Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tenia cierta la ayuda y favor de su gente, y las volun- | chios pareció demasiado, y que no era bastante causu Lades aficionadas. El rey don Pedro con su armada pa- | para esto haberse apoderado de Sicilia, pues los mismos só en España. A 1.° de junio, que era el dia aplazado | sicilianos puestos en aquel aprieto le llamaron y convipara la batalla, el rey don Carlos con el escuadron de daron con aquel reino para que los ayudase; demás que sus caballeros se presentó en Bordeaux. El rey don Pe- | le pertenecia el derecho del rey Manfredo, ultra de la

| voluntad y consentimiento que tenia por su parte del hecho á cobardía, y que quisieron engañar los ánimos pontifice Nicolao III, que se allegaba á lo demás. Si sencillos de los franceses con aquella muestra de honra los negocios de Aragon andaban apretados, en Castilla que les ofrecieron, como quier que el rey de Aragon en no tenian mejor término por las alteraciones que prevaaquel medio tiempo pretendiese fortalecerse, juntar ar lecian entre el rey don Alonso y su hijo. La mayor parmas y gente. Nuestros historiadores le excusan; dicen te seguia á don Sancho; don Alonso por verse desamque fué avisado el rey don Pedro del gobernador de parado de los suyos acudia á socorros extraños; ses Bordeaux se guardase de las asechanzas de los france gunda vez hizo venir al rey de Marruecos en España, ses, que le tenian armada una zalagarda, y que el rey si bien porque la sonada no fuese tan mala, dió á entende Francia venia con grande ejército. Por ende hiciese der que era contra el rey de Granada, que favorecia & cuenta que los cien caballeros aragoneses habian de sus contrarios y tenía hecha liga con don Sancho. Esta combatir contra todo el poder de Francia. A la verdad empresa no fué de efecto memorable á causa que los afrilos franceses mas cercano tenian el socorro que los ara canos hallaron á los contrarios mas apercebidos de lo goneses. Con este aviso dicen que el rey de Aragon en que pensaban; y el rey de Granada, con tener puesta tregó al gobernador de Bordeaux el yelmo, el escudo, guarnicion en sus ciudades y plazas, huia de encontrarla lanza y la espada de su mano á la suya en señal que se con el enemigo, y no queria ponello todo al trance era venido al tiempo señalado; y por la posta se libró

de una batalla. Con tanto el de Marruecos dió la vuelta de aquel peligro, y se pasó á Vizcaya , que cae cerca.

para Africa. El rey don Alonso, ya que esta traza no le Dejó por lo menos materia á muchos discursos, opi salió como pensaba, acudió á otra diferente, solicitó al niones y dichos; ocasion y aparejo para nuevas guerras Francés para que le acudiese contra su hijo; demás desto, y largas.

procuró ayudarse de la sombra de religion y cristian

dad. Fué así, que por sus embajadores acusó á don SanCAPITULO VII.

cho, delante el pontifice Martino IV, de impío, desobe

diente y ingrato, y que en vida de su padre le usurpaba De la muerte de doo Alonso, rey de Castilla.

toda la autoridad real sin querer esperar los pocos años Luego que el rey de Aragon volvió á su tierra tra- que le podian quedar de vida, por su mucha ambicion to en un mismo tiempo de efectuar dos cosas : la una y deseo de reinar. Dió oidos el Pontifice á estas queera echar á don Juan Nuñez de Lara de Albarracin , á jas. Expidió su bula en que descomulgó todos aquecausa que por la fortaleza de aquella ciudad muchas ve llos que contra el rey don Alonso siguiesen á su hijo ces corria libremente las fronteras de Aragon; la otra don Sancho. Nombró jueces sobre el caso, los cuales apaciguar los señores aragoneses y catalanes, que

en todas las ciudades y villas que le seguian, pusieen tiempo tan trabajoso, en que tenian entre manos ron entredicho, como se acostumbra entre los cristiatantas guerras con los forasteros y tan fuera de sazon, nos; de suerte que en un mismo tiempo, aunque no andaban alborotados. Quejábanse que eran maltratados por una misma causa, en Aragon y Castilla estuvo puesdel Rey, casi como si fueran esclavos; que no se tenia to entredicho y tuvieron los templos cerrados, cosa cuenta con las leyes, antes les quebrantaban todos sus que dió gran pesadumbre á los naturales, y todavía fueros y libertad, finalmente, que los desaforaba. No fal se pasó en esto adelante, sin embargo que don Santaban entre ellos lenguas sueltas para alborotar los pue cho amenazaba de dar la muerte á los jueces y coblos so color de defender la libertad de la patria. Para misarios del Papa, si los hobiese á las manos. Todo esto acudir a estas revueltas se juntaron Cortes, primero en y el escrúpulo y miedo de las censuras (ué causa quo Tarazona , despues en Zaragoza, y últimamente en Bar muchos se apartaron de don Sancho. Entre los primecelona; ofreció el Rey de emendar los daños y desór ros sus hermanos los infantes don Pedro y don Juan, denes pasados y expedir en esta razon nuevas provi conforme a la inclinacion natural, comenzaron á condosiones, con que la gente se apaciguó. Fuéronles muy lerse de su padre. Entendió esto don Sancho, entretuagradables aquellos halagos y blandura , si bien sos vo á don Pedro con promesa de dalle el reino de Murpechaban que otro tenia en el pecho, y que no proce cia. Don Juan, dado que dió muestras de estar mudado dian tanto de voluntad cuanto del aprieto en que el Rey de voluntad, de secreto se partió, y por el reino de Porse hallaba. La guerra con los franceses, que era de tan tugal se fué á Sevilla, do su padre estaba. Muchos pueta importancia, le tenia puesto en cuidado; y el recelo blos, arrepentidos de la poca lealtad que á su Rey tuvieque si se ocupaba en las cosas de Italia y Sicilia no se ron, buscaban manera para alcanzar perdon y salir de alborolasen en Aragon sus vasallos le hizo ablandar. la descomunion en que los enlazaron; y luego que lo Demás desto, la descomunion que contra el fulminó el alcanzaron, se le rindieron con todas sus haciendas. En ! Papa, como poco antes se dijo, le tenia máy congojado, este número fueron Agreda y Treviño, y muchos cabay mas en particular una nueva sentencia que en 21 del lleros principales, como don Juan Nuñez de Lara y don mes de marzo pronunció en Civitavieja, en que como in Juan Alonso de Haro y el infante don Diego, se juntaobediente á sus mandamienlos le privaba de los reinos ron con el campo de Filipo, rey de Francia, que venia en de su padre, y daba la conquista dellos á Cárlos de Va ayuda del rey don Alonso, y con él entraron por tierloes, hijo mejor del rey de Francia. Rigor que á my- | ras de Castilla, robaron y talaron los campos hasta To

ledo sin hallar resistencia. Tenia el rey Filipo un hijo, Murcia, á ambos con nombre de reyes, pero como á llamado tambien Filipo, por sobrenombre el Hermoso, feudatarios y movientes de los reyes de Castilla. Su coraque este presente año, otros dicen el siguiente, casó zon mando se enterrase en el monte Calvario, movido con la reina de Navarra doña Juana, y por este casa de la santidad de aquel lugar, su cuerpo en Sevilla ó en miento en dote hobo aquel reino. Este Principe, confor Murcia. No se cumplió su voluntad enteramente; el come al desordenado apelito de los hombres, comenzó a ale razon y entrañas están en Murcia junto al altar mayor gar el derecho de los reyes sus antecesores, y por él pre de la iglesia catedral, el cuerpo está enterrado en Serie tendia ensanchar los términos de aquel nuevo reino, la cerca del túmulo de su padre y madre. El sepulcroy para el cual intento no poco ayudaban las discordias de los Jucillo no es muy rico ni era necesario, porque su vida, nuestros. Don Sancho, cuanto le era concedido en tan si bien tuvo fallas, y las cosas que por él pasaron, metas revueltas y avenidas de cosas, acudia a todas partes

recian que su memoria durase y su nombre fuese incon diligencia; sosegó la ciudad de Toro, que se le que- mortal. Grande y prudentísimo rey, si hobiera aprenria rebelar , salió al encuentro á don Juan Nuñez de La dido á saber para sí, y dichoso, si en su postrimeria ra, que con su gente y un escuadron de navarros des no fuera aquejado de tantos trabajos y no hobiera truia los campos de Calahorra, Osma y Sigüenza y sus mancillado las dotes excelentes de su ánimo y cuerpo distritos, hizole retirar á Albarracin mas que de paso. con la avaricia y severidad extraordinaria de que usó. Despues desto, por embajadores que en esta razon se El sué el primero de los reyes de España que mandó que enviaron se acordó que el padre y el hijo se viesen y las cartas de ventas y contratos y instrumentos todos se hablasen con seguridad que se dieron de ambas partes. celebrasen en lengua española, con deseo que aquella Con esta resolucion el rey don Alonso fué á Constanti lengua , que era grosera se puliese y enriqueciese. Con na, don Sancho á Guadalcaná. Grande era la esperanza el mismo intento hizo que los sagrados libros dela Biblia que todos tenian que por medio desta habla se podria se tradujesen en lengua castellana. Así desde aquel tiemtodo apaciguar, ca muchas veces despues de las inju- po se dejó de usar la lengua latina en las provisiones y rias se suelen con el buen término soldar las quiebras privilegios reales y en los públicos instrumentos, como y agravios. Ayudaba para esto que don Sancho, fuera antes se solia usar; ocasion de una profunda ignorancia de usurpar el reino, en lo demás se mostraba muy de letras que se apoderó de nuestra gente y nacion, cortés, y hablaba con mucho respeto de su padre, sin así bien eclesiásticos como seglares. jamás usar de denuestos ó desacatos. Lo que se enderezaba saludablemente á bien lo estorbaron y desba

CAPITULO VIII. rataron personas muy familiares de don Sancho, que lenian mala voluntad á su padre. Pusiéronle muchas

De los principios del rey don Sancho. sospechas delante para que no se fiase ni asegurase. La verdad era que de las discordias de los reyes y traba Por la muerte del rey don Alonso, si bien el derejo de la república muchos pretendian sacar para sí cho de su hijo don Sancho era dudoso, sin contradiprovecho; que fué causa que sin verse ni hablarse se cion sucedió en el reino y estados de su padre. Estaba partieron el rey don Alonso para Sevilla, y don Sancho á la sazon en Avila apenas convalecido de una dolericia para Salamanca, si bien de consentimiento de ambos que poco antes tuvo en Salamanca, tan peligrosa, que doña Beatriz, reina de Portugal, viuda á la sazon, y casi le desafiuciaron los médicos. Mucho le hizo al caso doña María, mujer de don Sancho, en Toro, en que a la edad entera para que el cuerpo con medicinas salula sazon parió una hija, que se llamó doña Isabel, se dables se alentase. Tomó el nombre de rey, de que juntaron con intento de componer estas diferencias ; hasta entonces se habia abstenido por respeto y revepusieron todo su esfuerzo en ello, mas no pudieron efec rencia de su padre. El sobrenombre de Fuerte que le tuar cosa alguna, antes cada dia se enconaban mas los dieron le ganó por la grandeza de su ánimo y sus hazaodios y enemistades y se aumentaba el afan y miseria |ñas, hasta entonces mas dichosas que honrosas; y es del reino. En este estado se hallaban las cosas cuando l así que por la mayor parte los títulos magníficos mas se al rey don Alonso poco despues desto sobrevino la granjean por favor de la fortuna que por virtud. La muerte, que fué algun alivio de tan grandes males. Fa honra verdadera no consiste en el resplandor de los lleció en Sevilla de enfermedad, recebidos los santos nombres y apellidos, sino en la equidad, inocencia y sacramentos de la Penitencia y Eucaristía como se acos-modestia. Era sin duda osado, diestro, astuto y de intumbra, quien dice á 5, quién á 21 dias del més de dustria singular en cualquier cosa á que se aplicase. abril, á lo menos fué el año de 1284. Por su testamen Reinó por espacio de once años y algunos dias. Su meto, que otorgó el mes de noviembre próximo pasado, moria quedó amancillada por la manera cómo trató á nombró por herederos del reino, primero á don Alonso, su padre; cuanto á lo demás se puede contar en el núy luego á don Fernando, sus nietos; caso que los dos mero de los buenos principes. El reino que con malas muriesen sin sucesion, llama á Filipo, rey de Francia, mañas adquirió, le mantuvo y gobernó con buenas arca traia origen de los antiguos reyes de Castilla, como tes. En Avila hizo las honras de su padre magoítica y nieto que era de la reina doña Blanca y bisnieto del rey | suntuosamente. En Toledo tomó las insignias y ornadon Alonso el de las Navas. De sus hijos y hermanos no mentos reales, mudado el luto en púrpura y manto hizo inencion alguna por odio de don Sancho; antes real. Los caballeros principales del bando contrario repor aquel testamento pretendia mover contra él las nian á porfía á saludar al nuevo Rey, muestra de que fuerzas de Francia. Verdad es que á la hora de su muer rer recompensar los disgustos pasados con inayores te à instancia de su hijo el infante don Juan le mandó á servicios y lealtad ; cuanto mas fingido era lo que haSevilla y á Badajoz, y al infante don Diego el reino de cian algunos, tanto mostraban mas alegría y contento en el rostro y talante, que suele muchas veces engañar. | tuamente. Juntáronse Cortes en Sevilla. Tratose de Don Sancho con una profunda disimulacion pasaba por reformar el gobierno del reino, que con una creciente todo, si bien tenia propósito de derramar la ira con- | y avenida de males y vicios á causa de las revueltas pacebida en su ánimo y vengarse luego que hobiese ase sadas andaba muy estragado. Demás desto, en estas gurado su reino. Los pueblos, los grandes, toda la Cortes se revocaron los decretos y ordenanzas que por gente de guerra le juraron por rey; y doña Isabel, hija la necesidad y revuelta de los tiempos mas se habian del nuevo Rey, de edad de dos años, fue declarada y violentamente alcanzado que graciosamente concedijurada por iieredera del reino de consentimiento de to do, así por el rey don Alonso como por el mismo don dos los estados, caso que su padre no tuviese hijo va- | Sancho. Despedidas las Cortes se apresuro para ir á ron. Esta prevencion se enderezaba contra los Cerdas, Castilla, por tener nueva que todavía algunos pretende quien algunos decian públicamente, y muchos eran dian defender el bando contrario y que tralaban entre deste parecer, que se les hacia notable injuria y agra si secretamente de restituir la corona á los hermanos vio en despojallos del reino de su abuelo. Muchos, si Cerdas; pretensiones que todas se desbarataron con la bien en lo público callaban, de secreto estaban por venida de don Sancho. Parte de ellos mudaron de paellos. El mayor cuidado que tenia don Sancho era de recer, parte pagaron con las cabezas, con cuyo ejemgranjear con nuevos regalos y buenas obras al rey de plo y castigo los demás quedaron escarmentados para Aragon, en cuyo poder los infantes quedaron; ya la no continuar en porfías semejantes. Esto pasaba en Essazon trataba de ir a cercar y apoderarse de Albarra paña. En el mismo tiempo Rogerio Lauria, general de cin, no pudiendo ya llevar en paciencia los disgustos la armada de los aragoneses en el reino de Sicilia, des. que cada dia le daba don Juan de Lara, confiado en la pues que venció junto á Malta veinte galeras francesas, fortaleza del sitio y en el socorro que tenia cierto de muerto el general, por nombre Guillermo Cornuto, franjos navarros. Era este caballero muy diestro, bien ha cés de nacion , en la batalla que se dió á 8 de junio, blado, de grande maña para sembrar envidias y ren como diese la vuelta hácia Nápoles, presentó la batalla cores entre los reyes, poderoso en revolver la gente y á Cárlos, llamado el Cojo, príncipe de Salerno, hijo del que acostumbraba vivir de rapiña y cabalgadas, con rey Cárlos, que halló apercebido para ir sobre Sicilia que tenia trabajadas las fronteras de Castilla y Aragon. con una gruesa armada á vengar las injurias y daños Eslo convido al nuevo rey don Sancho, ya que él no pasados. Muchos le avisaron del peligro que corria, y podia ir en persona por estar ocupado con los cuidados en particular el Legado del Papa que iba en su comdel nuevo reino, á enviar un buen escuadron en ayuda pañía; mas él con el brio de su edad se resolvió de pedel rey de Aragon y contra el comun enemigo. Hecho lear con el enemigo ; acuerdo perjudicial. Fue muy eslo, él se dió priesa á ir á Sevilla, á causa que su her bravo el combate; en fin, el Francés quedó vencido y mano don Juan procuraba apoderarse de aquella ciu preso con otros muchos. Sobre el número de los bajedad, conforme a lo que su padre dejó mandado en su | les que pelearon de la una y de la otra parte no contestamento. Tenia el infante sus valedores y aliados; | cuerdan los autores, sin que se pueda del todo averiguar los ciudadanos no venian en ello, y claramente decian la verdad. La opinion mas ordinaria es que las galeras que aquella cláusula del testamento del rey don Alonso aragonesas eran cuarenta y dos, las de los enemigos en ninguna manera se debia cumplir. Ayudábanse y setenta; y lo mas cierto que se dió la batalla á 23 de jualegaban la mucha edad del difunto, la fuerza de la en nio. Ejecutaron la victoria los aragoneses, ganaron fermedud, la importunidad del Infante para muestra inuchas plazas en Italia, todo se les allanaba como á que no tenia á la sazon su entero juicio; que no era ! vencedores; á los vencidos todas las cosas les eran conjusto escurecer la majestad del reino con quitalle una trarias. Pareció aquella desgracia tanto mayor , que el ciudad tan principal como aquella. Ayudaba á los ciu- / rey Cárlos tres dias despues de la pelea surgió en el dadanos, que ya se aprestaban para tomar las armas, puerto de Gaeta con veinle galeras que traia de la Alvar Nuñez de Lara como cabeza de los demás. Todos Proenza. Alli supo que á su hijo llevado a Sicilia conestos debates cesaron con la venida del nuevo rey don denaron á muerte los sicilianos en la ciudad de Mecica, Sancho, que hizo desistir á su hermano. Llegaron á do le tenian preso, con intento de vengar la muerte que aquella ciudad embajadores del rey de Marruecos para los franceses dieron los años pasados á Corradino, preasentar con él nueva amistad; mas muy fuera de sazon so despues que le vencieron en otra batalla. La pruy imprudentemente fueron despedidos con palabras dencia de la Reina le valió, porque con mostrarse muy afrentosas, de que resultó ocasion á los moros de pa airada, le mandó guardar para dar parte al Rey, como sar de nuevo en España y emprender una nueva guer era necesario, y para que con el largo cautiverio y torra. Don Sancho para hacelles resistencia, por estar mentos, los cuales si faltan, la muerle á lo último es arrepentido de lo hecho, ó porque de sugo estaba re el remale de los males, el castigo fuese mayor. Verdad suelto en hacer guerra á los bárbaros, aprestó una es que no fué parte para que los del pueblo, con el odio grande armada. Eran en aquel tiempo los gigoveses mortal que tenian á la gente francesa, no quebrantasen muy poderosos en el mar y diestros y experiinentados las cárceles y pasasen á cuchillo otros sesenta compaen el arte del pavegar; Hamó pucs desde Génova y con ñeros que con el Principe tenian presos. A la misma vidó con grandes ofertas á Benito Zacarias para que sazon el rey de Aragon, como si le fallara guerra con viniese á servirle. Hizolo así y trujo consigo doce ga los extraños, tenia puesto cerco á la ciudad de Albarleras. Nombróle el Rey por su almirante, el cual oficio racin, y con todo su poder y diligencia la combatia. le dió por tiempo señalado; y por juro de heredad le Ofrecíanse grandes dilicultades; las murallas de la ciuhizo merced del puerto de Santa María , con cargo de dad eran muy altas, las torres de piedra de buena ostruer á su costa una galera armada y sustentada perpe- | tofa, las puertas de hierro con gruesos y fuertes cerrojos, el sitio muy áspero y inaccesible. Demás desto, los tempestad que le amenazaba de Francia, la mas brava, soldados que dentro la defendian, acostumbrados á grave y memorable de cuantas en aquellos tiempos sutrabajos y hambre, no enslaquecidos con alguna dis cedieron, así por ser grandes las fuerzas de aquella nacordia ni afeminados con deleites , muchos en núme cion como la autoridad con que se hacia, que era á ro, y que tenian grande uso en la guerra por andar instancia del sumo Pontifice, que encendia los corazon cada dia las armas en la mano, gran valor y osadía, nes de los contrarios y los alentaba. El rey de Aragon eran docientos hombres de á caballo y buen número de no tenia fuerzas bastantes para contrastar á Francia, infantes. Solamente tenian falta de mantenimienlos; no mayormente que se le allegaba lo de Navarra y de Ná. se proveyeron antes á causa que jamás pensaron que

poles. Acudió á buscar socorros de fuera, en particular aquella ciudad pudiera ser cercada. Pasaron algunos envió embajadores á Alemaña para dar un tiento al emdias y con el tiempo crecia la falta. Don Juan Nuñez de perador Rodulfo si por ventura, movido á compasion del Lara, visto el peligro en que se hallaba , dijo en una bando gibelino, que era maltrado por los franceses en junta que queria ir á Navarra, do tenia cierta la gua Italia, quisiese favorecolle y para este efecto bajar á rida y el socorro. Amonestoles no desfalleciesen, an- Italia. Era el Emperador de su naturaleza considerado tes defendiesen la ciudad con el esfuerzo y valor que |' y recatado, y que se agradaba mas de los consejos sedellos se esperaba. Era todo esto fingido, y él tenia de guros que de las empresas peligrosas, demás que a la terminado de huirse y no volver ; su semblante no con sazon le tenia embarazado la guerra que hacia á los esformaba con las palabras; sin embargo, le dejaron par guízaros. Así esta diligencia no fué de efecto alguno, ni lir. Despues de su ida se sustentó la ciudad algun tiempo, los embajadores fuera de buenas palabras trajeron cosa hasta tanto que, perdida la esperanza de ser socorridos, alguna en que se pudiese estribar. El rey don Sancho, á la rindieron el mismo dia de San Miguel. Eran los sol ruego del rey de Aragon, que se deseaba ver con él, pardados por la mayor parte franceses y navarros; dejá tió para Soria ; en aquella comarca tuvieron su habla ronlos ir libremente, y de los lugares comarcanos en Ciria y Borobia , que son pueblos cerca el uno del trajeron gente para poblar aquella ciudad, así de sus an otro. Allí con nueva confederacion que asentaron contiguos moradores como de otros que de nuevo pobla firmaron la amistad que de antes tenian y prometieron y labraron la tierra. Tenia el Rey un hijo en doña ron de no faltarse el uno al otro en los peligros y ocurInés Zapata, que se llamaba don Hernando, al cual an rencias. El rey de Marruecos, como enemigo que era tes desto diera en el reino de Valencia á Algecira y á ordinario y muy pesado de España, pretendia hacer la Liria ; á este hizo merced de la ciudad de Albarracin guerra de nuevo por la parte del Andalucía. Los franJuego que vino á su poder. Con tanto se dió fin á esta ceses corrian las fronteras de Aragon con tanto mayor empresa y á aquel estado y principado, que por mu- peligro de aquel reino, que don Jaime, rey de Mallorca, chos años estuvo en poder de los Azagras, caballeros que de razon debiera acudir a los aragoneses, se habia de los mas nobles y señalados de aquella era, cuya juntado con Francia. En todas partes se via mucho nee genealogía y descendencia pareció poner en este lugar. ligro y nuevas muestras de trabajos. Cercaron los moPedro Rodriguez de Azagra, el fundador que fué deste ros á Jerez de la Frontera en número diez y ocho mil estado, siendo ya viejo dejó por su heredero á Hernan hombres de á caballo, que corrian la campaña hasta Rodriguez de Azagra , su hermano, por ventura por no Sevilla con robos que hacian en gran cantidad de homtener él sucesion. Este Hernando de Azagra otorgó subres y ganados. Acudió con presteza el rey don Santestamento, que se ha conservado hasta el dia de hoy, cho á Toledo, do le esperaba Cárlos, conde de Artoes, á 22 de junio, era de 1231; por el testamento se en- embajador que era venido de parte del rey de Francia. tiende que tuvo dos hijos, uno legitimo en su mujer La suma de la embajada contenía dos cosas : que por doña Teresa Ibañez, heredero de aquel estado, otro su medio los hermanos Cerdas fuesen puestos en liberbastardo, que fué comendador de Santiago; el uno y el tad, y que no tuviese comunicacion con el rey de Araolro se llamó Pero Fernandez. He visto asimismo el gon, que estaba descomulgado por el Papa. Respondió Sestamento deste Pero Fernandez, señor de Albarra á esto el rey don Sancho que dentro de muy pocos dias cin, su fecha á 2 de abril, año del Señor de 1241, asaz enviaria sus embajadores con poderes muy bastantes breve; dechado y muestra muy verdadera de las cos al rey de Francia para asentar aquellas haciendas. Esta tumbres, llaneza y simplicidad de aquel siglo. Tuvo respuesta dió en público; de secreto rogó ahincadaestos hijos legítimos: Pero Fernandez, Garci Fernan mente al Embajador que le hiciese muy amigo de su dez, doña Teresa y don Alvaro. Este le sucedió en Rey. Hay quien asimismo escriba que este tiempo fué aquel estado y tuvo una sola lija, llamada doña Teresa, cuando el rey don Sancho le tento para que le descuque casó con don Juan Nuñez de Lara, hijo de don briese los secretos del reino de Francia, y que Broquio, Nuño de Lara, y en dote llevó aquel estado, que le por entenderse que era espía, fué justiciado, como de quitó el rey de Aragon. De don Juan Nuñez de Lara y suso queda dicho. El rey de Aragon, juntadas sus huesde doña Teresa de Azagra nacieron don Alvaro y don tes contra las de Francia, se puso sobre Tudela, que está Juan; de ambos se tornará á hacer mencion adelante en la frontera de Navarra, y la combatia con todas sus en su lugar.

fuerzas; todo con intento de divertir los franceses, que

entendia pretendian acometer por la parte de RuiseCAPITULO IX.

llon, y para dalles en que entender en su misma casa De las muertes de tres reyes.

con aquella nueva guerra. Defendióse aquel pueblo, so

bre todo por el valor y diligencia de don Juan Nuñez Concluida aquella empresa de Albarracin , restaba de Lara, persona mas venturosa en las cosas ajenas otro mayor cuidado al rey de Aragon, es á saber, la que en sus haciendas y estado. Solamente destruyeron

la campaña y bastecieron las fronteras de Aragon con de los aragoneses. Con esto y con el espanto que ellos soldados y municiones para que pudiesep resistir a la fu- desto cobraron, los reyes con seguridad pasaron aderia del enemigo. Hecho esto, ya que sobrevenia el invier- lante hasta llegar a la comarca de Ampúrias. Allí con no, el rey de Aragon dió vuelta para Zaragoza, en que facilidad se apoderaron de algunas plazas, en particular estuvo al fin deste año y principio del siguiente de 1285 de Peralada y Figueras, sin reparar hasta ponerse sodel nacimiento de Cristo, cuando á 7 dias del mes de bre Girona, que es una ciudad muy noble y graude en enero Cárlos, rey de Nápoles, pasó desta vida en Fogia, / los pueblos que antiguamente se llamaron auselanos. pueblo de la Pulla, cansado de las desgracias y aque Eslå puesta en un sitio cuesta abajo , al pié del sitio el jado con el dolor de la prision y cautiverio de su hijo. rio llamado antes Tici, y ahora Tera, tiene comidas Fuera este Príncipe esclarecido, así en la guerra como aquellas riberas junto a la ciudad de suerte, que le haen la paz, si los fines correspondieran con los principios. ce gran reparo. Los muros son de buena estofa, las torLa larga edad le entregó á la fortuna mudable como á res de piedra y fuertes; en lo mas alto de la ciudad está otros muchos. Demás que el vigor y gallardía que los la iglesia mayor, que es silla episcopal, y junto á ella las franceses trajeron á Italia se trocara y perdiera del todo casas obispales, de muy buen edificio y grande. Mas arcon el mucho regalo y vicio de aquella tierra y con los riba de la iglesia mayor hay una torre á manera de alcádeleites demasiados; de tal forma, que para con los ex zar, que llaman Gironela. El vizconde de Cardona don traños eran flacos, solo para con los vasallos y naturales Ramon, que tenia por capitan aquella ciudad, la fortalemostraban ferocidad. Los gobernadores de las ciudades ció con nuevos reparos; echó por tierra todas las casas y pueblos hacian odioso á su Príncipe con cuidar sola-. del arrabal; solo perdonó á la iglesia de San Félix por su mente de su ganancia, cohechar la gente y mirar poco mucha devocion y antigüedad. El valor y diligencia de por el bien comun. Esta muerte del rey de Nápoles hin que usó fué grande, con que muchas veces desbarató y chó de buenas esperanzas y alegría al rey de Aragon; al pegó fuego á los ingenios, máquinas y pertrechos de contrario, alrey de Francia fue muy pesada. Para aliviar los franceses. El rey de Aragon otrosí con buen golpe la tristeza con causalla á sus enemigos hizo levas de 1 de gente que consigo tenia andaba por allí cerca. No gente por todas partes. Juntó un gran ejército, en que | eran sus fuerzas bastantes para acometer al enemigo y se contaron veinte mil de á caballo y ochenta mil de á dalle la batalla; pero buscaba alguna ocasion para arpié; tenia aprestada una armada en las fosas Marianas, | malle alguna celada y meter socorro en la ciudad. Haque hoy se llaman Aguas Muertas, en que se contaban bia ya tres meses que la tenian cercada, cuando don ciento y veinte bajeles, parte galeras reales, parte na Sancho, rey de Castilla, envió por sus embajadores á ves gruesas, y otros vasos pequeños. Determinó ir en don Martin, obispo de Calahorra, y á Gomez García de persona á esta jornada y en su compañía Filipo y Cár Toledo, abad de Valladolid, para acordar, si pudiese, los, sus hijos, y don Jaime, rey de Mallorca, que seguia estas diferencias. No hicieron efecto alguno, antes fueal Francés por grandes desgustos que tenia contra el ron forzados á dar la vuelta cargados de muchos baldoAragonés, su hermano. Hallóse otrosí con los demás el nes y palabras injuriosas que les dijeron, casi sin dalles cardenal Gervasio, que envió por su legado el papa Mar lugar para hablar al rey de Francia. La ocasion debió tino IV; por cuya muerte, que sucedió en Perosa á 29 ser la grande confianza que tenian de salir con la victodias del mes de marzo, fué puesto en su lugar Hono- ria, ó por sospechar que so color de embajadores verio IV, ciudadano romano de casa Sabela, no menos nian á espiar las fuerzas y intentos de los franceses. aficionado á los franceses que lo fué el pasado. Hizose Era fama que al rey don Sancho no le faltaba volunla masa del ejército en Narboua, dende marcharon la tad de junlar sus fuerzas con las de Aragon, y que se vuelta de Perpiñan. Este lugar se entregó al rey don entretenia á causa de la guerra que traia muy encenJaime, y reeibieron a los franceses dentro de las mura dida en el Andalucia con los moros de algunos meses Jlas. Lo mismo por su ejemplo hicieron los demás luga atrás, ca tenian puesto sitio sobre Jerez de la Fronteres de Ruisellon y de aquella comarca, fuera de uno ra, de la cual ciudad con todo su esfuerzo pretendian que se llama Génova, ca con esperanza que seria pres apoderarse, porque les venia muy á propósito para sus to socorrido y por el aborrecimiento que tenia al rey intentos. Esquivaba el rey don Sancho la batalla por no don Jaime y por no volver á su poder determinó de poner á riesgo de lo que podia suceder todo lo demás; hacer resistencia. Engañóle su esperanza, porque el por esto á veces estaba en Sevilla, otras iba á Nebrija, lugar fué tomado por fuerza y todos los moradores pa siempre apercebido para todas las ocasiones y para essados á cuchillo, hasta encruelecerse contra las mismas torbar las correrías y cabalgadas de los moros. Con es casas y edificios, que abatieron y quemaron. El Bastar te ardid y por esta forma á cabo de seis meses que los do de Ruisellon, hombre de noble linaje y atrevido, moros tenian cercada á Jerez alzaron el cerco forzaque dentro se halló, entrado el pueblo se subió á la dos de la falta de todas las cosas necesarias y por mietorre de la iglesia; valiéronle para escapar de la muer do del rey don Sancho, si mudado de propósito les quite mas los ruegos del rey don Jaime que la fortaleza siese dar la batalla. Preguntó uno à la vuelta al rey y santidad del lugar en que estaba. Sin embargo, se Bárbaro despues que pasó el rio Guadalete con tanta mostró agradecido á los franceses, porque como quier priesa, que mas parecia huida que retirada, cuál fuese la que el rey de Aragon estuviese apoderado de la entrada causa de aquella resolucion y del miedo que mostraba. y estrechuras de los montes Pirineos de tal suerte, que Respondió : Yo fuí el primero que entronicé y honré la los enemigos no tenian esperanza de poder pasar por | familia y linaje de Barrameda con título y majestad real; allí, los guió por unos senderos que él sabia, por donde mi enemigo trae descendencia de mas de cuarenta recon cierto rodeo subieron a las cumbres del monte sin ves, cuya memoria tiene gran fuerza, y en el combala peligro ninguno y se pusieron sobre el mismo campo l á mí pusiera temor y espanto, a él diera atrevimiento

« AnteriorContinuar »