Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ciudad estaban divididos en barrios, con sus tiendas en marinas de Egipto de Pelusio, ciudad que hoy se llaque se vendian las cosas necesarias, herrerías para for- | ma Damiata, toda la prosperidad se volvió en contrajar armas, los pabellones puestos por su orden con sus rio. De tres hermanos del Rey, Roberto murió en una calles y plazas en lugares convenientes. A los 22 de di batalla, Alfonso y Cárlos fueron presos con el Rey el ciembre, con pública procesion y aparato entró el Rey año 1249. La libertad costó mucho haber , sin que en en la ciudad, oyó misa en la iglesia mayor, que para la Tierra-Santa á la cual dende pasaron , hiciesen cosa este propósito estaba bendecida y aparejada; bendijola de muy gran momento. Verdad es que las ciudades de con gran majestad don Gutierre, electo arzobispo de Sidon, Cesarea y Joppe fueron recobradas por las arToledo, que poco antes señalaron por sucesor en aque- mas de Francia año del Señor 1250, pero ninguna olra lla iglesia de don Juan, que falleció á los 23 del mes de cosa se hizo. En el mismo año por muerte de don Gujulio. Don Ramonde Losana fué elegido por arzobispo de tierre, arzobispo de Toledo, que finó en Atienza a los 9 la nueva ciudad. Este prelado andando a la escuela, con | de agosto, como se ve en los Anales toledanos, en su un cuchillo de plumas sacó otro tiempo un ojo á un su lugar fué puesto don Sancho, hijo del rey don Fernanhermano; para absolverse desta irregularidad y parado, á quien algunos llaman don Pedro, otros don alcanzar dispensacion ya que era de mas edad pasó á Juan, por engaño sin duda. El arzobispo don Rodrigo Roma; viaje que le fué ocasion de hacerse muy erudito por órden de la reina doña Berenguela crió en Toledo á y letrado. Quedaba Sevilla muy falta de moradores; la sus nietos los infantes don Filipe y don Sancho; provefranqueza que el Rey prometió de tributos á los que vi yoles en aquella su iglesia sendos canonicatos. Estudianieseu á poblar hizo que gran número de gente acu ron ambos en los estudios de Paris; en particular don diese de toda España, determinados de hacer alli su

Filipe tuvo por maestro á Alberto Magno, gran filósofo y asiento y morada; con esto, en breve volvió á tener teólogo. Todo esto y mas el favor de su padre fué ocaaquella ciudad nobilísima la hermosura de antes y nú sion de poner en esta vacante los ojos en don Sancho. mero de gente asaz..

Aprobó la eleccion el papa Inocencio IV; mas el electo

no parece se consagró por su poca edad, que era el penúlCAPITULO VIII.

timo de sus hermanos. Por su contemplacion dió su paDe la muerte del rey don Feroando.

dre á la iglesia de Toledo á Uceda y å Izpatoras, esto &

trueco de Baza, que se la diera cuando conquistó á Jaen. En el mismo tiempo que Sevilla estaba cercada , san Vivió por este tiempo un hombre señalado, por nombre Luis, rey de Francia , enriquecia con reliquias santi Pero Gonzalez, que dejada la corte y palacio, en que tesimas que envió a Toledo y aumentaba la devocion de nia buen lugar, gastó lo postrero de su vida en dotriJa iglesia mayor de aquella ciudad; juntamente gana nar á los gallegos y asturianos, predicador de fama. Su ba las voluntades de nuestra pacion. En el Sagrario de contemporáneo Bernardo, canónigo de Santiago, por aquella iglesia hasta hoy con gran devocion se mues el gran conocimiento que alcanzó de los derechos, fué tran y guardan las dichas reliquias con la misma carta muy familiar al pontífice Inocencio, y es el que escrioriginal del Rey, cuyo traslado nos pareció poner en bió la glosa sobre las epístolas decretales. En el mismo este lugar para memoria de la piedad de principe tan tiempo los aragoneses, divididos en parcialidades, se señalado y devoto: a Luis, por la gracia de Dios rey abrasaban con discordias civiles. Tenia el rey don Jaio de Francia, á los amados varones en Cristo, canó me de doña Violante, su mujer, estos hijos: don Pedro, » nigos y todo el clero de la iglesia de Toledo, salud y don Jaime, don Fernando, don Sancho; otras tantas ndileccion. Queriendo adornar vuestra iglesia con un bijas, doña Violante, doña Constanza, doña Sancha,

excelente don por medio de nuestro amado Juan, ve doña María. La Reina estaba apoderada del Rey, y así, » nerable arzobispo de Toledo, y á su instancia os en le persuadió que dividiese los estados del reino entre >>viamos algunas preciosas partecicas de los venerables sus hijos, consejo muy perjudicial á la república por » y señalados nuestros santuarios, que hobe del tesoro enflaquecerse por esta manera las fuerzas, y muy peAznalfarache: fuera desto, a la ribera del mar, en par- | fué necesario establecer este nuevo tribunal: que an. te abatió, en parte tomó muchos castillos de moros. | tes las ciudades, contentas con los juicios y sentencing Pretendia que los demás, escarmentados con aquel que sus jueces daban, y con apelar á las audiencias de daño y castigo, se rindiesen ó reprimiesen. Hiçiéronse su distrito, tenian por cosa fea y sin propósito pasar correrías por los campos de Nebrija ; algunos pocos adelante y implorar el auxilio real. Demás desto, enpueblos de moros, por estar furtificados de sitio ó de cargó á personas principales y doctas el cuidado de hamurallas , se atrevian y estaban determinados de sufrir cer nuevas leyes y recoger las antiguas en un volúmen. el cerco, no solo como cosa mas honesta, sino tambien que hoy se llama vulgarmente las Partidas, obra de como mas segura, ni por el daño de los otros se movian inmenso trabajo, y que se comenzó por este tiempo, y á rendirse. Tratose de pasar la guerra á Africa; y con últimamente se puso en perfeccion y se publicó en este intento en las marinas de Vizcaya por mandado tiempo del rey don Alonso, hijo deste don Fernando, del rey don Fernando se apercebia una nueva y mas Hasta la muerte del rey don Fernando llegó don Lúcas gruesa armada, cuando una recia dolencia le sobrevino, de Tuy con su historia. de que sinó en Sevilla á 30 de mayo el año que se contaba de 1252. Reinó en Castilla por espacio de treinta

del imperio constantinopolitano, conviene á saber: sado en particular á don Alonso, su hijo mayor, en cuyo » del madero de la cruz del Señor, una de las espinas perjuicio se enderezaban estas prácticas. Por esta causa

de la sacrosanta corona de espinas del mismo Señor, los mas de los grandes siguieron la voz del Infante, y » de la leche de la gloriosa virgen María, de la vesti por su autoridad públicamente se apartaron del Rey. » dura de púrpura del Señor con que sué vestido, del Con cuidado de componer estas diferencias, que ame» lienzo con que se ciñó el Señor cuando lavó y limpió nazaban mayores males, por el mes de febrero so tuv los piés de sus discípulos, de la sábana con que su vieron Cortes generales en Alcañices, pueblo de Ardpcuerpo estuvo sepullado en el sepulcro, de los paños gon. Señaláropse jueces sobre el caso, personas prinv de la infancia del Salvador. Rogamos pues, y reque cipales, eclesiásticas y seglares; dieron por sentencia » rimos en el Señor å vuestra caridad, que las sobredi que el hijo debia obedecer á su padre. De pinguo proochas reliquias recibais y guardeis en vuestra iglesia vecho fué esta diligencia, por estar los vasallos mal o con la reverencia debida; asimismo que en vuestras contentos y el Rey constante en su parecer y propósito, » misas y oraciones tengais memoria benigna de nos. tanto, que en vida hizo donacion al infante dun Pedro » Fecha en Estampas, año del Señor de 1248 por el mes del principado de Cataluña, con que la otra parte se » de mayo.» Despues que el rey Luis hobo enviado es- desabrió mucho mas. Esto en Aragon. Las cosas del rey ta carta, de Marsella se hizo á la vela y navegó á la don Fernando se hallaban muy en mejor estado, porTierra-Santa con deseo de reparar en aquellas partes que compuestas y asentadas las cosas en Sevilla, en que la guerra sagrada. El suceso no fué conforme á su | determinaba hacer su asiento, acometió á Jerez, y santa intencion , porque apoderado que se hobo en las gano de los moros á Medina Sidonia, Begel, Alpechin,

CAPITULO IX. y cuatro años, once meses, veinte y tres dias; en Leon veinte y dos años, poco mas o menos. Fué varon do- |

De los principios de don Alonso el Décimo, rey de Castilla. tado de todas las partes de ánima y de cuerpo que se El reino de don Fernando por derecho de herencia podian desear, de costumbres tan buenas, que por vino al rey don Alonso, deceno deste nombre, cuya ellas ganó el renombre de Santo, título que le dió, no vida y obras pretendemos declarar, ilustres sin duda por mas el favor del pueblo que el merecimiento de su la variedad de los sucesos y juego de la fortuna variavida y obras excelentes; muchos dudaron si fuese mas ble, pero que tienen mas de maravilla que de hoora y fuerte ó mas santo ó mas afortunado. Era severo con

loa. ¿Qué cosa mas maravillosa que un principe, criado sigo, exorable para los otros, en todas las partes de en la guerra y ejercitado en las armas desde su primera la vida templado, y que, en conclusion, cumplió con to edad, haya tenido tanta noticia de la astrología, de la dos los oficios de un varon y príncipe justo y bueno. | filosofía y de las historias, cuan grande apenas los homEn ningun tiempo dió mayor muestra de santidad que bres ociosos y ocupados solamente en sus estudios poá Ja muerte. Comulgóle don Ramon, arzobispo de Se cas veces alcanzan ? Sus libros que publicó y sacó á luz villa. Al entrar el Sacramento por la sala se dejó caer | de astrología y de la historia de España dan muestra de la cama, y puestos los hinojos en tierra, con un do de su grande ingenio y estudio increible. ¿Qué cosa gal al cuello y la cruz delante, como reo pecador pidió eso mismo mas afrentosa que con tales letras y estuperdon de sus pecados á Dios con palabras de grande dios, con que otro particular pudiera alcanzar gran pohumildad. Ya que queria rendir el alma, demandó | der, no saber él conservar y defender ni el imperio que perdon á cuantos allí estaban. Espectáculo para que los extraños le ofrecieron ni el reino que su padre le brar los corazones y con que todos se resolvian en dejó? Vió aquella edad y siglo hasta donde podia llegar Jágrimas. Tomó la candela con ambas las manos, y la libertad y arrogancia del pueblo, pues redujo un Rey puestos en el cielo los ojos: El reino, dijo, Señor, que tan poderoso casi á vida particular; vió el mismo lo me diste, y la honra mayor que yo merecia , te le vuel postrero de la desventura, que fué ser despojado de sus vo; desnudo sali del vientre de mi madre, y desnudo riquezas y mando. ¡Qué juegos hace la fortuna 6 poder me ofrezco á la tierra; recibe, Señor mio, mi ápima, mas alto! ¡Cómo parece que gusta en burlarse de las y por los méritos de tu sanlisima pasion ten por bien cosas humanas! El sobrenombre de Sabio, que ganó por de la colocar entre los tus siervos. Dicho esto, mando las letras, o por la injuria de sus enemigos, ó por la maá la clerecía cantasen las Lelanias, y el Te Deum lars | licia de los tiempos, ó él por la flojedad de su ingenio, damus, y rindió el espírilu bienaventurado. A su hijo parece le amancilló; pues con el crédito que tenia de don Alonso, que nombró por heredero, poco antes de | ser tan sabio, no supo mirar por sí y prevenirse. En morir dió muchos avisos, y juntamente le encomendo Sevilla, do se halló á la muerte de su padre, le alzaron con mucho cuidado á la reina doña Juana y sus hijos, por rey. Lo primero que hizo despues desto fue read de los cuales se hallaron á su muerte don Fadrique, var el concierto con Alhamar, rey de Granada, demás don Enrique y don Felipe, que era electo prelado de que le hizo suelta de la sexta parte del tributo que leSevilla, y don Manuel. Don Sancho, electo de To nia costumbre de pagar, en que se tuvo respeto a los ledo, no se halló por estar en su iglesia. Luego el dia 1 buenos servicios que hiciera y a despertalle para que siguiente le hicieron el enterramiento y honras con de nuevo hiciese otros; que sin duda por algun tiempo aparato real. Su cuerpo fué sepultado en la iglesia | fueron muy grandes y señalados. Era tanto lo que este mayor de Sevilla. Dícese que este Rey inventó é in- Principe ainaba al rey don Fernando y érale tan agrade trodujo el Consejo Real, que hoy en Castilla tiene la dable su memoria, que con ser moro, todos los anos suprema autoridad para determinar los pleitos. Se enviaba á Sevilla buen número de los suyos con ñaló doce oidores, á cuyo conocimiento perteneciesen antorchas de cera blanca para que se hiciesen al hey los negocios mayores y los pleitos que en los otros | las exequias y aniversarios. La falta que teman ut tribunales se tralasen, por via de apelacion con las neros era grande, por estar gastados todos con las fuera mil y quinientas doblas que deposita el que apela, y rás de tantos años. Tratose de buscar algun camio las pierde en caso que se dé sentencia contra él. Co para allegar moneda v remediar este daño; parecio mo las cautelas y engaños poco a poco iban creciendo, mas á propósito que en lugar de los pepiones, que en y los pleitos eran muchos por la malicia del tiempo, cierta moneda así llamada de buena ley, se usase

burgaleses, moneda muy baja mezclada de otros me- | mejo. De la tercera mujer, que fué hija de Arquimbautales. Era cosa injusta abajar de quilates la moneda y | do, conde de Fox, tuvo á Teobaldo y á Enrique y una que fuese del mismo valor que la de antes. Desórden hija, llamada Leonor. Teobaldo sucedió a su padre despor donde las cosas encarecieron y no se remedió la pues de su muerte; era menor de edad, que no tenia necesidad del Rey; porque fué necesario aumentar los quince años cumplidos, de excelente natural y que salarios de los jueces y de los demás oficiales con tanta daba muestras de grandes virtudes. La reina Margarimayor indignacion del pueblo, que poco despues se in- | ta, su madre, cuidadosa de lo que á su hijo tocaventó otro género de moneda, que se llamaba negra, es ba, estaba con temor, en especial de don Alonso, rey á saber, por tener mucho cobre. Quince monedas deste de Castilla, que, vencidos y domados los moros, se engénero valian una dobla ó escudo; un burgalés valia tendia queria revolver contra Navarra y despertar el dos pepiones, noventa un escudo o un maravedí de oro. derecho antiguo que pretendian los reyes de Castilla á Este camino de allegar dinero, bien que intentado mu aquella corona; cuidaba ayudarse del socorro del rey chas veces de grandes reyes, que sea muy engañoso y de Aragon y de su sombra. Tratóse por sus embajadoperjudicial, el tiempo y la experiencia y desastrados su res de aliarse; y para que la cosa se concluyese mas cesos lo han bastantemente declarado. Sin duda fué la fácilmente, con seguridad de ambas partes se juntaron principal causa por que el rey don Alonso en breve se á vistas. Al principio del mes de agosto en Tudela se hizo muy malquisto y odioso á sus vasallos. Desta ma- hizo confederacion entre los dos reyes, en que se conDera, si no hay gran tiento, de honestos principios y certó tuviesen los mismos por amigos y por enemigos. causas se siguen efectos muy perniciosos y malos. Esta Asentaron otrosí que una de las dos hijas que tenia el fué la primera semilla de la discordia civil; de la guer rey don Jaime se diese por mujer á Teobaldo, y en ra de fuera hobo otras causas. Estaba el rey don Alonso particular se proveyó que ninguna de las dos casase con congojado por la esterilidad de la reina doña Violante, I alguno de los hermanos del rey de Castilla sin voluntad por el gran deseo que tenia de dejar sucesion. Los adu- de la reina Margarita y sin que ella viniese en ello. Al ladores, de que siempre hay gran número en las casas rey de Aragon, sin embargo, le quedó su derecho á de los príncipes, pretendian que aquel matrimonio se salvo, que pretendia tener á aquel reino por la adoppodia apartar; no les faltaban razones para colorear cion del rey don Sancho de Navarra. Esta confederaeste engaño, como a gente de grande ingenio; el Rey cion para que fuese mas fuerte se procuró que el rofácilmente se dejó persuadir en lo que deseaba. Envió mano Pontifice la aprobase; las fuerzas de los dos reiembajadores al rey de Dinamarca á pedir por mujer nos claramente se movian y endorezaban contra las de una hija suya, llamada Cristina. Era cosa fácil por la don Alonso, rey de Castilla. El cuidado desta guerra y grande distancia de los lugares engañar aquella gente. miedo que resultó por esta causa, que suele ser muy Concertado el casamiento, la doncella fué enviada en gran atadura de concordia, hizo que los aragoneses paEspaña. Estos intentos del rey don Alonso dieron mu-' dre y hijo se concertasen, cosa que tanto se deseaba. cha pena, como era razon, al rey don Jaime. Procurose Así hallo que lo que el rey de Aragon habia donado á dar algun corte con embajadas quo se enviaron; pero don Pedro y don Jaime, sus hijos, lo aprobó con juracomo no se efectuase nada, vino el negocio á rompi mento en Barcelona don Alonso, el hijo mayor del miento y á las armas. Hiciéronse correrias y cabalgadas mismo rey don Jaime. Ofrecióse deniás desto ocasion de una parte y de otra, robos de hombres y ganados, y de nueva guerra. Alasarco, moro de ingenio sagaz, esto al principio de aquella diferencia. Por el mismo prometió entregar y rendir el castillo de Reguara, que tiempo Teobaldo, rey de Navarra, primero deste nom tenia en su poder. El rey de Aragon, como el que era bre, falleció a 8 de julio, año de nuestra salvacion de 1253; arriscado, creyóse fácilmente que le trataba verdad. digno de ser alabado por el deseo que mostró de ayu Acudió con poca gente como á cosa liecha. Hobiera de dar á la guerra de la Tierra-Santa, cuanto reprehensi caer en el lazo y quedar preso; mas quiso Dios que le ble y manchado por el intento que tuvo de oprimir los avisaron del engaño y de lo que pasaba , con que se derechos y libertad eclesiástica, por la cual causa se

puso en cobro. El Moro, burlada su esperanza, se dedice que hobo entrediclo general en todo aquel reino claró por enemigo y persuadió a los moros de Valenpor espacio de tres años enteros. Este tiempo pasado, cia que tomasen las armas y que se levantasen. El Rey, don Pedro Remigio ó Gazolaz, obispo de Pamplona, movido por el peligro, acudió á Valencia; tratose en alzado el destierro en que le tenian, se reconcilio con aquella ciudad de echar aquella gente de todo el reino. el Rey á instancia de personas principales que en ello Los señores, por la ganancia que de aquella gente les trabajaron y con muy grande alegría y regocijo de venia, hacian contradiccion; los prelados y el pueblo todo el pueblo. Teobaldo merece sin duda ser alabado otorgaban con el Rey, que fué el parecer que prevalepor otras cosas y partes de que fué dotado, en espe ció en las Cortes. Mandaron pues a todos los moros cial por los estudios de las artes liberales, ejercicio y que saliesen del reino de Valencia y de todo su distrito conocimiento de la música y de la poesía tan grande, dentro de cierto término. Ellos, aunque estaban en arque acostumbraba componer versos y cantarlos a la vi mas sesenta mil dellos, obedecieron a lo que les fué huela; las poesías que hacia, proponellas en público mandado. Repartiéronse por tierra de Murcia y de Graen su palacio para ser de todos juzgadas. Tuvo tres nada, gran parte hizo asiento en la Mancha, que al premujeres. De la primera, que fué hija del conde de Lo sente se llama de Aragon, antiguamente de Montararena, no tuvo hijos algunos. Dejada esta por mandado gon, de un pueblo deste nombre que por allí caia. Era de los pontifices, casó con Sibila, hija de Filipo, conde comarca áspera y no cultivada en aquel tiempo, al prede Flándes. Deste matrimonio nació Blanca, que caso sente de señalada fertilidad en la cosecha de pan, con con Juan, duque de Bretaña, por sobrenombre el Ber- que provee á otras muchas partes. Llamose antigua

mente campo Spartanario del mucho esparto que tiene. , murió, y se tuviese cuenta con él, bien quo no fué una Desta resolucion sacó gran interés don Fadrique, que la voluntad, ni los votos de todos se conformaron en residia en Villena, y la tevia en gobierno en nombre uno; el arzobispo de Colonia en su nombre y en el del del rey don Alonso, su hermano. Era por allí el paso; arzobispo de Maguncia , cuyo lugar y voz traia, y el hizo que por él los miserables cada uno pagase un es- conde Palatino nombraron por emperador á Ricardo, cudo de oro. El rey de Aragon, embarazado con estos conde de Cornubia, hermano de Eorique, rey de Ingala alborotos, no pudo luego volver las armas contra Cas terra. Hizose este nombramiento á 6 de enero, dia de tilla. Esta tardanza hizo que las sospechas de una gran los Reyes, año que se contó del Señor de 1256; alguguerra se trocaron en muy alegre fin y remate. En el nos señalan dos años adelante. El arzobispo de Tréveinismo tiempo que Cristina, despues de tan largo viajoris y el duque de Sajonia, teniendo por inválida la últimamente aportó á Toledo, que fué el año de nues eleccion de Ricardo, por sus votos eligieron a don tra salvacion de 1234, se entendió que la Reina estaba Alonso, rey de Castilla, el postrer dia de marzo luego ocupada. El Rey, movido con una cosa tan fuera de lo siguiente. Enviáronse embajadores á entrambos, y cada que se esperaba, trocó el odio en amor. Los mismos que cual se tenia por legitimo emperador, y á su compeantes le persuadian que la dejase trataron que se re tidor al contrario; con tanto mas ventaja de Ricardo, conciliase con la Reina; y hallaban razones en favor que sin dilacion, dejadas todas las demás cosas, acudió del matrimonio que antes tenian por inválido; tales son á Alemaña, y de mano del arzobispo de Colonia , & las adulaciones de cortesanos. Don Felipe, hermano del quien esto toca, tomó la corona primera del imperio · Rey, sin embargo que era abad de Valladolid y electo en Aquisgran, á 2 dias del mes de mayo. Don Alonso, arzobispo de Sevilla, renunció el hábito clerical con embarazado con las alteraciones domésticas y desconvoluntad del Rey, su hermano, para casar con Cristi fiado de la voluntad de sus vasallos, y principalmente pa, que aceptó aquel partido, perdida la esperanza de por la edad de sus hijos, que era pequeña, dilato su ser reina; matrimonio que, como mal trabado, en breve ida , puesto que los obispos de Constancia y de Espira se apartó por la muerte de Cristina, que le sobrevino vinieron por embajadores en esta razon, y con nuevas por la pena de la afrenta y por el desabrimiento que embajadas que le enviaban de cada dia le importunarecibió por un trueque semejante; así lo entendia la ban fuese á tomar el imperio. Esta tardanza eptibió la. gente vulgar. La esterilidad de la reina doña Violante aficion de su parcialidad y fortificó los intentos de la se mudó en fecundidad, tanto, que parió muchos hijos parte conlraria. Favorecian á don Alonso, fuera del á su marido. Estos fueron dona Berenguela, doña Bea crédito de su virtud , porque de parte de madre venia triz, don Fernando, por sobrenombre de la Cerda, por de los emperadores de Alemaña , como hijo que era de causa de una muy señalada y larga con que nació en doña Beatriz, y por ella nieto de Filipe, que fue el las espaldas, doo Sancho, don Pedro, don Juan, don tiempo pasado emperador. A Ricardo ayudaba mucho Diego, doña Isabel y doña Leonor. Todos estos tuvo el la semejanza de la lengua , que no es pequeña entre inrey don Alonso en la Reina. En otra madre de bajo li

gleses y alemanes, grandes y antiguas alianzas entre naje á don Alonso Fernandez; en doña Mayor de Guz aquellas dos paciones, las costumbres semejantes, ademan, hija de Pedro de Guzman, á dona Beatriz, que más del parentesco que entre sí tenian, para que le fueron el uno y el otro hijos bastardos. El año siguiente juzgasen por idóneo y digno del imperio, en lanto grade 1255, Eduardo, hijo inayor de Enrique, rey de Inga do, que en negocio dudoso parecia aventajarse algun laterra, vino á España. Las causas de su venida no se tanto su derecho. Porque dentro de un año despues de dicen; podemos sospechar quién lo veda ? que movido la muerte del emperador Guillelmo fué puesto en su del agrario de Cristina hizo aquel viaje por ser primos lugar en el mismo dia que, de comun consentimiento, hermanos. Su viaje cuánto haya aprovechado el suceso los electores señalaron para la eleccion; dentro de otro de las cosas lo declara; lo cierto es que en Burgos fué año, de mano del arzobispo de Colonia, á quien esto perrecebido benignamente del Rey, y de su mano le armó tenece, sué en Aquisgran coronado y tomó las demás caballero, ceremonia que en aquel tiempo se usaba, insignias del imperio, y se sentó en la silla de Carhalagos con que se pretendia aplacar el ánimo de aquel lo Magno en señal de la posesion que tomaba. En conPripcipe mozo y bravo.

clusion, así los principes como los que tenian á cargo las

fortalezas, le hicieron sus homenajes; las cuales cosas CAPITULO X.

todas, como quier que estuviesen establecidas por las El rey don Alonso fad elegido por emperador.

leyes que hablan en razon de elegir los emperadores,

don Alonso no las cumplió. Contra Ricardo, que a su El rey don Alonso no tenia la misma fama en todas tiempo las habia todas guardado, no se podia alegar las parles y acerca de todas las naciones. En España en cosa alguna; así lo decian grandes letrados, fuera de su reino sin duda era aborrecido del pueblo, a los re que en discordia de los electores, cuando no se conyes comarcanos no era nada agradable, dado que conforman en uno, el conde Palatino es el legítimo juez cierta muestra de paz ó por miedo de su poder se de la diserencia; por lo menos el rey de Bohemia, cuandetenian de tomar contra él las armas. Entre las nacio do los votos se dividen igualmente, á la parte que él se nes extrañas volaba la fama de su grande erudicion. allega aquella eleccion es tenida por válida. Alegaban Decíase que era elocuente, sagaz, instructo igualmen que lo uno y lo otro hacian por Ricardo, pues el conde te en las artes de la paz y de la guerra. Esto movió a | Palatino votó por él en su nombre y del rey de Bohealgunos principes de Alemaña para que en la dieta del mia, cuyas veces tenia; y luego que él mismo sopo la imperio, en que se trataba de elegir emperador, le eleccion, de nuevo la aprobó. Doo Alonso, al contrario, sombrasen en lugar de Guillelmo César, que a la sazon | alegaba que su eleccion fué hecha en Francfordia, den

tro de los muros de la ciudad, que era el lugar señalado de comun consentimiento de los electores para

CAPITULO XI. aquella eleccion. Que el de Colonia y el Palatino vinie

Los grandes de Castilla se alteraron coutra el rey don Alonso. rop acompañados de gran número de soldados, no como á eleccion, sino como á guerra, y porque po Tenia el rey don Alonso condicion mansa , ánimo nian espanto y parecia que querian hacer fuerza , fue grande , mas deseoso de gloria que de deleites : era ron amoneslados que desistiesen de aquel camino, y á | dado al sosiego de las letras y no ajeno de los negoejemplo de los otros príncipes, con acompañamiento cios, pero poco recatado y de maravillosa inconstancia ordinario y competente entrasen en la ciudad. Cargá en su manera de proceder; codicioso de allegar dinero, baules que no quisieron conformarse, antes por nueva vicio que si no se mira bien, causa muy graves daños, manera y perjudicial se juntaron aparte, cosa de gran como entonces sucedió, que perdió las voluntades del des inconvenientes, y fuera de la ciudad, como en los pueblo y no supo ganar las de los grandes. Con deseo reales hicieron su eleccion. Esta era la principal nuli pues de huir el ocio, que es muy á propósito para dad en la eleccion de Ricardo. Que los príncipes que sembrar chismes y levantar murmuraciones, tomó las estaban en la ciudad aguardaron hasta tanto que hobo | armas contra el Andalucía, y divididas sus gentes, traesperanza que se podrian reducir á mejor consejo, y | taba con diversas bandas de apoderarse de los pueblos dejada aquella porsia , concordarse con la razon y con que quedaron en poder de moros. El mismo ganó los demás; perdida la esperanza, á postrero de marzo, l á Jerez; don Eurique, su hermano, á Arcos y á Nebripor voto del arzobispo de Tréveris y del duque de Sa ja, pueblo situado en los esteros de Guadalquivir por jonia , que tenia otrosi el voto del marqués de Bran- aquella parte que con grandes acogidas de agua se derdemburg, que ausente estaba, como su vicario y rama en el Océano. En Jerez fué puesto por gobernatambien por voto del rey de Bohemia, cuyo embaja- | dor don Nuño de Lara , hombre de antiguo y noble lidor con dereclio de votar estuvo presente en la dieta, paje, inas ya casi acabado por la flojedad ó contumacia sué elegido por rey de romanos don Alonso , rey de de sus antepasados. Ofrecíase muy buena ocasion de Castilla. Estos eran los principales fundamentos de la desarraigar por toda aquella comarca las reliquias de una parte y de la otra : olros alegaban de menor cuan- los moros, si no fuera que otro nuevo cuidado de una. tía, como delitos y excesos que los unos oponian con | nueva guerra forzó al Rey á retirarse y dejar aquella tra los otros, sin que ellos se engañasen; mayormente empresa. Esto fué que Teobaldo , rey de Navarra , sccontra el arzobispo de Tréveris se alegaba estar des gundo deste nombre, ya que era mayor de edad, concomulgado, y por tanto privado de voto, a causa de fiado en la ayuda del rey de Aragon, con quien poco nuevas y extraordinarias imposiciones que derramaba antes renovara sus confederaciones en Montagudo, con sobre sus vasallos. La otra parte contraponia que el sus gentes que junto de todas partes trataba de ucoarzobispo de Colonia hirió al cardenal de San Jorge. meter las tierras de Castilla. Pretendia que lo de Guilegado del Pontifice romano, y prendió un obispo. Asi púzcoa, Alava, la Rioja y Briviesca, tierras de sus mismo que el conde Palatino maltrataba en muchas antepasados, les quitaron á tuerto los años antes y que maneras las personas eclesiásticas, lo cual no era lici de derecho le pertenecian. Muchos grandes de Castito. Mas, que contra la sacrosanta majestad de los pon lla , disgustados con su Rey, se pasaran á Navarra y á tífices y de la Iglesia, en las revueltas pasadas se allego Aragon, renunciada primero por público instrumento al emperador Federico y á su bijo Conrado. Este pleito la naturalidad, que era el cainino que en los tiempos comenzó en tiempo del papa Alejandro IV; no se pudo antiguos hallaron para que no fuesen tenidos por traicomponer por su autoridad y juicio, como fuera justo, dores los que se ausentaban de su patria. Estos desy los que mejor lo sentian lo deseaban, á causa que cada cual de las partes, como quier que pretendiese ser de por la edad, instigaban para que tomase las armas. su derecho cierto, no queria, mal pecado, pasar por Entre estos grandes el mas principal era don Diego de juicio ni sentencia de alguno ni comprometer la dife Haro, varon muy constante y de notables prendas en rencia, porque no pareciese con esto hacian dudosa su / lo demás, pero que no sufria se le hiciese ningun agracausa; mas alna cuidaban poner el negocio en el tran- vio ni deinasia , y que se mostraba muy ofendido por ce de una batalla y pleitear con las armas, asi suyas ver oprimida la liberlad de la patria. La muerte corto como de los principes de Alemaña, sus valedores y alia sus intentos, que le sobrevino en el lugar de Bañares, dos. Gran mal por esta causa se aparejaba a la cristian do era ido para curarse; mas su bijo don Lope de Haro, dad, si á ambos principes no detuvieran y enfrenaran aunque era de pequeña edad, con grande acompañaotros negocios domésticos. A don Alonso le fué impe miento de los suyos se fué á Estella, ciudad en que á dimento estar tan léjos España; y unas dificultades que la sazon se hallaba el rey de Aragon. Lo mismo hizo nacian y se trababan de olras le detuvieron en su rei el infante don Enrique, disgustado de todo punto con no; demás que naturalmente era irresoluto, y tenia es su hiermano el rey don Alonso. Hicieron cslos señoros peranza que con artificio y maña se podria dar conclu entre sí liga contra el poder y armas de todos los prinsion á aquel debate. Ricardo no pudo tomar las armas cipes. El pueblo de Castilla y muchos grandes, dado á causa que las cosas de Ingalaterra andaban muy al que aun no se declaraban, senlian lo mismo de secreteradas con la guerra que se hacia en Francia con todas | to. Llevaban mal que la moneda se bobiese abajado de las fuerzas de la una y de la otra nacion, en especial que ley, de que se siguió mayor carestia de los mantenifalleció el sexto año despues que se llamó emperador. I mientos; y pretendiendo poner remedio á este dano, El fin en que paró toda esta contienda y su remale so resultó olro mayor. Puso el Rey tasa y precio a todas declarará en otra parte mas adelante,

las cosas que se vendian y á lodas las mercadurias, do

« AnteriorContinuar »