Imágenes de páginas
PDF
EPUB

contra el voto de todos aquellos padres, y toda aque llos delitos se hobiesen extendido por todas las provine Ila orden fue extinguida. En virtud deste decreto el rey cias, y que todos en general y cada cual en particular don Fernando se apoderó de todo lo que los templarios estuviesen tocados de aquella contagion. Verdad es poseian en Castilla, asi bienes como pueblos. En Ga que el naufragio y desastre destos caballeros dió á licia tenian á Ponferrada y el Faro; en tierra de Leon todos aviso para huir semejantes delitos, mayormente Balduerna, Tavara , Almansa , Alcañices; en Extrema á los eclesiásticos, cuyas fuerzas mas consisten en dura á la raya de Portugal Valencia, Alconeta, Jerez una entera y loable opinion de virtud y bondad que de Badajoz, Frejenal, Nertobriga , Capilla y Caracuel; en otra cosa alguna. Los bienes y haciendas de los en el Andalucía Palma; en Castilla la Vieja Villalpando; templarios adjudicaron á los caballeros de la orden de en la comarca de Murcia Caravaca y Alconchel; en el San Juan, que en aquella sazon ganaron á los turcos reino de Toledo Montalvan; demás destos, á San Pem la isla de Rodas; conquista con que se adelantaron en dro de la Zarza y á Burguillos, sin olros pueblos, po gracia y reputacion, y aun esperaban que se podria sesiones y casas por todo el reino, que no se pueden por medio dellos renovar la guerra de la Tierra-Sanpor menudo contar. Resieren que los templarios tenian ia. Sola España no admitió esta adjudicacion por las en España doce conventos, de los cuales en una bula grandes guerras que tenian contre los moros por este del papa Alejandro III se nombran cinco, que son tiempo, y cada dia se esperaban mas. Halláronse en esestos: el de Montalvan, el de San Juan de Valladolid, te Concilio Filipo, rey de Francia, y tres hijos suyos, el de San Benito de Torija, el de San Salvador de To Cárlos de Valoes, su hermano, y gran número de emro y el de San Juan de Otero en la diócesi de Osma. bajadores de los otros reyes y principes. Asistieron En los archivos de la iglesia mayor de Toledo está la trecientos obispos, otros dicen ciento y catorce, dos citacion que el arzobispo don Gonzalo hizo á los tem patriarcas, el de Alejandría y el de Antioquía, y el plarios conforme a la comision que tenia del papa Cle romano Pontífice, que sobrepujaba á todos los demás mente, su data en Tordesillas & is 15 de abril del mis en autoridad y preeminencia. La divisa de los templamo aiio que murió, de 1310. En esta citacion se cuen rios era una cruz roja con dos traviesas como la de tan veinte y cualro bailias de los templarios, todas en Caravaca en manto blanco; al contrario, los caballeros Castilla, que eran como encomiendas, es á saber, la de San Juan traian y traen cruz blanca de la forma que bailia de Faro, la de Amotiro, la de Goya, la de San vemos en manto negro. Félix , la de Canabal, la de Neya, la de Villapalma, la de Mayorga, la de Santa María de Villasirga, la de

CAPITULO XI. Vilardig, la de Salines, la de Alcanadre, la de Ca

De la muerte de don Fernando el Cuarto, rey de Castilla. ravaca , la de Capella, la de Villalpando, la de San Pedro, la de Zamora , la de Medina de Luitosas, la de Todo el orbe cristiano estaba alterado con el desasSalamanca, la de Alconcitar, la de Ejares, la de Cidad, tre y caida de los templarios. Los culpados fueron casla de Ventoso, las casas de Sevilla, las de Córdoba, la tigados, los que no tenian culpa quedaron libres, y por bailía de Calvarzaes, la de Benavente, la de Juneo, la decreto de los prelados de Viena se les señalaron pende Montalvan, con las casas de Cebolla y de Villalva que siones en cada un año de las rentas de los mismos conle perlenecen. Hasta aquí la citacion. Otras casas, he

ventos, con que pudiesen pasar su vida; solamente les redades y lugares que tenian devíanse reducir y ser quitaron el hábito y insignia de aquella órden. En Casmiembros de las bailias susodichas. En la ciudad de tilla todo lleno de fiestas y regocijos con el nacimiento Maguncia en Alemaña, como se tratąse deste negocio del infante don Alonso, que la reina doña Costanza parió en un concilio de prelados conforme al órden del Papa, a 3 dias del mes de agosto, el cual poco despues sucecuentan que uno llamado Hugon con otros veinte ca dió en el reino de su padre. Fué tanto mayor la alegría, balleros de aquella orden entró denodamente en la sala que hasta entonces tenian poca esperanza de sucesion, en que se hacia la junla, y á altas voces protestó que porque la Reina no se habia hecho preñada y daba muessi alguna cosa allí se decretase contra su religion, que tras de estéril. Tenian concertado casamiento por medesde entonces apelaba para el sumo Poutífice, suce dio de embajadores entre don Pedro, hermano del rey sor de Clemente. Los prelados, atemorizados con don Fernando, y doña María, hija del rey de Aragon; aquella ferocidad, dijeron que no tuviesen pena, que para efectualle vinieron los reyes el de Castilla y el de todo se laria bien y se miraria por su justicia. Dieron Aragon á verse en Calatayud. Hallóse al tanto alli la noticia de lo que pasaba al Papa , que cometió al inisa reina doña Costanza, ya convalecida del parto, y grap mo arzobispo de Maguncia de nuevo tomase informa número de caballeros, así castellanos como aragoneses, cion y procediese á sentencia. Hiciéronse las diligencias ilustres por sus hazañas y por su nobleza. Celebráronse necesarias, y considerado el proceso y cerrado, los las bodas la misma Pascua de Navidad, grandes fiestas, dieron por libres de todo lo que les achacaban. Final- justas y torneos, con que el pueblo se alegró asaz. Doña ; mente, el Concilio vienense se abrió el año de 1311 Leonor, hermana del rey don Fernando, que antes de á 16 dias del mes de octubre. Muchas cosas se ventila ahora estaba tratado de casalla con don Jaime, hijo del ron. Por lo que tocaba al papa Bonifacio, se acordó no rey de Aragon, se desposó asimismo con él, y fué enera lícito condenalle ni imputalle el crimen de herejía, tregada en poder de su suegro. Trataron de renovar la como pretendian. Tratose con muchas veras de reno guerra contra los moros á la primavera. Tenian cierta var la guerra de la Tierra-Santa , pero fué de poco efec diferencia los reyes de Portugal y Castilla, y aun llegato. Acerca de los templarios se decretó que su nombre y ban á términos de venir sobre ello á las puñadas. El rey Orden de todo punto se extinguiese; decreto que a mu don Fernando pretendia cobrar las villas de Mora y de chos pareció muy recio, ni se puede creer que aque- Serpa, que caen en los confines de Portugal junto al

[ocr errors]

cabo de San Vicente, que siendo el niño, entregaron al cios se encaminaban prósperamente. Tuvo el reino por rey de Portugal contra toda justicia y razon. Para con espacio de diez y siete años, cuatro meses y diez y nuecertar esta diferencia nombraron por juez árbitro al ve dias, y fué el cuarto de su nombre. Entendiose que rey de Aragon, que tenia grande industria y buena ma su poco órden en el comer y beber le acarrearon la no para cosas semejantes. Hecho esto, se despidieron muerte; otros decian que era castigo de Dios, porque unos de otros, y don Juan, hermano del rey de Aragon, desde el dia que fué citado hasta la hora de su muerte, fué sobre el caso por embajador á Portugal. El rey don cosa maravillosa y extraordinaria, se contaban precisaFernando se vino á Valladolid, adonde llamó á Cortes mente treinta dias. Por esto entre los reyes de Castilla á todos los de su reino para tratar de las provisiones fué llamado don Fernando el Emplazado. Su cuerpo que pretendia hacer para la guerra contra los icoros. depositaron en Córdoba, porque á causa de los calores, Pidio ser favorecido de dineros; los procuradores de que todavía duraban, no pudo ser llevado á Sevilla ni á las ciudades se los concedieron de muy pronta volun Toledo, do tenian los enterramientos reales. Acrecentose tad, porque de buena gana sufrian el menoscabo de

la fama y opinion susodicha, concebida en los ánimos dinero y la graveza de los tributos los pueblos y toda del vulgo, por la muerte de dos grandes principes, que la gente comun por el gran deseo que tenian de des

por semejante razon fallecieron en los dos años próxiarraigar aquella nacion de España; no echaban al cierto mos siguientes; estos fueron Filipo, rey de Francia, y de ver que muchas veces con honestas ocasiones se el papa Clemente, ambos citados por los templarios quebrantan y pierden los derechos de la libertad; que para delante el divino tribunal al tiempo que con fuego do que se concede en los tiempos trabajosos, pasado el y todo género de tormenlos los mandaban castigar y peligro, se queda perpetuo y se cobra, aun cuando el perseguian toda aquella religion. Tal era la fama que peligro es pasado. El infanle don Pedro, hermano del corria, si verdadera si falsa no se sabe; mas es de creer Rey, nombrado por general contra los moros, llegada que fuese falsa; en lo que sucedió al rey don Fernando la primavera del año de 1312, aprestado su ejército, nadie pone duda. No se sabe lo que determinó el rey do fué sobre Alcaudete, que, como dijimos arriba, se per Aragon sobre la diferencia entre los reyes de Castilla y dió y le tomaron los moros. El Rey sué en pos dél hasta Portugal; bien se entendia empero favorecia mas al Mártos. Allí sucedió una cosa muy nolable. Por su Portugués, y le parecia que el rey don Fernando no mandado dos liermanos Carvajales, Pedro y Juan, fue tenia razon, lo cual con su muerte y la turbacion de los ron presos. Achacábanles la muerte de un caballero de

tiempos que se siguió luego en Castilla prevaleció; y la casa de los Benavides, que mataron en Palencia al aquellos pueblos sobre que era la diferencia se quedasalir del palacio real. No se podia averiguar quién fuese ron todavía y están en posesion y debajo del señorio de el matador; por indicios muchos fueron maltratados.

Portugal. En particular estos caballeros, oido su descargo, fue

CAPITULO XII. ron condenados de haber cometido aquel crimen contra la majestad, sin ser convencidos en juicio ni conse De los principios del reinado de don Alonso el Onceno, sar ellos el delito; cosa muy peligrosa en semejantes

rey de Castilla. casos. Mandároulos despeñar de un peñasco que alli Por la muerte del rey don Fernando se siguieron en hay, sin que ninguno fuese parte para aplacar al Rey, Castilla grandes torbellinos de tempestades y discorpor ser intratable cuando se enojaba y no saber refre dias civiles, como era forzoso, por ser el Rey niño, que narse en la saña. Los cortesanos, por saber muy bien no lenia mas de un año y veinte y seis dias; lo mismo esta su condicion, se aprovechaban della á propósito de que estar el reino sin reparo y sin gobernalle. Este es malsinar y derribar a los que se les antojaba. Al tiempo el inconveniente que resulta de heredarse los reinos; que los llevaban a justiciar, á voces se quejaban que mas que se recompensa con otros muchos bienes y morian injustamente y á gran tuerto; ponian á Dios provechos que dello nacen, como lo persuaden persopor testigo, al cielo y a todo el mundo; decian que pues nas muy doctas y sabias, si con razones aparentes ó con, las orejas del Rey estaban sordas á sus quejas y descar verdad, aquí no lo disputamos. Luego que falleció el gos, que ellos apelaban para delante el divino tribunal, Rey, alzaron á don Alonso, su hijo, por rey de Castilla y citaban al Rey para que en él pareciese dentro de á instancia y por diligencia del infante don Pedro, su treinta dias. Estas palabras, que al principio fueron te tio, que estaba en Jaen, donde acudió luego que Alcaunidas por vanas, por un notable suceso, que por ven dete se entregó. Alzáronse allí los estandartes reales tura fué acaso, hicieron despues reparar y pensar dise por el nuevo Res, como es de costumbre, y el Infante rentemente. El Rey, muy descuidado de lo hecho, se por lo que hizo movido por la obligacion y fidelidad partió para Alcaudete, donde su ejército alojaba; allí le que debia, adelante fué mas amado de todos, y las vosobrevino una enfermedad tan grande, que fué forzado luntades del pueblo le quedaron mas aficionadas. El dar la vuelta á Jaen, bien que los moros movian prática niño Rey estaba á la sazon en Avila; nombraron por su de entregar la villa. Aumentábase el mal de cada dia

У aya para crialle y dotrinalle á Vataza, una señora nobiagravábase la dolencia de suerte, que el Rey no podia lísima, nieta de Teodoro Lascaro, emperador que fué por sí negociar. Toduviu alegre por la nueva que le de Grecia, que vino de Portugal en compañía de la reina vino que la villa era tomada, revolvia en su pensamiento doña Costanza y por su aya. Volvió adelante á Portunuevas conquistas, cuando un jueves, que se conta gal; allí murió; yace en la iglesia mayor de Coimbra ron 7 dias del mes de setiembre, como despues de co con su letrero que así lo reza. La reina doña María, mer se retirase á dormir, á cabo de ralo le ballaron abuela del niño, residia en Valladolid retirada del gomuerto. Falleció en la flor de su edad, que era de veinte bierno, sea por voluntad, sea por habérsele quitado. La y cuatro años y nueve meses, en sazon que sus nego reina doña Costanza, que acompañó á su marido cuan

do fué à la guerra, se hallaba en Mártos cargada de Lara con esperanza de excluir al infante don Pedro. HItristeza, luto y lágrimas, como la que perdió su marido ciéronse Cortes del reino en Palencia á la entrada de la en la flor de su mocedad, y no sabia lo que sucederia primavera. Torpes sobornos, grandes cautelas y trapara adelante. El infante don Juan era ido á Valencia, zas. Los que mejor sentian nombraban á don Pedro y don Juan de Lara á Portugal; el uno y el otro des á la reina doña María, su madre, que mucho inclinaba gracia del rey don Fernando por desgustos que suce en favor de su hijo para el gobierno del reino. Otros dieron poco antes de su muerte. Era forzoso proveer anteponian á don Juanyá la reina doña Costanza, que por quien ayudase á la tierna edad del Rey y de presente mañas del bando contrario estaba ya encontrada con el gobernase las cosas; persona que fuese señalada en infante don Pedro. De aquí nació ocasion de nuevos alvalor y nobleza. Muchos se entremetian sin ser llama borotos. Los grandes y las ciudades andaban muy desdos. Era negocio peligroso anteponer uno á los demás. conformes, y cada cual seguia diverso parecer, y por La desordenada codicia de mandar salia de madre por un gobierno tenian dos; triste y miserable estado. Don no señalarse alguno á quien los demás tuviesen respe Pedro, confiado en su poder, y en la benevolencia y to; muchos no tenian vergüenza ni temor ni cuenta con favor que el vulgo le mostraba y en la ayuda que de las cosas divinas ni con las humanas, á trueco de salir fuera le podria venir, hizo avenencia con don Juan Macon su pretension. Don Alonso, señor de Molina, ber nuel desta manera : que si salia con la empresa le demano de la reina doña María, el infante don Felipe, lio jaria el gobierno de los reinos de Toledo y de Murcia; del Rey, y don Juan Manuel echaban sus redes para así se ponia en almoneda el mando, y la majestad del apoderarse del gobierno, bien que secretamente y con reino era tenida por cosa de burla. Fuése á ver con el modestia. Los infantes tio y sobrino, es á saber, don rey de Aragon, su suegro, á Calatayud al principio del Juan y don Pedro, mas á la rasa. Don Pedro iba mas año de 1313. Cuéntale por extenso los engaños de los adelante, así por ser el deudo mas cercano del Rey co contrarios, sus cautelas y mañas y el peligro si esta mo por la aficion que todos le tenian. Don Juan por su disension pasaba adelante, que forzosamente pararia edad era mas á propósito, si no fuera de condicion in en guerra perjudicial; que debia moverse por su justa quieta y mudable, tanto, que á muchos parecia nació

demanda y favorecer á su yerno, mayormente en cosa solamente para revolver el reino. No se via amor ni tan puesta en razon. Así, de consentimiento de los dos lealtad; el deseo de acrecentar cada cual su estado les despacharon á Miguel Arbe por embajador al rey de tenia ocupadas las voluntades. Las reinas, por ser mu Portugal, por ver si con su autoridad se refrenasen las jeres, no eran bastantes para cosas tan graves, bien que pretensiones de los revoltosos y pudiesen hacer que el todos entendian su autoridad y favor seria de gran mo gobierno del reino quedase en poder del infante dou mento á cualquiera parte que se arrimasen, dado que Pedro, y que á la reina doña Costanza se le encargase no se concertaban entre sí, como nuera y suegra. Las el cuidado de criar su hijo, que desta forma les parecosas del Andalucía quedaron á cargo del infante don cia se satisfacia á las partes. Los ciudadanos de Avila, Pedro, liizo paces con el rey Moro, que á entrambas que eran tanta parte en este negocio, no se llegaban partes estuvieron bien, en especial que el Infante no con calor á ninguna de las partes; á ambas henchian podia atender á la guerra por estar ocupado en sus pre de esperanzas unas veces, otras amenazaban con mietensiones. Por otra parte, Farraquen, señor de Málaga, dos. Finalmente, vinieron á seguir el partido de don procuraba vengar la cruel muerte del rey Alhamar, no Pedro y de la reina doña María, su madre. Esto agradó tanto confiado en sus fuerzas cuanto en la mala satis á los mas principales de la ciudad y al pueblo, con tal faccion que los moros tenian con su Rey, así por otras condicion que no sacasen al Rey de la ciudad. En este

tiempo Azar, rey de Granada, fué forzado á retirarse

dentro del Alhambra por miedo de los ciudadanos que y la reina doña Costanza comunicaron entre sí en qué se rebelaron contra él. Ismael, hijo de Farraquen, fué forma se gobernaria el reino y sobre la crianza del Rey. el autor desta rebelion y el capitan. El infante don PeAcordaron de ir luego á Avila con esperanza que los dro, que se hallaba en Sevilla, movido de la injuria que ciudadanos no les negarian su demanda, y si hiciesen se hacia al rey de Granada, su aliado, y del peligro que resistencia, valerse contra ellos de las armas. Por otra corria, pospuesto todo lo al, determinó de ir allá. Lieparte, don Juan, tio del rey don Fernando, y don Juan gó tarde, ya que las cosas estaban perdidas, porque de Lara hicieron entre sí liga. La semejanza de las cosa Azar vino á concierto con su enemigo, en que liizo detumbres y el peligro que ambos corrian los hacian con jacion del reino y del nombre de rey, con retencion de formes en las voluntades. Procuraban pues con todo Guadix para su habitacion, ciudad puesta en los deleicuidado y diligencia de traer á su bando á la reina doña losos campos y bosques de los túrdulos, pueblos antiMaría con esperanzas que le darian á criar su nieto. Don

guos de España. Verdad es que el Infante, ya que no le Juan de Lara fué el primero que llegó á Avila, pero no pudo favorecer en tiempo, procuró vengalle, porque pudo liaber á las manos al Rey, porque el obispo don tomó á los moros un castillo muy fuerte en la comarca Sancho le metió dentro de la iglesia mayor, y allí se de Granada, llamado Rute; hizo otrosí grandes correrías hizo fuerte con él y le defendió. Vinieron luego don Pedro y la reina doña Costanza; sucedióles lo mismo que siete meses cuando fué despojado de aquel esádon Juan de Lara. Tratose de medios ; acordaron que el lado, mas dichoso y mas modesto en el tiempo que Rey no se entregase á ninguna de las partes, si primero reinó su hermano que en el que él mismo tuvo el manen Cortes no se acordase á quién se debia de entregar. do. Sucedióle su competidor Ismael, hijo de su hermaSobre que esto así se cumpliria, todos los ciudadanos na y de Farraquen. Con la toma de Rute el crédito del do Avila se hermanaron. Dió este consejo don Juan de infante don Pedro se aumentó mucho, y ganó grande

Asentada pues esta confederacion, el infante don Pedro de

años y

mente las voluntades de todos por acabar en tres dias que tenia concertada con Federico, duque de Austria, con lo que los reyes pasados no pudieron salir, que era para que se efectuase el casamiento, al cual á la sazon ganar aquella fuerza, que muchas veces acometieron á los tres electores, el de Colonia, el de Sajonia y el Patomar. No pasó adelante en la guerra de los moros por latino nombraran por rey de romanos; los otros tres las revueltas que dentro del reino andaban, á que era electores señalaron á Ludovico, bávaro; á estos se lleforzoso acudir, sin cuidar mucho de las cosas de fuera. Winceslao, rey de Bohemia. Por donde este partido Los grandes del reino y los procuradores de las ciuda- pareció tener mejor derecho, por lo menos tuvo mas des se juntaron en el monasterio de Sahagun por ver dicha; en una batalla que se dió de poder a poder, vensi podrian concordar aquellos debales. Durante la con ció y prendió a su competidor. Mas este Ludovico se gregacion y junta la reina doña Costanza por el mes de hizo adelante muy aborrecible por perseguir a los ponnoviembre pasó desta vida. Fué gran parle para su tífices romanos, y en prosecucion desto elegir un nuemuerte la pesadumbre que tenia de ver á su hijo fuera vo y falso papa, de que resultaron grandes males. de su poder y la necesidad y pobreza que padecia, tan grande, que para pagar sus deudas y el gasto de su casa

CAPITULO XIII. aun el oro y joyas que tenia para su persona no basta

Del principio que tuvieron los turcos. ban, como ella misma lo declaró en el testamento que otorgó á la hora de su muerte. La falta de la reina doña Tenia por este tiempo el imperio de Grecia AndroniCostanza obró que se pudieron encaminar mejor los ne co, hijo de Miguel Paleólogo, hombre impío y mal crisgocios á causa que el infante don Juan, desamparado que tiano, ca renunció la santa fe católica romana que los se vió deste arrimo, acudió á la reina doña María y á griegos de comun consentimiento recibieran los años su hijo el infante don Pedro. Concertáronse en esta for pasados. Pasó en esto tan adelante, que publicó a su pama : que la crianza del Rey estuviese á cargo de la dre por descomulgado, y no permitió que á su cuerpo Reina, su abuela; los Infantes gobernasen el reino, cada diesen sepultura y le hiciesen las honras acostumbracual en aquella parte y aquellas ciudades que le siguie- das. Tal fué el principio que dió á su imperio , desdiron en las Cortes que poco antes se tuvieran en la ciu cbado y desgraciado. El odio que con losromanos tenian dad de Palencia; manera de gobierno bien extraordi era tan grande, que no eran tenidos por legitimos los naria y sujeta á grandes inconvenientes; pero era for matrimonios que se hacian entre griegos y latinos, si la zoso conformarse con el tiempo y llegar hasta lo que una de las partes no renunciaba la creencia de sus antelas cosas daban lugar. Al Rey llevaron á Toro, ciudad pasados. Muchos por ser católicos, que era tenido por muy apacible y de cielo muy saludable. Lo que princi el mas grave delito, hacia condenar por herejes. Fué palmente pretendieron fué sacalle de poder de los de

castigo del cielo que en este mismo tiempo los turcos Avila y vengarse de las afrentas que a todos antes hi

comenzaron á tener nombre; gente hasta entonces po cieron. Corria á esta sazon el año de 1314 cuando en conocida , adelante muyencumbrada por nuestras pérel reino de Toledo se despertaron nuevos alborolos y didas y daños, que dellos se han recibido muy grandes bandos, y aun donde quiera se cometian mil maldades, y ordinarios, mas por el descuido de los príncipes, que robos, fuerzas y muertes; grande era la avenida de mi pudieran al principio atajar el fuego, que por su valor serias, sin que hobiese fuerzas bastantes para atajar tan y industria. En aquella parte de Scitia por do corre el los daños. Acordaron buscar otra mejor manera de go rio Volga tuvo antiguamente esta gente su asiento. De bierno; juntaron Cortes en Burgos, en que se determinó allí un gran número se derramó en las partes de Euroque el gobierno supremo del reino estuviese en poder pa el año del Señor de 760. Tuvieron una batalla con del Consejo Real, al cual se suele apelar de todos los los húngaros, gente entonces muy poderosa, en la tribunales con las mil y quinientas que ha de pagar el cual, como quedasen muy maltratados, se retiraron á que apela en caso que sea condenado. Ordenaron otrosí Asia convidados de la fertilidad de la tierra

у que el Consejo siguiese siempre la Corte do quiera que valor de los naturales, ca los deleites y regalo los tenian el Rey y la Reina estuviesen. Que los dos Infantes de muy estragados. En aquella tierra los turcos se hicieterminasen los negocios de mejor cuantía, sin dalles ron fuertes en las montañas, con cuya aspereza mas facultad para enajenar las rentas reales, ni poder nom que con las armas se mantuvieron largo tiempo. Su brar otro en su lugar, caso que alguno de los tres In nombre no era muy conocido ni tuvieron caudillo muy fantes y Reina falleciese. A la misma sazon fallecieron señalado. Sustentábanse de robos y correrías; en las de su enfermedad tres grandes personajes, es á saber, guerras asentaban al sueldo de la parte que les hacia don Pedro, hermano de la Reina, que murió poco an mejor partido, cuando los principes comarcanos los tes deste tiempo, y don Tello, su hijo, que venia á gran convidaban para ayudarse dellos, en especial acudian al priesa para ballarse en las Cortes. En las mismas Cor soldan de Egipto. Fuera muy fácil deshacellos, si alguies falleció sin hijos don Juan Nuñez de Lara, mayor no tuviera celo del bien comun; pero lo pasado mas se domo

que

á la sazon era de la casa real. El cargo por puede llorar que emendar. En la guerra de la Tierrasu muerte se proveyó á don Alonso, hijo del infante don Santa que emprendió Jofre de Bullon , principe señalaJuan. Tenia don Juan Nuñez de Lara una bermana, por do en valor y religion, comenzaron los turcos á ganar pombre doña Juana, que casó con don Fernando de la alguna fama por las rotas que dieron y recibieron muCerda; deste matrimonio nacieron dos hijos, que fue chas veces que con los fieles vinieron a las manos. Esron doña Blanca y don Juan de Lara, que tomó este taban divididos debajo de muchos señores y caudillos apellido porque finalmente heredó el estado de la casa hasta tanto que en tiempo del emperador Andrónico de Lara. Esto en Castilla. El rey de Aragon por el mes un cierto Otoman, hijo de Zico, hombre, bien que de de noviembre envió a Alemaña á doña Isabel, su hija, | baja suerte, de grandes fuerzas y ánimo, con dar la

del poco

muerto á muchos de aquellos señores y maltratar á Marcado de Grecia Rugier de Brindez, el principal caotros, se hizo señor de todos los turcos, que andaban pitan de los catalanes, debajo de grandes promesas que desparcidos á manera de alarbes. Este fué el primer aquel Emperador le hizo. Era este raron muy insigne fundador del imperio de los turcos, tan extendido en en el arte militar, y que tenia adquirida grau fama por nuestro tiempo, y de quien la familia de los Otomanos sus grandes proezas. Traia su origen de Alemania , su tomó este apellido. Deste por continua sucesion traen padre Ricardo Floro, familiar y continuo del emperasu descendencia aquellos emperadores, en que los hijos dor Federico; tuvo en Brindez muchas posesiones, y muchas veces han heredado el estado de los padres, por en servicio de Coradino fué muerto en la batalla de lo menos los hermanos se han sucedido uno á otro, co Manfredonia. Su hijo fué primero caballero de la órden mo se ve por el árbol de su genealogía, que pareció po de los templarios, despues sirvió á don Fadrique, rey ner en este lugar. Oloman tuvo un bijo que le sucedió de Sicilia, en las guerras pasadas, en que mostró su esen el imperio, por nombre Orcanes, al cual sucedió su fuerzo y valentía en muchas ocasiones, y ganó fama y hijo Amurates; á este Bayacete, su hijo, muy nombrado gloria de guerrero, y su nombre fué conocido aun acerca por la jornada que tuvo con el Taborlan y por su gran de los extranjeros. Con licencia pues de su Rey fué al de desgracia, que fué vencido y preso en aquella bata llamado de los griegos á Constantinopla con una armala. Bayacete tuvo un hijo, por nombre Calapino, que da de treinta y ocho velas, en que se contaban diez y le sucedió, y á Calapino dos hijos suyos, uno en pos de ocho galeras, mil y quinientos caballos y hasta cuatro otro, que se llamaron el primero Moisés, el segundo mil infantes; pequeño ejército para tan grande empreMahomad; hijo deste Maliomad sué Amurales, aquel sa; pero todos eran de extremado valor, soldados vieque, cansado de las cosas del mundo, renunció el impe- jos de grande experiencia y los que mantuvieron todo rio y se retiró á hacer vida sosegada en lo mejor de su el peso de la guerra de Sicilia y ganaron tantas victoedad y cuando su imperio llegaba a la cumbre, cosa rias. Llegada que fué esta armada á Constantinopla, que le dió mas nombradía que todas las otras hazañas dieron á Rugier por mujer una hija del emperador de que acabó, bien que fueron muy grandes; bienaventu Zaura y de una hermana de Andrónico y el primer lurado si por la verdadera y católica religion menospre gar y autoridad despues del Emperador; añadiéronle á ciara las riquezas y grandeza de aquel estado. En lugar esto titulo y nombre de Gran Capitan, que llamabao Mede Amurales fué puesto su hijo Mahomad, el que, pa gaduque. Con estos halagos ganaron las voluntades de sados mas de cien años adelante deste en que vamos, se

los catalanes, encendieron sus ánimos en deseo de verapoderó por fuerza de armas de la gran ciudad de Cons se ya con los enemigos, pasaron con su armada lo mas tantinopla. A Maliomad sucedió Bayacete; luego Se cercano de la Asia. En la primera batalla que dieron lim; tras este Soliman; despues otro Selim; última pasaron á cuchillo tres mil hombres de á caballo de los mente Amurales, y otro Selim, y al presente Malo iurcos y diez mil infantes. Tras esto en la Frigia, y en mad, abuelo, padre y hijo que por su órden heredaron le Meonia, donde se adelantaron, tuvieron otro encuenaquel imperio. Desta manera y por estos grados y de tro con los turcos junto á Filadelfia, ciudad señalada tan sacos principios se ha extendido el imperio de los por el rio Pactolo que con hermosas y deleitables ribeturcos, acrecentado y engrandecido por descuido У

ras la riega; sucedióles tan prósperamente como en la poquedad de los nuestros, mayormente por las discor batalla pasada; no sué menor el estrago y matanza de dias que entre sí han tenido, sin saberse conformar ni los enemigos. Finalmente, junto a Dania, ciudad de la juntar las fuerzas contra el comun enemigo de la provincia de Cilicia , no lejos de la noinbrada Efeso, en cristiandad,

elestrecho del monte Tauro, quellaman Puerta de Hier

ro, trabaron una batalla con los turcos con el mismo CAPITULO XIV.

esfuerzo y ventura. Eslas victorias de presente muyse

ñaladas para adelante fueron muy provechosas, porque Que los catalanes acometieron el imperio de Grecia.

se mejoraron de armas, de caballos y dineros, de que Luego que los turcos se lobieron enseñoreado de

se hallaban necesitados. La fama que ganaron sué grangran parte de la Asia Menor, comenzaron á poner sus de, tanto, que los naturales cobraron esperanza de despensamientos en lo de Europa y en la Romania, que truir por su medio aquella nacion de turcos y poner la antiguamente se llamó Tracia. Enfrenólos por algun cristiana en su libertad. Verdad es que á mala coyuntutiempo y reprimió sus intentos el estrecho del mar, ale ra falleció el suegro de Rugier , por cuya muerte los daño destas dos provincias; que por lo demás los grie- lijos del difunto fueron despojados del estado de su pagos estaban tan sin fuerzas y ánimo, que fácilmente dre por un tio suyo, que se apoderó injustamente por pudieran salir con su pretension; los regalos y depor- fuerza de aquel imperio. Esto puso en necesidad a kules de todas suertes tenian abalido el valor de aquella gier de dar la vuelta, mayormente que el emperador gente. En la paz eran revollosos, blasonaban largo; pe Andrónico le mandaba tornar. Con su venida en breve ro para la guerra eran muy flacos, propias condiciones sosegó aquella tempestad muy á su gusto; para esto y de gente cobarde. Considerado pues el gran peligro que para todo el progreso de la guerra hizo mucho al caso las cosas corrian, el perador Andróbico deterininó Berenguel Entenza, caballero alan, el cual, sabido de ampararse á sí y á su imperio y valerse de ayudas lo que en levante pasaba, acudió con trecientos homysocorros de fuera. Los calalanes, despues que se asen

bres de á caballo y mil infantes, toda gente escogida. ió en Sicilia la paz entre los principes, segun arriba Diéronle luego títulos de Gran Capitan y á Rugier nomqueda contado, por no sufrir el reposo como gente bre de César, que era la dignidad de mayor autoridad acostumbrada á andar siempre en la guerra, dieron en en tiempo de paz y de guerra que en aquel imperio se ser cosarios por el mar, y en esto se ejercitaban. Fué podia dar despues del mismo Emperador; tan grande,

« AnteriorContinuar »