Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sa, excelente por siete altares de plata que tiene y por gurar sus cosas tomar el camino que á otros reyes sus la mucha gente que á ella acude. En especial una vez predecesores no salió mal, que fué cubrirse de la capa en el año es mas señalado el concurso; tambien en los de religion. Con este intento convocó los prelados de demás tiempos es de gran fama y devocion; dista de todo el reino. Acudieron á Toledo treinta y cinco obisBarcelona diez jornadas. Demás destas ciudades dieron I pos; túvose la primera junta á 9 dias de enero, año del al obispo narbonense á Luteba y á Euna 6 Elena, que Señor de 681. Cuéntase este Concilio por doceno entre es lo mismo. Al segundo obispo fué encomendada la los toledanos; en él se establecieron muchas cosas, pero ciudad de Braga, y con ella Dumio, Portu , Orense, dos fueron las principales. La primera aprobar la elecOviedo, Astorga , Britonia, Iria 6 Compostella , Aliu- | cion de Ervigio; mas ¿cómo se atrevieran á negar lo bra, iffa, Tuy. Despues destos dos fué nombrado el que pedia al que tenia las armas en la mano? Temeridad obispo de Tarragona, al cual otrosí quedaron sujetas las fuera y no prudencia contrastar á su voluntad. Para ciudades siguientes : Barcelona, Oca, Morada, por

este propósito absolvieron a los grandes del pleito hoventura Girona, Beria, por ventura Empurias, Oriola, menaje que hicieran á Wamba. Alegaban que por la reIlerda , que es Lérida, Tortosa, Zaragoza, Huesca, Pam nunciacion que él mismo hizo v por la nueva eleccion plona, Calahorra. El cuarto obispo fué de Cartagena; lenia perdida su fuerza el juramento y no obligaba. La añadiéronle otrosí á Toledo, Oreto, Játiva , Segobriga, segunda cosa fué dar al arzobispo de Toledo autoridad Compluto, Caraca, que es Guadalajara, Valencia, Mur para criar y elegir obispos en todo el reino cuando el cia, Baeza, Castulo, Montogia, Baza, Begena, por ven Rey, á cuyo cargo por antigua costumbre esto pertetura se ha de leer Bigastra. Al quinto dió á Mérida, ciu- necia , se hallase muy lejos; y que cuando estuviese dad principal, y con ella le consignó Pax Julia , que es presente, sin embargo, confirmase los que por el Rey Beja, Lisbona, Egitania, Coimbra , Lamego, Ebora, fuesen nombrados, que fué una prerogativa y privileCoria, Lampa, que ó es Salamanca ó un pueblo llama- gio de grande importancia y como abrir las zanjas y do Lumaso en tierra de Ciudad-Rodrigo. El postrer obis- | echar los cimientos de la primacía que esta iglesia tiepo tuvo á Sevilla, y con ella Itálica, Sericio de Sidueña.

ne sobre las demás iglesias de España. Las palabras del que es Jerez, Niebla, en latin Elepla , Málaga, Iliberris, decreto, que, aunque obscuras, son muy notables , sc Astigi, que es Ecija, Egabro, que es Cabra. Desta mane- pueden ver en el Concilio. Firmaron las acciones deste ra toda España sué por el emperador Constantino divi- | Concilio cuatro arzobispos, Juliano, de Sevilla ; Juliano, dida en seis obispados. Y para mayor autoridad y que de Toledo; Liuva, de Braga; Stéfano, de Mérida ; ca la religion tuviese su cabeza para gobernar y mandar, i parece que no obstante el privilegio concedido á la igleél se pasó á Constantinopla , y se llamó rey de aquella sia de Toledo, el de Sevilla no quiso dar al de Toledo ciudad, como quier que los de antes de Roma. Ordenó el primer lugar, sino guardar su antigüedad, como quier y mandó demás desto que todo el resto de los cristianos que en los concilios adelante siempre el de Toledo preobedeciese alseñor de Roma, que acostumbraban llamar ceda en el asiento y firma á los demás metropolitanos. señor de aquellos que eran del órden sagrado. Llama Despues desto, pasados dos años enteros, de nuevo por banle olrosi santo por el poder que recibiera de Pedro, | mandado del mismo rey Ervigio se juntaron en la misapóstol, que Cristo le habia dado, » Esto dice de la ma ma ciudad treinta y ocho obispos y veinte y seis vicanera susodicha aquel Moro. Concuerda la general de rios de obispos ausentes y nueve abades, que con mudon Alonso el Sabio, rey de Castilla , en que la division chos señores y grandes que presentes se hallaron, Code los obispados en España fué hecha por Constantino lebraron en la iglesia pretoriense de San Pedro y San Magno, y sigue el órden puesto de suso, mudados sola Pablo el concilio treceno de Toledo á los 4 del mes de mente algunos nombres de ciudades. De donde, y de noviembre, año de nuestra salvacion de 683, y del reila division de Wamba, y por conjeturas emendamos nado de Ervigio el cuarto. Esta iglesia se entiende esa algunos nombres, que sin duda en el Moro andan es tuvo donde al presente la de San Pablo, do los padres tragados; y sin embargo, no nos atrevimos á llamar ar dominicos estuvieron largo tiempo. Llámase pretorienzobispos á los que el Moro da el nombre de obispos, co- se porque está fuera de los muros, de praetorium, que mo ignorante que era de las cosas de nuestra religion, es casa de campo. En este Concilio por voluntad del Rey de los grados y policía que en ella hay. Quedará el lec y decreto que hicieron los prelados, se dió perdon getor con lo dicho avisado.

neral á los que siguieron á Paulo. Las imposiciones y

tributos se moderaron; y por excusar alborotos y por CAPITULO XVII.

la gran falta de dinero soltaron á los particulares todo Del rey Ervigio.

lo que por esta causa debian á las rentas reales. Todo

esto se enderezaba á ganar las voluntades con muestra Flavio Ervigio adquirió el reino malamente, como de clemencia y liberalidad, virtudes que en los prínqueda dicho; gobernóle empero bien y prudentemente. cipes cubren otros muchos males. Pretendia otrosí borCuanto á lo primero, como considerase la inconstancia | rar la mancha de haberse apoderado del reino por made las cosas humanas, que no perseveran largo tiempo las mañas. Demás desto , por cuanto muchos que no en un mismo ser , y en particular que el poder adqui eran nobles con diversos colores y trazas se apoderarido por malas mañas muchas veces por el aborreci ban de las honras y oficios públicos, y por emparentar miento que resulta en el pueblo es abatido, que su pre- los godos nobles con los del pueblo su antigua nodecesor era rey muy esclarecido y amado, y fuera por bleza en gran parte se estragaba y escurecia, se proengaño despojado de su grandeza, y que esto la gente / veyó de remedio para este daño. Ultimamente, en grade los godos no lo ignoraba, por todas estas razones se cia del Rey los obispos hicieron una ley de amparo para recelaba de algun revés y trabajo. Parecióle para ase- la reina Liubigolona y sus hijos, dado que el Rey les

faltase, en que se muestra lo mucho que temian al pue- | cias. Andaban estas demandas y respuestas entre Roblo, que por el aborrecimiento del padre no se venga- | ma y España al mismo tiempo que Ervigio, sin embargo sen en los hijos y en su madre. Tambien se mandó á los de las diligencias hechas para asegurarse en el reino, obispos que, avisados, acudiesen á la corte para tener se hallaba en gran cuidado por parecerle que el abory celebrar la Pascua juntamente con el Rey. Por una recimiento del pueblo todavía se continuaba , y que carla de Juliano, arzobispo de Toledo, á Idalio, obispo | muerto él, sus hijos no serian bastantes para reparar de Barcelona, se entiende cómo se trabó amistad entre este daño. Resolvióse de emparentar con el linaje de los dos por venir el dicho Obispo á la corte á celebrar | Wamba , y para esto casar a su hija Cijilona con un homJa Pascua, como dejaron ordenado. Firman , en este | bre principal de aquel linaje llamado Egica. Hizose asi, Concilio los arzobispos Juliano, de Toledo; Liuva, de

| y juntamente le hizo jurar miraria con todo cuidado por Braga; Stéfano, de Mérida, y Floresindo, arzobispo de el bien de la Reina, su suegra , y de sus cuñados. HeSevilla. Parece que este Rey se pretendió señalar en cho esto y quitadas algunas leyes de Wamba, algo rijuntar muchos concilios, porque el año luego siguiente gurosas para tiempos y costumbres tan estragadas, y por su diligencia y por mandado del papa Leon, segundo en particular templada la ley que trataba en razon de deste nombre, en Toledo á 14 de noviembre se dió prin- | las levas de soldados, falleció de su enfermedad en Tocipio al Concilio décimocuarto toledano, que se juntó ledo á 15 dias del mes de noviembre, dia viérnes, con intento que los obispos de España aprobasen y re- | año de 687. Reinó siete años y veinte y cinco dias. Su cibiesen un concilio que poco antes se celebrara en memoria y fama fué grande, aunque ni agradable ni Constantinopla con asistencia de docientos y noventa honrosa. Hobo en tiempo deste Rey en España grande prelados, y entre los concilios generales se cuenta por hambre; la puente y muros de Mérida fueron reparados sexto. No pudieron acudir todos los obispos de España con grande representacion de majestad, El sobrestante á causa de los frios del invierno y por quedar muy gas desta obra y trazador se llamó Sala, como se entiende tados de los concilios pasados. Concurrieron diez y siete por unos versos antiguos que andan entre las epigramas obispos, casi todos de la provincia cartaginense, y fuera de Eugenio III, arzobispo de Toledo. dellos los procuradores de los arzobispos de Tarragona, Narbona, Mérida , Braga y Sevilla y de otros obis

CAPITULO XVIII. pos ausentes hasta número de diez. Estos de comun acuerdo recibieron y aprobaron el susodichio Concilio

Del rey Egica. constantinopolitano, que ellos contaban por quinto, y El dia antes que muriese Ervigio nombró por su sule pusieron luego despues del Concilio calcedonense, ca cesor en el reino á su yerno Egica; y para que los granfué comun engaño de aquel siglo en España, Africa y des sin escrúpulo de conciencia le pudiesen jurar por en llirico no recebir el quinto Concilio general que se rey, alzóles el pleito homenaje que á él le tenian hecho. tuvo en tiempo del emperador Justiniano; yerro en que La uncion conforme á la costumbre de aquellos tiempos tropezó tambien san Isidoro, como se entiende por di se hizo nueve dias adelante en Toledo, un dia de doversos lugares de sus libros. Alegaban para esto que en mingo, á 24 de noviembre, luna décimaquinta , en la aquel Concilio quinto se reprobaron los escritos de Iba, la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo. Vióse edeseno, y de Teodoro, monpsuesteno, y de Teodorito, en este Rey como la memoria del agravio dura mas y obispo de Ciro, que son los tres capítulos tan nombra | es mas poderosa que la del benelicio, ca luego á los dos en aquella era. Decian que el Concilio calcedonense principios de su reinado dió muestra el rey Egica del aprobó y recibió los dichos autores, y que no era lícito odio que tenia concebido en su pecho contra su suecondenarlos. Todo esto procedia de no entender que gro, repudiando a su mujer Cijilona en venganza de su puedan las personas ser aprobadas dado que sus opi padre, dado que tenia della un hijo llamado Witiza. No piones se reprueben, como en efecto fué así, que el falta quien diga que lo hizo á persuasion de Wamba, el Concilio calcedonense aprobó las personas, el quinto cual asimismo debajo de muestra de piedad tenia enConcilio condenó sus escritos. Finalmente, los prelados cubierto el deseo de venganza y el aborrecimiento conde España condenaron los monotélitas y apollinaristas, tra Ervigio basta lo poslrero de su edad. Demás desto, que ponian en Cristo sola una voluntad, conforme á lo castigó á algunos grandes del reino que tuvieron parte decretado en el dicho Concilio general. Demás desto, en el engaño y privacion del rey Wamba. Estas cosas se una Apologia, compuesta por Juliano, arzobispo de To reprehenden especialmente en este Rey, que por lo deledo, muy erudita, en nombre del Concilio enviaron á más en virtudes, justicia y piedad se puede comparar con Roma por medio de Pedro, regionario de la Iglesia ro- cualquiera de los reyes pasados. Señalóse igualmente mana, en que se contenian los principales capítulos y en las artes de la paz y de la guerra ; fué colmado y alacabezas de nuestra fe. Cuando llegó á Roma , por muer- | bado de prudencia y de mansedumbre. Allende desto, te del papa Leon presidia en su silla Benedicto, el cual movido de su devocion por no dar ventaja á los reyes juzgó que en aquella Apologia se decian algunas cosas | sus predecesores en el deseo de aumentar la religion, no bien. Entre ellas una era que en la santísima Trini dió órden que se juntase el décimoquinto Concilio todad la sapiencia procede de la sapiencia, y la voluntad | ledano. Concurrieron de todas partes sesenta y seis de la voluntad, manera de hablar conforme a lo que en l obispos, año del Señor de 688. Juntáronse á 15 de mayo el Símbolo confesamos, Dios de Dios y lumbre de lum- en la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo. Lo bre. El Pontífice juzgaba que semejantes maneras de que principalmente se trató fué averiguar la fuerza que hablar no se debian usar, ni extender mas de aquello que tenia el juramento que por respeto del rey Ervigio y por la Iglesia usaba. Ofendiale asimismo lo que Juliano de su mandado algunos años antes hicieron Egica y los cia de Cristo, es a saber, que constaba de tres sustan grandes de amparar á la Reina viuda y á sus hijos. La causa de dudar era que con la revuelta de los tiempos baratados los godos, dado que ni el número de los que muchos fueron despojados de sus bienes, de que que- | pelearon ni de los muertos ni los lugares donde las badaban apoderados y los poscian la mujer y hijos de Er-' tallas se dieron se puede averiguar, que fué un nolable vigio. Preguntose si por razón del juramento era pro- descuido de aquellos tiempos. Solo consta que el Rey hibido, así á los agraviados de ponelles demanda como con su prudencia atajó los principios de la guerra civil - al Rey de dar sentencia en su favor. Fué respondido de que amenazaba mayores males. El arzobispo Sisberto, comun consentimiento de los prelados y del Concilio causa principal de todos ellos, fué condenado á desque la santidad del juramento no debe favorecer á la tierro, primero por sentencia del Rey, y despues de los maldad, y que antes se cumple con él en deshacer los prelados, que junto con esto le descomulgaron y desagravios y volver por la justicia. Tratóse otrosí de res pojaron del arzobispado. Para efectuar esto y otras coponder á las tachas que el pontífice Benedicto puso en sas se juntaron en Toledo por mandado del Rey en la la Apologia que le envió el Concilio pasado; y para este iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo á 2 de efecto Juliano, con aprobacion de los demás prelados, mayo, año de 693, en número sesenta y seis obispos que compuso un nuevo Apologético. en que pretende pro se hallaron en este Concilio, décimosexto entre los tobar que en Dios procede voluntad de voluntad y sabi ledanos. Pónese en él una confesion de la se, y en ella, en duria de sabiduría; y que Cristo nuestro Señor consta confirmacion de lo que antes determinaron, dicen por de tres sustancias, que era en lo que reparaba Bene expresas palabras que en Dios procede voluntad de vodicto, ca la palabra sustancia se puede tomar en signi luntad, sapiencia de sapiencia , esencia de esencia; y ficacion de naturaleza y de esencia; y no hay duda sino que Cristo, nuestro Señor abajó á los infiernos. Dan que en Cristo hay tres naturalezas, es á saber, dişini por nobles y horros de tributos á todos los judíos que dad, cuerpo y alma. Demás desto, las dicciones abstrac de corazon abrazasen la religion cristiana. Reformátas con que se significan las formas á veces se toman ronse las leyes de los godos; mandóse que por la salud por las concretas que significan los supuestos; de suer del Rey , de sus bijos y nietos se hiciese oracion cada te que tanto es decir que sabiduría procede de sabidu- dia en todas las iglesias con rogativa que para esto orría como si dijera el hijo sabio procede del padre sa denaron; deste principio entendemos se tomó la rogabio. Cuando llegó esta disputa a Roma era difunto el tiva que hasta hoy en la misa se hace en España mupapa Benedicto y puesto Sergio en su lugar, el cual, se- dadas pocas palabras. Firmaron en este Concilio en prigun que lo testifica el arzobispo don Rodrigo, la alabó | mer lugar Félix, que de arzobispo de Sevilla en lugar en grande manera. A nos parece algo mas libre de lo de Sisberto pasó á la iglesia de Toledo; y con el firque sufria la modestia de Juliano y la majestad del pon- maron Faustino , que de Braga pasara á Sevilla; Máxitífice romano, supremo pastor de la Iglesia ; pero po mo, de Mérida; Vera, de Tarragona; Felix, arzobispo cos en el ingenio y erudicion reconocen á nadie venta de Braga y obispo de Portu. Estos mismos arzobispos ja , y es dificultoso templar el fervor de la disputa, prin con otros muchos prelados, aunque el número no se cipalmente los que se sienten irritados. Era Juliano en sabe, se juntaron el año luego siguiente en Toledo en aquel tiempo muy aventajado en erudicion, de que dan la iglesia de Santa Leocadia del Arrabal. Alli á 7 dias bastante muestra sus obras, en especial la que intituló de noviembre celebraron el postrer Concilio de los toPronóstico del siglo venidero, y otra Delas seis edades, ledanos. No pudieron acudir sino muy pocos obispos de libros que duran hasta hoy; las demás con el tiempo la Gallia Gótica á causa de cierta peste que leria por este perecieron. Nació de padres judíos, fué dicípulo de tiempo en la tierra y de la guerra que les daban los Eugenio III, su predecesor, muy amigo de Gudila , ar franceses comarcanos. Tratóse á instancia del Rey de cediano de Toledo; sucedió á Quirico, arzobispo de desarraigar de todo punto del reino los judíos, porque aquella ciudad, tuvo ingenio fácil, copioso y suave, en como el Rey testificaba en un memorial que presentó al bondad y en virtud fué muy señalado. Pasó desta vida Concilio, se habian comunicado con los judíos de Afrien tiempo del rey Egica á 8 de marzo, año de 690; sụ ca de levantarse y entregar á España á los moros. Que cuerpo fué sepultado en Santa Leocadia. Es contado en el mal cundiera mas de lo que se podia creer, y secreel número de los santos, como se ve por los martirolo tamente estaba derramado por todas las partes de Esgios y calendarios. Las faltas de su sucesor le hicieron paña, si bien no habia pasado los Pirineos ni entrado mas señalado, ca le sucedió Sisberto, hombre arrojado en la Francia; que no era justo disimular y sufrir tan gray malo, pues se alrevió á vestirse la casulla que del

ve traicion; por tanto, que conliriesen entre sí y decielo se trajo á san Ilefonso , la cual hasta entonces sus terminasen lo que se debia hacer. Esto propuso el Rey; predecesores por reverencia nunca habian tocado. Des- los prelados acordaron que todos los judíos se diesen te principio se despeñó en mayores males; y es así de por esclavos; y para que con la pobreza sintiesen mas ordinario que se ciegan los hombres cuando la divina el trabajo que todos sus bienes fuesen confiscados; devenganza 'los sigue y no quiere se emboten los filos más desto, que les quitasen los hijos luego que llegasen de su espada. Olvidado pues de la diguidad que tenia, á edad de siete años; y los entregasen á cristianos que con corazon altivo y revoltoso se rebeló contra el Rey. | los criašen y amaestrasen. Hicieron asimismo ley de Era hombre astuto, y no le faltaba maña ni palabras amparo para la reina Cijilona y para sus hijos, caso para granjear las voluntades; y como el reino estuviese que el Rey muriese, aunque desde los años pasados, dividido en bandos, muchos, así de los nobles como del como se dijo , estaba-repudiada; como tambien en un pueblo, se le arrimaron, de donde resultaron alborotos Concilio de Zaragoza que se tuvo tres años antes deste, civiles y guerras con los de fuera, todo, como se puede en general se lijzo una ley en que se mandó que despues sospechar, á persuasion de Sisberto. Tres veces se vino de la muerte del Rey, cualquiera reina, para que naá las manos con los franceses, y otras tantas fueron des- die se le atreviese, eutrase en religion y se hiciese mon

ja. Estas cosas fueron las que principalmente se decre- / género de servicio y adulacion imitar los vicios de los taron en este Concilio. Tenia el Rey en su mujer Ciji- | principes, y los mas ponen su felicidad y contento en lona un hijo llamado Witiza ; determinóse su padre de | la libertad de sus sentidos y gustos. Hizose otrosí una bacelle compañero de su reino. Esto sucedió despues ley en que negaron la obediencia al Padre Santo, quo de haber él solo reinado por espacio de diez años. Dan fué quitar el freno del todo y la máscara y el camino desto muestra algunas monedas que se hallan acuña derecho para que todo se acabase y se destruyese el das con los nombres destos dos principes por reinar reino, hasta entonces de bienes colmado por obedecer ambos juntamente. Cerca de la ciudad de Tuy, en un á Roma, y de toda prosperidad y buenandanza. Para valle muy deleitoso, de muchas fuentes y arboleda, que estas leyes luviesen mas fuerza se juntaron en Tohasta lioy se ven algunos paredones, rastros de un edi- ledo los obispos á Concilio , que fué el décimo octavo de ficio real que levantó Wiliza para su recreacion en el los folcianos. La junta fué en la iglesia de San Pedro y tiempo que hizo residencia en aquella ciudad, ca su på- San Pablo del Arrabal, donde á la sazon estaba un modre, por evitar alborotos y desabrimientos, le envió al

nasterio de monjas de San Benito. Era Gunderico arzogobierno de Galicia, donde fué el reino de los sueros. bispo de Toledo. Los decretos deste Concilio no se poFalleció el rey Egica en Toledo de su enfermedad el nen ni andan entre los demás concilios, ni era razon año quinto adelante, que se contaba del Señor 701 por por ser del todo contrarios á las leyes y cánones ecleel mes de noviembre. Acudió su hijo desde Galicia, y siásticos. En particular, contra lo que por leyes antiguas sin contradiccion fué recebido por rey y ungido á estaba dispuesto, se dió libertad á los judios para que fuer de los reyes godos á los 15 del dicho mes de no volviesen y morasen en España. Desde entonces se coviembre.

menzó á revolver todo y a despeñarse; porque dado que

á muchos daba gusto el vicio, casi todos juzgaban mal CAPITULO XIX.

dél, y en particular se desabrieron todos aquellos quo Del rey Witiza.

eran aficionados a las leyes y costumbres antiguas, y

muchos volvieron los ojos al linaje y sucesion del rey El reinado de Wiliza fué desbaratado y torpe de to Chindasvinto para les volver la corona y poner remedio das maneras, señalado principalmente en crueldad, in- por este camino a tanlos males. No se le encubrió esto piedad y menosprecio de las leyes eclesiásticas. Los á Witiza , que fué ocasion de embravecerse conlra lus graudes pecados y desórdenes de España la llevaban de de aquella casa, y lo que comenzó en vida de su padre, caida y á grandes jornadas la encaminaban al despeña- que fué ensangrentar sus manos en aquel linaje, condero. Y es cosa natural y muy usada que cuando los tinuarlo como podia y llevarlo al cabo. Vivian dos hijos reinos y provincias se hallan mas encumbrados en toda de Chindasvinto, hermanos del rey Recesvinto, que se prosperidad entonces perezcan y se deshagan; todo lo llamaban el uno Teodefredo y el otro Favila. Teodefredo de acú abajo a la manera del tiempo y conforme al mo era duque de Córdoba, do para su entretenimiento edi. vimiento de los cielos tiene su período y fin, y al cabo ficó un palacio á la sazon y aun despues muy nombrado. se trueca y trastorna, ciudades, leyes, costumbres. Ver Estaba determinado de no ir á la corte por no asegudad es que al principio Witiza dió muestra de buen prín- rarse del Rey y pasar su vida en sus tierras y estado. cipe, de querer volver por la inocencia y reprimir la mal Favila era duque de Cantabria ó Vizcaya , y en el tiemdad. Alzó el destierro á los que su padre tenia fuera de po que Witiza en vida de su padre residia en Galicia sus casas, y para que el beneficio fuese mas colmado anduvo en su compañía con cargo de capitan de la guarlos resliluyó en todas sus haciendas, honras y cargos. da, al cual los godos en aquel tiempo llamaban protosDemás desto, bizo quemar los papeles y procesos para patario. Matóle á tuerto Witiza con un golpe que le dió que no quedase memoria de los delitos y infamias que de un baston, y aun algunos sospechan para gozar mas les achacaron y por los cuales fueron condenados en Jibremente de su mujer, en quien tenia puestos los ojos, aquella revuelta de tiempos. Buenos principios eran | Quedó de Favila un hijo llamado don Pelayo, el que estos si continuara y adelante no se trocara del todo y adelante comenzó á reparar los daños y caida de Espamudara. Es muy dificultoso enfrenar la edad delezna ña, y entonces acerca de Witiza hacia como teniente el ble y el poder con la razon, virtud y templauza. El pri oficio de su padre. Mas por su muerte se retiró a su esmer escalon para desbaratarse fué entregarse á los tado de Cantabria, y el conde dou Julian, casado con aduladores, que los hay de ordinario y de muchas ma hermana de Wiliza, fué puesto en el cargo de protospaneras en las casas de los principes, ralea perjudicial y lario. Estas fueron las primeras muestras que Wiliza en abominable. Por este camino se despeñó en todo género vida de su padre dió de su fiereza y de la enemiga que de deshonestidades, enfermedad antigua suya , pero lenia contra aquel nobilísimo linaje. Hecho rey, pasó reprimida en alguna manera los años pasados por res adelante, y volvió su rabia contra don Pelayo y su lio peto de su padre, Tuvo gran número de concubinas con Teodefredo; al tio, magüer que retirado en su casa, privo el tratamiento y estado como si fueran reinas y sus mu de la vista y le cegó; á don Pelayo no pudo haber á las jeres legitimas. Para dar algun color y excusa á este manos, dado que lo procuró con todo cuidado, como desórden hizo otra mayor maldad ; ordenó una ley en tambien se le escapó don Rodrigo, hijo de Teodefredo, que concedió á lodos que hiciesen lo mismo, y en par que despues vino á ser rey. Don Pelayo por no aseguticular dió licencia á las personas eclesiásticas y consa rarse en España dicen se ausentó, y con muestra dedegradas á Dios para que se casasen; ley abominable y fea, vocion pasó á Jerusalem en romería. En confirmacion pero que á muchos y á los mas dió gusto. Hacian de deslo por largo tiempo mostraban en Arralia, pueblo de buena gana lo que les permilian, así por cumplir con Vizcaya, los bordones de don Pelayo y su compañero, de sus apelitos como por agradar á su Rey; que es cierto que usaron en aquella larga peregrinacion. Resultó desa

M-L.

[graphic]

12

las crueldades y de las demás torpezas y desórdenes des. 'familia y de la otra. Dejó Chindasvinto de su mujer Rite Rey que se hizo muy odioso á sus vasallos. Él, perdida, ciberga estos hijos: Recešvinto, el mayorazgo, que le la esperanza de apaciguarlos por buenos medios, acor- sucedió en el reino, Teodefredo y Favila y una bija, cudo de enfrenarlos con temor y quitarles la manera de yo nombre no se sabe: Recesvinto falleció sin dejar supoderse levantar y bacer suertes. Para esto mandó aba cesion. Así los grandes del reino pusieron en su lugar á tir las fortalezas y las murallas de casi todas las ciuda Wamba. La bija de Chindasvinto casó con un conde llades de España , digo casi todas, porque algunas fueron mado Ardebasto, griego de nacion, el cual, aunque desexemptas deste mandalo, como Toledo, Leon y Astor terrado de Constantinopla, por su valor y nobleza emga, sea por no querer aceptalle, 6 porque el Rey se fia parentó con el Rey, y tuvo por hijo á Ervigio, el que ba mas dellas que de las demás. Oltra desto, por las dió principio y fué causa de grandes males por apomismas causas deshizo las armas del reino en que con derarse del reino y quitarle, como le quitó á Wamba, siste la salud pública y la libertad. El color que daba con malas mañas y engaño. El rey Ervigio de su mujer & mundalos tan exorbitantes era el sosiego del reino y Liubigotona tuvo una lija , por nombre Cijilona, que desco que se conservase la paz, como quier que los ti casó con el rey Egica, deudo que era del rey Wamba, ranos luego que dellos se apodera la maldad temen sus casamiento que se enderezaba á quitar enemistades y mismos reparos y ayudas, y los que ni la vergüenza re | soldar la quiebra de disensiones entre aquellas dos catira de la torpéza, ni el temor de la crueldad, ni de la sas. Deste matrimonio nació Witiza, el mayorazgo, y locura la prudencia, estos por asegurarse se suelen en Oppas, prelado de Sevilla, y una hija, que, como dicen redar y caer en mayores daños. Era por este tiempo autores graves, casó con el conde don Julian. Hijos de.. arzobispo de Toledo Gunderico, sucesor de Félix, per Witiza fueron, como poco antes se dijo, Eva y Sisebuto. sona de grandes prendas y partes si tuviera valor y Tcodefredo el segundo, hijo de Chindasvinto, hobo en avimo para contrastar á males tan grandes, que hay su mujer Ricilona, señora nobilisima, á don Rodrigo, personas á quien, aunquc desplace la inaldud, no lienen peste, tizon y fuego de España. De Favila, hijo tambaslante ánimo para hacer rostro al que la comete. Que bien de Chindasvinto, nació don Pelayo, bien diferente. daban otrosí algunos sacerdotes, que como por la me en costumbres de su primo, pues por su esfuerzo y vamoria del tiempo pasado se mantuviesen en su puridad, lor comenzaron adelante á alzar cabeza las cosas de los po oprobaban los desórdenes de Witiza, á estos él per cristianos en España, abatidas de todo punto y destruisiguió y alligió de todas maneras hasta rendillosá su vo das por la locura de don Rodrigo. De don Pelayo traen lunlad, como lo hizo Sinderedo, sucesor de Gunderico, su descendencia los reyes de España , sin jamás cortarque se acomodó con los tienpos y se sujetó al Rey en se la línea de su alcuña real hasta nuestro tiempo, antes tanto grado, que vino en que Oppas, hermano de Wili siempre los lijos han heredado la corona de sus padres, za, ó como otros dicen, hijo, de la iglesia de Sevilla, | o los hermanos de sus herinanos, que es cosa muy enyo arzobispo era, fuese trasladado á Toledo. De que de nolar, resultó olro nuevo desórden encadenado de los demás, que hobiese juntamente dos prelados de aquella ciudad

I CAPITULO XXI. contra lo que disponen las leyes eclesiásticas. La muerļe de Wiliza fué conforme a la vida , si bien los autores en

De los principios del rey don Rodrigo. la manera della se diferencian. El arzobispo don Rodri Tal era el estado de las cosas de España a la sazon go dice que fué muerlo por conjuracion de don Rodrigo, que don Rodrigo, excluidos los hijos de Wiliza , se enque se ayudó para esto, así de los de su valía como de cargó del reino de los godos por voto, como muchos jus romanos, á los cuales se recogió cuando cegaron á siepten, de los grandes; que ni las voluntades de la gensu padre. El desco de venganza y el miedo del peligro te se podian soldar por estar entre sí diferentes con las en que andaba le dieron ánimo para quitar la vida al parcialidades y bandos, ni lenían fuerzas bastantes para que así le trataba. Su padre lo que le quedó de la vida contrastar á los enemigos de fuera. Hallábanse fallos de pasó en Córdoba condenado á perpetuas tinieblas y cár

amigos que los socorriesen, y ellos por sí mismos tecel. Otros autores muy diligentes afirman que Wiliza nian los cuerpos flacos y los ánimos afeminados á causa murió de enfermedad en Toledo el año deceno de su de la soltura de su vida y costumbres. Todo era convireinado, que se contaba de Cristo 711. Dejó dos hijos, tes , manjares delicados y vino, con que tenian estraHamados el uno Eva, y el otro Sisebuto; á estos como gadas las fuerzas, y con las deshonestidades de todo quier que unos los favoreciesen y otros al contrario, se punto perdidas, y á ejemplo de los principales los mas levantaron en el reino recios temporales y torbellinos, del pueblo hacian una vida torpe y insame. Eran muy cuyo remate fué la mas miserable desventura de cuan á propósito para levantar bullicios, para liacer fieros y las se pudieran pensar.

desgarros, pero muy inhábiles para acudir á las arinas

y venir á las puñadas con los enemigos. Finalinente, el CAPITULO XX.

imperio y señorío, ganado por valor y esfuerzo , se perdió

por la abundancia y deleites que de ordinario lo aconDe la genealogia destos roycs. .

pañan. Todo aquel vigor y essuerzo con que tan gran. La misma cosa pide que pues por la discnsion de los des cosas en guerra v en paz acabaron, los vicios le godos y por estar divididas.lus voluntades entre dos li- apagaron, y juntamente desbarataron toda la diciplina najes, el uno de Chindasvinto, y el olro de Wamba, que militar, de suerte que no se pudiera ballar cosa en aquel

pretendian ambos lener derecho a la corona , las cosas tiempo mas esįragada que las costumbres de España, . de España so despeñaron por esle tiempo en su total ni gento mas curiosa en buscar todo género de regalo.

perdiçion ; declaremos en breve la genealogía de la una Paréceme á mí que por estos tiempos el reino y nacion

« AnteriorContinuar »