Imágenes de páginas
PDF

432 EL PADRE JUAN

gobernadores de Castilla; la otra fué la renunciacion de don Jaime, heredero de Aragon. El mfante don Juan sentia en el alma que su competidor don Pedro fuese creciendo cada dia mas en poder y autoridad; sus esclarecidas hazañas se la daban y virtudes sin par. No podia llevar en paciencia que todos los negocios, asi de paz como de guerra, le acudiesen. Lo quemas le punzaba era que don Pedro solo administraba las décimas que se concedieron por el Papa de las rentas eclesiásticas sin dalle parte. Don Pedro, cuanto las cosas por él hechas eran de mas valor y estima, tanto menos le parecia que era justo sufrir agravios é injurias de nadie. Si iba adelante esta competencia, se echaba de ver que vendrian sin duda á rompimiento y ú-las manos. A fama y color de la guerra con los moros tenia levantada don Jwm mucha gente en toda tierra de Campos y Caslilla la Vieja. La Reina con su industria y saber puso fin á estas pasiones; en Valladolid, donde á la sazon se tenian Cortes del reino, los concordaron desta manera: que amhos acometiesen la morisma por dos partes, dividido el ejército y el dinero al tanto pura las pagas. Lo que prudentemente se ordenó desbarató otro mas alto poder. En estas Cortes don fray Berengucl, poco antes instituido en arzobispo de Santiago por el pontifice Juan, por comision suya y en su nombre propuso el negocio de don Alonso de la Cerda, y amenazó que procederia con censuras y todo rigor si no obedecian ú demanda tan justa. Hacia lástima ver un caballero como aquel, nacido con esperanza de reinar, derrocado de su grandeza, pobre, ahuyentado, vagabundo. Es perversa la naturaleza de los hombres, que muchas veces y con grande ahinco torna á desear lo que antes desechaba y menospreciaba, con igual desatino en lo uno y en lo otro y temeridad. Asi le acaeció á don Alonso de la Cerda, que ahora tornaba á pedir la posesion de aquellos lugares que los años pasados le fueron adjudicados 5 él los menospreció. Los grandes daban sus excusas; decian estar juramentados, y que conforme al pleito homenaje que hicieron, no podian en ninguna manera consentir en cosa que fuese en daño y diminucion del patrimonio real, entre tanto que el Rey no tuviese edad competente. Lo que se pudo alcanzar fué que á don Fernando, hermano de don Alonso, le diesen cargo de mayordomo dela casa real, frivola recompensa de tantos daños. Con tanto, la Reina se fué á Ciudad-Rodrigo para verse con el infante don Alonso de Portugal, su yerno, y hacer las amistades entre él y su padre. Todo el trabajo que en esto se lomó fué perdido. Los infantes don Pedro y don Juan se partieron para el Andalucia cada uno por su parle. Ismael, rey de Granada, determinó de apereebirse contra esta tempestad de la anida de los africanos; para esto dió al rey de Marruecos a Algecira y Ronda con todos los lugares de su contorno, cosa que era á propósito para los intentos do amjtas las partes, dado que el de Granada compraba caro, la amistad de la gente africana. Don Pedro ganó por fuerza de armas la villa de Tiscar, que está en un silio muy áspero y fuerte de su naturaleza, y que tenia gran copia de gente. El castillo rindió Mahomad Andon , cuya era la villa. Parecía que con esta victoria se mejoraba mucho nuestro partido, que la guerra y lodo lo demás sucederia muy híen; mas el infante don Juan con dusordenadu ambicion de loa lo desbarató todo y

DE MARIANA.

acarreó la ruina y perdicion para si y todos los demás y gran pérdida para toda España. Estaba en Vaena muy codicioso de mostrar su gallardia; determiuó de pasar adelante con su gente hasta ponerse á la vista de Granada. Desatinado acuerdo por el tiempo tan trabajoso del año y los grandes calores que hacia. Verdad es que en Alcaudete se juntaron los dos infantes con toda su gente, en que se contaban nueve mil de á caballo; gran número de infantes. Entran por las tierras de los moros, destruyen y talan cuanto topaban. Don Juaa regia la avanguardia, deseoso grandemente de señalarse; don Pedro la retaguardia, y en su compañia los maestres de Santiago, Calatrava y Alcántara y los arzobispos de Toledo y Sevilla, la flor de Castilla en nobleza y en hazañas. Tomaron la villa de Alora; pero por la priesa que llevaban quedó el castillo por ganar. L'n sábado, vispera de San Juan Bautista, llegaron á vista de Granada; estuviéronse en sus estancias aquel dia y el siguiente sin hacer cosa de momento. El dia tercero, vistas las dificultades en todo, comenzaron á retirarse, don Pedro en la avanguardia, y don Juan en el postrer escuadron con el bagaje. Avisados los moros desta retirada, salieron de la ciudad hasta cinco mil jinetes y gran multitud de gente de ú pié mal ordenada; su caudillo era Ozmin. No llevaban esperanza de victoría ni intento de pelear, sino solamente como quien tenia noticia de la tierra, pretendian ir picando nuestra retaguardia. Hallábanse los nuestros alejados del rio al tiempo que el sol mas urdia, sin ir aperechidos de agua, cosa que á los moros presentaba ocasion de acometer alguna faccion señalada. Embistieron pues con ellos, trabóse la pelea por todas partes , no se oia sino voceria y alaridos de los que morian, de los que mataban, unos que exhortaban, otros que se alegraban, otros que gemian, ruido de armas y de caballos. Don Pedro, oidas aquellas voces, revolvió con su escuadron para dar socorro á los que peleaban. Los soldados desparcidos y cansadosapenas podian sustentar las armas, no habia quien rigiese ni quien se dejase gobernar. Empuñada pues la espada y desnuda, como quier que el infante don Pedro animase su gente, con el trabajo y pesadumbreque sentia y la demasiada calor que le aquejaba, mal pecado, cayó repentinamente desmayado, y sin podelle acudir rindió el alma. Lo mismo sucedió al infante don Juan, salvo que privado de sentido llegó hasta la noche. Publicada esta triste nueva por el ejército, los soldados lo mejor que pudieron se cerraron entre si y se remolinaron. Los moros por entender que pretendian volver ú la pelea, robado el bagaje, se retiraron. Esto y la escuridad de la noche que sobrevino fué ocasion que muchos de los fieles se pusieron en salvo. Los cuerpos de los Infantes llevaron á Burgos y alli los sepultaron. Don Juan dejó un hijo de su mismo nombre, al cual por la falta natural que tenia llamaron vulgarmente don Juan el Tuerto; las costumbres no hicieron á la presencia ventaja. Doña Maria, mujer del infante don Pedro, en Córhoba, do quedó muy cargada, parió una hija, por nombre doña Blanca, de cuya tutela y del gobierno del estado, que por muerte de su padre heredara, se encargó Garci Laso de la Vega, merino mayor de Castilla, y que tuvo grande familiaridad y privanza con el difunto. Tras esto desgracia tan grande se siguieron nuevas disensiones, causadas de las competencias que nacieron entre las HISTORIA

grandes de Castilla sobre el gobierno del reino, que cada cual pretendia y todos deseaban salir con él, ora fuese por buenas vias, ora por malas. A la misma sazon Aragon se alteró por un caso muy extraordinario. Fué asi, que don Jaime, bijo mayor de aquel Rey, estaba determinado de renunciar su mayorazgo y herencia. Las cansas que le movieron para tomar esta resolucion no se saben. Sus costumbres mal compuestas y la severidad de su padre pudieron dar ocasion á rosa tan nueva. Recibió el Rey gran pena desta determinacion; rogóle y mandóle como á hijo no hiciese cosa con que amancillase su fama y fuese ocasion ásu patria yásu padre de perpetua tristeza. Hablóle cierto dia en esta sustancia; «Mi vejez, dice, no puede ya dar á mis vasallos cosa mas provechosa que un buen sucesor, ni tu mocedad los puede ayudar mejor que con selles buen principe. Con este intento procuré fueses enseñado desde tu primera edad en costumbres reales; no parecia faltarte natural para ser digno del cetro, aunque no fueras hijo del Rey como lo eres. Teniate aparejada para mujer una nobilisima doncella, que ha sido de mi tratada como quien es, con casa y estado muy principal. Si á esto se puede añadir algo, yo soy presto de lo hacer; pero veo que mi esperanza me ha burlado, y á ti ha estragado el sobrado regalo para que en esa edad rehuses tomar sobre tus hombros el gobierno que yo sustento en lo postrero de la mia. ¿Por ventura es justo anteponer tu parlicular reposo al pro comun, á la obediencia que debes á tu padre y al juramento con que nos obligamos que doña Leonor, tu esposa, de quien lú debieras tener compasion, ha de ser tu mujer y reina de Aragon? Por ventura te cansa esperar la muerte deste triste viejo, que ya segun órden natural no le pueden quedar muchos dias? Puesto que alegues otras causas, la codicia de reinar es la que te punza y reduce á estos términos. Nadie puede poner ley á la voluntad de Dios, de quien dependen los años y la vida; lo que es de mi parte, yo desde luego de muy buena gana te renuncio el reino. Solo te ruego te apartes de ese propósito, que no puede dejar de ser enojoso á mi y á nuestra comun patria. Asi te lo pido por Dios y por todos los santos que están en el cielo te lo amonesto y te lo aconsejo; y advierte que con esa acelerada priesa no te despeñes de suerte, que cuando quieras no tengas reparo ni te quede remedio de volver atrás.» A tudas estas razones el determinado manceho respondió en pocas palabras que él estaba resuelto de seguir aquel su parecer y trocar la vida de rey, sujeta á tantas miserias, con el reposo de la particular y bienaventurada. Con esto en la ciudad de Tarragona en las Cortes que alli se juntaron hizo renunciacion en pública forma del derecho que tenia á la sucesion á los 2ü dias del mes de diciembre. Halláronse presentes á este auto muchos grandes y prelados, entre los demás el infante donJuan de Aragon, electo de Toledo por muerte del arzobispo don Gutierre II, que finó á los 4 de setiembre. Su mucha virtud y la diligencia de don Juan Manuel, su cuñado, le ayudaron á subir á aquella dignidad. Hecha la renunciacion, don Jaime luego tomó el hábito de Calatrava, despues se pusó á la órden de Montesa. Doña Leonor, su esposa, fué enviada doncella á Castilla. Sobre este hecho hoho diversas opiniones, unos le alababan, otros 1c reprehendian ; sus costumbres y torpeza

DE ESPAÑA. ¿33 y la vida suelta que despues hizo dieron muestra que, no por deseo de darse á la virtud y piedad renunciaba el reino, sino por su liviandad y ligereza. Por la cesion de don Jaime entró en aquel derecho de la sucesion don Alonso, su hermano, hijo segundo del Rey, que & la sazon en doña Teresa , su mujer, tenia un hijo sietemesino, niño de pocos dias, llamado don Podro. El dote desta señora fué el condado de Urgel, que le dejó en su testamento don Anne'ngol, su tio, hermano de su abuela. Desta forma en un mismo tiempo los reinos de Portugal y Aragon fueron trabajados con desabrimientos domésticos de padres á hijos, y dado que los propósitos do los dos hijos de aquellos reyes eran diferentes , pero la tristeza y daño de los padres corrieron 6. las parejas y fueron iguales.

CAPITULO XVII.
De la muerte de la reina doña Harta.

El daño que los nuestros recibieron en Granada fué ocasion que los moros soberbios y pujantes y deseoso» de seguir la victoria ganaron á Huesearen el adelantamiento de Cazorla, y á Ores y ú Galera, pueblos que eran de los caballeros de Santiago. Por otra parte, so apoderaron por fuerza de Mártos, villa fuerte y buena, en cuyos moradores ejecutaron todo género de crueldad sin respeto alguno ni hacer diferencia de mujeres, niños ni viejos, salvo que muchos escaparon en el peñasco que alli cerca está y en la fortaleza. En Castilla ! andaban grandes alhorotos, nuevas esperanzas de mu! chos; todos los que en nobleza y estado se adelanta| ban pretendian apoderarse del gobierno del reino. La | reina doña Maria, por lo que se capituló los años pa¡ sados, pretendia tocalle todo el gobierno, y con deseo de apaciguar estas alteraciones despachó sus cartas á todas las ciudades, en que les amonestaba no se dejasen engañar de nadie en menoscaho de su honra y de la lealtad á que eran obligados. Sin embargo , por ser mujer era de muchos tenida en poco; parecialos no tenia fuerzas bastantes para peso tan grande. Muchos de los grandes en un mismo tiempo pretendian apoderarse de todo; los principales, entre otros, eran el infante don Filine, lio del Rey, don Juan Manuel y el otro don Juan el Tuerto, señor de Vizcaya; todos muy poderosos y que poseian grandes riquezas y nobilisimos por la real prosapia de que deseen lian. A estos se entregó el cuidado y mando del reino, no de comun consentimiento de los pueblos, antes andaban divisos en bandos y pareceres; todas las cosas se hacian inconsideradamente y como á tiento. Juntáronse las ciudades y villas, no todas en uno, sino segun las comarcas y provincias; grandes miedos se representaban y peligros. Resultó destas juntas que á don Filipe señaló el Andalucia para que los gobernase; el reino de Toledo y la Extremadura á don Juan Manuel; la mayor parte de Castilla la Vieja seguian á don Juan , señor de Vizcaya. Dentro de las ciudades se vian mil contiendas por los bandos que cada uno seguia. Mudábanle á cada paso los gobiernos; los mi? mos se aficionaban, ora á una parte, ora á otra, conforme como á cada cual le agradaba. El vulgo con la esperanza del interés se vendia al que mas le daba .vario como suele é inconstante en sus propósitos. De aqui se seguia iibertaJ para 434 EL PADRE JUA1

cometer todo género de maldades, muertes, rohos y latrocinios; miserable avenida de calamidades. Los mas poderosos atropellaban á los pequeños. Los que regian la república y la gente principal usurpaban para si las rentas y patrimonio real; infame latrocinio y torpisimo roho. Finalmente, ningun género de desventura se puede pensar que no padeciese aquella provincia. Don Fernando de la Cerda tenia pocas fuerzas y era tenido de todos por sospechoso, y por las antiguas competencias del reino no bacian cuenta dél; determinó de allegarse á don Juan, señor de Vizcaya. A los 1320 años iban las cosas por esta órden en Castilla. Este año se consagró en la ciudad de Lérida donJuan, hijo del rey de Aragon, en arzobispo de Toledo, con grande alegria de amhos reinos, grandes esperanzas y grande aplauso por pronosticar que aquel pontificado seria próspero, justo y dichoso. La reina doña Maria todavia uo dejaba de recelarse que la venida de un principe como aquel podria enconar mas los ánimos de su gente que sanaUos. Estas sospechas cesaron con las cartas que el Papa envió á la reina doña Maria, y se lequitó del todo aquel miedo, porque la prometia que todo estaría sosegado y muy en su favor. Con los prelados de Aragon tuvo el nuevo Arzobispo grandes diferencias sobrela preeminencia de la iglesia de Toledo. Llevaba su cruz delante, que es prerogativa de aquella dignidad. Esto pretendia él selle concedido como á primado de las Españas , asi por derecho y costumbre antigua como por nueva confirmacion y privilegio de los sumos pontifices. Los prelados de Tarragona y de Zaragoza que se hallaron á su consagracion lo contradecian. Alegaban que estaba este negocio en lilispendeiicia, y aun no por sentencia determinado. Andando en estos debates, como quiera que el arzobispo de Toledo no mudase de propósito, determinado de conservar la dignidad de su iglesia y confiado en el favor de su padre, el obispo de Zaragoza, donde entonces hacia el rey de Aragon Cortes de su reino y estos prelados acudieron, pronunció contra el de Toledo sentencia de excomunion; mandó cerrar todas las iglesias y puso entredicho público; increible osadia, confianza singular. El color que se tomó fué una constitucion que hicieron los prelados de aquella corona los años pasados, en que, so pena de descomunion , se mandaba ningun prelado en provincia ajena llevase cruz delante; este era el color y la capa para aquella determinacion. Grande fué el enojo que desto recibió el rey de Aragon por ver á su hijo maltratado dentro de su reino y delante de sus ojos. Envió sobre ello cartas al sumo Pontifice llenas de acedia y de mil amenazas; segun la saña hiciera algun sentimiento silos suyos no le metieran por camino con decir que en aquello se trataba de la dignidad de sus iglesias y reino, y que no era justo, por favorecer un particular negocio de su hijo, defraudase y atropcllase los públicos. Con esto parece que se amansó el furor que en su ánimo tenia concebido. La respuesta que dió el sumo Pontifice fué ambigua, con que tuvo suspensas entrambas las partes; porque de tal manera reprehendia el atrevimiento que el de Zaragoza tuvo y mandó reponer lo hecho, que ordenó otrosi fuese absueltoel arzobispo de Toledo de la descomunion, por si acaso fué justa. Partido el nuevo Prelado de Aragon y llegado áToledo, de tal manera se hoho con don Juan Manuel, su cuñu

I DE MARIANA.do, casado con su hermana mayor doña Costanza, que el recelo que tenian no le favoreciese demasiadamente de todo punto sequiló. De primera llegada no quiso que en su arzobispado cobrase las rentas reales, cuya administracion él pretendia pertenecelle , de donde resultó entre ellos un odio inmortal. A la misma sazon los navarros, que todavia estaban sujetos á Francia, fueron muy maltratados en Vizcaya. Falleció Pilipeel Largo, rey de Francia, á 2 de junio, año de 1321 sin dejar sucesion; heredó el reino su hermano Cirios,por sobrenombre el Hermoso, que fué igual á sus hermanos en valor; en la liberalidad, fortaleza y apostura sin par. En tiempo deste Rey los vizcainos de rebato se apoderaron del castillo de Gorricia, que cae en-aquella parte que llaman Guipúzcoa. Pretendian que aquel castillo era suyo y que los navarros le poseian á sinrazon. Acudieron de Navarra sesenta milhombres, si los números ó la fama no están errados, llegaron á los 19 de setiembre á Beotivara. Los vizcainos hasta ochocientos en número, como quier que se apoderasen de las estrechuras y hoces de aquellos montes, dende con galgas y cubas llenas de piedras que dejaban rodar sobre los navarros los maltrataron de manera, que los desbarataron y hicieron huir con muerte de mas gente que se pudiera pensar de número tan pequeño, demás que cautivaron á muchos. Caudillo de los vizcainos era Gil Oñiz, de los navarros Ponce Morentaina, francés de nacion y gobernador de Navarra por eljey de Francia. Dan muestra que esta victoria fué de las mas señaladas de aquel tiempo las coplas que hasta hoy dia se cantan y los romances en las dos lenguas castellana y vizcain» compuestos en esta razon. El Papa envió por su legado á Castilla al cardenal Guillelmo, bayonense, obispo sabino, por ver si con su diligencia y con la autoridad pontificia se pudiera poner fin á tantos males. Procuró el Legado se juntasen Cortes en la ciudad de Palencia en el mismo tiempo que la reina doña Maria, amparo que fué de todo en tiempo de tres reyesy honra de Castilla, cargada de años, falta de salud, llena decongojas por los trabajos tan grandes como se padecian, de una enfermedad que le sobrevino en Vnlladolhl pasó desta vida, l.°de junio, año de 1322. Muestras de su piedad y religion son el monasterio de las Huelgas, que á su costa fundó en aquella ciudad y ennobleció, do ella misma se mandó enterrar, yotros dos monasterios que fundó, uno en Burgos, y otro en Toro, sin otrosque hizo en diversas partes del reino. Las Cortes de Palencia no parece fueron de efecto. Juntáronse por mandado del legado Guillelmo los obispos de toda Castilla en Valladolid para tener un concilio, que fué muy señalado. En él, á 2 dias del mes de agosto, se promulgaron muchas constituciones saludables; entre otras, descomulga á todos aquellosque en tiempo de Cuaresma ó de las Cuatro Témporas comieren carne y á los que en tales dias la vendieren públicamente; que tnientrasse celebran los divinos oficios, los que no fueren cristianos no se puedan hallar presentes; pero si los tales se bautizaren, puedan ser ordenados y tener beneficios para remedio de su pobreza; repruébase la purgacion vulgar de que se usaba de ordinario en España. Demás desto, hasta hoy dia £e conservan las constituciones que por el mismo tiempo estableció el arzobispo de Toledo don Juan, en que, entre otras cosas, se manda que si HISTORIA

los judios y moros no se salieren de las iglesias al tiempo que se celebran los divinos oficios, no so pase adelante; que ehlinero que se recogiere dela Cruzada se le entregue al Prelado para efecto de emplealle en la redempcion de cautivos y remedio de los pobres; que los sacerdotes digan misa por lo menos cuatro veces al año, y que no la digan sin primero rezar los maitines; que los bienes adquiridos por via de la Iglesia no se puedan dar ni mandar á los hijos, dado que sean habidos de legitimo matrimonio. ¿Quién dice que los sacerdotes y obispos son señores destos bienes y que los pueden dispensar á su voluntad y albedrio? El.mismo año el rey de Granada Ismael fué muerto en el Alhambra por los suyos, que se hermanaron contra él; cabeza de los matadores fué el señor de Algecira y Ozmin participante, por estar el uno y el otro muy indignados desde el tiempo que tomaron á Mártos, á causa que al señorde Algecira quitó una cautiva muy hermosa, y á Ozmin mataron un sobrino que él mucho queria en aquel combale. Apenas se sabia la muerte deste Rey cuando Mahomad, su hijo, de edad de doce años, fué puesto en una silla y en hombros llevado por todas las calles de la ciudad y saludado por rey. El gobernador de la ciudad con esta presteza dió muestra de su amor y fidelidad, y hizo que los contrarios quedaron atónitos, como acontece cuando toman al pueblo de sobresalto; que si no hobiera ganado por la mano, los conjurados pensaban poner rey á su voluntad; mas con esta presteza fueron forzados á salirse de la ciudad, y por miedo de ser castigados se desterraron y esparcieron, unos á una parte, y otros á otra.

CAPITULO XVIII.

Que el rey don Alonso el Onceno de Castilla se encargo
det gobiemo de su reino.

Por la muerte de la reina doña Maria se doblaron los trabajos, todo era alborotos, muertes y robos. La esperanza de remedio tenian todos puesta en el Rey, si llegase á edad de poder gobernar. En aquella su edad daba ya tales muestras, que parecia seria principe muy señalado; los hombres fácilmente favorecen á sus deseos y de buena gana creen lo que querrian. Como llegase pues á edad de quince años, acordó en Valladolid encargarse del gobierno; aunque la edad era flaca para tan grande carga, las cosas no daban lugar á mayor tardanza. Era prudente mas que conforme á su edad; los vasallos, por la natural aficion que tienen á sus reyes, deseaban grandemente que este negocio se apresurase. En particular Garci Laso de la Vega y Alvar Nuñez Osorio, caballeros de mucha prudencia, por la larga experiencia que tenian y por su grande ingenio y maña, procuraban adelantarse en la gracia y favor del Rey con intento de alcanzar perdon de los desafueros que en la larga vacante se habian cometido, de acrecentar sus estados y tambien de ayudar al comun. Recibiólos en su casa, y comenzó á dalles tanta cabida, que en gran parte se gobernaba por su consejo. Con los dos se juntó otro tercero, es á saber, un Juzcf, judio, natural de Ecija; despues destos dos caballeros teniael primer lugar en privanza por ser hombre muy rico y como cabeza de los alcabaleros y arrendadores. Sabia muy bien los caminos de allegar dinero, cosa muy á propósito

)E ESPAÑA. 433en aquella apretura, y aun que siempre suele ser ocasiuii de hacer ti hombres semejantes muy agradables á, los principes. Despachó el Rey sus cartas para los gobernadores del reino, que acudieron con mucha presteza á Valladolid, cada cual con intento de adelantarse y ser el primero en ganalle la voluntad con servicios acomodados al tiempo, bien que los corazones no estaban muy llanos, como se echó luego de ver; porque, quedando solo el infante don Filipe con el Rey, don Juan Manuel y don Juan el Tuerto sin pedir licencia se salieron dela corte. Mostrábanse muy desabridos con color que traian al Rey engañado con malos consejos. Para prevenirse juntaron sus fuerzas contra todo lo que les podia suceder. Hicieron solemne juramento y pleitesia entre si en esta razon en Cigales; y para que esta confederacion fuese mas firme, se trató de casar á don Juan, señor de Vizcaya, á la sazon viudo por muerte desu primera mujer, con doña- Costanza, hija de su compañero don Juan Manuel. La manera con que entre los grandes de Castilla se hacia esta pleitesia antiguamente era esta. Leidas las capitulaciones dela confederacion, uno de los caballeros que se hallaban al concierto, en nombre de los concertados decia estas palabras: «Juro por Dios omnipotente y por su gloriosisima Madre que todo lo que se ha declarado por su órden en el instrumento y escritura pública que se ha leido lo cumplirémos cada uno de nos sin intervenir en ello fraude ni engaño. Que no iremos el uno sin el otro contra nuestros enemigos, ni contravendremos en alguna guisa á lo que aqui se ha establecido. El que primero á sabiendas lo quebrantare, en aquel mismo dia vos, Dios todopoderoso, le quitad en este mundo la vida, y en el otro atormentad su ánima con crueles y eternas penas; haced que le falten las fuerzas y las palabras ,y en la batalla el caballo, las armas, las espuelas y sus vasallos cuando mas lo hobiere menester.» Dicho esto, los que estaban presentes respondian Amen. Otras veces se dividia una.liostia consagrada en dos partes, y á cada uno dellos se daba la mitad, y luego se añadian los juramentos y maldiciones. Esta era la mas célebre solemnidad y rito para hacer amistades y alianzas entre los grandes y caballeros, que so guardó por largos años. Tenia puestos en gran cuidado á todos los cortesanos y criados del Rey la avenencia destos dos principes; temian que della podrian recrecerse nuevas guerras, quisieran desbaratalla. Buscaban para ello alguna ocasion; parecióles la mejorquo el Rey pidiese á don Juan Manuel su hija doña Costanza por mujer. Suelen los principes procurar antes el provecho que tener cuenta con su palabra ni con el deber, y alli vuelven la proa de su pensamiento donde mas esperanza se muestra de interés, sin tener cuenta con lo que dellos publicará la fama. Don Juan Mauuel con esto se fué secretamente á Peñafiel, villa de su estado, y se entregó todo al Rey, y su hija, puesto que no era de edad para casarse, la puso en su poder. El otro don Juan, muy triste por salille vana su esperanza y verse cogido con sus mismas mañas, determinó de procurar el casamiento de doña Rlanca y hija del infante don Pedro, que murió en la guerra de Granada, convidado por la gran dote que tenia, porque era señora de Almazan y Alcocer y las demás villas á la redonda que caen á la raya de Aragon, muy á propósito para las

[ocr errors]

450 EL PADI\E JUAN

novedades que él maquinaba. Para estorbar estas pretensiones persuadieron al Rey que despojase á doña Blanca del estado de su padre y de todas sus riquezas. Todas las grandes hazañas tienen mezcla de agravios; pero dicese que las injurias que se hacen á los particulares se recompensan con el público provecho. El principal autor desto fué Garci Laso para mostrarse muy aficionado del Rey con dalle un consejo tan atroz, olvidado de los beneficios y mercedes que del infante don Pedro recibió. Rara es la fe y amistad con los muertos. Don Juan Manuel, vuelto engracia del Rey, trazaba cómo vengarse del arzobispo de Toledo y armalle alpnnacelada. Fué asi, que el Rey pidió cuenta al arzobspo de Toledo de las rentas y tributos reales; él agravióse mucho desto por entender se encaminaba todo por engaño de su émulo. Diósu satisfaccion al Rey de todo lo por él hecho y las causas que á ello le movieron. Hecho esto, y vuelto á don Juan Manuel, que acaso se halló presente, le maltrató con palabras muy injuriosas; dijéronso el uno al otro grandes baldones y vilupeiios, segun quo la cólera y enojo les atizaba. Apaciguóse por entonces aquella cuestion; y don Juan Manuel, por la preeminencia y autoridad que acerca del Rey tenia, para vengar su afrenta persuadió al Rey que hiciese muchas cosas á disgusto del Arzobispo, en particular que le quitase el cargo de chanciller mayor, que.lespuesde'la persona real era el supremo magistrado y hoora, y dende tiempo antiguo se daba siempre á los arzobispos de Toledo. No pudo sufrir esta afrenta su ánimo, poco acostumbrado á recebir injurias; y asi, mal enojado se partió de la corte y se salió de Castilla, y por medio del Rey, su padre, alcanzó que le mudasen á la iglesia de Tarragona con nombre de patriarca de Ale¡an.Iria , dignidad de solo apellido. Don Jimeno de Luna era arzobispo de Tarragona; permutaron las iglesias, que fué trueco muy desigual. Con tanto, don Jimeno comenzó á serarzobispo de Toledo como cuatro años adelante del en que vamos. Garci Laso tuvo cargo de chanciller. Donde alli comenzó á caer aquel oficio y preeminencia y escurecerse con los bajos ministros 4 quien se daba. En nuestro tiempo ha venido á disminuirse aquella autoridad y casi á no servir mas que de nombre. Duró mucho tiempo aun despues desto, que ó los arzobispos mismos hacian aquel oficio, ó por lo menos nombraban otro en su lugar quele ejercitase, basto tanto que en tiempo del rey don Pedro por su mucha severidad se desbarató todo esto, y á los dichos arzobispos en adelante solo quedó el titulo de chanciller mayor de Castilla. El arzobispo don Juan , entre otras cosas buenas que estableció en Toledo, fué una que el número de trece pobres que todos los dias se sustentaban enlas casas arzobispales los'llegóá treinta .como hoy se guarda. Esto pasaba en Castilla este año y algunos adelante. El rey de Aragon, conforme á lo que el papa Bonifacio le concedió, pretendia apoderarse de la isla de Cerdeña, que poseia el comun de Pisa sin derecho bastante, en menoscaho de la Iglesia romana, debajo de cuyo amparo de largo tiempo atrás estuvo aquella isla. Envió para este efecto una gruesa armada debajo la conducta de don Alonso, su hijo, que en espacio de dos años la sujetó, y en diversas batallas y encuentros venció siempre á los pisanos. Verdad es que gran parte de los aragoneses pereció de enfermedades,

. v

M A n P.'

! DE MARIANA.I causadas de los aires malsanos de aquella tierra. De que resultó al infante don Pedro esperanza, si su hermano don Alonso falleciese, excluidos sus hijos, de suceder en aquel reino. Ayudaba para esto el fresco ejemplo de Castilla, el favor de muchos grandesque á porfia se le ofrecian, que fué causa de apresurar las paces con los pisanos. Asentáronse por el mes de junio, año de 1324, con estas capitulaciones: que los cautivos de una y de otra parte fuesen puestos en libertad; volviese el trato y comercio acostumbrado en aquellas naciones; por los pisanos quedase el castillo deCaller con los pueblos y territorio á él sujeto; todo lo demás de la isla'fuese de los aragoneses. Hecho este concierto y lomada la posesion de la isla, el infante don Alonso, vuelto á España, negoció con su padre que declarase por herederos á sus hijos, caso que él faltase y falleciese,.para quitar debutes', y los antepusiese al infante don Pedro, su hermano. Hizose asi, y en Zaragoza, donde se juntaron Cortes del reino, los Infantes fueron jurados por herederos de su abuelo, puesto que su padre muriese antes dél; asi varian y se alteran las constituciones y opiniones de los hombres. El añosiguiente de 1323, lúnes, á7 de enero, falleció en Santaren Dionisio, rey de Portugal , principe muyseñalado, asi por el mucho tiempo que reinó, es á saber, cuarenta y cinco años, nueve meses y cinco dias, como por la grandeza de su ánimo y por la felicidad que siempre tuvo; solo las discordias de su casa y debates que hoho entre padre y hijo en su postrimeria aguaron este contento. Sucuerpo enterraron en el monasterio de San Bernardo, legua y media de Lishoa, que él mismo fundó á su costa, en que se muestra su piedad y religion; la liberalidad y magnificencia se entienden por muchos pueblos queedificó, y otros que cercó, reparó y fortificó. Su mujer doña Isabel ,• reina de vida y costumbres muy santas, vivió once años adelante; sus virtudes fueron tan señaladas y tan grande el celo del culto divino, el cuidado de remediar los pobres en tiempo de hambre, amparar las viudas y gente flaca', su inocencia y nwascdurnbre, que despues de muerta la canonizaron, y su cuerpo, que está en Coimbra en la iglesia de Santa Clara, fundacion suya, y de la otra parle del rio Mon- dego,es reverenciado en toda aquella provincia con gran devocion. Fué tanta la humildad desta señora, que en su viudez andaba vestida del hábito de Santa Clara, y servia á las monjas de aquel monasterio eu el refitorio , en que algunas veces le hacia compañia su nuera la reina doña Beatriz. Tenia por su devocion junto al dicho monasterio las casas de su morada; falleció 4 4 do julio del año 1332. Los papas Leon X y Paulo IV concedieron, el primero que se rezase delld eu el obispado de Coimbra, Paulo que se le hiciese fiesta con aliar, oficio y imagen en todo el reino de Portugal. Al rey Dionisio sucedió don Alonso, su hijo mayor; tuvo sobrenombre de Fuerte por su condicion y inclinacion á las armas. De seis hijos que tuvo en su mujer, don Alonso, don Dionisio y don Juan murieron niños sin dejar en vida ni en muerte cosa digna de memoria; doña Maria , don Pedro y doña Leonor alcanzaron íle dias á sus padres. Este año en Cei dauia falleció don Sancho, rey de Mallorca, y por morir sin hijos uomaró por su heredero 4 don Jaime, hijo de don Fernando, su hermano. El rey de Aragon pretendia ser buyo aquel

« AnteriorContinuar »