Imágenes de páginas
PDF
EPUB

De la

a u tor idad eclesiástica y eivil en los delitos de heregía.

quisicion; cerraba los labios de los que lloraban su suerte, y alejaba de este suelo á los que no podían reprimirse. Dígale un Macanaz y otros tantos que se sepultaron en una profunda obscuridad, ó fueron á buscar seguridadá dominios extraños. ¿Qué sábios han brillado en los últimos tiempos que ne hayan sido procesados por este tribunal 2 Los Belandos, Blais, Arandas, Campomanes, Azaras, Samaniegos, Centenos, y últimamente Jovellanos, procesado por su precioso escrito de la Ley agraria, por el que ha merecido. de V. M. ser declarado benemérito de la patria. Si la revolucion no hubiera cortado los vuelos á la negra envidia, acaso Jovellanos hubiera parado en un calabozo de la Inquisicion. No puede negarse que hay oposicion entre las luces y el sistema de la Inquisicion. Ultimamente, á instancias de sugetes muy religiosos y doctos, se formó una junta de Censura, compuesta de siete personas que á la ilustracion unian las virtudes, de las quales dos son actualmente diputados del Congreso, y uno acaba de morir en Madrid despues de haber edificado aquel pueblo con su doctrina y santa vida. No fué compatible con el modo de proceder sigiloso de la Inquisicion, y Hegó el dia en que se les despidió porque incomodaban; y acaso se proyectó por algunos afectos al Santo Oficio encerrarlos en ocasion oportuna en aquellas solitarias estancias para que jamas pudiesen contar lo que con asombro vieron ú oyeron. Para convencerse de quanta acogida hallaban en la Inquisicion las preocupaciones y errores mas groseros, basta leer la cartilla manuscrita de que habló ayer el Sr. Muñoz Torrero, que no presento por no molestar á V. M., y excitar el público á los efectos que produce la ridiculez de su contenido. l. artículos de las gitanas, saludadores, hechiceros y zahoríes serán un monumento eterno de la barbarie y credulidad del siglo y de los inquisidores. No hay, pues, duda alguna, que las ciencias, artes, comercio agricultura prosperarán con la sólida instruccion, y que cesando un ¿, que sea por lo que se quiera, fomentaba la ignorancia, y alejaba las luces, la España mudará de aspecto, la religion aparecerá tan bella y magestuosa como la enseñó Jesucristo, los talentos desplegarán su fuerza, no tendrá trabas el genio para inventar, y todos los ramos de la industria florecerán en un pais que por la bondad de su clima debia de ser su suele natal. , Como la comision ha juzgado que el método de procesar de la Inquisicion era contrario á la constitucion y aun á las leyes de tedos los paises. cultos, el Sr. Borrull ha procurado apartar el Congreso de este exámen, sosteniendo que á la autoridad eclesiástica toca el conocimiento del delito de heregía, y á la potestad secular solamente castigar á las personas que aquella declare hereges. Nunca convendré en que la iglesia haya autorizado el modo de enjuiciar de la Inquisicion; no se citará un concilio general que lo haya aprobado; ni tampoco se ha guardado en ella silencio sobre su injusticia. Prescindiendo por ahora de los sábios españoles que lo impugnaron, y de las reiteradas reclamaciones de las Córtes; es cierto que los autores católicos extrangeros han levantado el grito contra él, y que la Silla apostólica jamas lo aprobó; contentándose Bonifacio vIII con permitir que se pudiesen ocultar los nombres de los testigos, no generalmente, sino en algun raro caso. Sea esto dicho en defensa de la moral de la iglesia, y en honor de los Sumos Pontífices, que muchas veces trataron de reformar la Inquisicion. Sin embargo, la máxima del Sr. Borrull es falsa, y ha sido el orígen de innumerables discordias entre la curia romana y los príncipes católicos, que han terminado desgraciadamente por separarse de la comunion de la iglesia reynos enteros, y que otros hayan prohibido que se propague en ellos la fe. Con que á la autoridad eclesiástica toca declarar los reos de heregía, y á la civil no pertenece otra cosa que al momento y sin mas exàmen castigarlos? ¿Y esta es la proteccion que los soberanos deben á la religion? Por los mismos motivos incumbirá igualmente á los jueces eclesiásticos declarar los polígamos, usureros, hechiceros y zahoríes, pues de todos estos delitos conocia la Inquisicion, y á los seglares castigarlos baxo la palabra ó testimonio de aquellos. Y por qué no pertenecerá tambien á la misma autoridad eclesiástica la declaracion de todos los pecadores públicos, pues que le toca sin duda separarlos de la comunion religiosa, y á los mismos jueces seglares castigarlos sin réplica? Y si son príncipes, por qué no podrán excitar los pueblos, y obligarlos con censuras para que se subleven contra unos delinqtientes que no dexan de serlo porque sean reyes? A tales extremos llegaron los autores ultramontanos que raciocinaron por los principios

establecidos por el Sr. Borrull; ratione peccati, todo pertenece, segun ellos,

á la potestad eclesiástica, y los reynos todos le estan sujetos por esta razon especiosa. Estos son los fundamentos de la potestad indirecta de los Papas sobre los príncipes, que con tanto perjuicio de la religion se ha sostenida hasta ahora, y que hoy dia se ha propuesto en el Congreso por confundir el carácter de la ley de Gracia con el de la ley de Moyses. -,

, El Sr. Terrero dias pasados identificó estos diversos caractéres deduciendo conseqüencias que obligaron al Sr. Muñoz Torrero á explicarlos con claridad, por temor de que los incrédulos que llegaran á leer esta discusion, no se confirmasen en sus errores, viendo sostenidos por un católico los principios que los conducen á ellos. Dicho Sr. Muñoz Torrero vindicó los hechos de Moyses y de los profetas de las sátiras amargas y falsas con que intentan denigrarlos los espíritus fuertes del siglo explicó con dignidad la ley de Moyses, distinguiendo en ella el fondo de la religion que comprehende los preceptos morales, de las disposiciones civiles, militares y económicas, que tambien habian sido dadas por Dios, único legislador de el pueblo hebreo; manifestó que la inobservancia de todos los preceptos y disposiciones merecian los castigos temporales impuestos en la misma ley, porque eran á un mismo tiempo contra la ley religiosa y del estado, pues que eran leyes de una república formada baxo este plan. Dios se habia elegido este pueblo para reynar en él espiritual y temporalmente, y por tanto observó dicho señor que sus reyes nunca tuvieron el poder legislativo. Todas estas precauciones fueron convenientes para conservar la religion en medio de los errores en que cayeron los hombres, y entre la relaxacion de costumbres á que se entregaron los pueblos. Los diversos estados en que se halló el pueblo judayco proporcionaron que fuese conocido en todo el mundo, y que todos los reynos se enterasen mas ó menos de su doctrina, vaticinios, leyes y costumbres. Quando llegó el momento señalado en los arcanos de la eterna Sabiduría, vino al mundo el Angel del testamento, hijo de David, que esperaba el pueblo de Israel, y predicó (ha dicho el Sr. Torrero) una ley puramente moral, y fundó un reyno espiritual que debia extenderse de Oriente á Poniente, es decir, abrazar toda la tierra. El pueblo judayco, mas apegado á la letra de Moyses que á su espíritu, no reconoció al Mesías

en el resplandor de sus virtudes: él un escándalo "la cruz, y un sueño el reyno espiritual, que fundó en este mundo; no advirtió , ni 3llIl despues de tantos siglos, advierte, que la ley que debia de salir de Sion no podia ser una ley civil ni política, ni los caracteres con que se describe son de esta clase, que comprehendiese la inmensidad de los pueblos derramados por el globo que es un proyecto imaginario, que desmiente la naturaleza misma del hombre, y que no es compatible con la diversidad de climas, usos y costumbres de los pueblos que igualmente es imaginaria la idea de un conquistador de toda la tierra, y quimérico el imperio universal. Así lo demuestra la historia de lo pasado, y el exemplo de lo que pasa en estos dias, en los que por alejarse Napoleón con un formidable exercito á los paises del Norte, lo ha perdido todo en poco mas de un mes. Otra ley debia de ser y otro rey no; y no podia ser sino el que predicaba el Rey pacífico, á saber, la ley de Gracia y el imperio de la virtud: ley e imperio que son compatibles con la diversidad de climas y usos , y para cuyo establecimiento no sirven el estrépito de las armar ni el despotismo de un señor y rey ley é imperio que comprehenden aquel gran precepto del Salvador de dar al César lo que es del César, y á Dios lo que es de Dios, ó lo que con otras palabras explicaba el apóstol, de estar sujetos y obedientes á las potestades de la tierra; precepto que se compone bien con el reyno de la verdad y de la virtud, que es el que predicaba Jesucristo quando decia : Regnum meum non est de hoc mundo; cuyas palabras comentaba San Agustin, diciendo: , Audite omnia regna terrena, audite: Regnum meum mon est de hoc mundo oid todos los reynos de la tierra, oid príncipes, oid reyes, oid todos los que exerceis la autoridad suprema, mi reyno no es de este mundo non impedio dominationem vestram: no digo fuera gobiernos, fuera constituciones, no impido vuestro señorío; fuera sí errores y vicios, venid al reyno que no es de este mundo, venid creyendo, y no os enfurezcais contra mí, temiendo que destruiré vuestro imperio venite credendo, et nolite rezire metuendo. Es verdad que ha dicho el Profeta que seré establecido Rey sobre el monte santo de Sion; pero esta Sion y aquel monte non est de hoc mundo, no son de este mundo.” Así, Señor, la autoridad de la verdadera Sion, que es la iglesia, es no terrena, sino espiritual, como lo es el reyno de Jesucristo. Habria sido muy conveniente que el Sr. Torrero hubiese continuado describiendo el plan magnífico de la religion, que nos hizo en quanto mira al pueblo de Israel, y que solo insinuó en quanto pertenece á la iglesia católica; este hermoso quadro haria ver la naturaleza y el carácter de la autoridad que le concedió Jesucristo. No puede dudarse que la dió quanta es necesaria para gobernarse por sí misma en todos los paises, y baxó toda clase de gobiernos : la dió pastores y doctores para la formacion del cuerpo místico sin dependencia de las potestades de la tierra, y eligió entre ellos uno que obtuviese la primacía para la comunicacion de todos, y demas fines que constan de la escritura y tradicion. Reunieronse en épocas diversas para conferenciar sobre los medios de exercer su mision, y anunciar por toda la tierra el evangelio, como asimismo para terminar y resolver las qüestiones que se suscitaban, con arreglo á la doctrina que habian oido al divino maestro, y que les habia enseñado el Espíritu Santo que se les habia enviado del cielo. Primero San Pedro y los apóstoles, y despues sus sucesores, formaron cánones y reglas por las que debia ser gobernada uniformemente la comunidad de los fieles y pastores, conservando al mismo tiempo las diferencias accidentales, que no se oponian á la unidad, y que adornaban á la iglesia con aquellas variedades que forman su hermosura: se declararon y arreglaron las facultades de todos y cada uno, y segun toda la antigüedad, el Pontífice Romano velaba sobre su cumplimiento, y obligaba á él por el poder que como Primado le pertenece, arreglándose á lo establecido extendíase la autoridad de los obispos á corregir, amonestar, penitenciar y separar de la coaunion de los fieles á los que rompian los lazos de la fe, los vínculos de la caridad, ó escandalizaban por sus crímenes conocian de estas causas por los medios canónicos, y se decidian por los trámites y disposiciones que expresaban. Todo esto es esencial á la iglesia, todo lo exerce por sí misma, sin depender en sus procedimientos de la autoridad temporal, que no reconoce sino para obedecerla, y orar por su acierto en el gobierno del mundo. De este modo puede extenderse por toda la tierra, qualquiera que sea la clase de gobierno del reyno, provincia, ciudad ó aldea en que se introduzca : á todos respeta, y baxo todos santifica á los que son sus hijos. Pero debe advertirse que en este estado sus juicios se limitan á lo espiritual, y sus penas no son civiles. Considerada así, solo pide con el apóstol que no se la persiga; y que se la dexe obrar libremente en su rey no espiritual, ut quietam et tranquillam vitam agamus, para pasar tranquilamente la vida en el exercicio de todas las virtudes. ¿Hay, Señor, un plan mas grande y mas sencillo, mas magestuoso y mas divino: ; enlazar á todos los hombres con los vínculos de la fe y de la caridad, consagrar todas las obliga

ciones con el sello de la religion, y asegurar el cumplimiento de las ley es de

todos los gobiernos con el poder de la conciencia? Por haberse separado de esta unidad los reformadores del siglo X v1, se han dividido en millares de sectas, y han variado tanto en su doctrina, como lo demuestra el ilustrísimo Bossuet. Ya lo confiesan ellos mismos, y llegará el dia feliz en que desengañados de sus errores y de las preocupaciones que conciben desde la infancia contra la iglesia católica, á las que han dado ocasion las opiniones ultramontanas, y la Inquisicion particularinente, aparezca á sus ojos la verdad, y vuelvan al seno de aquella madre que abandonaron.

, Pasados los tiempos en que se cumplió aquel vaticinio, Principes persecuti sunt me gratis, de que, sin conocer la religion y sus ventajas aun políticas, los príncipes la persiguieron engañados; vinieron otros en que convencidos (dice San Agustin) de su verdad, se honraron en adornar con la cruz sus coronas, y la ampararon y protegieron con la fuerza pública. De otra parte la iglesia, viendo á veces turbada su paz interior por las falsas doctrinas de algunos hijos rebeldes, y amancillada su belleza por la corrupcion de otros, imploró la proteccion de las potestades de la tierra, que como se acaba de decir, apreciaban ya su dignidad y reconocian los provechos que de sus luces habia reportado el estado. Fué, pues, admitida en él la religion, y declarada como una ley civil, los contravertores no solo fueron castigados con penas canónicas, sino tambien con temporales, y no perdian únicamente los bienes de la comution eclesiásica, sino tambien el honor, consideracion y bienes que dispensa la sociedad. Esta sancion de las penas civiles, añadida á la de las espirituales, al mismo tiempo que contenia á los díscolos, podia tambien dar motivo á los que á esta sin causa á sus hermanos; tratábase ya, no de objetos puramente espirituales, sino de aquellos que son el estímulo de las pasiones, y por consiguiente de los que mueven á su consecucion con mayor energía, y sin reparar en los medios. Estas consideraciones varían y variarán siempre segun las circunstancias de los pueblos, nacidas de su carácter , necesidades, usos y costumbres; de donde nace el derecho y la obligacion de la potestad secular de prescribir las fórmulas para estos juicios, que son á un mismo tiempo eclesiásticos y civiles, con el fin de que aparezca la verdad, y no triunfe la calumnia. Del misme principio nace tambien el derecho de rever los procesos, no para conocer y decidir sobre el fondo de la qüestion , que es toda de la autoridad eclesiástica, como lo era antes que fuese reconocida esta por la Iey civil, sino sobre el modo que se ha guardado en su substanciacion. Doctrina es esta que sostienen los mas célebres canonistas, y que se halla en práctica en el reyno. Véase á Covarrubias en las máximas sobre los recursos de fuerza, tít. va , núm. 8, 9, 1o y 11, en donde expresa que en las cosas mismas, que son privativas de los jueces eclesiásticos, conocen los reyes acerca de si se ha faltado ó no á la forma y órden de substanciar, y si ha habido opresion, fuerza, violencia ó infraccion notoria de la ley; en una palabra, si ha procedido el juez eclesiástico via facti, vel servato juris ordine. Podian alegarse mil exemplos de la historia eclesiástica en comprobacion del derecho y obligacion de la autoridad secular en estos casos. ¿Y nos dirá el Sr. Borrull que á los jueces eclesiásticos toca declarar los reos de heregía, y á los seculares únicamente castigarlos? Los príncipes declarando la religion como ley del estado, no pueden mezclarse en caso alguno en decidir lo que le es ó no esencial, ni tampoco en la disciplina interior, por la que se gobierna la iglesia, y administra el pasto espiritual. Todo esto se halla fuera de sus facultades, y se obligaron á sostenerlo en el hecho mismo de admitir la religion. Pero los hombres que gobiernan la iglesia no son impecables; aunque se les deba suponer mas perfectos que los demas, estan sujetos á las mismas pasiones. De otra parte todas aquellas instituciones, que no son del fondo de la religion, son por lo mismo variables, y pueden ser útiles en unos estados, y perjudiciales en otros; convenir ahora, y dañar despues; ser adaptables á las leyes pasadas y no á las presentes, y conformarse con un gobierno absoluto, y oponerse al moderado. En virtud de estas consideraciones los príncipes tienen el derecho de exáminar los decretos de los concilios, bulas y breves de los Papas, para ver si se oponen en algo á sus regalías, ó si versan únicamente sobre objetos que no son de su autoridad, y si los establecimientos nuevos que se proponen, ó los antiguos que sean variables, convienen ó no á los estados. Ahora bien cómo despues de un derecho inconcuso, despues de una práctica tan constante, se podrá negar á V. M. el derecho de exáminar si el tribunal de la Inquisicion , contra el qual reclamaron las Córtes antiguas, es ó no á propósito en los tiempos presentes Ahora que se ha dado á los españoles una constitucion , cu

as disposiciones son contrarias á las leyes de la Inquisicion: ahora que las Córtes, libres de los obstáculos que tuvieron en todos los tiempos, renuevan las antiguas leyes de la nacion para su prosperidad y gloria, entre las que se hallana quellas Por las que fué Protegida en el reyno la religion católica,

« AnteriorContinuar »