Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ciesen, y por cuyo esfuerzo se defendiesen de la violen- dos. Creyendo pues que no serian tanla parte los vicia de los mas poderosos. Hecho tirano y apoderado de cios y malos ejemplos de su padre para hacerlos cruetodo, se entiende que edificó un castillo y fortaleza de su les, como su triste fin para hacerlos avisados, escogió apellido en frente de Cádiz, por nombre Geronda , con personas de gran prudencia, que rigiesen así la edad cuya ayuda pensaba mantenerse en el imperio que lia- tierna de aquellos mozos como el reino por algun tiembia tomado sobre la tierra. Edificó asimismo otra ciudad po; y habiendo él avisado á los mozos de lo que dedeste apellido de Gerunda, si no engaña la conjetura bian hacer y huir, púsolos, en la silla y en el reino de del nombre, á las faldas de los Pirineos en los Ausela- su padre. Acabado esto, por gozar del fruto de tantos nos, que hoy es la ciudad de Girona. Pretendia, es á trabajos y tan larga peregrinacion, y deseoso de soscsaber, abrazar con estas dos fuerzas las marinas lodas gar en su casa , volvióse á Egipto. Los hermanos Gede España, y fortificarse para todo lo que sucediese. riones, venidos a la mayor edad y acrecentadas las riMas la seguridad y bonanza que con estas mañas se pro- quezas, luego que se encargaron del gobierno del reino ponia, le duró basta tanto que Osiris, al cual los egip- de su padre, olvidados del beneficio recibido, y no de. cios tambien ponen por el primero de sus reyes, como la injuria que se les hizo, como es ordinario que dura lo siente Diodoro Siculo, y por otros nombres le lla- mas la memoria del agravio que de las mercedes, tomaron Baco y Dionisio, no el hijo de Semele el criado maron la resolucion de vengar la muerte de su padre en la ciudad de Mero, de donde tuvo orígen la fábula y hacerle las honras con la sangre de su enemigo; cosa que decia le crió Júpiter, su padre, en su muslo, porque muy agradable á los que tratan de satisfacerse, y los Meron en griego significa el muslo, sino el egipcio turbó hijos tienen por grande hazaña proseguir la enemiga de la paz que tenia España. Emprendió Osiris al principio sus padres. Esto daban á entender, pero de secreto una grandísiina peregrinacion, con que pascó y enno- olro mayor cuidado les aquejaba, es á saber, el deseo bleció con sus hechos casi toda la redondez de la tier- que tenian, á ejemplo de su padre, de restituirse en la ra; comenzó desde la Etiopia , y pasó hasta la India, tiranía y absoluto señorío de España, cosa que en vida Asia y Europa. En todos los lugares por do pasaba en- de Osiris no creian poder alcanzar. Pensaban esto, y no señó la manera de plantar las viñas y de la sementera y hallaban camino para poner en ejecucion negocio tan uso del pan; benelicio tan grande, que por esta causa grave; parecióles seria bien conquistar para este efecto le tuvieron y canonizaron por dios. Ultimamente, llega- á Tifon, hermano de Osiris, y concertarse con él, de do á España, lo que en las demás partes ejecutara, no quien se entendia y tenian aviso ardia en deseo de reipor particular provecho suyo, sino encendido del odio nar y quitar á su hermano el reino; ambicion que perque á la tiranía tenia y á las demasías, que fué quitar vierte lodas las leyes de naturaleza. Despacharon sus los tiranos y restituir la libertad á las gentes, deterini- embajadores para este efecto, los cuales fácilmente, nó hacer lo mismo en España; ca se decia que se halla- con presentes que le dicron de parte de sus señores, ba reducida en una miserable servidumbre, y sufrian hallaron la entrada que pretendian; pusieron con él su con ella toda suerte de afrentas y indignidades. No te amistad, prometiéroule toda ayuda para salir con sus nia esperanza que el tirano , por estar confiado en sus

intentos, concertaron que los mismos tuviesen por amiriquezas y fuerzas, hobiese por voluntad de tomar el gos y por enemigos. Asentado esto, le persuaden que, mas saludable partido; vino con él á las armas y trance habiendo muerto su hermano, acometiese por fuerza de guerra; juntaron sus huestes de entrambas partes, de armas y se apoderase del reino de Egipto. Concery ordenadas sus haces, dióse, segun dicen , la batalla, tóse todo esto, y ejecutóse la cruel muerle muy de se. que fué muy herida, en los campos de Tarifa junto al creto. El cuerpo del muerto fué buscado con mucha diestrecho de Gibraltar, con grande coraje y no menos ligencia, y Isis, la reina viuda, le sepultó en Abato, que peligro de cada cual de las partes. La victoria y el cain- es una isla de una laguna cercana á Menfis, que por po, muertos y destruidos los españoles, quedó por los esta causa vulgarmente llamaron Estigia, que quiere egipcios; el mismo Gerion murió en la batalla ; su cuer- decir tristeza. Pero tan grande traicion no podia estar po, por mandado del vencedor , sepultaron en lo pos- encubierta , ni liay secreto en las discordias doméstitrero de la boca del Estrecho, en el lugar donde al pre- cas que entre parientes resultan; así Oro, que en aquel senle se ve el pueblo dicho Barbate; allí se le hizo el tiempo gobernaba la Scitia , vuello con presteza en túmulo. Fué Gerion tenido y consagrado por dios, como Egipto, vengó la muerte de su padre con darla á Tifun, lo da bastantemente á entender el templo que Hércules su tio. Descubrió juntamente y supo que los Geriones edificó á Gerion en las riberas de Sicilia, y tambien el fueron participantes de la impía conspiracion y princioráculo de Gerion, que estaba en Pádua, fumosísimo, al pales movedores de aquella maldad. Por esto, encencual los príncipes tenian costumbre por devocion de ir dido en deseo así de imilar la gloria de su padre como á visitar muchas veces, como lo testifica Suetonio Tran- de vengar del todo su muerte, con otra no menor emquilo. Restituida pues y fundada la paz desta manera presa que tomó ni menor conquista que su padre, conpor beneficio de Osiris y quitada la tiranía, el vencedor firmó diversas naciones por todo el mundo en su obctodavía tuvo por cosa áspera y de mal ejemplo castigardiencia, y ganó de nuevo la amistad de otras muchas. en los bijos los pecados de los padres; parecióle cosa Demás desto, por el arte de la medicina, que le enseñagrave desposeer, poner en perpetua servidumbre ó des

ra su madre, vino á ser tenido por dios. Unos le llatierro tres hijos que de Gerion quedaban, en edad niños maron Apolo, otros por la valentia y destreza en el y de grande hermosura, y que babian sido criados con pelear le pusieron nombre dc Marte, y todos le llamaesperanza de suceder en el reino de su padre ; demás ron llércules. No fué este Hércules el hijo de Anfitrion, que ordinariamente en los generosos ánimos despues sino el Libio, de quien se dice que domó los monstruos de la victoria se sigue la benignidad para con los cai- armado de una porra ó maza y vestido de una piel de leon; que en aquel tiempo aun no usaban, ni habian que venidas a la conquista y sosegada la provincia, con inventado para destruicion del género humano las ar- voluntad de Oro asentaron en aquellos lugares, poblamas de acero. Juntado pues un grande ejército y lle- ron y hicieron por allí sus moradas. En conclusion, en gadas ayudas de todas partes, espantoso entró en Es- la boca del estrecho de Cádiz, Hércules despues desta paña contra los Geriones, y llegó finalmente á Cádiz, victoria hizo echar en el mar grandes piedras y matedonde ellos dias antes se retiraran y fortificaran, jun- riales, con que levantó de la una parte y de la otra dos tadas en uno las riquezas del reino, alzados los mante- montes, de los cuales el de la parte de España se llama nimientos y proveidos de bastimentos, si por ventura Calpe, y el otro que está en Africa Abila; estos montes durase la guerra muchos dias; demás desto, para va- se dijeron las columnas de Hércules tan nombradas. lerse en aquel trance, llamaron socorros de todas par- Hecho esto y dado órden y asiento en las demás cosas tes. La conciencia de la maldad cometida los acobar- de España, nombró Hércules ó Oro por gobernador dedaba y espantaba , y por estar la provincia y la gente la uno de sus compañeros, por nombre Hispalo, de cuya dividida en parcialidades, unos por ellos y otros contra lealtad y prudencia en paz y en guerra estaba pagado ellos, y los ánimos de muchos despertados á la espe- y tenia mucha satisfaccion; y con tanto, concluidas toranza de recobrar la liberlad, era dificultoso resolverse das estas cosas, dió la vuelta y pasó por mar á Italia. si de los suyos, si de los extraños les convenia mas rccalarse. El tener perdida la esperanza de la vida si los

CAPITULO IX. cgipcios venciesen, los encendia mas y los hacia furio

Del rey Hispalo y de la muerte de Hércules. sos y atrevidos; pero el temor que tenian era mayor; por esla causa determinaron de fortificarse en lugares Por cierta cosa se tiene baber Hispalo reinado en Esseguros y excusar el trance de la batalla. Al contrario, paña despues de los Geriones, y Justino afirma que de Ilércules, ordenadas sus haces, se presentó delante sus Hispalo se dijo España, en latin Hispania, trocada solaenemigos. Temia no durase mucho la guerra, y no te- mente una letra. Añaden otros que por su industria y nia contianza que los enemigos viniesen en alguna ho- de su apellido se fundó Sevilla, que en latin se dice Hisnesta condicion de paz, y cuando la quisiesen, juzgaba palis, ciudad que en riguezas, grandeza, concurso de no seria decente dejar las armas antes de vengar á su mercaderes, por la comodidad del rio Guadalquivir y padre con la sangre de los Geriones. Combatido pues por la fertilidad de la campiña no da ventaja á ninguna destos pensamientos, consideraba olrosí que, por ser Otra de España. Dicen mas, que por discurso de tiempo tan grandes los ejércitos como juntaran de ambas par- del nombre de Sevilla ó Hispalis se llamó toda la proles, seria grande la matanza, si de poder a poder se vincia Hispania. San Isidoro atribuye la fundacion desdiese la batalla. Por huir estos inconvenientes, acordó ta ciudadá Julio César, en el tiempo, es á saber, que gocon un rey de armas avisar á los Geriones que si confia- bernó á España; y dice que la llamó Julia Rómula, junban en la valentia de sus cuerpos, la cual era muy grande, tando en un apellido su nombre y el de la ciudad de si en la justicia de la causa que defendian, en.que publi- Roma; y que el nombre de Hispalis se tomó de los pacaban y se quejaban fucron de Osiris acometidos injus- los en que estribaban sus fundamentos, que hincaban tamente y agraviados primero del mismo, que les ofre

para levantar sobre ellos las casas, por estar asentada cia de su voluntad un partido para concertar las diferen- esta ciudad en un lugar cenagoso y lleno de pantanos. cias, tan aventajado para ellos, que ni aun por pensa- Por veulura entonces la ensancharon y adornaron do mientos les pasaria desealle lal y tan bueno. Este era, edificios nuevos y grandes ; diéronle otrosi nombre y que laslasen solamente aquellos que erraron y fueron privilegios de colonia romana , pues es cierto que Plicausa de los daños pasados, perdonasen á la sangre ino- nio la llama colonia Romulense. Mas decir que entoncente, y no fuesen ocasion de la carnicería que resulta- ces se fundó la primera vez carece de crédito, y no hay ria forzosamente de ciudadanos y parientes, si la bata- argumentos ni autores que tal cosa confirmen. Plutarlla se diese; que él estaba determinado, por la salud co escribe que, venido que hobo el otro Dionisio ó comun de aquellos ejércitos y pobre gente, de hacer Baco, es á saber, el hijo de Semnele, á España, descampo él solo contra todos tres, y con su riesgo com- pues que sujetó toda la provincia con armas victorioprar la seguridad de muchos; pero con tal condicion sas, uno de los compañeros que él mismo puso por goque habia de pelear aparte con cada uno dellos. Decia bernador de todo, por nombre Pan, fué causa que toda que se ponia á esto confiado en la justicia de su quere- la provincia primeramente se llamasc Pania, despues Ila , y por esta causa de la ayuda de Dios, por cuya pro- Spania, añadida una letra. Pero de estas cosas cada cual videncia todas las cosas humanas se gobiernan, y mas podrá libremente juzgar y sentir lo que le pareciere. principalmente los sucesos de la guerra. Los Geriones Lo que algunos dicen que Hispalo dejó un hijo por aceptaron de buena gana este partido , que por ser tan nombre Hispano, el cual haya reinado muerto su paaventajado no dudaban de la victoria; pero salióles al dro, no lo recibimos ni tiene probabilidad alguna, anrevés, porque el dia señalado como entrasen en el pa- tes cntendemos que á un misino hombre diversos eslenque y viniesen á las manos, los tres Geriones fueron critores llaman con ambos nonbres, unos Hispalo, otros vencidos y degollados por Hércules. Diósc á los cuerpos Hispano; pues el nombre de Hispania y su derivacion sepultura en la misma isla de Cádiz, donde se liizo el se atribuye á entrambos, y los que ponen cl uno,

nincainpo, y desde aquel tiempo se enliendo que se llamó guna mencion hacen del otro, fuera de solo Beroso, cuEritrea, no sola la isla de Cádiz, sino olra isla que es- yas fábulas poco antes desechamos, no solo como tales, taba á ella cercana y aun la parte de tierra firme que le sino tambien como mal sorjadas y compuestas. Las cocac en frente. La causa deste apellido sueron ciertas sas que hizo este Rey, como quier que por la antigüegentes del mar Eritreo, conviene á saber, del mar Rojo, 'dad del tiempo se ignorasen, nuestros historiadores,

[ocr errors]

para enriquecer y hacer mas apaciblo y deleitosa la soberbio templo de Hércules se levantó antiguamento ilaca historia deste tiempo, á la manera que con las en aquella parte del Andalucía. aguas Iraidas do léjos se suelen fertilizar los campos secos, y porque no hobiesc rey á quien luego no atri

CAPITULO X. buyan algun hecho ó edificio para mas ennoblccerle,

De Hespero y Atlas , reyes de España. dado que no trabase muy bien ni cuadrase lo que decian, escribieron quc Hispalo fundó la ciudad de Sego- Murieron en España Hispalo y Hércules sin dejar suria y el acueducto que hay en ella, maravilloso así por cesion; por esta causa Hespero, hermano de Atlante, su obra como por su altura ; como quicr que sea averi- nacido en Africa, y uno de los compañeros de Hércules, guado que el acueducto fué obra del emperador Traja- fué por el mismo al tiempo de su muerte nombrado no, á lo menos hecha por aquellos tiempos que él im- para que le sucediesc en lo de España. Su gobierno fué peró. Demás desto decir, como afirman, que en el puerto

tan agradable á los naturales como el de cualquier otro. dicho antiguamente Brigantino, y hoy de la Coruña, el La fama de sus proczas y el crédito de su virtud le abomismo Hispalo levantó una torre con un espejo en ella, naban para con la gente de tal suerte, que, como lo en que se veian las naves que venian de léjos, por la sienten algunos escritores griegos y latinos, España, del imágen que dellas se representaba en el tal espejo, y se nombre de Hespero, desde aquel tiempo se comenzó á apercibian para el peligro; procedió sin duda esta in- llamar Hesperia. Verdad es que otros, y entre ellos Mavencion de la profunda ignorancia que se tenia, así de la lengua latina como de las historias, pues tomaron por Ilesperia del lucero de la tarde, que en latin se llama lo mismo el nombre de specula, con que se significan Hespero y se pone en España, y al cual miran los que semejantes torres y atalayas, y el de speculum, que sig- navegan á estas partes. Cada cual podrá seguir la opinifica espejo; y es cosa averiguada que los moradores nion en eslo que mas le contentare. Lo cierto es que la brigantinos edificaron aquella torre á honra de Augusto buena andanza que tuvo al principio este rey en breve César. El trazador fué Cayo Sevio Lupo Lusitano, cuyo se trocó, y se fué lodo en flor, porque Atlante, hermano nombre aun en nuestra edad se vc entallado en las pe- de Hespero, desde Italia, donde Hércules le dejó, codiñas allí cerca, por estar vedado por ley, la cual se ve cioso de las riquezas y anchura de España, y agraviado cntre las romanas en los digestos, que ninguno escri- de que su hermano le hobiese sido antepuesto en el sebiese su nombre en obra pública; y aun Fidias en ñorío de España, acudió sin dilacion; y ganadas las voAténas sué muerlo porque, quebrantada aquella ley, luntades de los soldados por la gran fama que corria do entalló su imagen y la de Per.cles en el escudo de Pa- su valor y hazañas, fácilmente se apoderó del reino. las, bien que en hábito disfrazado; en lo cual tambien Hespero, desamparado de los suyos, fué forzado á recopudo ser que pretendiesen haber hecho aquel nobilisi- gerse á Italia, donde los de Toscana, movidos de commo escullor injuria á la religion y ofendido aquella pasion de su desastre y desman, en que cayera, no por diosa. Muerto Hispalo, en qué ticipo no concuerdan culpa suya, sino por la ambicion y deslealtad de su herlos autores, pero muerto que sué, Hércules, desde Ita- mano, primeramente le acogieron y hospedaron muy lia, donde hasta entonces se deluvo, dejando alli por bien; despues, por la experiencia de su bondad y por gobernador á Atlante, de cuya grandeza de ánimo cs- la fama que corria de su virlud, le entregaron a su rey taba muy satisfecho, por miedo de algun alborolo, vol- Corito, á quien otros tambien llaman Jano ó Júpiter, que vió á España, y en ella, despues que gobernó la república era de muy tierna cdad, para que sucse su ayo, y como tal bien y prudentemente y fundó nuevas ciudades, entre lc amaestrase en lo que saber le convenia ; que fué una las cuales cuentan Julia Libica y Urgel en las haldas de resolucion muy acertada y muy agradable para toda los montes Pirineos, Barcelona y Tarragona en la Es- aquella provincia. No les salió vana su esperanza ni se paña citerior (como algunos sienten fueron poblacio- engañaron en lo que se prometian de su bondad, como nes de Hércules), ya de grande edad pasó desta vida. lo da á entender el nombre de Italia, mudado asimisLos españoles con grande voluntad le consagraron por mo desde aquel tiempo, á ejemplo de España, en el do dios, y determinaron se le hiciesen honras divinas, de- Hesperia, que tambien liene, que fué prueba bastante dicáronle sacerdotes y templo, donde el cuerpo de fér- de la aprobacion de Hespero. Llegaron las nuevas de cules comenzó á ser honrado con solemnes sacrificios, todo esto á España. Atlas, con recclo que si este aplauso no solo de los naturales, sino tambien de las naciones no se alajaba al principio cundiria el mal, y podria ser extranjeras, que por devocion concurrian, de que reco- que, fortificado su liermano y pujante con el favor de gian grande ganancia los ministros y el dicho templo se la gente, primero le despojase del reino de Italia, y desennoblecia de cada dia mas. En qué parte de España pues le pusiese en condicion lo de España, consultado aquel templo y sepulcro de Hércules haya estado, no el negocio con los suyos, acordó de hacer grandes lcconcuerdan los autores; y en cosas tan anliguas, mas vas de gente y con todo su poder pasar co Italia. Llevó fácil cosa es adivinar por corjeluras que dar sentencia de España grande número de soldados, y entre ellos por la una ó por la otra parte. Unos dicen que en Barce- muchos de los principales españoles con voz y muestra lona, do junto á la Iglesia mayor se yen rastros de una de lionrallos y ayudarse de sus fuerzas en aquella jorantigualla y de un soberbio sepulcro, de que se habla nadla; mas á la verdad prelendia tenellos consigo como adelante (y se tiene que Ataulfo, rey godo, está allí se- en relencs y asegurar que en su ausencia no se levanpultado); otros sienten que en Cádiz. Mas las personas tasen algunos movimientos en la tierra con desco de de mayor autoridad y erudicion piensan estuvo en Ta- cosas nuevas y de sacudir de sí el yugo del imperio y rifa, cerca del Estrecho; ca es averiguado que aquella señorío extraño. Hizose pues á la vela; pero como se supersticion se conscrvó allí por largo tiempo, y que un lcvautasen recios temporales, corrió fortuna, derrotóso toda su armada , y en lugar de tomar á Italia, que era llamaron morgetes; ca todo esto no estriba en mejor lo que pretendia, fué arrebatado y llevado por los vien- fundamento que lo demás arriba dicho. Yo creeria mas los á la isla de Sicilia. Eran grandes las riquezas de aína que aquella gente tomó el apellido de morgetes aquella tierra, su ferlilidad y liermosura; por lo cual de las ciudades donde moraban en España y de donde dicen dejó allí para que poblasen una buena parte do la sacaron para llevarla en Italia , pues consta que en la los españoles que llevó consigo. Hecho esto, con lo de- Bética, hoy Andalucía , lobo dos pueblos llamados más de su ejército últimamente dió la vuelta y aporló á Murgis : el uno á la ribera del mar, que hoy se llama Italia, donde halló que ya su hermano Hespero cra fil- Muxacra, y el otro mas adentro en la lierra, al cual hoy llecido; con que le fué cosa fácil apoderarse de Curito, llaman Murga; el uno y el otro situados no lejos de la réy de Toscana, y hacerse señor de todo. De dos bijas ciudad muy nombrada de Murcia, la cual asimismo alque tenia, la una, llamada Electra, casó con Corito, gunos quieren fuese asiento de los morgeles. De donde cuyos bijos fueron Jasio y Dardano, de quien se tornará se puede entender que en Sicilia procedieron y se funá hablar luego. La otra no se sabe con quién casase; solo daron así bien la ciudad de Murgantio, muy nombrada dicen que se llamó Rome, y que su padre la heredó en entre los antiguos, como los pueblos Murgentinos, sca aquella parte de Italia por donde corre el rio Tibre, que en este mismo tiempo, sca en olro diferente, que lamá la sazon se llamaba Albula, donde tambien dió asiento

poco esto no se puede averiguar, por estribar solamento á parte de los españoles ya dichos. Añaden demás desto y apoyarse todo en la semejanza de los nombres que que esla Rome en el monte Palatino puso los cimien- los unos y los otros luvieron; conjetura las mas veces tos de la inclita ciudad de Roma, la cual, de pequeños cngañosa, incierta y flaca, principios, con el tiempo se hizo señora del mundo. Alegan para esto por testigo á Fabio Pictor, autor muy

CAPITULO XI antiguo y muy grave de las cosas romanas. Dado que a

De Siculo, rey de España. Rome, fundadora de aquella nobilisima ciudad, otros la hacen nieta de Eneas, hija de Ascanio. Otros son de Por autoridad de Filistio Siracusano, sin embargo parecer que, despues de la destruicion de Troya, una de todo lo dicho, se puede recibir como cosa verdademujer nobilísima entre las cautivas, que se decia Rome, ra que Siculo, hijo de Atlante, despues que su padre venido que lobo con Encas en Italia, quemó los navios parlió de España, como lugarteniente suyo y por su órde su gente, que estaban surgidos á la ribera del Ti- den, gobernó esta provincia por algun tiempo, y desbre, y les persuadió edilicasen de nuevo un pueblo, que pues de muerlo lo sucedió en todos sus reinos. Este del nombre de aquella cautiva llamaron Roma. No hay príncipe, por el deseo que tenia de tomar la posesion de duda, sino que por testimonio de graves autores se reino de Italia, y con intento de amparar lo que restaba muestra que Roma cslaba fundada antes de Pómulo; en aquellas partes del ejército de su padre, con muy y es averiguado que antiguamente tuvo aquella ciudad escogida gente se hizo á la vela y pasó en Italia. Princiotro nombre, el cual los sccrctos de la religion y cere- palmente que entre Jasio y Dardano, sobrinos suyos, monias no permilian se divulgase entre todos; y aun se habian resucitado debates y diferencias, las cuales presabe que Valerio Sorano, por quebrantar este secreto, tendia apaciguar. Fue así, que estos dos hermanos, pagó aquel desacato con la vida. Verdad es que no se despues de la muerte de su padre Corito, se hacian entiene noticia de tal nombre, como asimismo es incierto tre sí cruel guerra sobre la posesion de Toscana. Delo que nuestros historiadores afirman que Roma fué seaba pues concertar los que de tan terca le tocaban en fundacion de españoles, si bien les concediésemos que parentesco; además que Jasio por sus cartas lo imporla gente de Atlante, por mandado de Rome, su hija , la tunaba por favor y ayuda , cuya justicia cra mas fundafundó por este tiempo. Y parece mas inrencion y habli- da, pero menores las fuerzas. Con este intento parlió lla, inventada á propósilo para dar gusto á los españoles, de España, y de camino, sea por su voluntad, sea arque cosa examinada con diligencia por la regla de la rebalado por la fuerza de los vientos y tormenta, llegó verda il y antigüedad. Yo estoy delerminado de mirar á Sicilia, donde fortificó y aumentó el poder de los inas aina lo que es justo se ponga por escrilo y lo que amigos antiguos; hizo otrosí guerra á los cíclopes y á va conforme a las leyes de la liistoria que lo que haya los lestrigenes, gentes fieras y bárbaras. Esta guerra de agradar á nuestra gente; pues no es justo que con que liizo y la victoria que ganó muy señalada de estas flores de semejantes mentiras fuera de tiempo y sazon genics, como algunos sospechan y Tucídides lo apunta se atavie y hiermosec la narracion desta historia, ni el al principio del libro 6.', fué causa que aquella isla, lustre y grandeza de las cosas de España tiene necesi- llamada antes Trinacrią, de tres promontorios que tiedad de semejantes arreos. Así que desechamos como ne, tomase nuevos apellidos, el de Sicilia del rey Sicucosa dudosa, por no decir mas adelante, lo que inventa- 10, y el de Sicania de los españoles, que levantó en aqueron nuestros historiadores, que Roma fué poblacion de la parte de España por donde pasa el rio Sicoris ó Seespañoles. De la misma manera no queremos recibir los gre; ca no hay duda sino que antiguamente moro por que nuestras historias modernas cuentan entre los re- allí cierta gente llamada sicana, los cuales dicen queyes de España, es á saber, Sicoro, Sicano, Siceleo y Lu- daron de guarnicion en aquella isla. Otros dicen y añaso; pues en las antiguas historias ningun rastro de cllos den que aquella isla se llainó tambien Sicoria, de cierta se halla de sus hechos ni de sus nombres. Tampoco gente que moraba á las riberas de aquel rio Sicoris, aprobamos lo que en esta parte añaden, que un hijo de que eran los mismos ó diferentes de los sicanos. Sealia Atlante, llamado Morgete, despues de la muerte de su cito en cosas lan antiguas y escuras ir á las veces á padre reinó en Italia, de cuyo nombre los españoles liento sin poder tomar entera resolucion. Volviendo á que siguieron á Atlante y asentaron en Italia dicen se Siculo, los mismos autores refieren que, pasado en Italia, ayudó á su liermana Roine, y la proveyó de nuevos palatuos antiguamente, que caia cerca de Valencia. sucorros contra los aborigenes, gente natural de la Añaden que este Palatuo echó á Caco de la posesion y tierra , que ordinariamente le daban guerra y la traian reino de España; al mismo en el monte Aventino, que desasosegada. Esto dicen por causa que en buenos es- es uno de los siete que en sí contiene Roma, por la huccritores y antiguos se hace mencion que en aquellos lu- lla de las vacas que hurtó, le halló y dió la muerte Hérgares de Italia moraban pueblos llamados Siculos y Si- cules el Tebano. Deste jaez es el rey Erilro, que fingen canos, que sospechan por este tiempo hicieron alli sus vino de allende el mar Bermejo, que se llama tambien asientos; argumento poco bastante para asegurar sea el mar Eritreo, y aun quieren que de su nombre se le verdad lo que con tanta resolucion ellos afirman. Lo que pegó á la isla de Cádiz el nombre que antiguamente se tiene por mas probable es que, ordenadas las cosas á tuvo de Eritrea. El postrero en el cuento destos reyes su voluntad, primero en Sicilia, y despues en Italia, mo- es Melicola, que por otro nombre se llamó Gargoris; vió con sus gentes la vuelta de Toscana con intento de mas deste en particular hace mencion el historiadori hacer rostro y allanar á Dardano, su sobrino, que en la Justino. Todo esto y los nombres destos reyes, tales guerra que traia contra su hermano se hallaba acompa- cuales ellos se sean, ni se debian pasar en silencio, coñado de un poderoso ejército de aborigenes. Pero él, vismo quien rodea algun foso ó pantano que no se atreve to que no podria resistir al poder de Siculo, de corazon o á pasar, donde no solo gente ordinaria , sino personas singidamente, dejadas las armas, se puso en sus manos, muy doctas han tropezado y caido, ni tampoco era confiado, segun él decia y daba á entender, en la jus- justo aprobar lo que siempre hemos puesto en cuento ticia de su querella, y persuadido no permitiría su mis- de hablillas y consejas. A Siculo entiendo yo que llama mo tio le quitasen por fuerza lo que, demás de ser he- Justino Sicoro. Esto se arisa porque á ninguno engaño rencia de su padre, habia adquirido por su valentía y por la diferencia del nombre para pensar que Siculo y şilas armas. Sin embargo, se tomó asiento entre los dos coro sean dos reyes diversos y distintos. hermanos, cual á Siculo pareció mas conveniente para sosegar aquellos bullicios, con que las cosas parecia

CAPITULO XII. comenzaban á tomar mejor camino. Aseguróse con esto

De diversas gentes que vinieron á España. Siculo , y descuidose Jasio , entendiendo habia llaneza en aquel trato; pero Dardano, luego que halló ocasion Dificultosa cosa seria querer puntualmente ajustar para ejecutar su mal propósito, dió la muerte á su her- los tiempos en que florecieron los reyes de España que mano, que confiado en el concierto estaba seguro, y en de suso quedan nombrados, los años que reinaron y ninguna cosa menos pensaba que en semejante trai- vivieron, y en particular señalar el año de la creacion cion. Siculo, como era razon, tomó esla injuria por su- del mundo en que sucedió cada cual de las cosas ya diya , acudió á las armas, y en una batalla famosa que se clas; no faltaria diligencia y cuidado para rastrear y dió, venció á Dardano, y le puso en necesidad de des- averiguar la verdad, si se descubriese algun camino seamparar á Italia. Pasó con grande acompañamiento de guro para hacello. Contentarnos hemos con conjeturas, aborigenes á Samotracia , de donde, pasado que hobo por las cuales, sin mas particularizarlas, sospecho que el Hellesponto, que hoy es el estreclio de Gallipoli, fué los Geriones poseyeron á España , y.cn ella reinaron la el primero que en la provincia de Asia la menor y en la cuarta ó quinta edad despues del diluvio. Siculo florela Frigia fundó la muy nombrada ciudad de Troya. ció mas de doscientos años antes de la guerra de Troya, Quedó de Jasio un hijo, por nombre Coribanto, al cual, en cuyo tiempo, ó no muchos años despues, una grueen lugar de su padre, bizo Siculo rey de Italia. Com- sa flota parlió de Zacinto, isla puesta en el mar Jonio puestas las cosas desta manera , dió Siculo la vuelta al poniente del Peloponeso y de la Morea; y tomado que para España, donde no se sabe ni el tiempo que ade- hobo tierra en aquella parte de España, donde al prelapte vivió ni otra cosa ni hazaña suya de que se pueda sente está asentada la ciudad de Valencia, los que en hacer memoria. Si ya no queremos, en lugar de histo- aquella armada venian, tres millas de la mar levantaria, publicar los sueños y desvaríos de algunos escrito- ron un pueblo, que del nombre de su tierra llamaron tores modernos, que de nuevo nan á forjar otros Zacinto, y adelante, mudado el apellido algun tanto, se nuevos nombres de reyes de España sin mejor funda- Namó Sagunto, hoy Monviedro. Pretendian que aquel mento que los de arriba. Estos son Testa, que hacen castillo principalmente les sirviese de fortaleza para fundador de cierta poblacion llamada ansimismo Tes- contrastar á los naturales, si se alborotasen contra ta, autor y principio de los contestanos, gente muy ellos, y recoger en él la gran suina de oro y de plata · conocida en España; dicen otrosi fué natural de Africa, que por bujerías de poco precio y quinquillerías rescay llegó no sé por qué caminos á ser rey y señor de Espa- taban de los españoles, gente simple y ignorante de las ña. Otro es Romo, al cual hacen fundador de Valencia, grandes riquezas que en aquel tiempo poseia. Confiados nombre que en latin significa lo mismo que en griego en la seguridad que aquella fuerza les daba, se alrèvieRoma; el cual nombre de Roma dicen tambien tuvo ron á entrar mas adelante en la tierra y calarla y á aquella ciudad antiguamente, á la manera que la ciu- descubrir las riberas y marinas comarcanas, donde aldad de Roma, segun lo que dice Solino, se llamó anli- gunos años despues se dice que, sesenta millas lácia el guamente Valencia, y Evandro le mudó el nombre y poniente, eu un sitio muy á propósito se determinaron apellido en el que al presente tiene de Roma. El tercero de levantar un templo á la diosa Diana, el mas famoso rey que nombran es Palaluo, de quien dicen se llama- que hobo en España, del cual el promontorio Dianio, ron los pueblos Palatuos, y tambien la ciudad de Pa- que es donde al presente está la villa de Denia, tomó lencia tomó este nombre del suyo, dado que muy dis- aquel nombre. Este templo, conforme á la costumbro tante de donde era el asiento de aquella gente dicha y supersticion de los griegos, adornaron ellos con ido

« AnteriorContinuar »