Imágenes de páginas
PDF
EPUB

jos, el sitio muy áspero y inaccesible. Demás desto, los tempestad que le amenazaba de Francia, la mas brava, soldados que dentro la defendian, acostumbrados á grave y memorable de cuantas en aquellos lieinpos sutrabajos y barnbre, no enflaquecidos con alguna dis- | cedieron, así por ser grandes las fuerzas de aquella nacordia ni afeminados con deleites, muchos en núme- | cion como la autoridad con que se hacia, que era á ro, y que tenian grande uso en la guerra por andar instancia del sumo Pontifice, que encendia los corazo. cada dia las armas en la mano, gran valor y osadía, des de los contrarios y los alentaba. El rey de Aragon eran docientos hombres de á caballo y buen número de no tenia fuerzas bastantes para contrastar á Francia, infantes. Solamente tenian falta de mantenimientos; no mayormente que se le allegaba lo de Navarra y lle Ná. se proveyeron anles á causa que jamás pensaron que poles. Acudió á buscar socorros de fuera, en pirti ular aquella ciudad pudiera ser cercada. Pasaron algunos envió embajadores á Aleinaña para dar un liento al em. dias y con el tiempo crecia la falta. Don Juan Nuñez de perador Rodulfo si por ventura, movido á compasion «lel Lara, visto el peligro en que se hallaba , dijo en una bando gibelino, que era maltrado por los franceses en junta que queria ir á Navarra, do levia cierta la gua- Italia, quisiese favorecelle y para este efecto bajar a rida y el socorro. Amoneslóles no desfalleciesen, an Italia. Era el Emperador de su naluraleza considerado tes defendiesen la ciudad con el esfuerzo y valor que y recatado, y que se agradaba mas de los consejos sedellos se esperaba. Era todo esto fingido, y él tenia de guros que de las empresas peligrosas, demás que a la terminado de huirse y no volver ; su semblante no con sazon le tenia embarazado la guerra que hacia á los esformaba con las palabras; sin embargo, le dejaron par guízaros. Así esta diligencia no fué de efecto alguno, ni tir. Despues de su ida se sustentó la ciudad algun tiempo, los embajadores fuera de buenas palabras trajeron cosa hasta tanto que, perdida la esperanza de ser socorridos, alguna en que se pudiese estribar. El rey don Sancho, á la rindieron el mismo dia de San Miguel. Eran los sol ruego del rey de Aragon, que se deseaba ver con él, para dados por la mayor parte franceses y navarros; dejá lió para Soria; en aquella comarca tuvieron su habla ronlos ir libremente, y de los lugares comarcanos en Ciria y Borobia , que son pueblos cerca el uno del trajeron gente para poblar aquella ciudad, así de sus an otro. Allí con nueva coufederacion que asentaron contiguos moradores como de otros que de nuevo pobla firmaron la amistad que de antes tenian y prometica roo y labraron la tierra. Tenia el Rey un hijo en doña ron de no faltarse el uno al otro en los peligros y ocura Inés Zapala, que se llamaba don Hernando, al cual an rencias. El rey de Marruecos, como enemigo que era tes desťo diera en el reino de Valencia á Algecira y á , ordinario y muy pesado de España, pretendia hacer la Liria ; á este hizo merced de la ciudad de Albarracin guerra de nuevo por la parte del Andalucia. Los franJuego que vino á su poder. Con tanto se dió fin á esta ceses corrian las fronteras de Aragón con lantı muvor empresa y á aquel estado y principado, que por mu peligro de aquel reino, que don Jaime, rey de Mallor:'), chos años estuvo en poder de los Azagras, caballeros que de razon debiera acudir a los aragoneses, se habia de los mas nobles y señalados de aquella era, cuya juntado con Francia. En todas partes se via muchopagenealogía y descendencia pareció poner en este lugar, ligro y nuevas muestras de trabajos. Cercaron los moPedro Rodriguez de Azagra , el fundador que fué deste ros á Jerez de la Frontera en número diez y oclio mil estado , sien lo ya viejo dejó por su heredero á Hernan hombres de á caballo, que corrian la campaña lasta Rodriguez de Azagra , su hermano, por ventura porno Sevilla con robos que hacian en gran cantidad de loomtener él sucesion. Este Hernando de Azagra otorgó subres y ganados. Acudió con presteza el rey don SanTestamento, que se ha conservado hasta el dia de hoy, cho á Toledo, do le esperaba Cárlos, conde de Artoes, á 22 de junio, era de 1231; por el testamento se en embajador que era venido de parte del rey de Francia. tiende que tuvo dos lijos, uno legitimo en su mujer La suma de la embajada contenia dos cosas : que por doña Teresa Ibañez, heredero de aquel estado, otro su medio los herinanos Cerdas fuesen puestos en liberbastardo, que fué comendador de Santiago; el uno y el tad, y que no tuviese comunicacion con el rey de Araotro se llamó Pero Fernandez. He visto asimismo el gon, que estaba descomulgado por el Papa. Respon li lestamento deste Pero Fernandez, señor de Albarra á esto el rey don Sancho que dentro de muy pocos dias ein, su fechia á 2 de abril, año del Señor de 1241, asaz enviaria sus embajadores con poderes muy bastaules breve; dechado y muestra muy verdadera de las cosa al rey de Francia para asentar aquellas haciendas. Esta tumbres, llaneza y simplicidad de aquel siglo. Tuvo respuesta dió en público; de secreto rogó ahincadaestos hijos legítimos: Pero Fernandez, Garci Fernan mente al Embajador que le hiciese muy amigo de su dez, doña Teresa y don Alvaro. Este le sucedió en Rey. Hay quien asimismo escriba que este tiempo fue aquel estado y tuvo una sola hija, llamada doña Teresa, cuando el rey don Sancho le tento para que le descuque casó con don Juan Nuñez de Lara, hijo de don | briese los secretos del reino de Francia, y que Broquio, Nuño de Lara, y en dote llevó aquel estado, que le por entenderse que era espía, fué justiciado, como de quitó el rey de Aragon. De don Juan Nuñez de Lara y suso queda dicho. El rey de Aragon, juntadas sus huejde doña Teresa de Azagra nacieron don Alvaro y don tos contra las de Francia, se puso sobre Tudela, que está Juan; de ambos se tornará á hacer mencion adelante en la frontera de Navarra, y la combatia con todas sus en su lugar.

fuerzas; todo con intento de divertir los franceses, que

entendia pretendian acometer por la parte de RuiseCAPITULO IX.

llon , y para dalles en qué entender en su misma casa De las muertes de tres reyes.

con aquella nueva guerra. Defendióse aquel pueblo, so

bre todo por el valor y diligencia de don Juan Nuñez Concluida aquella empresa de Albarracin , restaba de Lara, persona mas venturosa en las cosas ajenas otro' mayor cuidado al rey de Aragon, es á saber, la que en sus haciendas y estado. Solamente destruyeron la ca mpaña y bastecieron las fronteras de Aragon con de los aragoneses. Con esto y con el espanto que ellos soldados y municiones para que pudiesen resistir a la fu- desto cobraron, los reyes con seguridad pasaron aderia del enemigo. Hecho esto, ya que sobrevenia el invier- | Jante hasta llegar a la comarca de Ampúrias. Allí con no, el rey de Aragon dió vuelta para Zaragoza, en que facilidad se apoderaron de algunas plazas, en particular estuvo al fin deste año y principio del siguiente de 1285 de Peralada y Figueras, sin reparar hasta ponerse sodel nacimiento de Cristo, cuando á 7 dias del mes de bre Girona, que es una ciudad muy noble y grande en enero Cárlos, rey de Nápoles, pasó desta vida en Fogia, los pueblos que antiguamente se llamaron auselanos. pueblo de la Pulla , cansado de las desgracias y aque Está puesta en un sitio cuesta abajo, al pie del sitio el jado con el dolor de la prision y cautiverio de su hijo. rio llamado antes Tici, y ahora Tera, tiene comidas Fuera este Príncipe esclarecido, así en la guerra como aquellas riberas junto a la ciudad de suerte, que le haen la paz, si los fines correspondieran con los principios. ce gran reparo. Los muros son de buena estofa , las torLa larga edad le entregó á la fortuna mudable como á res de piedra y fuertes; en lo mas alto de la ciudad está otros muchos. Demás que el vigor y gallardía que los | la iglesia mayor, que es silla episcopal, y junto á ella las franceses trajeron á Italia se trocara y perdiera del todo casas obispales, de muy buen edificio y grande. Mas arcon el mucho regalo y vicio de aquella tierra y con los riba de la iglesia mayor hay una torre á manera de alcádeleites demasiados; de tal forma, que para con los ex- zar, que llaman Gironela. El vizconde de Cardona don traños eran flacos, solo para con los vasallos y naturales Ramon, que tenia por capitan aquella ciudad, la fortalemostraban ferocidad. Los gobernadores de las ciudades ció con nuevos reparos; echó por tierra todas las casas y pueblos hacian odioso á su Príncipe con cuidar sola- l del arrabal; solo perdonó á la iglesia de San Félix por su mente de su ganancia, cohcchar la gente y mirar poco mucha devocion y antigüedad. El valor y diligencia de por el bien comuu. Esta muerte del rey de Nápoles hin que usó fué grande, con que muchas veces desbarató y chó de buenas esperanzas y alegría al rey de Aragon; al pegó fuego á los ingenios, máquinas y pertrechos de contrario, alrey de Francia fue muy pesada. Para aliviar los franceses. El rey de Aragon otrosi con buen golpe la tristeza con causalla á sus enemigos hizo levas del de gente que consigo tenia andaba por allí cerca. No gente por todas partes. Juntó un gran ejército, en que eran sus fuerzas bastantes para acometer al enemigo y se contaron veinte mil de á caballo y ochenta mil de á dalle la batalla; pero buscaba alguna ocasion para arpié; tenia a prestada una armada en las fosas Marianas, | malle alguna celada y meter socorro en la ciudad. Haque hoy se llainan Aguas Muertas, en que se contaban bia ya tres meses que la tenian cercada, cuando don ciento y veinte bajeles, parte galeras reales, parte na- | Sancho, rey de Castilla , envió por sus embajadores á ves gruesas, y otros vasos pequeños. Determinó ir endon Martin, obispo de Calaliorra, y á Gomez García de persona á esta jornada y en su compañía Filipo y Cár Toledo, abad de Valladolid, para acordar, si pudiese, los, sus hijos, y don Jaime, rey de Mallorca, que seguia estas diferencias. No hicieron efecto alguno, antes fueal Francés por grandes desgustos que tenia contra el ron forzados á dar la vuelta cargados de muchos baldoAragonés, su hermano. Hallóse otrosi con los demás el nes y palabras injuriosas que les dijeron, casi sin dalles cardenal Gervasio, que envió por su legado el papa Mar- lugar para hablar al rey de Francia. La ocasion debió tipo IV; por cuya muerte, que sucedió en Perosa á 29 ser la grande confianza que tenian de salir con la victodias del mes de marzo, fué puesto en su lugar Hono- ria, ó por sospechar que so color de embajadores verio IV, ciudadano romano de casa Sabela, no menos nian á espiar las fuerzas y intentos de los franceses. aficionado á los franceses que lo fué el pasado. Hizose Era fama que al rey don Sancho no le faltaba volunla masa del ejército en Narbona, dende marcharon la tad de jantar sus fuerzas con las de Aragon, y que se vuelta de Perpiñan. Este lugar se entregó al rey don entretenia á causa de la guerra que traia muy encenJaime, y recibieron a los franceses dentro de las mura- | dida en el Andalucia con los moros de algunos meses llas. Lo mismo por su ejemplo hicieron los demás luga- | atrás, ca tenian puesto sitio sobre Jerez de la Fronteres de Ruisellon y de aquella comarca, fuera de uno ra, de la cual ciudad con todo su esfuerzo pretendian que se llama Génova, ca con esperanza que seria pres- apoderarse, porque les venia muy á propósito para sus to socorrido y por el aborrecimiento que tenia al rey l intentos. Esquivaba el rey don Sancho la balalla por no don Jaime y por no volver á su poder determinó de poner á riesgo de lo que podia suceder todo lo demás; hacer resistencia. Engañóle su esperanza, porque el por esto a veces estaba en Sevilla, otras iba á Nebrija, lugar fué tomado por fuerza y todos los moradores pa-l siempre apercebido para todas las ocasiones y para essados á cuchillo, hasta encruelecerse contra las mismas | torbar las correrías y cabalgadas de los moros. Con escasas y edificios, que abatieron y quemaron. El Bastar te ardid y por esta forma á cabo de scis meses que los do de Ruisellon, hombre de noble linaje y atrevido, moros tenian cercada á Jerez alzaron el cerco forzaque dentro se halló, entrado el pueblo se subió a la dos de la falta de todas las cosas necesarias y por mietorre de la iglesia; valiéronle para escapar de la muer do del rey don Sancho, si mudado de propósito les quite mas los ruegos del rey don Jaime que la fortaleza siese dar la batalla. Preguntó uno a la vuelta al rey y santidad del lugar en que estaba. Sin embargo, se Bárbaro despues que pasó el rio Guadalete con tanta mostró agradecido á los franceses, porque como quier | priesa, que mas parecia buida que retirada, cuál fuese la que el rey de Aragon estuviese apoderado de la entrada causa de aquella resolucion y del miedo que mostraba. y estrechuras de los montes Pirineos de tal suerte, que Respondió : Yo fuí el primero que entronicé y honré la los enemigos no tenian esperanza de poder pasar por familia y linaje de Barrameda con título y majestad real; allí, los guió por unos senderos que él sabia, por donde mi enemigo trae descendencia de mas de cuarenta recon cierto rodeo subieron a las cumbres del monte sinyes, cuya memoria tiene gran fuerza, y en el combate peligro ninguno y se pusieron sobre el mismo campo á mí pusiera temor y espanto, á él diera atrevimiento y esfuerzo, si llegáramos á las manos. Parecia que el peranza de defenderse, se dieron a los franceses & parcielo ofrecia muy buena ocasion de hacer efecto y des- | tido que entregada la ciudad pudiesen los cercados irse truir al enemigo, si le siguiera en aquella retirada; pe donde quisiesen y sacar consigo toda la ropa y hacienro al Rey mas agradaban los prudentes consejos con | da que pudiesen llevar. Muchos ejemplos de crueldad razon que los arriscados, aunque honrosos, y no to se usaron en los' rendidos, y hasta las iglesias de los das veces de provecho. Así, contento de fortificar y santos fueron violadas. El sepulcro de san Narciso, que bastecer aquella ciudad, se tornó á Sevilla, sin embar- es patron y abogado de aquella ciudad y tenido y rego que los soldados se quejaban porque dejaban ir el verenciado con gran devocion y estima, fué desbaraenemigo de entre manos, y con ansia pedian los deja- tado de los soldados, que robaron todas las riquezas, sen seguille, hasta amenazar que si perdian esta oca- votos y donativos de los fieles, que allí hallaron en gran sion, no tomarian mas las armas para pelear; mas el cantidad; tal es la condicion de la guerra. Castigó el Rey, inclinado á la paz, no hacia caso de aquellas pala Santo bienaventurado en venganza de su morada aquel bras. Euviáronse embajadores de una parte y otra so desacato con aumentalles la pestilencia; así se tuvo por bre estas cosas, y viniéronse á hablar los reyes á los es cierto entre todos. Quitó otrosí el entendimiento a los teros de Guadalquivir; otros dicen que fué en un lugar capitanes, porque tomada que fué la ciudad, como llamado Rocaferrada; allí hicieron sus avenencias. Acor- quier que determinasen de irse por tierra desde alli á daron que el rey Moro pagase para los gastos de la guer Francia, venido el otoño, mal pecado, despidieron mura dos cuentos de maravedis (este era un género de chas naves de particulares que tenian en el puerto de moneda usada en España que no tenia siempre un va- Rosas por alvorrar de costa y desembarazarse; muy mal lor); y con este concierto se dejaron las armas. Mucha l acuerdo, como lo mostró el suceso. Fué así que Rugier gente principal se desabrió por esta causa, en particu- Lauria, tomado que lobo la ciudad de Taranto en lo lar el infante don Juan, hermano del Rey, y don Lope postrero de Italia , á gran priesa costeó todas aquellas Diaz de Haro, en tanto grado, que por el desgusto des- marinas para venir á dar socorro al rey de Aragon. Llede Sevilla se fué cada uno á los lugares de su señorío, gado á España y vista tan buena ocasion, presentó la sin mirar que á los grandes capitanes mas veces fué batalla al armada de los franceses, que se hallaba fuera provechosa la tardanza y detenimiento que la temeri del puerto maltratada y en pequeño número, y valerodad y osadía. A ellos pertenece mirar lo que conviene; samente la venció. Prendió á Juan Escoto, general de á los demás les es dado el obedecer y la gana de pelear, la armada francesa, y tornó quince galeras; otras doce que así se reparten los oficios de la guerra. De alli á se retiraron y se metieron en el puerto de Rosas, de que poco murió el rey bárbaro de Marruecos; dejó por su salieron; las cuales quemaron los soldados que iban en sucesor á su hijo Juzef. Volvamos a Girona y á su cer ellas y juntamente el lugar, tal era el miedo que coco. El rey de Aragon, con deseo de atajar el bastimen braron , y desta manera se fueron al campo del rey de to que del puerto de Rosas, donde se tenia la armada Francia con la nueva del daño recebido. El Francés, por de los enemigos, traian para sus reales , trataba de ar ver que todas las cosas le salian mas dificultosas de malles alguna celada en los lugares que para ello le pa lo que el pensaba y afligido por la poca salud que lerecian mas á propósito. Entendido esto por las espías, lnia, reparó y fortaleció la ciudad de Girona y puso en el condestable de Francia, llamado Rodolfo, y Juan ella buena guarnicion de soldados. Con tanto dió la Ancurt ó Haricurt, mariscal, que es como maestre de vuelta hácia Ruisellon con lo que del ejército le quecampo, varones muy fuertes y arriscados, comunicado daba. Al pasar los montes Pirineos tuvieron él y los suel caso entre sí y con el conde de la Marcha, se fueronyos grande afan y corrieron gran riesgo, á causa que los al lugar de la celada con trecientos caballos escogidos, aragoneses tenian tomados todos los pasos y hacian lo y no mas. Pretendian que los aragoneses por ser tan posible por prender al rey de Francia, que por su enferpoca su gente no rehusasen la batalla. Pelearon á 15 de medad llevaban en hombros en una litera sus soldados. agosto. Fué este encuentro y esta batalla muy reñida. | Grande fué el daño que recibieron, gran cantidad de Los aragoneses eran mas en número; los franceses no | bagaje y carruaje les tomaron en este camino. Lo que les daban ventaja ni en el esfuerzo ni en la arte de pe fué mas pesado, que del movimiento del camino al Rey lear. El rey de Aragon hizo aquí todo lo que en un pru se agravó la enfermedad de suerte, que en Perpiñan dente capitan y valeroso soldado se podia desear. Hirie á 6 de octubre pasó desta vida. Su cuerpo, como lo deronle iralamente en la cara, y como procurase salir de la 1 jó mandado, llevaron su mujer y hijos a la iglesia de batalla, un caballero francés le asió las riendas del ca- 1 San Dionisio, que está junto á Paris. Sucedióle en el ballo y le prendiera fácilmente si el Rey en aquel pe- | reino Filipo, su hijo, que ya era rey de Navarra; llaligro no las cortara con la espada que tenia en la mano móse por sobrenombre el Hermoso por su extremada desnuda , y así se escapó á uña de caballo; así lo es gracia y donaire. La partida de los franceses fué causa cribe Villaneo, que hizo errar á los demás, porque los que en breve tornaron á poder de los aragoneses todas bistoriadores aragoneses afirman que el Rey salió sano | las tierras que les tomaran. Demás desto, el infante don y salvo de la pelea y que murierou tantos de una parte | Alonso, enviado por su padre, se apoderó de la isla de como de otra , aunque el campo quedó por los france Mallorca en pago del favor que aquel Príncipe dió al rey ses. Si el caso pasó desta manera ó se mudó por la ali de Francia y de la amistad que con el trabó contra su cion de los escritores no se sabe. Lo que consta es mismo hermano. Pretendia el Aragonés seguir la fortu. que por la gran calor y las inmundicias y el tiempo, na, que se le mostraba risueña; procuraba ir adelante y que era el mas peligroso de todo el año, sobrevino pes- mejorar su partido, trazaba nueras empresas cuando te en el campo de los franceses; y sin embargo, los cer- la muerte asimismo le atajó los pasos, que le sobrevino cados con las nuevas deste encuentro, perdidu la es- en Villafranca á 8 de noviembre en lo mejor de sus dias y en el mayor vigor de su edad, que no tenia mas de cua- | aquella corona. Por tanto, procuraba el rey don Sancho renta y seis años. Ganó sobrenombre de Grande por por todas las vias y maneras posibles ganalle la volundejar acrecentado su reino con el de Sicilia y por las co- tad, con el cual intento segunda vez envió sus embajasas señaladas que hizo. Asentábale bien el estado real dores, que fueron los mismos que el año pasado, es i. por ser de bueria presencia, de cuerpo grande, de ánimo saber, don Martin , obispo de Calahorra , y don Garcia, generoso, muy diestro en las armas, particularmente abad de Valladolid, á Francia, donde á 6 dias de enero en jugar de la maza. En ganar las voluntades de los el nuevo rey Filipo se coronó y ungió por rey de Franhombres con buenas palabras, cortesía y liberalidad cia y de Navarra en la ciudad de Rems con las ceremofué muy señalado; solo dejó nota de sí por la descomu- nias y solemnidades acostumbradas. En tiempo deste nion en que estuvo enlazado hasta el fin de su vida, cu- Rey y por su mandado se edificó en Paris en la isla de ya imaginacion se dice que le aquejó mucho y se le po Secana ó Seine el palacio real que allí se ve á manera nia delante á la hora de su muerte; por lo menos es bien de un grande alcázar, en que poco adelante se asentó y provecho para todos que así se entienda. Puesto que la audiencia ó parlamento; y la administracion de la de aquel escrúpulo y congoja en el artículo de la muer- justicia que antes seguia la corte sin tener asiento estate le absolvió el arzobispo de Tarragona, tomándole ble se puso en lugar determinado y tribunales conoprimero juramento seria obediente á la santa Iglesia cidos. Labróse otrosí en la misma ciudad á expensas de romana, á la cual antes se mostró inobediente. Su cuer- | | la Reina el colegio que llaman de Navarra, de los mas po sepultaron en el monasterio de Santa Cruz, que está insignes que hay en el mundo, así por la grandeza del allí cerca. Sus hijos fueron don Alonso, el mayor, que edificio como por el gran número que tiene de maesen su testamento nombró por heredero de sus reinos tros y concurso de estudiantes. Dícese por cierto que sin hacer mencion alguna del reino de Sicilia ; demás en los buenos tiempos de Francia moraban dentro del deste don Jaime, don Fadrique, don Pedro, doña Isa- setecientos estudiantes ocupados en sus estudios ; mubel, doña Costanza, todos habidos en la reina doña dadas las cosas y alteradas, á la sazon que prosesamos Costanza, su mujer. Hallóse á su muerle Arnaldo de la teología en aquella Universidad, apenas en el dicho Villanova , que vino de Barcelona para asistille y cura- colegio se contaban quinientos entre oyentes y maeslle, médico muy pombrado y docto en aquellos liem- tros. Deste número algunos sustentaba el Colegio á su pos, bien que de mayor fama que aprobacion por dejar costa, los demás viven á la suya y de sus padres. Tuamancillado su noble ingenio y sus grandes letras con vieron estos reyes muchos hijos, es á saber, Luis, Fisupersticiones y opiniones reprobadas que tuvo, tanto, bipo , Cárlos , Isabel y otra hija , que murió en tierna que poco adelante fué condenado por los inquisidores, edad. Esto en Francia. En Sicilia el infante don Jaime, y sus libros, que compuso y sacó á luz en gran número, luego que supo la muerte de su padre, tomó las insigjuntamente reprobados. Hay quien diga, por lo menos nias de rey en Mecina á 2 de febrero, y se llamó rey de el Tostado lo testifica, que intentó con siiniente de Sicilia, principe de la Pulla y de Capua , como aquel que liombre y otros simples que mezcló en cierto vaso de poseia parte del reino de Nápoles, y tenia esperanza de formar un cuerpo humano, y que aunque no salió con apoderarse de las demás ciudades y fuerzas del reino; ello, lo llevó muy adelante. Si sué verdad ó mentira, dado que todas las tierras y partes de aquel reino estapoca necesidad hay aqui de averiguallo.

ban pertrechadas y fortificadas contra los intentos de

los sicilianos, y esto por el mucho valor y diligencia de CAPITULO X.

Roberto , conde de Artoes, á quien el rey de Francia, De cierta habla que hobo entre los reyes de Francia y Castilla.

muerto el rey Carlos, encargó el gobierno de Nápoles.

Don Alonso el Tercero, rey de Aragon, por estar alguLa desgracia deste año, por la muerte de tantos prín nos meses ocupado en aprestar una armada para ir socipes aciago, alivió en alguna manera el parto de la reina bre Mallorca y Menorca, cosa que su padre a la hora de de Castilla. En ausencia del Rey, que era ido a Badajoz su muerte dejó muy encomendada , dilató su coronaá dar órdenes en cosas del reino y apaciguar los alboro cion. Finalmente, á los 14 dias del mes de abril, el tos que allí andaban, parió a los 6 de diciembre un hijo mismo dia de Pascua Florida de Resurreccion, tomó la en Sevilla , por nombre don Hernando, que poco des corona en Zaragoza y las demás insignias reales. Hizo pues muy niño sucedió a su padre en el reino. El cui- la ceremonia don Jaime, obispo de Huesca, por estará dado de crialle y amaestralle se encargó á Hernan Pon la sazon vaca la silla arzobispal de Tarragona, cuya era ce de Leon, caballero principal, y para ello señalaron aquella preeminencia por antigua costumbre. Juró el la ciudad de Zamora por el saludable cielo de que goza, Rey de guardar todos los privilegios, fueros y libertala fertilidad y regalo de sus campos y comarca. Demás. des de aquel reino. Tratose con muchas veras y gran desto, el año próximo siguiente de 1286 le juraron en porsia de reformar los gastos de la casa real, particuCortes por heredero del reino, todo á propósito de ase larmente en las Cortes que de allí á pocos dias se tuviegurar la sucesion, que era el mayor cuidado que aque ron en Huesca, concedió á los señores y caballeros do jaba á su padre, así por los hermanos Cerdas, como por Aragon á su instancia que los valencianos, poco antes ser cosa manifiesta que á causa del parentesco entre el deste tiempo encorporados en aquella corona , se goy la Reina el casamiento no era válido. Deseaba alcan bernasen conforme a las leyes de Aragon. Fallecieron zar dispensacion de los sumos pontifices sobre el dicho este mismo año grandes personas eclesiásticas, entre parentesco; pero nunca pudo salir con ello por la con otros don Miguel Vincastrio, obispo de Pamplona. Sutradiccion que los reyes de Francia le hacian. La causa cedióle en la silla don Miguel Legaria. La iglesia de To

era el dolor de que hobiese usurpado el rei- | ledo gobernaba todavía el arzobispo don Gonzalo, va· no y despojado á los Cerdas, deudos tan cercanos de | ron de grande autoridad y que podia mucho con los re

M-1.

27

yes ; acompañó al rey don Sancho, que iba á los confines que toda la demás nobleza ; y claramente decian que los de Francia, ca quedó concertado por medio de la em tenia oprimidos como si propriamente fueran esclavos; bajada, de que se hizo mencion, que los dos reyes de que don Lope de Haro era el que reinaba en nombre Castilla y Francia se juntasen en Bayona para se ha de don Sancho. En especial llevaban mal esto los gablar, y tratar alli en presencia de todas sus haciendas llegos y los de Leon, y acusaban á don Lope de Haro, y concordar sus diferencias. Nunca los reyes se vieron; entre otras cosas, que siendo muy áspero y severo con no se sabe qué fuese la causa ; puédese sospechar que los demás, solamente favorecia y daba todos los prove nacieron, como es ordinario, algunas sospechas de una chos y honras á sus parientes y amigos. No dura muparte y otra ó por otros respetos y puntos. Así se detu cho el poder de los privados cuando no se templan y vieron el rey don Sancho en San Sebastian, y el rey de humanan. Andaba don Lope muy ufano porque demás Francia en Montemarsano. Hóbose de tratar del con de lo dicho emparentó con la casa real por medio de su cierto por terceros. Por parte del rey don Sancho, don bija doña María, que casó con el infanle don Juan. Al Gonzalo , arzobispo de Toledo, fué á Bayona, y por mismo Rey pretendia apartar de su mujer por casalle parte del rey de Francia el duque de Borgoña. Trata con Guillelma, su prima, bija que era de Gaston, vizron de hacer las amistades con grande ahinco de en conde de Bearne. Para salir con esto no cesaba de p9trambas partes. Los franceses no venian en ningun ner mala voz en el casamiento primero y acusalle. Lleacuerdo de concordia si el rey don Sancho no repudiaba vaba el Rey muy mal estas práticas, mayormente que la Reina, pues de derecho por razon del parentesco no á la misma sazon le nació otro infante de la Reina, podia estar casado con ella , y se casaba con una de dos por nombre don Alonso. Deseaba descomponer á don hermanas del rey de Francia, es á saber, Margarita, Lope; pero la revuelta de temporales tan turbios no que despues casó con Eduardo, rey de Ingalaterra, ó daban para ello lugar, ni aun se atrevia á declararse con Blanca , qué vino á casar con el duque de Austria. y dar muestra de su enojo y desabrimiento , antes le Don Sancho sintió esto gravemente. Parecíale cosa pe traia en su compañía en el mismo lugar de autoridad sada dejar una mujer tan esclarecida y en quien tenia que antes; y visitado que hobo el reino de Toledo , un hijo y una hija. Así llamados los terceros, sin con partió para Astorga, y en su compañía don Lope, La cluir cosa alguna tomó el camino para Victoria , do se voz era para hallarse á la misa nueva de don Merino, quedara la Reina. Lo que resultó fué enojarse mala- obispo de aquella ciudad, y honralle con su presencia mente con el abad de Valladolid por saber que muy por ser de nobilísimo linaje y deudo del rey de Francia. fuera de tiempo y sazon movió plática deste nuevo ca Su intento principal era apaciguar á los gallegos, que samiento, que dió ocasion á los franceses para hacer en andaban alborotados, y reprimir las entradas y correrias ello instancia. Revolvia en su pensamiento cómo podria de portugueses que hacian por aquellas comarcas el insatisfacerse de aquel enojo. Comunicólo con la Reina, fante don Alonso, hermano del rey de Portugal, en que destas nuevas estaba con grandísimo pesar. Pare su compañía don Alvar Nuñez de Lara, hijo de don Juan cióles muy á propósito pedille cuenta de las rentas rea de Lara, como hombre feroz que era y desasosegado y les que estuvieron á su cargo, y achacalle algun crímen acostumbrado á vivir de rapiña. Eran á propósito para de no las haber administrado bien, Encomendaron á don esto los pueblos de Portalegre y de Ronca, que don Gonzalo, arzobispo de Toledo, que tomase estas cuen Alonso poseia en las fronteras de Porlugal y á la raça tas. El rey don Sancho, ó por cumplir algun voto que de Castilla. El cuidado de sosegar los gallegos encarsi hobiese hecho, ó por su devocion , se fué à Santiago de á don Lope de Haro; sobre lo de Portugal se comunic Galicia. En el camino en el monasterio de Sahagun ha con aquel Rey, con que, juntadas sus fuerzas y hecks lló que los fruesos del rey don Alonso el Sexto y de doña liga , se puso sobre la villa de Ronca ; talaron los carrIsabel y doña María, sus mujeres, estaban enterrados pos, pusieron fuego á las alquerías y edificios que estapobremente; procuró se pasasen á mejor lugar con ban fuera del pueblo; movidos deste daño los de dentra sus túmulos y en ellos sus letreros. Vuelto á Vallado- y por miedo de mayor mal se rindieron. Halláronse prelid, honró á don Lope Diaz de Haro, señor de Vizcaya, sentés en aquel cerco los dos reyes; don Dionisio, el de á quien él tenia grå ude obligacion, y por quien princi- Portugal, aconsejó á don Sancho que si queria ver su palmente tenia el reino ; hízole mayordomo de la casa reino sosegado procurase abatir á don Lope de Hara

, real y su alférez mayor. Dióle asimismo en tenencia mu y para este efecto recibiese en su gracia y autorizase i chos castillos y muy fuertes en todo el reino; y ultra don Alvar Nuñez de Lara , porque a causa de las grasdesto, á 1.° de enero le engrandeció con título y honra des riquezas y poder de aquel linaje, igual á su noblez. de conde; para que esta merced fuese mas señalada le era á propósito para contraponelle y amansar el orguko dió privilegio y cédula réal eu que declaraba ser su vo de aquel personaje. Kízolo así; don Lope, que bien el luntad que todas estas honras, privilegios y preroga tendia dónde iban encaminadas estas mañas y cautelas. tivas las heredase don Diego Lope de Haro, su hijo, como hombre altivo y que no podia sufrir igual, ressa muerto que fuese el padre. Al hermano de don Lopetido desta injuria buscó ocasion. para recogerse .\* de Haro, que se llamaba don Diego de Haro, le hizo varra. Dió á entender que iba á visitar á Gaston, Fit capitan de la frontera contra los moros. De aquí vino á conde de Bearne, como quier que á la verdad se tens crecer grandemente la autoridad y poder de aquella por agraviado del Rey, que con aquel desvío O DIA familia en estado y renta. En particular comenzó don tratamiento desdoraba las mercedes pasadas. La partie Lope de Haro á tener mucha privanza y favor con el vanza y poder acerca de los reyes punca es segura, Et Rey y atropellará quien á él se le antojaba , de que mu yormente cuando es demasiada. Con su ida los nara* chos se quejaban y murmuraban, movidos algunos de ros, á quien no faltaba voluntad de hacer guerra á ties buen celo, otros de envidia que pudiese mas uno solo tilla por los desabrimientos pasados y por lo que pots

« AnteriorContinuar »