Imágenes de páginas
PDF
EPUB

un brocal acanalado por el largo uso y por el ludir de la cente de la misma ciudad de Sevilla ; hicieronle comsoga. Consideró, aunque pequeño, con aquella vista pañía hasta tanto que rindió el alma un obispo llamado cuán grandes sean las fuerzas de la costumbre y como Juan y Uparcio, sus muy especiales amigos. En aquella el arte, perseverancia y trabajo pueden mas que la na iglesia hizo pública confesion de sus pecados y recibió turaleza; con esta consideracion dió la vuelta. Parte el santísimo sacramento de la Eucaristía, con que por deste brocal, que es de mármol, se muestra en San Isi espacio de tres dias se aparejó como era razon para pardoro de Sevilla, y se tiene ordinariamente fué el mismo tir desta vida. En aquel tiempo dió lugar á todos para de que se ha dicho. Destos principios subió á la cum que le viesen y hablasen. Consolólos con palabras muy bre de doctrina y erudicion con que alumbró y enno amorosas; pidió perdon, así como estaba, á todo el puebleció toda España; y al tiempo que sus hermanos an blo en comun y misericordia á Dios con oracion muy daban desterrados por el rey Leuvigildo, sirvió mucho ferviente y grande humildad interior y exterior. Por con su celo y osadía á la Iglesia católica. Ayudóle mu conclusion, entre los sollozos de los suyos y lágrimas cho para que se hiciese tan docto san Leandro, su her muy abundantes que toda la ciudad despedia por su mano, ca vuelto del destierro, y conocidas sus aventa muerte, en el mismo templo rindió el espíritu á 4 de jadas partes y las grandes esperanzas que de sí daba, abril, que es el mismo dia en que en España se le hace o fuese por otra causa, le encerró en un aposento sin fiesta particular. El año en que murió no está puntualdejalle libertad para ir donde quisiese. Aprovechóse él de mente averiguado. No hizo testamento, parte por la poaquella clausura, de la edad y ingenio, que todo era á pro breza que profesaba, parte porque todos los bienes que pósito, para revolver gran número de libros, de que le quedaban se dieron por su mandado aquellos dias á resultó el de las Etimologias, de erudicion tan varia, pobres. Reconoció por toda la vida el primado de la que parece cosa de milagro para aquellos tiempos, obra Iglesia romana, ca decia era la fuente de las leyes y deque últimamente perficionó y publicó adelante á per cretos á que se debe acudir en todo lo que concierne suasion de Braulio, su grande amigo. Duró este reco á las cosas sagradas, ritos y ceremonias. Esto solia gimiento tan estrecho todo el tiempo que vivió san decir en toda la vida; pero al tiempo de su muerte mas Leandro, su hermano, que por su muerte fué puesto en en particular protestó á aquella nacion que si se apartasu lugar y en su silla. Gobernó aquella iglesia con gran ban de los divinos mandamientos y doctrina á ellos enprudencia, hizo leyes y constituciones muy á propósi- señada serian castigados de todas maneras, derribados 10. Mas como quier que entendiese que todo lo demás de la cumbre en que estaban y oprimidos con muy granes de poco momento, si los mozos desde su primera des trabajos; mas que todavía, si avisados con los males edad á manera de cera no son amaestrados y endere se redujesen á mejor partido, con mayor gloria que anzados en toda virtud , fundó en Sevilla un colegio para tes se adelantarian á las demás naciones. No se engaño enseñar la juventud y ejercitarla en virtud y letras. en lo uno ni en lo otro, ni salió falsa su profecía, como Deste colegio á guisa de un castillo roquero salieron se entiende, así por las tempestadesantiguas que padeció grandes soldados, varones señalados y excelentes, en España como por la grandeza de que al presente goza, tre los demás los santos Illefonso y Braulio. Algunos cuando vemos que su imperio, derribado antiguamente afirman que en tiempo de Gregorio Magno fué Isidoro por las maldades y desobediencia del rey Wiliza y desá Roma, que debió ser con deseo que tenia de renovar pues levantado, de pequeños principios ha venido á tany continuar la amistad que entre aquel santo pontifice y ta grandeza, que casi se extiende hasta los últimos fines su hermano desde los años pasados estaba trabada. Lo de la tierra. Por la muerte de san Isidoro sucedió en que añaden que en brevísimo espacio, antes la misma aquella silla Teodisclo, griego de nacion; deste refieren noche de Navidad hizo aquella jornada y dió la vuelta ; algunos corrompió las obras de san Isidoro y las entregó demás desto, que dos candelas que él mismo con cierto á Avicena, árabe, para que traducidas en lengua aráartificio hizo, se hallaron en su sepulcro encendidas en biga las publicase en su nombre y por suyas. Lo que tiempo del rey don Fernando el Primero; item, que el toca á Avicena, si ya po fue otro del mismo nombre, falso profeta Mahoma fué por este Santo echado de es falso , pues por testimonio de Sorsano, contemporáCórdoba ; todas estas cosas las desechamos como frívo neo del mismo Avicena y que escribió su vida, se sabe las y hablillas sin fundamento, pues ni son á propósito que mas de trecientos años adelante pasó toda la vida en para aumentar su grandeza , y quitan el crédito á las la casa y palacio real de los Persas sin venir jamás á Esdemás que dél con verdad se cuentan. Por la verdad y paña. Marlino Polono en su Cronicon dice que, como el templanza se camina mejor; mas ¿qué cosa puede ser papa Bonifacio VIII tratase de nombrar y señalar los mas vana que pretender con fábulas honrar la vida y cuatro doctores de la Iglesia para que se les hiciese fieshechos de los santos de Dios? O qué cosa puede ser ta particular, no faltaron personas que juzgaron debia mas perjudicial ni mas contraria á la religion y honra san Isidoro ser antepuesto á san Ambrosio, a lo menos de los santos que la mentira ? La verdad es que la pru era razon que con los cuatro le contasen por el quinto. dencia de san Isidoro ayudó mucho para que todo el Hace para que esto se crea la erudicion deste santo varon reino se gobernase con muy buenas leyes y estatutos en todo género de letras, y que en el número de los cuaque por su órden se hicieron , y que para reformar las tro doctores se cuentan y ponen dos de Italia, yninguno costumbres, á instancia suya y por su órden, se tuvieron del poniente ni de los tramontanos. Tambien es cosa en Sevilla y en Toledo algunos concilios. Fué arzobis cierta que en España, bien que en diferentes tiempos, po de Sevilla como cuarenta años. Llegado á lo postre florecieron tres personas muy aventajadas deste mismo ro de su edad, que fue muy larga, le sobrevino una muy nombre: Isidoro, obispo de Córdoba, al que por su antigrave y mortal fiebre. Visto que se moria, hízose llevar güedad llaman el mas Viejo; el segundo, Isidoro, bispaen hombros por sus discípulos a la iglesia de San Vi. lense, cuya vida acabamos de escribir; el postrero, Isi

doro, pacenso, que fué adelante, y por esto se llama pena de descomunion por espacio de un año y suspencomunmente el mas Mozo; dado que a las veces suelen sion de su oficio y dignidad al que no obedeciese y dar este mismo apellido á Isidoro el hispalense cuando avisado no quisiese acudir. No falta quien diga que en le comparan con el cordobés. Esto se advierte para que este Condilio, por autoridad de los padres, se cómpuso este sobrenombre de Junior 6 mas Mozo no engañe á la diferencia que entre los arzobispos de Sevilla y Toninguno ni le deslumbre

ledo andaba sobre el primado. La verdad es que en el

postrer capítulo se mandó que los obispos comarcanos CAPITULO VIII.

por su turno, cada cual su mes, acudiese a la ciudad De los reyes Tulga , Chindasvinto y Recesvinto.

de Toledo y con su presencia la honrase;

decreto que

dicen ordenan teniendo consideracion á la dignidad del En lugar del rey Chintila, por voto de los grandes del rey y á honrar al metropolitano. Por lo demás, las firreino, fué puesto Tulga , mozo en la edad, pero en las mas de los obispos muestran claramente que no previrtudes viejo; en particular se señalaba en la justicia, tendieron por este privilegio dar al arzobispo de Toledo celo de la religion, en la prudencia, en el gobierno y la autoridad de primado, pues despues de los arzobisdestreza en las cosas de la guerra. Fué muy liberal pos Oroncio, de Mérida , y Antonio, de Sevilla, en lerpara con los necesitados, virtud muy propia de los re cero y cuarto lugar firmaron Eugenio , prelado de Toyes, que es justo entiendan que la abundancia de bienes ledo, y Protasio, de Tarragona. Siguióronse los otros y sus riquezas no deben servir para su particular pro obispos por el orden de su antigüedad y consagracion; vecho y para sus deleites, sino para ayudar a los flacos despues dellos los vicarios ó procuradores de los obisy para remedio de todo el pueblo. Iba destos principios pos ausentes, en cuyas firmas se debe advertir que no en aumento, y parecia habia de subir a la cumbre de dicen consentir solamente, sino determinar las acciotoda virtud y valor cuando la muerte le atajó los pasos, nes del Concilio; cosa extraordinaria, y que en nuesque de enfermedad le sobrevino en la ciudad de Tole tra edad no usaron de semejante autoridad y palabras do, año de nuestra salvacion de 641. Tuvo el reino solos los vicarios de los obispos ausentes en el concilio de dos años y cuatro meses. Sigiberto, gemblacense, dice Trento. Era por este tiempo arzobispo de Sevilla Anque el rey Tulga fué mozo liviano, y con su libertad y tonio, como queda tocado, que sucedió en lugar de soltura dió ocasion á los suyos para que se levantasen Teodisclo, depuesto poco antes y echado de toda Escontra éloy le echasen del reino. La razon pide hacer paña por mandado del rey Chindasvinto, á causa que mas caso en esta parte de lo que san Illefonso depone, con su natural liviandad sembraba mala doctrina, y como testigo de vista, que de lo que escribió un ex aun le convencieron que para dar mayor autoridad a lo tranjero, 6 por odio de nuestra nacion, ó lo que es mas que enseñaba corrompió las obras de san Isidoro que probable, por engaño, á causa de la distancia del lugar lo vinieron a las manos, como al que le sucedió en su y tiempo en que y cuando escribió, con que fácilmente iglesia y dignidad. Depuesto, pasó en Africa y alli se se suelen trocar las cosas. La verdad es que por la hizo moro; que tan grande es la fuerza de la obstinamuerte de Tulga, como quier que el reino de los go cion y en tanto grado se ciegan los hombres que una dos quedase sin gobernalle y sujeto é ser combatido de vez se apartan del verdadero camino. Desta caida de los vientos, Flavio Chindasvinto, por tener á su cargo Teodisclo refieren los que pretenden favorecer el prila gente de guerra con cuyas fuerzas se habia rebelado mado do Toledo, y en particular el arzobispo don Rocontra el rey Tulga, que parece le despreciaba por su drigo, que el rey Chindasvinto tomó ocasion para paedad, luego que falleció, con las mismas armas y con sar á aquella ciudad real la dignidad de primado, y el favor de los godos se apoderó de todo y se quedo quitarla á la ciudad de Sevilla en que hasta entonces con el reino; que los demás grandes del reino no se estuviera , y que lo uno y lo otro se hizo por voluntad y atrevieron a hacerle contradiccion ni contrastar con privilegio del Pontífice romano; lo cual dicen sin arguel que tenia en su poder los soldados viejos y las hues mento bastante ni testimonio de algun escritor antites del reino. Verdad es que, aunque se apoderó del guo que tal diga ; así, lo dejamos como cosa sin funreino tiránicamente, en lo de adelante se gobernó bien; damento. Gobernaban por estos tiempos la Iglesia de que parece pretendia con la bondad de sus costumbres, Roma Teodoro y el que le sucedió, que fué Marprudencia y valor suplir la falta pasada. Lo primero tino el Primero. Tiénese por cierto, y hay memorias que hizo fué poner en orden las cosas de la república antiguas, que Chindasvinto, con deseo que tenia de con buenas leyes y estatutos que ordeno; y para que enriquecer á España con libros y letras, envió a Roma con mayor acuerdo se tratase de todo lo que era con el obispo de Zaragoza , llamado Tajo, para que con voveniente, el sexto año de su reinado hizo juntar en To luntad del papa Teodoro buscase en particular los liledo los obispos de todo su señorío. Concurrieron trein bros de san Gregorio sobre Job, llenos de alegorías y ta obispos de diversas partes. La primera junta se tuvo moralidades excelentes, para que los trajese consigo a á 28 de octubre, dia de los apóstoles san Simon y Jue España; ca los que el dicho Gregorio envió a Leandro, das. Es este Concilio entre los toledanos el seteno. En á quien los dedicó, si los envió empero, no parecian él se publicaron seis decretos, y entre ellos, conforme por la injuria de los tiempos. Decia tener gran deseo, á lo que estaba ordenado en el Concilio valentino, que se por medio de aquellos libros, de renovar en España la tuvo en tiempo del rey Teodorico y del papa Simaco, memoria del uno y del otro Santo, aumentar la religion de nuevo se mando que a la muerte de cualquier obisó católica y confirmarla y enriquecer la librería eclesiáspo se hallase el que de los obispos comarcanos fuese tica, que tenia por cierto con ninguna cosa podria dar para ello avisado para asistir en el enterramiento y mas lustre á su reino , que se hallaba por medio de la honras del difunto, y acudir a lo que ocurriese. Ponen paz, y por haber alanzado de sí la impiedad arriana,

colmado de bienes, que con los estudios de la sabidu y muy noble, con deseo de conservar la virginidad acuría y con procurar que la religion se conservase en su dió al amparo de Fructuoso. Esto pasaba en España en puridad ; que para todo eran muy á propósito los libros lo postrero de la edad del rey Chindasvinto, cuando él, de los padres antiguos. Llegó Tajo a Roma, propuso con intento de asegurar y continuar el reino en su fue su embajada. Deseaba el Papa darle contento y com milia , de que se apoderara por fuerza , nombró por su placer al Rey; pero habia sucedido en Roma lo mismo compañero en él á su hijo Flavio Recesvinto, el año que en España, que casi no quedaba memoria de aque de Cristo de 648, despues de haber reinado solo y sin llos libros. Era cosa larga revolver todos los papeles y compañero por espacio de seis años, ocho meses y archivos; dilatábase el negocio de dia en dia, ora alega- | veinte dias. Despues desto, aunque vivió tres años, ban una ocasion de la tardanza, ora otra. Visto el Obispo cuatro meses y once dias, pero este tiempo se cuenta que todo era palabras y que no se descubria camino para en el reinado de su hijo, á causa que por su mucha alcanzar lo que pretendia , acudió á Dios con muy fer edad le dejaba todo el gobierno. Falleció Chindasvinto viente oracion; suplicóle no permitiese que tan grandes en Toledo de enfermedad, ó como otros dicen, con trabajos fuesen en vano, que ayudase benignamente | yerbas que le dieron. Su cuerpo y el de la reina Ricilos piadosos intentos de su Rey; pasó toda la noche en berga , su mujer, sepultaron en el monasterio de San estas plegarias. Acudió nuestro Señor á su demanda, Roman, que hoy se llama de Hormisga, y está á la riseñalóle el lugar en que tenian guardados los escritos bera del rio Duero, entre Toro y Tordesillas. Fundóle de san Gregorio, con que se efectuó todo lo que desea este mismo Rey para su entierro y sepultarse en él, coba. Hobo fama, y el mismo Tajo lo testifica en una car se hizo. ta que escribió en esta razon, que el mismo san Gregorio le apareció y reveló lo que tanto deseaba saber. Por

CAPITULO IX. el mismo tiempo comenzó a correr en España la fama

De tres concillos de Toledo. de Fructuoso. Trocó la vida de señor, que las historias de aquel tiempo llaman senior, por ser de la real san Era por estos tiempos arzobispo de Toledo Eugegre de los godos y su padre duque, en la flor de su nio III, sucesor del otro Eugenio. Fué discípulo de Heedad, con la vida de particular y de monje. Tuvo por ladio, como lo fueron los otros tres arzobispos que le maestro al principio á Tonancio, obispo de Palencia. precedieron. Siendo mas mozo, con deseo de darse á Llegado á mayor edad, con deseo de mas perfeccion las letras dejó en la iglesia de Toledo un lugar princise fué á vivir al desierto en aquella parte que hoy lla- pal que tenia entre los demás ministros de aquel temman el Vierzo, donde de su mismo patrimonio adelan- plo, y tomó el hábito de monje en Santa Engracia do te edificó un monasterio de monjes con la advocacion Zaragoza. Por muerte de Eugenio II le sacaron del mode los mártires Justo y Pastor. Cerca de Complútica, á pasterio casi por fuerza para que tomase el gobierno las haldas del monte Trago, se ven los rastros deste de la iglesia de Toledo. Corrigió el canto eclesiático y monasterio, y en la iglesia catedral de Astorga, de do le redujo á mejor forma, ca estaba estragado con el cae no lejos aquel sitio, entre las demás dignidades se tiempo y mudado de lo que solia ser antiguamente. cuenta el abad complutense, ca despues que aquel mo-Compuso un libro De Trinitate, y á la obra de Draconnasterio fué en el tiempo adelante destruido, se ordenócio, que en verso heróico, á manera de paráfrasi , deque aquella abadía suese dignidad de Astorga. De un clara el principio del Génesis y la creacion del mundo, privilegio que dió el rey Ramiro el Tercero a la dicha añadió Eugenio la declaracion del dia seteno que faltaiglesia de Astorga se entiende que el rey Chindasvin ba. Destos versos y de otras epígramas suyas, que hasta to ayudó con muchas posesiones y preseas que dió á nuestra era se han conservado, se entiende que tuvo Fructuoso para la fundacion y dotacion de aquel mo letras y ingenio y erudicion no pequeña para aquellos nasterio. Demás desto, porque en el primer monasterio tiempos. Entre aquellas epígramas están los epitalios no cabia tanta muchedumbre de religiosos como cada de los rey y reina Chindasvinto y Riciberga , si bien dia acudian á la fama de Fructuoso y de su santidad, son algoʻgroseros, mas á causa de lo poco que en aquefundo él mismo allí cerca otro monasterio con advoca lla edad se sabia que por falta del mismo Eugenio. Alcion de San Pedro, en un sitio rodeado por todas par gunos dicen que fué tio de san llefonso, hermano de su tes de montes y arboledas muy frescas. Deste conven madre. Otros lo tienen por falso; paréceles que si esto to, en tiempo del rey Wamba , fué prelado el abad Va fuera así, o el mismo sa'n Ilefonso ó san Julian, en lo que lerio, cuyo libro se conserva hasta hoy con título de la añadieron á los Claros varones de san Isidoro, hicieran Vana sabiduría del siglo, sin otras algunas obras su mencion de cosa tan señalada. Algunos martirologios yas en prosa y en verso, que dan muestra de su inge ponen a este prelado en el número de los demás santos, nio, piedad y doctrina. Este monasterio reedificó ade y señalan su dia á 13 de noviembre, por el cual camino lante y le ensanchó Genadio, obispo de Astorga , año van tambien algunas personas eruditas. Hace contra del Señor de 906, como se entiende por la letra de una esto que en el Martirologio de Toledo, en que parece se piedra que está en la misma puertà del claustro, por debia principalmente poner, no está; en fin, este pundonde de la iglesia se pasa al monasterio. Otro tercero to ni por la una parte ni por la otra está averiguado monasterio edificó Fructuoso en la isla de Cádiz, y el bastantemente. Demás desto, sospecho yo que Eugecuarto en tierra firme, nucve leguas de aquellas ri nio III fué el que se halló y firmó en el Concilio próximo beras, sin otros que en diversos lugares fundó, así de pasado de Toledo. Muéveme á pensar esto ver que Anvarones como de mujeres. Entre las vírgenes Benedic tonio, arzobispo de Sevilla , que poco antes fué elegila tuvo el primer lugar, y fué muy señalada, porque do, en las firmas le precedia para muestra de que era dejado el esposo á quien estaba prometida, persona rica mas antiguo prelado. En tiempo deste prelado, sin du.

da á instancia del rey Recesvinto, se juntó en Toledo oidas las partes, se les diese la satisfaccion conveniente. otro nuevo Concilio, que entre los de aquella ciudad se En este Concilio se asentaron y firmaron en primer lycuenta por el octavo. Era grande el celo que este Rey gar cuatro arzobispos por este órden : Oroncio, de Métenia y la aficion a las cosas eclesiásticas; ocupábase rida ; Antonio, de Sevilla ; Eugenio, de Toledo; Potaen revolver los libros sagrados, hallábase en las dispu- mio, de Braga. Despues destos los demás obispos por tas que en materia de religion șe hacian; para adorpar su órden; entre los demás fue uno Bacauda, obispo de los templos y aumentar el culto divino no cesaba de Egabro, es á saber, de Cabra, lugar en que en el cedarles oro, piedras preciosas, brocados y sedas, en que menterio de San Juan se lce hasta hoy su nombre graparece pretendia imitar el ejemplo de su padre. Acu bado en un mármol blanco; que debió hallarse este dieron cincuenta y dos obispos; juntáronse en la Basí- prelado á la consagracion de aquel templo 6 de otro allica de San Pedro y San Pablo á 16 de diciembre, año gupo en que se halló aquella piedra, cuya consagracion de 653. Hallóse el Rey aquel dia presente en la junta, fué el año de 650 por el mes de mayo. Es tambien de y despues de haber delante los padres dicho algunas considerar que en el Concilio firmaron los abades, cosa palabras, presentó un memorial. En él estaba en pri-extraordinaria y no muy conforme á derecho; y en este mer lugar la profesion de la fe católica ; despues desto número fué uno san llefonso, á la sazon abad aga, umonestaba y rogaba a los prelados que no solo deter liense. Firmaron asimismo los grandes, así duques cominasen lo que concernia á las cosas sagradas, sino mo condes, y personas que tenian algun cargo en el tambien diesen órden en el estado del reino, quier fue reino, cosa aun menos usada y contra el derecho cose con reformar las leyes antiguas, quier con añadir ó mun; pero no hay que maravillarse, porque estos conquitar las que les pareciese; lo mismo pide tambien á cilios de Toledo fueron como Cortes generales del rei. los grandes del reino, aquellos que por la costumbre no, en que se trataba, no solo de las cosas eclesiástirecebida se debian hallar en los concilios. En particu cas, sino tambien del gobierno seglar. Pasados alros lar pide determinen que se debe hacer de los judíos, dos años, el de puestra salvacion de 657, por orden del que, recebida la religion cristiana por la fuerza que los mismo Rey se juntaron en la misma ciudad de Toledo reyes pasados les hicieron, todavía perseveraban en diez y seis obispos para celebrar el noveno concilio de sus antiguos ritos y ceremonias. Fué así, que los judíos Toledo. Fué la junta á 1.° de noviembre en la Basilica presentaron una peticion, que hasta lioy dia está en el de Santa María Virgen; publicaron en ella diez y siete Fuero Juzgo entre las demás leyes de los godos; con decretos sobre materias diferentes. No se hallaron los tenia en sustancia que, dado que el rey Chintila los demás arzobispos y metropolitanos; por su ausencia forzó á hacerse cristianos, querian renunciar el sábado tuvo el primer lugar Eugenio, arzobispo de Toledo. No y las demás ceremonias de la ley vieja; solamente se les paró en esto el cuidado del Rey, porque luego el año hacia mal el comer carne de puerco, y esto mas porque siguiente, á 1.° de diciembre, se juntaron en la dicha su estómago no lo llevaba , por no estar acostumbrados ciudad veinte obispos para celebrar olro Concilio, que á tal vianda, que por escrúpulo de conciencia; y toda fué el deceno entre los de Toledo, La cosa de mayor vía, para muestra de su intencion, sc ofrecian de comer consideracion que decretaron fué que la fiesta de la otros manjares guisados con ella. Este memorial del Anunciacion, cuando el Hijo de Dios se vistió de nuesRey, que tenia inserta la dicha peticion, se leyó en el tra carne para nuestro remedio , y se celebraba á 25 de Concilio. Fué grande la alegría de los obispos por ver el marzo, por ser ordinariamente tiempo de Cuaresma, en buen celo del Rey. Trataron entre sí lo que debian hąc que se hace memoria de la muerte y pasion de Cristo, cer, y por comun acuerdo ordenaron doce cánones , en se trasladase á 18 de diciembre; lo cual desde entonces que salisficieron bastantemente á todo lo que el Rey se guarda en toda España, sin embargo que tambien pretendia. Demás desto, declararon que los votos y ju se celebra la otra fiesta de marzo al csc romano. La ramentos ilícilos no obligan. En el tiempo de la Cua« fiesta de diciembre llama comunmente el vulgo nuesresma, cuando por antigua costumbre todos ayunan, tra Señora de la 0, y los libros eclesiásticos le ponen mandaron que nadie comiese carne sin evidente nece nombre de la Expectacion. Lo que se ha contado es la sidad. Por la revuelta de los tiempos, cuando se apo verdad puntualmente. Mandaron otrosi que las virgederaba del reino, no el que tenia mejor derecho, sino nes consagradas á Dios, que llaman beatas en el misel que era mas poderoso, los reyes pasados habian im mo Concilio, trajesen un velo negro ó rojo, como señal puesto sobre el pueblo grandes y pesados tributos. In para ser conocidas. Tratóse asimismo la causa de Potaterpusieron los padres su autoridad conforme a lo que mio, obispo de Braga, que por haber caido en fla. el Rey les concediera , y reformaron todas estas impor quêza de la carne fué depuesto, dejándole solamente el siciones, y redujéronlas á menor cuantía y mas tolera- | nombre de obispo , que fué despojarle del lugar y no de ble. Consideraban que nunca es seguro el poder cuando la dignidad. Templaron desta manera el castigo por es demasiado, que las cosas moderadas duran y son confesar él mismo de su voluntad sy delito y por la per perpetúas, y que los principes no son bastantes para nitencia que hiciera por espacio de nueve meses en el contrastar con el aborrecimiento del pueblo si se en vestido y en la comida con deseo de alcanzar misericorciende mucho contra ellos. Por conclusion, como quier dia de Dios. En su lugar fué puesto Fruçluoso, de abad que muchos estuviesen quejosos del padre deste Rey de Compluto el tiempo pasado electo en obispo duy pretendiesen les habia hecho agravio y quitado injus-miense, y al presente como arzobispo de Braga firma tamente sus haciendas, ordenóse que el rey Recesvinto despues de los arzobispos Eugenio, de Toledo, y Futomase posesion de la herencia y bienes paternos con gitivo, de Sevilla, en tercer lugar y el pastrero. Tra. tal condicion, que estuviese á justicia con los que prer túse del testamento de san Martin, obispo en otro tiem, tendian estar agraviados y despojados injustamente, y po dumiense, en que nombró por albaceas á los reyes

suevos; y porque los reyes godos se apoderaron de i dano y natural. En las letras tuvo por maestro á Eugeaquel reino, esta y las demás cargas y derechos de nio III, por ser, como era, persona docta, y aun alaquellos príncipes les incumbian. Hallábase el Rey per gunos sospechan y arriba se tocó, deado suyo. La fama plejo sobre este caso; consultó con los prelados del de șan Isidoro, arzobispo de Sevilla , volaba por todas Concilio lo que se debia bacer ; ellos remiticron la de- ! partes, y el cuidado que tenia en enseñar la juventud terminacion de todo esto á Fructuoso, el nuevo obispo era muy señalado. Por esta causa san llefonso fué á de Braga , cuya santidad y virtudes fueron tan señala- Sevilla para estar en el colegio fundado para este efecto das en aquel liempo, que en España le tienen por san- por aquel Santo. Allí se entretuvo en el estudio de las to; y en particular las diócesis de Braga, de Ebora y de letras hasta tanto que fué bastantemente instruido en Santiago celebran su fiesta á 16 dias del mes de abril. las artes liberales, de cuya erudicion y doctrina dan Su cuerpo fué sepultado en un monasterio que él mis- muestra los muchos libros que adelante escribió. Jumo edificó entre Dumio y Braga, ciudades cuyo prela- liano, su sucesor, dice que el mismo san Ilefonso los do fué. Dende , como quinientos años adelante por ór- juntó y puso en tres cuerpos. Son ellos de mucha docden de don Diego Gelmirez, primer arzobispo de San- trina y llenos de sentencias muy graves; mas el estilo, Liagn, le trasladaron á aquella iglesia. Muchos fueron conforme á la costumbre de aquellos tiempos, es mas los milagros que nuestro Señor hizo por su medio des redundante que preciso y elegante. Acabados sus espues de su muerte; dellos , en gran parte, hizo memo- tudios y vuelto á Toledo, sin embargo que eran granria y historia particular Paulo, diácono emeritense, des las esperanzas que todos tenian dél, y lo mucho que que en este lugar no seria á propósito relatarlos. Por se prometian de su nobleza, de su doctrina y virtudes, este mismo tiempo floreció santa Irene , virgen de Por pospuesto todo lo al, con deseo de mas perfeccion y de tugal; dióle la muerte un hombre, llamado Britaldo, seguir vida mas segura, se determinó dejar el regalo de porque nunca quiso casarse con él ni consentir con sus su casa y tomar el hábilo de monje en el monasterio locos amores; y porque el caso no se descubriese la agaliense. No se pudo esto negociar tan secretamente echó en el rio Nabanis , que pasa por Nabancia, patria que su padre no lo entendiese. Procurš apartarle de desta Santa Virgen. Buscaron su cuerpo con diligencia; aquel propósito, y aun el misino dia que iba a tomar el lialláronle junto a la ciudad que entonces se llamaba hábito fué en pos dél y entró en el monasterio en Scalabis. Dícese que por milagro se apartaron las aguas busca de su hijo; andúvole todo, mas no pudo endel rio Tajo en aquella parte por donde el rio Nabanis contrar con él, porque el Santo, como viese á su pase junta con él, y que los que buscaban á la virgen á dre de léjos y sospechase lo que era y su saña, torció pié enjuto la hallaron en medio de aquel rio en un se el camino y se metió y estuvo detrás de un vallado pulcro fabricado por mano de los ángeles; que fué cau hasta tanto que su padre dió la vuelta a su casa sin sa que la devocion desta virgen se extendió muy en efectuar lo que pretendia. El monasterio agaliense esbreve por toda aquella comarca de tal suerte, que por

tuvo asentado no lejos de la ciudad de Toledo á la este respeto aquel pueblo mudó el nombre que antes parte de septentrion. Tenia nombre de San Julian, como tenia de Scalabis, y del nombre de aquella virgen se todo se entiende de Máximo, obispo de Zaragoza que llamó Santaren. Nabancia quieren los doctos que sea la fué por este tiempo. En el Concilio toledano undécimo villa de Tomar, muy conocida en Portugal por ser firma Gratino , abad de San Cosme y San Damian, y asiento de la caballería de Cristus, la mas principal de poco despues Avila, abad agaliense de San Julian. Dů. aquel reino.

dase en qué sitio estuvo este monasterio agaliense.

Los pareceres son varios. La resolucion es en este punto CAPITULO X.

y lo cierto que hubo dos monasterios en Toledo, ambos

de benitos y ambos á la ribera de Tajo y á la parte de De la vida de san llefonso.

septentrion, por donde el dichorio corre, como se ve en El año noveno del reinado de Recesvinto, en que del la caida que hace desde el aserradero por la puente nacimiento de Cristo se contaban 657, Eugenio III, de Alcántara de seplentrion á mediodía. Demás que la arzobispo de Toledo , pasó desta vida. Por su muerte puente por do se iba á la huerta del Rey estaba mas pusieron en su lugar á llefonso, á la sazon abad aga abajo de la que boy se ve, y por consiguiente la dicha liense, persona de muy santa vida, lo cual y sus muchas huerta con el rio le caia á la parte del septentrion. El letras y doctrina y la grande prudencia de que era do uno destos dos monasterios se llamaba de San Julian, tado fueron parte para que fuese estimado del clero, que era su advocacion, y por otro nombre se llamó de los principales y del pueblo y le tuviesen por digno agaliense, de un arrabal donde estaba, llamado Agalia. para encomendalle el gobierno espiritual de su ciudad. Caia muy cerca de Toledo, solos docientos y cincuenta Fué natural de Toledo, nacido de noble linaje; su pa pasos, que hacen mil y docientos y cincuenta piés, disdre se llamó Estéban, su madre Lucía. Tiénese ordi tante de la iglesia pretoriense de San Pedro y San Panariamente por tradicion que vivian en lo mas alto de blo. El otro monasterio se intitulaba de San Cosme y la ciudad en unas casas principales, que de lance en San Damian, distante de Toledo dos millas, que hacen lance vinieron con el tiempo á poder de los condes de media legua. Todo esto dice Máximo, obispo de ZaraOrgaz, y dellos los años pasados las compraron los re goza, en las adiciones á Dextro, San llefonso fuě abad ligiosos de la compañía de Jesus, y por devocion de primero en San Cosme y San Damian, siendo diácono; y san llefonso dieron á ellas, y en particular a la iglesia, desta eleccion habla Cijila, y aun dice pasó mucho tiemla advocacion deste Santo; en que los antepasados pa- po hasta que adelante fué arzobispo. En este medio fué rece faltaron, pues era razon hobiese en aquella ciudad asimismo abad agaliense. Y desta eleccion y cargo algun templo con nombre de san Ilefonso, su ciuda habla Juliano en la vida deste Santo, con que quedan

« AnteriorContinuar »