Imágenes de páginas
PDF
EPUB

devocion ilustrada, apoyada en la sagrada Escritura , en los escritos de los padres y otros autores nacionales eminentes en virtud y literatura , vino ár parar en una agradable supersticion y en un orgulloso fanatismo, que tanto ultrajan á la magestad y santidad de la religion. Se vió abandonada por lo general la predicacion del evangelio, se descuidó la instruccion pública, y desapareció la práctica de las virtudes sociales, que deben formar el carácter del ciudadano católico , y en su lugar se dió acogida á las mas pueriles devoçiones, á prácticas ridículas, á libritos y folletos atestados de cuentos, de visiones, de revelaciones falsas y de milagros fingidos, cuyo conocimiento está reservado exclusivamente a los Supremos Pastores de la iglesia.

» No se encuentra mas copia de sagrada erudicion , mis uncion y encre ! gía en las obras inmortales de un Fr. Luis de Granada, de un Fr. Luis de Leon, del venerable Avila , de Santa Teresa de Jesus, que en tantos folletos ridículos que casi todos tiran a la supersticion y fanatismo? Pero i ay mí! dos de aquellos varones fuertes , de aquellas almas justas que veneramos como a nuestros padres, no solo en la pureza y elegancia del idioma, sino en la doctrina y religion santa, fueron a parar a los calabozos de la Inquisicion. Niéguenlo, si se atreven, los abogados y patronos de este despótico tribunal. Si la memoria de aquellos ilustres héroes, de aquellos claros varones que han sido el ornamento y gloria de la patria no quedó manchada con el borron de la infamia á que los expuso la Inquisicion, fué porque el esplendor de sus virtudes triunfó demasiado de las negras sombras, que adornan á este feroz establecimiento. ¡Desgraciada virtud si se han de apreciar sus quilates por la ignorancia y presuncion de los mandones! No es creible el influxo de autoridad y preponderancia de poder que se adquirió la Inquisicion con estos golpes maestros de su política. A vista de estas prisiones detestables se apoderó un terror pánico del espíritu docil y piadoso de los espafioles. Atónitos y sorprehendidos al notar que ni las personas mas respetables y visibles por su saber, por su santidad y sus virtudes estaban libres de la vara de hierro de este horrible tribunal, ¿que español por virtuoso que fuera, se creeria seguro de caer en sus garras? Yo quisiera que todos los que me oyen se detuvieran sobre esta reflexion; mas no dudo que V. M. con su imparcialidad y sabiduría le dará todo el peso que se merece.

„No fueron estos los únicos personages de virtud y literatura que sufrieron el yugo inquisitorial. San Francisco de Borja, San José Calasanz , padre y fundador de las escuelas pias, fueron tambien víctimas de la Inquisicion. Yiquantos sábios , quantos literatos de primer órden no experimentaron la misma triste suerte! Las conciencias y las artes son tan incompatibles con la Inquisicion, como lo es la luz con las tinieblas. Bastaba distinguirse un sábio para ser el blanco de este tribunal; y á fe que su cálculo era bien fundado, porque debiendo su origen impuro á un siglo de tinieblas , y sostenido siempre por la mano de hierro de los déspotas, se alarmaba á la menor ráfaga de ilustracion que pudiera con el tiempo descubrir al mundo su sisteina de opresion y tiranía. Este ídolo no pudo sostenerse sino en medio de la obscuridad y del crror. „Daré una idea sucinta de los sábios

у
literatos,

, ya nacionales , ya extrangeros , que este tribunal sacrificó á su furor y estupidez. A principios del siglo xvii apareció en el teatro de la Italia un hombre extraordinario 'por su saber , a quien las ciencias deben infinito , y al instante fué sepulta

los prin

do en las cavernas de la Inquisicion el inmortal Galiléo. Este grande hombre rectificó el verdadero sistema del mundo , que en la antigüedad habia promovido Pitágoras , que resucitó despues Nicolas Copérnico, y que úl timamente adoptó Newton. Aquí está todo el pecado del filósofo Florentino. Es verdad que los inquisidores de aquel tiempo no oran á propósito para entrar en los arcanos' de esta filosofia , y procuraron vengarse del filósofo, que sabia mas que todos ellos. Fué tal la impresion que este bárbaro atropellamiento hizo en el espíritu del célebre Descartes, que segun se explica el autor de su vida, pensó quemar todas sus obras filosofi-. cas para que no cayesen en manos del Tribunal. ¡Y qué pérdida hubicran sufrido las ciencias si llegaran á quemarse los escritos del padre de la filosofia moderna! Pico de la Mirándula , á

pesar

de su alto nacimien. to y profunda sabiduría, fué tambien víctima de la Inquisicion. Pedro Rae mos sufrió la misma suerte. Ello es que ya sea en persona , ya en sus escritos, apenas hay sabio de nombre que no haya sido perseguido por este Tribunal. Entregado por muchos años á la astuta política de los jesuitas , toda obra contraria al sistema tortuoso de la Compañía era pros. crita al momento. Díganlo las famosas provinciales de Pascal , que por haber descubierto al mundo el gobierno despótico y máximas corrompidas de la Compañía fueron proscristas en el expurgatorio como prohibidas en primera clase, al mismo tiempo que corrian impunes las obras de los casuistas, donde rebosaba la mas relaxada moral. Dígalo la historia pela, giana del sapientísimo cardenal de Noris, que fué prohibida por la Suprema. En esta obra insigne se trata del sistema de la Gracia , segun cipios de San Agustin, que adoptó la iglesia , pero era contraria á los prin cipios del jesuita Luis de Molina , y fué

por

tanto condenada al expurgatorio. Ni bastó la suprema autoridad de Benedicto Xiv para arrancar del índice una obra tan ortodoxâ , pues tambien la Inquisicion se atrevió mas de una vez á eludir los decretos del Romano Pontifice. Fué necesario que Fernando vi, indignado del atrevimiento y desobediencia inquisitorial, mandase

que el inquisidor general levantara el furioso anatema. „Y qué necesidad tenemos de ir a buscar sabios extrangeros perseguidos por la Inquisicion? Hay tal abundancia en nuestra España, que seria imposible enumerarlos todos. Yo veo en sus garras al diligente y sabio restaurador de nuestra literatura Antonio de Nebrija; á Fr. Juan de Villagarcía , catedrático de Oxfort; al elegante y culto historiador Fr. José de Sigüenza; á Alfonso de Zamora , catedrático de hebreo en Alcalá; á Cantalapiedra; catedrático de Salamanca ; á Diego de Zúñiga, catedrático de Osuna , y el muy docto Francisco Sanchez de las Brozas , reputado en todo el orbe literario por padre y maestro de las Instituciones latinas , fué á morir en las cavernas de la Inquisicion de Valladolid. Con su infame prision que. daron sepultadas para siempre sus elegantes traducciones de varias obras de la antigua Grecia. Así fueron presos los Vergaras, Tovares.... ¿Qué mas? Hasta el incomparable Arias Montano, gloria y honor inmortal do nuestra literatura , estuvo ya para caer en las garras del terrible y sombrío Tribunal. Le valió á este sabio de primer orden la consideracion de haber presentado en el Vaticano á Gregorio xiu la real biblia poliglota.

„Quando no podia arrastrar con las personas de los autores, prohibia ó suspendia sus obras para purificarlas. ¡Qué inmensa copia de escritos

1

par

todoxos no ha suspendido la Inquisicion, sin encontrar en ellos. la menor tacha; en prueba de lo qual, ó los devolvió a sus autores , ó les dió curso despues de su inuerte! Que hablen las obras de Fernan Perez de Oliva, las del insigne Ambrosio Morales, padre de nuestra historia, las de Gas

Juenin.... No acabaria si hubiera de enumerarlas todas , ya sean de filosofia , ya de teología, ora de política , ora de moral. Pero donde se apuró mas nuestra paciencia fué al ver que nos prohibió por muchos siglos la lectura de la sagrada Escritura en castellano como si nuestra hermosa lengua no fuera tan digna de la pureza y magestad de la religion , á manera que lo fueron la hebrea , la

griega, la caldea

у
la latina :

: como si la sa grada Escritura no fuera una carta en que el Supremo Criador habla a sus criaturas, segun se explica el P. S. Gregorio: como si los españoles fucran indignos de poseer en su lengua nativa la palabra de Dios : como si la España no abundara en todos tiempos de hombres piadosos y sapientísimos que la hubieran vertido escrupulosamente al castellano. Nadie ignora que el pecado del sabio Fr. Luis de Leon fué el haber vertido á nuestro idioma el divino libro de los Cánticos , sin preceder licencia del Santo Tribunal. Horroriza su conducta atroz y despótica.

Yo seria demasiado molesto si hubiera de presentar al Congreso el inmenso catálogo de sabios y eruditos que el tribunal ha sacrificado á su furor :

: empero permítame V. M. que no omita la horrible catástrofe de un prelado español, digno de eterna memoria, quiero decir, del Ilmo. y. Rmo. D. Fr. Bartolomé de Carranza , del orden de Predicadores, arzobispo de Toledo. Este sabio compuso un erudito catecismo para la instruccion de su diócesi, que sujetó á la correccion de la Iglesia , como se explica en su prólogo. Hallábase en Torrelaguna visitando su obispado , quando he aquí que le echa mano la formidable Inquisicion. En vano reclamó el prelado su carácter , y los augustos privilegios de su sagrada persona. Entonces se vió á los mastines furiosos arrojarse con impudencia sobre su propio pastor y devorarlo. La Europa entera quedó atónita y escandalizada al ver á un arzobispo de Toledo , Primado de las Españas, varon doctísimo y muy resomendable por su alta dignidad, su ciencia y sus virtudes, arrastrado diez y seis años por los calabozos de la Inquisicion. ¡Qué horror! ¡Qué desenfreno y osadía de tribunal! Es verdad que este terrible acontecimiento, uno de los mayores de nuestra historia política y eclesiástica , se obró á la sombra de un rey el mas á propósito para autorizar estos golpes de arbitrariedad y despotismo. Ya se sabe que hablo de Felipe 11.

niÝ qual fué el resultado de esta tragedia sacrílega ? Que el reverendo arzobispo murió pocos dias despues de su libertad: que su catecismo fue aprobado en una de las congregaciones del concilio de Trento para eterna confusion del tribunal, a pesar de sus manejos é intrigas para quedar siempre en buena reputacion. ¡Y es posible que se haya sufrido hasta ahora tan monstruoso establecimiento con pretexto de religion? ¿Y es posible que haya todavía quien suspire por tributar adoraciones y perfumes al becerro de oro ? Filósofos , teólogos, historiadores, estadistas, políticos, oradoses , poetas , artífices , artesanos , comerciantes .... hasta los mismos sencillos labradores, que son el apoyo principal de la nacion, no escaparon de su vara de hierro. En una palabra , hombres y mugeres , pobres y ricos, sabios é ignorantes , inocentes y culpados , justos y pecadores .... á todas

las clases del estado ha espantado este tribunal con el terror de su poder. ¿Y qué cuerpo político , qué sociedad, por buenas leyes que tenga , podrá prosperar mientras subsista en su seno este tribunal farisayco? Todo lo atis. ba , todo lo persigue , todo lo destruye con pretexto de religion y de sostener el evangelie. Veamos ahora si su conducta se conforma con las sagradas máximas de este código divino', porque yo senté que la Inquisiciones contraria al espíritu del evangelio que intenta defender, lo que es el punto mas importante de esta disertacion.

„Nadie ignora , Señor, la gran diferencia que media entre la Ley antis gua y la nueva Ley. Acostumbrados los hijos de Israel á la esclavitud del Egipto baxo el yugo de los Faraones, conservaron siempre aquel carácter de ferocidad y dureza, de que dieron repetidas pruebas, así en el desierta como despues de establecidos en la tierra de Canaan. A un pueblo de tan dura cerviz le convenia una ley dura , que reprimiese su altiva condicions empero al advenimiento del Mesías todo mudo de aspecto; y una ley de mansedumbre, de paz y de caridad , vino á consolar á los afligidos mortales , iluminando a los que yacian sentados en las tinieblas y en las sombras de la muerte. Esta es la ley evangélica , es decir, aquella ley de gracia prometida a los patriarcas , vaticinada por los profetas, esperada por los justos, traida por Jesucristo, que es el mismo autor de la mansedumbre, de la paz y de la caridad , predicada por S. Pablo, el doctor de las nacio nes , defendida por Agustino, el mas grande de los padres : ley que dictó el mismo Verbo Eterno, que ilumina á todo hombre que viene á este mundo :

: ley que enseñó con su predicacion, que afirmó con sus milagros, y que selló con su sangre sobre la cruz. Todas las páginas del nuevo Testamento no respiran sino dulzura y mansedumbre , paz y caridad, piedad y misericordia, que son los caractéres propios y primordiales de nuestra relia gion : de esta religion santa , augusta , sublime, divina , que no pudo revelarnos la carne ni la sangre, sino el Padre celestial. Todos los documentos que nos dió el divino Fundador se encaminan á exercitar en los cristianos los principios de eterna caridad, sin haber uno solo que propenda ni á la dureza ni á la coaccion, ni á la violencia , ni menos a la crueldad, lo que seria' muy ageno del celestial Pastor que vino á salvar las ovejas perdidas de la casa de Israel. El poder de su gracia le atraxo discípulos; el exemplo de su continua caridad se los conservó, Esta religion reprueba por principios la violencia y persecucion; detesta la coaccion é inhumanidad. Santiago Y

San Juan fueron despreciados en una ciudad que iban á convertir a la fe: llevan las quejas á su Maestro, y le piden licencia para hacer baxar fuego del cielo sobre la ingrata Samaria. ¿Y qué les respons dió Jesucristo? No sabeis de qué espíritu sois. Elhijo del hombre no vino á perder las almas', sino á salvarlas. De està divina respuesta entendieron los hijos del Zebedeo que la esencia de esta religion consiste en 13 mansedumbre y caridad. En ella , y recnstado sobre el pecho del Señor, aprendió San Juan aquel tierno amor con los próximos , que tanto recomienda en sus epístolas. Quando San Pedro sacó la espada para defender á su Maestro en el huerto de las Olivas , le mandó el Señor

que

la

envaynara como una arma que seria prohibida en su iglesia. ¿Y qué necesidad tenia Jesucristo de atraer a los hombres por via de la coaccion, quando podia formar de las mismas piedras hijos de Abraham

„Toda su vida fué un continuo prodigio de estas excelsas virtudes, que son el patrimonio de la iglesia católica, y con las que admitió en su seno sin distincion al griego y al romano, al judío y al gentil. Los apóstoles, promulgadores del evangelio , recogieron esta doctrina, y siguieron Jas propias máximas. El que no imite estos modelos , ni será buen ministro, ni será buen cristiano. Pero es menester confesarlo. Toda sociedad bien organizada , ademas de sus leyes y estatutos , debe establecer sus premios y castigos. „ Predicad el evangelio a todas las criaturas , dice el Sefior , instruyéndolas en su obligacion. El que creyere y recibiere el bautismo, se salvará, y el que no, se condenará.” ¡Pero si hay rebeldes? ¿Pero si hay hereges? Pero si hay apóstatas? Ya el mismo Legislador asignó individualmente el castigo que merecian. „Si pecare tu hermano , dice Jesucristo , corrígelo á solas': și.no hiciere caso, reprehéndolo delante de dos ó tres testigos: si se resiste , denúncialo a la iglesia; y si no escuchare á la iglesia , repútalo por un gentil y publicano : " lo que se entiende

por la excomunion ó separacion de los fieles. Este es todo el castigo que les impone el mismo Legislador y Fundador. Los que sientan lo contrario, que me señalen otro si se atreven. Aquí tenemos ya el origen de aquellas penas canónicas de que usó la iglesia en sus primeros y felices siglos : estas son puntualmente las que emplearon los apóstoles, que no pudieron engañarse, pues estaban bien instruidos en la divina tradicion. Con ella castigo: San Pablo al incessuoso de Corinto por un crímen tan feo , qual no se habia visto entre los mismos gentiles : Qualis nec inter gentes. El incestuoso se corrigió , y fué de nuevo admitido al seno de la iglesia. ; Caen en errores contra la fe Himeneo

y Alexandro ?, El apóstol los separa

de la comunion de los fieles para que no se atrevan otra vez á blasfemarı:, los abandona al poder de satanás , y da cuenta de esta providencia al obispo de Efeso: providencia digna del grande apóstol, que la aprendió del mismo Jesucristo. Igual instruccion dió al obispo de Creta quando le dixo : Huye de tratar con el herege despues de haberlo corregido una jj dos veces. No encuentro, Señor, en el nuevo Testamento otro castigo para los hereges y apóstatas que la excomunion. Esta es la única arina de que usaron los apóstoles, los antiguos concilios , los primeros pontífices y padres de la iglesia. ¡Aquellos ilustres obispos y clarísimos mártires supieron derrainar su sangre por la fe , y al mismo tiempo intercedian por los mismos que les daban la muerte:

„Ya oygo ponderar la carta de San Agustin al donatista Vincencio, en que le dice, que es lícito recurrir a la potestad civil para castigar los hereges. ¿Y qué significa esto? -Aun quando uno ú otro padre de la iglesia, atendida la calamidad de los tiempos, se inclinase á esta opinion, no pucde hacer fuerza, porque ningun padre es infalible. Este don solo pertenece á la iglesia. Y sobre todo, que es lo que dice San Agustin? Dice por venqura, que atormenten á los hereges con garruchas y sogas, con potros y fu<go lento? ¡Dice que los condenen á las llamas? Nada menos que eso. Es necesario conocer los monstruos que produxo la heregía de Donato. Los discípulos de este heresiarca llenaron todo el Oriente con el terror de su crueldad, protegidos por la potestad civil. Rebautizaban por fuerza á los católi.. cos', saqueaban y demolian los templos, asesinaban los sacerdotes y obis- , pos á los pies de los altares, les quemaban los ojos co cal viva, y-come

« AnteriorContinuar »