Imágenes de páginas
PDF
EPUB

grave que los moros usan en sus juras, hiciese home- que tenían parte de Aragon con las islas Baleares , boy naje que tendria aquella ciudad por el Emperador, y Mallorca y Menorca. Prometió para mas apimallos de en su nombre la gobernaria con toda lealtad. El miedo darles la tercera parte de lo que en la guerra se ganano es maestro duradero de virtud, ni es acertado ha- se, demás que en todos los pueblos que se tomasen de cer confianza de los desleales á Dios. Apenas los nues- los moros tendrian los ginoveses templo y juzgado tros se partieron de aquella ciudad cuando el goberna- aparte; lo que era mas, que todos los mercaderes de dor moro faltó en la fe y palabra. Pasó el campo de los aquella nacion serian libres de tributos. Eran estas cristianos á Baeza, donde tenian los moros juntadas condiciones aventajadas; acordaron de aceptallas. Relas fuerzas de toda la tierra con determinacion de volvieron sobre las marinas de Cataluña, y con su venir á batalla. El peligro era grande; aquejaba el buena maña ganaron de consuno á Tortosa, ciudad cuidado y recelo al emperador don Alonso. Apare- muy noble, y que por estar asentada a la boca del rio cióle san Isidoro entre sueños con muestra de majes- | Ebro era muy á propósito para las contrataciones y cotad mas que humana, así se tuvo por cierto, y le ani- mercio del mar. Estas cosas sucedieron el año siguienmó y quitó la duda y el miedo. El suceso dió á epten- te , y luego el año adelante Lérida y Fraga vinieron á der que la revelacion no fué vana. El dia siguiente con poder de cristianos, pueblos muy conocidos, el priel sol se trabó la pelea, en que los moros fueron des- mero por la victoria que antiguamente cerca del ganó trozados y puestos en huida; la ciudad se rindió, y en Julio César y por el cerco que sobre él tuvo; el otro por ella, mudado parecer, dejaron guarnicion de soldados, el desastre fresco y muerte desgraciada de don Alonso, porque á ejemplo de los de Córdoba no se rebelasen, rey de Aragon. Lérida se dió al conde de Urgel en preademás que no convenia dejará las espaldas algun pue- mio de lo mucho que en aquella guerra bizo y trabajó. blo enemigo. En la toma y cerco desta ciudad se seña- A Guillen Perez, obispo de Roda, nombraron por obislo entre todos el esfuerzo y diligencia de Rodrigo de po de Lérida con retencion de las ciudades Roda y Azagra, señor que era de Estella de Navarra. Pedro Barbastro, que ordenaron se comprehendiesen en Rodriguez de Azagra fué su hijo; y entre los de aquel aquella diócesi; y aun se halla que algunos obispos de Jinaje de Azagras el primer señor de la ciudad de Albar- Lérida en el tiempo adelante se intitulaban obispos de racin. En aquella sazon Almeria era tenida por ciudad Roda y de Barbastro. muy fuerte. Está asentada á la ribera del mar Mediterráneo, á los confines del Andalucía y del reino de

CAPITULO XIX. Murcia ; llamóse antiguamente Abdera o Puerto Gran

Cómo la ciudad de Lisbona se gano de los moros. de. Della se derramaban muchas fustas á robar. Esta ciudad pretendieron ganar los nuestros, y con este in- Las cosas de los moros iban de caida, las de los cristento se adelantaron con todas sus gentes en el mismo tianos en pujanza, y su nacion en España florecia en ritiempo que los de Génova y los de Barcelona , confor- quezas, caballos, armas y toda prosperidad. A cada me al órden que llevaban que costeasen aquellas ribe- paso se apoderaban de nuevos castillos, pueblos y ciuras poco a poco con su armada, doblado el cabo de Ga- dades. Casi en medio de Portugal, á la boca del rio Tatas, dieron vista á la ciudad. Asentados los reales, jo, por do descarga con sus corrientes en el mar Océacombatieron los muros por mar y por tierra , y despues no, está un puerto contrapuesto al viento de poniente; de algunas salidas y escaramuzas que se hicieron , con la barra tiene angosta y peligrosa , dentro es muy anla batería abrieron entrada y forzaron algunas torres; cho y capaz. A la ribera deste puerto, á la parte del dende lo demás de la ciudad se ganó por fuerza á 17 de norte, se extiende grandemente Lisbona, ciudad la mas octubre del año 1147. Veinte mil moros, que tomada la noble y mas rica de Portugal. A lasespaldas se levantan ciudad se retiraron al castillo, fueron forzados á com- poco a poco unos collados, que tienen la subida fácil, y prar sus vidas por dineros. Desta manera se quitó aquel están cubiertos de los edificios de la ciudad. Su ar nido de cosarios, que ponía espanto á las riberas cer- chura es menor que conforme á su lopgura. El ruedo de canas y distantes de España, Francia y Italia , que fué los muros antiguos no es muy grande; la poblacion de la causa principal de apresurar esta empresa. Los des- los arrabales es mucho mayor, en especial en este tiempojos se repartieron entre los soldados. A los ginove- po, en que por la mucha gente que acude al trato de ses se dió en premio un plato de esmeralda muy gran- las Indias Orientales y á feriar la especiería que de lede, que ellos entonces juzgaron debian preferir á toda vante viene todos los años se ha mucho acrecentado. la demás presa , y al presente le guardan entre sus te- Los barrios y las calles en gran parte son mal trazadas, soros. Otros escriben se halló en la Suria cuando por angostas y no tiradas á cordel, sea por la desigualdad fuerza se tomó Cesarea. El vulgo dice que Cristo, hijo del sitio, que tiene altos y bajos, sea por el descuido en de Dios, cenó en él la postrera vez con sus discípulos ; edificar, mayormente en el tiempo que estuvo en poder opinion sin autor ni fundamento. Clemente, alejandri- de moros, gente poco curiosa en esta parte. Los edifno, por lo menos dice que Cristo cenó en un plato de cios nuevos y las calles son mucho mas hermosas. Los poca estima. La sazon del tiempo se acercaba al in- ciudadanos gente principal y honrada, los mercaderes vierno; los soldados por ende dieron vuelta á sus tier- ricos, las ganancias grandes, el sustento y arreo de los ras, no menos alegres por la venganza que tomaron de naturales muy templado. Goza de campos muy buenos, los moros, que por el interés que de la victoria saca- aldeas y alquerías que tiene por todas partes; muchas ron. Con ocasion de aquella armada gruesa que traje- quintas ó casas de recreacion, que parecen edificios rearon los giaoveses en aquel tiempo muy poderosos por el les. Don Alonso, rey de Portugal, deseaba por todas mar , don Ramon, principe de Barcelona, se concerto estas causas apoderarse de aquella ciudad, y en especon ellos que a la vuelta le ayudasen contra los moros cial por ser como castillo y reparo del señorío de los

[ocr errors]

moros de aquella comarca. No tepia fuerzas bastantes de mucha erudicion y conocida virtud. Tomose la ciupara salir con su intento; los demás reyes de España no dad de Lisbona á 25 de octubre, otros dicen á 21. En le podian acudir por estar ocupados, unos en unas guer- el lugar mismo en que tenian los reales, el Rey á sus exras, y otros en otras; convínole buscarayudas de fuera. pensas edificó un monasterio de canónigos reglares do Por esto luego que ganó la villa de Sintra, como poco San Agustin, con nombre de San Vicente, por tener parantes se tocó, movido por la comodidad de aquel lugar, ticular devocion á este Santo y para que juntamento convidó á los de Alemaña, Ingalaterra y Flándes con por el nombre fuese memoria á los venideros de aquella grandes partidos que les hizo para que en aquella tan señalada victoria. Gran número de los soldados exguerra le acudiesen con sus armadas. Grande es la ayu- traños se aficionaron á la abundancia de Portugal y á da que consiste para todo en la amistad de los princi- la hermosura, templanza del aire, que tiene el invierno pes y alianza de las provincias cristianas entre sí, como templado, y el estío por los continuos embates del mar se vió en este caso, ca por el esfuerzo de don Alonso y no muy caluroso. Estos, determinados de hacer su mocon las ayudas de fuera aquella muy poderosa ciudad rada en aquella provincia y trocar sus patrias con Porel mismo mes puntualmente se ganó que Almería en el tugal, se dice que por permision del rey don Alonso Andalucía. Las armadas se pusieron a la boca del puerto edificaron á Almada, Villaverde, Arruda, Zambuya, , para que no pudiesen por el mar entrar vituallas ni Castañeda con otros pueblos. El Rey en prosecucion socorros á los cercados. Los reales de los naturales desta victoria con increible felicidad ganó de los mobarrearon do al presente está el convento de San Vicen-ros á Alanquer, Obidos, Ebora, Yelves, Mura, Serpa, te. En los de los extranjeros despues se edificó el mo- Beja y otros pueblos y villas por toda aquella comarca; pasterio de San Francisco; sitios que en nuestra edad todo se allavaba y parecia ser fácil á su esfuerzo y valor; están el uno y el otro comprehendidos dentro de la ciu- verdad es que la mayor parte destas cosas sucedieron dad. Hobo muclos encuentros y varios trances. Los algunos años adelante. Volvamos a nuestro camino y nuestros peleaban fuertemente por extender su impo- al orden de la historia que llevamos. rio, los enemigos por las vidas. Batieron los muros de la ciudad por muchas partes; alargábase el cerco; últi

CAPITULO XX. mamente, el dia de san Crispin y Crispinian, resueltos de dar asalto general, con grande esperanza de forzar

Cómo se balló el cuerpo de san Eugenio. aquella ciudad, ordenadas las haces, habló el rey don En el tiempo que estas cosas se hacian en España, Alonso á los suyos desta manera: «No penseis, ami- | Eugenio, pontífice tercero deste nombre, sucesor de gos, que esta empresa se endereza a combatir una 'sola Lucio II, natural de Pisa y de la orden del Cistel, gociudad, antes os persuadid que en una plaza tomais á bernaba bien y prudentemente la Iglesia romana. Las todo Portugal. Aquí está el dinero de los enemigos, cosas de los cristianos en la Tierra-Santa parecian emque nos será de grande importancia para la guerra; peorarse. Estaba en gran parte apagada y menguada la aquí los trabucos, ingenios y toda suerte de armas. fortaleza militar de los de Lorena. Como algunos aniEsta es su fortaleza, su granero, su tesoro, en que tie- males y semillas, asi bien los ingenios de los hombres nen recogidas todas sus preseas y almacen. Los ene- con el cielo y tierra diferentes, y en particular con la migos son los mismos que tantas veces vencistes en las longura del tiempo, degeneran y se estragan. Los bárguerras pasadas, del mismo esfuerzo y industria, sino baros, que por todas partes los cercaban , tenian puesque las compañías de ciudadanos son mas á propósito tas las cosas de los cristianos en gran aprieto y peligro. para los ejercicios de la paz y para sus granjerías que Balduino, tercero deste nombre, hijo de Fulcon, rey de para menear las armas; ellos mismos se embarazarán Jerusalem, por sus pocas fuerzas y por la flaqueza de su en la pelea. Soldados en la ciudad hay pocos, y esos edad no era suficiente para tan grande carga. El ponticon el cerco continuo de cinco meses muy cansados y fice Eugenio, movido deste peligro y encendido del en pequeño número. Atreveos pues á vencer, y con el amor de la cristiana religion, en Francia, donde para denuedo y esfuerzo á vos acostumbrado, acometed los esto fué en persona, no cesaba de animar á los princi. muros de la ciudad, derribados por tautas partes. En- pes cristianos y exhortallos acudiesen con sus fuerzas trad por las ruinas y piedras; ninguno podrá hacer con- á la guerra sagrada. Movió al emperador Conrado y á trasle á vuestro valor, » Dicho esto, todos á una voz Luis, rey de Francia, para que con muy buenas gentes pidieron la señal de acometer; dada , arremetieron á partiesen camino de la Tierra-Santa. Para salir mejor la ciudad y á las murallas; lo que hacia mucho al caso con su intento y adelantar estas práticas convocó conpara inflamar los soldados, el mismo Rey estaba pre- cilio de todos los obispos del mundo para Rems, ciusente como testigo y juez del esfuerzo de cada cual. El dad principal de Francia, el año 1148. A este Concilio combate fué bravo y sangriento; los nuestros preten- partió don Ramon, arzobispo de Toledo, desde Espadian arrimarse á los muros y forzallos, los cercados ti- ña. Llegado que fué à Paris, que caia en el mismo caraban todo género de armas y piedras, sin que alguna mino, por devocion quiso visitar la iglesia de San Diocayese en balde, por estar tan cerrados los soldados. nisio, que está dos leguas francesas de aquella ciudad, Por conclusion, quebrantada la puerta que se llama del en un pueblo del mismo apellido del Santo; y por estar Alhama , entraron en la ciudad; la matanza fué grande en ella las reliquias de san Dionisio es de no menor dey la sangre que se derramo; los que se rindieron toma- vocion que célebre con las sepulturas de los reyes de ron por esclavos. El saco se dio á los soldados, que Francia y asaz embarazada. Allí como mirase con cufué mayor de lo que se pensaba. Consagraron la mez- riosidad el edificio del templo y su hermosura, y con quita mayor, segun que era de costumbre, y nombraron atencion pusiese la vista en cada una de las cosas que por obispo á Gilberto, hombre, aunque forastero, pero se ofrecian, acaso o advertido de los que le acompañaban, consideró en cierta capilla cslas palabras graba- | mismo tiempo sobrevinieron de la reina doña Berendas en un mármol:

guela y del Arzobispo. La Reina falleció el año siguienAQUÍ YACE EUGENIO, MÁRTIR, PRIMER ARZOBISPO DE TOLEDO.

te de 1149, y fue sepultada en la iglesia de Santiago,

con quien en vida tuvo particular devocion. Este año, Maravillóse primero deste letrero, por estar en Es- desgraciado por la muerte de la Reina, fué mas señapaña perdida del todo la memoria de san Eugenio y no lado por una lluvia de sangre que cayó en parte de Porquedar rastro de cosa tan grande; revolvió diligente-tugal y en el señorío de los moros. El año adelante mente los libros de aquella iglesia y memorias anti- de 1150, miércoles, á 9 dias de agosto, pasó desta guas; lialló que todo concordaba con la verdad. Hecho vida el arzobispo Raimundo, quebrantado con la edad esto, muy alegre con nueva tan buena pasó al concilio y con los trabajos de camino tan largo. Créese, mas por de Rems, el cual despedido y acabadas á sa voluntad conjeturas que por cierta memoria que haya , le entertodas las cosas que pretendia , volvió á España con la raron en la misma iglesia mayor de Toledo. Sucedió en alegre nueva de cosa tan importante, que hinchó de muy elarzobispado don Juan, primero deste nombre, obispo grande gozo los ánimos del Rey y de los grandes y de á la sazon de Segovia , varon de grande ánimo y de cotoda la muchedumbre del pueblo. Desta manera sucedió nocida bondad. Desta manera procedian las cosas de entonces este negocio: El monasterio broniense, que Castilla. Por otra parte, el pontifice Eugenio confirmó está en los estados de Flandes, en tierra de Namur y el nombre y autoridad de rey á don Alonso, que ya se tiene advocacion de San Pedro, pretende tener el cuer- intitulaba rey de Portugal, y á su ejemplo, pasados alpo de san Eugenio. Refieren aquellos monjes benitos gunos años, Alejandro, tercero deste nombre, hizo lo que fué llevado el año 920, á 18 de agosto, por engaño mismo por una bula que promulgó Alberto, cardenal y ó á ruegos de Gerardo, su fundador, desde San Dioni- chianciller de la santa Iglesia romana; ambos pontifisio á Bronio, do está aquel monasterio. Lo que se en- ces por esta gracia lè mandaron pagar cierto tributo á tiende es que le dieron una parte del sagrado cuerpo, los papas en cada un año: Eugenio cuatro libras de oro, que fué causa de persuadirse le tenian en su poder todo Alejandro dos marcos; tributo que no se sabe si en Ins entero, como es muy ordinario en cosas semejantes. primeros tiempos le pagó Portugal; en nuestra era y de Comenzóse por entonces á procurar que las sagradas nuestros antepasados siempre aquel reino se ha tenido cenizas de san Eugenio volviesen á Toledo; pero estas por libre de todo punto y exemplo de semejante carga : práticas se estorbaron por las muertes que casi en un

y pension.

LIBRO UNDÉCIMO.

CAPITULO PRIMERO.

ros está muy persuadida. Abríanse las zanjas de una Cómo los almohades vinieron á España.

fábrica muy grande. Sucedió muy á propósito para sus

intentos que un gran predicador de la ley mahometana, Una nueva entrada que los almohades hicieron en-Es

en aquella sazon tenido por hombre de santa vida y de paña , gente bárbara y siera, liemos de contar; un nue

doctrina singular, llamado Almohades, introduciendo y vo reino que en Africa y en España se fundó por estos

publicando nuevas declaraciones de la ley, despertaba Liempos, nuevas asonadas de guerras sangrientas, con y alborotaba los ánimos de la muchedumbre, nudable cuyas olas la república cristiana fue trabajada; maravi

de ingenio, principalmente en Africa, y deseosa granzlosos y extraordinarios juegos de la fortuna mudable

demente de novedades. A este como quier que Tumerhasta tanto que ganada una victoria señalada , y la mas

to persuadiese su pronóstico, y él, ó de verdad lo creilustre que en aquella sazon lobo en el mundo, las suer

yese así, ó lo mostrase, trataron entre sí de mudar el zas de los moros mucho se enflaquecieron y quebran- estado de aquel reino. No hay trama mas engairosa en taron. Tenia el imperio de los moros en Africa y en Es- la aparencia que el pretexto y capa de la mala religion paña Albohali, principe del linaje de los almoravides, cuando se usa della para dar cubierta á otras maldades; comoarriba queda declarado, en el cual tiempo un cier- ni hay cosa mas perjudicial en la república que alterar to hombre, llamado Tumerto, en Africa, muy docto, la fe y religion que los mayores abrazaron. Así de todo asi bien en las demás partes de astrologia como seña

tiempo consideramos haberse destruido grandesimpeJado en pronosticar por el nacimiento de cada uno larios por la diferencia en la religion, porque dividido el vida , ingenio, costumbres y accidentes que habia de pueblo en parcialidades, de la contienda y de las palaTener, que es una ciencia vanísima , considerado el ros- bras se pasa á enemistades descubiertas; y la una parte tro de un mozo llamado Abdelmon, de cuerpo membru- yla otra defiende sus opiniones con las armas, sin parar do y muy animuso y por el aspecto de las estrellas , sin hasta arruinallo todo; lo que sucedió al presente, ca embargo que era de muy bajo suelo, tanto, que su padre Almohades por la mucha autoridad que tenia persuaera ollero, le pronosticó seria rey de su nacion; que así dió á los que le seguian tomasen las armas debajo la lo mostraba 'el cielo y tales eran sus lados, cuya fuer- conducta de Abdelmon, atropellasen y destruyesen el za no poderse quebrantar la gente y nacion de los mo

reino de los almoravides, pues era ilegítimo el señorío que se fundara por fuerza destruyendo a los alave- de los árabes, pero sin duda lleva la razon de los años cinos, linaje que descendia de Fatima , lija mayor de érrada en esta parte. Mahoma , su profeta. Demás desto, que si no sacudiun de sí el imperio de los almoravides, no podrian las opi

CAPITULO II. niones que de la religion tenian abrazadas pasar ade

Cómo murió don García, rey de Navarra. lante, que los intentos impíos y insultos de aquella ralea de gente era justo fueseu castigados y vengados con En el mismo año que salió el emperador don Alonso toda diligencia. Movidos por estas razones los del pue- al encuentro á los almohades, y talados los campos de blo, se determinaron á tomar las armas; pero como no Andalucía, puso cerco á Córdoba despues que Abdelmon fuesen diestros en la guerra, al principio quedaron era vuelto á Africa, como yo sospecho; don García, vencidos en batalla por las armas y poder del rey Albo- rey de Navarra, cerca de Lorca, pueblo de su señorío, hali. Sobrepujó el esfuerzo á la muchedumbre y cana- de una caida de un caballo que dió en la caza sobre una Hla. Mas en breve juntadas nuevas fuerzas , volvieron á peña , murió á los 21 de noviembre, víspera de santa la guerra, y no pararon hasta que, vencidos los almo- Cecilia. Iba á la sazon de Estella á Pamplona mal enoravides, dieron la muerte al rey Albobali. Abdelmon jado con no muy grande causa contra aquellos ciudasucedió en su lugar. En tiempo deste Rey los que se- danos y con resolucion de castigarlos; mas este acciguian á Almohades, de quien se tomó el nombre de los dente le atajó los pasos y pensamientos. Reino diez y almohades, se apoderaron de aquel reino y mudaron seis años; los hijos que dejó fueron estos : don Sanen él las leyes y costumbres antiguas. Demás desto, cho, que luego le sucedió en el reino y se coronó en la dado asiento en las cosas de Africa, volvieron sus pen- iglesia mayor de Pamplona, do hizo enterrar á su pasamientos á España. Tumerto se quedó en Africa con dre; doña Blanca, nuera del Emperador, y doña Marintento que sus enemigos no tuviesen lugar de alterar- farita, que casó con Guillermo, rey de Sicilia, por sose; el nuevo rey Abdelmon y el profeta Almoliades con brenombre el Malo. Hijos otrosí legitimos del rey don mucha y muy buena gente pasaron a España, al prin- García fueron don Alonso Ramirez, señor de Castro et cipio sin hacer daño, porque no desconfiaban que los de Viejo, y doña Sancha, que casó primero con Gaston, su nacion voluntariamente se les rendirian; que si en- vizconde de Bearoe, despues con don Gonzalo, conde Irelepian su esperanza y tomaban consejo diferente, ve- de Molina. La muerte de don García dio ocasion á los nian determinados no excusar ninguna cosa de las que otros principes de nuevas alteraciones, en especial á se pudiesen padecer ó temer, en fin usar de fuerza. Su- don Ramon, príncipe de Barcelona, y al emperador don cedióles como deseaban, que sin dificultad se persua Alonso, no obstante los muchos vínculos de afinidad dieron todos los moros que quedaban en España de que con el muerto y con sus hijos tenia. Es así que los acomodarse con el tiempo y recebir públicamente las reyes en mas estiman ensanchar su señorío que ser alauuevas opiniones y ritos que aquella gente abrazaba, bados de humanos y de modestos; no bacen caso con esto con tanta alicion y con tanto odio, así de su anti- el desco de mandarde lo que la fuma puede hablar dellos gua supersticion como de la religion cristiana, que y pensar los venideros, como si con el poder presenle Todas las cosas ordenadas por los reyes moros pasados se pudiese también apagar la memoria del tiempo adelas trastrocaban y forzaban a las reliquias de los cris- lante. Estos dos principes se juntaron en Tudelin, puelianos, que mezclados con los moros como las estrellas blo de Navarra, cerca de los baños que allí hay; hallóse en las tinieblas de la noche resplandecian, y vulgar- asimismo presente don Sancho, ya dias antes declaramente los llamaban mozárabes, con tormentos que les do rey de Castilla por el Emperador, su padre. Hicieron daban de todas maneras para que dejasen la religion de dos acuerdos y convenencia con estas condiciones: sus padres. Muchos por este niedo se huyerou á tierras que todo lo que de nuevo se quitarą á Castilla se resde cristianos; entre los demás Clemente, prelado de tiluyese enteramente á don Alonso; lo que de Aragon Sevilla , llegado á Talavera , falleció algunos años ade- á don Ramon; y que el antiguo señorío de Navarra, lante por este tiempo en aquel lugar, persona santa y Juego que juntadas las fuerzas le hobiesen quitado al muy ejercitado en la lengua arábiga .Otros muchos, nuevo Rey, le dividiesen entre sí por partes iguales, oprimidos con el peso de los males, obedecieron a los á cada cual lo que mas le estuviese á cuenta, en parvencedores, de tal suerte, que desde este tiempo pocos ticular que Pamplona quedase por don Ramon, Estequedaron entre los moros que de nombre y de profesion lla por el Emperador, Tudela fuese de ambos, y cada fuesen cristianos. Los almohades, contentos de sujetar uno pusiese en su parte quien la gobernase; que don á su imperio los moros de España, no les pareció por Ramon por los pueblos y ciudades que adquiriese en entonces hacer guerra á los cristianos, que eran pode- Navarra fuese feudatario de Castilla, renovando en esto rosos por tierra y por mar, antes acordaron dar la vuel- la confederacion de don Sancho y don l'edro ,.reyes de ta á Africa, donde tenian las principales fuerzas de aque- Aragon. Añadisse demás desto que pues el principal lla secta y parcialidad. Falleció el profela Almohades en cuidado era de hacer guerra á los moros, luego que Vabreve despues que volvieron, y cerca de Marruecos, si- lencia con todo lo que hay desde Tortosa hasta Júcar, y lla de aquel reino, por mandado del Rey le edificaron tambien Murcia, se ganase de moros, quedase por los un magnífico sepulcro; la muchedumbre, engañada con

aragoneses, como obligados eso mismo y feudatarios á Ja muestra fingida de santidad y con la fama , comenzó los reyes de Castilla. Juraron los reyes estas condicioá le honrar y hacer romerías á él por devocion. Vinieron nes; diéronse las manos entre sí, que conforme a las á España los almohades año de nuestra salvacion costumbres de España es una grande atadura de la fe de 1150, del imperio de los árabes 545. El arzobispo dada y recebida; púsose término y señalóse tiempo para don Rodrigo pone seis años menos al fin de la Historia comenzar la guerra de Navarra, pasado el mes de setiembre. La liga se hizo á 27 de enero, que tuvo no buen los antiguos llamaroni Acci, pero no parece salió con principio, y fué adelante de ningun efecto, porque el eslas empresas. Doña Petronila , reina de Aragon, panuevo Rey, avisado de lo que pasaba, se apercibió con rió un hijo, que en vida de su padre se llamó don Ramucha diligencia, y aunque era de pequeña edad, estaba mon, y despues del muerto, don Alonso. Es cosa notamuy fortalecido, no mas de socorros de fuera que de la ble que, estando para parir, á 4 dias del mes de abril, benevolencia de los suyos, en que sobrepujó á su padre, otorgó su testamento, en que dejaba el reino paterno principe que fué á sus vasallos pesado y comunmente de al preñado, si naciese varon; pero si fuese hembra, los mismos aborrecido. Entre los señores de Navarra, nombraba por heredero á su marido don Ramon; que don Ladron de Guevara , de antigua nobleza y señor de fué ejemplo bien extraordinario. Nombró por sus albaAivar, tenia muy grande autoridad , taüto, que por pa- ceas á tres obispos, Guillelmo, de Barcelona ; Bernarsar á los otros muy adelante en riquezas y poder, le lla-do, de Zaragoza; Dodo, de Huesca; y junto con ellos maron príncipe de Navarra. Al Emperador y á don Ra- otros hombres principales. Dice en él en particular que mon entretuvieron otros cuidados para que no pudiesen deja el reino á sus herederos libre como su tio don Aloncon todas sus fuerzas acudir a la nueva guerra, si bien so le tuvn, es á saber , pospuesta la confederacion y los aragoneses con entradas que bicieron y correrías asiento que poco antes se tomó con Castilla. Por el miscomenzaron á trabajar lo de Valderroncal

, las gentes de mo tiempo falleció don Pedro de Atarés, señor de BorCastilla a lo que de Navarra les caia cerca ; los unos y gia; sepultáronle en el monasterio de Veruela , que no los otros siu hacer cosa notable, mayormente que dou lejos de Zaragoza él mismo fundara. Borgia quedó por Ramon se partió para Narbona contra Trencavello, viz, el rey; a los templarios, a quien el difunto la dejó en su conde de Carcasona, con quien finalmente se concertó testamento, dió en trueque y recompensa á Ambela y por el mes de noviembre tuviese en feudo á Carcasona otros pueblos. Item, lo que los moros poseian a las riy Rodes. El emperador don Alonso se hallaba ocupado beras de Segre y Cinga , ó por fuerza ó por voluntad se en concertar nuevos parentescos y casamientos, ca Luis, ganó por los aragoneses. Demás desto, ciertos castillos rey de Francia, repudiado que lobo á Leonor, condesa que caian entre Tarragona y Tortosa en bosques y lude Potiers, en quien tenia dos hijas, en su lugar se ca- gares altos, y por tanto era difícil conquistallos, en fin só con hija del emperador don Alonso, que unos llaman se venció la dificultad y vinieron a poder del Rey. Lo doña Isabel, y otros doña Constanza, y pudo tener mismo Miravete, a la ribera de Ebro, pueblo muy fuerentrambos nombres. El Emperador por el mismo tiem- te, que se dió á los templarios para que le poseyesen y po casó con Rica, hija de Uladislao, duque de Polonia, tuviesen en él guarnicion. En estas guerras se señalaque es parte de la antigua Sarınacia , habida en Berta, ron entre los demás en esfuerzo y diligencia el conde hermana de Oton, obispo frisingense, como lo dice de Urgel y Ramon de Moncada y Poncio Hugon, conRadevico en lo que añadió a la historia que escribió el de de Ampúrias, que falleció el mismo año. La tercera mismo Oton. Entre tan grandes regocijos y aparatos de parte de Tortosa, que conforme a lo asentado cuando bodas como se hicieron no podian las armas tener lu- se ganó era de los ginovesés, el Rey al presente la comgar, fuera de que los navarros estaban confederados pro dellos y la rescato con dinero. Con estas cosas el con los franceses, por lo cual pensamos que el Einpe- nombre de don Ramon comenzó en toda España y tamrador se amansó mas y comenzó á divertir su ánimo bien acerca de las naciones extrañas á ser muy célebre, de aquella empresa, que condenaban las leyes de la si bien él por su modestia o porque el reino de Aragon amistad y los juicios de los hombres. Además que á don le tenia en dote, nunca en toda su vida se quiso llamar Sancho, rey de Navarra, favorecian todos ordinaria- rey; solamente se intitulaba príncipe de Aragon, y mente por el excelente natural que en su pequeña edad contento con este apellido, lo gobernaba todo él solo á mostraba; y el mismo don Alouso era muy amigo de su voluntad en guerra y en paz. Es cierto que desde esjusticia, aborrecedor de toda insolencia y demasia ; vir- te tiempo las armas antiguas de los reyes de Aragon se tud que por este tiempo mostró con un ejemplo digno trocaron en las de los condes de Barcelona , que eran de memoria. Un cierto soldado de sangre noble y del cuatro fajas ó bandas rojas, que á iguales espacios de número de los que vulgarmente en España llaman in- arriba abajo dividen un campo ó escudo dorado. Don fanzones, en Galicia, confiado en que aquella tierra caią Sancho, el que adelante sucedió en el reino de Portulejos y en la revuelta de los tiempos, despojó á un la- gal á don Alonso, su padre, nació á 11 de noviembre brador de todos sus bienes. Amonestado por el Rey y del año 1154, en Coimbra, donde la Reina de buena gobernador de la provincia hiciese satisfaccion de lo gana moraba. Hermanas de don Sancho, dona Urraque tomara injustainente, no quiso obedecer. Disimuló ca, que casó en Leon, y doña Teresa, en Flándes. El nael Rey por entonces, y pospuestas todas las demás cosas, cimiento deste infante don Sancho fué la cosa mas seen hábito disfrazado para que la cosa fuese mas secreta, ñalada que sucedió este año, y juntamente la venida de desde la ciudad de Toledo fue por la dicha causa á lo pos- Luis, rey de Francia, á España, de que se bablará trero de Galicia. Llegado, cercó de sobresalto las casas luego. del soldado, que huyó por miedo del casligo, mas él le mandó prender y ahorçar delante de las mismas ca

CAPITULO III. sas. Con este hecho el Rey ganó autoridad y la inocen

De la venida a España de Luis, rey de Francia. cia quedó valida, y aquel hombre castigado como su desalino y soberbia merecia. Valeroso Príncipe, que ni Tenia Luis, rey de Francia, llamado el mas Mozo, un en paz ni en guerra estaba ocioso, antes vuelto á la guer- gran deseo de ver a España y visitar á su suegro. Era ra contra los moros, este año puso cerco á Juen, el si- menester buscar algun color para tan larga jornada; guiente de 1152 á Guadix, ciudad de Andalucía, que pareció el mas á propósito ir en romeria á Santiago por

« AnteriorContinuar »