Imágenes de páginas
PDF
EPUB

,CAPITULO III, in vsi peng peradores en España. Estas nuevas alteraciones forzaDomino de Teodoreda.

T ron al emperador Honorio á hacer nuevas levas de gen

tes y con ellas enviar á Castino, un excelente capitan, Despues de la muerte de Walia sucedieron dos cosas asi contra los tiranos, que se intitulaban emperadores, de mucha incomodidad. La primera que el emperador como contra los vándalos. Jovino y Máximo, porque te Constancio, sosegadas la España y la Gallia y vuello á nian pocas fuerzas y se confiaban mas en la revuelta de Italia, murió en Ravena ano de nuestra salvacion de:121. los tiempos que en otra cosa, en breve fueron presos y Dejó de su mujer Placidia un hijo de pequeña edad, la muertos. La empresa contra los vándalos era mas dumado Valentiniano; su tio el Emperador procuro se dosa. Asi Castino, desconfiado de sus fuerzas , llamó á criase como quien le habia de suceder en el imperio. España al conde Bonifacio, persona por lo mucho que La olra cosa fué que las naciones bárbaras comenzaronsabia de la guerra y de la paz, no menos conocida quo á levantarse en España y á recobrar la jurisdiccion y por la amistad que tuvo con san Agustin. Hizo pues auloridad que antes tenian; principalmente los vánda que viuiese desde Africa, donde era gobernador; lleJos, cuyo esfuerzo entre las demás naciones era muy gado, nació entre los dos discordia, como es ordinario conocido y singular, con su rey Gunderico pensaban entre los que son iguales en poder, con extremo peligro apoderarse de toda España. Con este intento acome- y daño, así de España como de las cosas romanas. Voltieron a los suevos; las causas 110 se saben, solo consta viósc Bonifacio á Africa. Castino, privado de aquella que los forzaron á recogerse á los montes Ervasos, con ayuda, sio hacer cosa que de contar sca contra los vánhados mas en la fortaleza de los lugares que en su va dalos, fué forzado á volverse á Italia el año de 423, en lentía. Algunos piensan que estos montes son los que que el emperador Honorio pasó desta vida á 15 dias del en este tiempo se llaman Arvas, puestos entre Leon y mes de agosto. Tuvo el imperio veinte y ocho años, Oviedo, conocidos por un antiguo monasterio que allí once meses y diez dias. Señalóse, así en la constancia do hay; y aun dicen que son los mismos que Plolemeo lla, la religion como por la caida é infelicidad del imperio, ma Narbasos. Retirados en estos montes, cualesquiera que sucedió en su tiempo. Su cuerpo enterraron en la que hayan sido, los suevos, como nunca quisiesen pe- | iglesia de San Pedro en el Vaticano. En su lugar suceIcar con el enemigo, los vándalos, perdida la esperanza dió Valentiniano el Tercero, hijo que era de Constancio, de alcanzar victoria, en una armada que juntaron pa- ' y á la sazon niño de pequena edad y de fuerzas no bassaron á las islas Mallorca y Menorca y las pusieron a lantes para llevar tan gran carga. Con esta ocasion Fla. fuego y á sangre. Desde allí dieron la vuelta á tierra vio: Joan intento de apoderarse del imperio y de despo firme; echaron por tierra á Cartagena , que poco antes jár dél á Valentiniano. Sucedieron diferentes trances, labia sido quitada a los alanos y volviera al señorío de y por conclusion, pasados dos años le vencieron los lcalos romanos, Sucedió esto seiscientos años despues que los y inataron en batalla. Gobernaba la república en los carlagineses la fundaron para que fuese en España nombre de su hijo la emperatriz Placidia. Tenia con ella asiento y fortaleza del imperio carlaginés. Despues de grande autoridad y cabida Aecio, capitan de mucho esta destruicion se réilojo á caserías; mas en el liempo nombre. Bonifacio, el que gobernaba á Africa, envidios adelante, por la comodidad del buen puerto de que go so y celoso desta privanza y con' deseo, parte de satisza, se toroó á habitar. In nuestra era apenas hay en facerse, parte de mirar por sí, concerto con Genserico, ella seiscienlos vecinos, lo que mas hace al caso es en

rey de los vándalos, que de España påsase en Africa. lender que desde aquel tiempo los privilegios de la ciu- Pretendia de mantenerse en el gobierno de Africa con dad de Cartagena, que llamaban Carlago la Nueva, se las fuerzas destos bárbaros, y entrégalles en récompenpasaron á Toledo, como lo testifica un antiguo escri 1 sa del trabajo una parte de aquella provjúcia, segun tor de las cosas de España; y algunos lo entienden de que de comun acuerdo la señalaron. En tanla manera la dignidad del metropolitano cartaginés, otros de la la peste de la ambicion ciega á los hombres, que ni el audiencia en que se administraba á los pueblos la jus. amor de la república, ni la lealtad que debia, ni el celo licia, que dicen antes estaba en Cartagena, v desde allí de la religion, á que singularmente era aficionado, fuese pasó á Toledo. Las razones por una y otra parte nóron parte para enfrenar á un hombre, por lo demás lan son concluyentes. Quedará el juicio libre al letor para señalado en bondad, para que no ejecutase su mal proresolverse por lo que en otros hallare. A mi mas me pa- rósito y saña. Genserico, con acuerdo de los suyos, refece que lo que se trasladó fué la autoridad eclesiásticasvello en no dejar aquella ocasión de apoderarse del y la dignidad de metropolitano. Gundorico, rey de los imperio de Africa, partió mano de la esperanza que se vándalos, destruida Cartagena, acometió a los silingos, le presentaba de apoderarse de toda España ; y desque seguiar el partido de los romanos. Dió la tala á los amparando la Bétical ó Andalucía, pasó allende' el mar campos, y apoderándose por fuerza de Sevilla, que es con‘oelenta mil combatientes, que fue el año de 427, taba en poder desta gente, y puestola á saco, como en que fueron cónsules en Roma Hierio y Ardaburio. prelendiese con sobrado alrevimiento saquear el ten- Los silingos se quedaron en España, en especial en plo de San Vicente, que en aquella ciudad en riquezas aquella parte de la Bética donde está Sevilla, que fue y religion era muy notable, fué muerto en la misma el principio, por contarse ellos entre los vándalos y es puerta del tempo; castigo muy justo de Dios en ven: lar mezclados con ellos, que en el tiempo adelante el gauza de aquel desacato cometido contra la religion, nombre antiguo de la Bética se mudase en el de VanSucedióle Genserico, su hermano bastardo; otros le dalosía, y al presente de Andalucia , si bien los aledallaman Guntaris. Todas estas cosas acontecieron den- sos destas provincias Bética y Andalucia no se corres. tro del misino año que murió el emperador Constancio. ponden puntualmente. Los vándolos en Africa al prinEa el mismo tiempo Jovido y Máximo se llamaron em l cipio juntaron sus fuerzas cou Buuifacio, con que sujetaron gran parte de aquella provincia; despues, por , taron su poder, que eran seis, és & snher: Turismundo, discordias que resultaron , quo tal es la naturaleza del Teodorico, Eurico, Friderico, Riccinero, Himerico, mandar, no sufre compañía, por no contentarse los y dos hijas; la una casó con Hunerico, vándalo, hijo de vándalos con la parte de Africa que les serialaron y Genserico, hombre impio y cruel, que mallrató de muanhelar á cosas mayores conforme á la condicion de los chas maneras á los católicos en Africa, y á su mujer, hombres, llegaron á rompimiento. Pusieron cerco'so- cortadas las narices, envió a su padre sin ocasion basbre Bona, do Bonifacio estaba y tambien san Agustin, tante, solo por una sospecha liviana y falsa que le dió, obispo de aquella ciudad, bien conocido por su doctrina que intentaba de darle veneno y yerbus. La otra casó y santidad, que murió en aquel cerco. Hobo diversos con Recciario, rey de los suevos en España. Habian por encuentros, y finalmente los bárbaros forzaron aquella este tiempo entrado en la Gallia los huonos con su cauciudad, mataron á Bonifacio, y con tanto se apodera dillo Alila, que vulgarmente llamaron Azole de Dios; ron de casi todo lo demás de Africa. Iban inficionados y esto, movidos con el deseo de ensanchar el señorio o de la herejía arriana, puede ser que a causa de la co inducidos por los romanos para enfrenar el poder yatremunicacion que en España tuvieron con los godos; de vimiento de los godos, ó lo que es mas verisimil, á perdonde las iglesias africanas por esta ocasion padecieron suasion de Genserico, vándalo, que temia las arinas grandes y largas miserias. Hombres sin número fueron de los godos y la venganza de la maldad cometida conmuertos por la constancia y defensa de la verdadera y tra su mujer, como está dicho. La gente de los hunnos católica religion. Entre estos Arcadio, Probo, Pasca dicen algunos que tenia su asiento dentro de los monsio y Entiquio, que seguían la casa y corte de Genseri tes Riseos. Marcellino los pone cerca del Océano y soco. Demás destos á un mozo llamado Paulillo, hermano bre la laguna Meotide. Eran hombres de aspecto feroz, de Pascasio y Eutiquio, vendieron por esclavo, con in- en trato y comida groseros, tanto, que ni de fuego ni de tento que la molestia del servicio bajo en que se em- guisados solian usar, sino de raíces y de carnes Calenpleaba le laria mudar de parecer. Fueron estos már tadas entre sus muslos; algunas veces sustentaban la tires de nacion españoles, y por cuanto se puede en vida con la sangre de sus caballos, ca les abrian para tender de Próspero sufrieron la muerte el año de 437. esto las venas y los sangraban, Dícese que en tiempo Con la partida de los vándalos el poder de los suevos de Valente lo primero echaron los godos de sus anticomenzó a poner espanto a toda España. Tenian por 1 guos asientos; despues, destruida Ja Armenia y otras rey á Hermenerico; y este muerto de una larga enfer provincias del oriente, se apoderaron de la una y de la medad año de 440, y de su reinado treinta y dos, Re- otra Panonia y las quitaron a los godos; y como hicioquila, su hijo, mozo de ingenio encendido y bravo, si- ron entradas en la Gallia y otros lugares comarcanos, guiendo las pisadas de su padre, cerca del rio Jenil se dejaron por todas partes rastros de su natural fiereza. encontró con Ardeboto, enviado por el Emperador á Al presente, con intento que llevaban de apoderarse de España, vencióle en batalla y le mató. De la presa que toda la Gallia, destruyeron, quemaron y å solaron la do rico de oro y plata y proveido para sufrir los gastos ciudad nobilísima de Rems, en que degollaron entre de la guerra. Despues desta victoria se enseñoreó de la otros á Nicasio, obispo de aquella ciudad, varon tan Bética, en que domó los silingos y se apoderó de Se santo, que cantaba con las postreras voces y medio yilla, ciudad en aquel tiempo ni de la anchura ni her muerto los himnos sagrados. Despues desto pusieron mosura que antiguamente tenia y ahora tiene, por cau cerco sobre Orliens, cosa que forzó á los godos, á los sa de los daños que las guerras suelen acarrear. Tras francos y á los romanos á tratar de hacelles rostro. Paesto dió la vuelta hacia la Lusitania , tomó á Mérida, ra esto hicieron liga entre sí, y juntadas sus fuerzas, con que lo restante de los alanos quedó del todo opri acudieron contra el comun enemigo. Teodoredo, rey mido y llano. Para que los suevos se animasen y aven de los godos, por miedo que aquel fuego no prendiese tajasen en tanto grado, ayudó mucho hallarse á la sa en la Guiena, fué el primero que con las armas acome. zon la tierra sin defensa, á causa que Sebastian, general tió el peligro y forzó al enemigo que, alzado el cerco, que era de los romanos, se habia partido de España se retirase a los campos Cataláunicos, que otros llaman para acudir a las cosas de Africa, do murió á manos de Maroquios ó Mauricios, y están cercanos á Tolosa. Aculos vándalas, segun que lo reliere Paulo, diácono. Con | dió Aecio, por Valentiniano, hecho maestro de la miliesto los suevos pasaron adelante, sujetaron la Carpeta- cia, que era tanto como general. Los francos asimismo nia, que es el reino de Toledo, y la provincia Cartagi | acudieron con su rey y caudillo Meroveo. Luego que las pense, si bien en breve se concertaron con los roma unas y las otras gentes estuvieron juutas ordenaron sus nos y les tornaron estas dos provincias. Falleció Re haces á guisa de pelear. Dióse á Teodoredo el gobierno quila el año de nuestra salvacion de 448. Dejó por su de la mano derecha ; Aecio estuvo á la izquierda junto cesor á su hijo Recciario; este fue el primero de los con los francos. Sanguibano, rey de los alanos, de aquereyes suevos que recibió la fe de Cristo y fundó en Es- llos que tenian su asiento en aquella parte de la Gallia paña entre los suyos la verdadera religion. Esto cuanto do está Orliens fueron puestos en medio por no fiarse á los suevos. Los godos con su rey Teodoredo, que fue dellos y para que no pudiesen hacer traicion. Por el pariente de Walia y su sucesor, poseian en España muy contrario Atila repartió sus huestes en esta forma. Pupoca tierra , solamente lo que al presente es Cataluña; | so á los reyes y á las demás naciones a los dos lados con en la Gallia florecian en riquezas y gloria militar. Por gran número de gente extendida por aquellos anchisiesto, quebrada la confederacion que tenjan puesta con mos campos. Los ostrogodos, como los que entre los los romanos y por estar acostuinbrados á sembrar y demás se señalaban en esfuerzo y valentía, se pusieron trabar unas guerras de otras, comenzaron á poner es- en el lado izquierdo contra los visogodos. El mismo Atipanlo a todos. Los muchos hijos de Teodoredo aumen- la y los hunnos estuvieron en el escuadron de en medio y cuerpo de la batalla. Eran liombres de vista espan | Turismundo y Teodorico, hijos del muerto, con un estosa y mas morenos y tostados que los demás. El litscuadron cerrado turbaron los enemigos, y con la ferogar era cuesta abajo; parecia que los que primero se cidad y cólera que les causaba el dolor rompieron y des. apoderasen de un collado que se empinaba allí cercabarataron los escuadrones contrarios. En conclusion, mejorarian mucho su partido. Los unos y los otros fue- pusieron en huida al capitan enemigo, dado que ninron allá con el mismo intento, pero previnieron los ro- guna cosa dejó él por hacer que perteneciese, o á buen manos. Atila , visto que por este inconveniente sus soll capitan, 6 á valeroso soldado. Los hermanos pasaron bidados se turbaron y temian de entrar en la pelea, les riendo y matando muy adelante, tanto, que con la eshabló, segun se dice, en esta manera : «A los vencedo- curidad de la noche llegaron a la vuelta muy cerca de res del mundo, domadores de las gentes no conviene los reales de los enemigos y corrieron grande peligro; encender y animar con palabras, ni aun á los cobardes el mismo Turismundo fue derribado del caballo y heridará esfuerzo este mi razonamiento. Los valientes sol- 1 do en la cabeza, pero escapó por la ayuda y valentía de dados, cuales vos sois, se recrean'y deleitan en la pe sus soldados. El enemigo, que en su pensamiento tenia lea, y el salir con la victoria les es cosa muy ordinaria tragada la redondez de la tierra y pensaba hacerse sey familiar. ¿Estáis por ventura olvidados de las Pano nor de todo, por no haber ganado la batalla , como vennias, Mesias, Germanias, Gallias , sujetas y vencidas cido, se retiró á sus reales , determinado, si el peligro por vuestro esfuerzo y los escondrijos de la laguna pasaba adelante, de tomar la muerte por sus manos y Meotis, en que entraron vuestras armas ? Armáos pues ccharse en una hoguera que para este efecto mando endel ánimo que á vencedores conviene. Pudistes, siu po cender. Los carros con que estaban rodeados los reales neros á trabajo, gozar del fruto de las victorias gadadas; le dieron la vida, y las tinieblas de la noche, cosa quo mas por no poder vuestros animosos corazones sufrir él tenia considerada , y por esto comenzó la pelea desla ociosidad, fuistes los primeros á mover la guerra. Es-, pues de medio dia. Aecio no con menor miedo, hecho ta muestra de mayor esfuerzo os sirva al presente de un valladar de caballos muertos y paveses, pasó toda la estímulo y aguijon. En este dia por vuestra valentía se noche sin dejar las armas. Pero el siguiente dia, visto conquistará el imperio del mundo. ¿Podrá por venlura, que el enemigo rehusaba la pelea, le cercó primero denoh inclitos soldados, aquel ejército juntado con toda di tro de sus reales; despues como pudiese deshacerle sin ligencia de la avenida de varias gentes y aquella cana- | dificultad le dejó salir de la Gallia y volverse á las Pala sofrir vuestra vista, ojos y manos? Por la poca con- nonias. Muy gran parte de la alegria de la victoria y del fianza que de su esfuerzo hacian intentaron mejorarse regocijo se desminuyó, así con la huida de Atila como de logar. Diréis que tienen en su ayuda a los visogodos, por el desastre y muerte del rey Teodoredo; dado que, gente brava. Poco les importa ese socorro si vienen a asi á los romanos como á los francos, se entendia era Fuestras manos. Que los romanos delicados y afemina- agradable que un rey tan poderoso faltase. Dicen que dos con los deleites, como cortados los nervios, sin un adevino, consultado por Atila, le dijo que muerto el que ninguno les haga fuerza, volverán las espaldas. capitan de los enemigos alcanzaria la victoria. Así penAcordá os pues de vuestra valentia, vestíos del coraje saban los hunnos que por una parte saldrian victoriosos acostumbrado, mostrad vuestro esfuerzo, y si no pu y Aecio seria muerto en la batalla. Tales son los adevidiéredes salir con la victoria , lo que los dioses no per nos, gente engañosa y vana, tales sus pronósticos ; nunmitan, con la muerte dad muestra del amor y lealtad cú aciertan ó por maravilla; fuera de que, en casos seque nos teneis. Los magnúnimos en la muerte ganan mejantes, muchas cosas se fingen que nunca pasaron. honra, la victoria les acarrea contento y con él abun En la vida escrita en griego de Isidoro, filósofo, se dice dancia de todos los bienes. De mi no espereis solamen que por espacio de tres dias despues de la batalla se te el gobierno, sino el ejemplo en el pelear. ¿Qué otro oyo estruendo de armas en el mismo lugar y grande emperador os recebirá si no salis victoriosos? Qué rea- alarido de los que peleaban, como si las almas, despues les, qué provincias? Principalmente que vuestrá felici de apartadas de sus cuerpos con gran pertinacia per dad tiene irritadas todas las naciones por la envidia que severaran en la pelea. La grandeza desta balalla dió os tienen muy grande.» Dicho esto, dióse la señal de ocasion á estas y semejantes fábulas. Verdad es que cosa pelear; aconietieron los hunnos con grande impetu; re semejante á esta cuenta Maseo al fin de su historia en cibieronlos los contrarios no con menor esfuerzo, en el naufragio de Manuel de Sosa, cerca del cabo de Buecendidos tambien ellos con las amonestaciones de sus na Esperanza; que de noche se oian cantos de los que capitanes. Júntanse los escuadrones, encruelécese la en aquella tormenta finaron. Dióse esta balalla, segun batalla, mueren aliora destos, aliora de aquellos, todos Casiodoro, siendo cónsules Marciano Augusto y Clodio pelean, como el interés lo pedia, con singular denuedo Adello el año que corria de Cristo de 451, y del reino y essuerzo por el imperio del mundo. Era tanta la salle de Teodoredo treinta y uno. Alguuos, sospechan que gre de los muertos, que, segun se dice, un arroyo que Recciario, rey de los suevos, se halló en esta jornada alli corria salió por esta causa de madre. Perecieron en por el deudo que tenia con el rey godo. Lo mas cierlo. aquella sangrienta balalla ciento y ochenta inil hom es que, acometido que lobo á los vascones, que persobres, muchedumbre que dió ocasion á forjar estas y veraban en la obediencia de los romanos y moraban en otras mentiras. Al principio de la pelea prurióel rey aquella parte de España que al presente se llama NaTeodorelo, por su mucha edad pisado y hollado de los varra, dosile allí pasó á la Gullia con deseo de visitar á suyos, dado que con grande ániino peleó y acometió losu suegro, y que, avudado del socorro de los godos, dio mas fuerte y aprelado de los enemigos. Algunos diced la:lala por todas partes a la provincia Carlagiuense y a que le mató un ostrogodo llamado Andaje. Lo que á los Carpetanos: Ultimamente, liecho que hubo paz y otros pusiera temor, á los suyog dió mayor coraje;.ca tomado asiento con los romunos, se volvió á sa tierra

y seirurío que tenia de la Bética, la Lusitania y Galicia, cion en el primer concilio Bracarense, y anda despues yaspiraba á hacerse señor de lo demás de España. del primer concilio Toledano como parte suya y re

miendo mal pegado, por gerro sin duda del que priCAPITULO IV.

mero juntó los volúmenes de los concilios. Anda tamDe Turismundo y Teodorico.

bien un pedazo de una epistola de Toribio contra la

secta priscilliana, dirigida a dos obispos de España. Hechas las exequias de Teodoredo en los reales de En ella, despues de saludarlos, dice dolerse que la conlos godos, Turisinundo, luego que fué puesto en lugar cordia de la religion que tenian las demás iglesias so de su padre, por consejo de Aecio y a su persuasion de pervierta en su patria por culpa de los obispos , que no jó de seguir á Alila y vengar aquella muerte, por pare consideraban bastantemente como aquel mal tantas vecer debia primero dar órden en las cosas del nuevo ces reprimido tornaba de nuevo á brotar. La vida que reino, y no dar lugar á sus hermanos, si por ventura profesaba y el haberle sido encomendado este cargo, lo pretendian, de innovar algiina cosa. Lo que de se le ponia en necesidad de hablar, dado que en todo era creto con esto pretendió Aecio era que el poder de los el mas bajo. Los libros apócrifos que los herejes pugados, á la sazon muy granile, no destruyese el de los blicaban por divinos debian ser desechados, en partiromanos. Verdad es que Turismundo, si bien siguió cular los Actos del apóstol santo Tomás, en que se alirel consejo de Accio, en breve luego que dió asiento maba que el dicho Santo acostumbraba á bautizar, no en las cosas de su reino revolvió en busca de Atila; y con agua, sino con aceite, sacramento que por autoantes que saliese de Francia, le venció en una balalla ridad de aquel libro recebian los maniqueos, y le remuy herida que se dieron cerca del rio Loire, donde el probaba Priscilliano. Decia tambien que debian poner bárbaro pretendia sujetar cierta parte de los alanos, en la misma cuenta los Actos de san Andrés, fingirlos 6 que hicieran asiento por aquellas comarcas. Esta nueva corrompidos por los maniqucos; los Hechos otrosí y victoria sué muy señalada, y tanto, que el Huono fué Vida de san Juan, compuestos por Luceyo, hombre forzado desembarazar toda la Francia. Esta misma perverso; la Memoria de los apóstoles, en que la ley huida de Alila fué causa que' Aecio per diese la vida; vieja de todo punto se reprobaba, dcl cual libro consporque como vitriese nueva que, reforzudo de nuevas laba haberse aprovechando los maniqueos y priscilliagentes, revolvia sobre Dalmacia, Illirico y parte de lla nistas para defensa de sus errores. Dice mas'haber en Jin, el emperador Valentiniano, por enlender que le pu particular pelearlo por escrito contra las Jocuras de dieron deshacer del todo en los campos Cataláuvicos, aquel libro, pero esta disputa con el largo tiempo se ha y que de industria le dejaron escapar por sus particu perdido. El cuerpo de santo Toribio está enterrado en la res, dió la muerte á Aecio, que le tenia por culpado las Astúrias en San Martin de Lióvana, En algunos puoen aquel caso ; quo fué año de nuestra salvacion de 45 b. blosi asimismo se celebra su mcmoria como de saolo Eu el mismo tiempo despues de Celestino y de Sixto, á 16. del mes de abril, con fiesta propia que le hacen. tercero deste nombre, gobernaba la Iglesia romana Volvamos á Turismundo, al cual por imperar mas 80san Leon, verdaderamente grande por la excelencia de berbia y cruelmente que hombres libres y ferocés po. sú sabiduría y de su elocuencia. Juuló con las demás dian sufrir, bicieron dar la muerte sus dos hermanos excelentes virtudes de su ánimo una singular destreza Teodorico y Federico. Ejecutóla Ascalerno, muy prien Tratar con los principes, con que persuadió primero | vado suyo, en la cama en que estaba á causa de una á Alila , hunno, que entrado en Italia iba sobre Roma, enfermedad ; le mató á hierro pasado un año del prinque volviese alrás, ca le salió al encuentro y le habló cipio de su reinado. El año luego a lelante, que sus de sobre el caso á los vados del rio Mincio. No mucho des Cristo 455, á 18 de marzo, mató en Roma al emperapues acabó con Genserico, vándalo, que no pusiese dor Valentiniano Trasila , soldado de Aecio, en venfuego á la ciudad de Roma , de que estaba para a pode ganza de la muerte que aquel Emperador diera á su cararse, como lo hizo. Obedecieron los bárbaros á la vir pitan. Así se dijo; mas en hecho de verdad Máximo lo tud celestial; pero dejemos las cosas extranjeras. To sobornó y persuadió tan grave maldad y traicion con ribio, obispo de Astorga, tuvo otro tiempo familiari intento que tenia de levantarse con el imperio, como lo dad con san Leon en Italia, dó laabia pasado y peregri hizo, y para conservalle con la majestad conveniente, rado por otras muchas provincias con deseo de saber procuro casarse y casó con Eudoxia, mujer de Valenó por devocion que tenia a Por cartas de Toribio, ya tipiano. Con la muerte de Valentiniano el imperio de que san Leon era pontifice, fué avisado que la secta de occidente de todo punto cayó en tierra, porque nueve Priscilliano, tantas veces alatida , tornaba de nuevo á tiranos ó emperadores desgraciados, que por órden brotor', principalmerite en Galicia, do esta peste se se siguieron adelante , en ninguna manera son tenidos habia mas apoderado. Respondióle en una carta, en por dignos de tal.nombre. Por el mismo tieinpo, por que le orienó que para romediar este daño tuviese cui muerte de Teodosio el Menor, goberonba las provindado de juntar concilio de los obispos tarraconensos, cias de oriente el emperador Marciano, por cuya dilicartagineuses , lusitanos y gallegos. Juntáronse los gencia se juntó un Concilio de obispos on Calcedonia, obispos, como los era mandado, en Celenis , pueblo doblado el número de padres que hobo en el concilio de Galicia. Juntos que fueron , por sus votos condena Niceno. Este concilio reprobó las lo as opiniones que ron la doctrina de Priscilliano , y puesta por escrito I de Cristo Dioscoro v Eutiquete enseñabab, Habia couna fórmula de la verdadera fé, la enviaron á Baleo menzado á gobernar la gente y reino de los godos Teonio, prelado de Braga, que era superior de todas las 1 dorico con prudencia y modestia singular, escogido iglesias por aquella comarca con derecho de metropo- l príncipe: si no aseara la religion con las opiniones 10 litano ó sea de primado. Desta fórmula se hace men- Arrio y la bondad de la vida con la sangre que derramo, como queda dicho, de su hermano. Sidonio Apo- , del ejército fué enviado contra la Bética; Nepnciano y llinar, á quien Teodorico hizo conde, y despues en la Nerico á Galicia contra Acliulfo, que, olvillado de la fe Gallia fue obispo de Arverno, hoy Claramonte, en una y de su deber, se habia apoderado de aquella provincia carla que dirige á Agrícola, declara por menudo las y hecho tirano. Teodorico, vuelto en Francia, ó con virtudes de Teodorico, la gravedad y mesura de su deseo de descansar, ó por acudir á otras alteraciones, rostro, sus fuerzas corporales, que no era dado á re tomó las armas contra los romanos y contra Mayoriagalos, sino de todo punto varonil y soldado ; la destre no , por ventura porque habian forzado á Avito que reza en tirar el arco, la templanza en la comida y bebida, vunciase el imperio , como se dirá luego, y ya se dijo la costumbre que tenia despues de comer de aflojar que el emperador Avito y el rey Teodorico 'eran amicon honestos juegos el ánimo apesgado y flechado con gos. Taló pues los campos de Francia y saqueis los los cuidados del reino; y lo que es muy propio de los pueblos y pasó armado hasta el rio Róilano; y como reyes , daba audiencia á los miserables con una pacien se apoderase de Leon, la puso á fuego y á sangre y la cia siugular. Añade que se deleitaba cenando con las saqueó. Esto en Francia. En España el capitan Ceurila, burlas de los truhanes, pero sin que mordiesen á nadie. como hobiese al improviso y antes que nadie imaginara Estaba Avito acerca del por embajador de Máximo Au llegado a la Bética, los naturales con embajadores quo gusto, y dice Gregorio Turonense que era natural de le enviaron le hicieron saber que ellos, ponian á sí y á Claramoule. A este Avito, sabida la muerte de su se todas sus cosas en el po ler de los godo;; que no havor , persuadió el Rey que se apoderase del imperio de bian consentido con los demás suevos ni conspirado occidente, y para esto le ayudó con su autoridad y contra los romanos; que estaban a parejados á dar rcluerzaś, Concertaron los dos que en recompensa destas lienes y hacer lo que les fuese mandado, recebirlos en ayudas quedase por los godos todo lo que en España los pueblos, ayudarlos coa trigo y con lodas las demás quitasen á los suevos, que se iban apoderando de las cosas. Por esta manera sin sangre la Bélica quedó sutierras de los romanos y aspiraban al imperio de toda jeta al señorío de los godos. En Galicia se bacia la guerEspaña. Era menesler buscar algua color honesto para ra con mayor porfía, y últimamente, en una batalla que liacerles guerra y para quebrantar los vínculos del se dió cerca de Lugo, Acliulfo, que se nombraba rey, deudo que tenian entre sí; pareció les ser lo mejor con á lo menos se habia apartado de la obediencia de los una embajada amonestar á Recciario no se olvidase de godos, fué preso y pagó con la cabeza. Los suevos la modestia; que acomeler sin alguna causa á los co enviaron á Teodorico hombres santos con los ornamenmarcanos, y sin haber recebido injuria dellos, seria los de la iglesia y cosas sagradas para moverle mas, 'despertar contra sí el odio público y envidia de las olras por cuya industria alcanzaron perdon para toda la pronaciones; que los reinos con justicia se fundun, y por vincia de Galicia, y no solamente el perdon que pediun, ambicion y crueldad se pierden; amenazaba que si no sino con increible grandeza de ánimo les otorgó que, desistia, no podia faltar al imperio romano, que le ha recogiendo las reliquias del naufragio pasado, nombrabia obligado su fe, y del que tenia recebidos muchos sen de entre sí rey. Vinose á la eleccion, no se confor

inaron las voluntades, unos nombraron á Franta por bio corazon, á quien las victorias pasadas hinchaban y l rey, otros á Masdra; este por los suyos fué muerto á henchian de vanas esperanzas , respondió que en breve hierro dentro de dos años. Remismundo, su hijo y suseria en Tolosa para probar de cuánla valentía era la cesor, ano de nuestra salvacion de 460, conforme a la una y la otra gente y determinar aquel pleito por el cuenta de Isidoro, corregidos los núineros conforme á trance de las armas. Con esta respuesta Teodorico, la verdad, se concertó con Franta, y juntadas con él para prevenir y para todo lo que pudiese suceder, bizo sus fuerzas, entró por la Lusitania inetiéndola toda á juntas de los suyos, y llamó lambien socorro de los suego y á sangre; provincia que en aquella sazon habia borgoñones y de los francos; pasó los montes Piri vuelto al señorio de los romanos, si bien 119 se entienneos, y cerca del rio Urbico, que corre entre Iberia y de la manera, el tieinpo ni la causa en que esto se Astorga en Galicia , en una balalla muy trabada vene hizo; lo que se sabe es que Remismundo no la pudo ció y puso en huida á su enernigo. Grande fué la ma. del todo sujetar á su señorío. En Roma y en Italia Ritanza que de suevos se hizo en aquella batalla. El mis cimer, nieto que era de Walia, rey de los godos, namo Recciario salió herido, y no teniéndose por seguro cido de una su hija y de padre suevo de nacion , era en en parte alguna de España, quiso en una nave pasar en este tiempo maestro de la milicia romana, que era o Africa; pero la fuerza de la tormenta le echó á la ciu mayor poder y cargo despues del emperador. Este liadad de Portu por aquella parte que el rio Duero se mete cia y desliacia emperadores en aquellos miserables en el mar. Allí por mandado del vencedor le malaron tiempos; y con esto traia al retortero la república roel año de 456, como lo dice Adon Vienense. Braga fué maua, porque Mecilio Avito, sucesor de Máximo, repuesta á saco , pero sin sangre de los ciudadanos. La nunció el imperio y fué hecho obispo de Placencia en presa fué rica por estar, á lo que parece, en aquella ciu Italia. El que le forzó á hacer csto, que fué Julio Vadad la silla de los reyes suevos. Despues desta batalla lerio Mayoriano , sucesor suyo, pasó en España, y so. puso Teodorico por gobernador de Galicia, que dejó segadas las alteraciones de aquella provincia, aprosto sujeta, á Acliullo, del linaje de los vargos, no de la no una armada en Cartagena coil deseo de deshacer á los bleza de los godos, y hombre de poca leallad. Revolvió vándalos en Africa. Pero todo este aparalo se desvanela guerra contra la Lusitania, donde por amonestacion ció como humo, porque parte de la armada quemaron de santa Olalla, debajo de cuyo amparo estaban Mérida los enemigos, parte tomaron por haber ellos tenido y sus cosas por ser ella su protectora, desistieron de noticia de lo que el Emperador pretendia y tiempo saquear aquella ciudad. Hecho esto", Courila, cun parte para hacerle resistencia y daño. El mismo Mayoriano,

« AnteriorContinuar »