Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que era necesario que el Congreso la diese formal de que por acordar la inpresion de dicho dictamen 110 se entorpeciera la discusion comenzada. Así lo resolvieron las Cortes, aprobando, junto con la proposicion del Sr. Borrull, la siguiente adicion del Sr. Polo : sin perjuicio de que continue la discusion y resolucion del punto.

El Sr. Ximenez Hozo reclamó la lectura de las actas de 22 de abril de 1812, y las de los dias 8 y 9 de diciembre, en que se leyó el dictamen de la comision sobre el tribunal de la Inquisicion. Se leyeren ; y en seguida dixo que la discusion seria muy obscura si se deliberaba sobre el asunto como lo presentaba la comision , y que tambien se tra tornaba en ello el órden establecido , pues no se habian admitido á discusion las proposiciones de la comision , y que esta no habia informado con arreglo al encargo que se le habia hecho. Contestó el Sr. Argüelles que no era extraño que el señor diputado hubiese incurrido en algunas equivocaciones por hacer poco tiempo que estaba en el Congreso: que las proposiciones de las comisiones nunca se admitian á discusion, como que versan sobre asuntos acerca de los quales pide el Congreso que se le informe : que en quanto á si la comision se habia arreglado á lo que el Congreso le habia mandado, esto lo declararian las actas ; y que aun quardo se hubiese separado, el Congreso ya habia admitido el dictamen , pues lo habia mandado imprimir:

: que no sabia por que resistian y repugnaban tanto la discusion unos señores que se mostraban tan satisfechos de la justicia de lo que

defendian: que se discutiese el asunto, y deshiciesen los argumentos de la comision. Insistió en lo mismo el Sr. Kinienez Hozo, de lo qual resultaron debutes muy acalorados. Restablecido el órden, se lejeron las actas indicadas. Despues de lo qual, y de algunas contestaciones, levantó la sesion el seu rior Presidente, quedando con la palabra para la sesion inmediata el Sr. Lopez (D. Simon).

SESION DEL DIA 6 DE ENERO DE 1813.

E1 Sr. Lopez (D. Simon) leyó el escrito siguiente:

„Quando V. M. acordó en 22 de abril próximo pasado pasase á la comision de Constitucion el expediente de Inquisicion, con arreglo á lo decretado en 13

de diciembre del año anterior, para que viese , si lo que en él se propone es ó no contrario á alguno ó algunos artículos de la constitucion, nunca pensé que se la autorizaba para proporer la supresin de cste tribunal, y la substitucion de otros tribunales protectores de la religion. Lejos de esto, habiéndose propuesto en aquella misma sesion por un señor diputado (el Si. Zorriquin) , que no se trate y resuelva solamente por las Córtes el punto material del restablecimiento del tribunal supremo de Inquisicion , sino de si conviene ó no su subsistencia y la de los trilules de provincia,” no se admitió á discusion (zérzise las actas d: 22 de abril). Señal clara de que el Congreso estaba entonces muy ageno se 1:4dar la forma establecida de los tribunales de Inquisicion, como ahura oficiosamente propone la coinision, ni menos abolir ignominiosamente el de la Suprema. La dificultad rodaba solamente, o la duda era sobre si el de la Suprema, que era el que estaba suspenso por la invasion de los franceses en las Andalucias, y por otras incidencias , podria restablecerse á su libre exercicio (como opinaba la mayoría de la comision Especial), sin embargo de la Constitucion política que acababa de sancionarse , mediante á lo que dixo el Sr. Torrero, único de los cinco señores de aquella comision que se apartó del dictamen de sus compañeros , siendo el suyo : que se coxsultase á los señores obispos.

„De aquí se infiere claramente que el dictamen de la comision debiera haberse limitado á manifestar á V. M. la conformidad ó repugnancia del tribunal de la Suprema con alguno ó algunos artículos de la constitucion sancionada , ó con toda ella. Y ya que a su parecer fuese incompatible absolutamente el restablecimiento del tribunal con la observancia de la constitucion , manifestarlo así detalladamente al Congreso para que en vista de todo V. M. resolviere lo mas conveniente. Para esto no mas se autorizó á la comision. Oido su dictamen , y las razones en que estuviere apoyado , quedaba que pesarlas y examinarlas ; quedaba que ver si la incompatibilidad era tanta quanta opinaba la comision , y si podria superarse ó conciliarse sin perjuicio de uno y otro establecimiento. Y quando finalmente resolviera V. M. que no podia subsistir el tribunal de La Suprema con la constitucion , quedaba que ver si V. M. podia y queria suprimirlo ; en cuyo caso (que no creo llegue) vendria bien que la comision, autorizada nuevamente para ello , explayase sus luces, conocimiento y erudicion para fundar y proponer el proyecto de supresion de los tribunales de Fe, y creacion de otros nuevos protectores de la religion. Esto estaba en el órden : lo demas no lleva camino ; es haberse excedido , y no hacer lo que se le encargó.

„Pero esto no es acriminar a la comision. Supongo que habrá procedido de buena fe : que habrá querido acertar : que ha padecido error en la inteligencia de lo

que le pedia V. M. Mas no por eso hemos de insistir en la supresion del tribunal, ni tribunales todos de la Fe, porque los señores de la comision lo propongan sin haber tenido comision para ello, pero creyendo que la tenian. Desh gase el error: no rehusemos volver atras: de sabios es mudar de parecer : fisese el estado de la question. Este no es el que

señala la comision en su informe ; sino el que le señaló el Congreso , quando la cometió a su examen ; á saber: Si ci restablecimiento del tribunal de la Supron.2 es ó no 6011!r.io i alg:1110 0 oz!gunos artículos constitucionales.

»: Qué razon bay, para poner i discusion proposiciones que no se han hecho al Congreso ,

por mejor decir que estan desechadas por el Congreso, como consta expresamente del acta citada de 22 de abril: La comision , pues, se ha excedido : por consiguiente su informe es nulo; debe reformarse. Porque se acordase el 9 de diciembre que se imprimiese , no se infiere que se aprobó, ni se corrigió por eso el error de que adolecia. Entonces no se advirtió : allora que se advierte, porque se ha leido y visto con mas reflexion , repárese , corrijase. Donde no hay conocimiento no hay voluntad; y seria una injusticia manifiesta y una violencia imperdonable

querernos comprometer á la fuerza en lo que no hemos querido ni co

en que

informase;

Aocido. Para que mejor se conozca el error , y para satisfaccion de V. M. pido que se trayga y lea el oficio de la Regencia de 28 de abril de 1811,

avisaba a V. M.' la instalacion del consejo de la Suprema , y que fué lo

que

dió motivo al expediente que se formó sobre este punto. „Pido tambien que se lea la nota del acta del 22 de abril con que la secretaría pasó á la comision la resolucion de V. M.

para que y en su vista me reservo la palabra para hacer á V. M. una proposicion. (Leida esta acta continuó:)

„De lo que se acaba de leer se comprueba lo que llevo expuesto ; que hasta ahora no consta que V. M. haya tratado de suprimir el tribunal de la Suprema , antes bien de restablecerlo con alguna modificacion accidental á su instituto , que fué lo propuesto por la mayoría de la comision Especial; á saber : que el consejo de la suprema Inquisicion debe ponerse en el exercicio de las funciones de su privativo instituto , observando exactamento las leyes derogatorias del fuero civil de familiares &c. para evitar agravio de la jurisdiccion real ordinaria , y las competencias en la administracion de justicia. „En suma, si el tribunal interrumpió sus funciones fué

por
la

supresion

que de él hizo el tirano luego que entró en Madrid : hasta esta época siguió en su exercicio, aunque el inquisidor general renunció su oficio en 23 de marzo de 1808. Parte de los ministros fueron llevados á Bayona , otros se dispersaron ; de aquellos algunos pudieron sugarse : la Regencia del reyno , á nombre del Rey (real orden de 1.o de agosto de 1810), mandó al consejero D. Raymundo Etthenard hiciese que se reuniesen quanto antes los ministros del consejo que fuese posible. Etthenard comunicó esta órden real á los dispersos : propuso á la Regencia , en union con el consejero Amarillas , la provision de alguna plaza vacante y precisa, y la planta de los ministros á que podria quedar reducido el consejo , con ahorro de casi la mitad de los gastos, pudiéndose aplicar lo restante a las urgencias del dia. Dióse cuenta de esto á V. M. para su aprobacion. Entre tanto vino de Murcia el decano del consejo D. Alexo Ximenez de Castro. Juntos tres consejeros, con el secretario , dieron cuenta al consejo de Regencia que estaban reunidos y prontos á trabajar en su oficio ; que esperaban las órdenes del Gobierno, al que siempre obedecerian. Díxoseles entonces por el ministro de Gracia y Justicia : que el consejo de Regencia extrañaba se hubiesen reunido a formar tribunal, estando pendiente de la resolucion de las Córtes el punto de la planta á que debiera quedar reducido: que se abstuvieran de formar consejo hasta que V. M. tuviese á bien prevenirlo, y se lo comunicase. En este estado la Regencia consultó á V. M. lo acaecido para que se dignase resolver; y los ministros del consejo de la Suprema acudieron tambien á las Córtes, satisfaciendo a los cargos que se les habian hecho. V. M. pasó todo el expediente á la comision Especial, cuyo dictamen fué, como se ha dicho, que se restableciera el tribunal: dióse cuenta á V. M. de ello, y como se ha dicho y leido en el acta , se resolvió pasase todo á - la comision de Constitucion, no para tratar de suprimir el consejo de la Suprema , sino para que viera si era ó no contrario en algo á la constitucion. Así pido: Puinero. Que vuelva el expediente a la comision , juntamente con el

K

dictamen de los Sres. Cañedo y Barcena , para que rectifque su irme, dirigido únicamente si el restablecimiento del tribun..! d. 2: Simonies 6 170 contrario a a'guno ó algunos artículos constitucionales, qué es lo que se rosolajú.

Segundo. Que se lean preliminarmente todas las representaciones dirigidas á V. M. por diferentes prelados, corporaciones y otras personas de la monarquía , solicitando el pronto restablecimiento de la Inquisicion.

„Es justo, Señor, que se lean todas antes que se entie en la discusion, para que V. M. sepa como piesa gran parte da la nacion; porque el pblico, que nos oye, lo entienda tambien , porque tantos cuerpos respetables como han representado á V. M. tengan la satisfaccion de que se les ha oda, у de

que V. M. no lcs niega una consideracion que suele dispensar á todo español: la política lo exige tambien: la gravedad de la materia lo pide imperiosamente: trátase de ura novedad chocante, y que interesa á toda la nacion. Los reverendos obispos, los cabildos , ayuntamientos constitucionales, militares de graduacion , pueblos y provincias enteras &c. quedarian desay, rados sino. El pueblo tiene derecho a saberlo: servirá para su ilustracion: á todos nos servirá para deliberar con mas acierto. Oygase á todo el mundo: demos pruebas de buena fe y recta intencion. Quitemos todo pretexto de queja ó resentimiento de que no hemos querido oir quanto se diga en pro y encontra , ó de que se atropella la deliberacion."

· Al concluir la lectura de es e papel, añadió: es necesario que se lean los oficios que he dicho para la comprobacion del exceso, abuso ó error que haya tenido la comision, extendiéndose á dar este dictamen contra la intencion y espíritu de V. M.”

Leyó el señor secretario Castillo el oficio siguiente, que dirigió á las Córtes el secretario de Gracia y Justicia en mayo de 1811.

„D. Alexo Ximenez de Castro, D. Raymundo Ettenhard y Salinas, y D. José Amarilla y Huertos , ministros del consejo supremo de la santa ý general Inquisicion, dieron cuenta al de Regencia en 16 de este mes de .haberse reunido y formado consejo, ofreciendo aplicarse desde aquel dia al exercicio de sus funciones y autoridad. Como la planta que este tribunal deba tener esté aun pendiente de la resolucion de S. M.,, y por otra parte los referidos tres ministros hayan procedido á reunirse en forma de consejo, sin dar antes cuenta , como debian á S. A., se ha servido resolver les comunicare , y en efecto les comunique la órden siguiente :

„He dado cuenta al consejo de Regencia del papel de 16 de este mes, en que V.S., D. Raymundo Ertenhard y Salinas, y D. José Amarilla y Huertos hacen presente á S. A. hallarse reunidos en esta ciudad en virtud de la órden comunicada al segundo en 1.o de agosto de 1810 , y que como ministros del consej. de la supena y general Inquisicion se aplicarín desde aquel dia al exercicio de sus funciones y autoridad con el fiscal del mismo tribunal D. Matías Gomez Ibar Navarro.

„El consejo de Regencia ha visto con extrañeza , que pendiente aun de la resolucion de S. M. quanto propusieron á S. A. los ininistros Ettenbard y Amarilla en órden à la planta que en estas circunstancias convenia dar al tribunal de la suprema y general Inquisicion, procediesen V. SS. á Jeunirse en forma de consejo, y se anticipasen á exercer sus funciones; y no

se

ܪ

es menos extraño que no precediese á este acto dar cuenta á S. A. de todos los individuos que se reunieron aquí, y la debida justificacion de ser buenos patriotas , su procedencia , y del tiempo en que emigraron de pais ocupado por el enemigo. Por tanto S. A. ha tenido á bien mandar que V. S.; los demas ministros del consejo de la suprema y general Inquisicion se absieigan de formar consejo, y exercer las funcines de su atribucion, hasta que S. M. tenga á bien dar la resolucion que fuere de su soberano agrado, y's les comunique de órden de S. A.; y, de la misma lo participo á V. So, fara que enterando de esta disposicion a quienes corresponda, la obidezcan y cumplan con la mayor puntualidad.

,, Lo participo' á V. SS. de orden de S. A., y acompaño el papel de los tres ministros Ximenez , Ettenhard y Amarilla, para que se sirvan dar cuenta de to a S. 11. Cái, ốc.” Asi

que el Sr. Castillo concluyó de leer, dixo: en quanto al otro oficio de que trata el Sr. Lopez, hago presente á V. M. que la secretaría jamas ha acostumbrado pasar oficios a las comisiones para entregar los expedientes. Por esto me admiro de que se pida que se lea.”

El Sr. Lopez (D. Simon): 1, Pues bien, si no hay oficio, que no se lea. Lo que se acaba de leer confirma lo que he expuesto, que es que el objeto de V. M. no era mas que saber si el restablecimiento del iribunal de la Inquisicion era contrario a algunos artículos de la constitucion, mediante á haberse impedido su reunion por la orden de la Regencia por falta de arreglo y de plan; pero habiendo venido despues el decano del tribunal Don Jose Ximenez , y habiendose juntado para exercer sus funciones los señores Ettenhard y Huertos, la Regencia extrañó solo que sin su permiso pasaran a instalar:e. Todo esto prueba que la suspension del tribunal no ha sido sino interina: esperando que V. M. aprobaria el plan de reforma , reducido á la supresion de algunos ministros, que parecian no necesarios, especialmente en estos dias de economía, y creyendo que con menos número de individuos se podrian exercer las mismas funciones. Con esta mira se interruinpió el exercicio de este tribunal, sin embargo de estar mandado de antemano que se reuniese, por hallarse dispersados sus individuos con 10tivo de la invasion de los enemigos en las Andalucías. V. M. á fra puesta de los inquisidores , y habiéndose purificado estos, como lo esixia la Regencia con respecto a los que han venido de pais ocusado, pasó e. te asunto à la comision de Constitucion , á fiu de que diera su dictamen y radi mas, sin meterse en proponer nuevos establecimientos. A esto estala reducido; y ya se ve que no habiéndolo hecho aí, ha procedido con error. A conseqiiencia de todo esto hago esta proposici n :

Que vuelva el expediente á la comision , juni.imente con el diclinen de los dos Sres. Cañedo Birceni, para que recti apele sue infurre, cerdo á si el restablecimiento del tribunal de la Sopremi es ó no contrario á ozguro 6 algunos artculos constitucionales, que es lo qu: V. M. le enca.g; en la resolucion del 22 de abril dilano próimo pasado.

„Esto es lo que V. M. ha de hacer conf rme á la voluntad de la nacion. De aquí no hay que salir. Fsto pido que se haga.”

El S;. Presidente: ,,Habién lose ya empezado a discutir el asunto principal, no puede inter polarse ninguna proposicion. De consiguiente no está

« AnteriorContinuar »