Imágenes de páginas
PDF

HISTORIA

ba, y que era pueblo muy grande y de muy grande autoridad. Demás desto, conlas armas vencedoras y en prosecucion de victorias tan nobles, revolvió sobrelas comarcas de Briviesca y de la Rioja, pueblos que antiguamente se contaban entre los várdulos, y se apoderó de aquellos distritos. La Rioja está en un lado del monte Idúbeda por la parte que el rio Ogia, que se derriba de aquel monte, pasa y se mezcla con el rio Ebro; es tierra muy apacible y muy fértil. Lo mismo hizo de Pamplona en Navarra, y de lo que hoy se llama Alava, parte de Vizcaya. Verdad es que muchos destos pueblos por el vario suceso de las guerras tornaron á perderse, á causa que el poderde los reyes moros de Córdoba en gran perjuicio de los cristianos comenzó á levantarse por este tiempo, segun que poco despues se dirá, y creció adelante mucho en autoridad y fuerzas. Procuró el rey don Alonso y hizo que en las ciudades catedrales que se ganaron fuesen puestos obispos, que reformaban las costumbres de aquellos cristianos y las limpiaban de la maleza que de la conversacion de los moros se Ies habia pegado. Cultivaban los pueblos con el buen ejemplo, con nuevas leyes que hacian, con declaralles y predicalles la palabra de Dios. Reedificábanse los templos do estaban caidos, y los profanados con la supersticion de los moros los reconciliaban ó consagraban de nuevo. Reparaban los ornamentos de las iglesias por cuanto lo sufria la pobreza de la gente y las rentas reales, que eran muy ténues. Finalmente, una nueva luz se mostraba por todas partes, muy gran materia al presente de alegria , y de mayor esperanza para lo de adelante. Los antiguos geógrafos situaron los várdulos en la Cantabria por aquella parte que es bañada del mar Océano; los antiguos historiadores de España, como hombres de corto ingenio y pequeña erudicion, los pusieron en aquella parte de Castilla la Vieja que antiguamente llamaron los vaceos. Desta opinion procedió otro nuevo engaño, y fué que como don Alonso ganase gran parte de Castilla la Vieja, la cual nuestros historiadores llamaron várdulos, otros se persuadieron que desta hecha quitó á los moros toda la Cantabria ó Vizcaya. Pero por bastantes testimonios se puede mostrar que los moros en ningun tiempo pasaron de un lugar que en Vizcaya vulgarmente se llamala Peña Horadada. El Rey, despues que concluyó cosas tan grandes, falleció en Cangas en edad de setenta y cuatro años, el año que se contaba 757 de nuestra salvacion. Fué principe esclarecido y señalado entre todos. Reinó por espacio de diez y nueve años; quién dice de diez y ocho. Dejó cinco hijos,los cuatro de Ormisinda, su mujer, que fueronFroila, Bimarano, Aurelio y Usenda. De otra mujer baja, y aun esclava, tuvo fuera de matrimonio á Mauregato. Hiciéronle exequias y enterramiento muy solemne, no tanto por el aparato y gasto cuanto por las verdaderas lágrimas y sentimiento de todos sus vasallos y por las voces del cielo que dicen se oyeron en el enterramiento de ángeles que cantaban aquellas palabras dela divina Escritura: a El justo es quitado, y nadie pone mientes en ello; es quitado por causa de la maldad, y será en paz su memoria.» Sepultaron estos Rey y Reina en Cangas en el monasterio de Santa Maria. Tuvo don Alonso un hermano, por nombre Froila, mas conocido por dos hijos suyos, Aurelio y Vere

DE ESPAÑA. 197mundo ó Bermudo,que por otra cosa que dél se sepa. Volvamos á las cosas de los moros, que por estar mezcladas con las nuestras, no se pueden olvidar del lodo. En particular será bien declarar la ocasion, los principios y aumento de la discordia muy grande que entro aquella gente se encendió por este tiempo y los cimientos que con esto se echaron de un nuevo y muy poderoso reino de moros que se levantó en España.

CAPITULO V.
De dos linajes los mis principales entre los moros.

Por las armas de los sarracenos y por el vergonzoso descuido de los nuestros la mayor y mas noble parte de la redondez de la tierra quedó vencida y sujeta á los enemigos del nombre cristiano crueles y fieros, los cuales tienen por ahominable y por ilicito todo loque nosotros tenemos por santo. Al principio obedecian lodos á una cabeza y á un principe, que cuidaba de todo, de la guerra y del gobierno, hacia y deshacia leyes, administraba justicia, basta las mismas cosas sagradas y pertenecientes al culto de Dios estaban á su cargo. En las historias delos árabes á veces le llaman califa, qüe en romance quiere decir sucesor, á veces miramamolio, que es lo mismo que principe de los que creen. El amor de la nueva supersticion hizo que al principio las cosas estuviesen quietas; adelante con el grande aumento que tuvieron y por sus muchas riquezas resultaron alhorotos, y de uno se hicieron muchos imperios. Las causas destas discordias y los sucesos no hacen á nuestro propósito, solo por lo que toca á nuestro cuento me pareció necesario declarar el origen y progreso de dos familias y casas las mas nobles que boho entre los moros, y por cuyas diferencias resultaron en este tiempo grandes alteraciones. Mahnma, fundador de aquella secta y maestrode la nueva superslicio ', dió á muchas provincias guerras, en que siempre le sucedió prósperamente. Fué hombre de ingenio despierto, astuto y malo; usaba de una profunda ficcion y aparencia de santidad, cosa muy á propósito para entrañar á la gente; y no hay cosa mas poderosa para ganar las voluntades de la muchedumbre que la máscara do la religion; asi fueron innumerables los que engañó en lodasu vida. A la muerte, de muchas mujeres con quien ilicita y torpemente se casó, dejó solamente tres hijas, y ningun hijo varon, ca uno que tuvose le murió de doce años. La mayor de las hijas se llamó Fatima, las otras, Zeinebis y Imicultis;quedaron casadas con hombres principales, y todavia por la muerte de Mahoma los suegros dél se encargaron del gobierno, primero Abubacar, y despues Homar, en lugar de sus bijas y nietos. Despues destos Aloman, marido di; Fatima, tuvo el imperio, que por ser la mayor tenia mejor derecho para suceder á su padre. Deste tuvo origen el linaje de los Alavecinos, gente muy poderosa en riquezas y en señorio. AAtuman, no sin contradiccion de muchos y grande alteracion del pueblo, sucedió Moabia, marido de la segunda hija de Mahoma, llamada Zeinebis, fundador que fué del otro linaje muy valido de los Benhumeyas. La causa destos nombres y apellidos no se sabe ni lo que significan. Lo cierto es que áMoabia sucedieron por órden su hijo I/.it, y M tula, su nieto, que perdonó á sus vasallos y les descargó do m EL PADRE JUAN

la tercera parte de los tributos con que acostumbraban á servir. MuertoMaula, los moros divididos en dos parcialidades, los unos siguieron á Maroan, y los otros á Abdalla, que era, segun yo pienso, del linaje y alcuña delosAlavecinos. Sea licito usar de conjeturas en cosas tan escuras como son las de aquella nacion. Por lo menos en tiempo del rey Moabia fué maestro de la milicia, que es como entre nosotros condestable, con que tuvo ocasion de granjear muchas riquezas y aliados, y de presente tuvo manera para echar al contrario del reino y quedar solo por señor de todo. Mas con su muerte la corona y cetro volvieron & Abdelmelich, bijo de Maula, que ganó gran renombre por conquistar, como conquistó,toda la Africa,conque él y sus sucesores se hicieron mas poderosos que antes. Las discordias de los emperadores romanos dieron lugar á este daño, que fué una miserable ceguera y una locura de los hombres muy grande; pero mejor será apartar el pensamiento destas cosas, cuya memoria,á manera de cierto aguijon, punza y duele. Falleció Abdelmelich de su enfermedad, y en su lugar sucedió su hijo Ulit, aquel por cuyo mandado Tarif pasó en España, y vencido y muerto el rey don Rodrigo, se apoderó del reino de los godos. En lugar de Ulit sucedió primero su hermano Zuleiman, despues Homar y Izit, hijos de Ulit por adopcion de su tio, para que juntamente y con igual poder gobernase aquel imperio. A estos dos sucedió otro hermano tercero, llamado Iscam. A Iscam Alulit, hijo de Izit. Despues de Alulit, con gran voluntad de toda aquella nacion, lbrabem, su hermano, tomó el gobierno. A estedió la muerte Maroan, dado que era del mismo linaje de los Humeyas, y por fuerza de armas, como quedadieho, se apoderó de todo. Las discordias destos principes dieron ocasion á los Alavecinos, que eran del linaje deFatima, para levantar cabeza y prevalecer como los que tenian sus fuerzas enteras y unidas, y los contrarios al revés divididas y flacas. Abdalla pues, hombre de grande industria y no menor corazon, muerto que hoho á Maroan, que á causa de aquellasrevueltas se hallaba con pocasfuerzas, restituyó últimamente á los que descendian de Fatima el imperio de los moros, como queda ya tocado; y para aseguralle mas y perpetualle en sus descendientes hizo gran carniceria en el linaje de los Humeyas, por ningun otro delito sino por sospechar pretendian el imperio que ya tuvieron;camino por donde de presentese hizo odioso, y para adelante su nombre fué tenido por infame como de cruel y tirano..Fuera desto, Abderraman,que era de los Benhumeyas, fué puesto en necesidad, por escapar de aquella carniceria, de pasar á España para intentar cosas nuevas, por entender que los moros comunmente en aquella provincia eran aficionados á los emperadores pasados y al linaje de los Benhumeyas, á causa de las muchas mercedes que dellos tenian recebidas; con la ayuda de los cuales y el esfuerzo y buena maña de Abderraman se fundó un nuevo reino de moros en aquella provincia, exempto y libre del señorio de los miramamolines de Africa y de los califas de Asia; su asiento en la ciudad de Córdoba, do las demás ciudades acudian como á su cabeza y metrópoli, segun que adelante se entenderá mejor.

DE MARIANA.CAPITULO VL De los reyes Froila, Aurelio y Silos. Por la muerte de don Alonso el Católico su hijo mayor, llamado Froila ó Fruela, se encargó del gobierno y del reino de los cristianos en España, como era razon y derecho, el año de 757. Tuvo el reino once años y tres meses; su gobierno y fama tuvo mezcla de malo y de bueno. Fué áspero de condicion, inclinado á severidad, y aun mas aficionado á crueldad que á misericordia. Los principes con la grande libertad que tienen pocas veces se van á la mano, y de ordinario siguen sus inclinaciones y pasiones. Los aduladores, de que hay gran número en las casas de los reyes, hacen que el malpase adelante; que no hay quien se atreva á decir la verdad. A los vicios dan nombres de las virtudes á ellos semejantes, y hacen creer que la crueldad es justicia, y que la malicia es prudencia, y asi de lo demás, con que todo se pervierte. Verdad es que tuvo algunas cosas de buen principe, porque lo primero fundó y edificó áOviedo, ciudad principal y noble en las Asturias, si bienaigunosatribuyen esta fundacion á su padre el rey don Alonso, pero sin bastantes fundamentos. Dió á la nueva ciudad derecho y honra de obispado. Demás desto, apartó los casamientos de los sacerdotes, costumbre antiguamente recebida por ley deWitiza, y despues muy arraigada por el ejemplo de los griegos, con que se encendió la ira de Dios contra España y incurrió en tan graves desastres y castigos, como loentemlia la gente mas cuerda. Con esla resolucion cuanto fué el amor y benevolencia que ganó con los buenos, tanto se desabrió gran partedelpuebloydelos sacerdotes.porq ue los hombres ordinariamente quieren que lo antiguo y lo usado vaya adelante; y la libertad de pecar es muy agradable á la muchedumbre. Desta severidad procedió gran parte del odio que en su vida muchos le tuvieron; y despues de su muerte su nombre quedóacerca de los decendientes amancillado y afrentado mas de lo que merecia. Asi se puede sospechar, pues fuera de las demás virtudes, en lo que toca á la guerra procuró seguir las pisadas de su padre. En particular el segundo año de su reinado en una gran batalla desbarató á Juzef, gobernador de España por los moros, viejo capitan, y que con un grueso ejército talaba y destruia las tierras de Galicia. Ninguna victoria boho en aquella era ni mas esclarecida ni de mayor provecho para los cristianos, ca quedaron muertos cincuenta y cuatro mil moros. Esta pérdida fué causa que Juzef, que por espacio de cuatro años hacia resistencia á Abderraman para que no se apoderase de España como pretendia, se acabase de perder; porque como se viese trabajado por el linaje de los Humeyas, huyó de Córdoba; mas por diligencia de sus enemigos fué preso en Granada, de donde escapó y se huyó á Toledo, confiado en la fortaleza de aquella ciudad y con esperanza que aquellos ciudadanos le acudirian. Sucedióle al revés, que como ácaido todos le faltaron, y los mismos en quien mas confiaba le dieron la muerte con intento de ganar á su custa la gracia del vencedor. Desde este tiempo, que fué el año de nuestra salvacion 759, y conforme á la cuenta de los árabes 142, lodos los moros de España se tornaron á unir debajo de una cabeza y gobierno; y Abderraman Abenbumeya, que tuvo adelante sobrenombre de Adahil, fundó un nuevo reino de su nacion mas poderoso que antes, exompto de la jurisdiccion de los moros de Africa y de Asia, como poco antes queda apuntado. Sola Valencia, ciudad de los edetanos, parte de la España Tarraconense, se mantuvo por algun tiempo en la devocion antigua; pero últimamente, Abderraman con un largo y apretado sitio que sobre ella puso la forzó por las armas á seguir el partido de las demás. Era grande el odio que este Principe mostraba contra nuestra religion, tanto, que los cristianos de aquella ciudad se salieron dolja, y llevaron consigo á lo postrero de la Lusitania, por la parte que el promontorio Sacro se alarga mucho en el mar, los sagrados huesos del mártir san Vicente, que en tiempos pasados, como queda dicho, padeció en aquella ciudad, al cual ellos adoraban como á Dios, y era célebre por la fama de los milagros; tales son las palabras del moro Rasis, que me pareció poner aqui. Sucedió adelante que un moro, natural de Fez, llamado Allihohaces, andando por alli á caza halló estos hombres, y como los matase, llevó consigo á Africa por esclavos sus hijos, niños de pequeña edad; por cuya informacion adelante se supo el lugar en que quedaron escondidos los sagrados huesos,que fué ocasionde mudarel nombre á aquel promontorio, y llamarse adelante el caho de San Vicente; pero desto se tornará á hablar en otro lugar. El rey bárbaro, ensoberbecido con tantas victorias y por sucederle todo á su voluntad, acometió á hacer guerra á los gallegos. Por otra parte, puso cerco sobre Beja, ciudad de Tortuga I, que antiguamente era Pax Julia. De la una y de la otra parte fué rechazado por el esfuerzo y armas del rey don Fruela, el cual, con su buena dichay diligencia,no solo defendió las tierras de los cristianos de las insolencias de los bárbaros, sino tambien acudió á sosegar las alteraciones de los naturales, en especial de los gallegos, que sospecho andaban alterados por haber quitado las mujeres á los sacerdotes. Asimismo los de Navarra, que andaban levantados, se redujeron á obediencia el año de 761. En esta jornada se casó el rey don Fruela con Menina, otros la llaman Momerana, hija de Eudon, duque de Guiena, y hermana de Aznar, que de buena gana vino en este casamiento por estarles á todos muy á cuento. Desta señora nacieron don Alonso, que adelante tuvo el reino y renombre de Casto, y doña Jimena, muy conocida por ser madre de Bernardo del Carpio y por su poca honestidad. Pudiera el rey don Fruela ser contado entre los grandes principes si no amancillara su fama y sus virtudes con la muerte que dió por sus propias manos á su hermano Bimarano; hecho grandemente inhumano y que le hizo muy odioso. Era Bimarano de gen!il disposicion, y con su mucha afabilidad ganaba las voluntades del pueblo; sospechó su hermano que procuraba hacerse rey, y por ventura, como suele acontecer, los que estaban descontentos de la severidad del Rey pretendian tomarle por su cabeza y debajo de su sombra alterar á los demás, porque no se puede entender que don Fruela sin propósito y sin tener alguna causa para ello hiciese cosa tan fea, dado que ninguna pudo ser bastante para excusar exceso tan grave; y él mismo, para aplacar el cJ¡o que de aquella muerte resultó, prohijó y nombró por su sucesor en el reino á don Bermudo, hijo del muerto; pero no sirvió de nada, porque los suyos, y en

HISTORIA DE ESPAÑA.

particular don Aurelio, su hermano, se conjuraron contra él y le dieron la muerte en Cangas. Sepultaron al rey don Fruela y su mujer Menina en la iglesa mayor de Oviedo. En este tiempo Vero, arzobispo de Sevilla, resplandecia por su santa vida, erudicion y libros que escribió. Asimismo Pedro, prelado de Toledo, sucesor de Urbano, por sobrenombre el Hermoso, compuso un libro de cómo se debia celebrar la Pascua, muy alabado en aquel tiempo,enderezado á los de Sevilla, que en esta cuenta andaban errados. A Pedro sucedió Cijila, qoe escribió la vida de san lllefonso. Adriano, pontifice romano, enderezó una carta á este prelado, dado que lo llama Egila, en que reprehende la costumbre que tenian en España, creo tomadade Grecia, de comer carne los sábados. Yo entiendo que de aquella costumbre por cierta manera de concordia se tomó la que al presento se guarda de comer aquellos dias los menudos y extremidades de los animales; quién dice que esto se introdujo el año de Cristo 1212 cuando los nuestros en el puerto del Muladar ganaron aquella batalla contra los moros tan señalada y famosa, pero no hay para asegurar esto autor ni argumento bastante. Todavia el despensero de la reina doña Leonor, mujer del rey don Juan el Primero, asi lo dice, y \uValeriana, como se refiere adelante, libro 11, capitulo 21. Las listas antiguas de los arzobispos de Toledo no solo no ponen á Urbano en aquel número, sino tampoco á Pedro, en lugar de los cuales cuentan por predecesores de Cijila á Sunieredo y Cuncordio. La escuridad de aquellos tiempos es tan grande, que á las veces nos fuerza á reparar, no de otra manera quo quien no sabe el camino, llegado á alguna encrucijada do se divide en muchas partes, como ninguno de aquellos caminos le descontente, ninguno le agrada. El matador del rey don Fruela, vengador de Bimarano y hermano de entramhos,dado que otros le hacen primo, hijo de don Fruela, que fué hermano del rey don Alonso, entró en el reino y tomóla corona el año de 76S. Nu hicieron caso de don Alonso, hijo del rey don Fruela, para que heredase á su padre, asi por su pequeña edad como por el odio que todos á su padre tenian. Reinó don Aurelio seis años y medio; no hizo cosa en paz ni en guerra quesea digna de memoria, por lo menos que por ella merezca ser alabado. Verdad es que apaciguó una guerra civil que encendieron los esclavos, ca con deseo de libertad y con la ocasion que les daba la revuelta de los tiempos, se apellidaron en gran número y tomaron las armas; pero la loa que por esta causa ganó la oscureció del todo y amancilló con un asiento muy feo que hizo con los moros, en que so obligó de darles cada un año cierto número de doncellas nobles como por parias. La prosperidad de Abderraman ponia á los nuestros espanto. Temian con razon que las armas de aquel nuevo reino y sus fuerzas muy grandes no oprimiesen las de los cristianos, que de suyo eran flacas, y por la discordia de los parciales ú punto de perderse. Procuró el rey don Aurelio de prevenirsedefuerzascontra aquella tempestad que amenazaba, y por esta causa casó su hermana Adosiuda con Silon, hombre poderoso y principal, con esperanza y deseño que en vida le ayudaría, si fuese necesario, y despues de muerto le sucederia en el reino por no tener él hijos, ni aun se sabe bastantemente que haya 200 EL PADRE JUAN

sido casado. El Cronicon del rey don Alonso el Magno dice que el rey don Aurelio fué sepultado en el valle de Jagueya en la iglesia de San Martin. Don Lúeas de Tuy dice que le enterraron en Cangas. Dificultoso es concordar estas opiniones, ni como juez sentenciar por la verdad. Quién dice que Jagueya y Cangas es lo mismo, quién que Jagueya es la villa de Yanguas; por esta opinion hace la semejanza de los nombres moderno y antiguo, y que en aquella villa en la iglesia de San Miguel hay una cueva con advocacion de San Andrés, y en ella dos sepulcros ó lucillos juntos el uno del otro, los cuales el pueblo, como cosa recebida de sus antepasados, tiene porde los dos reyes don Favila y don Aurelio; que si esto se recibe, será necesario confesar que el nombre de aquella iglesia con el tiempo se ha mudado, por lo menos que los huesos de aquellos reyes, de do primero estaban enterrados, se trasladaron á aquel lugar; cosa que en el rey don Favila no tiene duda haber primero sido sepultado en otro lugar, como queda arriba señalado, es á saber, en tierra de Cangas. Por la muerte pues de don Aurelio, Silon, su cuñado, fué alzado por rey en Pravia juntamente con Adosinda, su mujer. Reinó por espacio de nueve años, un mes y un dia. Enfrenó al principio de su reinado y sosegó los gallegos, que andaban alborotados cerca del monte Ciperio, que hoy se llama Cebreros. Los motivos y ocasiones desta guerra no se escriben;solo refieren que por ser Silonde grande edad, ó porque naturalmente era enemigo de cuidados y no se hallaba con fuerzas para llevar aquel peso, se resolvió de partir mano, no solo del cuidado de la guerra, sino tambien del gobierno; y para esto por amr nestacion de su mujer nombró por su compañero en el reino con plena autoridad en guerra y en paz á don Alonso, hijo del rey don Fruela. La miseria y mengua destos tiempos fué tal, que cuando la república estabantas revuelta con las olas de una cruel tempestad y tenia necesidad de un gobernador varonil, entonces por la mayor parte le cabian en suerte reyes sin provecho y cobardes. Desde este tiempo parece que don Alonso tuvo nombre de rey, como se puede mostrar por un privilegio el mas antiguo de cuantos en España se hallan en los archivos, dado á Santa Maria de Valpuesta, que hoy es iglesia colegial, y antiguamente era monasterio de monjas. En él por la liberalidad del rey don Alonso se hace donacion á aquel templo de muchas heredades, era de 812, que concurre con el año de Cristo de 774, que fué el primero del reinado de Silon, si ya por ventura los números no están errados. Porque la opinion de los que atribuyen este privilegio á don Alonso el Católico no viene bien con la razon de los tiempos. Y sea lo que fuere en esta parte, la maldicion que en aquellas letras se contiene es muy digna de ser considerada. Dice que el que quebrantare aquella donacion sea anatema, marrano y descomulgado; de las cuales palabras se entiende que esta palabra marrano no se deriva de la palabra moro, como si dijésemos maurano, como algunos sospechan que resultó en Italia en tiempo del emperador Federico Barbaroja por ocasion que muchos moros que estaban á su sueldo, despues de convertidos á la ley de Cristo, la renegaron, sino que antes viene de la palabra siriaca maranatha,con que en las divinas letras se significa la descomunion y maldicion, como tambien significan lo

DE MARIANA.mismo las otras dos palabras griega y latina anathema y excommunicatus, deque usa aquel privilegio escrito en lengua latina. Por este tiempo Cario Magno deshizo el reino de los longobardos, que duró en Italia pasados docientos años, con prender en Pavia á Desiderio, su rey. Confirmó otrosi á instancia del papa Adriano la donacion quePipino, su padre, hiciera á aquella iglesia del exarcado y otras ciudades de Italia, en que entraban Boloña, Ravena, Ferrara y la Emilia, que era la Lombardia allende el Po, Parma yPlasencia, sin otri s muchas ciudades y tierras. De la sepultura del rey Silon hay diferentes opiniones; quién dice que le enterraron en Oviedo, por un letrero muy largo que está i la entrada de la iglesia de San Salvador, donde en cierta manera de cifra se lee su nombre, y.se dice y repife docientas y setenta veces que hizo aquella iglesia, demás que debajo de aquel letrero hay ocho letras qiw significan:

AQUÍ TACE SILON; SÉALE LA TIERRA LIVIANA.

Olios dicen que le sepultaron en Pravia en la iglesia de San Juan Evangelista, que él levantó desde los cimientos, do sin duda fué puesto el cuerpo de su mujer la reina Adosinda.

CAPULLO VII.

De los reyes don Alonso, Mauregato y don Remudo.

Hechas las honras y enterramiento del rey Silon, dou Alonso, su compañero, con gran voluntad de la nobleza quedó solo con el reino el año de 783. El odio que tenian á su padre estaba olvidado, y con la muestra que habia dado de sus virtudes tenia granjeadas las voluntades de todos sus vasallos. Solo Mauregato, su lio, aunque no era legitimo, pretendia se le hizo agravio en anteponerle á don Alonso. Alegaba que tenia mas estrecho parentesco con los reyes pasados y que todos sus hermanos sucesivamente fueron reyes. No Litaban hombres bulliciosos que con deseo de cosas nuevas daban oidos y favor á sus intentos, personas de malos pensamientos y costumbres, cuales son por la mayor parte los que siguen la corte y casas reales. A persuasion destos, por hallar poco arrimo en los cristianos, hizo recurso á los moros; pidióles le ayudasen , y alcanzólo con asentar de dalles cada un año por parias cincuenta doncellas nobles y otras tantas del pueblo, infame concierto; pero tanto puede el desenfrenado deseo de reinar. Son los moros mas que ninguna otra nacion inclinados á deshonestidad. Con el cebo puesdestos deleites y por mandado de su rey Abderraman buen número de aquella gente siguió á Mauregato. Allegábase para inclinarlos mas la honra que les resultaba de tener á los cristianos por tributarios y á su rey por sujeto y obligado. No se hallaba don Alonso apercebido de fuerzas bastantes para hacer resistencia y contrastar á tanto poder. Acordó de dar tiempo al tiempo, y mientras duraban aquellos recios temporales se retiró á la Cantabria ó Vizcaya, donde tenia muchos aliados, parientes y amigos de Eudon, de quien venia por parte de madre. Era de veinte y cinco años cuando al principio de su reinado fué despojado. Reinó Mauregato por espacio de cinco años y seis meses sin señalarse en cosa alguna, sino en' i bardia, torpeza y en la grave maldad que cometió p' HISTORIA

la traicion que hizo á su patría. Sepultáronle en Previa en la iglesia de San Juan, como lo dice el Oontconque anda en nombre del rey don Alonso el Magno, por lo menos en el ejemplar de Oviedo. Murió en el año del Señor de 788. En el mismo año Abderraman, rey de los moros, despues que reinara por espacio de veinte y nueve años, pasó desta vida en Córdoba,do hacia su residencia, y la cual ciudad adornó con diversas obras magnificas y reales, como fué un castillo que levantó en ella y unos jardines que plantó muy deleitosos, que entonces se llamaban de Rizafa,yal presente se'llaman de Arrizafa. Demás desto, dos años antes que muriese, de lo que ganó en la guerra comenzó á fabricar la mezquita mayor, que hoy es la iglesia catedral de Córdoba, por la manera del edificio, gran número y hermosura de columnas sobre que carga la bóveda, una de las obras mas señaladas de España. Dejó nueve hijas y once hijos; nombró en su testamento por sucesor á Zuleman, el mayor de todos, que tenia puesto en el gobierno de Toledo. Esta su ausencia dió ocasion á Isem, que era el hijo segundo, de apoderarse del reino, sin embargo de lo que su padre dejó dispuesto. Tenia muy de su parte las voluntades del pueblo, con cuya ayuda venció en batalla á su hermano y le hizo retirar al reino de Murcia, desde donde por sesenta mil escudos que le dió, renunciado su derecho, pasó en Africa. Despuesdesto, Abdalla, que era otro hermano, con deseo de cosas nuevas andaba alhorotado; mas hizo asiento con él, con que asimismo desamparó á España. Tuvo Isem el reino siete años, siete meses y siete dias. A Mauregato sucedió don Bermudo, llamado el Diácono, porque en su menor edad recibiera aquel órden de la manera que se usa entre los cristianos. Cuyo hijo fuese don Bermudo no concuerdan los historiadores, ni será fácil preferir la una opinion á la otra, ni los que dicen lo uno á los que sienten lo contrario. Entiendo que por la semejanza de los nombres las memorias de aquel tiempo están varias. Quién dice que fué hijo de Bimarano, á quien elrey don Fruela, su hermano,mató por sus manos; quién que fué hijo del otro don Fruela, hermano del rey don Alonso el Católico, opinion que la siguen autores de crédito y antiguos, en particular el Cronicon del rey don Alonso el Magno. Reinó tres años y medio; tuvo dos hijos, don Ramiro y don Garcia, en su mujer Nunilon ó Ursenda, con quien se casó ilicitamente; pero despues con mejor consejo se apartó della y perseveró en castidad toda la vida. En lo demás fué hombre templado y modesto, mas amigo del sosiego que sufría el estado de las cosas. Locamente se encarga en semejante tiempo del gobierno quien no tiene bastante ánimo, destreza en las armas, esfuerzo y valor y aun fuerzas corporales. Verdad es que hizo una cosa muy loable y que dió mucho contento, es á saber, que en gran pro de la república tornó á hacer compañero de su reino á don Alonso, hijo de su primo hermano el rey don Fruela, al que despojó Mauregato y le forzó recogerse á Vizcaya. Esto fué el año de 791 á 21 de julio , como lo dice Isidoro, pacense, escritor deste mismo tiempo. Reinó desde aqui adelante por espacio de cincuenta y dos años, cinco meses y trece dias. Fué principe muy señalado en la prosperidad continua que tuvo en sus cosas, diestro en las armas, clemente, li

DE ESPAÑA 501¡ beral, amable i los suyos, y espantoso á los extraños; en la piedad y religion ninguno se la ganara. Con su esfuerzo principalmente se mantuvieron las cosas de España, que estaban para caerse. Ganó grande reputacion y autoridad, y no menos granjeó las voluntades de sus vasallos con una victoria muy señalada que tuvo el tercero año de su reinado de un capitan moro llamado Mugayo. Tenia por cosa afrentosa al nombro cristiano entregar á aquellos bárbaros las doncellas que torpemente concertó Mauregato. No quiso acudilles con aquel tributo; por esta causa un grueso ejército de enemigos rompió y corrió por todas partes sin parar hasta llegar á las Asturias. Recogió don Alonso sus gentes, salió en busca del enemigo, dióse la batalla cerca de un pueblo llamado Ledos, quedó la victoria por los nuestros, que fué de las mas señaladas que jamás hoho en España, ca murieron setenta mil moros, con que los cristianos comenzaron á respirar y alzar cabeza por verse libres de una servidumbre tan grave, y los moros, enflaquecidas sus fuerzas y embarazados en otras guerras, no pudieron satisfacerse da aquella mengua y daño; yes cosa averiguada que en aquel tiempo en lo postrero de España por la parte que los montes Pirineos se extienden de mar á mar muchas ciudades y pueblos se ganaron de los moros por las armas de los reyes de Navarra y por el esfuerzo de Cario Magno, rey de Francia, principe de autoridad aventajada entre los reyes cristianos, y por sus grandes proezas muy conocido por la fama. Esto puso en necesidad á Isem, rey de Córdoba, de enviar un capitan de gran nombre, llamado Abdetroelich, con ejército bastante para reprimirlas entradas por aquella parte y intentos de los cristianos. Lo que resultó fué que los moros tornaron á apoderarse de Girona en lo postrero de España y de ¡Varhona en la entrada de Francia. De alli dice el arzobispo don Rodrigo que para acabar el edificio de la mezquita de Córdoba hicieron traer la tierra en hombros de cristianos, que fué insolencia de bárbaros, olvidados de la modestia y templanza con la prosperidad. Esta tierra entiendo yo debió ser alguna suerte de arena con que hace mayor presa la cal. Edificó alli mismo este Rey otra puente en Córdoba cerca del alcázar, y fué el primero entre los reyes moros que para su guarda tomó soldados extraños,es á saber, tres mil cristianos renegados. Fuera destos para los oficios y servicio de la casa real tenia dos mil ennucos. Falleció el año de 795; reinó por espacio de veinte y seis años, diez meses y quince dias. Dejó fama de principe prudente, justo y liberal como entre aquella gente, y por sucesor á su hijo Albaca.

CAPÍTULO VIH.

De Elipando, arzobispo de Toledo.

A los trabajos de la cautividad, que cuando fueran solos eran muy graves, se allegó una grande discordia en materia de religion. Los principales movedores y cabezas deste mal fueron Félix, obispo de Urgel en lo postrero de España, y su dicipulo Elipando, arzobis'po de Toledo, hombres de ingenios no groseros uifal| tos de erudicion para las tinieblas y grandes revueltas ! y males de aquel tiempo, entre los cuales no tropezar I ni ensuciarse fuera cosa semejable á milagro. Porque

« AnteriorContinuar »