Imágenes de páginas
PDF

HISTORIA

trescuartas partes de la ciudad, corre porla partedelle▼ante, y revuelve hácia mediodia y poniente. Para que se pudiese pasar de los unos reales á los otros y se favoreciesen en tiempo de necesidad mandó fabricar un puente de madera, que fué despues muy provechoso. Los toledanos sufrían constantemente el cerco, puesto que harto inclinados á don Enrique; mas no osaban admitille en la ciudad por miedo no lo pagasen los rehenes que consigo se llevara don Pedro, que eran los mas nobles de Toledo. La ciudad de Córdoba en este tiempo, quitada la obediencia á don Pedro, seguia la parte de don Enrique con tanto pesar y enojo de su contrario, que no dudó de pedir al rey de Granada le enviase su ayuda para irla á cercar. Envióle Mahomad gran número de moros jinetes, con que y su ejército puso en gran estrecho la ciudad y la apretó de manera, que un dia estuvo á punto de ser entrada, calosmorosá escala vista subieron la muralla y tomaron el alcázar viejo. Acudieron los cordobeses, consideradoelpeligroycuán sin misericordia serian tratados si fuesen vencidos, y pelearon aquel diacon gran desesperacion, y rebatieron tan valerosamente los moros, que mal de su grado los forzaron ásalir de la ciudad. A muchos hicieron saltar por los adarves, y les tomaron las banderas y fueron en pos dellos hasta bien léjos.Señaláronse muchoen este dia las mujeres cordobesas, ca visto que era entrada la ciudad por los moros, no se escondieron ni cayeron en sus estrados desmayadas, sino con varonil esfuerzo salieron por lascalles y á los lugares en que sus maridos y hijos peleaban, y con animosas palabras los incitaron á la pelea; con esto los cordobeses tomaron tanto'brio y coraje, que pudieron recobrarla ciudad, que ya se perdia, y hacer gran estrago y matanza de sus enemigos. Desesperados los reyes de poder ganar la ciudad, levantaron el cerco. Don Pedro se fué á Sevilla á proveer lo necesario para la guerra, que todo se hacia mas de espacio y con mayores dificultades de lo que él pensaba; el rey de Granada, sin que don Pedro le fuese á la mano, saqueó y robó las ciudades de Jaen y Libeda, que á imitacion de Córdoba seguian el bando de don Enrique; taló otrosi lo mas de los campos del Andalucia, con que llevaron los moros áGranada gran muchedumbre de cautivos, tanto, que fué fama que en sola la villa de Utrera fueron mas de once mil almas las que cautivaron. Con esto toda la Andalucia se via estar llena de llantos y miseria; por una parte los apretaban las armas de los moros, por otra la crueldad y fiereza de don Pedro.

CAPITULO XIII.
Que el rey don Pedro fue muerto.

El rey don Pedro, desamparado de los que le podian ayudar y sospechoso de los demás, lo que solo restaba, se resolvió de aventurarse, encomendarse á sus manos y ponerlo todo en el trance y riesgo de una batalla; sabia muy bien que los reinos se sustentan y conservan mas con la fama y reputacion que con las fuerzas y armas. Teniale con gran cuidado el peligro de la real ciudad de Toledo; estaba aquejado, y pensaba cómo mejor podria conservar su reputacion. Esto le confirmaba mas en su propósito de ir en busca de su enemigo y dalle la batalla. Procuráronselo estorbar los de Sevilla; decianle que se destruia y se iba derecho á despeñar;

2 ESPAÑA. 817que lo mejor era tener sufrimiento, reforzar su ejército y esperar las gentes que cada dia vendrían de sus amigos y de los pueblos que tenian su voz. Esto que le aconsejaban era lo que en todas maneras debiera seguir, si no le cegaran la grandeza de sus maldades y la divina justicia, ya determinada de muy presto castigallas. Estando en este aprieto, sucedióle otro desastre, y fué que Victoria, Salvatierra y Logroño, que eran de su obediencia, fatigadas de las armas del rey de Navarra y por falta de socorro por estar don Pedro tan léjos, se entregaron al Navarro. Ayudó á esto don Tello,el cual, si estaba mal con don Pedro, no era amigo de su hermano don Enrique, y asi se entretenia en Vizcaya sin querer ayudar á ninguno de los dos. Proseguiase en este comedio el cerco de Toledo. Y como quier que aquella ciudad estuviese, como dijimos, dividida en aficiones algunos de los que favorecian á don Enrique intentaron de apoderalle de una torre del muro de la ciudad que miraba al real, que se dice la torre de los Abades. Como no les sucediese esa traza, procuraron dalle entrada en la ciudad por el puente de San Martin, sobre lo cual los del un bando y del otro vinieron á las manos, en que sucedieron algunas muertes de ciudadanos. Sabidas estas revueltas por el rey don Pedro, dióse muy mayor priesa ú irla á socorrer, por no ha llalla perdida cuando llegase. Para ir con menor cuidado mandó recoger sus tesoros, y con sus hijos don Sancho y don Diego llevallos á Carmona, que es una fuerte y rica villa del Andalucia, y está cerca de Sevilla. Hecho esto, juntó arrebatadamente su ejército y aprestó su partida para el reino de Toledo. Llevaba en su campo tres mil hombres de á caballo; pero la mitad dellos, mal pecado, eran moros y de quien no se tenia entera confianza, ni se esperaba que pelearian con aquel brio y gallardia que fuera necesario. Dicese'que al tiempo de su partida consultó á un moro sabio de Granada, llamado Benagatin, con quien tenia mucha familiaridad, y que el Moro le anunció su muerte por una profecia de Merlin, hombre inglés, que vivió antes deste tiempo como cuatrocientos años. La profecia contenia estas palabras: « En las partes de occidente, entre los montes y el mar, nacerá una ave negra, comedora y robadora, y tal, que todos los panales del mundo querrá recoger en si, todo el oro del mundo querrá poner en su estómago, y despues gormarlo ha, y tornará atrás. Y no perecerá luego por esta dolencia, caérsele han las péñolas, ysacarle han las plumas al sol, y andará de puerta en puerta y ninguno la querrá acoger, y encerrarse ha en la selva y idll morirá dos veces, una al mundo y otra á Dios, y desta manera acabará.» Esta fué la profecia, fuese verdadera ó ficcion de un hombrewanisimo que le quisiese burlar; como quiera que fuese, ella se cumplió dentro de muy pocos dias. El rey don Pedro con la hueste que hemos dicho bajó del Andalucia á Montiel, que es una villa en la Mancha y en los oretanos antiguos, cercada de muralla, con su pretil, torres y barbacana, puesta en un sitio fuerte y fortalecida con un buen castillo. Sabida por don Enrique la venida de don Pedro, dejó á don Gomez Manrique, arzobispo de Toledo, para que prosiguiese el cerco de aquella ciudad, y él con dos mil y cuatrocientos hombres de á caballo, por no esperar el paso de la infanteria, partió ron gran priesa en busca de don Pedro. Al pasar por la villa de Orgaz, que 818 ÉL PADRE JUAN

está á cinco leguas de Toledo, se juntó con él Beltran Claquin con seiscientos caballos extranjeros que traia de Francia; importantisimo socorro y á buen tiempo, porque eran soldados viejos y muy ejercitados y diestros en pelear. Llegaron al tanto alli don Gonzalo Mejia, maestre de Santiago, y don Pedro Muñiz, maestre de Calatrava, y otros señores principales que venian con deseo de emplear sus personasen la defensa y libertad de su patria. Partió don Enrique con esta caballeria; caminó toda la noche, y al amanecer dieron vista á los enemigos antes que tuviesen nuevas ciertas que eran partidos de Toledo. Ellos, cuando vieron que tenian tan cerca á don Enrique, tuvieron gran miedo, y pensaron no hobiese alguna traicion y trato para dejarlos en sus manos; á esta causa no se liaban los unos de los otros. Recelábanse tambien de los mismos vecinos de la villa. Los capitanes con mucha priesa y turbacion hicieron recoger los mas de los soldados que tenian alojados en las aldeas cerca de Montiel; muchos dellos desampararon las banderas de miedo ó por el poco amor y menos gana con que servian. Al salir el sol formaron sus escuadrones de ambas partes y animaron sus soldados á la batalla. Don Enrique habló á los suyos en esta sustancia : «Este dia, valerosos compañeros, nos ha de dar riquezas, honra y reino, ó nos lo ha de quitar. No nos puede suceder mal, porque de cualquiera manera que nos avenga, seremos bien librados; con la muerte saldrémos de tan inmensos é intolerables afanes como padecemos; corria victoria darémos principio á la libertad y descanso, que tanto tiempo ha deseamos. No podemos entretenernos ya mas; si no matamos á nuestro enemigo, él nos ha de hacer perecer de tal género do muerte, que la ternémos por dichosa y dulce si fuere ordinaria, y no con crueles y bárbaros tormentos. La naturaleza nos hizo gracia de la vida con un necesario tributo, que es la muerte; esta no se puede excusar, empero los tormentos, las deshonras, afrentas é injurias evitará las vuestro esfuerzo y valor. Hoy alcanzaréis una gloriosa victoria, ó quedaréis como honrados y valerosos tendidos en el campo. No vean tal mis ojos, no permita vuestra hondad, Señor, que perezcan tan virtuosos y leales caballeros. Mas ¿qué muerte tan desastrada y miserable nos puede venir que sea peor que la vida acosada que traemos ? No tenemos guerra con enemigo que nos concederá partidos razonables ni aun una tolerable servidumbre cuando queramos ponernos en sus roanos; ya sabeis su increible crueldad, y teneis bien á vuestra costa experimentado cuán poca seguridad hay en su fe y palabra. No tiene mejor fiesta ni mas alegre que la que solemniza con sangre y muertes, con ver destrozarlos hombres delante de sus ojos. ¿Por ventura habérnoslo con algun malvado y perverso tirano, y no con una inhumana y feroz bestia? Que parece ha sido agarrochada en la leonera para que de alli con mayor braveza salga á hacer nuevas muertes y destrozos. Confio en Dios y en su apóstol Santiago que ha caido en la red que nos tenia tendida, y que está encerrado donde pagará la cruel carniceria que en nos tiene hecha; mirad, mis soldados, no se os vaya, detenedla, no la dejeis huir, no quede lanza ni espada que no pruebe en ella sus aceros. Socorred por Dios á nuestra miserable patria, que la tiene desierta y asolada; vengad la sangre que ha derramado de vuestros padres, hijos,

DE MARIANA.amigos y parientes. Confiad en nuestro Señor, cuyos sagrados ministros sacrilegamente ha muerto, que os favorecerá para que castigueis tan enormes maldades, y le hagais un agradable sacrificio de la cabeza de un tal monstruo horrible y fiero tirano.» Acabada la plática , luego con gran brio y alegria arremetieron á los enemigos; hirieron en ellos con tan gran denuedo, que sin poder sufrir este primer Impetu en un momento se desbarataron. Los primeros huyeron los moros, los castellanos resistieron algun tanto; mas como se viesen perdidos y desamparados, se recogieron con el rey don Pedro en el castillo de Montiel. Murieron muchos de los moros en la batalla, muchos mas fueron los que perecieron en el alcance; de los cristianos no murió sino solo un caballero. Ganóse esta victoria un miércoles 14 dias de marzo del año de 1369. Don Enrique, visto como don Pedro se encerró en la villa, á la hora la hizo cercar de una horma,pared de piedra seca, con gran vigilancia porque no se les pudiese escapar. Comenzaron los cercados á padecer falta de agua y de trigo, ca lo pocoque tenian les dañó de industria, á lo que parece, algun soldado de los de dentro, deseoso de que se acabase presto el cerco. Don Pedro, entendido el peligro en que estaba, pensó cómo podria huirse del castillo mas á su salvo. Hallábase con él un caballero que le era muy leal, natural de Trastamara, deciase Men Rodríguez de Sanabria; por medio deste hizo á Beltran Claquin una gran promesa de villas y castillos y de do- cientas mil doblas castellanas, á tal que dejadoádon Enrique le favoreciese y le pusiese en salvo. Extrañó esto Beltran; decia que si tal consintiese, incurriría en perpetua infamia de fementido y traidor; mas como todavia Men Rodríguez le instase, pidióle tiempo para pensar en tan grande hecho. Comunicado el negocio secretamente con los amigos de quien mas se fiaba, le aconsejaron que contase á don Enrique todo lo que en este caso pasaba; tomó su consejo. Don Enrique le agradeció mucho su fidelidad, y con grandes promesas le persuadió á que con trato doble hiciese venir á don Pedro á su posada, y le prometiese lmria lo que deseaba. Concertaron la noche; salió don Pedro de Montiel armado sobre un caballo con algunos caballeros que le acompañaban, entró en la estancia de Beltran Claquin con mas miedo que esperanza de buen suceso. El recelo y temor que tenia dicen se le aumentó Un letrero que leyó poco antes, escrito en la pared de la torre del homenaje del castillo de Montiel, que contenia estas palabras : «Esta es la torre de la Estrella.» Ca ciertos astrólogos le pronosticaran que moriria en una torre deste nombre. Ya sabemos cuán grande vanidad sea la destos adevinos, y como despues de acontecidas las cosas se suelen fingir semejantes consejas. Loque se refiere que le pasó con un judio médico es cosa mas de notar. Fué así, que por la figura de su nacimiento le habia dicho que alcanzaria nuevos reinos y quo sería muy dichoso. Despues cuando estuvo en lo mas áspero de sus trabajos, dijole: Cuán mal acertastes en vuestros pronósticos. Respondió el astrólogo: Aunque mas hielo caiga del cielo, de necesidad elque está en el baño ha de sudar. Dió por estas palabras á entender que la voluntad y acciones de los hombres son mas poderosas que las inclinaciones de las estrellas. Entraderpues don Pedro en la tienda de don Beltran, dijole que ya era HISTORIA

tiempo que se fuesen. En esto entró don Enrique armado; como vió á don Pedro, su hermano, estuvo un poco sin hablar como espantado; la grandeza del hecho le tenia alterado y suspenso, ó no le conocia por los muchos años que no se vieran. No es menos sino que los que se hallaron presentes entre miedo y esperanza vacilaban. Un caballero francés dijo á don Enrique señalando con la mano á don Pedro: Mirad que ese es vuestro enemigo. Don Pedro con aquella natural ferocidad que tenia, respondió dos veces: Yo soy, yo soy. Entonces don Enrique sacó su daga y dióle una herida con ella en el rostro. Vinieron luego á los brazos, cayeron ambos en el suelo; dicen que don Enrique debajo, y que con ayuda de Beltran, que les dió vuelta y le puso encima, le pudo herir de muchas puñaladas, con que le acabó de matar; cosa que pone grima. Un Rey, hijo y nieto de reyes, revolcado en su sangre derramada por la mano de un su hermano bastardo. iExtraña hazaña1 A la verdad cuya vida fué tan dañosa para España, su muerte le fué saludable; y en ella se echa bien de ver que no hay ejércitos, poder, reinos ni riquezas que basten á tener seguro á un hombre que vive mal é insolentemente. Fué este un extraño ejemplo para que en los siglos venideros tuviesen que considerar, se admirasen y temiesen y supiesen tambien que las maldades de los principes las castiga Dios, no solamente con el odio y mala voluntad con que mientras viven son aborrecidos, ni solo con la muerte, sino con la memoria de las historias, en que son eternamente afrentados y aborrecidos por todos aquellos que las leen, y sus almas sin descanso serán para siempre atormentadas. Frosarte, historiador francés deste tiempo, dice que don Enrique al entrar de aquel aposento dijo: ¿Dónde está el hidepnta judio que se llama rey de Castilla? Y que don Pedro respondió: Tú eres el hideputa, que yo hijo soy del rey don Alonso. Murió don Pedro en 23 dias del mes de marzo, en la flor de su edad, de treinta y cuatro años y siete meses; reinó diez y nueve años menos tres dias. Fué llevado su cuerpo sin ninguna pompa funeral á la villa de Alcocer, do le depositaron en la iglesia de Santiago. Despues en tiempo del rey don Juan el Segundo le trastadaron por su mandado al monasterio de las monjas de Santo Domingo el Real de Madrid, de la órden de los Predicadores. Prendieron despues de muerto el rey don Pedro á don Fernando de Castro, Diego Gonzalez de Oviedo, hijo del maestre de Alcántara, y Men Rodriguez de Sanabria, que salieron con él de la villa para tenelle compañia. Estos tiempos tan calamitosos y revueltos no dejaron de tener algunos hombres señalados en virtud y letras; uno destos fué don Martin Martinez de Calahorra', canónigo de Toledo y arcediano de Calatrava, dignidad de la santa iglesia de Toledo, que está enterrado en la capilla de los Reyes Viejos de aquella iglesia con un letrero en su sepulcro que dice, como por honra de la santidad y grandeza de la iglesia de Toledo no quiso aceptar el obispado de Calahorra para el cual fué elegido en concordia de todos los votos dol cabildo de aquella iglesia.

CAPITULO XIV. Que don Enrique se apodero de Castilla. Con la muerte del rey don Pedro enriquecieron unos

DE ESPAÑA. N 819i y empobrecieron otros; tal es la usanza de la guerra, y mas de la civil. Todas las cosas en un momento se trocaron en favor del vencedor, dióse á la horaMontiel. Llegada la nueva de lo sucedido á Toledo, tuvieron gran temor los vecinos de aquella ciudad. Padecian á la sazon necesidad de bastimentos. Acordaron de hacer sus pleitesias con los de don Enrique, que los tenian cercados. Entregáronles la ciudad, y todos se pusieron en la merced del nuevo Rey, pues con la muerte de don Pedro se entendia quedaban libres del homenaje y fidelidad que le prometieron. Entre los principes extranjeros se levantó una nueva contienda sobre quién tenia mejor derecho á los reinos de Castilla. Convenian todos en que Enrique no tenia accion á ellos por el defecto de su nacimiento. Demás desto, cada uno pensaba quedarse en estas revueltas con lo que mas pudiese apañar; quedesta suerte sesuelen adquirir nuevos reinos y aumentarse los antiguos. El rey de Navarra, segun poco ha dijimos, se apoderara de muchos y buenos pueblos de Castilla. Al rey de Aragon por traicion delos alcaides se le entregaron Molina, Cañete y Requena. El rey de Portugal pretendia toda la herencia y sucesion, y se intitulaba rey de Castilla y de Leon por ser sin contradicion alguna bisnieto del rey don Sancho, nieto de doña Beatriz, su hija. Tenianse ya por él Ciudad-Rodrigo, Alcántara y la ciudad deTuyen Galicia. El rey de Granada tramaba nuevas esperanzas receloso por la constante amistad que guardó á don Pedro. La mayor tempestad de guerra que se temia era de Inglaterra y Guiena, á causa que don Juan, duque de Alencastre, hermano del principe de Gales,se casara con doña Costanza, hija del rey don Pedro, y el Conde cantabrigense, hermano tambien del mismo Principe, tenia por mujer á doña Isabel, hija menor del mismo, habidas ambas en doña Maria de Padilla. Desta suerte dentro el nobilisimo reino de Castilla se temian discordias civiles, y defuera le amenazaban grandes movimientos y asonadas nuevas de guerras. El remedio que estos temores tenian era con presteza ganar las voluntades de las ciudades y grandes del reino. Como don Enrique fuese sagaz y entendiese que era esto lo que le cumplia, luego que puso cobro en Moniiel, se partió sin detenerse á Sevilla , do fué recebido con gran triunfo y alegria.Todas las ciudades y villas del Andalucia vinieron luego á dalle la obediencia, excepto la villa de Carmona en que don Pedro dejó sus hijos y tesoros, y por guarda al capitan Martin Lopez de Córdoba, maestre que se llamaba de Calatrava, que todavia hacia las partes de don Pedro, aunque muerto. En los dias que el rey don Enrique estuvo en Sevilla, por no tener á un tiempo guerra con tantos enemigos, pidió treguas al rey moro de Granada, no sin diminucion y nota de la majestad real; mas la necesidad que tenia de asegurar y confirmar el nuevo reinado le compelió á que disimulase con lo que era autoridad y pundonor. No se concluyó desta vez nada con el Moro; por esto, puesto buen cobro en las fronteras y asentadas las cosas del Andalucia, el nuevo Rey volvió áToledo por tener aviso que de Burgos eran alli llegados la Reina, su mujer, y el Infante, su hijo. En esta ciudad se buscó traza de allegar dineros para pagar el sueldo que se debia á los soldados extraños, y lo que se prometió á Beltran Claquin en Montiel por el buen servicio que hizo

[ocr errors][merged small]

en ayudar á matar al enemigo. Juntóse lo que mas se pudo del tesoro del Rey y de los cogedores de las rentas renles. Todo era muy poco para hartar la codicia de los soldados y capitanes extraños, que decian públicamente y se alababan tuvieron el reino en su mano y se le dieron á don Enrique, palabras al Rey afrentosas y para el reino soberbias; la dulzura del reinar hacia que todo se llevase fácilmente. Para proveer en esta necesidad hizo el Rey labrar dos géneros de moneda, baja de ley y mala, llamada cruzados la una, y la otra reales, traza con que de presente se sacó grande interés, y conque salieron del aprieto en que estaban; pero para lo de adelante muy perniciosa y mala, porque á esta causa los precios de las cosas subieron á cantidades muy excesivas. Desta manera casi siempre las trazas que se buscan para sacar dineros del pueblo, puesto que en los principios parezcan acertadas, al caho vienen á ser dañosas, y con ellas quedan las provincias destruidas y pobres. Todas estas dificultades vencia la afabilidad, blandura y suave condicion de don Enrique, sus buenas y loables costumbres, que por excelencia le llamaban el Caballero; ayudábanle otrosí á que le tuviesen respeto y aficion la majestad y hermosura de su rostro blanco y rubio, ca dado que era de pequeña estatura, tenia grande autoridad y gravedad en su persona. Estas buenas partes de que la naturaleza le dotó, la benevolencia y aficion que por ellas el pueblo le tenia las aumentaba él con grandes dádivas y mercedes que hacia. Por donde entre los reyes de Castilla él solo tuvo por renombre el de las Mercedes, honroso titulo con que le pagaron loque merecia la liberalidad y franqueza que con muchos usaba. A la verdad fuéle necesario hacerlo desta manera para asegurar mas el nuevo reino y gratificar con estados y riquezas á los que le ayudaron á ganarle y tuvieron su parteen los peligros, ocasion deque en Castilla muchos nuevos mayorazgos resultaron, estados y señorios. Avivábanse en este tiempo las nuevas de la guerra que hacian en las fronteras los reyes de Portugal y de Aragon; proveyó á esto prestamente con un buen ejército que envió á la frontera de Aragon, cuyos capitanes, Pero Gonzalez de Mendoza, Alvar Garcia de Alhornoz, cobraron á Requena, echados delta los soldados aragoneses. El por su persona fué á Galicia, en que tenia nuevas que andaban los portugueses esparcidos y desmandados y con gran descuido; y que por ir cargados de loque robaban en aquella tierra podrian fácilmente ser desbaratados. Cercó en el camino á Zamora, y sin esperaráganarla entró en Portugal por aquella parte que está entre los rios Duero y Miño, que es una tierra fértil y abundosa; destruyó y corrió los campos de toda aquella comarca,quemó y robó muchas villas y aldeas, ganó las ciudades de Braga y Berganza. Desta manera, puesto grande espanto en los portugueses y vengadas las demasias y osadia que tuvieron de entraren su reino, se volvió para Castilla. Hallóse conel rey don Enrique en esta guerra su hermano el conde don Sancho, ya rescatado por mucho precio de la prision en que estuvo en poder de los ingleses despues que le prendieron en la batalla de Najara. El rey de Portugal no se atrevió á pelear con don Enrique, aunque antes le enviara á desafiar, por no estar tan poderoso como él, ni se le igualaba en la ciencia militar ni en la experiencia y uso de ,

las cosas de la guerra. Valió á los portugueses la nueva que don Enrique tuvo de los daños y rohos que el rey de Granada hacia en el Andalucia, junto con la pérdida de la ciudad de Algecira, que el Moro tomó y la echó por el suelo, de manera tal, que jamás se volvió á reedificar. Debiéralo de hacer en venganza de las muchas vidas de moros que aquella ciudad costara. Demás desto, el Rey tenia necesidad devolver á Castilla para proveer todavia de dineros con que pagar los soldados extraños y despachar á Beltran, que en esta sazon era solicitado del rey de Aragon para que pasase en Cerdeña á castigar la gran deslealtad del juez de Arborea Mariano, que de nuevo andaba alzado en aquella isla y tenia ganados muchos pueblos, y se entendia aspiraba á hacerse señor de toda ella. Habia enviado el rey de Aragon contra él á don Pedro de Luna, señor de Almo- nacir, el cual, sin embargo que tenia parentesco de afinidad con Mariano, por estar casado con doña Elfa, parienta suya, le apretó reciamente en los principios, y puso brevemente en tanto estrecho, que por no se atrever á esperar en el campo, aunque tenia mayor ejército que el Aragonés, se encerró dentro los muros de la ciudad de Oristan. Túvole don Pedro cercado muchos dias; y como quier que por tener en poco al enemigo en sus reales faltase la guarda y vigilancia que pide la buena disciplina militar, el juez, que estaba.siempre alerta y esperaba la ocasion para hacer un notable hecho, salió repentinamente con su gente y dió tan de rebato sobre sus enemigos y con tan grande presteza, que primero vieron ganados sus reales, presos y muertos sus compañeros que supiesen qué era loque venia sobre ellos. Finalmente, fué desbaratado todo el ejército y muerto el general don Pedro de Luna y con él su hermano don Filipe. Pasados algunos dias, Brancaleon Doria, que en estas revoluciones seguia la parcialidad del señor de Arborea, quier por algun desabrimiento que con él tuvo, quier con esperanza de mayor remuneracion, se reconcilió con el Rey, con que alcanzó, nosolamente perdon de los delitos que tenia cometidos, sino tambien favores y mercedes. Poco tiempo despues el juez de Arborea forzó á la ciudad de Sacer, que es la mas principal de Cerdeña, á que se le rindiese, con que se perdió tanto como fué de provecho reducirse al servicio del rey de Aragon unseñor tan poderoso é importante como era Brancaleon. Estuvo entonces esta isla á pique de perderse; para entretenerla lo mejor que ser pudiese mientras el Rey iba á socorrerla envió allá por capitan general á don BerenguelCarroz, conde de Quirra; fuera desto, con grandes promesas solicitó á Beltran Claquin quisiese pasar en Cerdeña y tomará su cargo aquella guerra. Era muy honroso para él que los principes de aquel tiempo le hacian señor de la paz y de la guerra, y que tenia en su mano el dar y quitar reinos. Estaba para conceder con los ruegos del rey de Aragon, cuando otra guerra mas importante que en aquella coyuntura se levantó en Francia se lo estorbó y llevó á su tierra. Los pueblos del ducado deGuiena se hallaban muy fastidiados y querellosos del gobierno de los ingleses, que les echaron un intolerable pecho que se cobraba de cada una de las familias; esto para restaurar los excesivos gastos que el rey Eduardo hiciera en la entrada de su hijo el principe de Gales en España cuando restituyó cu su HISTORIA

reino de Castilla á don Pedro. Llevaron muy mal esta carga los guieneses, y lamentaban la opresion y servidumbre; mas les faltaba cabeza que los favoreciese y acaudillase que no gana de rebelarse. No tenian otro principe mas á propósito á quien se entregar que el rey do Francia; avisáronle de su determinacion, y suplicáronle tuviese lástima de aquel noble estado, que en otro tiempo fué de su corona, y al presente le tenian tiranizado y en su poder sus capitales enemigos. Pareció al Francés que era esta buena ocasion para pagarse delo que los ingleses hicieron en la batalla de Potiers. Por esto holgó con la embajada, y los animó y confirmó en su propósito; prometióles de encargarsede su defensa; que les exhortaba no dudasen de echar de su tierra los presidios de los ingleses, que él los socorreria con un buen ejército. Animáronse con esto los guieneses. Los primeros que arbolaron banderas y tomaron cajas por Francia fueron los de Cahors. El Rey, visto que ya estaba rompida la guerra y que para empresa de tan gran riesgo é importancia le faltaba un prudente y experimentado capitan de quien se pudiese fiar, juzgó que Beltran Claquin era el mejor de los que podia escoger y el que con mas amor y lealtad le serviria. Con este acuerdo le envióá llamará España; juntamente rogó al rey de Navarra le fuese á ayudaren esta guerra. Determinóse el Navarro de pasará Francia, dado que á la sazon tenia en Aragon á Juan Cruzate, dean de Tudela, para que tratase de confederalle con aquel Rey. Dejó en Navarra por gobernadora del reino á la reina doña Juana, su mujer; y partido de España, se quedó en Chireburg, una villa fuerte de su estado, que está en Normandia. No se atrevió á liarse del rey de Francia por las antiguas contiendas que entre si tuvieran. Demás desto, como hombre astuto, queria desde alli estarse á la mira sin arriscarse en nada, propio de gentetloblada, y visto en qué paraban estos movimientos, despues inclinarse á aquella parte de que con menos costa y peligro pudiese sacar mayor ganancia é interés. Procuraba el rey de Francia amansar y sosegar la feroz é inquieta condicion del Navarro, por saber que muchas veces de pequeñas ocasiones suelen resultar irreparables daños y mudanzas notables de reinos. Envióle con este fin una amigable embajada con ciertos caballeros principales de su corte. Poco se hacia por medio de los embajadores; acordaron de hablarse en Vernon, que es una villa asentada en la .ribera del rio Seina ó Secuana en los confines de los estados de ambos reyes. Concertaron en aquellas vistas que el rey de Navarra dejase al de Francia las villas de Manto y Meulench y el condado de Longavilla, que eran los pueblos sobre que tenian diferencia, y que el rey de Francia diese en recompensa al Navarro la baronia y señorio de Mompeller; empero estas vistas y conciertos se hicieron mas adelante de donde ahora llega nuestra historia, que fué en el año de 137o. Volvamos á lo que se queda atrás y lo que pasaba en Castilla.

CAPITULO XV.
Como murio don Tello.

Muy alegre se hallaba don Enrique con la victoria que alcanzó de su enemigo; su fama se extendia y volaba por toda Europa como del que fundara en España

5 ESPAÑA. 821un nuevo y poderoso reino, bien que por estarrodeado de tantos enemigos no dejaba de ser molestado do varios y enojosos pensamientos. Representábasele que muchas veces un pequeño yerro suele estragar y ser ocasion que se pierdan poderosos estados. Todos los buenos en Castilla le querian bien y se agradaban de su señorio; no era posible tenellos á todos contentos, forzosamente los que tenian recebidas algunas mercedes de don Pedro, ó por su muerte perdieron sus comodidades é intereses, defendian las partes del muerto y les pesaba del buen suceso de don Enrique. Los portugueses tenian en este tiempo en Ciudad-Rodrigo una buena guarnicion de hombres de armas, dendehacian grandes daños en las tierras de Castilla, corrian los campos, robaban y quemaban las aldeas, con que los labradores, como mas sujetos á semejantes daños, eran malamente molestados. Para remedio destos males y reducirá su servicio esta ciudad, que es de las mas principales de aquella comarca, el Rey con toda su hueste la cercó en «I principio del año de 1370. Pensaba hallalladesapercebida y hacer que por fuerza ó de grado se la entregasen; hallóseen todo engañado, la ciudad bien prevenida, y se la defendieron valerosamente los portugueses, por donde el cerco duró mas tiempo de lo que el Rey tenia imaginado. Laaspereza de aquel invierno fué grande, no pudo por ende el ejército oslar mas en campaña, y fué forzoso levantar el cerco é irse á Medina del Campo á esperar el buen tiempo. Tuvo Cortes en aquella villa. Lo principal que dellas resultó fué un gran socorro y servicio de dineros que los procuradores de las ciudades le hicieron para que acabase de allanar el reino, por ser ya consumido lo que montaron los intereses que se sacaron de las monedas de cruzados y reales que el año pasado se acuñaron y arrendaron, gastados en pagar sueldos y premiar capitanes y en satisfacer su demasiada codicia. Debiansele á Beltran Claquin ciento y veinte mil doblas que le prometió don Enrique porque le entregase en Montiel al rey don Pedro, que para en aquella era fué una grandisima cantia. Dióle en precio de las setenta mil á don Jaime, hijo del rey de Mallorca y rey de Nápoles, que era el rescateque la Reina, su mujer, señora riquisima , tenia prometido. Lo demás se le dió en oro de contado, y ultra de sus pagas le hizo el Rey merced de la ciudad de Soria y de las villas de Almazan, Atienza, Montagudo, Molina y Seron. Con estas riquezas y grande estado que por su valor adquirió, ganada ultra desto una fama y gloria inmortal, se volvió á nuevas esperanzas que se le representaban en Francia. Maurello Fienno, que era condestable de Francia, hizo dejacion del cargo, con que el Rey le proveyó á don Beltran; él consu valor reprimió los brios de los ingleses que abrasaban todo aquel reino, y alcanzó dellos grandes victorias, unas con esfuerzo, y otras con industria y arte, con que restituyó ásu gente la honra y gloria militar perdida de tantos años atrás. En el mes de julio deste año se concordaron en Tortosa los aragoneses y navarros y se aliaron; la voz era favorecerse los unos á los otros contra sus enemigos, en realidad de verdad no era otra cosa sino juntar sus fuerzas para hacer guerra á don Enrique. Fueron entonces restituidas por la reina de Navarra al rey de Aragon las villas de Salvatierra y la Real, que antiguamente eran de aquel reino; hi

« AnteriorContinuar »