Imágenes de páginas
PDF

3C2 EL PADRE JW

como lo pensaba, que los cristianos se descuidaron como si caminaran por tierra segura. Visto el desórden, los moros cargaron con tal denuedo, que los pusieron en grande aprieto. Murieron en la refriega, entre otros muchos, don Guillen de Moneada, vizconde de Bearne, y don Ramon de Moneada, personajes de gran cuenta y que iban en la avanguardia, y fueron los primeros á hacer rostro en aquel trance, que fué una pérdida muy grande y notable desgracia. Bajaban del monte, que cerca está, los moros en gran número para ayudar á los suyos, de suerte que de una parte y de otra se trabó una reñida batalla, y los fieles se vieron en gran peligro y cercados de todas partes. El esfuerzo y valor del Rey y su buena dicha venció estas dificultades; ca sin saber el daño que los suyos recibieron al principio, peleó valientemente y forzó ú los moros, primero á retirarse poco á poco, despues ú huir y recogerse en sus reales. La pelea fué con poca órden á fuer de Africa, de tropel, y que ya acometen, ya vuelven las espaldas, aqui se retiran, alli cargan. Los cristianos siguieron el alcance, subieron al monte al son de sus cajas y entraron los reales de los moros, con que la victoria y el campo quedó de todo punto por ellos. No pasaron adelante ni se curaron de ejecutar la victoria y de seguir á los vencidos, porque tenian la guarida cerca y mas noticia de toda aquella tierra. Contentáronse con lo hecho y con asentar sus reales á vista de la ciudad para combatidla, por entender que los de dentro estaban muy proveidos y de su voluntad no se rendirian. Los dias adelante pusieron diligencia en levantar todo género de máquinas, trabucos, torres y mantas para batir y arrimarse á las murallas. Cegaron el foso de la ciudad, que era ancho y hondo, con hornija y otros materiales. Salian los moros de rebato para desbaratar é impedir estos ingenios, pero las mas veces volvian con las manos en la cabeza. Finalmente, los soldados se arrimaron al muro, y con picos arrancaron las piedras de los cimientos de cuatro torres, que apuntalaron con vigas, y despues les pegaron fuego; conque las dichas cuatro torres dieron en tierra, y en el muro quedó abierta una grande entrada. Los moros, visto el peligro que corrian si la ciudad se entraba por fuerza de ser muertos y saqueadassus casas, vinieron en pedir concierto. Pretendian les dejasen las vidas y las haciendas y que con su Rey se pudiesen pasaren Africa. A muchos parecia bueno este partido y que se debia venir en lo que pedian. Deste parecer era don Nuño, conde de Ruisellon, que era el medianero en estos tratos; los amigos y deudos del príncipe de Bearne, con deseo de vengarse, pretendiau que era afrenta é infamia acabar la guerra antes de tomar venganza de tantos y tan buenos caballeros como aquellos bárbaros mataron. Los cercados, perdida la esperanza do concierto, tornaron con furia rabiosa á la pelea y con mayor injpetu que antes á defender la ciudad. La desesperacion es una muy fuerte arma; hicieron mucho daño en los nuestros, tanto, que ya se arrepentian los que estorbaron el concierto y holgaran se admitiera de nuevo. Finalmente, derribada gran parte del muro, era forzoso á los nuestros que por las piedras y ruinas procurasen hacer camino. Algunos decian convenia acometer la ciudad de noche cuando las centinelas están cansadas; el Rey, por excusar la libertad y desórdenes que trae consigo la noche, mandó

DE MARIANA.que se guardasen las puertas y portillos con todo cuidado porque no huyesen los enemigos. Al alba concertó y puso en órden los suyos para dar el asalto, y de parte que pudo ser oido les habló en esta manera: «Bien conozco, amigos, que para premiar vuestros trabajos y vuestro valor no tengo fuerzas bastantes; el reconocimiento y estima será perpetua por cuanto la vida durare. La ocasion que de presente se ofrece de hacerun nuevo servicioá Dios, á vuestra patria y á mi corona, y para vos ganar prez y honra inmortal es, cual veis, la mejor que se pudiera pensar. Con la toma desta ciudad y con sus despojos quedaréis ricos y bien parados; con su sangre vengaréis la de vuestros deudos y hermanos, y yo por vuestro trabajo conquistaré un nuevo reino y estado. Los de dentro son pocos en número, sin aliento por la hambre que padecen, enfermedades, trabajos. ¿Quién será tan de tan poco ánimo que no arremeta y cierre con los enemigos y por aquellos muros aportillados no se haga camino con la espada para entraren la ciudad? A Dios teneis favorable, por cuyo nombre peleais; este será el remate de vuestros largos trabajos y fatigas, principio de alegria y de descanso. Los flacos y temerosos, si alguno bebiese, correrán mas peligro; en el ánimo y osadia consiste la seguridad de los que valientemente pelearen.» Dichas estas razones, mandó dar señal de acometer y cerrar por una, dos y tres veces. Los soldados se detenian; no se qué miedo y espanto los tenia casi pasmados. EfRey,«¿quéesperais, dice, soldados? Qué haceis? Acometed y embestid con vuestro ánimo acostumbrado; los enemigos son bis mismos que hasta aqui; ¿qué dudais?» Despertados con estas palabras como de un sueño, arremeten de golpe y de tropel con gran grita y alarido; los moros acuden á todas partes con gran coraje para defender la entrada; hacen el último esfuerzo. Encendióse la batalla y la refriega en diversos lugares. Por conclusion, muertos y heridos muchos de los enemigos, se entró la ciudad, que saquearon los soldadosá toda su voluntad, en que los unos y los otros se ensangrentaron. El rey Moro, perdida toda esperanza, se escondió en cierto lugar secreto. De alli le sacaron; el rey don Jaime, como lo tenia jurado, para mayor afrenta le tomó por la barba, si bien con palabras corteses le animó y prometió que lodo se haría bien. Tomada la ciudad, sin dilacion se entregó la fortaleza, en que hallaron un hijo de aquel Rey, en edad de trece años, que adelante bautizaron y sellamó don Jaime. Heredóle el Rey en tierra de Valencia, y dióle por juro de heredad la villa de Golor, de que toman su apellido sus descendientes, caballeros principales de aquel reino; asi bien como de otro caballero por nombre Carrocio, natural de Alemaña, noble, y que sirvió muy bien en esta guerra, y en recompensa de sus trabajos le dieron el lugar de Rebolledo, decienden los Carrocios, gente noble y principal, y que dura hasta nuestros tiempos, en el mismo reino de Valencia. Ganóse la ciudad de Mallorca, postrerodia de diciembre, entrante el año de Cristode 1230. Acordó elReyhacella catedral y poneren ella obispo, si bienios canónigos de Barcelona pretendian pertenecerlesaquel obispado por escrituras que alegaban, del todo olvidadas y desusadas; asi no salieron con su pretension. Los demás castillos y pueblos de toda la ista con facilidad vinieron á poder de cristianos; mas ¿cómo pudieran

HISTORIA

sustentarse perdida la ciudad principal? Apaciguada la tierra y dado asiento en las cosas del nuevo reino, Ins mas soldados dieron vuelta para sus casas y el Rey pasó á Cataluña. En este mismo año la religion de nuestra Señora de la Merced, que se instituyó pocos años notes, segun que de suso queda apuntado, su modo de vivir y la regla que profesan, fué aprobada por el papa Gregorio IX, como parece por su bula, dada en Perosa, ciudad de Toscana, á 17 de enero deste mismo año, segun que rezan las constituciones desta órden al principio.

CAPITULO XV.
Cao el fclno de Lcon se unio con et de Castilla.

En el mismo tiempo que los de Aragon emprendieron la conquista de Mallorca y la ganaron, el rey don Alonso de Leon con sus huestes y las de su hijo hizo una nueva entrada en tierra de moros. Púsose con sus gentes sobre Cáceres, villa principal de Extremadura y que otras veces habia intentado de tomalla y no pudo salir con ello. Era principe brioso y denodado , las fuerzas que llevaba eran mayores que antes, y asi pudo salir con la empresa, y aun pasó adelante animado con este principio á ponersitio sobre la ciudad de Mérida, que en otro tiempo fué la mas principal de aquellas partes yde presente erapopulosa ygrande. El rey moro Abenhut,sabido lo que pasaba, por ganar reputacion entre su gente acordó de ir con su hueste en socorro de los cercados. Su venida y determinacion puso en cuidado al rey don Alonso; por una parte se recelaba de ponerse al trance de una batalla por la poca gente que tenia, por otra el miedo de la infamia, si se retiraba, le aquejaba mucho mas; que á tales personajes la afrenta suele ser mas pesada que la misma muerte. Para resolverse juntó á consejo los capitanes, los pareceres fueron diferentes, comoes ordinario. Los mas en número y de mayor prudencia querian se excusase la batalla con aquel enemigo que venia poderoso y bravo; mas el Rey todavia se arrimó al parecer contrario de los que se mostraban mas animosos y honrados. Tomada esta resolucion, ordenó sus haces en guisa de pelear; lo mismo hicieron los moros, que ya tenian alli cerca sus estancias. Dióse la señal de acometer; resonaban las trompetas, las cajas , los atabales por todas partes. Cerraron con grande ánimo los unos y los otros. La batalla por algun espacio fué muy herida y sangrienta , pero en fin, el valor de los cristianos sobrepujó la muchedumbre de los paganos. La victoria fué tan señalada y el destrozo de los enemigosde Cristo tan grande ,que de miedo muchos pueblos de aquella comarca quedaron yermos por huirse sus moradores por diversas partes. Dijose por cosa cierta que el apóstol Santiago y en su compañia otros santos con ropas blancas en lo mas recio de la batalla esforzaron á los nuestros y amedrentaron á los contrarios; y aun en Zamora no faltaron personas que publicaron haber visto á san Isidoro, que con otros santos se apresuraba para hallarse en aquella batalla en favor de los cristianos. La verdad ¿quién la podrá averiguar? La alegria de victorias semejantes suele dar ocasion á que se tengan por ciertos cualquier suerte de milagros. Despues desta rota los de ü,'éi'iüa, por uo tener esperanza les vendria otro socor

DE ESPAÑA. 363ro, abrieron las puertas á los vencedores, que fué el fruto principal de la victoria. Demás que desta vez so ganó y vino á poder de cristianos la ciudad de Badajoz, puesta en aquella parte por do parten términos Extremadura, Andalucia y Portugal. El rey don Alonso, que en el cuento de los reyes de Castilla y de Leon se pone por noveno de aquel nombre, acabadas cosas tan grandes y porque el tiempo cargaba , despidió su gente para que se fuese á invernar, resuelto de revolver con mayores fuerzas sobre tas moros luego que el tiempo diese lugar. Atajó la muerte sus buenos intentos,que le sobrevino en Villanueva de Sarria, de una dolencia aguda que alli le acabó al fin deste año, yendo á visitar el sepulcro del apóstol Santiago, para en él cumplir sus votos y dar gracias á Dios por mercedes tan señaladas; su cuerpo sepultaron en aquella iglesia de Santiago. De doña Teresa, su primera mujer, dejó dos hijas, doña Sancha y doña Dulce; de la reina doña Berenguela quedaron don Fernando, que ya era rey de Castilla , y don Alonso, que fué señor de Molina, y doña Berenguela, que casó con Juan de Drena, rey de Jerusalem. Tuvo otro hijo fuera de matrimonio, que se llamó don Rodrigo de Leon. Reinó por espacio de cuarenta y dos años, fué valeroso y esforzado en la guerra, tan amigo do justicia, que á los jueces, porque no recibiesen delas partes ni se dejasen negociar, señaló salarios públicos, y los castigaba con todo rigor si en esto excedian. Verdad es que escureció y amancilló las demás virtudes de que fué dotado con dar orejas á chismes y reportes de los que andaban á su lado; falta muy perjudicial en los grandes principes. El odio que tuvo á su hijo don Fernando, de cuya virtud y santidad se debiera honrar mas que de otra cosa, fué grande, y le duró por toda la vida, tanto que en su testamento nombró por sus herederas á las dos infantas, sus hijas mayores. Poresta causa, para prevenir inconvenientes y pasiones, era forzoso que el rey don Fernando, pospuesto todo lo al, se apresurase para tomar posesion de aquel reino, si bien á la sazon se hallaba ocupado en la guerra que hacia en Andalucia; principe esforzado y valeroso y que no sabia reposar ni miraba por su salud á trueque de adelantar el partido de los cristianos. Puso cerco sobre Jaen, pero aunque la apretó con todo su poder, tenianla tan pertrechada de gente y de todo lo demás, que no pudo ganalla. Pasó con su campo sobre Daralherza. En este cerco estaba ocupado cuando le vinieron nuevas de la muerte de su padre. Aconsejábanle los que con él estaban, y entre ellos don Rodrigo, arzobispo de Toledo, diese la vuelta. Solicitábale sobre todos su madre, y cada dia cargaban mensajes de todas pariesen esta misma razon. Bien entendia él que le aconsejaban lo que era bueno y que la dilacion le podria empecer mas que todo ; pero aquejábale en contrario el deseo de llevar adelante la empresa del Andalucia. Su madre, con el cuidado que el amor de hijo le daba y por los miedos que él mismo le ocasionaba, acordó partirse para ha- blalle. En Orgaz, que está cinco leguas de Toledo, camino del Andalucia, so encontraron madre y hijo. Alli tomaron su acuerdo, que fué sin mas dilacion apresurar el camino para el reino de Lom, sin detenerse ni en Toledo ni en otra parte alguna. Hizose asi, y el Rey luego que llegó al reino de Leon, le halló mas llano de lo que se pensaba. Los pueblos le abrian las puertas y

3f!i EL PADRE JUA

le festejaban. Llamábanle rey pio y bienaventurado, con otros muchos titulos y renombres que le daban. Coronóse en Toro, honra debida á aquella ciudad por ser la primera que le ofreció la obediencia por sus cartas. Los ricos hombres no estaban del todo llanos, antes algunos seguian la voz de las infantas, con algunos pueblos que seles arrimaban. Pudiera resultardesta division algun grande inconveniente, si los prelados do aquel reino no ganaran por la mano , cuyo oficio es no solo predicar al pueblo y administrallelas cosas sagradas, sino mirar por el bien y pro comun; y asi, visto por quien estaba la justicia, enfrenaron sus particulares aficiones con la razon y dieron de su mano el reino á quien venia de derecho. Los principales en este número fueron Juan, obispo de Oviedo; Nuño, de Astorga; Rodrigo, de Leon; Miguel, de Lugo; Martin, de Mondoñedo; Miguel, de Ciudad-Rodrigo; Sancho, de Coria. Doña Teresa, madre de las infantas, acudió de Portugal para dalles como á hijas el ayuda y consejo necesario. Parecióle seria mas acertado concertarse con su antenado, y para esto se vió con doña Berenguela, madre del Rey, en Valencia la de Galicia; en esta vista y habla se acordaron que las infantas cediesen á su hermano el derecho que pretendian tener al reino, y que él les acudiese cada un año con treinta mil ducados para sus alimentos. Tomado este asiento, el rey de Leon, do estaba, partió para Valencia, las infantas fueron á Benavente para visitalle y verse con él. Al arzobispo don Rodrigo, en premio del trabajo que tomó en todos estos tratos y caminos tan largos y tan continuos que hacia sin cansarse jamás, dió el Rey en aquella tierra la villa de Cascata. Por esta manera el reino de Leon tornó á juntarse con el de Castilla á cabo de setenta y tres años que andaba dividido, no sin perjuicio y daño de todos. La union y atadura que en el rey don Fernando y sus descendientes se hizo y se ha continuado hasta nuestros tiempos fué principio y como pronóstico de la grandeza que hoy tienen los reyes de España.

CAPITULO XVI.

De algunas vistas que diversos reyes tuvieron entre si.

Don Sancho, rey de Navarra, por sobrenombre llamado el Fuerte, titulo que en su mocedad le dieron sus hazañas, mudado el modo de vivir y la traza en esta sazon á causa de su mucha grosura y de la poca salud que tenia, se estaba retirado en el castillo de Titdela sin cuidar mucho del gobierno. Deste retiramiento los vasallos tomaron ocasion de atreverse y de alterarse, en especial en Pamplona, que diversas veces se alborotó por este tiempo. La falta del castigo hace á los hombres osados, y la dolencia de la cabeza redunda en los demás miembros. Asimismo don Lope Diaz de Haro, señor de Vizcaya, con golpe de gente por la parte de la Rioja hizo entrada en las tierras de Navarra, y en ella se apoderó de algunos pueblos y castillos. Sospechóse que el rey don Fernando tenia en esto parte, y que por su consejo y con sus fuerzas se encaminaban estas tramas. Lo que hacia mas al caso que Teobaldo, conde de Campaña en Francia, sobrino de aquel Reypor ser hijo de su hermana doña Blanca, infanta de Navarra, y que si tuviera paciencia habia de heredar aquella co

DE MARIANA.rona por no tener el Rey hijos, con demasiada priesa traia sus inteligencias con los señores de aquel reino para desposeer á su tio; grande crueldad y que le puso en condicion de perder lo que tenia en la mano. Porque el rey don Sancho, avisado de loque pasaba y punzado del dolor que estos desórdenes le acarreaban, visto que porsi no tenia fuerzas bastantes para contrastar con los suyos y con los extraños, acordó buscar socorros de fuera y de camino vengarse de aquellos ultrajes y deslealtad. El rey don Jaime, acabada la empresa de Mallorca, ganara renombre de esforzado y valeroso en tanto grado, que los demás principes ;i porfia pretendian su amistad y buena gracia. Acordó envialle sus embajadores para rogalle se fuese á ver con él en Tudela paracomunicalle algunos negocios muy graves y que no se podian tratar en ausencia por terceros. Hallábase el rey don Jaime en Zaragoza, donde por la via de Poblele j de Lérida era venido despues de la conquista de Mallorca. No le pareció dejar pasar aquella ocasion, que,segun él imaginaba, se le presentaba de acrecentar su estado; asi, sin pedir otra seguridad, se vino para el rey don Sancho. Mostráronse mucho amor de la una parte y de la otra. Acabados los comedimientos y cortesias, entraron en materia y trataron de lo que importaba. Querellóse don Sancho desu sobrinoel conde Teobaldo, quo sin respeto al deudo ni tener paciencia para esperar su muerte, con sus malas mañas le alteraba los vasallos. Del rey don Fernando dijo que, sin embargo que tenia tantas provincias, era su ambicion tan grande, que con los nuevos ditados le crecia el apetito de mandar, mal desasosegado y incurable. Que tenia pensado valerse de sus fuerzas, de su dicha y de su maña, recobrarlo de Vizcaya, que le tenian contra derecho usurpado, y reprimir los insultos y intentos de Francia, y juntamente sosegarlos naturales para que no se atreviesen. En recompensa de su trabajo le queria dejar aquel reino para despues de sus dias, y para mas aseguralle desde luego nombralle por su sucesor y adoptalle por hijo, como lo hizo por estas palabras : Yo os nombro por mi heredero por via de adopcion para que hayais y poseais esta corona. Prospere Dios, nuestro Señor, y ayude esta nuestra voluntad; que bien entiendo despues de misdias miraréis por mis vasallos, y mientras viviere haréis lo que de un buen hijo puede su padre esperar. Aceptó el rey don Jaime esta adopcion y la buena suerte que se le presentaba. Para dar mejor color á todo concertaron que la adopcion fuese reciproca, de suerte que cualquiera de los dos que faltase, el otro le sucediese en el reino. Era cosa ridicula y juego que un mozo y que se hallaba en lo mejor de su edad, además que tenia hijo y heredero, prohijase un viejo doliente y que estaba en lo postrero de su vida. Puédese sospechar que el Navarro por su edad y dolencia no estuviese muy entero. A los 4 de abril se otorgaron las escrituras deste concierto, que confirmaron los señores que de Aragon y Navarra se hallaron presentes. Demás desto, el Navarro dió al de Aragon prestados para los gastos de la guerra cien mil sueldos, y en prendas recibió para seguridad de >> deuda ciertos pueblos de Aragon. En esto vino nueva que el rey de Túnez aprestaba una gruesa armada para recobrar la ista de Mallorca, que hizo despedir las vistas y abreviar,y forzó al rey don Jaime á dar la vuelU á Zaragoza para acudir á la defensa, si necesario fuese.

HISTORIA

En este tiempo falleció Aurembiaso, dejó en su testamento el condado de Urgel, y Valladolid en Castilla al infante don Pedro, su marido, por no tener hijos; de que resultaron nuevos inconvenientes á causa que don Ponce de Cabrera acudió ú los derechos y pretensiones antiguas de su casa, resuello, si no le hacian razon, de valerse de las armas y de la fuerza. Atajó el Rey con su prudencia la tempestad que se armaba. Concertó que al nuevo pretensor se diese aquel condado, fuera de la ciudad de Balagucr, que retuvo para si, y al Infante mientras que viviese entregó la isla de Mallorca para que la gobernase en su lugar y como teniente suyo. Tomado este acuerdo, el Rey del puerto de Salu se hizo á la vela y aportó & Mallorca. Supo que el rey de Túnez por aquel año no venia; por esto sin hacer otra cosa dió la vuelta para su casa. El rey don Fernando se ocupaba en visitar el nuevo reino de Leon & propósito de granjear las voluntades de la gente con todo género de buenas obras y mercedes que les hacia. En el entre tanto encargó el cuidado de la guerra contra moros al arzobispo don Rodrigo, y en recompensa le hizo merced de la villa de Quesada, á tal que echase della los moros, (i cuyo poder era vuelta. Venido pues el verano, el Arzobispo con gente rompió por aquella parte, corrió los campos, hizo presas, quemó las mieses que ya estaban sazonadas, y no solo ganó de los moros & Quesada yCazorla, villas puestas en los pueblosque antiguamente se llamaron hasietanos, sino tambien les tomó á Cuenca, Chelis, Niebla, que llamaron los romanos Elcpla, con otros pueblos comarcanos de menor cueuta. Este fué el principio del adelantamiento de Cazorla, que por largos tiempos por merced ygraciadelos reyes poseyeron los arzobispos de Toledo, que nombraban como lugarteniente suyo al Adelantado, hasta tanto que en nuestrosdias don JuanTavera, cardenal y arzobispo de Toledo, le dió por juro de heredad para sus descendientes á don Francisco de los Cobos, comendadormayorde Leon, al cual de secretario suyo levantó á grande estado y dignidad el favory privanza que alcanzó con el emperador Carlos V, rey de España. Verdad es que don Juan Siliceo, sucesor del dicho Cardenal, pretendió por pleito revocaraquella donacion, como hecha en notable perjuicio de su iglesia; pero ni él ni sus sucesores salieron con su pretension basta que don Bernardo de Rojas y Sandoval, cardenal de Toledo, concertó la diferencia y restituyó á su iglesia aquella dignidad. Quesada, porque volvió á poder de moros y adelante la recobró con sus armas el rey don Fernando,se quedó por los reyes de Castilla. Por estos tiempos Juan de Brena, rey de Jerusalem, perdido casi todo aquel reino, pasó por mar en Italia. Era francés de nacion, solicitó á los principes de Europa que le ayudasen con sus gentes para recobrar su reino. De camino casó á Violante, única hija suya, con el emperador Federico II, que por este casamiento tomó titulo de rey de Jerusalem, y dél se quedó en los reyes de Sicilia, sus sucesores en aquel reino, hasta pasar con él y continuarse en los reyes de Aragon y de España sucesivamente. Solemnizadas estas bodas, el rey Juan de Brena pasó en España y aportó por mar á Barcelona, año de 1232. Hospedóle el rey de Aragon con mucho amor y regalo y le tuvo consigo algun tiempo. Fuése desde alli á Santiago de Galicia por voto que tenia hecho de visitar aquel santuario. Honróle mu

DE ESPAÑA. 363cho el rey don Fernando, y para mayor muestra de amor, si bien era extranjero y su estado en balanzas, le dió pormujer á su hermana la infanta doña Berenguela á la vuelta de su romeria. Concluidas las bodas, dió aquel Principe vuelta ó Italia para, con los socorros que juntó, pasar á la guerra de la Tierra-Santa. El suceso no fué conforme á sus esperanzas ni trabajos quo por fuerza sufrió en viaje tan largo. Los Anales de Toledo, áquien damos mucho crédito, señalan la venida deste Reyá España ocho años antes desto, y que el rey don Fernando le recibió solemnemente en Toledo, dia viérnes, á 12 de abril. La verdad es que vuelto á Italia, perdida la esperanza de recobrar su reino, por órdei del Papase encargó del imperio de Conjtantitmpla, por ser de poca edad el emperador Balduino y estar aquel imperio que tenian los franceses & punto de perderse. Casó el mozo Emperador con Maria, bija de aquel Rey y de su mujer doña Berenguela. Este quiso fuese el premi) de los trabajos que pasó en aquel gobierno y tutela. En Castilla los soldados de las órdenes militares se juntaron con el obispo de Plasencia, y de consuno ganaron de los morosáTrujillo, pueblo principal dela Extremadura. La toma fué a los 25 de enero. El rey don Jaime pasó tercera vez ó Mallorca, y se apoderó de la ista de Menorca, que la de Ibiza, una de las Piliusas y la mayor en el mar Ibérico, se conquistó el año adelante de 1231. Guillen Mongrio, prelado de Tarragona, sucesor de Aspargo, ya difunto, envió susgentes para este efecto, y por esta causa quedó aquella ista sujeta á su diocesi y obispado, como era razon. Este año, á los 7 de abril falleció en Tudela el rey don Sancho de Navarra. Su cuerpo enterraron en Nuestra Señora de Roncesvalles, convento de canónigos reglares, que él mismo edificó á su costa y le dotó de buenas rentas. Traen en el pecho unacruz azul en forma de cayado ó de báculo, por lo demás el hábito es de clérigos ordinarios. Los navarros, luegoque murió su Rey, llamaronú Teobaldo, conde de Campaña,como á pariente mas cercano. Coronóse por el mes de mayo en Pamplona. Un autor dice que el rey de Aragon, si bien tuvo aviso de todo, disimuló y no quiso irtes á la mano ni seguir su derecho; que por ventura la conciencia le remordia parann pretenderlo que uoera suyo. Las guerras que emprendió adelante dan á entender que si disimuló fué por un pocode tiempo hasta desenibarazarseyaprestarse para seguir su derecho de adopcion, que le tenia porbien fundado; mas la esperanza de salir con su hilento era poca por la aversion que mostraban los naturales. Tenialeotrosi puesto en cuidado un nuevo casamiento que trataba para si con doña Violante, bija del rey de H mgria, que procuraba estorbar con todas sus fuerzas el rey don Fernando,porque todavia deseaba reconcilialle con su tia doña Leonor, que repudió los años pasados. Andaban embajadas sobre el caso; y porque por via de terceros no se concluia nada, acordaron los dos reyes do verse en el monasterio de Huerta, puesto á la raya de los dos reinos. Alli se hablaron á los 17 de setiembre. No se hizoofeclo alguno en el negocio principal por razones que el Aragonés alegó en su defensa; solo demás de los pueblos que antes tenia dió á la reina doña Leonor la villa de Hanz», en que pasase su soledad; y para mayor entretenimiento vino en que su hijo quedase en su compañia hasta tanto que fuese de mas edad. Empleaba esta señora su tiempo y sus rentas en obras de piedad; en 3Cei EL PADRE JUAN

particulará su costa, cerca de Almazan, fundó un monasterio de Premostre, órden cuyo fundador no muchos años antes deste tiempo fué Humberto, natural de Loi eiia en Francia. El nombre de premostratenses tomaron estos religiosos del primer monasterio que edificaron en el bosque de Premostre.

I CAPITULO XVII.

El principio que tuvieron las conquistas de Cordoba y Valencia.

Acabada la habla y las vistas, los dos reyes de Arapon y Castilla volvieroná proseguir la guerra santa conl a los moros. Los aragoneses, feroces con la victoria de Mallorca y con odio que tenian al rey Zaen, que estaba por fuerza apoderado del reino de Valencia y habia entrado por las tierras de Aragon robando y quemando aldeas y villas hasta llegar á Amposta y Tortosa, determinaban intentar la guerra de Valencia. Los castellanos proseguian la guerra comenzada en el Andalucia. La division que á esta sazon tenian entre si los moros daba esperanza de buen suceso á los fieles, porque entre ellos andaban todos estos bandos : almohades, almoravides, benamarines, benadalodes. Era de tal manera la division y desconcierto, que aunque nadie les diera empellon, el mismo reino se cayera de suyo y se fuera i tierra. Concedieron los de Cataluña al Rey el tributo que llaman bovútico para la guerra de Valencia, que no suelen conceder sino en el último aprieto y extrema necesidad. Muchos de los cristianos comenzaron á hacer entradas en las tierras de los moros; talaban y robaban lo que podian, especialmente don Blasco de Alagon, que tomó de los moros i Morella, pueblo fuerte. Este buen agüero y pronóstico para la guerra siguiente , que una persona particular hiciese tan buen efecto, id Rey dió pesadumbre; sentia que ninguno se le adelantase en dar principio áesta guerra. El castigo fué que tomó aquella villa para si y dió á don Blasco en recompensa la villa de Sástago, que fué el principio de la guerra de Valencia y de los condes de Sástago, principal casa de aquel reino. Despues de tomado Morella, otro pueblo llamado Burriana, pasados dus meses de cerco, se entregó al Rey con condicion que á los moradores les concediese la vida y libertad. Salieron disto pueblo siete mil personas entre hombres y mujeres. Grave daño fué para los moros la pérdida (iestos dos pueblos, que con la fertilidad de sus campos sustentaban en aquella comarca otras muchas villas y castillos, á los cuales fué asimismo forzoso rendirse. De los primeros fué Peñiscola, á quien llama Ptolemeo Quersoneso, y con ella Castellon y Buñol. Don Jimeno de Urrca tomó á Alcalaten; por esto se hizo merced de aquel lugar y señorio á la nobilisima familia de los Urreas continuado hasta este tiempo. Mas adentro, en medio del reino de los moros, á la ribera del rio Jilear, conquistaron la villa de Almazora; entráronla los nuestros de noche, y asi los moros huyeron sin ponerse en defensa. En este tiempo el rey don Fernando, apaciguadas las cosas de Leon, dejó alli la Reina para ganar mas con esto las voluntades de aquella gente. Hecho esto, en CastiHa se guarneció de un grande ejército con determinacion do proseguir la guerra del Andalucia , que por algun tiempo forzosamente se habla dejado. Puso cerco subi e Ubeda y combatióla con todo

DE MARIANA.género de máquinas, y aunque •' r *?r de suyo ciudad principal y estar cerca de Baeza no mas de una legua, la tenian fortalecida de muchos valientes soldados de guarnicion, baluartes y vituallas para entretenerse mucho tiempo; pero la fortaleza y constancia del Rey venció todas las dificultades y se entregaron los moradores, salvas solamente las vidas. Por otra parte las órdenes tomaron á Medellin , Alfanjes y Santa Cruz. La alegria destas victorias se mezcló y turbó con nueva pérdida, como es muy usado en esta vida mortal y llena de mudanzas. La Reina, mientras el Rey andaba ocupado y contento con el buen suceso que Dios le daba en la guerra, falleció en la ciudad de Toro. Llevaron su cuerpo al monasterio de las Huelgas de Burgos; las exequias se le hicieron muy solemnes y el entierro. De alli fué trasladado su cuerpo ú la ciudad de Sevilla despues de algunos años, donde junto con su marido la sepultaron y yace, con quien vivió muy unida en amor y voluntad. Tomada Ubeda, el Rey se volvió áToledo, determinado de visitar otra vez las ciudades y villas del reino de Leon; con estos halagos pretendia ganar las voluntades de los nuevos vasallos. Los soldados que quedaron en el presidio de Ubeda hicieron una entrada en tierra de Córdoba, quemaron y talaron aquella campiña. Algunos de los moros, llamados vulgarmente almogúrabes, fueron presos en esta cabalgada. Almogirabes se llamaban los soldados viejos y que estaban puestos en los castillos de guarnicion. Estos cautivos dieron aviso que se ofrecia buena coyuntura para lomaré Córdoba,seaque pretendiesen ganar la graciada sus señores óque estuviesen mal con los de aquella ciudad. El arrabal de Córdoba, que llaman Ajarquia, está pegado con las murallas, y le tenian a su cargo este género de soldados, que dieron lugar á los cristianos para que de noche por aquella parte escalasen la ciudad y la entrasen; que fué el año de nuestra salvacion de 1235, ú los 23 de diciembre. El número de los soldados que entraron era pequeño para salir con empresa tan grave. Tomaron solamente algunas torres y apoderáronse de la puerta de Marios con intento y esperanza que les acudirían socorros de todas partes; asi, despacharon í toda priesa mensajeros que avisasen de lo hecho y del aprieto en que quedaban, si no les acorriau con toda presteza. Ala verdad, los moros luego que amaneció, sabido lo que pasaba y que la ciudad era entrada,se pusieron ti punto para combatir aquellas torres y lanzar por fuerza á los que en ellas estaban. Don Alvar Perez de Castro, cuya lealtad y valor fué muy conocido despues que se redujo, desde Mártos, do se hallaba, fué el primero que acudió á lo de Córdoba. Lo mismo hizo el Rey; luego que llegó el aviso, partió de la ciudad de Leon, y aunque la distancia era grande y el tiempo del año muy contrario, acudió con buen golpe de soldados allegados de presto; dejó otrosi mandado élos caballeros y ayuntamientos de las ciudades que fuesen en su seguimiento. Está en el camino un castillo, que se dice Bienquerencia, parecióles probar si le podrían rendir. El alcaide del castillo sirvió al Rey con vituallas; pero en lo que tocaba á entregarse, dijo no lo podia hacer hasta verlo que se hacia de Córdoba, cuya autoridad seguia; que rendida la ciudad, prometia hacer lo mismo. Dejada pues esta fuerza pasaron con presteza adelante. Halló el Rey que de muchas purtes habian acudido iu

« AnteriorContinuar »