Imágenes de páginas
PDF

2 EL PADRE JUAN

de espejos, y no faltan canteras de mármol de todas suertes, con maravillosa variedad decolores, conque parece quiso jugar y aun deleitar los ojos la naturaleza. No hay tierra mas abundante de bermellon; en particular en el Almaden se saca mucho y bueno, pueblo al cuai los antiguos llamaron Sisapone, y le pusieron en los pueblos que llamaron oretanos. El terreno tiene varias propiedades y naturaleza diferente. En parte se dan los árboles, en partes hay campos y montes pelados; por lo mas ordinario pocas fuentes y rios; el suelo es recio y que suele dar veinte y treinta por uno cuando los años acuden; algunas veces pasa de ochenta, pero esto es cosa muy rara. En grande parte de España se ven lugares y montes pelados, secos y sin frutos, peñascos escabrosos y riscos, lo que es alguna fealdad. Principalmente la parte que de ella cae hácia el septentrion tieneesta falta, que las tierras que miranal mediodia son dotadas de excelente fertilidad y hermosura. Los lugares maritimos tienen abundancia de pesca, de que padecen falla los que están la tierra mas adentro, por caerlas el mar léjos, tener España pocos rios, ylagos no muchos. Sin embargo, ninguna parte hay en ella ociosa ni estéril del todo. Donde no se coge pan ni otros frutos, alli nace yerba para el ganado y copia de esparto á propósito para hacer sogas, gomenas y maromas para los navios, pleita para esteras y para otros servicios y usos de la vida humana. La ligereza de los caballos es tal, que por esta causa las naciones extranjeras creyeron y los escritores antiguos dijeron que se engendraban del viento; que fué mentir con alguna probabilidad y apariencia de verdad. En conclusion, aun el mismo Plinio, al fin de su Historia natural, testifica que por todas las partes cercanas del mar España es la mejor y mas fértil de todas las naciones, sacada Italia; ála cual misma hace ventaja en la alegria del cielo y en el aire que goza,de ordinario templado y muy saludable. Y si de verano no padeciese algunas veces falta de agua y sequedad, baria sin duda ventaja á todas las provincias de Europa y de Africa en todaslns cosas necesarias al sustento y arreo de la vida. Demás que en este tiempo, por el trato y navegacion de las Indias, donde hanú levante y á poniente en nuestra edad y en la de nuestros abuelos penetrado las armas españolas con virtud invencible ,.es nuestra España en toda suerte de riquezas y mercaderias dichosa y abundante, y tiene sin falta el primer lugar y el principado entre todas las provincias. De alli, con las flotas que cada año van y vienen y con el favor del cielo, se ha traido tanto oro y plata y piedras preciosas y otras riquezas para particulares y para reyes, que si se dijese y sumaselo que ha sido, se tendria por mentira; lo cual todo, demás del interés, redunda en grande honra y gloria de nuestra nacion; y dél resulta no menos provechoá las extranjeras, á las cuales cabe buena parte de nuestras riquezas, de nuestra abundancia y bienes.

CAPITULO II.
Del asiento y circunferencia de Espafia.

La postrera de las tierras hácia donde el sol se pone es nuestra España. Parte término con Francia por los montes Pirineos, y con Africa por el angosto estrecho de Gibraltar; tiene figura y semejanza de un cuero de

DE MARIANA.buey tendido, que asila comparan los geógrafos, yestá rodeada por todas partes y ceñida del mar, sino es por la que tiene por aledaño á los Pirineos, cuyas cordilleras corren del uno al otro mar, y se rematan en dos cabos ó promontorios: el uno sobre el Océano, que se llamaOlarso, cerca deFuenterabia; el otro cae hácia el Mediterráneo, y antiguamente se llamó promontorio deVénus, de un templo que alli á esta diosa dedicaron ; ahora, mudada la religion gentilica y dejada, se llama cabo de Cruces. Desde este cabo, donde se remata laGallia que antiguamente se decia Narbonense, hasta lo postrero del estrecho de Gibraltar, se extiende y corre con riberas muy largas entre mediodia y poniente el uno de los cuatro lados de España, el cual va bañado con las aguas del mar Mediterráneo. Su longitud es de docientasy setenta leguas, lo cual se entiende discurriendo por la costa; porque si nos apartamos hácia la tierra ó hácia la mar, de las riberas y promontorios y ensenadas que hace, menor será la distancia; y advierto que cada legua española tiene como cuatro millas de las de Italia. En este lado de España está Colibre, ciudad antigua de la Gallia, al presente mas conocida por su antigüedad y comodidad del puerto que tiene que por la muchedumbre de vecinos, que son pocos, ni arreo de sus moradores, que todo es pobreza. Pasado el cabo de Vénus ó de Cruces, que está cerca de Colibre, siguense dos promontorios ó cabos, dichos antiguamente el uno Lunario, el otro Forraria ó Tenebrio, que están distantes casi igualmente de la una y de la otra parte de la boca del rio Ebro; en el cual espacia y distancia se ve la boca del rio Lobregat, por donde descarga sus aguas, que siempre lleva rojas, en la mar; y asi, los antiguos le llamaron Rubricalo, que es lo mismo que rojo. Están tambien en aquel lado las ciudades de Barcelona, Tarragona, Tortosa, Monviedro, que fué antiguamente la famosa ciudad de Sagunto (los godos por sus ruinas la llamaron Murvetrum, muro viejo),bien conocida por su lealtad que guardó con losromanosypor sudestruicionyruina. DespuesdeSagunto se siguen Valencia, la boca del rio Júcary Denia, el cabo de Gatas, dicho así por las muchas piedras ágatas que alli se hallan. Los griegos antiguamente le llamaron Caridemo, que es tanto como gracioso, por tener entendido que las dichas piedras tenian virtud para ganar la gracia de los hombres y hacer amigos. Mas adelante en el mismo lado se ve Almeria, la cual se fundó, segun algunos lo creen, de las.ruinasde Andera; otros sienten ser la antigua Urci, situada en los Bastetan os , que es la comarca de Baza. Despues está Málaga, y finalmente, á la boca del Estrecho, Heraclea ó Calpe, dicha asi antiguamente del monte Culpe, donde está asentada y puesta; la cual hoy se dice Gibraltar. Luego se sigue Tarteso ó, como vulgarmente la llamamos, Tarifa, de donde todo el Estrecho antiguamente se llamó Tartesiaco, si ya los nombres de Tartesio y Tartesiaco no se derivan y tomaron de Tarsis, que asi se dijo antiguamente Cartago ó Túnez; y pudo ser que se mudasen los nombres á estos lugares por el mucho trato que aquella gente de Africa tuvo en aquellas partes. El mismo Estrecho se llamó Hercúleo, á causa de Hércules, el cual, venido en España, y hechos á manos con grandes materiales y muelles losmontes dichos Caspe y Avila de la unay otra parte del Estrecho, que son las Historia

colamnas de Hércules, se dice quiso cerrar y cegar aquellas estrechuras, cuya longitud es de quince millas, la anchura por donde mas se estrecha el mar apenases de siete, conforme á lo que Solino escribe; dado que hoy mas de doce millas tiene de anchura por la parte mas estrecha, la longitud pasa de treinta. El mismo Estrecho se llamó Gaditano, de Cádiz, en latin Gados, que es uno ista á la salida del Estrecho, que está y se ve i la mano derecha en el Océano. Tomó aquel nombre de una diccion cartaginés que significa vallado, como tambien en hebreo lo significa esta palabra gheder, por ser Cádiz como valladar de España contrapuesto y quehace rostro á las hinchadas olas del mar Océano. Estaba esta isla antiguamente apartada setecientos pasos de las riberas de España, y bojaba docientas millas en circuito; al presente apenas tiene tres leguas de largo, que son doce millas, y della por una puente se pasa á la tierra firme: tan cerca le cae. Asi se mudan y se truecan las cosas con el tiempo, que todo lo altera. Desde lo postrero del Estrecho hasta el promontorio Nerio, hoy llamado cabo de Finisterre, cuentan los que navegan docientas veinte y seis leguas, porque el cabo de San Vicente, quese decia promontorio Sagrado, el cual está contrapuesto y enfrente de los Pirineos, que es la mayor distancia y longitud que hay en España, y que corre y se mete muy adentro en el mar, hace las vueltas de las riberas algo mas largas que si por camino derecho seanduviese. En estas riberas del Océano están asentadas primero Sevilla junto á Guadalquivir, y despues por la parte que el rio Tajo se descarga y entra en el mar la ciudad de Lisboa, las cuales en grandeza, número de moradores y contratacion compiten con las primeras y mas principales de Europa. Está cerca de Lisboa el promontorio Artabro, desde donde el Océano, que ámano siniestra se llamaba Atlántico, comienza á la derecha á llamarse Gállico ó Gallego, como, segun yo creo, en el mar Mediterráneo los nombres de Baleárico y Ibérico que tiene se distinguen por el rio Ebro, aledaño del un mar y del otro. El lado tercero de España, que corre entre los vientos cierzo y cauro ó gallego, extiende por espacio de ciento y treinta y cuatro leguas sus riberas, no iguales y derechas, como lo sintió Pomponio Mela, antes hacen no menos senos y calas,ni son menos desiguales que los demás costados desta provincia. Los puertos mas principales que en aquella parte caen.son el delaCoruña, que se decia Brigantino, el de Laredo y el de Santander. Por ventura se podría decir que la forma antigua de las marinas de España, asi bien como en las demás provincias, se ha mudado, en parte por comer el mar las riberas, y en parte por diversas ocasiones y montes que se han levantado de nuevo donde no los habia, que desacreditan las antiguas descripciones de la tierra, y no dan poco en qué entender á los que de nuevo escriben; que tal es la inconstancia de la naturaleza y de las cosas que en la tierra hay. La longitud de los Pirineos, que es el cuarto lado de España, doblando algun tanto hácia ella, se extiende con sus cordilleras muy altas, y corre entre septentrion y levante desde el mar Océano basta el Mediterráneo por espacio de ochenta leguas. Justino pone seiscientas millas, en que sinduda los números, por la injuría del tiempo en esta parte, están mudados. Desde el muy alto monte de Cantabria, lia

DE ESPAÑA. • 3mado San Adrian, los que alli pasan dicen que se ve el uno y el otro mar, si ya el engaño y apariencia no hace tomar lo que parece por verdadero, y afirmar por cierto lo que á los ojos se les antoja de los que por alli pasan.

Capitulo m.

De los montes y rios principales de Espafia.

Entre Vizcaya y Navarra, desde Roncesvalles, lugar bien conocido por la matanza y destrozoque alli se hizo de la nobleza de Francia cuando Carlomagno quiso por fuerza de armas entraren España, cierto ramo de montes que nace y se desgaja de los Pirineos y se endereza al poniente, deja á la diestra los Cántabros y las Asturias, y mas adelante corta y parte por medio la provincia de Galicia, donde hace el cabo de Finisterre en lo último de España, que corre y se mete mucho en la mar. Distinguense por este monte en España los ultramontanos de loscitramontanos, ó como el vulgo habla, los montañeses de aquende y de allende. Destos montes hácia la parte de mediodia el monte Idubeda, llamado asi de losantiguos, se desgaja. Tiene su principiocerca de las fuentes de Ebro, que están sobre los Pelendones, pueblos antiguos de España; por mejor decir, nace en las vertientes de Asturias, donde está un pueblo, por nombre Fontibre, que es lo mismo que Fuentesde Ebro. Al presente este monte Idubeda se llama montes de Oca, del nombre de una ciudad antigua llamada Auca, cuyos rastros se muestran cerca de Villafranca, cinco leguas sobre Burgos. Y pasando el dicho monte por Bribiesca y por los arevacos, donde se empinan las cumbres del monte Orbion, noléjos de Moncayo, discurre entre Calatayud y Daroca hasta tanto que se remata en el mar Mediterráneo cerca de Tortosa; de la cual ciudad toman hoy apellido las postreras partes de este monte, que son y se llaman los montes de Tortosa. Este monte Idubeda hace que el rio Ebro no corra hácia poniente, como los otros rios mas nombrados y mas famosos de España; antes á la parte de mediodia por dos bocas entra y se descarga en el mar Mediterráneo. Del monte Idubeda toma principio el monte Orospeda, que al principio se alza tan poco á poco, que apenas se echa de ver, pero empinándose despues y discurriendo mas adelante, hace y deja formados, primero los montes de Molina, despues los de Cuenca, donde á mano izquierda nace y tiene sus fuentes Júcar, y á la derecha Tajo, rios bien conocidos. Desde alli forma los montes de Consuegra, cerca de la cual en los campos laminitanos, hoy campo de Montiel, brotan las fuentes y los ojos de Guadiana. Pasa desde alli á Alcaráz y Segura, donde hácia partes diferentes y hácia diversos mares nacen dél y corren losdosrios, el deSegura, que se dijo antiguamente Tuder, y el de Guadalquivir en el bosque Tijense, no léjos del lugar de Cazorla, distante de las fuentes de Guadiana por mas de veinte y cinco leguas. Desde Cazorla este monte Orospeda se parte en dos brazos, de los cuales uno enfrente de Murcia se remata en el mar cabe Muxacra ó Murgis, á manderecha del cual caen los Bastetanos, dichos asi de la ciudad Basta, que es hoy Baza, y á lasiniestra los contestanos, pueblos y gentes antiguas de España, cuya cabecera hoy es Murcia. La otra parte se extiende hácia Málaga,y juntándose con los montes de Granada, pasa mas ade

[ocr errors]

Jt EL PADRE JIM

lante de Gibraltar y de Tarifa con tanto denuedo, que parece, pasado el mar y cegado el Estrecho, pretende diversas veces y por diferentes partes abrazarse y juntarse con Africa. De Orospeda , cerca de Alcaráz, proceden los montes Marianos, vulgarmente dichos Sierramorena, cuyas raices casi siempre hasta el mar Océano baña el rio Guadalquivir, elcual desde Andújar parte por medio la Andalucia, pasa por Córdoba, Itálica y Sevilla, y últimamente se envuelve en el mar Océano cerca del lugar que antiguamentellamaron Templo del Lucero, y hoy sediceSanlúcar. Entra en el mar este rio al presente por una hoca; antiguamente entraba por dos, puesNebrija y Asta, que ponian los antiguos en el estero de Guadalquivir, ahora distan dél y de su hoca por espacio de dos leguas. Volvamos atrás. No léjos del principio de Orospeda y cerca del Monca- yo, en medio de las llanuras y la campiña muy tendida, se levantan otros montes, los cuales no hay duda sino que son brazos de los Pirineos, como los demás montes de España, con los cuales toda ella está entretejida y enlazada; bien que al principio apenas se echaria de ver que se levanten, si no fuese por las vertientesdiferentes y porque el rio Duero, que como nazca en los Pelendones y hasta Soria corra claramente hácia la parte de mediodia, le hacen desde alli dar vuelta yseguir la derrota del poniente derechamente, üestos montes acerca de los antiguos escritores ni hallo nombre ni mencion alguna; al presente tienen muchosapellidos, y siempre diferentes y nuevos, que toman por la mayor parte de las ciudades que les caen cerca, como de Soria, Segovia y Avila; en particular Castilla, la mayor de las provincias de España, se divide por estos montes en Castilla la Nueva y la Vieja. Los mismos mas adelante pasan cerca de Coria y Plaseocia, bañados á la siniestra del rio Tajo, y siguiendo aquella derrota, parten á Portugal en dos partes casi iguales. Ultimamente se rematan en el lugar llamado Sintra, que está puesto sobre el monte Tagro, siete leguas de Lisboa hácia septentrion, donde dejan formado en el mar Océano el promontorio ó caho, que por lo menos Solino le llamó Artabro.

CAPITULO IV.
De dos divisiones de España , la antigua y la moderna.

La antigua España se dividió en tiempo de los romanos en tres partes, conviene á saber: en la Lusitania, la Bélica y lo que llamaban Hispania Tarraconense. Los lusitanos poseian lo postrero de España hácia el Océano occidental; tenian por linderos al rio Duero al septentrion, y á la parte de mediodia al rio Guadiana; y desdo el rio Duero, que cae en frente de Simancas, una linea que se tira hasta la puente del Arzobispo, y desde alli pasa á los Oretanos, que eran donde está ahora Almagro, hasta la ribera de Guadiana, terminaba aquella provincia, y la dividia de la provincia Tarraconense. De tal suerte que comprehendia la Lusitania en su distrito á Avila, Salamanca, Coria, tierra de Plasencia yTrujillo, y otras ciudadesy lugares que de presente pertenecen y son de Castilla. Seguiase la Bética ó Andalucia, la cual está rodeada por los tres lados del rio de Guadiana, y del uno y del otro mar hasta Murgis ó Muxacra, pueblo que estaba asentado cerca del promontorio Caridemo ó caho de Gatas, desde donde ti

N DE MARIANA.rada una linea hasta los términos de Castulon y hasta los Oretanos, donde está la rica villa de Almagro, resulta el otro lado de la Bélica á la banda de levante donde sale el sol. Todas las demás tierras de España se llamaron y tomaron el apellido que tenian de España Tarraconense del nombre de Tarragona, nobilisima poblacion y colonia de los Scipiones, y que fué por largo tiempo la silla del imperio romano, donde los pueblos trataban sus pleitos, y de donde procedian las leyes con que los vasallos se gobernaban y los consejos de la paz y de la guerra. La cual san Isidoro, conforme á la division del gran Constantino, que se halla en Sexto Rufo, dividió en la Tarraconense, en la Cartaginense y Galicia, sin señalar los linderos que cada una destas tres provincias tenian; y no es maravilla, por haberse mudado muchas veces, ya estrechando estas provincias, ya alargándolas, por voluntad de los que mandaban, ó conforme las diferentes ocasiones sucedian. Toda la España Tarraconense comprehenden los mas debajo del nombre de España citerior, que es lo mismo que de aquende, asi como la Lusitania y la Bélica entienden debajo del nombre de España ulterior; ca los que ponen por términos destas dos Españas citerior y ulterior al rio Ebro, á los tales y á su opinion resisten Plinio y los mas eruditos; bien que sin duda en algun tiempo fué asi, que se dividian las dos Españas sobredichas con aquel rio, de suerte que todo lo que está desta pai te de Ebro hácia poniente se llamó algun tiempo España ulterior, y citerior lo que cae de la otra parte. La una y la otra España sin duda en este tiempo tienen nuevos y muchos nombres, los cuales reducirá cierto número es dificultoso; si bien se pueden todos comprehender debajo de cinco nombres de reinos que resultaron, y se levantaron como echaban de España los moros. El reino de Portugal y su gente tiene por fundadores á los franceses con su caudillo don Enrique, que fué del linaje de los principes de Lorena, dado que nació en Besanzon, ciudad de Borgoña. Su suegro don Alonso el VI, rey de Castilla, le dió con su hija doña Teresa la ciudad de Portu, asentada á la hoca del rio Duero, y otros pueblos comarcanos. De Portu y de Gallia, que es la Francia, se forjó el nombre de Portugal, la cual opinion siguen algunos autores. Lo mas cierto es lo que sienten otras personas mas eruditas y cuerdas, que de un lugar que estaba en aquel puerto, que se dijo Cale, y al presenteCaya, y de Portu se compuso este nombre de Portugal. Extiéndese Portugal por la longitud algo mas que la antigua Lusitania, pues pasado el rio Duero, llega con campos muy fértiles hasla el rio Miño, y sus riberas sobre el mar Océano contienen y se extienden no menos de ciento y diez y siete leguas. Pero la misma provincia es mas angosta que la Lusitania, y su anchura es casi igual hácia el oriente; porque comenzando un poco sobre Berganza, y pasando por los rios Duero y Tajo, llegaá Beja, ciudad puesta en la ribera de Guadiana, rio con que se termina hácia mediodia el sobredicho reino de Portugal. Por el septentrion y á la parte de levante alinda y está pegado con el reino de Leon, que es la segunda provincia de las cinco ya dichas. Toma este reino su apellido de la ciudad de Leon, que fué y es hoy la Real y metrópoli de aquella provincia. Contiene en si la Galicia toda y las Asturias de Oviedo, las cuales desde el rio Mearo y HISTORIA

desde el lugar de Ribadeo llegan con sus riberas extendidas hasta el puerto de Llanes. Ultra desto, de Castilla la Vieja pertenece al reino de Leon todo lo que está comprehendidoentre el hosque de Pcrnia y el rio Carrion hasta que llega á í'isuerga y entra en Duero; y pasado el rio Duero, otro rio llamado Heva, y Regamon que con él se junta, son los aledaños deste reino; finalmente, una linea tirada entre Salamanca y Avila, que toca las cumbres de aquellos montes y llcpa á la raya de Portugal. Este fué antiguamente el distrito del reino de Leon. Juntóscle adelante, sacada Plasencia y su diócesi, toda la Extremadura, asi dicha por haber, después que se comenzó á recobrar España de los moros con varios sucesos de las guerras, sido mucho tiempo frontera y lo extremo y postrero que por aquella parte poseian los cristianos. Otrosi traen diferente derivacion y causa deste nombre de Extremadura; cuya opinion se relatará en otro lugar, y en este ni la reprobamos ni la recibimos. Extendiéronse otrosi algun tiempo los términos deste reino hasta Mériila, ciudad de la Lusitania, y Badajoz, ciudad de la Bélica, como en sus lugares irá declarando la historia. El reino de Navarra, que contamos en tercer lugar entre los reinos de España , está asentado en tierra de los Vascones, pueblos antiguos de España. Tiene por las espaldas por linderos y raya los Pirineos y parte del monte que dijimos se remata en el cabo de Finisterre; por las demás partes le ciñen el rio Aragon ó Arga á mediodia, y por la banda de poniente otro pequeño rio que entra en Ebro bajo de Calahorra, y una parte del mismo Ebro son sus términos y mojones. Estoes lo que contiene de allá de Ebro, porque tambien desta parte del mismo rio los reyes de Navarra, por via de dote, poseyeron á Tudela de Navarra, con otros lugares comarcanos á esta provincia. Dado que es estrecha de términos y no muy llena de gente, tanto, que en este tiempo solamente hace cuarenta mil fuegos ó vecinos, pareció ponella entre las principales partes de España, porque los vascones, antiguos moradores della, fueron de tanto valor, que por sí, sin ayuda de los demás españoles,ganaron de moros muy á los principios aquellas tierras, y con nombre y corona real las poseyeron y conservaron hasta la edad y memoria de nuestros padres constantemente, extendiendo muchas veces por varios sucesos de la guerra y ampliando su señorio de manera, que en la ciudad de Najara se ven sepulcros de aquellos reyes, y en lugares bien distantes de lo que hoy es Navarra se hallan rastros manifiestos de haber tenido mayor distrito que hoy les pertenece. Quien deduce esta palabra de Navarra de otra á ella semejable, es á saber navaerria, que compuesta de las lenguas vizcaina y castellana, es lo mismo que tierra llana. Los castellanos llaman navas á las llanuras, los cántabros á la tierra llaman erria, todo junto querrá decir tierra llana; imaginacion aguda y no muy fuera de propósito ni del todo ridicula. Nos en estos nuestros Comentarios y en esta historia llamamos en latin vascones á aquella provincia y á los moradores della, que es lo mismo que Navarra y navarros. Está este reino dividido ea seis partes ó merindades, que son la de Pamplona, la de Estella, la de Tudela, la de Olite y la de Sangüesa. La sexta, llamada Ultrapuertos, cuya cabeza es San JuandePié de Puerto, está y ha quedado sola en po

DE ESPAÑA. i)der de los señores de Bearne. El reino de Aragon se divide en Cataluña, Valencia y la parte que propiamente se llama Aragon. Está ceñido por las tres partes de mediodia, levante y septentrion con el mar Mediterráneo y con aquella parte de los Pirineos donde estaban los ceretanos, y hoy Cerdania, y con la raya de Navarra. Por el poniente tiene por término el rio Ebro por la parte que toca á Navarra. Desde alli se lira una linea con muchas y grandes vueltas que hace por Tarazona, Daroca, llariza, Tirnel, Játiva y Origüela hasta la boca del rio Segura, que está entre Alicante y Cartagena, donde la dicha linea toca en nuestro mar, y divide las tierras de la corona de Aragon de lo restante de España. Tienen los de Aragon y usan de leyes y fueros muy diferentes de los demás pueblos de España, los mas á propósito de conservar la libertad contra el demasiado poder de los reyes, para que con la lozania no degenere y se mude en tirania, por tener entendido, como es la verdad, que de pequeños principios se suele perder el derecho de la libertad. El nombre de Aragon se deriva de Tarraco, que quiere decir Tarragona, ó lo que es mas probable, del rio Aragon, hoy Arga, el cual corre por donde al principio se comenzaron á ganar de los moros y á extender los términos y distrito de aquel reino. En Castilla, la cual creen llamarse asi de la muchedumbre de castillos que en ella habia, y la cual sola en anchura de términos , templanza del cielo, fertilidad de la tierra, agudeza de los ingenios, ricos arreos, y particular y fértil hermosura, sobrepuja todas las demás provincias de España, y no da ventaja á ninguna de las extranjeras, comprehendemos parte de las Astúrias, esá saber: las de Santillana y toda la Cantabria, antiguamente pequeña region y que no tocaba á los Pirineos, despues mas ancha, deque es argumento la ciudad que antiguamente se llamó Cantabriga, y estaba puesta, como se cree, entre Logroño y Viana á las riberas del Ebro, en un collado empinado que hasta hoy se llama Cantabria vulgarmente; y en San Eulogio Mártir se halla el rio Cantaber, que se entiende es Ega ó Ebro, con el cual se junta el rio Aragon; todo lo cual muestra fué la Cantabria algun tiempo mayor de loque Ptolomeo señala, y aun de lo que hoy llamamos Vizcaya. Está el señorio y distrito de Vizcaya partido en Vizcaya , Guipúzcoa, Alava y las montañas. En Vizcaya, que por la mar se tiende desde Portugalele hasta Hondarroa, están las villas de Bilbao y Bermeo. Las marinas de Guipúzcoa desde las de Vizcaya llegan á Fuenterabia; caen en su distrito, demás de San Sebastian y el puerto de Guetaria, Salinas, Tolosa; la ciudad de Victoria y Mondragon son pueblos de Alava. Verdad es que en Castilla todos los de aquel señorio y lengua los llamamos vizcainos, no de otra manera que los de la Gallia Bélgica, sujeta á la casa de Austria, llamamos generalmente flamencos, si bien el condado de Flandes es una pequeña parte de aquellos Estados. Contiene demás desto el reino de Castilla no pocas ciudades de Castilla la Vieja, y entre ellas las de Burgos, Segovia, Avila, Soria y Osma. El reino de Toledo es asimismo parte de Castilla, el cual hoy se llama Castilla la Nueva, y antiguamente la Carpetania. Corre por medio dél el rio Tajo, por sus arenas doradas, suavidad del agua, fertilidad y hermosura de los campos que riega, el mas celebrado de España; corre hácia la parte de ponieute, fi EL PADRE JUAN

mas revuelve algun tanto hacia el mediodia, como tambien hacen esta vuelta los rios Duero, Guadiana y Guadalquivir. Pasa Tajo en particular por Toledo, ciudad situada en medio de España, luz y fortaleza de toda ella, fuerte por la naturaleza del sitio, excelente por la hermosura y ingenios de sus moradores, señalada por el culto de la religion y estudio de las ciencias, bienaventurada por el saludable cielo deque goza. Y dado que su suelo es estéril y en gran parte lleno de peñas, mas por la hondad de los campos comarcanos es abundante de todo género de mantenimientos y de arreos. Ciñela el rio casi toda al derredor, que pasa acanalado por entre dos montes ásperos y altos, no sin grande maravilla de la naturaleza. Queda solamente de la ciudad por ceñir hacia el septentrion una pequeña entrada de áspera subida y ágria. Pasado Toledo, á la ribera del mismo rio, está asentadaTalavera, que Ptolomeo llama Lihora, villa grande en número de gente y de tierra fértil y abundosa. Desde alli el dicho Tajo corta por medio la Lusitania, cuyos términos caian alli cerca, y aumentado de muchos rios que en él entran, se mete en el Océano junto á la ciudad de Lishoa. En la misma parte de España se comprehende la provincia Cartaginense, donde están Cartago Spartaria, hoy dicha Cartagena,Murcia y Cuenca y los Celtiberos, cuya cabeza fué Numancia; demás desto la Mancha de Aragon en los Contestanos. Pertenece otrosi al reino de Castilla la Bélica, que es casi lo que hoy se dice Andalucia, donde están Sevilla, Córdoba y Granada, ciudad que antiguamente se llamó Illiberris, por lo menos estuvo la dicha Illiberris cerca de donde hoy está Granada; de lo cual, demás de otros rastros que desto quedan, es argumento muy claro la puerta de Granada , llamada de Elvira, y un monte que alli hay, que se llama del mismo apellido.

CAPITULO V.

De las lenguas de España.

Todos los españoles tienen en este tiempo y usan de una lengua comun, que llamamos castellana, compuesta de avenida de muchas lenguas, en particular de la latina corrupta; de que es argumento el nombre que tiene, porque tambien se llama romance, y la afinidad con ella tan grande, que lo que no es dado aun á la lengua italiana, juntamente y con las mismas palabras y contexto se puede hablar latin y castellano, asi en prosa como en verso. Los portugueses tienen su particular lengua, mezclada de la francesa y castellana, gustosa para el oido y elegante. Los valencianos otrosi y catalanes usan de su lengua, que es muy semejante á la de Lenguadoc, en Francia, ó lenguaje narhonense, de donde aquella nacion y gente tuvo su origen; y es asi, que ordinariamente de los lugares comarcanos y de los con quien se tiene comercio se pegan algunos vocablos y algunas costumbres. Solos los vizcainos conservan hasta hoy su lenguaje grosero y bárbaro, y que no recibe elegancia, y es muy diferente de los demás y el mas antiguo de España, y comun antiguamente de toda ella, segun algunos lo sienten; y se dice que toda España usó de la lengua vizcaina antes que en estas provincias entrasen las armas de los romanos, y con ellas se les pegase.su lengua. Añaden que como era aquella gente de suyo grosera, feroz y agreste, la cual tras

DE MARIANA.plantada á manera de árboles con la hondad de la tierra se ablanda y mejora, y por ser inaccesibles los montes donde mora, ó nunca recibió del todo el yugo del imperio extranjero, ó le sacudió muy presto. Ni carece de probabilidad que con la antigua libertad se haya alli conservado la lengua antigua y comun de toda la provincia de España. Otros sienten de otra manera, y al contrario, dicen que la lengua vizcaina siempre fué particular de aquella parte, y no comun de toda España. Muévense á decir esto por testimonio de autores antiguos, que dicen los vocablos vizcainos, especialmente de los lugares y pueblos, eran mas duros y bárbaros que los demás de España, y que no se podian reducir á declinacion latina. En particular Estrahon testifica que no un género de letras ni una lengua era comun á toda España. Confirman esto mismo los nombres briga, que es pueblo, cetra escudo, falarica lanza , gurdusgordo, cusculia coscoja, lancia lanza, vipio zaida, buteo cierta ave de rapiña, Necy por el dios Marte, con otras muchas dicciones que fueron antiguamente propias de la lengua de los españoles, segun que se prueba por la autoridad y testimonio de autores gravisimos, y aun algunas de ellas pasaron sin duda dela española á la lengua latina; de las cuales dicciones todas no se halla rastro alguno en la lengua vizcaina; lo cual muestra que la lengua vizcaina no fué la que usaba comunmente España. No negamos empero haya sido una de las muchas lenguas que en España se usaban antiguamente y tenian; solo pretendemos que no era comun á toda ella. La cual opinion no queremos niconfirmarla mas á la larga, ni seria á propósito del intento que llevamos detenernos mas en esto.

CAPITULO VI.
De las costumbres de los españoles.

Groseras sin policia ni crianza fueron antiguamente las costumbres de los españoles. Sus ingenios mas de fieras que de hombres. En guardar secreto se señalaron extraordinariamente; no eran parte los tormentos, por rigurosos que fuesen, para hacérsele quebrantar. Sus ánimos inquietos y bulliciosos; la ligereza y soltura de los cuerpos extraordinaria; dados á las religiones falsas y culto de los dioses; ahorrecedores del estudio de las ciencias, bien que de grandes ingenios. Lo cual transferidos en otras provincias, mostraron bastantemente que ni en la claridad de entendimiento, ni en excelencia de memoria, ni aun en la elocuencia y hermosura de las palabras daban ventaja á ninguna otra nacion. En la guerra fueron mas valientes contra los enemigos que astutos y sagaces; el arreo de que usaban simple y grosero; el mantenimiento mas en cantidad que exquisito ni regalado; bebian de ordinario agua, vino muy poco; contra los malhechores eran rigurosos, con los extranjeros benignos y amorosos. Esto fué antiguamente , porque en este tiempo mucho se han acrecentado, asi los vicios como las virtudes. Los estudios dela sabiduria florecen cuanto en cualquiera parte del mundo; en ninguna provincia hay mayores ni mas ciertos premios para la virtud; en ninguna nacion tiene la carrera mas abierta y patente el valor y doctrina para adelantarse. Deséase el ornato de las letras humanas, á tal empero que sea sin daño de las otras ciencias. Son

« AnteriorContinuar »