Imágenes de páginas
PDF
EPUB

licencia del rey de Castilla llevó en su compañía á donta para proveerse de lo necesario y poderse sustentar. Diego Lopez de Haro para ocuparle en la guerra que Por lo demás, se presentaba buena ocasion de sujetar por aquellas partes hacia contra moros. Era don Die | los moros, por estar divididos y tener entre si guerras go famoso capitan en aquel tiempo, amado de los prin- civiles. La cosa pasó desta manera. El rey Mahomad. cipes, agradable á los soldados; así, demás de su hijo 1 por sobrenombre el Verde, despues que perdió aquella don Lope, le siguió un buen golpe de los soldados casa memorable jornada de las Navas de Tolosa, acordó tellanos, por el deseo que todos tenian de ejercitarse para rehacerse de fuerzas pasar en Africa. Entre los en aquella guerra debajo de la conducta de caudillo tan moros, mas que entre otras gentes, ningun respeto se principal. El rey de Castilla, aunque viejo y muy can guardan de lealtad y parentesco. Zeyt Abenzeyt, su sado, no tenia menos deseo de proseguir por su parte hermano, tomó ocasion de aquella ausencia para apola guerra contra moros, que quedaron amedrentados derarse de la ciudad de Valencia y de Monviedro con por la pérdida pasada y á pique de perderse, por estar toda aquella comarca. Lo mismo hizo un su primo, por divididos entre sí y alborotados con bandos y parcialida nombre Mahomad Zeyt, en las ciudades de Córdoba y des. Adelantóse el rey de Leon; rompió por aquella par de Baeza , que se alzó con ellas con color que era nieto te de la antigua Lusitania que confinaba con su reino y de Abdelmon de parte de un hijo suyo llamado Abdahoy se llama Extremadura. Találes los campos, quemó lla, y por esta causa le pertenecian los reinos de Afriles y saqueóles los pueblos y las aldeas, hizo grandes pre ca y de España, que fueron de su abuelo. Demás desto, sas de hombres y de ganados. En parlicular á la ribera otro moro, por nombre Albullali, muy principal en ridel rio Tajo ganó de los moros una villa antigua y fuerte, quezas y vasallos, movido por el ejemplo de los moros que se llama Alcántara. Para que la defendiesen , hizo ya dichos y convidado de la ocasion que se le presendella gracia á los caballeros de la orden de Calatrava, taba , sin otro mejor derecho se apoderó de Sevilla, de que pusieron allí buena guarnicion de soldados, que de Ecija y de Jerez. Desta manera las fuerzas de los moros, ordinario salian á correr la tierra de los moros y á hacer que de suyo no eran muy grandes, se dividieron en sus cabalgadas. Este fue el principio que tuvo la caballe muchas partes y por el mismo caso se enflaquecieron. ría de Alcántara, pequeño y flaco, como suele ser en las Buena ocasion era esta; mas el rey don Alonso, que era cosas grandes que se levantan de pequeños principios. el mas poderoso príncipe de España, no pudo acudir á De aquí vino que esta nueva caballería al principio fue | esta guerra, no solo por falta de vituallas, sino por dar sujeta á la de Calatrava; al presente se tiene por exemp socorro á los ingleses, con quien tenia deudo y amistad, ta, en especial despues que estos caballeros ganaron y cuyo partido en las partes de Francia andaba muy de una bula en este propósito del papa Julio II en ningu- caida, á causa que los franceses, contra lo que tenian na cosa quieren reconocer esta mayoría. El hábito de asentado, de repente les movieron una guerra muy cruel Calatrava antiguamente fué un escapulario con una ca- y sangrienta. Por el mismo tiempo el rey de Portupilla que del salia sobre el vestido á manera de los frai gal, don Alonso el Segundo, por sobrenombre el Gorles; mas por concesion del Papa, que en tiempo del do, andaba ocupado en recobrar por las armas los estascisma se llamó Benedicto XIII, el año de 1397 dejaron dos que en aquel reino su padre dejó en su testamento la capilla y tomaron la cruz roja florlisada de la forma | á sus hermanas; causas que alegar para lo que quieque hoy la usan, que se remata en cuatro flores de lis. | | ren nunca á los principes faltan. Acudieron aquellas Los de Alcántara en sus principios usaron por lábito señoras al amparo del rey de Leon, que era su deudo, y de un capirote y una chia roja, ancha cuatro dedos, les caia mas cerca para valerse de sus fuerzas. No sué y larga una tercia; pero el mismo Papa les concedió él mismo en persona; pero envió a su hijo don Fernanpor su bula trocasen aquellas insignias en la cruz verde do, el cual con las armas ganó de los porlugueses alflorlisada de que usan en manto blanco de la misma gulus pueblos, que adelante se volvieron por mandado forma y remates que la de Calatrava, que fué el año del papa Inocencio, que interpuso su autoridad para adelante de 1411. Los unos y los otros militar debajo sosegar estos bullicios y componer todas aquellas disede la regla de San Bernardo y son sujetos a la orden rencias. El rey de Castilla á la misma sazon deseaba del Cistel. Este fio tuvo y este efecto hizo la guerra que verse con el rey de Portugal, su yerno, para comuniel rey de Leon movió contra los moros por este tiempo, car con él cosas muy graves. Couvidoles por sus embaalgo mas próspero que la que se hizo de parte de Cas jadores que se llegase á Plasencia; y porque enlendió tilla. Fué así, que el rey don Alonso de Castilla dió vuel- que la venida del Portugués se dilataria algun tiempo, ta al reino de Toledo. Seguiale mucha gente, que hizo pasó á Burgos con intento de acudir á lo de Francia y levantar en todas partes, con que llegó hasta Consue enviar en favor de los ingleses gente de socorro. La gra y hasla Calatrava, que eran las fronteras por aque muerte atajó todas estas trazas. Daba la vuelta desde Jla parte de su reino. Pasó adelante, rompió por las Búrgos por el deseo que tenia de verse con el rey de tierras de los moros hasta llegar á Baeza, que era vuel Portugal, cuando en Garcimuñoz, pueblo conocido, lo ta á poder de moros. Hizo grandes talas por aquella co sobrevino una dolencia mortal, que se le aumentó con marca, robos y sacomanos, finalmente se puso sobre cierto aviso que le llegó de que aquel Rey'se excusaba aquella ciudad con intento de rendirla. Acudió a ser- l de llegar basta Plasencia, y solo venia en que si aquevirle en este cerco, entre otros, Diego Lopez de Haro, llas vislas importaban tanto, se hiciesen á la raya de despues que se dió fin á la guerra de Extremadura. Hi los dos reinos. Esta es la condicion de muchos priucicieron todo el esfuerzo posible, mas no pudieron salir pes, que por no reconocer ni dar ventaja a nadie, sea con su intento á causa que el año era muy falto de man- . deudo, sea superior, sea mąs anciano, dejan pasar mutenimiento y no se podian proveer de vituallas. Hicie chas ocasiones de concluir negocios muy importantes. ron lreguas con los moros, y con tanto dieron la vuel- | Puédese tambien sospechar que aquel Principe no se fió mucho del de Castilla , si bien era su suegro, por ser | no, y en nombre de otro, que era el Rey, mandallo astuto y mañoso y muy atento á sus particulares. Agra- ellos todo, quitar y poner á su voluntad. Algunos en vóse la dolencia tanto, que los médicos le desafiuciaron. Aragon pasaban mas adelante, ca pretendian coroAsistible en aquel último trance el arzobispo de Tole- narse y gobernar en su nombre todo aquel reino. ¡Cuán do, que desde Calatrava, donde residió algun tiempo desapoderado y perjudicial es el apetito de reinar y la para remediar el hambre, como queda dicho, concluido ambicion! Todo lo revuelve y lo trueca sin tener cuenta aquel negocio, acudió á Búrgos y hacia compañía al Rey. | con la infamia ni lo que la modestia y templanza piden. El mismo le confesó y hizo que recibiese los demás sa Entre estas tempestades el gobierno y la gente andaba cramentos como suelen los cristianos, orderase y otor- como nave sin gobernalle azotada de los vientos y de gase su testamento. Esto hecho, rindió el alma, lúnes, las olas del mar, especialmente en Aragon se veian esá 6 de otubre, dia de santa Fides, vírgen, del ano que se tos daños por la ambicion perjudicial de don Sancho y contaba de 1214. Conforme á esto se ha de corregir la de don Fernando, tios de aquel Rey, que, segun queda letra del arzobispo don Rodrigo, que muchas veces por dicho, pretendia cada cual para si aquella corona. No culpa de los impresores y de los escribientes está muy les faltaba brio para salir con su intento, ni mana para estragada. Este fin tuvo el rey don Alonso, el mas es-, granjear las voluntades del pueblo. Alegaban que el clarecido príncipe en guerra y en paz de cuantos en rey don Jaime no podia heredar á su padre por no ser aquel siglo florecieron. El solo acabó muchas cosas y de legitimo matrimonio. Demás desto, don Sancho con salió con grandes empresas; los otros reyes de España fra su competidor se valia de que era monje profeso y sin él y sin su ayuda apenas hicieron cosa alguna que por el mismo caso incapaz de la corona; don Fernando, fuese de mucha consideracion. Falleció en edad de cin del ejemplo del rey don Ramiro, que sin embargo que cuenta y siete años y mas veinte y dos dias; dellos rei- era monje y de mucha edad, sucedió en aquel reino á nó por espacio de los cincuenta y cinco. Sepultaron su su hermano; y que quilado este impedimento, él era cuerpo en las Huelgas de Burgos, acompañaronle la de los trasversales el pariente mas cercano. Con eslo reina doña Leonor, su bija doña Berenguela, el arzo | el reino se dividió en tres parcialidades; pocos, pero bispo don Rodrigo con otros principales del reino. Fa- los mejores y mas poderosos, seguian el partido del verlecieron asimismo este año la reina de Castilla, viuda, dadero Rey. El pueblo, sin cuidar mucho de lo que era doña Leonor, y don Fernando, el hijo mayor del rey de justo, se arrimaba á los que de presente con dádivas y Leon, habido en su primera mujer; y demás destos con promesas los graujeaban. Enviáronse sobre el caso don Diego Lopez de Haro, don Pedro de Castro, hijo embajadores al papa Inocencio, como arriba queda dide Fernando de Castro, todos personajes muy princi cho, para pedir á su Rey, el cual en compañía del obispales. La muerte de la Reina fué en Burgos, viérnes, po ebredunense con muy buenas palabras los remilió último de octubre. El dolor que recibió por ver muerto

á Francia enderezados al cardenal Beneventano, su

á Francia en su marido, que le queria mucho, le aceleró su fin; co legado, con órden que al conde de Monforte entregaso mo fueron muy conformes en la vida , asi sepultaron su lo que tenian ganado en Francia contra los herejes, ú cuerpo junto al de su marido. Don Fernando , hijo del tal que él mismo pusiese en liberlad al niño rey de Ararey de Leon y de su mujer doña Teresa, era mozo de gon y le entregase á sus vasallos. Sabida la voluntad aventajadas partes y que daba muy buenas muestras, | del Papa , el legado y el conde de Monforte obedecieron si la muerte antes de tiempo no le atajara los pasos y sin dificultad. Hallábanse en Carcasona, desde donde cortara las esperanzas que tales virtudes y la a postura acompañaron al Rey, que tevia solos seis años y cuatro de su cuerpo prometian; enterráronle en el templo de meses, hasta la ciudad de Narbona; en su compañía Santiago de Galicia. Quedó otro hermano suyo de su don Ramon, conde de la Proenza, su primo hermano y mismo nombre, pero nacido de otra madre, que fué do- de la misma edad del Rey, para que se criase en Aragon na Berenguela, y que adelante sucedió en el reino de entre tanto que las guerras de Francia se apaciguaban. Castilla y tambien a su padre, como se verá en sus lu- | Acudieron á aquella ciudad por estar á la raya de los gares. Don Pedro de Castro ayudó y sirvió muy bien all dos reinos muchos señores de la corona de Aragon para rey de Leon en las guerras que hizo contra moros. Su recebir, servir y acompañar á su Rey, todos con gran muerte fué en Marruecos, ciudad de Berbería. La causa muestra de alegría y grandes regocijos y recebimientos; por qué pasó en Africa no se sabe; por ventura algun que todos los pueblos por do pasaba le hacian procedesgusto ó la amistad que tenia trabada con los inoros siones y rogativas por su salud y larga vida. Tenia el desde el tiempo de su padre. Falleció á 18 de agosto niño para aquella edad buena presencia, y la estatura deste mismo año en que vamos.

del cuerpo mayor que pedian aquellos años; muestra

de lo que fué adelante, de su valor y grandeza. El CAPITULO IV. ·

conde de Monforte se quedó para proseguir la guerra. Cómo en Castilla y Aragon hobo revueltas y guerras.

El Legado, que en todo tenia mano, hizo convocar

Cortes para la ciudad de Lérida con atencion á dlar Despues de la muerte de don Pedro, rey de Aragon, 1 asiento en todas las cosas. Juntáronse á su llamado los y de don Alonso, rey de Castilla , resultaron en el un señores , ricos hombres, los prelados y procuradores reino y en el otro bullicios y alteraciones muy graves, para el dia que les señalaron. Los infantes don Sancho á causa de la poca edad de los nuevos reyes don Eori y don Fernando no quisieron acudir por ver el pleito que y don Jaime, que sucedieron á sus padres. Los se- inal parado. En aquellas Cortes todos los que presentes ñores, á cuyo cargo estaba mirar por el bien y pro co se hallaron de los tres brazos del reino juraron al nuevo mun, todos tenian mas atencion á sus particulares. Rey; cosa nueva en Aragon, pero que deste principio Muchos en Castilla pretendiao apoderarse del gobiera quedó usentado para adelaple, y asi se acostumbra de

.

jurar aquellos reyes. Nombraron por ayo del niño para mandar, procuraron aprovecharse de aquella ocasion que le amaestrase á don Guillen Monredon, maestre y superior de los templarios en aquel reino y el prin- nos, Alvaro, Fernando y Gonzalo, hijos de don Nuño, cipal de los embajadores que se enviaron al Papa. Se conde de Lara, poderosos en riquezas y en aliados. ñalaron otrosí la fortaleza de Monzon para que alli se Estos hacian poco caso del Rey, por ser niño, y de su criase el nuevo Rey, lasta tanto que las parcialidades hermana, por ser mujer. Pretendian salir con su intense compusiesen, y que él tuviese edad para encargarse to, quier fuese con buenos medios ,quier con malos. del gobierno. Entre los ciudadanos de Zaragoza y la Ofreciéronse dos ocasiones muy á su propósito: la una, gente de Navarra se abrió la contratacion que, segun que un hombre particular, llamado Garci Lorenzo, na-. parece, tenian impedida por causa de las alteraciones tural de Palencia, tenia mucha cabida con dona Bede Aragon ó por otras diserencias, que siempre resul renguela. De la industria deste hombre y de su mana, tan entre los reinos comarcanos, mayormente que el que era muy grande, se pretendieron valer, y para esto rey don Sancho de Navarra por su edad y poca salud le prometieron, si terciaba bien y les acudia conforme poco podia acudir al gobierno y al amparo de sus va á su deseo, de dalle en premio la villa de Tablada, que sallos, antes vivia retirado en el castillo de Tudela sin él mucho deseaba. Esta fué la primera ocasion. La sealender ni á las cosas de la guerra ni á las del gobier gunda y de menos importancia fué la ausencia que á vo. Esto pasaba al fin deste año, en que cerca de la la sazon hizo don Rodrigo, arzobispo de Toledo, que ciudad de Tornay, principal en los estados de Flandes, solo por su mucha autoridad y prudencia pudiera desy puesta á la ribera del rio Escalda, el emperador Oton cubrir y desbaratar estas trazas. Partiose para Roma y Felipe, rey de Francia , tuvieron una sangrienta ba para hallarse con los demás 'prelados en el Concilio latalla. Estaba de parte del Emperador don Fernando, lerano, que por sus edictos tenia convocado el papa infante de Portugal, casado con la condesa proprieta- Inocencio. Juntáronse á su llamado cuatrocientos y ria de Flándes, que vencidos y desbaratados los de su doce prelados, y entre ellos los setenta y uno eran arparte y los imperiales, quedó preso por largo tiempo zobispos, el patriarca de Jerusalem y el de Constantien poder de los franceses. Esta fué la famosa batalla nopla. El Alejandrino y el Antioqueno no acudieron, de Bovinas, así dicha de un puente junto al cual se pero enviaron sus tenientes que supliesen sus veces. dió. En Aragon todavía continuaban en procurar algun Los demás sacerdotes que acudieron apenas se podian medio de paz; parecióles seria conveniente para con contar. Los negocios que en este Concilio se trataron fentar á don Sancho, conde de Ruisellon, encargarle fueron muchos y muy graves. Sobre todo pretendian el gobierno del reino de Aragon, como se hizo el año renovar la guerra de la Tierra-Sapta y apaciguar las siguiente de 1215. Lo que pensaban seria ocasion de alteraciones de Francia, que los lierejes traian reruelsosiego sucedió muy al revés ; que como persona de la. Abrióse el Concilio por el mes de noviembre en la seosa de mandar, con la mano que le dieron, se encen iglesia de San Juan de Letran. Entre los demás padres dió en mayor deseo de coronarse por rey; de que re se señaló mucho el arzobispo don Rodrigo; hizo una sultaron mayores revueltas y bullicios, como se verá oracion á los del Concilio en lengua latina, pero mezadelante. Las cosas de Castilla no estaban en mejor es cladas sentencias y como flores de las olras lenguas tado. Era el nuevo rey don Enrique de once años, cuan italiana , alemana, inglesa, francesa, como el que bien do por muerte de su padre y por baber faltado sus her lạs sabia , que puso admiracion á los padres hasta demanos mayores sucedió en aquella corona. Encargóse cir que desde el tiempo de los apóstoles nunca se vió su madre del gobierno, como era razon, que duró poco, cosa semejante. En partieular se trató de la primacia por la muerte que muy en breve le sobrevino. En sú de Toledo, á causa que los arzobispos de Tarragona, testamento nombró para el gobierno en su lugar y parat Braga , Santiago y Narbona no le querian reconocer la lutela del Rey á doña Berenguela, su lija, reina de ventaja por razones que cada cual en su defensa alegaLeon, aunque apartada de su marido. Esta señora por ba. Presentáronse por la iglesia de Toledo las balas de ser de ánimo varonil y muy poderosa en vasallos, ca los pontífices romanos mas antiguos, sus sentencias y lenia por suyas las villas de Valladolid, Muñon, Curiel determinaciones, los decretos de los concilios, arguy Santisteban de Gormaz por merced y donacion que mentos y probanzas tomadas de la antigüedad, que en dellas le hizo el Rey, su padre, cuando volvió á Castilla, los hombres es venerable y en las ciudades se tiene par sustentaba el peso de todo y aun ayudaba con su ha cosa sa grada. Salieron á la causa el arzobispo de Braga cienda á los gastos que forzosamente en el gobierno se y el de Santiago, que presentes se hallaron, y el obispo hacian. ¿Quién podrá bastantemente encarecer las vir de Vique, como lugarleniente del de Tarragona. Pre tudes desta señora, su prudencia en los negocios, tendian alegar, y alegaron de su derecho, y responder piedad y devocion para con Dios, el favor que daba á á los argumentos y razones que por el de Toledo militalos virtuosos y letrados, el celo de la justicia con que ban. No se procedió á sentencia á causa que algunos de enfrenaba á los malos, el cuidado en sosegar algunos se los interesados se hallaban ausentes y era necesario îores que gustaban de bullicios, y que el Rey, su her oirlos. Solo concedió el Papa al arzobispo don Rodrigo mano, se criase en las costumbres que pertenecen á es que por espacio de diez años tuviese autoridad de legatado tan alto? Solo la aquejaba la muchedumbre de los do en toda España, y que si la ciudad de Sevilla sinegocios y el deseo que tenia de su recogimiento y niese á poder de cristianos, como esperaban que seris quietud. Olieron esto algunos que tienen por costum en breve por la Paqueza de los almohades, que en tal bre de calar las aficiones y desvíos de los principes para caso quedase sujeta al arzobispo de Toledo como á pripor aquel medio encammar sus particulares, en espe mado, sin que pudiese contradecir ni apelar deste de cial los de la casa de Lara, como acostumbrados, á crelo. Concedióle deinas desto facultad de dispensar

su

#

HISTORIA DE ESPAÑA,

317 de legitimar trecientos hijos bastardos, y que en todas las iglesias de España, en las ciudades que se ganasen

CAPITULO V. de muros pudiese nombrar y poner los obispos y sacer

Como los de la casa de Lara se apoderaron del gobierno dotes que en ellas faltasen. Grande fué el crédito que

de Castilla, el dicho Arzobispo ganó en aquel Concilio, no solo por

Los de la casa de Lara todavía continnaban en su las muchas lenguas que sabia, sino por sus muchas le pretension y solicitaban á Garci Lorenzo para que les tras y erudicion, que para aquel tiempo fué grande. ayudase. El, engolosinado con las promesas que le haDejó dos libros escritos, uno de la historia de España, cian, y porque no se le pasase aquella ocasion de adeel otro de las cosas de los moros, fuera de otro tratado lantarse, se ofreció de facer todo lo que le pedian. Solo que anda suyo en defensa de la primacía de su iglesia esperaba alguna buena coyuntura, y hallada , dijo ou de Toledo. Tocante á la guerra de la Tierra-Santa se dia á la Reina gobernadora, que muy descuidada estaacordó y decretó en el mismo Concilio quo lodos los ba de aquellas tramas, que la carga de aquel gobierno eclesiásticos ayudlasen para los gastos y para llevalla era muy pesada y sobre las fuerzas mayormente de adelante con cierta parte de sus rentas. Con este sub mujer; clicareció mucho las dificultades, los peligros, sidio enviaron gente de socorro, y por su general á Pe la diversidad de aficiones y parcialidades que entre los lagio, cardenal y obispo albanense, de nacion español, señores y entre los del pueblo andaban. La Reina, que segun que lo testifica don Lúcas de Tuy; y que con este mucho deseaba su quielud, fácilmente se dejó persuasocorro se ganó la muy fainosa ciudad de Damiala, dir y llevar de aquellas engañosas palabras. «¿Quién, puesta en lo postrero de Egipto. Cuanto a las revueltas dijo, me podrá descargar deste cuidailo? Quién os pade Francia, los dos Raimundos ó Ramones, padre y rece á propósito para encargalle el gobierno y la crianhijo, condes de Tolosa, acudieron al Concilio para za del Rey? » Respondió: «Ninguno en el reino en poder pleitear contra Simon de Monforte, que los tenia des y en riquezas se iguala á los de la casa de Lara, que pojados de su estado. La resolucion fué que los con podrán acudir á todo y reprimir los intentos de los mal denaron como á berejes, y adjudicaron á Simon de intencionados.» Parecióle bien este consejo a la Reina y Młonforle la ciudad de Tolosa con todo aquel condado, esta traza. Acordó juntar los obispos, los ricos home y los demás pueblos y ciudades que habia ganado á los bres y los señores para consultar el negocio. Los mas, fierejes con su valor y buena maña. En virtud de lo preguntado su parecer, se allegaron al de Garci Lorencual fué á verse con el rey de Francia para hacerle sus zo y se conformaron con la voluntad de la Reina, unos homenajes, como seudatario suyo, por aquellos estados, por no entender el engaño, otros por estar negociados, como lo hizo, y juntamente asentó con aquel Rey con otros por aborrecer el gobierno presente como de mue federacion y perpetua amistad. Pero como quier que jer y ser cosa natural de nuestra naturaleza perversa no se fiase de los vasallos, que todavía se inclinaban á creer de ordinario que lo venidero será mejor que lo sus señores antiguos, hizo desmantelar las ciudades

presente. Salió por resolucion que la Reina dejase el de Tolosa, Carcasona y Narbona , por

donde

gobierno del reino y le renunciase en los tres hermanos tribulos muy graves que derramó sobre aquellos es y señores de Lara. Volvió en esta sazou de Roma el artados incurrió en grave odio de los vasallos, de tal zobispo don Rodrigo con poder y autoridad de legado manera, que muchos pueblos á la ribera del rio Ródano del Papa, no le plugo nada que la Reina renunciase; se le rebelaron y se entregaron á Raimundo el mas pero el negocio le tenian tan adelante, que no se atreMozo, hijo del despojado, y aun poco adelante se per vió á contradecir. Solo hizo que aquellos señores de Ladió la misma ciudad de Tolosa. Para todo ayudó mu ra en sus manos hiciesen juramento que mirarian por cho que diversos señores de Francia y de Cataluña, cl bien comun y por el pro de todo el reino, en particusin embargo de lo decretado por el Papa y por el Con- lar que no darian ni quitarian tenencias y gobiernos de cilio, acudieron con sus fuerzas á aquellos principes pueblos y castillos sin consulta de la Reina y sin su vodespojados y pobres. El de Monforte pretendia con sus luntad; que no harian guerra á los comarcanos ni dergentes recobrar aquella ciudad de Tolosa, y se puso rainarian nuevos pechos sobre los vasallos; finalmente, con este intento sobre ella, y aun saliera con la em que á la reina doña Berenguela tendrian el respeto que presa si no le mataran con una piedra que dispara se debia y era razon tenerle á la que era hiermana, hija ron los cercados de un trabuco; hombre dignísimo de y mujer de reyes. Con este liomenaje les parecia se mas larga vida y de mejor sin por sus muchas virtudes cautelaban y aseguraban que todo procederia bien y á y valor, y que á la destreza en las armas igualaba su

contento, como si pudiese cosa alguna enfrenar á los piedad y amor de la religion católica. Dejó dos hijos ambiciosos, y si el poder adquirido por los malos meen edad muy florida: el uno se llamó Aimerico, el olro dios tuviese de ordinario mejores los remates. Fué así, Simon. El Aimerico , Juego que mataron a su padre, que luego que don Alvaro, el mayor de los hermanos, se alzó el cerco , y perdida grande parte de aquellos esta apoderó del gobierno, partió de Burgos, do se hizo la dos, desistió de la guerra. No se igualaba á su padre renunciacion y todos estos conciertos. Lo primero desen graodeza de ánimo, en hazañas y valor; así, descon terró del reino á ciertos señores por causas ya verdadefiado de poder sosegar aquellos vasallos y contrastar ras, ya falsas. Apoderóse de los bienes públicos y parcon tantos principes como le bacian resistencia, se ticulares, sin perdonar á las mismas rentas de las igleresolvió de renunciar aquellos pueblos y entregallos al

sias. A los patrones legos, que tenian derecho y cosrey de Francia, que en recompensa le nombró por su turnbre de presentar para los beneficios de las iglesias, condestable; trueco muy desigual. Esto pasó tres años quiló aquella libertad con color que no eran de órden a delanir; volvamos á la orden de los tiempos que poco sacro y de reparar el culto divino , que en muchas maarriba dejumos.

neras andaba menoscabado. En todo procedia por via

y por los

de fuerza, sin cuidar de las leyes ni de la revuelta que los | nando de Lara, hermano de don Alvaro. Al Rey, aunque tiempos amenazaban. Pasó tan adelante en esta rotura, de poca edad, no contentabau estas tramas; descaba que puso en necesidad á don Rodrigo, dean de Toledo | hallar ocasion para librarse de los que en su poder le tey vicario del Arzobispo, de pronunciar sentencia de des- | nian yirse para su hermana. Era por demás tratar desto, comunion contra el dicho don Alvaro, gobernador. En- porque don Alvaro le tenia puestas guardas y tomadoslos frenose algun tanto por este castigo y hizo alguna res- pasos. Demás desto, por asegurarse mas y gapalle la votitucion y satisfaccion de los daños pasados; pero no se

junlad con deleites fuera de tiempo, trató de casarle. mudó del todo su condicion y mal ánimo. Juntó Cortes | Despachó embajadores para pedir por mujer del Rey á en Valladolid. Acudieron á su llamado y á su persua doña Malfada , hermana del rey de Portugal doo Alonsion por la mayor parle los de su parcialidad y de su | so. Concertósc el casamiento y trajeron la novia á Pavalia , que soco!or del bien público y con voz de todo leucia, do se celebraron las bodas. Recibió desto inuel reino, ayudaron sus intentos de arraigarse en el go- cha pesadumbre doña Berenguela por los daños que bierno y pertrecharse con todo cuidado para todo lo podian resultar á causa de la edad del Rey, que era muy que pudiese resultar. Este fué el principal efecto de poca. Escribió sobre el caso al papa Inocencio, avisóle aquellas Cortes. A gran parte de la nobleza pesaba mu- del deudo que tenian entre sí los desposados. El Papa, cho que don Alvaro con aquellas trazas se apoderase | informado de todo, por un breve suyo remitió el ncde todo sin que nadie le pudiese ir á la mano, y que gocio á los obispos don Tello, de Palencia y don Mauuno solo tuviese mas fuerza y autoridad que todos los ricio, de Burgos, para que examinasen lo que la Reina demás. En especial don Lope de Haro, hijo de dou Die decia, y si se averiguase el impedimento, apartasen go de Haro, y don Gonzalo Ruiz Giron, mayordomo de aquel casamiento, so graves penas y censuras si no obela casa real, y sus liermanos, que lodos eran de los mas deciesen á sus mandatos. Los obispos, luego que reciprincipales, sentian mucho el desórden. Comunicaron bieron el breve, procedieron en el caso como les era entre sí el negocio; acordaron hacer recurso á doña mandado, y averiguado el parentesco que se alegaba, Berenguela y querellarse de la renunciacion que hizo dieron sentencia de divorcio; con que la desposada, á del gobieruo. Pusićronle delante el peligro que todo lo que se cree, doncella y sin perjuicio de su virgini. corria si prestamente no se acudia con remedio. Que dad, dió la vuelta á Portugal. Allí fundó el monasterio de bien estaban satisfechos del buen ániino é intencion que Rucha, y en él pasó lo que le resto de la vida sauta y tuvo en renunciar el gobierno; mas pues las cosas su- , religiosamente, aunque muy sentida no solo de aquella cedian al revés de lo que se pensó, era forzoso mudar mengua, sino en especial contra don Alvaro, que no propósito y volver al oficio y cuidado que dejó para contento de haberle sido causa de aquel daño, trató de que aquellos liombres locos y sin lérmino no acabasen casarse con ella ; que fuera un trueco muy desigual y de hundillo todo. «¿Por ventura será razon que ante- | de reina sujetarse á su mismo vasallo. Todo eslo pasaba pongais vuestro descanso y quietud al bien comun y en Castilla el año que se contó de Cristo 1216, en que pro de todo el reino, permitir que todos nos despeñemos á 16 de julio falleció en Roma el papa Inocencio iu, y nos perdamos? ¿Por qué no quitaréis el oficio y cargo persona de aventajadas prendas y virtudes, y que pocos que sin darnos parte renunciaslcs á un hombre sin jui en el número de los pontifices se le igualaron, en parcio y desatinado? Librad pues á nos y al reino de las ticular fué muy elocuente y muy sabio en letras divinas lempestades que á lodos amenazan; que si en este tran- ' y humanas. Sucedió en su lugar Honorio III, natural ce no nos aciulis, será forzoso remediar los daños con de Roma, en cuyo tiempo y pontificado falleció en aquelas armas. Mirad, Señora , no se diga que por el deseo lla ciudad la reina de Aragon doña María, madre del de vuestro particular descanso fuistes causa que el reino rey don Jaime ; sepultaron su cuerpo en el Vaticano, se revolviese y alterase, como será necesario. » Movian cerca del sepulcro de santa Petrouilla. Allí reposaron estas razones á la Reina. Conocia el yerro que lizo; to sus liuesos de los muchos trabajos que padeció por toda davia como era mujer y saca no se atrevia á contrastar su vida, desterrada de su reino y de su pa!ria, pobre y con los que tenian en su poder las fuerzas y las armas apartada de su marido. En su testamento dejó encodel reino. Temia que si iutenlaba de despojallos del mendado su hijo y el reino de Aragon al Pontifice, para gobierno resultarian mayores males; tomó por expedien que como padre uuiversal los recibiese debajo de su te avisar á los de Lara de la jura que licieron de gober- proteccion y amparo. La edad del Rey tenia necesidad narel reino con todo cuidado sin hacer agravios ni dema- de semejante favor, y por estar los del reino divididos sías, en que parecia haberse desmandado. Sirvió este en parcialidades, de que se temian revueltas y guerras, aviso inuy poco; antes irritadlo don Alvaro, se apoderó era menester que la prudencia del Pontifice los enfredel estado y pueblos de la misma Reina , y no contento nase, lo que él hizo con todo cuidado por cuanto le duró con esto, la mandó salir de todo el reino; grande atre la vida. Eu esta sazon don Ramon, conde de la Proenvimiento y afrenta notable, bien fuera de lo que susza, por carlas que sus vasallos le enviaban, se deterobras merecian y de lo que la nobleza y agradecimiento minó de huirse secretamente de Monzon, do le tenian pedia. La Reina, por excusar mayores inconvenientes, como preso en compañía del rey de Aragon, su primo. en compañía de su hermana la infanta doña Leonor se Embarcóse en una galera que en el puerto de Salu, cer. retiró al castillo de Olella , cerca de Palencia, por ser ca de Tarragona, le lenian aprestada. Con su llegada á una plaza muy fuerte; muchos de los grandes tomaron su estado se apaciguaron graves diferencias que andasu voz, en que perseveraron hasta la muerte del Rey, ban entre los principales de aquella tierra, como los su hermano. Todo era principio de algun gran rompi que estaban sin cabeza, y cada cual pretendia poner miento, mayormente que á don Gonzalo Giron removie- mano en el gobierno. Tomás, conde de Mauriena, cepa ron del olicio de mayordomo mayor, y se dió á don Fer- de los duques de Saboya , tenia una bija , por nombre

« AnteriorContinuar »