, que al 'cabo ha de llegar , en que veamos derrocado un coloso, que es el genio tutelar de todas ellas ; pero ni la verdad será mér nos luminosa por los sofismas, conque la ataquen sus impugnadores, ni á mi me aturdirán los au costumbrados denuestos, con que gusten favore ce ne. Ladran segun la fabula' los perros, mas la luna girando en su órbita celeste, sigue con magestad su carrera, sin que la audacia de eso tos animales la obligue á negarles su resplandor. DISERTACION,

In un gobierno bien constituido ¿se de verá zelar què la doctrina' y observancia de la: religion se mantengan en toda su pureza y vigor : La respuesta afirmativa á esta qüestion es iacion necesaria é inmediata de un axîonia inconcuso entre los politicus , á saber : que no ha existido jamás , ni es posible que exista reunion alguna de honbres en suciedad, que meresca el nombre de tal , sin que primero se establesca por base la creencia de la divinidad manifestada por ün culty exterior, que asegurando la cuntianza feciproca de los ciudadanos , sea el agente podurusu que los estimule incesantemente al cumpliniento de la ley, y el freno que contenga sus apetitus particulares dentro de los limites de la utilidad general. Solo á los franceses en el delirio de una revolucion, que empezó con escándan lo y acabó cou ignominia, estaba reservado poner en duda esta verdad. Solo en medio de los antropofagus de la convencion pudo gloriarse inpunemente un Buissy-Danglas de haber desterradu del código ligisiativo el respeto a la divinidad , ò de haber hecho la religion enteramente agena de la organizacion social. ; Desgraciada victoria, triunfo bochornoso, si tal pudiera llam marse lá temeridad de un ignorante feroz! Es pues innegable , ó por mejor decir, es un hecho illustig uitiu por la histuria, y comprobado por el Vidy IU ODS: Vador, que cuidas las naciones dui glo. bu asi dulgus Coms modernas', desde las nas civilicadas de Europa hasta lus aduares errantes de lil tarlaila , uesuu el salvage que pisa las arenas abiasadas del Anrica hasta al que atraviesa á pie time ius rius eadus del norte de América , sellenan de yeneraciun profunda á la idea de un numen superior, tienen consagrados ciertos ritus para atraeise su benciicencia y aplacar su enojo, autorizan con su mediacion las alianzas , que unas con otras celebran, poseen una religion.

Y á la verdad ¿que objeto mas melancólico, se ha ofrecido jamas á la imaginacion 'que un pueblo șiu Dius i La buena fé la justicia y touils las virtudes ¿Serian acaso para el otra cosa que unos, vanos y ridiculos fantasmas? ¿Podrian contuner ni arredrar por un momento al atrevido , quando apelando a la violencia y la astucia, quisiera eni egarse a todo género de abcminaciunes y atrocidades? (1) 0 ¿cómo era Pustule que el hombre en tal disposicion dice sa valor, á los derechos de sus semejantes , y lus respetase como sagrados, quando ni por su propia existencia se creia deudor al Ser eterno, que se la habia comunicado? O mas bisa ¿ quicl no echa de ver que siendo las atenciunes, que inlaza, a los mortales con la

(1) Ciccrc:. Da vilt. Dear. Lib. I. n. 2. Pietate adoch'ith, D:); Str (2, fidei esibil, caso ieta; himini gefimili, u Excercise oncinhat virtió iustitia tollitur.

divinidad, el verdadato origen y la suprema razon de las obligaciones que los unen entre si, trastornado este primer orden de nuestros deberes , desconocida la religion que los descubre y sanciona , pasarían á ser ilusorios los principios mas irrefragables de la moral, y de consiguiente desaparecería la sociedad ? Es pues indubitable que cortada por el ateismo la invisible cadena, que, une al género humano con el Ser de los : seres, las leyes mas şantas, y provechosas quedarían sin energia ni autoridad, se romperían los lazos, que atan unos, con otros á los ciudadanos , y al cuerpo politico , despues de haber caido en una mortal languidez, y luchado · por algun tiempo con los horrores de una con- vulsion espantosa , dexaría de existir por una completa disolucion.

Porque ¿quien pondría diques al torrente impetuoso de. las pasiones , quando para acrecentarle conspirasen á la vez los vicios todos , que lleva en pos de sí la impiedad, los quales, se multiplicarían en razon del mayor número, que

concurriese á formar una sociedad tan monstruo·sa, y de la irreconciliable discordancia de voluntades que necesariamente debia producir , la divergencia infinita y cada vez mayor de los intéreses ? El atéo es un egoista furioso, que cerrando obstinadamente los ojos á quantos obstáculus le ponen por delante el honor y el pudor, corre como máquina al 'violento impulso de sus : deseos desordenados, que 'no tiene otra medida

de sus acciones, que la extension ilimitada del bien estar individual, y que cifrando toda su dicha en los placeres del momento siempre nue

vos y siempre fugaces , no conoce mas derecho que la fuerza , ni mas valor que la temeridad. Es un enfermo delirante, que no queriendo de pender para ser feliz de los inagotables tesoros de la bondad divina, pretende en este instante saciarse con los amargos frutos, que de su cosecha le presenta el amor propio , para fascidiarSe al instante despues. Es un ser aburrido é irisuportaple á sí mismo, pértido y detestable á lus denius , expuesto siempre á ser víctima de la desesperacion ó de la venganza. Y si tan desagradable es el bosquejo de un hombre destituido de religion i quan horroroso no habia de ser el quadro , en que se pintase una muchedumbre de ellos! Tan cierto es , que una asociacion de hombres en quien no hubiese intervenido en manera alguna el suave y poderoso influxo de la religion, lejos de llamarse pueblo, seria una manada de tigres, que no harían mas uso de su libertad, que para despedazarse unos á otros las entrañas. Semejantes hombres serían verdaderos monstruos , tanto mas sanudos que los que se guarecen en las cavernas , quanto habrían degenerado de la nobleza de su primitivo ser. (1)

(1) Los literatos, que con agrario de la filosofia dan entrada en su corazon al ateisino, aun quaudo por un efecio de la educacion no aprobarian los excesos, que se acaban de describir, no por esto son mas útiles á la sociedad. De ellos dice J. ). Rousseau ( Emile Tom. III. pág. 198 y siguientes ) cuyo testimonio no puede serles sospechoso : la ireligion, y en general el espiritu demasiado raciocinador ó filosofico hace al hombre apegado á

da vida, amilana y cavi.

« AnteriorContinuar »