Imágenes de páginas
PDF
EPUB

se el desafuero despues de calificado el delito, dixo que no hallaba inconveniente en que el militar fuese castigado por su juez respectivo; pues en la ordenanza habia una ley que mandaba que todos los militares fuesen cristianos católicos, apostólicos, romanos ; por lo qual todo herege era infractor de la ordenanza militar, y debia ser castigado como tal: de consiguiente los reos de ește delito , aun quando debieran castigarse por las leyes civiles , podia hacerlo el juez militar , así como lo hacen en otros muchos casos en que juzga segun las leyes civiles.

El Sr. Argüelles dixo que la comision no habia quitado fuero alguno á los militares, porque estos no lo tenian en esta clase de delitos, como tampoco en otros muchos casos , y que era necesario expresarlo en el decreto; porque si no, quizá alguno , creyendo tenerlo, no querria sujetarse al ordinario; que la Inquisicion prendia y juzgaba á los militares por sí: y que aunque tenia entendido que estaba mandado que se pidiese licencia á los gefes del reo para prenderle, esto no siempre se habia observado; que él no tenia inconveniente en que tuviesen fuero los militares aux en esta clase de delitos, siempre que no resultase inconveniente de ello.

El Sr. Calatrava convino en que no debia entenderse el desafuero hasta que se hallase calificado el delito. Extrañó que el Sr. Alcayna hubiese pedido que se diese facultad al ordinario para prender y custodiar en su cárcel á estos reos : cosa , dixo, nunca vista en España, y prohibida por una ley de la Recopilacion (que leyo), y por otras muchas. Añadió que era cierto

que la Inquisicion lo hacia así ; pero que lo hacia no como tribunal eclesiástico, sino como civil , de cuya autoridad gozaba , y que el Congreso no podia abandonar una regalía de esta naturaleza.

El Sr. Oliveros advirtió que los militares en esta clase de delitos estaban sujetos á los ordinarios , y no al vicario general castrense, porque esto no estaba comprehendido en las bulas de esta jurisdiccion.

El Sr. Laguna hizo observar que el militar no perdia el fuero hasta que se hallase calificado su delito; en cuyo caso se le degradaba y entregaba á la autoridad civil para que le juzgase como á qualquier otro ciudadano.

El Sr. Giraldo dixo que se debian observar con los militares las mismas formalidades que con los demas ciudadanos: que el ordinario, así como pasa el aviso correspondiente al juez civil para que tenga á su disposicion al reo, del misino modo debia hacerlo con el militar , en lo qual se favorecia á este : que antes no se podia prender al militar por esta clase de delitos sin que precediese orden del rey por la secretaría de la Guerra: que no le constaba si se habia observado ó no esta disposicion; pero que era indispensable que el reo estuviese á disposicion del ordinario , para que pudiese verificarse la instruccion del sumario, lo qual no podria ser sia la audiencia del interesado.

Declarado el punto suficientemente discutido, se aprobó el artículo has ta las palabras, conclusion de causas , substituyéndose , á propuesta del Sr. Mexía , á la palabra civil la de respectivo. El período siguiente , que habla de los militares , pasó á la comisión para que expresase los términos en que habia de entenderse. El último período se aprobó, añadiendo a la paLabra clérigo la expresion: ya sea secular, ya regular.

Leido el artículo 7 se invirtió á propuesta del Sr. Giraldo el órden, anteponiendo los artículos 8, 9 y 10. De consiguiente se procedio á la discusion del 8 , cuyo tenor es como sigue:

Las apelaciones seguirán los mismos trámites, y se harán para ante los jueces que correspondan, lo mismo que en todas las demas causas eckesiásticas.

El Sr. Ximenez Hozo: „Señor, este artículo adolece de los mismos vicios que algunos de los artículos que anteceden, porque no va conforme á los sagrados cánones y derecho comun, ni está arreglado á la ley de Partida que se restablece, ni á ninguna otra; ni menos está al alcance de la potestad civil el dar reglas y disposiciones sobre el punto que contiene. Se trata de apelaciones en materias de fe sobre puntos de hecho y de derecho: se trata de sacar las causas de esta naturaleza, sin excluir ninguna, aunque sean puramente doctrinales, del conocimiento y jurisdiccion del propio obispo; y se trata de llevarlas ante un juez ó tribunal incompetente, para que anule , revoque , modifque ó varíe las sentencias dadas por los jueces natos y únicos, y que son tales por institucion divina; en una palabra, se trata de interponer estas apelaciones ante los jueces que correspondan, como en las demas causas eclesiásticas ; es decir , ante el metropolitano y el tribunal de la nunciatura.. Esto es lo que arroja la inteligencia natural у

obvia del artículo , y no puede tener otra sin que se trate de confundirnos.

„Si se hablara , Señor, de apelaciones en las causas de fe ante los concilios, ó ante el primado de la iglesia universal, ó quien tenga comunicadas sus facultades, no tendria dificultad el artículo presente, aunque siempre quedaria por resolver una question que no se toca , y que es muy importante; á saber: si por estas apelaciones quedaria suspenso el efecto de las penas y censuras eclesiásticas impuestas por el propio obispo, como quedan en ciera: tas apelaciones sobre otras causas. La disciplina de la iglesia nos ha ensefiado que por las apelaciones de esta especie no dexaban los reos de quedar excomulgados , siendo tratados y reconocidos como hereges , en fuerza de la sentencia de sus obispos, sin perjuicio de que sus causas se abriesen ó exào minasen por los Papas ó por los concilios. Pero querer que estas apelaciones se hagan ante otro obispo. qual es el metropolitano, ú ante otro tribunal mas impertinente, es a la verdad tan desconocido en la antigüedad eclesiástica, como contrario a los derechos y jurisdiccion de los diocesanos.

„El obispo , Señor , no reconoce superior entre los demas obispos, segun exclamaba S. Cipriano en uno de los concilios de Africa; ni deben ser responsables por punto general, sino a Dios y á su conciencia en sus juicios espirituales , salva siempre la autoridad divina é infalible de la santa iglesia. Sabemos las dificultades que hubo en todos tiempos para haber de acomodarse los obispos aun con las decisiones de los Papas sobre materias de fe, a pesar de que lo reconocian como al primado de la iglesia y centro de su unidad. Sabemos lo que resistió el mismo S. Cipriano al Papa S. Esteban sobre la question de los rebaptizantes: lo que s. Policarpo se opuso al Papa S. Victor en la causa de la Pascua; y en fin las contestaciones que ha habido entre muchos Papas y obispos sobre varios puntos de doctrina, sin que por eso fuesen estos últimos declarados por cismáticos. Y sin embargo de todo esto, queremos ahora sujetar á los obispos diocesanos á los juicios y sentencias de los obispos de las metrópolis en todas las causas de fe , lo mismo que en las demas causas eclesiásticas? ¿Quereinos,

hacerlos inferiores y dependientes en lo que ni Dios ni la iglesia los ha hecho? ¿Queremos que cedan en sus juicios , contra su juicio y contra su conciencia , a aquellos en quienes no reconocen, ni mas jurisdiccion, ni mas autoridad, ni mas ilustracion humana ni divina en los puntos de la fe, cvyo depósito les ha entregado el mismo Dios?

„Todos saben que los metropolitanos son de institucion puramente eclesiástica ; que pertenecen á una gerarquía exterior y accidental de pura disciplina; que no tienen , ni se les ha dado por el derecho mas jurisdiccion ni autoridad sobre los obispos sufragáneos, que en aquellos puntos que dicen relacion al gobierno económico y político eclesiástico de sus iglesias, y que solo deben prevalecer sus sentencias y juicios en materias de disciplina y de observancia. Pero en puntos de creencia religiosa, en artículos de doctrina, en causas puramente de fe, como son muchas de las que se trata, no tienen ni pueden tener intervencion, ni mucho menos autoridad para reformar los juicios de los obispos que estan asignados á sus metrópolis. Regístrense los concilios y los cánones ; exâmínense las historias eclesiásticas desenvuélvase la disciplina de la iglesia , a ver si se encuentra alguna vez que los metropolitanos por sí y ante sí hayan sido, por punto general, autorizados para esto.

- „Dixe como son muchas de las que se trata; porque bien puede haber causas de fe sobre puntos de puro hecho, sobre excesos canónicos en la imposicion de las penas eclesiásticas, y sobre el modo de proceder contra las reglas establecidas, en que pudieran tal vez interponerse estas apelaciones; pero en materias puramente doctrinales, y con la generalidad indefinida con que se expresa este artículo, ni son admisibles , ni menos corresponden hacerse ante los metropolitanos , ni tampoco se consentirán ni deben consentirse por los obispos.

„Pues si esto es así, y sin salir de los términos de la gerarquía episcopal; ¿qué no deberemos decir , si se trata de extender las apelaciones, y de que pasen, como las demas causas eclesiásticas, al tribunal de la nunciatura? Esto, Señor, seria ya enteramente intolerable. Sujetar los juicios de los obispos en puntos de creencia y de doctrina , en que son los únicos jueces por institucion divina, á un tribunal de presbíteros, que ni por Dios, ni por la iglesia , ni por su primado, ni por nadie tienen autoridad para conocer en estas causas ; seria el extremo hasta donde podia llegar el trastorno de los derechos divinos y eclesiásticos , el envilecimiento de los obispos, la usurpacion de sus derechos y facultades que tanto se trata de restablecer, y los excesos por último de la potestad civil. Es verdad que en este artículo 8 sada se habla , ó

por mejor decir no se nombra la nunciatura ; pero tambien es cierto que se dice que se hagan las apelaciones ante los jueces que correspondan, lo mismo que en las demas causas eclesiásticas. ¿Y quáles son los jueces de apelacion que cor. responden a las demas causas sobre asuntos eclesiásticos? No hay otros que el metropolitano, y despues de este el tribunal de la nunciatura; porque ni al Papa se permitirían estas apelaciones por punto general, ni menos se celebran concilios generales , ni son freqüentes, como debieran los concilios de provincia, que son los únicos tribunales á quien corresponden estas apelaciones.

„Bien habrá podido quererse significar otra cosa por la comision; pero

ma

el artículo como está tiene todas las señales ó indicantes de ser esta su verdadera y genuina inteligencia, como apunté al principio.

„En fin, Señor, V. M. ha prohibido el tribunal de la Inquisicion por conteinplarlo usurpador de la jurisdiccion de los obispos en las causas de la fe, a pesar de estar autorizado por el Papa; pues con mucha mas razon debe expresamente prohibir que pasen estas causas en apelacion al tribunal de la nunciatura, como pasan las demas, por no ser tribunal de fe ni hallarse de ninguna manera autorizado para esto. De lo contrario aprobaria V. M. por una parte lo que prohibe y reprueba por la otra. „Pero vamos á

otro punto, ¿en que ley o derecho se fundaria V. M. para establecer y mandar que se hagan estas apelaciones ? La ley de la Partida que se restablece en el artículo i no habla de este punto: las demas leyes del reyno no se meten en tal cosa; las causas de la fe son de un órden superior y nhuy distinto

que las demas causas eclesiásticas: los sagrados cánones , que V. M. protege, no favorecen ni aprueban semejantes apelaciones en la for

у
modo

que

llevo expuesto: facultades nadie tiene para esto, ni V. M. puede concederlas; y la libertad civil de los ciudadanos no se perjudica , como no se perjudicó por las Partidas, quando el juicio de los obispos se estimó bastante, para que sin mas apelacion produxese los efectos civiles, é incursion en las penas temporales que señalan é imponen a los hereges. Pues; en que podria fundarse V. M., o que seria lo que podria autorizarle para poner su mano en estas materias eclesiásticas, y sobre puntos tan propios y reservados exclusivamente á la potestad espiritual? Concluyamos, pues, que estando este artículo fuera del alcance de las facultades de V. M., y siendo tan contrario á derecho, debe suprimirse.

El Sr. Argüelles: „Señor, felicito al Congreso y á mí mismo me doy el parabien de ver que esta larga discusion ha hecho conversos. Los mismos principios en que la comision habia fundado su dictámen, y que

fueron impugnados con tanta animosidad por el señor preopinante, son los que ahora le sirven de apoyo para sostener que el juicio del ordinario no debe estar sujeto á apelacion. El obispo, sostiene el señor diputado, es juez único en las causas de fe, y nadie puede entrometerse en su conocimiento sin usurpar su autoridad. Ahora bien, ¿es otra la heregía de la comision en todo el informe y minuta de decreto, que tanto estruendo ha causado en las conciencias de estos señores, y que tales invectivas y animadversion le ha atraido de su parte? ¡Qué prueba mas clara de una verdadera conversion! La comision no ha propuesto sino que se dexase expedita esa misina autoridad episcopal. Pero basta de esto.

„La doctrina del señor preopinante tiene ademas otro objeto. Y es establecer

que con sola una sentencia se pueda castigar a un acusado de delito de heregía. Exâminemos en qué principios podrá fundarse semejante disposicion. O este delito'se mira por el aspecto civil ó por el eclesiástico. En este último caso hallo que, segun los principios del derecho canónico, ninguna causa se da por concluida sin que haya en ella tres sentencias conformes , lo que no pocas veces ha dado motivo á que ocurriesen hasta siete instancias, pues no de otro modo ha podido conseguirse el número de las tres sentencias. Estas instancias suponen apelacion , y en ningun juicio es esta mas necesaria que en aquel en que solo interviene un juez solo, como es el obispo ó su vicario, que falla á un misino tiempo sobre el he

1

cho y el derecho. Y si en los tribunales colegiados todavía se admite una y otra apelacion , ¿con quánto mas motivo en el de un solo juez , en que hasta cierto punto todo pende de su sabiduría , de su virtud у de su integridad ? Pues si en las causas eclesiásticas hay apelacion al metropolitano, al sínodo provincial, al concilio nacional , al ecuménico , segun la natura raleza de los negocios, cómo se admira el señor preopinante de que la comision en la minuta del decreto diga que se apele en estos juicios á quien corresponda? ¿Se querrá que con sola una sentencia del ordinario se imponga á los españoles la mayor pena que puedan imponer las leyes del reyno, solo porque está interesada la religion, quando en asuntos eclesiásticos de menor gravedad se exigen varias sentencias? ¿Podria jamas apoyar la religion que en su obsequio se atropellasen las reglas establecidas por los mismos cánones? ¿Es ó no cierto que en los delitos de heregía mas ruidosos ha habido apelaciones? Uno de los defectos mas monstruosos de la Inquisicion consistia en sacrificar millares de víctimas con sola una sentencia. Pues el fallo de un tribunal de provincia, elevado en consulta al inquisidor , no adquiria el carácter de una apelacion. Así que , lo que intenta el señor preopinante es , que así como la Inquisicion condenaba con sola una sentencia al acusado , pueda el obispo , restablecida su autoridad, pronunciar un fallo que produzca tambien executoria. No alcanzo á la verdad como pueda proponerse semejante doctrina , en obsequio de una religion que respira mansedumbre y dulzura , que aborrece la sangre, y hiere con la irregularidad a los que se manchan con ella. Suponer que la apelacion hace dependiente al obispo en la declaracion de la doctrina del juicio de otro juez ó tribunal, quando es único é independiente por su ministerio , es deducir una conseqüencia , cuya rigurosa ilacion no percibo. El ordinario es indudablemente juez privativo en las causas de fe. Pero decir por eso que no puede admitirse de su juicio apelacion, es lo mismo que declararle infalible. Y yo no creo que la intencion del señor preopinante sea adornar á los obispos de infalibilidad, porque ni la tienen , ni la necesitan para ser respetados y venerados como personas autorizadas por su dignidad, su virtud y su doctrina. El señor preopinante tal vez olvida en este momento que el ordinario en estas causas exerce algo mas que el ministerio pastoral : hace de magistrado civil , y esta circunstancia bastaria por sí sola para no abandonar al acusado a las terribles consequencias de un solo fallo. Enhorabuena que el obispo , al declarar que tal doctrina es herética , ó contraria a la que admite la iglesia , exerza su ministerio con independencia absoluta , que su fallo no admita apelacion; pero sea en el solo caso de que esta declaracion ó sentencia no produzca efectos civiles respecto de las personas que puedan ser acusadas de sostener ó haber manifestado aquella doctrina. Mas si los ha de producir, es necesario que se indague si al calificar los hechos , esto es, si es cierto que tal ó tal persona es reo del delito denunciado; si su intencion fué maliciosa; si se sostiene ó no en el error, es necesario, digo, que se indague si hubo legalidad y justificacion en la prueba de estas circunstancias. El ordinario podrá ser infalible, si quiere el señor preopinante, en la declaracion de la doctrina, abstraccion hecha de las personas á quienes se acumula ; mas en la actuacion y práctica de las diligencias judiciales es hombre y muy hombre: puede el prelado equivocarse : puede resentirse de las miserias de que to

« AnteriorContinuar »