Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que intenten perturbarla. Con que en qué quedamos, i es cierta ó no? No es posible rehusarse á esta verdad.

» Segunda proposicion. V. M. si accede al proyecto , la destruye : esta proposicion es verdadera ó no? ¿Qué se dice: ÉI Śr. García Herreros insistió en que no se le tocaba en la parte espiritual; pero ¿ á quién , Señor, se pretende aojar, fascinar y seducir? ¿Dónde, donde se encuentra en todo este informe una página , una cláusula, un renglon, una diccion ó una letra que insinúe la conservacion de la potestad espiritual en el mencionado tribunal (aquí dió una palmada al proyecto que tenia en la mano), mayormente quando el proyecto del decreto es una substitucion del tribunal que debia concluir? Cor que es claro que si V. M. aprueba el proycto, destruye la autoridad espiritual del tribunal.

Tercera proposicion. Quien destruye una autoridad, no la reconoce. ¿Qué se dice á esta proposicion: Es ya, per se nota. obvia , clara, brillantísima. Quien usurpa el interes de ageno peculio , no reconoce la propiedad de su dueño; quien destruye la finca de su vecino, no reconoce el derecho que sobre ella tiene. Pues vaya ahora la conseqüencia: luego V. M. no reconoce la autoridad espiritual emanada de la cabeza visible de la iglesia. Esta y no otra cosa es el cisma. Es menester , como dixo el Sr. Espiga á otro intento, cerrar los ojos de propósito para no ver esta luz. Y como digo yo, es menester cerrar las puertas y ventanas para que no entren los rayos de esta luz. Esta insuperable' dificultad ya se le objetó en su mente al Sr. Argiielles , y aunque no propuesta en términos tan claros, quiso sin embargo prevenir la satisfaccion ó respuesta, asegurando que la soberanía nacional tenia facultad para repeler ó dar exclusiva á las bulas pontificias. Pero el Sr. Argielles padece equivocacion. Léase si no nuevamente la pragmática del Sr. Carlos iii, que el Sr. Mexía presentó en su discurso de ayer. ¿Qué se dice en ella ?'Que si las bulas son concernientes al dogma y sana moral , las obedecerá sumisamente: si pertenecen a la disciplina universal de la iglesia , las obedecerá asimismo; pero si tratan de diciplina particular, que diga repugnancia á las regalías de S. M., en tal caso suplicará reverentemente á S. š. Vea V. M. el medio mas oportuno para dirimir la' presente qüestion. Si se observase la pragmática mencionada, todos estaríamos acordes, y aun el Sr. Mexía con proponer ese medio , supuesto que la leyó, se hubiera evitado la penalidad de prolongar su dicurso por el largo espacio de cinco horas. El punto quedaba definido, y la discusion termiDada.

..Señor , quando llego a estas reflexiones me admiro al considerar el pertinaz empeño de extinguir un tribunal establecido por la cabeza visible de la iglesia , confirmado , aprobado y consentido por la iglesia universal en los concilios generales de Viena, de Letran у Tridentino, , y por la iglesia nacional de las Españas. ¿Qué esto? ¿De dónde dimana el teson con que se pretende su ruina? ¿Que ha hecho y hace el tribunal del Santo Oficio que merezca su exterminio?. Quál es su objeto? ¿En qué sc ocupa? ¿En qué incumbe? El se versa solo en cooperar a la redención del hombre, reduciendo al extraviado á su primitiva senda de salud, separando y cortando al que, podrido por su obstinacion ciega, puede infestar, incendiar y perder la mies sana y rebaño del Crucificado. Atiende á zelar con sagrado ardor la incomunicacion de los fieles con los que dogma

No

tizan: en evitar la propagacion de las máxîmas erróneas que puedan obstruir Jos caminos del cielo : en cerrar todos los portillos para que el hombre enemigo no sobresiembre su mal grano , ni las rapaces aves del cielo , esto es los demonios usurpen el buen grano, que pudo haber caido en tierra pedregosa y de nal fruto; en reparar el vallado con que el divino Mediador ciscunvaló su iglesia , y con voz de terror ahuyenta las beras que solicitan su destrozo. ¡Ah España!; Que hubiera sido de tí á no haber sido por este formísimo baluarte de tu fe ! Hablad vosotros siglos y tiempos , reynos y paises. Holanda, Prusia, Suecia, Dinamarca, Helvecia , decid vuestros estragos. ¡Que de lastimosos vayvenes experimentó la nave de San Pedro por los borracosos oleages de la contumacia y rebeldía! Llora aun inconsolable la santa iglesia las dilaceraciones que partieron su preciosa é inconsútil túnica. Lutero, Calvino , Zuinglio, y làrga progenie de estos , ramificada en mil diferentes maneras , abolieron el triunfo de la verdad y santificacion. Qué dolor! ¡Por que fatalidad! Ya se ve: no existia tribunal de Inquisicion que amputase la cabeza á esas hidras en el momento de erigirlas, quien les sufucase el ponzoñoso aliento. ¡Y España :: Y España: Asentada con iranquilo descanso en sus persuasiones religiosas, reposa alegremente sin contraste : que el tribunal santo le dirime con sus vigilias y sudores.

„La Francia es agitada de otras razas igualmente descaminadas. Jansenistas y quesnelianos levantan una densa nube que ofusca los resplandores de la revelacion; y los filósofos construyen por último una torre babilónica para asestar no solo contra el perdurable edificio de la iglesia, sino á mas contra el cielo y contra Dios. No contendieron en balde; los dóciles, los incautos , los presumidos, los libertinos fueron presa de sus ardides, artificios , capciosidades y marañas. Ya se ve ; no habia tribunal de Inquisicion que se opusiese al pestilencial torrente de los falsos evangelistas y profetas. En tales turbulencias , aunque dirigieron á nuestro suelo algunos emisarios sus prosélitos, no pudieron contaminarlo. El tribunal del Santo Oficio , ó los lanzaba , ó los confundia , ó los aterraba. ¿Qué mas? Nace en nuestra península un nuevo error, que por mas lisonjero a las pasiones humanas, se abria un expedito paso para su extension y arraygo. Molinos , su antor, intenta confederar la virtud y el vicio. La Inquisicion santa se alarma, patentiza la imposibilidad de tan monstruosa liga, corrige y castiga á su vez, y purifica la moral sana y ortodoxa.

„Esto asentado, ¿de dónde, vuelvo yo á repetir , puede traer su origen el decidido conato de borrar de la sobrchaz de la tierra el tribunal del Santo Oficio, cuyos servicios para Dios, para la iglesia y para los mismos feles han sido

у

debido ser tan recomendables? ; Qual puede ser la causal de la ojeriza con que se le mira : Ah! Ya ..... ya..... ya doy en la cuenta. La selva negra , los incendios, las hogueras; ; pero hasta quando se ha de intentar inducir al error y al engaño al pueblo humilde y sencillo? Hogueras ..... ¿qué tienen de comun con el tribunal de Inquisicion ? Selva negra ¿ qué conexion ni enlace puede tener ni tiene en efecto con el expuesto tribunal: Oyga, pues, V. M. , y oyga toda la nacion para su justo desengaño. La selva negea, los incendios , las kogueras no han sido jamas sancionadas ni establecidas de qualesquier modo por el tribunal del Santo Oficio. Esas hogueras han sido de V. M. , esto es, de la autoridad civil soberana. Las leyes civiles son las que han dictado esas penas contra los deliquientes ó reos de la religion. La misma ley de Partida , que cita el proyecto de la comision, previene la imposicion de esas penas á los rebeldes a la luz del evangelio.

„Los emperadores y los reyes despues de abrazado el cristianismo, de acuerdo con los vicarios de Jesucristo, formaron el código civil y penal, atemperándose en mucha parte al de Moyses, dictado expresamente por

el mismo Dios;

; y aun uniformándose con el código de casi todo el universo. Acuerdome haber leido en Valerio Máximo., que un filósofo, por afirmar no existir Dios alguno , ó no serlo realmente los dioses del imperio , fue llevado vivo á las llamas. Llamen ahora, si pueden, bárbaros , crueles , sanguinarios, supersticiosos y fanáticos á aquellos legisladores ; pero al tribunal de Inquisicion, ni á los tribunales civiles, que hacen la individual aplicacion, ¿cómo? Empero ni este, ni aquellos, ni los otros pueden apellidarse con tan degradantes sobrenombres. Si la imposicion de la muerte y del incendio, como penas condignas del sacrilegio enorme y de la heregia ó apostasía, fuese bastante para así apellidarlos, seria forzoso aseverar que eran bárbaros , fieros, estúpidos , sanguinarios, quienes ? : Quienes? Un Moyses, que por una diversion de su pueblo , y la adoracion de un becerro, pasó al filo de la espada veinte y tres mil hombres. Seria bárbaro , fiero, fanático, sanguinario un Josué, que quema vivos á los hijos y las hijas de un Acán, por la friolera de un hurto paterno que guardaban. Bárbaro', fiero, sanguinario y fanático seria un Elías, que remangado su hábito , y levantado su brazo, corta en el torrente Cison quatrocientas cincuenta cabezas de unos hombres, porque invocaban y llamaban á un ente que no existia. Pero he dicho poco : bárbaro, fiero, fanático y sanguinario seria ..... respiraré ántes de pronunciarlo : me alentare y esforzaré para decirlo; el .... el mismo Dios, quien hace una grande hoguera de cinco ciudades, y quema vivos a todos sus habitadores por la mania de no querer engendrar; que quema vivos á dos hijos de Araon, porque toman un turíbulo , y ponen en él un fuego que no era el correspondiente y propio; que quema vivos á otros doscientos cincuenta por otra ó semejante causa.

„Resulta , pues , á presencia de estos exemplares sagrados que las insinuadas penas, y los tribunales y jueces que ordenen su aplicacion, no merecen ser zaheridos con semejantes dicterios. ¿Pero quienes, quienes son los que se explican con esas tan negras invectivas ? Son únicamente aquellos que temen ser penados con aquellos incendios, con aquellas hogueras; y por lo mismo anhelan con vehemente ahinco borrar hasta el nombre del tribunal que puede en su vez impelerlos a las llamas. O si no, decid pueblos de mi territorio, habitadores de esas heroicas tierras cercanas á mi pais ; vosotros que habeis sabido enlazar con estrecho y fuertísimo vínculo el amor á vuestra religion y patria , posponiendo por estos sacrosantos respetos todo lo que en la tierra habeis de mas dulce y caro : vosotros , digo , pueblos inocentes, aunque numerosos , religiosos, aunque manchados con los desórdenes que se derivan de la flaqueza de la miserable condicion humana; pero nunca infectos con el detestable crimen de la heregía ó apostasía : vosotros , repito, ¿quando, pronunciad, habeis temido las hogueras, los incendios, los tormentos de la Inquisicion? ¿ Quando os ha asaltado el deseo , ni aun en el transporte de vuestra imaginacion , ni aun en un eventual rapto de vuestro sueño, de acabar con este tribunal santo de la Fe, colocado en medio de la

iglesia española para zclar su pureza? Pero yo diré quienes son los que temen esas selvas negras y esas hogueras. Oygalo el universo entero. Las temen los libertinos, aquellos que se rezelan haber de caminar algun dia por sus pasos contados á ese cruento aunque debido sacrificio. Los periodistas irreligiosos , singularmente aquellos que han tenido el imprudente descaro de llamar al trrbunal de la santa Inquisicion hidra infernal. Que es como si dixesen

que

los vicarios de Jesucristo en la tierra , los Sumos Pontifices, que los pastores de la iglesia universal reunidos en sus concilios, y que los de la iglesia de España , quienes todos , ó han establecido ó confirmado ó consentido y reclamado su restablecimiento, todos estos son hidras inferna. les. Temen aquellas hogueras los filósofos, aquellos que ingreidos necia , vana y presuntuosamente con su mezquina razon, han osado erguir su altivo cuello contra el Señor (contra Omnipotentem roboratus est), queriendo traer los mas profundos arcanos al tribunal de su falible juicio : aquellos filósofos, que no pudiendo penetrar la formacion de una pestaña, ni habiendo en sus manos poder para crear el ala de una mosca , todo lo blasfeman porque todo lo ignoran, y aquello poco á que naturalmente llegan y alcanzan sus moribundas luces , lo corrompen y son corrompidos en ello, segun la frase del apóstol San Judas: quæcumque ignorant, blasphemant: quæcumque autem naturaliter, tanquam muta animalia norunt , in his corrumpuntur: aquellos que proyectando continuar la desastrosa ruta de su libertinage, apetecieran un Dios

que

no hiciese cuenta de sus desafueros y extravíos , 6 que acaso no le hubiese : aquellos que se explican de este modo, ¡Y

que, vendrá un hombre mortal á amenazarme porque no busco la salvacion á su manera ? Así se expresa un Blanco.

„De aquí provienen los apodos, los sarcasmos, las befas, los escarnios del tribunal del Santo Oficio. De aquí el interesante clamor de que la religion no debe inducirse, propagarse y conservarse sino por el único medio de la persuasion. De aquí el repetir sin fin ni término que el Legislador divino envió á sus apóstoles á derramar la semilla del evangelio , pertrechados solamente del don de la palabra , y que esta , ó la persuasion , es la única arma de defensa y ataque en las guerras espirituales. Así discurre el Semanario patriótico. Pero por quanto esta argumentacion para los filósofos es un Aquiles, que juzgan invencible, y puede parecer que infunde pavor á los mas briosos y alentados, á semejanza del monstruoso pez, que invadió á Tobías en las riberas del Tígris, justo es que arrastremos de él , y traido á seguro piso, lo desentrañemos para sacar de su entraña el desengaño y solucion. De hecho, ni en las edades del paganismo el pueblo de Israel compelia con la fuerza á los gentiles y paganos á que desistiesen de sus nesandas adoraciones, ni en el cristianismo se ha practicado ese manejo reprobado por sus infalibles oráculos. Sabe la iglesia santa que la vocacion á la fe es un don de Dios sobrenatural y gratuito, que lo distribuye segun los decretos de su inescrutable Providencia : que no hay ni puede haber en ninguna hipótesi otro móvil, ú otra causa , ni próxima ni remota , que el propósito de la voluntad divina , segua lo ha definido contra los errores de Pelagio y semipelagianos: sabe que la persuasion es uno de los primeros resortes de que se vale para atraer á sí los que hayan de ser suyos (qui sunt ejus ). Sabe que

cl exemplo de los cristianos es otro de los medios, como dixo el Sr. Argüelles, de que se sirve el Señor

para excitar, inclinar

у

mover á los que

viven en las tinieblas y sombras de la muerte, para que entren en la claridad é ilustracion de la fe. 'Exemplo que deben prestar todos los cristianos, los eclesiásticos y los seglares , los potentados y los débiles, los grandes y los pequeños, los opulentos y los menesterosos, los sabios y los ignorantes, segun aquella sentencia de San Pedro : vos autem genus electum populus acquisitionis, ut virtutes annuntietis ejus , qui de tenebris vocabit tos in admirabile lumen suum. Vosotros, género escogido, pueblo de conquistas, para que manifesteis las virtudes y santidad de aquel que extrayéndoos de las tinieblas, os llamó y traxo á su admirable luz. Como si dixese que

así como por la contemplacion de la estupenda máquina del orbe y de los infinitos seres persectainente organizados , que en sí ercierra , se viene al conocimiento de la omnipotencia de Dios; así como por la observacion de la brillantísima armonía, y maravilloso órden y concierto de todas las estrellas , astros y planetas se viene al conocimiento de la infinta sabiduría de Dios; así como por la inspeccion de tanta infinidad de vivientes para quienes una mano próvida alarga el suficiente y necesario sustento, se viene de aquí al conocimiento de la infinita largueza y bondad del supremno Hacedor; del mismo modo las gentes paganas entren en el conocimiento de la santidad de nuestro Dios por las acciones y virtudes cristianas que vean practicar á todos los fieles ; de manera que todo cristiano por sus obras debe ser un apóstol: ut virtutes annuntietis ejus , qui de tenebris vocavit ros in admirabile lumen suum. Hasta aquí es doctrina irrefragable. Mas : quando, cómo, de qué manera , en_quales circunstancias los ministros del santuario han estrechado con vexaciones, amenazas, cuchillas, terrores, arrestos y apremios á los gentiles y paganos para que abracen el bautismo? Dígase, anúnciese, señálese. Jamas se designará exemplar. Se acogen, si, con júbilo y tierno alborozo del alma los que se allegan inducidos de la persuasion y de la gracia de Dios, que la da fuerza.

„Otra es la doctrina , y diferente debe ser la conducta de la iglesia con sus hijos rebeldes , obstinados , hereges, cismáticos y apóstatas. Exerce sobre estos su potestad corrigiéndolos y castigándolos en razon de la gravedad de sus crímenes para la edificacion del cuerpo místico. En contradiccion á esta verdad he oido por dos veces citar en este sagrado ámbito el infalible oráculo de Jesucristo, quando dixo que su reyno no era de este mundo : Regnum meum non est de hoc mundo; pero como se trayga sin conocimienio, sin inteligencia, ni á cuento, me veo en la necesidad de explicarlo, esperando que no volveré á oirlo mas adelante sobre este propósito. Cristo Señor nuestro discurria con los judíos, quienes atendiendo a la corteza ó letra de los vaticinios, esperaban un Mesias, que á semejanza de los monarcas poderosos de la tierra, los exîmiese del vasallage extraño que toleraba n bien á su despecho. Creían que apareceria rodeado de poder y bizaría , derrocando murallas , allarando fortalezas, y derramando la sargre humana de todos sus adversarios. Tal era la inteligencia que daban al salmo donde dice; „Poderosisimo, ciñete tu espada al muslo, prosigue en tu intento , avanza con prosperidad, y acaba en triunfo («t regna ), porque tus enemigos y los pueblos caerán sin resistencia baxo tus plantas." ¡Ciegos!, Los bienes que el omnipotente Dios os habia prometido con tanta pompa de expresiones y tantos siglos de antemano, se habian de terminar en dones , que sin recomendacion ni aprecio del mismo Dios habia concedido hasta ene

« AnteriorContinuar »