Imágenes de páginas
PDF
EPUB

prenta. Yo estoy tan de acuerdo con este modo de pensar, que no puedo concebir en qué se funde el Sr. García Herreros para sostener que un diputado puede votar contra la opinion de su provincia. ¿Que otra cosa es un diputado que un apoderado de su provincia? ¿Y podrá un apoderado obrar con tra la voluntad de su poder dante? ¿Con qué objeto se han pedido las instrucciones a las provincias sino con el de que los diputados obren en todo conforme al tenor de su voluntad? Porque de otro modo seria inútil el pedir tales instrucciones. Ni se diga que los poderes son ilimitados; porque aun quando así sea , que no lo es, ellos no extienden las facultades mas allá de aquello que se puede segun derecho, y siempre con arreglo á las instruc:: ciones ; de lo qual es visto deducirse que manifestada la opinion de los

puieblos a favor de la permanencia del tribunal supremo de la santa y general Inquisicion , no es lícito á un diputado separarse de ella sin faltar á la con fianza que les ha merecido. V. M. ha seguido siempre esta conducta , y no tuvo otro motivo para modificar sus decretos contra los empleados, sino el saber el disgusto con que fueron recibidos en muchos pueblos libres. ¿Coma podrá, pues, V. M. extinguir el Santo Oficio sabiendo la pesadumdre que causaria esta noticia en la mayor y mas sana parte de la monarquía , que pide su continuacion?

„ Antes de concluir debo hacer presente á V. M., que la comision en el artículo 6 del capítulo 1 del proyecto quiere alterar el artículo constir tucional que conserva el fuero militar , pretendiendo que lo pierdan en las causas de fe, quando en el sistema presente de la Inquisicion, no se procede á prender a un militar, aunque tenga delito que merezca pena corporal, sin que se dé parte á S. M. para que lo permita , y dé órden á su gefe a fin de que lo allane , y aun se manifiestan los motivos quando el rey quiere saberlos. ; Qual puede ser ahora la causa , y qué utilidad públic ca puede resultar de la pérdida de este fuero en los militares ? ¡Es mayor la heregía de ellos que la de los paisanos? ¿Por qué, pues, estos no han de perder su juzgado en las causas de fe , y lo han de perder los militares? Yo no alcanzó la profundidad de esta política, y por eso nunca accedere á esta medida, que empeora la suerte de una clase tan benemérita, y que la rebaxa en este punto con relacion á los paisanos.

„Para reasumir en pocas palabras lo dicho hasta aquí, quiero hacer presente á V. M. lo que el abate Mabli , que no debe ser sospechoso á los émulos del Santo Oficio, dice en su Derecho público de Europa : que estas sangrientas escenas (habla de las revoluciones religiosas) no hei que esperarlas en los paises donde la espada de este tribunal exerce, sus fiteros; porque es un poderoso obstáculo, haciendo que todos piensen de 11 misino modo en puntos de religion. Debo añadir lo que el ingles Young dice en su obra titulada Exemplo de la Francia en las siguientes palabras : si 30 filera ministro de España , aconsejaria á mi soberano arreglara la Inquisicion; mas no le aconsejaria que la suprimiera; gracias a los jacobinos por istos conocimientos. Debo concluir con lo que D'Alambert escribió al

rey

de Prusia en 3 de julio de 1767. Yo no , decia , como la expulsion de los jesuitas de la España pueda ser un gran bien para la razon, mientras la Inquisicion y los eclesiásticos gobiernen el reyno. De todo lo dicho resultan comprobadas las equivocaciones con que la comision ha querido probar la necesidad de extinguir la Inquisicion, y las contradicciones en que ha incurrido. Esta es unas veces un establecimiento político, de que se valieron los reyes para esclavizar los pueblos : otras , segun la misma comision, es un establecimiento eclesiástico de que los Papas se valieron contra los reyes. Ya se nos presenta como un instrumento el mas á propósito para remachar los grillos de la esclavitud. Ya como un tribunal

de infundir miedo a los principes, y como opuesto a su soberanía. Ya se quiere restablecer la primitiva disciplina. Ya se establecen recursos que desconocieron los primeros siglos de la iglesia. Resulta igualmente que la oposicion y alborotos de los inalos contra el Santo Oficio no le perjudican, así como le favorecen los elogios de los buenos católicos, y las súplicas y clamores de la mayor parte del cristianis.no peninsular por su subsistencia: que las Cór. tes no han embarazado su establecimiento, y que las que han reclamado, solo lo han hecho contra los abusos, sin propasarse á pedir su extincion; y ha oidu V. M. como las Cortes de Cataluña han votado siempre por la continuacion del Santo Oficio : que el supremo consejo de la santa y general Inquisicion tiene la autoridad necesaria en caso de vacante para juzgar en las Gausas de la fe : que no hay en las Córtes facultad para mudar la disciplina de la iglesia , por lo qual las causas de fe se juzgan por los inquisidores apostólicos en consorcio de los ordinarios: que hacer esta variacion tiene una tendencia cismática, porque persuade que en las Córtes resida una facultad privativa del Sumo Pontífice, ó del concilio nacional, durante la incomunicacion con S. S.: que esta medida propuesta por la comision no hará otra cosa que aumentar los enemigos de la fe, por lo mismo que facilita la impunidad de los delinqüentes contra ella , no solo por medio del recurso de fuerza que propone , sino tambien porque la condenacion puramente espiritual que se quiere hagan los reverendos obispos, es insuficiente para contener á los malos ; testificando esto la experiencia en el bibliotecario de las Córtes, cuya obra está censurada , no por un obispo, sino por muchos de la iglesia de España, sin que su autor haya sido castigado por la autoridad civil. Y si esto sucede ahora , i que sería extinguido el Santo Ofcio? Resulta ademas , que el proyecto , baxo del pretexto de renovar los primitivos derechos episcopales, los coarta mas , sujetando á los señores obispos al juicio de los legos, que son sus ovejas , en punto de doctrina , en que son jueces privativos, y que esta medida es muy parecida a la proposicion de Quesnel, condenada por la silla apostólica. Por último, que el proyecto intenta limitar el fuero militar , queriendo se pierda en las causas de la fe, para lo qual no está autorizada la comision , como no lo estuvo para tratar de si conviene ó no el restablecimiento del supremo tribunal de la santa y general Inquisicion, y los demas tribunales provinciales, una vez que el Congreso desestimó la mocion del Sr. Zorraquin , que así lo propuso en 22 de abril. Estando , pues, en vigor esta resolucion de las Córtes, ¿ habrá lugar a deliberar sobre una proposicion que la destruye ? Siempre que se ha propuesto ałgo contra las resoluciones de V. M. se ha dicho que no habia lugar a deliberar. ¿Por qué ahora no se ha de guardar consequencia con esta conducta ? Si la pregunta que hace la comision , ó su primera proposicion, es lo mismo que previene el capítulo xu de la constitucion, co mo han dicho algunos señores, por lo miskio no debe haber lugar á deliboo

capaz

wr; y así se ha hecho siempre que se ha propuesto alguna idea contenida en algun artículo constitucional. Pero si la dicha primera proposicion indica alguna alteracion o adicion, entonces es contraria al artículo 375:

de la constitucion , que prohibe alterar ni adicionar algun artículo hasta despues de pasados ocho años. ; Y quien duda que la dicha proposicion altera el dia cho artículo 12? En este se habla de presente; en la proposicion se habla de futuro: en aquel se supone que la nacion ha protegido siempre á la religion , como le protege al presente por leyes sabias y justás preexistentes á la: época de la sancion, y se confiesa en el que han sido sabias y justas las que ban protegido la religion; en esta se propone la proteccion para en adelante , y se indica que se harán nuevas leyes para proteger la religion. No es esto alterar el artículo constitucional? ¿No es extenderlo y adicionarlo: Yo pregunto á mis dignos compañeros me digan si quando aprobaron el artículo 12. creyeron que se intentaria nunca lo que hoy se propone, sua poniendo que no se quiere otra cosa que el que las Cortes cumplan la promesa que han hecho en el artículo 12. ¿ Quales son las palabras que indican promesa ?: Allí no se encuentra otra cosa que una confesion soleinne del culto católico , y equivale a decir : „la nacion ha profesado siempre el catolicismo , y con sus leyes sabias lo ha protegido en términos que no ha consentido nunca que haya otro culto en el territorio español.” Este es el sentido: legítimo del artículo 12' ,y qualquiera otro que quiera dársele , es alterarlo substancialinente ; y en este caso, habiendo jurado la constitucion, porque en ella he visto asegurada la santa religion de mis padres", desde que observé que hay algun artículo que preste ocasion á perjudicar", aurique sea. de un modo indirecto a la fe de mis mayores , haré la mas solemne protesta que desde ahora anuncio. Soy, pues, de sentir , que no hay lugar á entrar en la discusion á que provoca

la comision ; y, en esta virtud hago las siguientes proposiciones :

Primera. Que se pregunte si hay lugar á deliberar sobre la primera proposicion de la comision.

Segunda. Que se pase el expediente intregro por medio de la Regencia al Concilio nacional, mandado instalar por V.M., para que arregle definitie ramente este asunto de acuerdo con las Cortes."

Uno de los señores secretarios leyó el siguiente escrito del

Sr. Hermida :'»¡Muy peligrosa es la novedad que no amaestra la edad y la experiencia! Roboam', siguiendo el consejo de los que se habian criado con él, causó el cisma de Israel, por no tomar el que le daban los ancianos que habián servido á su padre : clámese en diferentes papeles, que leyes nuevas piden gente nueva para su execucion. El tiempo vengará a los autores de semejantes máximas, como vengó á los sábios Macanaz y Campomanes ,víctimas del fuego de su primera edad: me constan quales fueron en la vejez los remordimientos que les causó la celebridad que adquirieron en la juventud. ¡Es singular el afecto con que se corre tras las máximas y literatura francesa! Y la eloqüencia de sus discursos, sarcasmos y burlas se: ven eclipsar á nuestra gravedad española.

Mis años y mis males me han llevado ya al borde del sepulcro, y solo me es permitido dexar por escrito al sábio Congreso , de que soy nien-bro, un testimonio del dolor que hacen amargos mis postreros dias..

nos

La religion católica que profesamos es un artículo el mas sagrado de nuestra constitucion ; pero nuestra vigilancia y fortaleza exige que trabajemos en sostenerla contra sus enemigos antiguos y modernos.

„ La ley de Partida no se olvidó de llamar en nuestra ayuda a los obispos sucesores de los Apótoles ; ; pero será bastante para ocurrir a la infernal astucia que se produce en cada siglo? No ciertamente; y los obispos mismos nos presentan el desengaño. En vano se publica que dicha ley basta; los obispos nos desmienten y buscan amparo que los ayude y defienda en el exercicio de su ministerio: por for una le hallan en la Inquisicion, y experiencia de los saludables efectos que produxo en diversos paises , y especialmente en España: ella fué (así lo siente el gran historiador de Aragon Zurita) la obra mas perfecta con que Dios ocurrió a las necesidades de su iglesia : la han deseado , pedido y protegido los reyes desde el año de 1478, en que obtuvieron del Papa Sixto iv su establecimiento, ordenándose en los diplomas pontificios que nada se innove en él sin su consentimiento ; y bastaria á un pueblo honrado y fiel carecer de Pontífice y de Rey, gimiendo ámbos baxo el yugo de un tirano que los aprisiona , para abstenerse de toda novedad , y no arrancar á un Rey cautivo el adorno mas precioso de su corona , no sin desprecio del vicario de Jesucristo.

Las leyes de Partida se invocan en vano : los moros y judíos no se aterraron hasta que pareció la Inquisicion : desde el tiempo de los romanos fueron los hebreos destérrados á España : maquinaron peligrosas revoluciones, y fueron castigados por los reyes godos , y está averiguado que ellos fueron la causa de la perdicion de Españía. Sus riquezas los hicieron gr?tos á los reyes y grandes , y se les abrió la puerta para la ley misma de Partida á las honras y empleos nacionales. El pueblo los miró siempre sin embargo con horror , los hizo distinguirse , y á los moros , por su trage. En las Cortes de Toro, el año sexto de Henrique ir, fueron señalados con osta nota para impedir que continuasen enlazándose con las familias cristiana»: bien queria la ley que se convirtiesen para admitirlos á los empleos del reyno , y tratarlos como españoles ; pero jamas se fió en su conversion, y tanto moros como judíos se creyeron por unos enemigos encubiertos con el manto de la religion. Ocuparon sin embargo los puestos mas hoarados y prelacías : fueron dignos de ellas algunos, entre los quales es muy señalado el obispo de Burgos D. Pablo de Santa María , y son nombrados los hijos que tuvo de su muger Doña Juana , en cuyo sepulcro, en el convento de Santo Domingo de Burgos , se lee hoy que fué madre de Don Gonzalo , obispo de Sigiienza, de D. Alonso de Cartagena, obispo de Burgo;, y del Di. Alvar Sanchez, que llama honrados caballeros ; pero el mismo D. Pablo de Santa María , muerto de ochenta y tres años , nos cau teló, é hizo desconíi ir de la conversion sincera de esta gente ; y a pesar de la predicacion de San Vicente Ferrer , se hallaba tan empinada la heregia de los judíos, segun dice un célebre escritor , en tiempo de los Reyes Católicos, que los letrados estaban i punto de predicar la ley de Moyses.

„ Las continuas quejas que, a pesar de la ley de Partida, llegaban á sus oidos , les obligó por fin á buscar el único remedio en el esiablecimiento de la Inquisicion ; y son 'extraordinarios los medios de que se han

caminar con aciečto en las instrucciones con que se arreglaron los

valido para

juicios. El sentimiento que causó á moros y judíos 'este tribunal fué indecible;

у basta ver lo que resulta de nuestra historia para comprobario: alborotos, muertes y sediciones conincvieron estos pueblos ; pero nada alteró al verdadero pueblo español , y es sumamente capcioso el confundir los gritos de los judíos y moros sostenidos por el partido poderoso que los apoyaba) con la voz de las Córtes, que jamas lograron hacérselas propicias , por mucho que interesasen la libertad públică con las acusaciones de los inquisidores, y contra el secreto , que se acordó fuese la basa principal de todos sus procedimientos. No hay calunnia de que no se hayan vdlido, mezclando á infinidad de personas condecoradas, y haciéndolos cómplices artificiosamente de los mismos delitos de que eran perseguidos para disminuir su castigo con hacer general su culpa ; así sucedió al inquisidor de Córdoba Lucero , achacándole por su extraordinario zelo crímenes horrendos , y haciéndole reducir á un castillo, hasta

que fué vengada su inocencia, y declarado absuelto por el inquisidor general, lo que aun en el dia se recuerda por los enemigos de la Inquisicion.

„ El odio de los enemigos de Cristo fué terrible, y se encendió sobremanera encubierto con la mas negra hipocresía ; entre ellos se hallaban obispos y magistrados , y fué preciso ordenar que no interviniesen algunos en los juicios de la Inquisicion. Todo esto no bastó, y fué preciso al cabo purgar á los dominios españoles de esta raza de enemigos, arrojándolos de España. Estremece el horror de sus delitos ; pero las dificultades que embarazaban la expulsion eran tan grandes como la proteccion que haIlaron en sus parciales y su caudal. Admira la diligencia con que Fr. Jayme Bielda trabajó en la expulsion de los moros , haciendo once viages a Roma para resistir el empeño de los grandes y señores , que sentian la despoblacion de sus lugares , y especialmente en Valencia; y sucedió lo misino con los judíos. Mas no por eso cesaron los motivos que dieron lugar á la Inquisicion , como afirman algunos. No es posible desarraigar del to--do las reliquias de un antiguo pueblo, como el judío, que conserva aun la lengua española , y se confunde fácilmente con los españoles. Su sinagoga española se distingue entre las mas célebres de Europa: es delicado extenderme mas en este punto; pero los castigos, que cada dia nos descubren hebreos delinqiientes, bastan para prueba de su existencia; y no faltan aun algunas de la de los moros. Es célebre la causa de los Mendozas, seguida á la mitad del siglo pasado en Granada : habia veinte y quatros de la ciudad y otros caballeros distinguidos por sus muchas riquezas; era notable el cura de las Angustias. Yo soy testigo de la amargura y escrúpulo de un moribundo rector anciano , que bautizado por dicho cura, temió la nulia dad de su bautismo , y fué menester que el arzobispo arbitrase rebautizarlo en secreto sub conditione. ¡Qué garante queda a nuestra religion , privada de Pontífice y de Rey , si falta tambien la Inquisicion, por la que todas las provincias de España claman altamente.

„ Las Córtes de Navarra claman repetidas veces por el establecimiento de una universidad, que fuese baluarte con su doctrina contra las pestilentes de la Francia ; y hoy que toda España se halla inundada de sus pese tíferos libros y de la tiranía de sus armas, es inminente el riesgo que nos amenaza, y mas particularmente quando la heregía se ha presentado en to

« AnteriorContinuar »