Imágenes de páginas
PDF
EPUB

en cifra por lo que pudiese suceder, que nadie las en- tad que tenian puesta, le hiciese de nuevo el juramento tendiese, dado caso que se las tomasen. Lo que conte- que le tenia hecho de ser verdadero amigo, así suyo conian en suma era : Que no hay en el mundo alegría mo de su hijo Hisem, para no faltar jamás en la fé y pura que no vaya destemplada con tristeza; que el rey palabra que se daban, pues ponian a Dios por juez y don Sancho era muerto por traicion de Vellido Dolfos; por testigo de aquella confederacion y amistad. Hizose que si bien tenia merecida la muerte y los tenia a todos todo como el Moro lo pedia; ayudóle con dineros para agraviados, en fin era hijo de sus padres, y fuerza se el camino, y aun para mas honrarle, al partirse le · doliesen de su triste suerte; que muy presto se alzaria acompañó por algun buen espacio ; ejemplo singular de el cerco de Zamora, si bien don Diego Ordoñez cargaba fidelidad y templanza en un rey bárbaro como aquel. á los ciudadanos de traidores como participantes en Lo que se ha dicho tengo por mas cierto que lo que reaquel caso, y los retaba resuelto de proballes en cam- fiere don Lúcas de Tuy, es á saber, que sin que el Rey po y por las armas aquel aleve; lo que hacia al caso, у lo supiese se descolgó por los adarves, y se huyó en ella siempre deseara y lo suplicara á Dios, era que él, postas que le tenian aprestadas. De cualquier manera como deudo mas cercano, era llamado a la corona para que ello fuese, él enderezó su camino a Zamora, donque recobrase su reino y sucediese en lo demás; por de la Infanta le esperaba, y á quien siempre tuvo en lutanto, que abreviase para prevenir los intentos de gente gar de madre. Consultó con ella lo que debia hacer, no bien intencionada, granjear y conquistar las volun- despachó sus correos por todas partes para avisar de su tades de todos los vasallos; finalmente, que se guardase venida. Los de Leon no mostraron dificultad alguna, de gastar el tiempo en demandas y respuestas, consul- antes con gran voluntad le recibieron y alzaron por su tas y dudas fuera de sazon, pues en casos semejantes rey. Lo de Galicia andaba en balanzas á causa que su no hay cosa mas saludable que la presteza. Esto conte- hermano don García, por la mudanza de los tiempos, nia la carta. Muchas escuchas de moros que andaban escapó de la prision y pretendia restituirse en el reino mezclados entre los cristianos avisaron primero al rey que antes tenia. Acordó don Alonso, por excusar alteMoro de lo que pasaba y la fama que en casos semejantes raciones, envialle personas nobles y principales que le siempre se adelanta y vuela. Peranzules, que por con- Tequiriesen de paz; los cuales, por ser él de buena conjeturas que para ello tenia cada dia esperaba algun truc-'dicion y sencillo, fácilmente le persuadieron lo que deco y mudanza, salia cada dia en son de caza de la ciu- seaban; antes sin recelarse de alguna celada ni pedir dad de Toledo por espacio de una legua para informar- otra seguridad, se vino para su hermano, confiado alse de los caminantes y saber lo que pasaba. Con este canzaria del por bien lo que pretendia. Engañóle su escuidado hobo á las manos una o dos espías de los mo- peranza, ca luego le echaron las manos y le quitaron ros que venian con aquel aviso, y sacados del camino, la libertad y volvieron a la prision, que le duró todo el por encubrir las nuevas si pudiera , les dió la muerte. tiempo de la vida. El recelo que de su condicion se teFinalmente encontró con el mensajero de la Infanta, nia, no muy sosegada, que seria ocasion de alborotos informóse en particular de todo, y con tanto dió vuelta y alteraciones, excusan en parte este desaguisado que para la ciudad y avisó á don Alonso de lo que venia en se le hizo, demás del buen tratamiento que tuvo en la las cartas y el mensajero decia. Aconsejábale que con prision, si la falta de la libertad y el reino que le quitatodo el secreto posible sin dar parte al rey Moro se par- ban se pudieran recompensar con alguna otra comoditiese prestamente. A la verdad parecia recia cosa fiarse dad y regalo. Con esto quedó llano lo de Galicia. Los de los moros, que como tales poca lealtad suelen guar- caballeros de Castilla se juntaron en la ciudad de Búrdar, además de otros inconvenientes que podian resul- gos para acordar lo que se debia hacer. La resolucion lar, que el miedo y el amor suelen hacer mayores de lo fué de recebir á don Alonso por rey de Castilla, á tal que son. Don Alonso estaba perplejo sin saber cuál par- que jurase por expresas palabras no tuvo parte ni arte tido debia seguir y qué consejo tomar. Parecíale bien en la muerte de su hermano. Don Alonso, avisado desto, lo que aquel caballero le decia; mas por otra parte se le se partió para aquella ciudad. Los mas de los presentes hacia de mal mostrarse descortés con quien le tenia tan se recelaban de tomarle la jura por pensar lo tendria obligado. Resolvióse, finalmente, de seguir lo que pare- por desacato y para adelante se satisfaria de cualquiecia mas seguro y mas honesto. Habló con el rey Alme- ra que lo intentase. Solo el Cid, como era de grande non; avisóle de todo lo que ya él mismo sabia, aunque ápimo, se atrevió a tomar aquel cargo y ponerse al riesdisimulaba; pidióle licencia para tomar posesion del go de cualquier desabrimiento. En la iglesia de Santa reino, á que los suyos le convidaban; que no le pareció Gadea de Burgos le tomó el juramento, que en suma justo partirse sin su voluntad y sin que lo supiese, de era no tuvo parte en la muerte de su hermano ni fué quien tantos regalos tenia recebidos. El bárbaro, della sabidor; si no era así, viniesen sobre su cabeza cido con esta cortesía y lealtad, respondió se holgaba gran número de maldiciones que allí se expresaron. mucho que le ofreciesen el reino, y mucho mas que Acabada esta ceremonia, á voz de pregonero alzaron con aquella cortesía le quitase la ocasion de trocar las por don Alonso los pendones de Castilla, y le declarabuenas obras que le hiciera, menores que él merecia y ron por rey con grande muestra de alegría y muchas él mismo deseaba, en algun desabrimiento si se pre- fiestas que por aquella causa se hicieron. Disimuló el tendiera ir sin que él lo supiese , y sin dalle parte de lo Rey por entonces el desacato; mostróse alegre y corque por otra via muy bien sabia; y aun le tenia toma- tés con todos como el tiempo lo pedia; pero quedó on dos los pasos, y en los caminos puestas guardas para su pecho ofendido gravemente contra el Cid, como los que no se le pudiese escapar, si por ventura lo intenta- efectos adelante claramente lo mostraron. Además que se; que muy en buen hora fuese á tomar la corona que algunos cortesanos, que suelen con su mal término atile ofrecia; solo queria que, para seguridad de la amis- zar los disgustos de los principes y mirar con malos

ven

en

ojos la prosperidad de los que les van delante, no ccsa- Alonso, por nombre doña Inés. Caso despues con otra : ban con chismes y reportes de aumentar la indignacion señora, llamada Constancia , natural de Francia. Deste del Rey. Tenia don Alonso treinta y siete años cuando segundo matrimonio tuvo una hija sola, que se llamó volvió al reino. Fué dicstro en la guerra; por esta cau- doña Urraca , y adelante heredó el reino y todos los essa le llamaron don Alonso el Bravo. Era prudente y tados de su padre, como se verá en otro lugar. A instemplado en el gobierno, de noble condicion y modes- tancia desla Reina, segun yo pienso, despacharon una to; virtudes á que de suyo era inclinado, y las adversi- embajada a Roma para suplicar al Papa enviase un ledades y trabajos que padeció mucho le afinaron mas. gado á España con plena potestad para reparar y reSu franqueza y liberalidad fué extremada, tanto, que sormar por todas las vias posibles las costumbres de los parecia en hacer mercedes consumir las riquezas y te- eclesiásticos, que por la soltura de los tiempos andasoros reales. La muerte del rey don Sancho y la restitu- ban muy estragadas y perdidas. Parecióle al papa Grecion de don Alonso sucedió el año que se conlaba de gorio VII ser muy justa esta demanda ; despachó para Cristo de 1073. En el mismo el cardenal Hildebrando este efecto á Ricardo, cardenal y abad de San Victor entró en el pontificado por muerte de Alejandro II, y se de Marsella. Este legado, llegado á España, juntó en Hamo Gregorio VII; persona de singular virtud, gran- Búrgos, ciudad cabeza de Castilla , el año de 1076, un cleza de ánimo y constancia , como lo mostró en la ene- concilio de obispos de todo el reino; en él, por consormiga que por toda la vida tuvo con el emperador Enri- marse con la voluntad del Rey y con lo que era razon, que, tercero deste nombre, sobre defender la libertad confirmó en todo su reino el ministerio romano, que de la Iglesia, que aquel príncipe pretendia atropellar. son las mismas palabras de don Pelayo, obispo de En España, este mismo año, santo Domingo de Silos, Oviedo. Yo entiendo que mandó ejecutar y poner en monjo cluniacense, varon do conocida santidad, fino práctica las leyes antiguas de la Iglesia, olvidadas y á 20 de diciembre, dia viérnes. Su fiesta se celebra desusadas en gran parte, señaladamente que los cléricada ano en España. Nació este santo en la Rioja, gos de órden sacro no se casasen ni tuviesen mujeres, un pueblo llamado Cañas; de pastor que fué entró segun que lo mismo se hiciera en Alemaña, aunque con monje en San Millan de la Cogulla ; con el tiempo vino mucho alboroto y revueltas que sobre el caso se levaná ser allí abad; mandole desterrar el rey don García de taron, tanto, que públicamente se dijeron muchas coNavarra porque defendia con mucha fuerza las exemp- sas contra la honra y reputacion del pontífice Gregorio, ciones de sus monjes y sus privilegios; de donde tomo libelos famosos, cantarcillos y versos muy descomedicl nombre en latin , como yo creo, que se dijo Exilien-. dos en este propósito; tan pesada cosa es dejar las cossis, Silos en romance. El monasterio, que á la sozon se tumbres viejas y reformar las vidas estragadas. A la llamaba de San Schaslian, le reparó esle santo los años verdad, los mas de los clérigos, olvidados de lo que pepasados con ayuda del rey don Fernando, y adelante dia la antigua diciplina eclesiástica y vencidos del demudo cl nombre y se llamó de Santo Domingo de Silos, leite, se hallaban enlazados en el casamiento, cargados no solo el monasterio, sino el pueblo que está junto á de mujeres y de hijos. Demás desto, á ejemplo de Arael en el valle de Tablatello, diez leguas de Burgos, en gon, abrogaron en aquella junta el Breviario y Misal en unos úsperos riscos, camino derecho de Santisteban gótico de que usaban en España, y se mandó introdude Gormaz. No quise dejar esto por la noticia de la an- cir el romano. Esto cuanto a lo eclesiástico. El Cid asiligüedad y por ser este monasterio muy nombrado. mismo por mandado del Rey partió para la Andalucía Volvamos á los hechos de los reyes y al orden de la lis- a poner en razon á los reyes moros de Sevilla y de Córtoria como iba antes.

doba, que no querian acudir con las parias y con los

tributos acostumbrados. Traian entre sí guerra muy CAPITULO XI.

reñida los reyes de Granada y de Sevilla; el de Granada De los principios del rey don Alonso el Sexto.

estaba mas orgulloso á causa que algunos cristianos se

guian sus banderas y ganaban del sueldo ; púsose el En los principios del reinado del rey don Alonso no Cid de por medio para concertallos y ponellos en paz; faltaron turbaciones y revueltas, que con el tiempo se y porque el de Granada no queria venir en ningun parapaciguaron y tuvieron buen suceso y alegre. El año si- tido, le luizo guerra, y vencido, le forzó á tomar el guiente despues que entró en su reino, que fué el asiento que primero desechaba. Hiciéronse pues las de 1074, los reyes de Córdoba y de Toledo traian guer. paces entre aquellos moros, y el Cid volvió con los trira sobre los términos de sus reinos. Dou Alonso, por lo butos cobrados y sus soldados ricos con las presas quo mucho que debia al de Toledo, juntó un buen ejército en aquella guerra hicieron; los cuales y toda la demás con intento de ayudarle y acudirle. Temió el rey Alme- gente, por las victorias que ganó en esta jornada , lo non de primera instancia que venia contra él; pero dieron un nuevo apellido y muy honroso, ca le llamaJuego se desengañó y supo el buen intento que traia en ron el Cid Campeador, en que se muestra el grando su favor. Juntaron los dos sus campos y hicieron muy amor que le tenian y gran crédito que habia ganado. gran daño en las tierras del reino de Córdoba ; destru- Por el mismo camino los nobles y caballeros se encenyeron los sembrados, aldcas y cortijos y quemaron los dieron contra él en una nueva envidia; procuraban pueblos; hicieron grandes presas de hombres cautivos abalir al que mas aína debieran imitar, armábanse para y de ganados. No se vino á las manos porque el de Cór- esto de calumnias y cargos falsos que le hacian, tordoba esquivaba entrar en batalla con Almenon y con los cian sus servicios y sus palabras. No era dificultoso sademás que de su parte venian. Los soldados volvieron lir con su intento por estar el Rey de tiempo atrás desalegres con las victorios, ricos y cargados de despojos. gustado; demás que de nuevo se les ofreció otra ocaPor este tiempo falleció la primera inujer del rey don sion muy á propósito para llevar adelante esta trama. Los moros de Andalucia no acababan de sosegar y alla- | bertador de la patria, terror y espanto de los moros, narse; determinó el Rey hacelles guerra en persona. defensor y amparador de la cristiandad. Decian que era En esta sazon un buen golpe de moros de los que en tanta su grandeza, que con buenas obras pretendia Aragon moraban, sea á persuasion de los andaluces, vencer los agravios que le hacian; y su mansedumbre sca por no perder aquella ocasion, por Medinaceli hi- y gentileza se aventajaba á las injusticias y injurias de cieron entrada en las tierras de Castilla. Corrieron y ta- sus contrarios. Que no debia nada a los caballeros anlaron los campos de Santisteban de Gormaz. El Cid se tiguos, antes se les adelantaba en todo género de virballaba retirado en su casa con achaque de su poca sa- tud. Despidió el Rey los embajadores muy cortesmenlud, como á la verdad pretendiese con ausentarse apla- te; pero no alzó por entonces el destierro á su señor car la envidia de sus émulos para que no le empecie- por no alterar á los moros, si tan en breve le perdonaseu; pero avisado de lo que pasaba y visto que el Rey ba; solo dió licencia á todos los que quisiesen para seeslaba ausente, con las gentes que pudo recoger pres-guille y militar debajo de sus banderas; en lo cual so tamente acudió al peligro. Su valor y diligencia corrian tuvo respeto, no solo á honrar al Cid, sino á descargar á las parejas; así muy en breve forzó á los moros á reti- el reino de muchos hombres bulliciosos , que, apacirarse y desembarazar la tierra. No contento con esto, por guada el Andalucía, por estar criados en las armas lleaprovecharse de la ocasion y aprovechar sus soldados, vaban mal la ociosidad. Estas cosas, si bien pasaron en revolvió á mandereclia sobre las tierras del reino de muchos años, las juntamos en este lugar por no perToledo, sin parar hasta dar vista a la misma ciudad. turbar la meinoria si se dividieran en muchas partes. En el camino saqueó los pueblos, taló los campos, ganó Advertido esto, volverémos con nuestro cucnto atrás gran presa y siete mil esclavos entre hombres y muje- y á referir lo que pasó en España el año que se contaba res. Los que le aborrecian acudieron al Rey para car- de Cristo 1076. galle de haber quebrantado el asiento puesto con aquel rey de Toledo. Decian no convenia disimular ni dar

CAPITULO XI. rienda á un hombre loco y sandio para hacer semejan

Cómo el rey don Sancho de Navarra fue muerto por su hermano. tes desatinos; que era bien castigalle y hacer que no se tuviese en mas que los otros caballeros, ni pretendiese El rey don Sancho de Navarra tenia un liermano, llasalir con lo que se le antojase. Tralose el negocio en mado don Ramon; los dos, aunque eran hijos de un una junta de grandes y ricos hombres. Acordaron sa- padre y de una madre, en las condiciones y costumbres liese desterrado del reino, sin dalle mas término de mucho diferenciaban. Don Ramon era de suyo bullinueve dias para cumplir el destierro; no se atrevió el cioso, amigo de contiendas y de novedades, ninguna Cid á contrastar con aquella tempestad. Encomendó su cuenta tenia con lo que era bueno y honesto á truequo mujer y hijos al abad de San Pedro de Cardeña, monas- de ejecutar sus antojos. Arrimábansele otros muchos terio con que tuvo toda su vida mucha devocion, y él se de su misma ralea, gente perdida y que consumidas fué á cumplir su destierro acompañado de muy buena sus haciendas no les quedaba esperanza de alzar cabeza y lucida gente. Iba resuelto de no pasar el tiempo en sino era con levantar alborotos y revueltas. Con la ayuda ociosidad, antes hacer de allí adelante con mas brio destos pretendia don Ramon apoderarse del reino; amguerra á los moros, y con el resplandor de sus virtudes bicion mala y que le traia desasosegado. El Rey era amideshacer las tinieblas de las calumnias que le armaban. go de sosiego, muy dado á la virtud y devocion, como Los moros por este tiempo, con las comidas y regalos consta de escrituras antiguas en que á diversos monasde España y con la abundancia, fruto de la victoria, terios de su reino hizo donaciones de campos, dehesas habian perdido en gran parte las fuerzas y valor con que y pueblos. Tenia en su mujer doña Placencia un liijo, vinieron de Africa. Salió el Cid con poca gente, aunque por nombre don Ramiro, de poca edad', que le liabia escogida, y otros muchos deudos y hijosdalgo que se de suceder en el reino, y no falta quien diga luvo olros le allegaron, que todos deseaban tenelle por caudillo y dos hijos hasta llamar aluno don García, y al menor do militar debajo de su conducta. Rompió lo primero por todos no le señalan nombre. De lo uno y de lo otro tomó el reino de Toledo y el rio de Henáres arriba no paró ocasion don Ramon para alzarse contra el Rey; decia hasta llegar a aquella parte de Aragon en que está Al- que con su mucha liberalidad, que él llamaba prodigahiama y el rio Jalon, que riega con diversas acequiaslidad y demasía', diminuia las rentas reales y enllaque dél sacan gran parle de aquellos campos; en parti- quecia las fuerzas del reino, como de ordinario los macular combatió y ganó de los moros el castillo de Alco- los á las virtudes pouen nombres de los vicios á ellas cer, muy fuerte por su silio, puesto en lugar alto y en- semejantes; gran perversidad. Demás desto, el Rey era riscado. Desde este castillo lucia salidas y cabalgadas viejo, los hijos que tenia de poca edad; esto dió ánimo por todas aquellas tierras comarcanas, y aun desbarató al que ya estaba determinado de declararse , y con la dos capitanes que el rey de Valencia envió con gente ayuda de sus aliados se alzó con algunos castillos, prinpara impedir aquellos daños. La presa que hizo en to- cipio de mayores males. Acudió el Rey á ponelle en rados estos encuentros y jornada fué muy rica ; acordo zon; mas visto que por bien no se podia acabar cosa enviar en presente al rey don Alonso treinta caballos ninguna , le pusieron acusacion, y en ausencia, por los escogidos con otros tantos alfanjes fiados de los arzo- cargos que contra él resultaban , le declararon por enenes y treinta cautivos moros vestidos ricamente que migo público y le condenaron á muerte. Con esto quelos llevasen de diestro. Recibió el Rey esta embajada y daron por enemigos declarados, y cada cual de los dos presente con muy buen talante y toda muestra de con- procuraba dar la muerte al contrario. Los malos de ore tento y alegría. El pueblo no cesaba de engrandecer al dinario son mas diligentes y recalados por no fiarse en Cid y subir sus hazañas hasta las nubes; llamábanle li- otra cosa sino en sus mañas; por el contrario, los bue

con

nos, confiados en su buena conciencia, se suelen des- se hizo muy aborrecible, asi á los moros como a los cuidar. El Rey estaba en la villa de Roda; el traidor cristianos que moraban en Toledo. Era inhumano y secretamente se fué allá bien acompañado, y hallado el cruel, propia condicion de medrosos y cobardes. Por aparejo que buscaba , alevosamente le dió la muerte. la muerte de Hisem quedó el rey don Alonso libre del El arzobispo don Rodrigo no hace mencion de todo homenaje que hizo en Toledo los años pasados de guaresto, puede ser que por no manchar su nacion y patria dar amistad á aquellos principes, padre y hijo. Los con la memoria de caso tan feo. Los hijos del muerto cristianos y moros de aquella ciudad, cansados con la acudieron a favorecerse, don Ramiro el mayor al Cid, tiranía que padecian y no pudiendo llevar los vicios de y los dos menores al rey de Castilla don Alonso. Su aquel Príncipe, hacian grande instancia por sus cartas edad y fuerzas no eran bastantes para contrastar á las al rey don Alonso para que los librase de aquella opredel tirano, que quedó muy pertrechado, y luego con sion tan grande y se apoderase de aquella ciudad tan el favor de sus valedores se llamó rey. Por esto los principal, que era como un baluarte muy fuerte de casi principales del reino se juntaron para acordar lo que todo el señorío de los moros.Decíanle no perdiese aquella convenia. No les pareció disimular ni recebir por señor ocasion tan buena como se le presentaba por estar desaal que tales muestras daba de lo que seria adelante. Los bridos los ciudadanos, y la poca industria del Rey, quo infantes eran flacos y estaban ausentes. Resolviéronse no tendria ánimo ni fuerzas para hacer resistencia a los de convidar con aquel reino y corona á don Sancho, cristianos. Estos fueron los primeros principios y corey de Aragon, primo hermano del muerto, y valerse mo las primeras zanjas que se abrian para emprender de sus fuerzas contra las del tirano. Acudió él sin tar- la conquista de aquella nobilísima ciudad, cabeza de danza, encargóse del reino que le ofrecian y apode- todo aquel reino. El conde don Ramon falleció en Barróse de la mayor parte dél. Otra parte, que fué lo de celona, en cuya iglesia mayor de sepultaron, que él Briviesca y la Rioja, se entregó al rey don Alonso, que mismo desde los cimientos levantó los años pasados. pretendia tener mejor derecho á lo de Navarra por cau- El entierro y las honras fueron cuales se puede pensar sa de la bastardía de don Ramiro, padre del rey de Ara- con toda muestra de majestad y solemnidad. Dejó digon; en particular se entregó la ciudad de Najara, do vidido su estado entre dos hijos suyos; el mayor se llaen la iglesia de Santa María la Real sepultaron los cuer- mó don Berenguel, el segundo don Ramon Cabeza de pos del Rey muerto y de la Reina, su mujer. Vino otrosí Estopa; la causa de tal apellido de suso queda declael Aragonés en acudir cada un año al de Castilla por rada; su gentileza y apostura y las costumbres, muy lo de Navarra, por no venir con él á rompimiento, compuestas y agradables, fueron ocasion de ganar las cierto tributo; este reconocimiento se halla por escri- voluntades, así del pueblo como de su padre en tanto turas antiguas que pagaron los reyes don Sancho y don grado, que sin embargo que era hijo menor, quedó Pedro. El tirano homiciano, vista la voluntad con que nombrado por conde de Barcelona ; mejoría que le fué la gente recebia el nuevo Rey y perdida la esperanza perjudicial y le acarreó la muerte, como luego se dirá. de poder contrastar así á sus fuerzas como al odio que Este Príncipe casó con una señora, hembra de mucha todos como á malo y aleve le tenian, acordó ausentarse.

virtud y que

fué bija de Roberto Guiscardo, normando Huyó á Zaragoza, donde el rey Moro le dió casa en que de nacion y gran señor en Italia, segun que lo refiere morase, y le heredó en ciertos campos y tierras con cierto autor. Esta gente de los normandos en aquel que pasase su pobre y lacerada vida. Esta herencia de

tiempo era muy nombrada. La fama de su valor volamano en mano recayó en una su nieta, llamada Mar- ba por todas partes, y estaban apoderados de lo posquesa, que casó con Aznar Lopez, y afirman que en su trero de Italia y de Sicilia. Fundó esta Condesa dos motestamento la dejó á la iglesia mayor de Santa María nasterios, el uno con advocacion de San Daniel, en el de Zaragoza, en tiempo de don Alonso, rey de Aragon, valle de Santa María, tierra de Cabrera; el otro cerca primero deste nombre.

de Girona, donde despues de la muerte de su marido,

renunciado el siglo y sus comodidades, pasó muy sanCAPITULO XIII.

tamente lo restante de su vida. En el un monasterio y

en el otro puso religiosas de san Benito. Hijo desta seQue Almenon, rey de Toledo, y don Ramon, conde de Barcelona, fallecieron.

ñora fué don Ramon Arnaldo ó Berenguel, que sucedió

á su padre en el condado de Barcelona. Por este misEl año luego siguiente, que se contó de 1077, pasa- mo tiempo Armengol, conde de Urgel, hacia guerra á ron desta vida dos principes muy señalados; Almenon, los moros que quedaban por aquellas comarcas, y Guirey de Toledo, y don Ramon, conde de Barcelona, por llen Jordan, conde de Cerdania, perseguia los herejes sobrenombre el Viejo; en que el dicho año fué mas se- arrianos, que á cabo de tantos años tornaban á brotar ñalado que en otra cosa que en él sucediese. En el reino por aquellas partes. Este castigaba aquella mala gente de Toledo sucedió Hisem, hijo mayor del rey difunto. con destierros, confiscacion de bienes, con infamia y Todo el tiempo que reinó, que fué por espacio de un con muertes que daba a los pertinaces. Por el esfuerzo año, se conservó con todo cuidado en la amistad del de Armengol se ganaron de los moros muchos pueblos rey don Alonso, á ejemplo de su padre y por su manda- ribera del rio Segre; en especial la ciudad de Balaguer, do, que se lo dejó muy encomendado. Muerto Hisem, cabeza del condado de Urgel, volvió á poder de crisJe sucedió su hermano menor, por nombre Hiaya Al- tianos. dirbil, muy diferente de su padre y hermano. Era co

CAPITULO XIV. barde en la guerra, en el gobierno desconcertado, de vida muy torpe, dado á comidas y deshonestidades, sin

Cómo los normandos fueron á Italla. perdonar á las hijas y mujeres de sus vasallos; con que El nombre de los normandos fué muy conocido los años pasados por los grandes daños que hicieron en las y en mayor poder y señorío. La madre cuidaba de los costas de España y de Francia; mas por estos tiempos alnados como de los hijos propios, y asi ellos se querian se hicieron mas famosos cuando extendieron la gloria bien, sin que tuviesen entre si diferencias ni envidias. de su esfuerzo en las partes de llalia, y por fuerza de El padre los crió y amaestró en las armas y en las otras armas fundaron en ella un nuevo reino y señorío, que artes que pertenecian á gente noble. Eran denodados, dura hasta nuestros tiempos, aunque mududa diversas de buen consejo, con que enfrenaban la temeridad; la veces la sucesion de los principes que le lian poseido y osadía no los dejaba ser cobardes. Lo que el padre tenia poseen. Dará mucha luz á esta historia saber la orígen era poco; temian que si lo dividian no resultasen dello desta gente y la ocasion que tuvieron para pasar en riñas y contiendas, determinaron irse á otra parte á Italia, a causa de estar sus cosas en lo de adelante muy vivir y heredarse. Italia estaba dividida en muchos semezcladas con las de España. Normandos, que es lo ñoríos, ardia en bandos y guerras. Los moros tenian á mismo que hombres setentrionales, se llamaron en par- Sicilia y las otras islas del mar Mediterráneo. Por la ticular todos aquellos que entre la provincia de Dania una causa y la otra se les ofrecia buena ocasion para y la Cimbrica Quersoneso se extendian por todas aque- mostrar su valor y esfuerzo. Los hermanos mayores paIlas marinas del mar Germánico y poseian las islas que saron en Italia. Siguiólos un buen golpe de gente; ejerpor allí

caen; liombres sieros y bárbaros, en el vestido citáronse en las armas y ganaron honra, primero en las y manera de vida salvajes, de costumbres extraordina- guerras de Lombardía y de Toscana, despues pasaron rias, pero muy diestros en el arte de navegar por el á tierra de Lavor, parte del reino de Nápoles, do los ejercicio ordinario que tenian de ser cosarios. Luit- príncipes, el de Salerno y el de Capua, se hacian guerra prando, que floreció por estos tiempos, dice que los muy reñida por diferencias que tenian entre sí. Asennormandos eran los mismos que los rusos ó rutenos. La taron primero con el Capuano, despues siguieron al verdad es que en un mismo tiempo eslas gentes se Salernitano, que les hizo mas aventajado partido, y con derramaron como dos rios arrebatados, los rusos por este ayuda quedó con la victoria. Concluida esta guerlas provincias de oriente, de donde vienen los de Polo- ra, á instancia de Maniaco, gobernador de la Pulla y nia, los normandos por las de occidente, en que hicie- de Calabria por el emperador de Grecia, emprendieron ron grandes efectos. En particular en tiempo de Cárlos la conquista de Sicilia contra los moros que della estael Simple, rey de Francia, asentaron en aquella parte ban apoderados. Hicieron en breve buen efecto, ca de aquel reino que antiguamente llamaron Neustria, y muchas ciudades volvieron á poder de cristianos, y en despues del apellido desta gente se llamó y se llama diversos encuentros desbarataron los moros y los corNormandía, como se dijo en otro lugar. Traian por ca- rieron por toda la tierra hasta lauzarlos de aquella isla. pitan á uno llamado Rolon; naturalmente tenian gran- Tras esto, como es ordinario, resultaron sospechas y de apetito de mandar, eran acostumbrados á fingir y desgustos entre los griegos, que pretendian quedar sedisimular, dados al estudio de la elocuencia y ejercicio ñores de aquella isla, y los normandos, que aspiraban á de la caza, fuertes para sufrir todo trabajo, hambre, ca- lo mismo. De las palabras vinieron a las manos; quedalor y frio; preciábanse de andar bien vestidos y arrea- ron los griegos vencidos y privados de aquella su predos; en lo demás eran de condicion soberbia y desapo- tension. Destos principios comenzaron los vencedores derada. Estas eran las virtudes y vicios de los norman- á sundar y poner los cimientos de un nuevo estado en Itados y su natural; con la comunicacion de los franceses, lia y en Sicilia, que en breve llegó a ser muy poderoso y cuya condicion es mansa, se mitigó en parte su fiereza rico, porque a la fama de lo que pasaba, los hermanos y se amansaron sus costumbres. Del linaje do Rolon menores que quedaban en Francia, fuera de solos dos hobo uno llamado Guillermo Nolo, séptimo duque de que perseveraron en casa de su padre, cuyos nombres Neustria ó Normandía; este, por testamento del rey, no se saben, acudieron con nuevos socorros de gente Eduardo el Santo, junto al ducado de Normandía el en ayuda de sus hermanos mayores, con que mucho so reino de Ingalaterra en el tiempo que se hacia la guer- adelantaron en poder y señorío. Todo lo que se gano ra de la Tierra-Santa. Para apoderarse de aquel reino por aquellas partes se dividió entre los mismos que lo pasó en una flota á Ingalaterra, y en la primera batalla conquistaron; pero muertos los demás, finalmente quevenció á Haroldo, su competidor, y le quitó la vida y el daron por señores de todo Roberto Guiscardo y Rogereino. De allí, por tener aquellos reyes buena parte de rio. Roberto se llamo duque de Calabria y de la Pulla; la Francia, resultaron perpetuas guerras entre france- Rogerio fué conde de Sicilia, estado ganado de los moses y ingleses, que comenzaron poco antes de los tiem- ros y griegos por las armas suyas y de su hermano. Ropos en que va nuestra historia. De Francia pasó á Italia berto, de dos mujeres que tuvo, Alberada y Sigelgaita, un ejército de los normandos con esta ocasion. Hay en bija del principe de Salerno, dejó estos lujos: BoamunNormandía una ciudad, que se llamó en otro tiempo do, Rogerio y una hija (si es verdad lo que dicen los Constancia Castra; en su comarca poseia un pueblo, catalanes), que casó con don Ramon, conde de Barceque se llama Altavilla , uno llamado Tancredo; principe lona, como ya dijimos. De Rogerio, conde de Sicilia, de noble y antiguo linaje, dichoso en sucesion, porque nació otro Rogerio, que mudó el apellido de conde en el de dos matrimonios tuvo no menos que doce hijos. Gui- de rey, y acabados los demás deudos, parte que fallellermo, por sobrenombre Brazos de Hierro, Drogo, Wi- cieron, parte por haberles él quitado lo que tenian, fredo, Gaufredo, Serlo pacieron de la primera mujer, quedó solo con todo lo que los normandos en Italia y cuyo nombre no se sabe. La segunda mujer, llamada en Sicilia poseian; demás desto, Africa y Grecia le paFransendis, tuvo estos : Roberto Guiscardo, Malegerio, gaban tributo; tan grande era su poder. Esto se tomó Guillermo, Alveredo, Humberto, Tancredo y el menor de Gaufredo, monje, que escribió los hechos de los norde todos Rogerio, que hizo á todos ventaja en hazañas mandos en Italia, á instancia del mismo conde Rogerio

« AnteriorContinuar »