Imágenes de páginas
PDF
EPUB

y esfuerzo, si llegáramos á las manos. Parecia que el | peranza de defenderse, se dieron a los franceses i parcielo ofrecia muy buena ocasion de hacer efecto y des | tido que entregada la ciudad pudiesen los cercados irse truir al enemigo, si le siguiera en aquella retirada; pe donde quisiesen y sacar consigo toda la ropa y hacienro al Rey mas agradaban los prudentes consejos con da que pudiesen llevar. Muchos ejemplos de crueldad razon que los arriscados, aunque honrosos, y no to se usaron en los' rendidos, y hasta las iglesias de los das veces de provecho. Así, contento de fortificar y | santos fueron violadas. El sepulcro de san Narciso, que bastecer aquella ciudad, se tornó á Sevilla, sin embar es patron y abogado de aquella ciudad y tenido y rego que los soldados se quejaban porque dejaban ir el verenciado con gran devocion y estima, fué desbaraenemigo de entre manos, y con ansia pedian los deja tado de los soldados, que robaron todas las riquezas, sen seguille, hasta amenazar que si perdian esta oca- votos y donativos de los fieles, que allí hallaron en gran sion, no tomarian mas las armas para pelear; mas el cantidad; tal es la condicion de la guerra. Castigó el Rey, inclinado á la paz, no hacia caso de aquellas pala- | Santo bienaventurado en venganza de su morada aquel bras. Enviáronse embajadores de una parte y otra so desacato con aumentalles la pestilencia; así se turo por bre estas cosas, y viniéronse á hablar los reyes á los es cierto entre todos. Quitó otrosí el entendimiento a los teros de Guadalquivir; otros dicen que fué en un lugar capitanes, porque tomada que fué la ciudad, como llamado Rocaferrada; allí hicieron sus avenencias. Acor- quier que determinasen de irse por tierra desde alli á daron que el rey Moro pagase para los gastos de la guer Francia, venido el otoño, mal pecado, despidieron mura dos cuentos de maravedís (este era un género de chas naves de particulares que tenian en el puerto de moneda usada en España que no tenia siempre un va- Rosas por ahorrar de costa y desembarazarse; muy mal lor); y con este concierto se dejaron las armas. Mucha acuerdo, como lo mostró el suceso. Fué así que Rugier gente principal se desabrió por esta causa, en particu- Lauria, tomado que hobo la ciudad de Taranto en lo Jar el infante don Juan, hermano del Rey, y don Lope postrero de Italia , á gran priesa costeó todas aquellas Diaz de Haro, en tanto grado, que por el desgusto des marinas para venir á dar socorro al rey de Aragon. Llede Sevilla se fué cada uno á los lugares de su señorío, gado á España y vista tan buena ocasion, presentó la sin mirar que á los grandes capilanes mas veces fué batalla al armada de los franceses, que se hallaba fuera provechosa la tardanza y detenimiento que la temeri- del puerto maltralada y en pequeño número, y valerodad y osadía. A ellos pertenece mirar lo que conviene; samente la venció. Prendió a Juan Escoto, general de á los demás les es dado el obedecer y la gana de pelear, la armada francesa , y tomó quince galeras; otras doce que así se reparten los oficios de la guerra. De allí á se retiraron y se metieron en el puerto de Rosas, de que poco murió el rey bárbaro de Marruecos; dejó por su salieron; las cuales quemaron los soldados que iban en sucesor a su hijo Juzef. Volvamos á Girona y á su cer ellas y juntamente el lugar, tal era el miedo que coco. El rey de Aragon, con deseo de atajar el bastimen- | braron , y desta manera se fueron al campo del rey de to que del puerto de Rosas, donde se tenia la armada Francia con la nueva del daño recebido. El Francés, por de los.enemigos, traian para sus reales , trataba de ar ver que todas las cosas le salian mas dificultosas de malles alguna celada en los lugares que para ello le pa- | lo que el pensaba y afligido por la poca salud que lerecian mas á propósito. Entendido esto por las espías, nia, reparó y fortaleció la ciudad de Girona y puso en el condestable de Francia, llamado Rodolfo, y Juan ella buena guarnicion de soldados. Con tanto dió la Ancurt 5 Haricurt, mariscal, que es como maestre de vuelta bácia Ruisellon con lo que del ejército le que campo, varones muy fuertes y arriscados, comunicado daba. Al pasar los montes Pirineos tuvieron él y los suel caso entre sí y con el conde de la Marcha, se fueronyos grande afan y corrieron gran riesgo, á causa que los al lugar de la celada con trecientos caballos escogidos, | aragoneses tenian tomados todos los pasos y hacian lo y no mas. Pretendian que los aragoneses por ser tan posible por prender al rey de Francia, que por su enferpoca su gente no rehusasen la batalla. Pelearon á 15 de medad llovaban en hombros en una litera sus soldados. agosto. Fué este encuentro y esta batalla muy reñida. | Grande fué el daño que recibieron, gran cantidad de Los aragoneses eran mas en número; los franceses no bagaje y carruaje les tomaron en este camino. Lo que les daban ventaja ni en el esfuerzo ni en la arte de po fué mas pesado, que del movimiento del camino al Rey lear. El rey de Aragon hizo aquí todo lo que en un pru se agravó la enfermedad de suerte, que en Perpiðan dente capitan y valeroso soldado se podia desear. Hirie- á de octubre pasó desta vida. Su cuerpo, como lo deronle malamente en la cara, y como procurase salir de la 1 io mandado, llevaron su mujer y hijos a la iglesia de balalla, un caballero francés le asió las riendas del ca- San Dionisio, que está junto à Paris. Sucedióle en el ballo y le prendiera fácilmente si el Rey en aquel pe- , reino Filipo, su hijo, que ya era rey de Navarra; lialigro no las cortara con la espada que tenia en la mano móse por sobrenombre el Hermoso por su extremada desnuda , y así se escapó á uña de caballo; así lo es gracia y donaire. La partida de los franceses fué causa cribe Villanco, que hizo errar á los demás, porque los que en breve tornaron á poder de los aragoneses todas historiadores aragoneses afirman que el Rey salió sano las tierras que les tomaran. Demás desto, el infante doa y salvo de la pelea y que murieron tantos de una parte Alonso, enviado por su padre, se apoderó de la isla de como de otra , aunque el campo quedó por los france Mallorca en pago del favor que aquel Príncipe dió alte ses. Si el caso pasó desta manera ó se mudó por la ali- de Francia y de la amistad que con el trabó contra sa cion de los escritores no se sabe. Lo que consta es mismo hermano. Pretendia el Aragonés seguir la fortuque por la gran calor y las inmundicias y el tiempo, na, que se le mostraba risueña; procuraba ir adelanley que era el mas peligroso de todo el año, sobrevino pes mejorar su partido, trazaba nuevas empresas cuando te en el campo de los franceses; y sin embargo, los cer- la muerte asimismo le atajó los pasos, que le sobreviso cados con las nuevas deste encuentro , perdida la es- en Villafranca á 8 de noviembre en lo mejor de sus dias

en el mayor vigor de su edad, que no tenia mas de cua- | aquella corona. Por tanto, procuraba el rey don Sancho renta y seis años. Ganó sobrenombre de Grande por por todas las vias y maneras posibles ganalle la volundejar acrecentado su reino con el de Sicilia y por las co- | tad, con el cual intento segunda vez envió sus embajasas señaladas que hizo. Asentábale bien el estado real dores, que fueron los mismos que el año pasado, es á por ser de buena presencia, de cuerpo grande, de ánimo saber, don Martin, obispo de Calahorra , y don Garcia, generoso, muy diestro en las armas, particularmente abad de Valladolid, á Francia, donde á 6 dias de enero en jugar de la maza. Eo ganar las voluntades de los el nuevo rey Filipo se coronó y ungió por rey de Franhombres con buenas palabras, cortesía y liberalidad cia y de Navarra en la ciudad de Rems con las ceremofué muy señalado; solo dejó nota de sí por la descomu- nias y solemnidades acostumbradas. En tiempo deste nion en que estuvo enlazado hasta el fin de su vida, cu Rey y por su mandado se edificó en Paris en la isla de ya imaginacion se dice que le aquejó mucho y se le po Secana o Seine el palacio real que allí se ve á manera nia delante á la hora de su muerte; por lo menos es bien de un grande alcázar, en que poco adelante se asentó y provecho para todos que así se entienda. Puesto que la audiencia ó parlamento; y la administracion de la de aquel escrúpulo y congoja en el artículo de la muer | justicia que antes seguia la corlesin tener asiento estate le absolvió el arzobispo de Tarragona, tomándole ble se puso en lugar determinado y tribunales conoprimero juramento seria obediente a la santa Iglesia cidos. Labróse otrosí en la misma ciudad á expensas de romana, á la cual antes se mostró inobediente. Su cuer la Reina el colegio que llaman de Navarra, de los mas po sepultaron en el monasterio de Santa Cruz, que está insignes que liay en el mundo, así por la grandeza del allí cerca. Sus hijos fueron don Alonso, el mayor, que edificio como por el gran número que tiene de maesen su testamento nombró por heredero de sus reinos tros y concurso de estudiantes. Dícese por cierto quo sin hacer mencion alguna del reino de Sicilia; demás en los buenos tiempos de Francia moraban dentro dél deste don Jaime, don Fadrique, don Pedro, doña Isa- setecientos estudiantes ocupados en sus estudios; mubel, doña Costanza, todos habidos en la reina doña dadas las cosas y alteradas, á la sazon que prosesamos Costanza, su mujer. Hallóse á su inuerle Arnaldo de la teología en aquella Universidad, apenas en el dicho Villanova, que vino de Barcelona para asistille y cura colegio se contaban quinientos entre oyentes y maeslle, médico muy nombrado y docto en aquellos liem tros. Deste número algunos sustentaba el Colegio á su pos, bien que de mayor fama que aprobacion por dejar costa, los demás viven á la suya y de sus padres. Tuamancillado su noble ingenio y sus grandes letras con vieron estos reyes muchos hijos, es á saber, Luis, Fisupersticiones y opiniones reprobadas que tuvo, tanto, lipo , Cárlos , Isabel y otra hija , que murió en tierna que poco adelante fué condenado por los inquisidores, edad. Esto en Francia. En Sicilia el infante don Jaime, y sus libros, que coinpuso y sacó á luz en gran número, | luego que supo la muerte de su padre, tomó las insigjuntamente reprobados. Hay quien diga, por lo menos dias de rey en Mecina á 2 de febrero, y se llamó rey de el Tostado lo testifica, que intentó con siiniente de Sicilia, principe de la Pulla y de Capua, como aquel que hombre y otros simples que mezcló en cierto vaso de poseia parte del reino de Nápoles, y tenia esperanza de formar un cuerpo humano, y que aunque no salió con | apoderarse de las demás ciudades y fuerzas del reino; ello , lo llevó muy adelante. Si sué verdad ó mentira, dado que todas las tierras y partes de aquel reino estapoca necesidad hay aqui de averiguallo.

ban pertrechadas y fortificadas contra los intentos de

los sicilianos, y esto por el mucho valor y diligencia de CAPITULO X.

Roberto, conde de Artoes, á quien el rey de Francia, De cierta habla que hobo entre los reyes de Francia y Castilla.

muerto el rey Carlos, encargó el gobierno de Nápoles.

Don Alonso el Tercero, rey de Aragon, por estar alguLa desgracia deste año, por la muerte de tantos prín pos meses ocupado en aprestar una armada para ir socipes aciago, alivió en alguna manera el parto de la reina bre Mallorca y Menorca, cosa que su padre á la hora de de Castilla. En ausencia del Rey, que era ido á Badajoz su muerte dejó muy encomendada , dilató su coronaá dar órdenes en cosas del reino y apaciguar los alboro- cion. Finalmente, á los 14 dias del mes de abril, el tos que allí andaban, parió á los 6 de diciembre un liijo mismo dia de Pascua Florida de Resurreccion, tomó la en Sevilla , por nombre don Hernando, que poco des corona en Zaragoza y las demás insignias reales. Hizo pues muy niño sucedió a su padre en el reino. El cui la ceremonia don Jaime, obispo de Huesca, por estará dado de crialle y amaestralle se encargó á Hernan Pon la sazon vaca la silla arzobispal de Tarragona, cuya era ce de Leon, caballero principal, y para ello señalaron aquella preeminencia por antigua costumbre. Juró el la ciudad de Zamora por el saludable cielo de que goza, Rey de guardar todos los privilegios, sueros y libertala fertilidad y regalo de sus campos y comarca. Demás des de aquel reino. Tratose con muchas veras y gran desto, el año próximo siguiente de 1286 le juraron en porsía de reformar los gastos de la casa real, particuCortes por heredero del reino, todo á propósito de ase larmente en las Cortes que de allí á pocos dias se luviegurar la sucesion, que era el mayor cuidado que aque- ron en Huesca , concedió a los señores y caballeros de jaba á su padre, así por los hermanos Cerdas, como por | Aragon á su instancia que los valencianos, poco antes ser cosa manifiesta que á causa del parentesco entre el deste tiempo encorporados en aquella corona , se goy la Reina el casamiento no era válido. Deseaba alcan | bernasen conforme á las leyes de Aragon. Fallecieron zar dispensacion de los sumos pontifices sobre el dicho este mismo año grandes personas eclesiásticas, entre parentesco; pero nunca pudo salir con ello por la con otros don Miguel Vincastrio, obispo de Pamplona. Sutradiccion que los reyes de Francia le hacian. La causa cedióle en la silla don Miguel Legaria. La iglesia de Toes de creer era el dolor de que hobiese usurpado el rei- ledo gobernaba todavía el arzobispo don Gonzalo, vano y despojado á los Cerdas, deudos tan cercanos de | ron de grande autoridad y que podia mucho con los reyes; acompañó al rey don Sancho, que iba á los confines que toda la demás nobleza ; y claramente decian que los de Francia, ca quedó concertado por medio de la em- | tenia oprimidos como si propriamente fueran esclavos; bajada, de que se hizo mencion, que los dos reyes de que don Lope de Haro era el que reinaba en nombre Castilla y Francia se juntasen en Bayona para se ha de don Sancho. En especial llevaban mal esto los gablar y tratar allí en presencia de todas sus haciendas llegos y los de Leon, y acusaban á don Lope de Haro, y concordar sus diferencias. Nunca los reyes se vieron; entre otras cosas, que siendo muy áspero y severo con no se sabe qué fuese la causa; puédese sospechar que los demás, solamente favorecia y daba todos los provenacieron, como es ordinario, algunas sospechas de una chos y honras á sus parientes y amigos. No dura muparte y otra ó por otros respetos y puntos. Así se detu cho el poder de los privados cuando no se templan y vieron el rey don Sancho en San Sebastian, y el rey de humanan. Andaba don Lope muy ufano porque demás Francia en Montemarsano. Hóbose de tratar del con de lo dicho emparentó con la casa real por medio de su cierto por terceros. Por parte del rey don Sancho, don hija doña María, que casó con el infante don Juan. Al Gonzalo, arzobispo de Toledo, fué á Bayona , y por mismo Rey pretendia apartar de su mujer por casalle parte del rey de Francia el duque de Borgoña. Trata con Guillelma, su prima , hija que era de Gaston, vizron de hacer las amistades con grande ahinco de en conde de Bearne. Para salir con esto no cesaba de potrambas partes. Los franceses no venian en ningun ner mala voz en el casamiento primero y acusalle. Lleacuerdo de concordia si el rey don Sancho no repudiaba vaba el Rey muy mal estas práticas, mayormente que la Reina, pues de derecho por razon del parentesco no I a la misma sazon le nació otro infante de la Reina, podia estar casado con ella , y se casaba con una de dos | por nombre don Alonso. Deseaba descomponer á don hermanas del rey de Francia, es á saber, Margarita, | Lope; pero la revuelta de temporales tan turbios no que despues casó con Eduardo, rey de Ingalaterra , 6 daban para ello lugar, ni aun se atrevia á declararse con Blanca, que vino á casar con el duque de Austria. y dar muestra de su enojo y desabrimiento , antes le Don Sancho sintió esto gravemente. Parecíale cosa pe traia en su compañía en el mismo lugar de autoridad sada dejar una mujer tan esclarecida y en quien tenia que antes; y visitado que hobo el reino de Toledo, se un hijo y una hija. Así llamados los terceros, sin con partió para Astorga, y en su compañía don Lope. La cluir cosa alguna tomó el camino para Victoria , do se voz era para hallarse á la misa nueva de don Merino, quedara la Reina. Lo que resultó fué enojarse mala- l obispo de aquella ciudad, y honralle con su presencia mente con el abad de Valladolid por saber que muy por ser de nobilísimo linaje y deudo del rey de Francia. fuera de tiempo y sazon movió plática deste nuevo ca Su intento principal era apaciguar á los gallegos, que samiento, que dió ocasion á los franceses para hacer en andaban alborotados, y reprimir las entradas y correrías ello instancia. Revolvia en su pensamiento cómo podria de portugueses que hacian por aquellas comarcas el insatisfacerse de aquel enojo. Comunicólo con la Reina, fante don Alonso, hermano del rey de Portugal, y en que destas nuevas estaba con grandísimo pesar. Pare su compañía don Alvar Nuñez de Lara, hijo de don Juan cibles muy á propósito pedille cuenta de las rentas rea de Lara, como hombre feroz que era y desasosegado y jes que estuvieron á su cargo, y achacalle algun crímen acostumbrado a vivir de rapiña. Eran á propósito para de no las haber administrado bien. Encomendaron á don esto los pueblos de Portalegre y de Ronca, que don Gonzalo, arzobispo de Toledo, que tomase estas cuen Alonso poseia en las fronteras de Porlugal y á la raya tas, El rey don Sancho, ó por cumplir algun voto que de Castilla. El cuidado de sosegar los gallegos encargó hobiese hecho, o por su devocion , se fué á Santiago de á don Lope de Haro; sobre lo de Portugal se comunicó Galicia. En el camino en el monasterio de Sahagun ha con aquel Rey, con que, juntadas sus fuerzas y hecha 116 que los huesos del rey don Alonso el Sexto y de doña liga, se puso sobre la villa de Ronca ; talaron los camIsabel y doña María, sus mujeres, estaban enterrados pos, pusieron fuego a las alquerías y edificios que estapobremente ; procuró se pasasen á mejor lugar con ban fuera del pueblo; movidos deste daño los de dentro sus túmulos y en ellos sus letreros. Vuelto á Vallado y por miedo de mayor mal seriudieron. Halláronse prelid, honró á don Lope Diaz de Haro, señor de Vizcaya, sentes en aquel cerco los dos reyes; don Dionisio, el do á quien él tenia grande obligacion, y por quien princi Portugal, aconsejó á don Sancho que si queria ver su palmenle tenia el reino; hízole mayordomo de la casa reino sosegado procurase abatir á don Lope de Haro, real y su alférez mayor. Dióle asimismo en tenencia mu y para este efecto recibiese en su gracia y autorizase á chos castillos y muy fuertes en todo el reino; y ultra don Alvar Nuñez de Lara , porque a causa de las grandesto, á 1.° de enero le engrandeció con título y honra des riquezas y poder de aquel linaje, igual á su nobleza, de conde ; para que esta merced fuese mas señalada le era á propósito para contraponelle y amansar el orgullo dió privilegio y cédula real el que declaraba ser su vo de aquel personaje. Hizolo así; don Lope, que bien enluntad que todas estas honras, privilegios y preroga tendia dónde iban encaminadas estas mañas y cautelas, tivas las heredase don Diego Lope de Haro, su hijo, como hombre altivo y que no podia sufrir igual, resenmuerto que fuese el padre. Al hermano de don Lope lido desta injuria buscó ocasion para recogerse á Nade Haro, que se llamaba don Diego de Haro, le hizo varra. Dió á entender que iba á visitar á Gaston, vizcapitan de la frontera contra los moros. De aquí vino á conde de Bearne, como quier que a la verdad se tenia crecer grandemente la autoridad y poder de aquella por agraviudo del Rey, que con aquel desvío y mal familia en estado y renta. En particular comenzó don tratamiento desdoraba las mercedes pasadas. La priLope de Haro á tener mucha privanza y favor con el vanza y poder acerca de los reyes nunca es segura, maRey y atropellar á quien á él se le antojaba , de que mu yorinente cuando es demasiada. Con su ida los navarchos se quejaban y murmuraban, movidos algunos de ros, á quien no faltaba voluntad de hacer guerra á Case buen celo, otros de envidia que pudiese mas uno solo tilla por los desabrimientos pasados y por lo que pre

tendian que de aquel reino les tenian malamente usur

CAPITULO XI. pado, lomaron las armas. Era virey en aquella sazon

· Que se trató de librar los hermanos Cerdas, y Carlos, principe de Navarra Clemente Luneo, francés de pacion. Muchas

de Salerno, fue puesto en libertad. veces salieron los navarros á correr las fronteras, así de Castilla como de Aragon, sin suceder cosa alguna me | Sosegados estaban los aragoneses y muy pujantes morable, salvo que tomaron á los aragoneses la villa de en fuerzus, riquezas y gloria por sus hazañas grandes y Salvatierra y pusieron en ella guarnicion de soldados memorables. Solamente en la costa de Cataluña inquienavarros. Con mas próspera fortuna hacian los arago- taba á los naturales con sus armas don Jaime, rey de neses la guerra en Italia. Rugier Lauria, bravo caudi Mallorca , bien que no hizo cosa alguna digna de mello y señalado por las victorias pasadas, acoinetió de moria. El nombre del rey don Alonso de Aragon era céimproviso la armada de los enemigos, que tenian muy lebre. Tenia en su mano puesta la paz y la guerra á poderosa por el gran número de bajeles, junto á Ná causa de los grandes principes que tenia en su poder poles. Fué muy reñida y sangrienta la batalla , que detenidos; los hermanos Cerdas en el castillo de Morese dió á 16 dias del mes de junio. La victoria quedó la, el principe de Salerno en el de Siurana, ambos muy por los aragoneses ; tomaron cuarenta y dos bajeles; fuertes y con buena guarda. Cansados pues estos prinlos cautivos fueron cinco mil, y entre ellos muchos cipes de tan larga prision y movidos por miedo de mapor su linaje y hazañas muy señalados. Los mas de yor mal, se inclinaban á la paz con las condiciones quo llos se rescataron por dinero, solo á Guido de Mon él quisiese; lenian grandes reyes por intercesores; muforte ni por ruegos ni por algun rescate quisieron darchas embajadas de Francia y de Castilla venian al rey libertad. Esto por dar contento á los reyes de Ara de Aragon sobre el caso; la autoridad de Eduardo, rey

gon y de Ingalaterra, sus enemigos capitales, á causa de lngalaterra, que se interpuso con los demás por mei que este caballero era bisnieto de Simon, conde de dianero, era de mas peso y eficacia á causa que el Ara

Monforte, aquel que, como arriba se dijo, venció en gonés pretendia tomalle por suegro y casarse con su batalla y mató á don l'edro, rey de Aragon, en la hija Leonor. Acordaron pues estos reyes de verse y guerra de Tolosa. El nieto de este Simon, llamado asi- hablarse en la ciudad de Oloron, que se llamó antimismo Simon , prendió al emperador Ricardo (que fue guamente Lugduno, y está en los contines de Francia en clegido en competencia de don Alonso el Sabio, y era los pueblos llamados coquenos (loy está en el princihermano del rey Enrique de Ingalaterra) los años pa pado de Bearne á las haldas de los montes Pirineos; el sados en la batalla de Leuvis, que hobo entre los fran emperador Antonino la llamó Illuro). En aquella junta ceses y ingleses, do estuvo un monasterio famoso de y habla por grande instancia del rey de Ingalaterra so San Pancracio. Este Guido en venganza de su padre Si alcanzó que dentro de un año Carlos, principe de Samon, que poco despues fué por los ingleses muerto en lerno, fuese puesto en libertad con estas condiciones : otra batalla que se dió cerca de Vigornia en Ingalaterra, que el reino de Sicilia quedase por don Jaime; que el al tiempo que Eduardo, rey de Ingalaterra, volvia de preso alcanzase del Papa consentimiento para esto, junla guerra de la Tierra-Santa, malo con grande impie, to con alzar las censuras puestas contra los aragoneses; dad y crueldad á Enrique, hijo del emperador Ricardo, item, que pagase treinta mil marcos de plata; últimaen Viterbo en la iglesia mayor, donde oia misa. Esto he mente, que Carlos de Valoes se apartase de la pretencho, con las armas se hizo camino para huir y se fué sion que tenia al reino de Aragon que le adjudicara el á valer á su suegro el conde del Anguilara , llamado Ru pontifice Marlino; que dentro de tres años, si todo esto bro. Comunmente cargaban á Cárlos, rey que era á la no se cumplia, fuese aquel Príncipe obligado á tornarsazon de Nápoles y Sicilia, de que no vengo esta muerte se á la prision, y sin embargo, diese en rehenes á sus como vicario que era en aquel tiempo del imperio, y tres hijos Roberto, Cárlos y Luis, ultra desto , sesenta como tal tenia puesto al dicho Guido en el gobierno de caballeros de los mas pobles de la Proenza. Graves conToscana. Los historiadores ingleses y franceses afirman diciones eran estas; pero como al vencedor eran estos que Guido, despues que fué preso en la batalla naval conciertos provechosos, así a los vencidos era forzoso susodicha, Lué entregado en poder del rey de Ingala aceptallos de cualquiera manera que fuesen, que una terra. Un historiador siciliano de aquel tiempo porfia vez puestos en libertad, confiaban no les faltaria ocasion que falleció en Sicilia de una enfermedad, de que solo de mejorar su partido. Cárlos, principe de Salerno, á juicio de los médicos le pudiera sanar la comunica puesto que fué, segun lo aseutado, en libertad el año cion con mujer, y que él no quiso venir en ello por no del Señor de 1288, desde Aragon pasó á Francia, desde hacer injuria al matrimonio y por no sujetarse á la des- alli á Toscana; apaciguados ende los alborotos de los honestidad ; que si fué así, es tanto mas de loar este gibelinos, en Roma finalmente le declaró por rey de caballero, que su mujer Margarita, despues que dél Pulla y de Sicilia el papa Nicolao IV, el que al prinenviudó, se dice lizo poco caso de lo que debiera y cipio deste año sucedió en lugar de Honorio. Púsole la vivió con poco recato. Dejó este caballero una hija lla corona real en su cabeza con todas las demás insignias mada Anastasia , que casó con Romuno Ursino, pariente y vestiduras reales. Pretendia el Pontílice no ser válido cercano del papa Nicolao III y conde de Nola. La nubi- | el concierto pasado, como hecho sin su licencia, de un lísima sucesion que procedió deste casamiento se con reino que de tiempo antiguo era feudatario de la Iglesia lipuó en aquella casa y estado hasta nuestros tiempos, romana. Esto alteró grandemente el ánimo del rey de cuando últimamente faltó y la ciudad de Nola volvió á Aragon, lanto mas que entendia y le avisaban que el la corona real,

rey don Sancho queria dejar su amistad y avenirse con el rey de Francia á persuasion del sumo Pontifice, parecer que aprobaban la Reina y don Gonzalo , arzobispo

de Toledo, aunque muchos grandes juzgaban debia ser la muerte de don Lope de Haro, que le dieron dentro preferida la amistad del rey de Aragon, así por la ve- de palacio y en presencia del mismo Rey; si con razon cindad de los reinos como por tener en su poder los o sin ella, no se averigua bastantemente. Para que todo hermanos Cerdas. Destos principios se alteraron algu esto mejor se entienda será bien relatar los principios nos, y por la muerte de don Lope de Haro, como luego por do se encaminó esta desgracia. Por muerte de don se conlará, sus parientes y amigos se pasaron á Ara- | Alvar Nuñez de Lara, que falleció poco despues que gon, y fueron causa de nuevas y largas guerras; pre- tornó en gracia del rey don Sancho, don Lope de Haro, tendian y procuraban salisfacerse de sus particulares su competidor, volvió a Castilla y á la corte cun esnedisgustos con las discordias y males comunes. El rey ranza de recobrar la cabida y autoridad que antes tedon Sancho por el mismo caso se vió puesto en necesi nia , pues era muerto su contrario; pero la naturaleza, dad de darse priesa á hacer la confederacion con el rey que no permite viva alguno sin competidor y sin conde Francia. Enviaron los dos reyes sus embajadores á traste, en el mismo punto que murió, bizo que don Leon de Francia, do los esperaba el cardenal Juan Cau Juan, hermano del difunto, subiese al mismo grado do Jelo, enviado por legado del sumo Pontifice para este dignidad y al favor y gracia del Principe que su herefecto. Por el rey de Francia vinieron Mornay y Lam- mano tuvo, con mucho gusto del pueblo y no menor berto, caballeros principales de su corte; el rey don San pesar y dolor de don Lope de Haro. Quejábase que con cho envió á don Merino, obispo de Astorga. El concierto aquellas artes y mañas se le hacia nolable agravio, y se hizo desta manera : el rey don Sancho prometia de que todo se encaminaba á disminuir su autoridad y medar á don Alonso de la Cerda el reino de Murcia, á tal noscaballa. Era el sentimiento en tanto grado, que no que no se intitulase en ninguna manera rey de Castilla, temia de dar muestras dél al mismo Rey y formar quejas y el reino de Murcia le tuviese como moviente y feuda en su presencia. Como el infante don Juan, su yerno, tario de Castilla; que si don Alonso muriese sin hijos, con un escuadron de gente corriese la campaña de Sasucediese don Hernando, su hermano menor; el de Cas lamanca, y con sus ordinarias correrías llegase basta tilla enviase mil caballos en ayuda al rey de Francia, Ciudad-Rodrigo y el Rey se quejase desto con don Loque queria mover guerra á Aragon, y si fuese necesario, pe de Haro, tuvo atrevimiento de confesar que todo diese paso y entrada segura por sus tierras al ejército aquello se hacia por su consejo y voluntad, hasta añafrancés; item, que los hermanos Cerdas, luego que al dir que si el Rey iba á Valladolid, su yerno vendria a cauzasen libertad con el poder y industria de los dos Cigales, que es un pueblo allí cerca, y era tanto como reyes, se entregasen en poder del rey de Francia. Este amenazalle. Soltar la rienda á la mala condicion y irritar concierto dió mucho disgusto á doña Blanca, madre de con esto la ira de los reyes, cosa es muy perjudicial. VerJos infantes, en tanto grado, que dejado su hermano, dad es que por entonces el Rey tuvo sufrimiento y disimuso fué à Portugal. Como mujer varonil pretendia buscar ló lo mejor que pudo hasta que se ofreciese ocasion para nuevos socorros contra las fuerzas de Castilla, pues castigar tan gran locura y desacato. Fué el Rey á Vallato que mas fué el trabajo que en esto tomó que el fruto dolid, habló con don Juan, su hermano, dióse orden coque sacó. El rey Dionisio de Portugal, echados los mo mo aquellos alborotos algun tanto sosegasen. Partido de ros de toda su tierra, gozaba de una tranquila paz, ni Valladolid, fué primero á Roa, y de allí á Berlanga y á le podian convencer a que la alterase en pro de otros y Soria. Despues tomó el camino para Tarazona para verdaño suyo. ¿Qué prudencia fuera ponerse en peligro se con el rey de Aragon y alcanzar del que le entregase cierto con esperanza incierta, y escurecer la gloria ga- los hermanos Cerdas. Estorbóse esta vista de los reyes nada y alterar la quietud y reposo de su reino con mo- por las malas mañas de don Lope de Haro, que como 'ver las armas fuera de tiempo? Tuvo este Rey muy bue tercero iba de una parte á otra, y á cada cual de las parnas partes, y en especial muy noble generacion de hi- tes referia en nombre del otro condiciones para asentar jos y hijas. De doña Isabel, su mujer, tuvo antes desto la paz muy pesadas y muy contrarias de lo que los misuna hija, llamada doña Isabel, y este año le nació otra, mos principes pretendian. Todo iba enderezado á ders que se llamó doña Costanza; de alli á dos años olro hijo, Iribar por inedio de los bermanos Cerdas al rey don Sanque se llamó don Alonso, que fué heredero del reino. cho, de quien tenia de todo punto el ánimo enajenado, De mujeres solteras tuvo estos hijos: á don Alonso de que fué la causa de no efectuarse cosa alguna y de volAlburquerque, de quien trae su descendencia una fa verse el Rey á Alfaro, que es una villa de Castilla puesmilia deste sobrenombre, nobilísima en Portugal, y álta a los con fines de Aragon y de Navarra. Acudieron el don Pedro, que fué dado á los estudios de las letras, infante don Juan y don Lope de flaro, su suegro, á hacer como da testimonio un libro que compuso de los linajes reverencia y compañía al Rey sin guarda bastante con y de la nobleza de España; y á don Juan y á don Fer que se asegurasen. Halláronse presentes don Gonzalo, Daudo, y ultra destos dos hijas, que la una casó con don arzobispo de Toledo, y don Juan Alonso, obispo de PlaJuan de la Cerda , y la otra se metió monja.

sencia, el obispo de Calahorra, el de Osma y el de Tuy;

allende destos el dean de Sevilla, que era chanciller maCAPITULO XH.

yor, y el abad de Valladolid, todos llamados á consejo De nucvas alteraciones que se levantaron en Castilla.

para tratar de cosas importantes. Llegados don Juan y

don Lope á besar al Rey la mano, mandoles le volviesen Castilla, por lo que tocaba á los moros, sosegaba á á la hora todos los castillos y plazas que tenian en su causa de la amistad que tenian con el rey de Granada; poder, y para esto alzasen el juramento á los soldados con Africa poco antes se asentaron treguas con Juzef, que tenian de guarnicion y diesen las contraseñas por rey de Marruecos. La guerra civil y doméstica tenia ál do entendiesen por cierto que era tal su voluntad. Fuétodos puestos en mayor cuidado. Sucedió este daño por les este mandato muy pesado, excusábanse de obedecer,

« AnteriorContinuar »