Imágenes de páginas
PDF
EPUB

9

nos extraviainos , será imposible llegar á resolucion ninguna."

El Sr. Cariedo : „El discurso del Sr. Argüelles se dirige á impugnar el dictamen particular de los individuos que hemos disentido de la pluralidad de la comision, ó mas bien que no hemos intervenido en la discusion ni acuerdo del que la pluralidad presentó á V. M. , y se trata de discutir sobre el negocio de Inquisicion. Los principios en que se funda nuestro dictamen son los mas obvios y sencillos que se pueden presentar. Indicaré los mas principales para satisfacer a la impugnacion del Sr. Argiielles.

Jesucristo ha dado a la iglesia autoridad para entender en las materias de fe, y castigar á los que faltan á ella. El Sumo Pontífice, cabeza visible de la iglesia , está particularmente encargado del exercicio de esta autoridad. Usando de ella estableció la Inquisicion como el medio mas oportuno para la conservacion de la fe y correccion de los hereges. Por consiguiente no puede negarse el exercicio de esta autoridad sin desconocer la suprema de la iglesia.

„Los diputados que han sentado estos principios, estan íntimamente convencidos de que son principios esenciales del dogma católico. Y siendo incontestable que la cabeza de la iglesia tiene esta autoridad de cuidar de la pureza de la fe y del castigo de los hereges; lo es igualmente que esta autoridad se extiende a todos los ángulos de la tierra adonde haya llegado la doctrina católica. En qualquier espacio donde haya hombres que profesen la religion de Jesucristo, allí podrá la cabeza de la iglesia exercer sobre ellos esta autoridad, sin que ningun poder humano se lo pueda impedir; porque esta potestad , como espiritual, dirigida a la santificacion de los hombres, y comunicada

por Dios, que es el origen de todo poder , y el supremo legislador de todos los imperios, es independiente de la autoridad y del poder de los hombres. Así es que el imperio de los romanos, ni todos los demas que ha habide en el mundo, no han podido oponerse á la profesion de la religion católica ; ni por mas esfuerzos que han hecho, han sido capaces de impedir la propagacion de las luces del evangelio.

Esta autoridad de la silla apostólica para conservar la pureza de la fe y de la doctrina de la iglesia universal, en nada ofende la dignidad y facultades propias de los obispos, a los que erradamente se quiere atribuir un conocimiento exclusivo en materias de fe y de doctrina. Los obispos, como sucesores de los apóstoles, tienen autoridad

por

derecho divino para calificar la doctrina, y enterider en las causas de fe que ocurren á cada uno en la diócesis que respectivamente le fuere encomendada. Son jueces ordinarios na tos en las causas de fe y de doctrina para la enseñanza y correccion de sus súbditos, l'ero esto en nada se opone á la autoridad y vigilancia universal del Sumo Pontifice en toda la extension de la iglesia. El divino autor del sagrado código de nuestra religion ha colazado estas autoridades con una dependencia, sin la qual era imposible conservar la unidad indispensable para la pureza de la doctrina y de la fe. Todo el rebaño pende de la vigilancia del Supremo Pastor : él debe cuidar de los pastores y de las ovejas, agregando su cooperacion á la de cada obispo, siempre que la necesidad ó utilidad de la iglesia lo requiera. El exercicio de esta suprema autoridad de la cabeza de la iglesia, en ninguna parte se halla mas bien comprobado que eui nuestra iglesia de Espalla, segun se acredita por los documentos que

es la

que

exponemos al juicio de V. M. en nuestro informe.

„El Sr. Argüelles dice que en el punto en question se debe prescindir de la autoridad espiritual, que el Papa como Primado exerce en el tribunal de Inquisicion ; y solo se debe atender a las relaciones políticas que median para que la nación, pues ha adoptado ya la religion católica por religion de la nacion, y con exclusion de todas las demas , la haya de proteger por los medios que crea mas oportunos para la felicidad del estado, y por leyes conformes a la constitucion política de la monarquía. Convengo con el Sr. Argüelles en que la nacion tiene obligacion de proteger la religion; pero no puedo conformarme en que esta obligacion provenga de los principios que se han sentado. La nacion española siendo católica, como lo era por ley fundamental de la monarquía, y la única de todos los individuos que la componian , ni pudo adoptar otra religion que la católica para la nacion , ni dexar de prestarle la debida proteccion. Porque ningun católico tiene libertad para dexar de serlo; y el príncipe ó soberano católico, no solo está obligado á contribuir como particular a la conservacion de la religion, sino que como príncipe tiene otra obligacion mucho mayor de proteger y fomentar la propagacion de la religion católica como única verdadera ; pues no puede menos de reconocer que la autoridad y el poder que tiene trae su origen de Dios , árbitro supremo de todos los imperios. Y he aquí como habiendo la nacion española tenido la felicidad de haber sido educada en la religion católica, no pudo la autoridad soberana dexar de reconocer esta misina religion por única religion de los españoles, ni de comprometerse á protegerla. Así es que el artículo de la constitucion está concebido en los términos 'mas propios para manifestar esto misino. No dice que se adopta ó elige la religion católica, sino que esta es la religion de la nacion con exclusion de todas las demas.

Pregunto yo ahora : siendo un derecho incontestable de la cabeza de la iglesia el cuidar de la pureza de la fe, y el reprimir los progresos del er

en donde quiera que p:irezca , ; será proteger la religion et impedir el exercicio de esta suprema autoridad? Si el Santo Padre no hubiera establecido ya una delegacion ó tribunal para atender a las necesidades en que se halló la iglesia de España en los siglos anteriores; enhorabuena que se inquiriese sobre si un nuevo establecimiento se extendia ó no á entender en los puntos de disciplina, en que el derecho de regalía , ó las costumbres particulares dieren motivo para representar a la silla apostólica , suspendiendo la execucion en todo lo que no perteneciese á la fe ó doctrina , como se ha hecho antes de ahora. Pero tratándose como se trata de un establecimiento antiguo de la iglesia de España , elevado á un estado de modificacion particular, acomodado á las críticas circunstancias en que se hallaba entre nosotros la religion en el siglo XV; jy oxalá que 110 nos amenazaran hoy otras calami- . dades iguales ó mayores que las que entonces experimentaba la religion! Y hallándose esta delegacion del Santo Padre en el exercicio de sus funciones para zelar

por
la

pureza de la fe, y contener los insultos contra la religion, será observar el respeto que se debe á la cabeza de la iglesia , y que se le debe por la misma religión el decir „ no quiero que se exerza aquí esta suprema autoridad?”

„ En donde la religion católica no sea la religion del estado, la cabeza

ror

de la iglesia exercerá esta autoridad del modo que le sea posible, contando solo con el auxilio de los particulares que le reconozcan por vicario de Jeo sucristo. Pero la nacion católica por excelencia , segun los principios que siempre ha profesado y acaba de reconocer, y estan arraygados en el corazon de todos los españoles, no puede impedir que se proteja la pureza de la fe , ni consentir en que se destruya el tribunal de la fe destinado á propagarla y á conservarla en su mayor perfeccion.

„Én la exposicion que ha leido mi compañero, me acuerdo se hace una indicacion sobre los términos precisos á que deberia reducirle la qüestion pendiente. Punto á mt juicio el mas interesante, y sin cuyo examen es imposible proceder con conocimiento a la resolucion de lo que se propone er el proyecro

de la comision. V. M. hará en todo lo que contemple justo; pe ro ántes que llegue el extremo de que se mude el tribunal de Inquisicion, ó que se establezca otro, sin que sea visto que en mi cabeza cabe que la existencia de la religion católica dependa esencialmente de la del tribunal de Inquisicion; prescindiendo de esto, no puedo menos de llamar la atencion de V. M. hacia lo que exponemos sobre el asunto en nuestro dictamen. Det expediente resulta que la question pendiente, y el punto sobre que recayó el encargo de V. M. á la comision, se limitan á que informase sobre si el restablecimiento del tribunal de la Suprema tenia ó no oposicion con algunos artículos de la constitucion: lo que propone la comision en su informe és que el tribunal de la Inquisicion es incompatible con la constitucion. Es bien notable la diferencia que se advierte entre la propuesta de la comision, y el punto sobre

que

V. M. mandaba se le informase. , Esta inconsequencia la debo atribuir a alguna equivocacion que haya habido en la inteligencia del acuerdo de V. M., ó en la extension del oficio que la secretaría haya pasado a la comision. Sea lo que se fuese , la averigua cion de este punto, y la fixacion de la quiestion que se haya de tratar, lo considero de la mayor importancia para que V. M. pueda proceder con el debido conocimiento. Por lo demas, nuestro dictamen no me parece se ha debilitado en lo mas inínimo, por

lo
que
hasta ahora se ha expuesto por

las señores que lo han impugnado."

El Sr. Gallego: „ Dice el Sr. Preopinante que ha visto el expediente, y que

de él no infiere que la comision haya debido entrar en los puntos que propone. Esto me obliga a recordar así á dicho señor, como a todo el Congreso ciertos hechos, que aclarando esta duda , manifiestan

que

la comision ha cumplido exactamente su deber. La primera vez que se oyó hablar en las Córtes de Inguisicion, fué en boca del Sr. Perez á pocos meses de instaladas. Con motivo de esta indicacion, y de haber querido reunirse el conseje de la Suprema, hubo sobre esto oficios de la anterior Regencia, y representaciones de algunos ministros del consejo referido que pasaron a la comision, donde durmieron muchos meses. Los mas zelosos amigos de este tribunal; deseando restablecerle, espiaban el momento mas oportuno; y en efecto llegó el caso en que habiendo reclamado el señor inquisidor Riesco el despacho de este expediente, se leyó en lsis Córtes un dictamen que se decia ser de la comision , y no cia sirio de muy pocos individuos ; los quales y los señores que ahora han manifestado necesitar saber la opinion de sus provincias, sin consulta, ni averiguacion alguna , en aquella propia mañana que

rian que sin discusion se aprobase. Èl resultado fué reclamar yo el cumplimiento de una resolucion de V. M. dada á conseqüencia de cierta proposicion mja, reducida: á que no se discutie se ningun punto que pudiera tener conexion con la constitucion, sin que examinado preziamente por la comision que formó el proyecto, se viese que no era contrario á ninguno de sus artículos. Para este examen pasó el expediente á la comision de Constitucion , y sobre esto recae el dictamen que va a discutirse. No hay, pues, razon alguna para creer que la comision no haya cumplido exactamente su encargo:

El Sr. Muñoz Torrero: „Convengo en general con los principios que acaba de exponer el Sr. Cañedo; pues es un dogma católico que la iglesia es el único juez de las controversias pertenecientes a la fe, y que el Romano Pontífice tiene el Primado de honor y de jurisdiccion en los términos que la misma iglesia lo tiene declarado. Pero no confundamos las cosas , y hagamos la debida distincion entre las materias espirituales , que tienen por objeto la santificacion y salud eterna de los fieles, cuyo conocimiento pertenece exclusivamente á la potestad eclesiástica, y las que son puramente temporales , que se dirigen a la conservacion y tranquilidad de los estados, y que son privativas de la potestad civil. En las naciones católicas, como la muestra, en que la religion es una de las primeras leyes fundamentales del estado, hay materias mixtas que producen efectos espirituales y civiles, y cuyo conocimiento no puede menos de corresponder a un tiempo y baso sus diferentes respetos á ambas potestades. A esta clase pertenecen los juicios sobre las personas que se apartan de la doctrina de la iglesia , porque deben ser castigados, no solo con las penas impuestas por los cánones, sino con las que esten señaladas por nuestras leyes, ó que en adelante se señalaren. La comision, para desempeñar cumplidamente su encargo, creyó que debia proponer a las Córtes las leyes sábias y justas, por las quales haya de ser protegida la religion, para que pueda conservarse pura , y que sean castigados todos aquellos que intentasen alterarla con malas doctrinas. ¿Por qué habia de contentarse la comision con expresar su dictamen acerca de la incompatibilidad del sistema de la Inquisicion con el de la constitucion? No entiendo con qué objeto algunos señores diputados insisten tanto en esto, y se empeñan en decir

que la comision se ha excedido. Siempre que para la execucion de algun artículo constitucional ha sido preciso reformar ó extinguir algun esablecimiento, ha propuesto el medio que debia adoptarse para no destruir sin edificar. Si el sistema actual de la Inquisicion es incompatible con la constitucion, y por otra parte ha cesado en sus funciones el consejo de la Suprema por la desercion del inquisidor general Arce, en quien reside exclusivamente toda la autoridad eclesiástica delegada por la silla apostólica , ¿qué ctro arbitrio queda para proteger la religion sino substituir otros tribunales en lugar de los que antes habia? ;0 se pretende que dexemos abardonada la proteccion que hemos prometido dar à la religion por leyes sábias y justas? Aquí se ha hablado de leyes eclesiásticas, y que no pueden ser derogadas por la porestad civil. ¿Pero acaso la Inquisición fué introducida en España por alguna ley eclesiástica , como lo es la del ayuno, la de oir misa en los dias festivos &c.? No por cierto. Este establecimiento no es mas que una comision solicitada por los Reyes Católicos, á quienes se dió facultad de nombrar la persona que habia de ser autorizada por la silla apostólica para exercer dictio

[ocr errors]

ministerio en los términos que se expresa en la bula de Sixto IV, y que son los mismos en que estan extendidas las demas bulas que se han expedido despues. Si los reyes posteriores no hubieran querido solicitar la bula correspondiente en las diferentes vacantes que han ocurrido, hubiera cesado de hecho la Inquisición. Y en este caso ; habrian los reyes quebrantado alguna ley ó mandamiento de la iglesia? ¿Habrian faltado al respeto y veneracion que se debe al Papa , ó impedido el exercicio de las legitimas facultades de su Primado? Creo que nadie se atreverá á afirmarlo. Yo me acuerdo que estando en Madrid en el otoño de 97, uno de los dependientes de la Inquisicion me manifestó una copia de la orden por la que fué nombrado el inquisidor general Arce, y que se reducia casi á los términos siguientes: ,, S. M. ha venido en exonerar al muy reverendo cardenal arzobispo de Toledo de la plaza de inquisidor general, y nombrar á D. Ramon de Arce , electo arzobispo de Burgos &c.” He aquí como esta es una comision precaria y temporal, y que los reyes tienen en su arbitrio , quando lo estiman conveniente, exônerar á los inquisidores generales, y solicitar otra bula á favor de las personas que sean de su conħanza , ó no solicitarla , y por este medio indirecto extinguir este establecimiento. La comision, pues, siguiendo su costumbre, y arreglándose al artículo 12 , ha dado su dictamen en los términos que ha creido necesarios para ilustrar esta materia y facilitar la resolucion del Congreso, que no puede menos de adoptar una medida , bien sca la que se propone en el proyecto, ú otra qualquiera; porque la religion no es protegida de hecho por ninguna autoridad, y es preciso suplir esta falta. Así las Córtes cumplirán con la obligacion sagrada que se han impuesto en el artículo 12 de proteger la religion por leyes sábias y justas."

El Sr. Calatrata; ,, Suplico al Sr. Presidente que no permita que se extravie la quiestion, pues se ha perdido la mañana en un punto que no es el señalado para discutirse. Pido que se lei la proposicion primera del dictamen de la comision, y se prosiga la discusion.”

Leyeronsc de nuevo las dos proposiciones preliminares; y quedando varios señores diputados con la palabra para el dia siguiente, se levantó la sesion.

SESIÓN DEL DIA 5 DE ENERO DE 1813.

Leid

eida la primera de las proposiciones preliminares del informe de la cocomision , hizo el Sr. Bura la siguiente:

Que 12.111de V. 11. 1!!! se imprima cl dictamen de los señores diputados de la corrist01 di Coristitucion que han disentido de la mayoría sobre el asunto di lui Iuisici.

Convino ci S. Agüelles en que se imprimiera dicho dictamen , con tal que no se embrarase por este medio la discusion principiada en el dia anterior. Contestó el Si. Burrull que su ánimo no era estorbarla. Dixo el Sr. Zurruquin que no bastaba la declaracion dada por el Sr. Borrull, sino

« AnteriorContinuar »