Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Acepté, señor Ministro, la comision, sin haber recibido las instrucciones; porque me urjía mi viaje por causas puramente privadas.

La Comision especial se espidió en abril 12 del mismo año, en un largo y erudito informe firmado por los señores doctores don Andrés Lamas, dor Vicente Fidel Lopez y don Juan María Gutierrez.

EI P. Ejecutivo dictó en 2 de julio de 1873, la siguiente resolucion:

« De acuerdo con lo establecido en el decreto de 18 de febrero del corriente año

El Gobierno resuelve:

1° Se remita en copia al doctor Quesada, asi como al Exmo. Gobierno de la Nacion, de conformidad á lo solicitado por aquel en su nota de 7 de abril último, el informe precedente.

2° Señalar al doctor Quesada como compensacion por la comision

que debe desempeñar, la cantidad de cinco mil pesos moneda corriente mensuales por

el término de seis meses, la que será puesta á su disposicion.

3° Designar la cantidad de treinta mil pesos moneda corriente para los gastos que debe ocasionar la copia de manuscritos, la que será igualmente puesta á disposicion del mismo doctor Quesada.»

Este decreto y las instrucciones las recibí en Europa, y entonces escribí particularmente al señor Ministro de Gobierno, doctor don Amancio Alcorta, declinando la honrosa tarea, por creerla superior á mis fuerzas, y al limitadísimo tiempo que se me señalaba. El doctor Alcorta tuvo la benevolencia de remitirme los fondos, autorizándome para que hiciese lo

que pudiese.

Acepté la comision, limitándola á lo que era posible. Hé aqui mi nota:

Paris, 25 de febrero de 1874-Al señor Ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, doctor don Amancio Alcorta-Tuve el honor de esponer confidencialmente á V. S. que, impuesto del decreto fecha 2 de julio del año próximo pasado, aprobando las instrucciones redactadas por los señores doctores don Andrés Lamas, don Vicente Fidel Lopez y don

y Juan María Gutierrez, á las cuales debia sujetarme al desempeñar la comision que me confió el señor Gobernador, creía de mi deber renunciarla; porque juzgaba imposible cumplirla satisfactoriamente, segun el vastísimo plan trazado por las mismas instrucciones.

Estas comprenden indagaciones sobre la historia y la hidrografia del Rio de la Plata, la iconografía y la numismática americana. Por grande que fuese mi consagracion al trabajo, suponiendo que encontrase la mas benévola acojida por las autoridades españolas, me faltaria el tiempo para satisfacer únicamente la parte relativa a la historia. No podria leer los documentos estensos, hacerlos copiar y confrontar las copias en el espacio de seis meses, y mucho menos dedicarme á rastrear noticias por importantes que sean.

Mi esperiencia por indagaciones hechas en nuestro Archiro y en la lectura de los libros del antiguo Cabildo de Buenos Aires, me autoriza á decir con franqueza, que para tales trabajos el tiempo es un elemento indispensable.

Faltaria á la confianza con que el señor Gobernador me ha honrado, sino espusiese con franqueza mi opinion. El vasto plan tan juiciosamente trazado por los distinguidos señores Lamas, Lopez y Gutierrez, no puede ejecutarse sino

por
varias
personas, y

durante un largo periodo de tiempo.

El estudio de la Iconografía y Numismática americana, requiere muchísimo tiempo, muchos viajes y largas y pacientes investigaciones. Para llenar estos objetos, carezco de conocimientos especiales y me falta el tiempo.

Habria quedado mas tranquilo declinando el honor de esta comision y la gran responsabilidad que ella me impone; pero Su Señoria me escribe tambien confidencialmente, diciéndome: «sino es posible conseguir todo lo deseado, busque lo que Vd. pueda y sea útil y conveniente,» agregando: «no se arredre y haga lo que sea posible,» lo que importa confiar á mi lealtad y á mi criterio el cumplimiento en cuanto sea posible de las instrucciones.

Esta benevolencia me obliga á aceptar la comision y á emprender el viaje á España. Como no tengo representacion oficial, he pasado al señor Ministro Plenipotenciario y Enviado Estraordinario de la Re

y pública, don Mariano Balcarce, la nota que adjunto en copia, solicitando quiera recabar de las autoridades Españolas el permiso de estudiar sus Archivos y sacar cópias de documentos ú obras. He contado

para ello con el interés patriótico con que el señor Balcarce atiende cuanto se relaciona con el progreso del pais, obedeciendo al mismo tiempo las instrucciones del Gobierno de V. S.

Mi comision, señor Ministro, la limitaré á la parte histórica y á la hidrografía. de acuerdo en cuanto sea posible con las instrucciones recibidas. . .

En efecto, emprendí mi viaje, apesar de que la guerra en España, lo hacía

muy
difícil

por

los ferrocarriles. El de Paris á Madrid estaba interrumpido por las fuerzas carlistas. Me embarqué en Burdeos, y á causa de un temporal, que hizo imposible la entrada en Santander, desembarqué en la Coruña. Me dirijí inmediatamente á Madrid.

En esta capital debia estudiar preferentemente, 1°. las colecciones de la Direccion de Hidrografía: 2o. la Biblioteca de la Real Academia de la Historia:

.

3.° la Biblioteca Nacional: y 4.° en Sevilla, el Archivo General de Indias.

Fuí acojido con suma atencion y cortesía en estos establecimientos, debido á las recomendaciones del señor Balcarce, y al señor Cónsul Argentino, don Pablo de Marina y Urquiza. Los estudios

que

hice en la Direccion de Hidrografía, los acompaño bajo el No. 1, y fueron publicados en la Rerista del Rio de la Plata, tomo 9, pag. 119.

. Mis indagaciones en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, las adjunto bajo el No. 2, y fueron publicadas en el tomo 10 de la misma Revista, pag. 295 y 470.

En cuanto á mis estudios sobre la Biblioteca Nacional, fueron igualmente publicados en el tomo 9 de la ya mencionada Revista, pag. 159, y los adjunto bajo el No. 3.

Mi trabajo sobre el Archivo General de Indias en Sevilla, van señalados con el No. 5, y fueron tambien

y publicados en la misma Revista, tomo 9, pag. 658.

Estos escritos necesitan ser revisados; pero deseoso de dar cuenta de mi cometido, los someto al conocimiento del Gobierno, pidiendo el permiso de correjirlos.

En ellos encontrará V. S. sin embargo los catálogos У

las mas minuciosas indicaciones para conocer, en cuanto es posible, cuales son los documentos relativos á nuestra historia, que conviene adquirir.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »