Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dado que revolvieron contra ella, a causa de una gruesabicra muerte, yo no fuera rey. Sucedióle Almundar, su guarnicion de soldados que dentro estaba. Desta mane | hijo, príncipe manso de condicion y liberal, ca al priura sin hacer ntro efecto que de contar sea, pasado el rio cipio de su reinado perdonó á los de Córdoba cierta imAstura, hoy Estola , que riega aquellas campañas y pa posicion en que acostumbraban pagar de diez uno. Ellos, sa por la misma ciudad de Leon, el ejército enemigo olvidados deste beneficio, se alborotaron contra él. por las tierras de la Lusitania volvió a Córdoba. Iba en Aparejábase para sosegar estas alteraciones cuando le tre los demás moros Abubalit; hizo instancia con el rey sobrevino la muerte antes de haber reinado dos añis don Alonso para que le restituyese su hijo Abulcen, que enteros. Dejó seis hijos y siete hijas. Sucedióle por volu dejara como en relienes cuando, como se dijo, le die de los soldados Abdalla, su hermano, el año 888; reino ron libertad. La negociacion fué tan grande, que al fin por espacio de veinte y cinco años. Los principios fuealcanzó lo que prelendia. Esto sucedió al fin del otoño, ron revueltos á causa que Homar, principal entre los el cual pasado y cnirado el invierno, Abdalla venció | inoros y de ingenio bullicioso, se levantó contra él. Lis. en cierta pelea 6 encuentro á los dos Zimaeles, tio y bona, Astapa ó Estepona, Sevilla y otros pueblos se lo hermano suyos, en ciertos lugares ásperos y fragosos; allegaron. Estas grandes alteraciones tuvieron fácil salino se dice en qué parte de España, sospecho sué en el da, porque Homar, mudado propósito, alcanzó perdon reino de Toledo; lo que consta es que los prendió y 1 y se reconcilio con el Rey. Esta facilidad del perdon le aherrojados los envió al castillo de Bccaria. Revolvió fué ocasion y le dió ániino para tornar en breve á alsobre Zaragoza y con el mismo ímpetu la sujetó. Esto borotarse. Andaban los moros do muy antiguo dividifué ocasion que las fuerzas de moros y de cristianos se dos en dos parcialidades de Humeyas y Alavecinos, covolviesen contra él, dado que con una embajada envió mo queda arriba diclio. Con esta division no podia faltar á excusarse de lo hecho con el rey de Córdoba; y por á los amigos de novedades gente y pueblo que los sique no recebia sus excusas, con tralo doble y embaja guiese. Abdalla siguió por todas partes á Homar y le dores que de ordinario despachaba al rey don Alonso redujo á tal apretura, que se huyó á tierra de cristiapara asegurarse, procuraba su amistad. En el mismo nos, donde, dejada la supersticion de sus padres, se tiempo los condes don Vela y don Diego hicieron liga | bautizú, no con sinceridad y de veras, sino con engaño, contra él como contra enemigo comun. Por otra parte, | como se entendió con el tiempo, que todo lo declara. Almundar, hijo del rey de Córdoba, y Abuhalil fueron Contra don Alonso se alteraron los vizcaínos; la cabeza enviados de Córdoba para cercar á Zaragoza, acometi y caudillo fué Zuria, yerno de Zenon, hombre principal miento que fue por demás á causa de la fortaleza de entre aquella gente. Acudió don Ordoño, enviado por el aquella ciudad y la mucha gente que en ella hallaron, Rey, su padre, para sosegar aquella gente; pero fué renademás que Abdalla, por las cosas que habia acometido cido por los contrarios en una batalla que se dió cerca y acabado, se hallaba muy fuerte, rico y seroz. Dieron de Arriogorriaga , y della aquel pueblo tomó este nomlos de Córdoba vuella sobre las tierras de Vizcaya y de bre, que significa, como lo dicen los que saben la lenCastilla , hicieron talas y daños; acudieron los dos con gua vizcaína , piedras sangrientas, como quier que andes sobredichos, y forzaron a los moros á salir de toda tes se llamase Padura. En premio desta victoria hiciela tierra. No se descuidaba el rey de Leon, antes leuia ron á Zuria señor de Vizcaya, que dicen era de la sangre juntas sus gentes en Sublancia con intento de no faltar á de los reres de Escocia. ¿Quién podrá bastantemente cualquiera ocasion que se le presentase de dar a los mo averiguar la verdad en esta parle ? La aspereza de aqueros, si menesterfuese, la batalla, pero ellos se excusaron y llos lugares, segun yo entiendo, fué causa que el Rey se volvieron a su tierra; solo destruyeron el monasterio no vengase aquella afrenta, deinas de su edad que estade Salagun, que en Castilla la Vieja era y es muy céle ba adelante, y por el mismo tiempo, vuello el pensabre. Y sin embargo, Abuhalit envió algunos moros de miento á las artes de la paz, se ocupaba en edificar secreto al rey don Alonso para tratar de hacer paces; y iglesias en nombre de los santos, y castillos y pueblos sobre lo mismo Dulcidio, presbítero de Toledo, fué por para seguridad y comodidad de sus vasallos. En el prigel Rey enviado á Córdoba en fin del año 883. En tanto cipio de su reinado reedificó a Sublancia y á Cea cerca que estos tratos andaban, una armada de moros que se 1 de Leon, el castillo de Gauzon á la orilla del mar, puesjuntó en Córdoba y en Sevilla por mar acometió las to sobre un peñol entre Oviedo y Gijon; despues las riberas de Galicia por estar muchos pueblos sin mura eiudades de Braga, Portu y Viseo, Chaves, que se llallas y que podian fácilmente ser saqueados. No hizo algun | maba antiguamente Aquae Flaviae, y lambien la ciuefecto la dicha armada á causa de los recios temporales dad de Oca, lodos pueblos que habian estado largo tiemque la desbarataron y echaron á fondo; pocos con el ge I po destruidos y deshabitados. El mismo daño padeció neral Abdelhamit escaparon del naufragio y de la tormen. Sentica, y con la misma liberalidad y cuidado fué repa1a. Al mismo liempo por diligencia de Dulcidio se asen rada con nombre de Zainora por las muchas piedras taron treguas de seis años con los moros, y los cuerpos turquesas que por allí se hallan, que se llaman así en de los mártires Eulogio y Leocricia con voluntad de los lengua morisca. A don García , sa hijo, dio el Rey cuicristianos, en cuyo poder estaban, de Córdoba los tras- | dado de edificar a Toro, que los antiguos llamaron Saraladaron á Oviedo. Siguióse la muerte de Mahomad, año bis. Asimismo ganaron de los moros á Coimbra en Luside los árabes 273, de nuestra salvacion 886; dejó trein- tania, en Castilla la Vieja Simancas y Dueñas con toda ta liijos y veinte hijas. Fué hombre de ingenio no gro la tierra de Campos, comarca que, á ejemplo de Italia y sero; para muestra se refiere que un dia, como se pa de Francia , se puede en lalin llamar Campania. El gransease en sus jardines y cierto soldado le dijese iqué de y real monasterio de Sahagun, que los moros asolahermoso jardin, qué dia tan claro, qué siglo tan alegre, ron, fué de nuevo reparado y vuelto á los monjes de San si todo esto fuese perpetuol respondió : Aples si no ho- | Benilo; al cual ninguno en grandeza, majeslad y rigus.

zas se aventajó antiguamente en España, y aun hoy es de los mas nombrados que en ella se hallan. Para tan gran

· CAPITULO XX. des y tantas obras no bastaban los tesoros reales ni sus

De los reyes don Garcia y don Ordoño el Segundo. haberes; impuso nuevos pechos y derramas, cosa que se El poder adquirido malamente no suele ser duradedebe siempre excusar, si no es cuando la república se ro. Así don García el reino que tomó por fuerza á su balla en tal apriclo, que todos entienden es forzoso su- padre tuvo solos tres años. En este tiempo hizo do jelarse á la necesidad si se quieren salvar. Esla verdad nuevo guerra á los moros, entró por sus tierras, lalóse entiende mejor por lo que resultó. Estaban los vasa- | les los campos, saqueóles los lugares, y á un señor llos por esta causa desgraciados; la reina dona Jimena, moro, llamado Ayola , que le salió al encuentro, venció que tambien andaba desgustada con su marido, persua- en batalla y le cautivó; pero a la vuelta por culpa de las dió á don García, su hijo, que se aprovechase de aque guardas se les escapó cerca de un lugar llamado Trella ocasion y tomase las arınas contra su padre. No sc mulo. El Rey falleció en Zamora, año de nuestra salvadescuido el Rey, aunque viejo y flaco; acudió luego á cion de 913. No dejó sucesion; por esto don Ordoño, Zamora, prendió a su liijo y mandóle guardar en el cas su hermano, sabida su muerte, de Galicia, donde tenia tillo Gauzon. No pararon en esto los desabrimientos y el señorío, siu dilacion vino á tomar la corona. Fus males. Era suegro de don García Nuño Hernandez, con | buen principe y templado, si lo postrero fuera conforme de de Castilla, príncipe poderoso en riquezas y en vasa á los principios , y no ensuciara sus manos con la sanllos. Este , con ayuda de la Reina y de los liermanos del gre inocente de los condes de Castilla. Reino por espacio preso, hizo brava guerra al Rey, que duró dos años. A de Queve años y medio. Lo primern, para ganar reputacabo dellos los conjurados salieron con su intento , y el cion y quebrantar la soberbia de los moros, con gente pobre Rey, cansado del trabajo o con deseo de vida mas de los suyos que juntó rompió por el reino de Toledo. reposada, renunció el reino y le dio á su hijo don García. Puso sitio sobre Talavera , villa principal y de muy alcA don Ordoño, el otro hijo, dió el señorío de Galicia. Lo gre suelo y cielo, noble por los muchos moradores, y uno y lo otro sucedió el año 910. El cual año pasado, fuerte por sus muros, en gran parte de sillería. Envió como don Alonso hobiese ido en romería á Santiago el rey de Córdoba buen golpe de gente para socorrer por su devocion, con voluntad de su bijo hecha de pue- los cercados; mas sué vencida en batalla y el pueblo vo una buena entrada en tierra de moros, falleció en la entrado por fuerza; puesto á saco, le quemaron a causa ciudad de Zamora. Su cuerpo y el de su mujer sepul que no se podia conserrar por estar de todas partes rolaron, primero en Astorga , despues fueron trasladados deado de moros. El gobernador del pueblo con otros á Oviedo. En el mismo tiempo Abdalla , rey de Córdo- | muchos fué preso; el ejército, cargado de despojos ba, en edad de setenta y dos años murió en Córdoba ; moriscos y alegre, volvió a su tierra. El rey de Córdodejó doce hijos y trece hijas. De Abdalla, hijo de Lope, ba, dudoso por aquel principio de lo que podria suceno se sabe lo que se hizo; no faltara diligencia si se des der y teniendo las fuerzas de aquel Rey brioso, encubriera camino para averiguar esta y semejantes fal vió á rogar con humildad al rey de la Mauritania que tas. Habrémos de usar de conjeturas. Entiendo que con de Africa le proveyese de socorros y de gentes. Vino ayuda de los reyes de Oviedo se mantuvo en el señorío el Africano en ello, movido por el peligro de su nacion de Zaragoza, y que dél descendieron los reyes que fue con deseo de rebatir el orgullo de los cristianos, que ron adelante de aquella noble ciudad. El reino de Cór de cada dia mas y mas mejoraban su partido. Despachó doba hobo Abderraman, nieto de Abdalla, liijo de Ma buen número de gente africana y por su capitan á Alhomad , cosa nueva entre los moros, que fuese el nieto motaraf. Juntose con estos el ejército de los moros de antepuesto á los hijos del difunto, tios que eran del España , y por general de todos un moro llamado Avonuevo Rey. Tenia veinte y tres años cuando tomó la co lalpaz. Entraron por tierra de cristianos hasta llegar á ropa, y gozóla por espacio de cincuenta años. Llama la ribera de Duero. Salióles el Rey al encuentro, diose ronle por sobrenombre Almanzor Ledia Alla, es á sa la batalla cerca de Santisteban de Gormaz, que fué muy ber, deseosor de la ley de Dios, y tambien Miramamo reñida y por grande espacio estuvo suspensa sin delin, que quiere decir príncipe de los que creen. Tal cs clarar la victoria. Ultimamente, muertos los dos capila costumbre que cuando los imperios se van a caer en tanes moros y gran número de su gente, los demás se tonces los que los tienen, para disimular su corbardia y pusieron en huida. Con esto los cristianos quedaron liNaqueza, se arman y afeitan con apellidos magníficos. bres de un gran cuidado y congoja, por considerar el Verdad es que Abderraman se puede conlar entre los peligro en que las geales de Africa pondrian á los que grandes reyes, así en el gobierno como en las cosas de la apenas podian contrastar al poder de los moros de Córguerra. Por todo el tiempo de su vida tuvo atencion á doba. Para que el fruto de la victoria fuese mayor pacomponer las discordias de su nacion y sosegar las par reció apretar á los moros, que vencidos y medrosos cialidades que amenazaban mayores daños; administra estaban, y en seguimiento de la vicioria dar el gasto á ba justicia con mucha reclitud; edificó un castillo junto los campos y pueblos de la Lusitania liasta llegar á á Córdoba; en Africa tomó la ciudad de Ceuta ; demás Guadiana; en particular las tierras de Mérida y de Bar desto, con real magnificencia aumentó y mejoró las ciu dajoz padecieron mayores daños. El espanto de los nadades y pueblos de todo su reino. Comenzó á reinar el turales sué tan grande, que procuraron tomar algun ano 300 de los árabes, conforme á la cuenta del arzo asiento con el vencedor hasta comprar por gran dinero bispo don Rodrigo, que en este lugar no se aparla de la la paz. Esto sucedió el año quinto del reinado de don verdadera.

Ordoño, que se contaba 918 de nuestra salvacion. El Rey, concluidas tan grandes cosas, dió la vuelta , y con recibimiento á manera de triunfo entró en la ciudad de Leon, que por la comodidad de su sitio pensa- | rehienes en su lugar; en particular por Hermogio enba bacella real y asiento de aquellos reyes. Con este in tregaron un sobrino suyo, bijo de su liermana, doncel tento procuro ensanchalla y adornalla' de nuevos edi en la flor de su edad, por nombre Pelayo. Su liermoficios. En primer lugar trasladó a su real palacio el sura y modestia corrian a las parejas. Por lo uno y por templo de San Pedro y San Pablo, en que estaba la silla lo otro el Rey bárbaro, de suyo inclinado á deshonesti. del obispo, por estar fuera de los muros y correr peli dad, se encendió grandemente en su amor. Aumentágro, palacio que los moros antiguamente edificaron base con la vista ordinaria la llama del amor torpe y para que sirviese de baños, obra de grande anchura y nefando. El mozo, de su natural muy modesto y criado majestad. Puso nombre al dichio templo de Santa María en casa llena de sabiduría y santidad, resuelto de defenVírgen, dado que otras dos partes del mismo fueronder el homenaje de su limpieza, dado que diversas reconsagradas, la una en nombre del Salvador, y la otra ces fué requerido, resistió constantemente. Despues de San Juan Baplista. Despues desto, para acrecentar la como el Rey le hiciese fuerza, dióle con los puños en la majestad del nuevo templo se hizo el Rey coronar en él cara. Esta constancia y celo de la castidad le acarreó la por mano del mismo Obispo, cosa no usada antes deste | muerte; por mandado de aquel bárbaro impio y cruel tiempo, y principio de donde los reyes que antes se sue atenazado y hecho pedazos, los miembros echaron decian de Oviedo se comenzaron á intitular reyes de en Guadalquivir; el amor cuanto es mayor tanto se Leon. Desta ocasion la ciudad de Oviedo vino poco á | suele mudar en mayor rabia. Sucedió esto domingo á poco en tan gran diminucion, que con el progreso 26 de junio del año 925. Diosele honra como a mártir, del tiempo perdió el nombre de arzobispado, y aun en y fué puesto en el número de los santos. Recogieron Buestra era no tiene voto en las Cortes del reino, daño las partes de su cuerpo y sepultaronlas en San Ginés de que entiendo la sucedido por descuido de sus ciuda- Córdoba; la cabeza en el cimenterio de San Cipriano. danos mas que por mala voluntad de los reyes. Con Débese tanto mas estimar la gloria desta hazaña , que forme á esto entre las memorias y privilegios deste | no tenia mas de trece años y medio cuando dió tal tiempo advierten los aficionados a la antigüedad, que muestra de su virtud. Rosvita, doncella de Sajonia, en algunos don Ordoño se intitula rey de Oviedo, y por este mismo tiempo cantó en verso heróico, aunen uno dellos dice que reina en Leon. Demás desto, que algo diferentemente, la muerte del mártir Pelaañaden que este Rey trasladó la dignidad de obispado gio. Siendo rey de Leon don Ordoño, y de Francia á la ciudad de Mondoñedo, que antes estaba en Riba Cárlos el Simple, un presbítero, llamado Zanelo, vino á deo, dado que á otros les parece que los obispos de España enviado por el papa Juan, décimo deste nomMondoñedo antiguamente se llamaron vallibrienses. | bre, con esta ocasion. Volaba la fama de la devocion y Entre tanto el rey de Córdoba, Abderraman Alman- milagros del apóstol Santiago por todas partes. Era zor, encendido en deseo de satisfacerse de los daños muy célebre el nombre de Sisnando, obispo de Com- pasados y volver por su honra, con las fuerzas y gentes postella. El Pontifice, por cierto hombre que le envió de su reino por la parte de Lusitania entró en Galicia con sus cartas, pidió le biciese participante de sus orahasla llegar á un pueblo llamado Rondonia : Sampiro' ciones para que por medio y intercesion del apóstol Je llama Miudonia. En aquel lugar se juntaron los rea Santiago en vida y en muerte fuese ayudado. Sisnanles de los moros y de cristianos; pelearon con gran do despachó & Zanelo para dar la obediencia al Pontidenuedo y porfia, cayeron muchos de ambas partes, -fice; dióle otrosí el Rey cartas para el mismo con sus duró la batalla hasta que cerró la noche siu quedar la | presentes. Zauelo, cumplido lo que le mandaron, pasavictoria declarada, bien que cada cual de las parles do un año entero, volvió á España, cargado de muchos se la atribuia, los nuestros por haber forzado al ene- libros; demás desto, con autoridad de nuncio del Papa, migo á salir de Galicia, los bárbaros porque vencidos quién dice fué cardenal, y comision de informarse de tantas veces, continuaron la pelea hasta que faltó luz. todo lo que pertenecia á la religion. Estaban los romaDióse esta batalla año de 919. No mucho despues el nos de muy antiguo persuadidos que el oficio, divino rey de Córdoba con nuevas levas de geule que hizo y gólico tenia muchas cosas erradas, que usaban de cenuevos socorros que le vinieron de Africa corrió las | remonias en la misa extraordinarias

remonias en la misa extraordinarias y enseñaban opitierras de cristianos, y en particular las de Navarra y | niones contrarias á la verdadera religion. Zanelo, en Vizcaya. El rey don Ordoño, movido por el peligro que cumplimiento de lo que le era ordenado, revolvió con corria don Sancho García, por sobrenombre Abarca, diligencia los libros eclesiásticos que pudo haber; y rey de Navarra, y á sus ruegos marchó con su campo aunque las ceremonias eran diferentes, halló, al revés contra los moros. Dióse la batalla en el valle Juncaria,' de lo que se sospechaba, que todas las cosas concordaque hoy se dice Junquera, el año 921, que fué no me- ban con la verdad. Vuelto a Roma, en una gran junta nos herida y porfiada que la que poco antes se diera en de padres relató al Pontífice lo que llevaba averiguado. Galicia. Los de Leon y de Navarra peleaban con grande Ellos dieron gracias á Dios por aquella merced y junánimo como vencedores por la patria y por la religion; tamente aprobaron aquellos libros. Solamente maudalos moros no les reconocian en nada ventaja, antes lle- ron que en la secreta de la misa usasen de las palabras varon lo mejor, porque el conde de Aragon, que lla- que usaba el oficio romano. Porque á la verdad las paman García Aznar (mejor viniera Fortun Jimeno , su labras de la consagracion, aunque la sustancia era una, hijo), murió en aquella pelea, y despues della aquella las lenian mudadas en esta forma: a Este es mi cuerparle de Vizcaya que se llama Alava quedó por los mo- | po, que por vosotros será entregado. Este es el cáliz ros. Quedaron otrosí presos en la batalla dos obispos, del Nucvo Testamenlo en mi sangre, que por vos y Dulcidio, de Salamanca, y Hermogio, de Tuy, que con | por muchos será derramado en remision de los pecacertaron su rescate, y en laulo que le pagaban, dieron dos. » Palabras de que aun en nuestra era no usan los quo con beneplacito de los pontifices dicen misa mozi- Navarra, con voluntad del rey don Sancho, su herinarabe. Este fin tuvo entonces aquella controversia, á que no. Juntaron los dos sus fuerzas, y en una entrada que empero otras muchas veces se volvió hasta tanto que hicieron de nuevo en la Rioja se apoderaron por fuervencida la constancia ó porfía de los españoles, troca- za de Nájara, que los antiguos llamaron Tricio, y de ron el oficio mozárabe con el romano, como se dirá otro pueblo llamado Vicaria, en donde en tiempo do en su lugar. Volviendo a las cosas del Rey, desde el los godos se entiende hobo una chancillería, como lo tiempo que se dió la batalla en Junquera pareció ha- dice don Rodrigo, y por esta causa le dieron este nomberse mudado la fortuna de la guerra. Todavía el rey bre. Hasta aquí las cosas del rey don Ordoño procedian don Ordoño, con deseo de honra, y en su compañía el de manera , que muchas dellas se podian alabar, y pomismo rey de Navarra, entraron por tierra de moros, y cas reprehender cuales se disimulan con los reyes. Es en particular trabajaron los campos y pueblos de la muy dificultoso enfrevarse con la templanza los que Rioja. Con esto el rey don Ordoño dió vuelta á Zamo- tienen suprema potestad, y nunca tropezar en tanta dira. No hay en las cosas humanas entero gozo y conten- versidad de cosas casi imposible. La muerte que este 10; toda aquella alegría se trocó en 'tristeza con la Rey dió muy fuera de sazon y sin propósito á los conmuerte de la reina Morina Elvira, señora de grandes des de Castilla pareció afear toda la gloria pasada. Este prendas ; dejó estos hijos, don Sancho, don Alonso, desórden en qué manera haya sucedido y por qué caudon Ramiro, don Garcia y doña Jimena. Casó el Rey | sas el Rey estuviese dellos ofendido se dirá tomando el segunda vez con Argonta, hembra de alto linaje en negocio un poco de mas arriba con una nueva narracion Galicia , y no mucho despues por sospeclias la repudió que declare los principios y progresos que algunos seá tuerto y sin razon, como se entendió por el suceso l'ñoríos, los mas principales, tuvieron antiguamente en de las cosas y arrepentimiento del Rey. En su lugar España. puso á Sanctiva, bija de don Garci iñiguez, rey de

[ocr errors][merged small]

CAPITULO PRIMERO. .

bertad, sino trataron y acometieron tambien de ayudar

á lo demás de España; varones sin duda excelentes y De los principios del reino de Navarra.".

de mayor ánimo que fuerzas. Los tales creo yo pusieDESPUES de aquel memorable y triste estrago con ron su confianza en la ayuda de Dios, pues contra tanque casi toda España quedó asolada y sujeta por los las dificultades ninguna prudencia era bastante. La inoros, gente feroz'y desapiadada , de las ruinas del ocasion para intentarlo no fué muy grande. Un cierto imperio gótico, no de otra manera que de los materia- hombre religioso y ermitaño, por nombro Juan, con les y pertrechos de algun grande edilicio cuando cae, deseo de vida mas sosegada hizo su morada en el monmuchos señorios se levantaron, pequeños al principio, -te de Vruela , no lejos de la ciudad de Jaca , y para los de estrechos términos y flacas fuerzas, mas el tiempo oficios divinos levantó en un penol una capilla con adadelante reparadores de la libertad de la patria y ex vocacion de San Juan Bautista. La fama de la santidad celentes restauradores de la república trabajada y cai deste hombre comenzó a volar por todas partes. Juntada. Poner por escrito el origen y progreso de todos es ronsele cuatro compañeros, deseosos de imitar y selos estados y señoríos seria cosa dificultosa y mas lar guir la vida que hacia. Asimismo muchas gentes de los go cuento de lo que sufre la medida y traza de la pre lugares comarcanos acudian á visitarle con intento de sente obra. Declarar en breve los principios, aumentos 'aplacar á Dios por medio de las oraciones deste santo y sucesos que tuvieron los mas principales y mas seña varon, al cual, mientras que vivió, ayudaron con mulados entre los demás téngolo por cosa necesaria por chas buenas obras y limosnas que le hacían, y despues andar de aquí adelante mezcladas sus cosas con las de de muerto se juolaron los de aquella comarca á hacerle Jos reyes de Leon. En particular será necesario tratar las honras. Acudió gran número de gente; entre estos de los principados de Navarra, de Aragon, de Barce seiscientos hombres pobles de propósito se juntaron, o lopa y de los condes de Castilla. Las reliquias de los es convidados de la soledad del lugar, comenzaron á trapañoles que escaparon de aquel fuego y de aquel nau- | tar y consultar entre sí del remedio de la república y do fragio comun y miserable, échadas de sus moradas an sacudir la pesada servidumbre de los moros. La fortatiguas, parte se recogieron a las Astúrias, de que resul leza de los lugares y sitio les ponia ánimo, y confiaban tó el reino de Leon, do que hasta aquí se ha hablado. que si intentaban cosa tan gloriosa, no les faltarian so-1 Olra parte'se encerró en los montes Pirineos en sus corros de Francia; convidábales el ejemplo de los astucumbres y aspereza , do moran y ticnen su asiento los | rianos, que, con lomar al infante don Pelayo por rey y vizcainos y pavarros, los lacetanos, urgelitanos y los por caudillo, no dudaron de tratar cómo ayudarian á la reretanos, que son al presente Ribagorza, Sobrarve, patria ni de irritar las arnias de los moros, cosa que Orgel y Cerdanja. Estos, confiados en la fortaleza y aunque al principio pareció temeridad, el efecto y reTragura de aquellos lugares, no solo defendieron su li- | male fué muy saludable. Habiendo tratado mucho y

consultado sobre esto, pareció seria lo mas acertado | nar, conde de Aragon, que en aquella batalla pereció escoger de entre si alguna cabeza, con cuya obediencia por haberse adelantado y con deseo de mostrar su esy auloridad atados, mejor pudiesen acometer empresa fuerzo metidose muy adelante entre los enemigos sin ian grande. Con esta resolucion nombraron á Garci Ji- hacer caso de la muerte. Fué tanto mayor el lloro, que menez por acuerdo comun de todos para esto; porque su hermana Teuda estaba casada con el rey Fortun. Al si bien no era de la sangre de los godos, lo que se en conde Jimeno Aznar sucedió Jimeno García ó Garcés, tiende por el nombre que parece mas de españoles que su tio, sin hacer cuenta de Endregoto, hermano del de godos, pero sin duda fué muy noble, de grande y disunto, que parece tenia mejor derecho que el tio para antiguo solar y linaje, señor de Amescua y Abarsusa. hereilar aquel estado; la causa no se sabe; por ventura Su mujer era dona lñiga, de igual nobleza. Eu el tiem- la edad no era á propósito para encargarle el gobierno. po que sucedió esto no concuerdan los autores, ni aun Murió el rey Forlun el año 815; dejó por sucesor suyo consta qué nombre tuvicse el reino para que le nom á Sancho García, su lijo, que lenia en su mujer. En braron ni qué apellido le dieron. Algunos dicen que tiempo deste Rey los de Valderroncal, por lo mucho se llamó rey de Sobrarve, otros de Navarra, los unos y que trabajaron en la guerra de los moros, fueron liberJos otros sin argumentos bastantes; y es toda antigüe lados de tributos, como se ve por un privilegio que dad escura, principalmente la de España, a la manera muestran deste tiempo y deste Rey. Bernardo, conde de que las corrienles de los rios son conocidas, los naci Barcelona, á quien algunos llaman marqués, como mientos y las fuentes de que proceden y salen no tan fuese acusado por aquellos que eran tutores de Bernarto. Las armas y insignias del nuevo Rey un escudo rojo do, nieto de Carlo Magno, hijo de su hijo Pipino, de sin alguna otra pintura. Ganó algunos pueblos de los cometer adulterio con la Emperatriz, mujer del empemoros, y entre ellos á Insa , principal villa de Sobrarve. rador Ludovico, y por tanto haber caido en alevosia, La capilla del crmitaño Juan, aumentada y ensanchada movido del dolor desta calumnia, de Francia, do era con nuevos edificios que le arrimaron, poco á poco vino ido, se volvió en España, do lenia grande autoridad y á ser semejable á un edificio real, señalada y noble por muchos aliados que en el tiempo pasado ganara. Fallelos sepulcros de los reyes antiguos que allí se enterra ció el año 839; y por su muerte Wisredo, primero dosron. Por los inilagros y antigüedad y mucha devocion le nombre entre los condes de Barcelona , hobo aquel de aquella casa de San Juan de la Peña, el rey Garci Ji principado por merced de Ludovico Pio, no por juro do mencz y sus sucesores la escogieron para su sepultura. heredad por entonces, sino á voluntad del Emperador Murió este Rey el año 758. Sucedióle Garci lñiguez, di y por tiempo delerminado ó mientras que viviese, cocho así de los nombres de su padre y de su madre, mo se usaba en los demás gobiernos. Era señor de Arapríncipe verdaderomente grande y de felicidad señala gon por el mismo tiempo García Aznar, sucesor de su da, pues por el esfuerzo deste rey de Navarra, que en- padre Jimeno García ó Garcés, que por este tieinpo hatre las armas y imperio de los franceses y moros anda bia fallecido, en la misma sazon que con las armas del ba en balanzas, fué sujetada y quedó en perpetua po rey Sancho García los navarros, que de la otra parte de sesion destos reyes. Pasó con las armas hasta aquella los Pirineos estaban sujetos al imperio francés, fueron parte de Vizcaya que se llama Alava. En tiempo deste trabajados, y no los dejó antes sosegar que jurasen de Rey olrosi tuvieron principio los condados de Aragon y guardar y tener perpetua amistad con los reyes de SoBarcelona. El de Aragon con esta ocasion. Aznar, hijo brarve. Dícese que le mataron en la guerra de Nuza, de Eudon el Grande , venido que fué á aquellos lugares aquel de quien arriba se dijo haberse rebelado contra que bañan los rios Aragon ó Arga y Subordan y gana Mahomad, rey de Córdoba, que fué por los años del Sedo que hobo algunos pueblos de los moros, con volun. ñor de 853. Despues del rey don Sancho cierto autor tad del rey don García se llamó conde de Aragon, co nombra á don Jimeno García , su hijo. En los archivos marca por entonces sujeta a los reyes de Navarra, des. del monasterio de San Salvador de Leire, que está en pues exempla, como en su lugar se declarará. Su hijo se Navarra , metido y siluado dentro en los montes Piridijo tambien Aznar; su nieto Galindo, de cuyos hechos neos, se dice que está allí sepultado con su mujer Muno hay cosa que de contar sea. Muerto Galindo, suce nia, sin decir otra cosa. A estos popeles, como quier dió en aquel condado Jimeno Aznar. Lo de Barcelona que carezcan de mayor luz de historia y seguridad, sucedió desta manera. Ganose Barcelona por las armas cuánta fe se haya de dar cada uno por sí mismo lo juzde Ludovico Pio, que adelante fué emperador, y á la gue; que no nos pareció determinarnos por la una ni sazon era vivo Carlo Magno, su padre. Dejó por gober por la otra parte. Muerlos estos reyes, faltó la línea de la nador de aquella ciudad á Bernardo, de oacion fran familia real, por donde se siguió una vacante de cualro cés, el año de 801. De aquí tuvo principio el señorío años; en el cual tiempo, antes que las voluntades de los de Barcelona y los condos, que en aquella parte de Es- naturales vinieseu y se conformasen en uno, á quien pañia alcanzaron gran poder. Este año pasado, y venido nombrasen por rey y le pusiesen por gobernador de la el siguiente, faleció el rey de Navarra Garci lõiguez. república, los mas escritores navarros dicen que, coSucedióle Fortun García, su liijo, de cuyas hazañas municado el negocio con el Pontifice romano, que palos historiadores navarros cuentan grandes cosas y casi rece fué Leon, cuarto deste nombre, con los franceses y increibles. Lo que se tiene por cierto es que se halló los lumbardos, por su consejo tomaron de las leyes de en aquella batalla memorable de Roncesvalles, do la aquellas naciones lo que juzgaron ser à propósito para nobleza de Francia pereció á manos de los nuestros y mantenerse en libertad. El mayor cuidado era que en quedó vencido en la pelea Carlo Magno, emperador y | ningun liempo los reyos pudiesen usar mal del poder general en aquella jornada. De la alegría de aquella 1 que les daban para oprimir los vasallos. Escribiéronse victoria no poco se quito por la muerte de Jimeno Az- |

las leyes que vulgarmente se llaman los Fueros de So

« AnteriorContinuar »