Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nuedo y gritería. Tirados los dardos y sactas, vinieron á las espadas. Los fieles con su acostumbrado esfuerzo peleron valientemente por la patria y por la religion. Duró mucho el combate, pero al fin quedó el campo por los cristianos; murieron diez mil moros, y entre ellos los mas señalados por sus hazañas y nobleza, en particular un yerno del mismo tirano, llamado García. Muza apenas se escapó con muchas heridas, de las cuales entiendo murió. Los despojos muy ricos de los moros y sus reales vinieron en poder de los nuestros. En el mismo tiempo Mahomad, rey de Córdoba, asimismo se apercebia contra el enemigo comun. Parecióle acometer en primer lugar la ciudad de Toledo por ser su sitio muy fuerte y porque con ser la primera al levantarse dió ejemplo y ocasion á las otras ciudades para que hiciesen lo mismo. Hallábase en aquella ciudad Lobo, hijo de Muza, por mandado de su padre, el cual, avisado del estrago que los suyos recibieron cerca de Alvelda y con miedo de mayor daño, hizo confederacion con el rey don Ordoño para valerse de sus fuerzas. Envióle el Rey muchos asturianos y navarros en socorro, y por caudillo á don García, su hermano. Mahomad, desconfiado de las fuerzas, acordó usar de maña. Tenia sus reales no léjos de la ciudad; paró una celada en Guadacelete, que es un arroyo cerca de Villaminaya, y era á propósito para su intento. Hecho esto, él mismo con pequeño número de soldados dió vista á la ciudad de Toledo. Los de dentro, engañados por el pequeño número de los contrarios, salieron contra ellos á gran priesa sin órden y sin recato, como si fueran á la presa y no á pelear. Con aquel ímpetu cayeron en la celada; con que, apretados por frente y por las espaldas, con pérdida de mucha gente, los demás cerrados abrieron camino para la ciudad por medio de los enemigos. Doce mil moros y ocho mil cristianos perecieron en aquel encuentro. La fortaleza del sitio valió para que la ciudad, atemorizada por aquella desgracia, no viniese en poder del vencedor. El año siguiente y el tercero talaron los campos de Toledo con entradas que los enemigos hicieron; quemaron las mieses y frutos todos. Los de Toledo, con deseo de vengarse, pasaron hasta Talavera; pero fueron maltratados por el que tenia el gobierno de aquel pueblo, y forzados con daño á dar la vuelta. En fin, cansados con tantas desgracias, se rindieron á Mahomad el año de nuestra salvacion de 857. En el cual año los nortmandos, conforme á su costumbre, con una armada de sesenta naves corrieron todas las marinas de España por cuanto se extienden al uno y al otro mar. En particular pusieron á fuego y á sangre las islas de Mallorca y Menorca, enojados principalmente contra los moros, porque con el trato que ellos tenian con los cristianos estaban aficionados á nuestra religion. Las casas, templos, campos fueron con ordinarios robos saqueados; pasaron asimismo á Africa, en que hicieron no menores daños. En España Mahomad hizo entrada contra los navarros por la parte do está situada Pamplona y contra aquella provincia de Vizcaya que se llama Alava; no sucedió cosa que de contar sea. En Extremadura, Mérida se rebeló contra el mismo rey de Córdoba, y en castigo fué por su mandado desmantelada. Entre tanto que esto pasaba, don Ordoño, vuelto su ánimo á las artes de la paz, reedificaba las ciudades por la injuria

de los tiempos pasados y de las guerras desiertas y asoladas, sin perdonar á ningun gasto ni cuidado. Estas fueron Tuy, Astorga, Leon, Amaya, que el Cronicon del rey don Alonso llama Amagia Patricia. La gente de los moros despues de las alteraciones pasadas y guerras civiles comenzaba á estar dividida en bandos, tanto, que algunos gobernadores de las ciudades, queriendo mas gobernar en su nombre como señores que en el ajeno como vireyes, tomaban ocasion de rebelarse, y á carla paso se llamaban reyes. Era esto muy á propósito para los cristianos, porque los contrarios, enflaquecidas sus fuerzas y divididos entre sí, por partes se podian sobrepujar, que si estuvieran unidos se defendieran de cualquier agravio. Reith estaba apoderado de Coria; de Talamanca, otros dicen de Salamanca, Mozaro; ambos fueron vencidos por don Ordoño y sus ciudades ganadas, los soldados que dentro hallaron todos muertos, los demás, varones, mujeres y mozos vendidos por esclavos. Estos principios y medios de cosas tan grandes desbarató la muerte del Rey, que le sobrevino el año onceno de su reinado; quién añade á este número seis años. Falleció en Oviedo de gota, mal á que era sujeto. Fué allí sepultado en la iglesia de Santa María, enterramiento en aquel tiempo de los reyes. Grande prosperidad tuvo este Rey en sus cosas; solo se le aguó con la rota que los suyos recibieron en Toledo, que parece fué en castigo del pecado que cometió en perseguir sin propósito al santo varon Ataulfo. De su mujer Munia, hembra de alto linaje, dejó á don Alonso, que fué su hijo mayor, y á don Bermudo, don Nuño, don Odoario y don Fruela. Algunos dicen que falleció á 27 de mayo; en el año no hay duda sino que fué el de 862, como se muestra por el letrero de una cruz que presentó el rey don Alonso, su hijo, de grande primor y hermosura al templo de Oviedo, que vuelto de latin en romance dice así:

RECEBIDO SEA ESTE DON CON AGRADO En honra de Dios, QUE HICIERON EL príncipe alonso, siervo de cristo, y su MUJER JIMENA. CUALQUIERA QUE PRESUMIERE QUITAR ESTOS NUESTROS DONES, PEREZCA CON EL RAYO DE DIOS. CON ESTA SEÑAL ES DEFENDIDO EL PIADOSO, CON ESTA SEÑAL SE VENCE EL ENEMIGO. ESTA OBRA SE ACABÓ Y ENTREGÓ Á SAN SALVADOR DE LA CATEDRAL DE OVIEDO. HÍZOSE EN EL CASTILLO GAUZON EL AÑO DE NUESTRO REINO DIEZ Y SIETE, CORRIENDO LA ERA 916. Desto se ve que el año 878 era el diez y siete despues de la muerte del rey don Ordoño. El mismo don Alonso estando en Compostella confirmó un privilegio de su padre con otro en que extiende el territorio de Santiago, que antes era de tres millas en ruedo, á seis. Su data en la era de 900, que fué el año de Cristo de 862; pero pasemos á las cosas del rey don Alonso.

CAPITULO XVII.

De los principios del rey don Alonso el Magno. Don Alonso, á quien por las grandes partes y prendas que tenia de cuerpo y de ániina y los esclarecidos triunfos que ganó de sus enemigos dieron sobrenombre de Magno, luego que tuvo aviso de la muerte de su padre, ca no se halló á ella presente, sin poner dilacion se partió para Oviedo, ciudad real en aquel tiempo, con intento de hacer las honras al difunto y tomar la posesion del reino, que demás de pertenecerle por de

recho por ser el mayor de sus hermanos, todos los estados y brazos se le ofrecian con gran voluntad, sin embargo de su pequeña edad, que apenas tenia catorce años, número de que otros quitan no menos que cuatro años. Yo sospechaba, por lo que sucedió adelante, que en lo uno y en lo otro hay engaño, y que era de mayor edad cuando entró en el reino. En el buen natural que tuvo se igualó á sus antepasados, y aun se la ganó á los mas; era alto de cuerpo, de muy buen rostro y apostura, la suavidad de sus costumbres muy grande. Su clemencia, su valor, su mansedumbre sin par. Señalóse en las cosas de la guerra, y no menos fué liberal con los pobres y que estaban apretados de alguna necesidad. Ca los tesoros, asi los que él ganó como los que le dejó su padre, no los empleaba en sus gustos, sino en ayudar las necesidades; virtud que hace á los príncipes muy amables, y su fama vuela por todas partes. Aumentó otrosí el culto divino, en particular la iglesia de Santiago, que era de tapiería, la edificó desde los cimientos de sillares con columnas de mármol, cosa en aquellos tiempos rara y maravillosa, por su poco primor y mucha grosería y por la falta de dineros. Reinó cuarenta y ocho años, como lo dice Sampiro, asturicense. En el principio padeció algunas tormentas. Don Fruela, hijo del rey don Bermudo, era conde de Galicia, poderoso en riquezas y aliados; y como persona de sangre real por ventura pretendia pertenecerle la corona, ó por menosprecio que tenia del nuevo Rey, se llamó rey en Galicia. Don Alonso por hallarse flaco de fuerzas y desapercebido, acordó de dar lugar al tiempo y retirarse á aquella parte de Vizcaya que así ahora como entonces se llamaba Alava, dado que era mas ancha que al presente. Pero como el tirano no enderezase el poder que tomara al pró y bien comun, sino pretendiese oprimir á sus vasallos, fué muerto por conjuracion de los ciudadanos de Oviedo. Acudió luego don Alonso á las Astúrias, donde fué recebido con gran voluntad de los naturales. Sosegó y ordenó las cosas del reino y castigó á los culpados. La parte de Vizcaya que en aquel tiempo se llamaba Alava estaba sujeta á los reyes de Oviedo; lo demás tenia por señor á Zenon, príncipe del linaje de Eudon, duque que fué de Aquitania. Eilon, pariente de Zenon, tenia por el Rey el gobierno de Alava; este, confiado en la revuelta del reino ó en la ayuda de Zenon, se levantó contra el Rey, que en persona acudió á sosegar aquellas alteraciones desde Leon. Apaciguó en breve y sin sangre aquella provincia; prendió al mismo Eilon y le envió á Oviedo, y le tuvo hasta que falleció en la cárcel. No mucho despues venció en batalla al mismo Zenon, señor de Vizcaya, y preso le puso en la misma cárcel, porque con deseo de novedades tambien se alterara. Deste Zenon refieren que quedaron dos hijas, la una se llamó Toda, que fué mujer de Iñigo Arista, rey de Navarra; la otra Iñiga, dicen que casó con Zuria, que adelante fué señor de Vizcaya, de cuya sangre algunos pretenden que descendian los señores de aquella tierra antes que Vizcaya se incorporase en la corona real de Castilla. Con el castigo destos dos los demás tomaron aviso que no debian menospreciar al Rey ni su saña, y que la traicion es dañosa á los mismos que la hacen. Despues desto, Alava fué dada á un hombre principal, llamado el conde Vigila ó Vela. El señorío de

Castilla poscia el conde don Diego Porcellos. Todo esto sucedió el primer año del reinado de don Alonso. En el siguiente cargó mas el temporal, porque Imundaro y Alcama, capitanes moros, se pusieron sobre la ciudad de Leon; pero el Rey les forzó á alzar el cerco y dar la vuelta con grande estrago que en sus gentes hizo. Juntamente con deseo de fortificarse y de vengarse de los moros hizo liga con los navarros y franceses; y para que el asiento fuese mas firme, casó con una señora del linaje de los reyes de Francia, llamada entonces Amelina, y despues doña Jimena. Deste matrimonio nacieron don García, don Ordoño y don Fruela, que fueron consecutivamente reyes, y tambien don Gonzalo, que al tanto fué arcediano de Oviedo. Las alteraciones que entre sí los moros tenian daban buena ocasion á los nuestros para mejorar su partido. Los de Toledo, confiados en la fortaleza de su ciudad y irritados por la severidad y crueldad de los reyes de Córdoba, de nuevo tomaron las armas. Las pretensiones del pueblo son vanas cuando no son enderezadas por la prudencia y valor de algun buen capitan. Por esto Mahomad Avenlope, que debió ser nieto de Muza, con nombre de rey se encargó del gobierno. La guerra fué de mayor ruido que importancia, á cansa que los de Toledo en breve fueron sujetados por el rey de Córdoba. Avenloque y sus hermanos escaparon y acudieron al amparo del rey don Alonso; él, por entender serian de provecho para la guerra de los moros, los amparó y les hizo muchas caricias. Luego despues desto, ayudado así destos como de franceses, navarros y vizcainos, entró por las tierras de los moros, corrió los campos, destruyó los pueblos, hizo presas por todas partes, con que sin hacer otro efecto despidió y deshizo el ejército, rico y cargado de los despojos moriscos. El año siguiente, que se contaba 874, los de Toledo, con deseo, á lo que se puede creer, de agradar á los reyes de Córdoba, entraron por tierra de cristianos sin parar hasta el rio Duero. Sobrevino el Rey'al improviso cerca de un pueblo llamado Pulveraria, por do pasa el rio Urbico, ahora Orvigo. En aquella parte dió tal carga sobre los enemigos, que degolló hasta doce mil dellos; y poco despues desbarató otro ejército de cordobeses que venia en pos de los primeros. La matanza que hizo fué mayor, ca perecieron todos, fuera de diez que hallaron vivos entre los cuerpos muertos. Seguíanse con la fuerza del ejército morisco Almundar, hijo del rey de Córdoba, y con él Ibengunimo, capitan de gran nombre. Estos, avisados de la matanza de los suyos, se recelaron de llegar á Sublancia, pueblo en que el Rey estaba, y de noche mas que de paso dieron la vuelta á grandes jornadas. Sin embargo, se trató de concierto

por

medio de Abuhalit, que en las guerras pasadas fué preso por los nuestros en Galicia, y con rehenes que dió le soltaron; por donde tenia aficion á los cristianos. Negoció tan bien, que por su medio se concertaron treguas de tres años, en el cual tiempo hobo sosiego; y despues de pasado, don Alonso con sus gentes que juntó entró por tierra de moros, y pasado Tajo llegó hasta Mérida con grandes muertes y robos que hizo por todas partes. Desde allí, sin que ningun ejército de moros saliese contra él, dió vuelta, alegre por los muchos despojos que llevaba. En todas estas guerras se señaló sobre todos el esfuerzo y valor de Bernardo del Carpio, que fué causa que la cristiandad en la edad

del Rey, que no era mucha, no recibiese algun daño. Concluidas pues tantas cosas, como hubiese acompañado al Rey hasta Oviedo, tornó de nuevo á hacer instancia sobre la libertad de su padre; que debia bastar prision de tantos años, y era justo que el Rey se inclinase á su peticion, sino por la miseria tan larga y mal tratamiento de aquel desventurado viejo, á lo menos perdonase la culpa del padre por los servicios del hijo; que si ni el respeto del deudo ni sus leales servicios le movian, por demás esperaria mayores mercedes de quien no hacia caso de sus ruegos y lágrimas en demanda tan justificada. Parecia á los mas que Bernardo tenia razon ; pero prevaleció, segun yo pienso, el parecer de los contrarios, que decian ser conveniente á la dignidad del Rey vengar la afrenta hecha contra la majestad, y no mudar la sentencia de los antecesores por respeto de ningun particular. Alteróse con esta respuesta Bernardo, salióse de la corte con grande acompañamiento de muchos que se le arrimaron. Edificó cuatro leguas de Salamanca, donde ahora está la villa de Alba, el castillo del Carpio, del cual él mismo tomó el apellido; desde este castillo de ordinario hacia cabalgadas en las tierras del Rey, robaba, saqueaba y talaba ganados y campos. Por otra parte, los moros á su instancia trabajaban grandemente las tierras de cristianos. El Rey, movido destos daños, hizo junta de grandes en Salamanca, que, mudados de parecer, acordaron se hiciese lo que Bernardo pedia, á tal empero que primeramente entregase el castillo; no se sabia, á lo que parece, que el padre de Bernardo era ya muerto en la cárcel. Pues como le hobiesen despojado del castillo y no le restituyesen á su padre, despechado se pasó á Francia y Navarra. En aquellas partes peregrinando de unas tierras á otras acabó la vida en lloro y tristeza, como dicen muchos. Otros lo contradicen, y persuadidos por un sepulcro que hoy se muestra en Aguilar del Campo con nombre de Bernardo, sienten que sufrió con grande ánimo los reveses de la fortuna, y en tanto que vivió, sirvió á su Rey con el esfuerzo y diligencia que solia. A la desgracia de Bernardo se siguió otro nuevo desastre, y fué que don Fruela, no se sabe por qué causa ni por qué agravios, se conjuró de dar la muerte al Rey, su hermano. Descubrióse el trato; y preso, le privaron de la vista y condenaron á cárcel perpetua. La misma sentencia por mandado del Rey se ejecutó en don Nuño, don Bermudo y don Odoario, tambien hermanos suyos, porque se juntaron con don Fruela; castigo cruel, de que resultaron nuevas alteraciones, ca don Bermudo escapó de la cárcel, y con ayuda de su parcialidad se apoderó de Astorga, y en ella se fortificó por algun tiempo, sin reparar hasta venir á las manos con el mismo Rey que iba en su busca; pero fué vencido, y despues de la rota se huyó á tierra de moros. El rey don Alonso por esto tomó ocasion para hacer mayores estragos en las tierras enemigas, en especial fué tan molesto á los de tierra de Toledo, que, pasados algunos años, por gran suma de dinero que dieron, compraron del Rey treguas de tres años, cosa muy honrosa para los fieles, y afrentosa para los bárbaros.

CAPITULO XVIII.

De un concilio que se celebró en Santiago y en Oviedo. Por este tiempo Ataulfo, obispo de Compostella, dió fin á su muy larga vida en la soledad donde se retiró. Sucedióle Sisenando, hombre de grandes partes, esclarecido por sus muchas virtudes, en particular persuadió al Rey que los deudos de los que acusaron á Ataulfo fuesen á manera de esclavos entregados al templo de Santiago, que fué ejemplo muy nuevo y aun cruel castigar á unos por los pecados de otros, si la grandeza de la maldad no excusase en parte la acedia que con ellos usaron. Trasladó el cuerpo del difunto á Compostella, y con nuevas obras y fábricas aumentó aquel edificio de la iglesia de Santiago; demás desto, á su costa fundó en aquella ciudad un monasterio de benitos, con advocacion de San Martin, y un colegio, que llamó de San Félix, en que los sacerdotes y ministros de Santiago por su larga vejez exemptos y jubilados, habida licencia, fuesen proveidos y sustentados de todos lo necesario. En tiempo deste prelado la iglesia de Oviedo fué hecha arzobispal. Asimismo el templo de Santiago, que con grandes pertrechos y gastos estaba acabado, consagraron ciertos obispos que se juntaron en un concilio con grande solemnidad. No era lícito conforme á la leyes eclesiásticas convocar los obispos á concilio, sino fuese con licencia del Papa. Por esta causa Severo y Desiderio, presbíteros, despachados sobre el caso á Roma ganaron del papa Juan VIII un breve, en que hace metropolitana la iglesia de Oviedo, cuyo tenor y palabras son las siguientes: « Juan, obispo, siervo de los siervos >> de Dios, á Alonso, rey cristianísimo, y á los venera- . >>bles obispos y abades y ortodoxos cristianos. Pues que >> en el cuidado de toda la cristiandad la sempiterna Pro>>videncia nos hizo sucesores de Pedro, príncipe de los >> apóstoles, por la amonestacion de nuestro señor Jesu>> cristo somos apretados, con la cual con cierta voz de >> privilegio amonestó á san Pedro diciendo: Tú eres >> Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y á >> tí dejaré las llaves del reino de los cielos, etc. Al mes>>mo otra vez, acercándose el artículo de la gloriosa >> pasion de nuestro Señor, dijo: Yo rogué por ti para » que no falte tu fe, y tú, convertido alguna vez, con>> firma tus hermanos. Por tanto, pues la fama de vues>>tra noticia por estos hermanos que vinieron á visitar >> los umbrales de los apóstoles, por Severo y Desiderio, » presbíteros, á nosotros con maravilloso olor de bon>>> dad nos es manifestada, con amonestacion fraterna os >> exhorto que con la gracia de Dios por guia persevereis >> en buenas obras para que la abundante bendicion de >> san Pedro, nuestro protector, y la nuestra os ampare. >> Y todas las veces, hijos carísimos, que quisiere algu>> no de vos venir ó enviar á nos con toda alegría de co»razon y gozo espiritual de las últimas partes de Ga>>licia, de la cual Dios fuera de mí os hizo rectores, >> como legítimos hijos nuestros os recebirémos; y á la >> iglesia de Oviedo, que con vuestro consentimiento y >> á vuestra instancia hacemos metropolitana, mandamos >>y concedemos que todos vosotros seais sujetos. Asimis» mo mandamos que todo lo que á la dicha silla los re»yes ó otros cualesquier fieles justamente han ofreci»>do, ó para adelante con el ayuda de Dios le dieren, sea vestable y valedero perpetuamente. Exhorto otrosí á

> todos que tengais por encomendados los portadores >> destas nuestras letras. Dios os guarde. » Con los dos embajadores del Rey envió juntamente el Pontífice á España un tercero, por nombre Reinaldo, al cual dió otra carta para el Rey, fecha por julio, con palabras muy regaladas y blandas, del tenor siguiente: «Juan, >> obispo, siervo de los siervos de Dios, al amado hijo >>Alonso, glorioso rey de las Galicias. Habiendo rece>>bido vuestras cartas, porque conocimos que sois de» voto para con nuestra santa Iglesia, os damos muchas >> gracias, rogando á Dios que crezca el vigor de vues>>tro reino y os conceda victoria de vuestros enemigos. >>Porque como vos, hijo carísimo, pedistes, rogamos »á Dios ordinariamente y con instancia que gobierne » vuestro reino y os salve, guarde y ampare y levante >> sobre todos vuestros enemigos. Haced que la iglesia » de Santiago, apóstol, sea consagrada por los obispos » españoles, y con ellos celebrad concilio. Nos asimis» mo, glorioso Rey, como vos somos apretados por los » paganos; pero el omnipotente Dios nos concede dellos » triunfo. Por tanto, rogamos á vuestra caridad no dejeis >> de enviarnos algunos provechosos y buenos moriscos >> con sus armas y caballos, á los cuales los españoles lla>> man caballos alfaraces, para que recebidos alabemos á » Dios y os demos las gracias; y por el que los trujere os » remunerarémos de las bendiciones de san Pedro. Dios >>os guarde, carísimo hijo y esclarecido rey. » Dada el mes de julio año del Señor de 874. Leidas las cartas del Papa, los obispos de todo el reino fueron convocados para que á dia señalado acudiesen en cumplimiento de lo que se les mandaba. Juntáronse primeramente en Compostella buen número de obispos, no menos que catorce, parte de las ciudades que estaban en poder del Rey; los demás de las que tenian los moros, como obispos de anillo y poco mas que de solo nombre. La costumbre de aquel tiempo era tal, que las unas ciudades y las otras tenian obispos, principalmente las que habian ganado de los moros y poco despues eran vueltas á su poder, y aun de las que pretendian ganar en breve y reducillas al señorío de cristianos. Con esta traza y confianza en lugar de los que morian señalaban y consagraban otros que les sucediesen. El templo pues de Compostella ó de Santiago fué por aquellos obispos con grande solemnidad consagrado á 7 de mayo, dia lúnes, Juna undécima, y tres de aureo número, como lo dice Sampiro, asturicense; puntos y señales que todas concurren en el año 876, y no antes ni despues por largo tiempo. El altar mayor dedicaron al Salvador; dos colaterales, el uno en nombre de San Pedro y San Pablo, el otro de San Juan Evangelista; el que cubria los huesos del apóstol Santiago no pareció consagrar de nuevo por tener entendido que sus siete discípulos le consagraron, solo se dijo misa sobre él. En un monte allí cerca consagraron asimismo un templo en nombre del mártir San Sebastian, con que la devocion de la iglesia de Santiago, que de antes era muy grande, se aumentó mucho mas. Once meses adelante por mandado del Rey los mismos obispos se juntaron en Oviedo; allí, en cumplimiento de lo que el Papa concedia, resolvieron que el obispo de Oviedo fuese arzobispo, y para aquella dignidad por voto de todos nombraron á Hermenegildo. Pareció otrosí nombrar arcedianos, personas de buena vida, que dos veces cada un año juntasen sínodos y

diesen órden en todo, como quien habia de dar cuenta á Dios de su cargo, y juntamente visitasen las diócesis, los monasterios y parroquias. Añadieron demás desto que los obispos que no tenian diócesis sirviesen al de Oviedo de vicarios para que se repartiese la carga entre muchos, y él de su renta los sustentase, y que así á estos como á los demás obispos señalasen sendas iglesias en la ciudad y diócesi de Oviedo, con cuya renta se entretuviesen cuando se celebrasen concillos y tuviesen donde acojerse á causa de las ordinarias entradas que los moros hacian. En cumplimiento deste decreto á diez y seis obispos, unos que tenian diócesi, y otros que carecian della, señalaron doce templos, al de Leon, de Astorga, de Iria, al ulcense, al britoniense, al de Orense, al de Braga, este era arzobispo, al dumiense, al tudense, al columbriense, al portucalense, al salmanticense, al cauriense, al cesaraugustano, al calagurritano, al turiasonense, al oscense. Todos estos nombres y el número se sacaron de los mismos actos del Concilio en gracia de los que son aficionados á là antigüedad, que los cronistas no escriben palabra. De aquí sin duda procedió que Oviedo en aquel tiempo se llamó ciudad de Obispos, como lo refieren autores muy graves. Los aledaños de aquella diócesis de Oviedo señalaron los mismos obispos, y el Rey la acrecentó en rentas y posesiones segun lo que se podia llevar, conforine á la apretura en que estaban las cosas y los tiempos. Halláronse presentes en la una cuidad y en la otra el Rey y la reina doña Jimena, los hijos del Rey y los grandes; y dada conclusion á todas estas cosas, despidieron el Concilio.

CAPITULO XIX.

De lo demás que sucedió en el reinado de don Alonso.

En tanto que estas cosas pasaban, los moros estaban sosegados; el largo ocio y la abundancia de España tenia apagado el brio con que vinieron y ablandado su natural belicoso, que fué causa de pasarse algunos años sin que sucediese cosa alguna digna de memoria. Solo el año 881 en toda España hobo temblores de tierra con daño y destrozo de muchos edificios. El rey Mahomad asistia á los oficios á su modo, cuando un rayo que cayó de repente en la misma mezquita mató á dos que estaban cerca dél, con grande espanto de todos los demás. El año siguiente Abdalla, hijo de Lope, aquel que huyó de Toledo, olvidado de las mercedes que del Rey tenia recebidas, como hombre desleal y fementido, comenzó á tratar de hacerle guerra. Para esto se reconcilió y hizo su asiento con el rey de Córdoba. La envidia que tenia á sus tios le llevaba al despeñadero, de quien hacia tanta confianza el rey don Alonso, que les entregó á su hijo don Ordoño, como por prendas de la amistad para que le criasen y amaestrasen. Gran mengua de su padre, pero en tanto se estimaba en aquel tiempo la amistad de los moros. Deste principio, aunque pequeño, se siguieron cosas mas graves, porque Abdalla, recogidas sus gentes, rompió por las tierras de cristianos, las talas fueron muy grandes, los temores y esperanzas no menores. Acudió el Rey y venció al Moro cerca de Cillorico en una batalla que le dió; asimismo le rechazó con daño de Pancorvo, de que pretendia el Moro apoderarse. No acometieron la ciudad de Leon,

dado que revolvieron contra ella, á causa de una gruesa guarnicion de soldados que dentro estaba. Desta manera sin hacer otro efecto que de contar sea, pasado el rio Astura, hoy Estola, que riega aquellas campañas y pasa por la misma ciudad de Leon, el ejército enemigo por las tierras de la Lusitania volvió á Córdoba. Iba entre los demás moros Abuhalit; hizo instancia con el rey don Alonso para que le restituyese su hijo Abulcen, que dejara como en rehenes cuando, como se dijo, le dieron libertad. La negociacion fué tan grande, que al fin alcanzó lo que pretendia. Esto sucedió al fin del otoño, el cual pasado y entrado el invierno, Abdalla venció en cierta pelea ó encuentro á los dos Zimaeles, tio y hermano suyos, en ciertos lugares ásperos y fragosos; no se dice en qué parte de España, sospecho fué en el reino de Toledo; lo que consta es que los prendió y aherrojados los envió al castillo de Becaria. Revolvió sobre Zaragoza y con el mismo ímpetu la sujetó. Esto fué ocasion que las fuerzas de moros y de cristianos se volviesen contra él, dado que con una embajada envió á excusarse de lo hecho con el rey de Córdoba; y porque no recebia sus excusas, con trato doble y embajadores que de ordinario despachaba al rey don Alonso para asegurarse, procuraba su amistad. En el mismo tiempo los condes don Vela y don Diego hicieron liga contra él como contra enemigo comun. Por otra parte, Almundar, hijo del rey de Córdoba, y Abuhalit fueron enviados de Córdoba para cercar á Zaragoza, acometimiento que fué por demás á causa de la fortaleza de aquella ciudad y la mucha gente que en ella hallaron, además que Abdalla, por las cosas que habia acometido y acabado, se hallaba muy fuerte, rico y feroz. Dieron los de Córdoba vuelta sobre las tierras de Vizcaya y de Castilla, hicieron talas y daños; acudieron los dos condes sobredichos, y forzaron á los moros á salir de toda la tierra. No se descuidaba el rey de Leon, antes tenia juntas sus gentes en Sublancia con intento de no faltar á cualquiera ocasion que se le presentase de dar á los moros, si menester fuese, la batalla, pero ellos se excusaron y se volvieron á su tierra; solo destruyeron el monasterio de Sahagun, que en Castilla la Vieja era y es muy célebre. Y sin embargo, Abuhalit envió algunos moros de secreto al rey don Alonso para tratar de hacer paces; y sobre lo mismo Dulcidio, presbítero de Toledo, fué por el Rey enviado á Córdoba en fin del año 883. En tanto que estos tratos andaban, una armada de moros que se juntó en Córdoba y en Sevilla por mar acometió las riberas de Galicia por estar muchos pueblos sin murallas y que podian fácilmente ser saqueados. No hizo algun efecto la dicha armada á causa de los recios temporales que la desbarataron y echaron á fondo; pocos con el general Abdelhamit escaparon del naufragio y de la tormenta. Al mismo tiempo por diligencia de Dulcidio se asentaron treguas de seis años con los moros, y los cuerpos de los mártires Eulogio y Leocricia con voluntad de los cristianos, en cuyo poder estaban, de Córdoba los trasladaron á Oviedo. Siguióse la muerte de Mahomad, año de los árabes 273, de nuestra salvacion 886; dejó treinta hijos y veinte hijas. Fué hombre de ingenio no grosero; para muestra se refiere que un dia, como se pasease en sus jardines y cierto soldado le dijese ¡qué hermoso jardin, qué dia tan claro, qué siglo tan alegre, si todo esto fuese perpetuo! respondió: Antès si no ho

biera muerte, yo no fuera rey. Sucedióle Almundar, su hijo, príncipe manso de condicion y liberal, ca al prin cipio de su reinado perdonó á los de Córdoba cierta imposicion en que acostumbraban pagar de diez uno. Ellos, olvidados deste beneficio, se alborotaron contra él. Aparejábase para sosegar estas alteraciones cuando le sobrevino la muerte antes de haber reinado dos años enteros. Dejó seis hijos y siete bijas. Sucedióle por vote de los soldados Abdalla, su hermano, el año 888; reinó por espacio de veinte y cinco años. Los principios fueron revueltos á causa que Homar, principal entre los moros y de ingenio bullicioso, se levantó contra él. Lisbona, Astapa ó Estepona, Sevilla y otros pueblos se le allegaron. Estas grandes alteraciones tuvieron fácil salida, porque Homar, mudado propósito, alcanzó perdon y se reconcilió con el Rey. Esta facilidad del perdon le fué ocasion y le dió ánimo para tornar en breve á alborotarse. Andaban los moros de muy antiguo divididos en dos parcialidades de Humeyas y Alavecinos, como queda arriba dicho. Con esta division no podia faltar á los amigos de novedades gente y pueblo que los siguiese. Abdalla siguió por todas partes á Homar y le redujo á tal apretura, que se huyó á tierra de cristianos, donde, dejada la supersticion de sus padres, se bautizó, no con sinceridad y de veras, sino con engaño, como se entendió con el tiempo, que todo lo declara. Contra don Alonso se alteraron los vizcaínos; la cabeza y caudillo fué Zuria, yerno de Zenon, hombre principal entre aquella gente. Acudió don Ordoño, enviado por el Rey, su padre, para sosegar aquella gente; pero fué vencido por los contrarios en una batalla que se dió cerca de Arriogorriaga, y della aquel pueblo tomó este nombre, que siguifica, como lo dicen los que saben la lengua vizcaína, piedras sangrientas, como quier que antes se llamase Padura. En premio desta victoria hicieron á Zuria señor de Vizcaya, que dicen era de la sangre de los reyes de Escocia. ¿Quién podrá bastantemente averiguar la verdad en esta parte ? La aspereza de aquellos lugares, segun yo entiendo, fué causa que el Rey no vengase aquella afrenta, demás de su edad que estaba adelante, y por el mismo tiempo, vuelto el pensamiento á las artes de la paz, se ocupaba en edificar iglesias en nombre de los santos, y castillos y pueblos para seguridad y comodidad de sus vasallos. En el principio de su reinado reedificó á Sublancia y á Cea cerca de Leon, el castillo de Gauzon á la orilla del mar, puesto sobre un peñol entre Oviedo y Gijon; despues las ciudades de Braga, Portu y Viseo, Chaves, que se llamaba antiguamente Aquae Flaviae, y tambien la ciudad de Oca, todos pueblos que habian estado largo tiempo destruidos y deshabitados. El mismo daño padeció Sentica, y con la misma liberalidad y cuidado fué reparada con nombre de Zamora por las muchas piedras turquesas que por allí se hallan, que se llaman así en lengua morisca. A don García, su hijo, dió el Rey cuidado de edificar á Toro, que los antiguos llamaron Sarabis. Asimismo ganaron de los moros á Coimbra en Lusitania, en Castilla la Vieja Simancas y Dueñas con toda la tierra de Campos, comarca que, á ejemplo de Italia y de Francia, se puede en latin llamar Campania. Elgrande y real monasterio de Sahagun, que los moros asolaron, fué de nuevo reparado y vuelto á los monjes de San Benito; al cual ninguno en grandeza, majestad y rique

« AnteriorContinuar »