Imágenes de páginas
PDF
EPUB

.

que

porizar con ella quando no creyese que era perjudicial á los intereses de los
mismos que me habian enviado, ó al general de la nacion que es el prime-
ro. Estos son principios incontestables, en que no se puede afectar extrañe-
za , sin confesar una crasísima ignorancia del derecho público, los
ofrezco demostrar siempre que se pongan á discusion. Me parece haber di-
cho ya lo bastante para rebatir este argumento dilatorio; y así yoy á con-
traerme á la quiestion.

„Queda ya sentado la iglesia no recibió de su divino Fundador la potestad coactiva, y que por la ley fundamental del estado está V. M. obligado a aplicarla en la proteccion de la religion por leyes justas y sábias, las quales propone

la comision que

han de ser conformes a la constitucion. La justicia de esta proposicion se manifiesta por sí misma, y la imposibilidad de rebatirla hace que haya tanto empeño en distraerla , porque siendo consequencia necesaria de su admision la reforma del tribunal, que procede con un sistema diametralmente opuesto al que establece la constitucion , habiendo empeño obstinado en que no se le toque, se han de mover todos los registros de la astucia y cavilosidad para evitar la discusion de una proposicion que no puede negarse sin oprobio de la razon. Las bases que establece la constitucion son justas y sabias, y no pueden dexar de serlo las leyes que se ajusten á ellas; ¿qué unas se quiere ni debe exîgir de las que protejan la religion? Su objeto es el mismo que el de las demas leyes criminales; y si estas son sabias y justas en las reglas que establecen para hacer compatible la seguridad individual de los españoles con la averiguacion de los delitos y su condigno castigo, i no tendrán aquellas el inismo caracter ? Prueben sino los señores que contradicen la proposicion que el sistema actual del tribunal de la Inquisicion es tan necesario para la conservacion de la religion, que no puede subsistir sin él; ó que las leyes, que son justas y sabias para corregir los demas delitos, no lo son para los de esta especie. Demuéstrennos esta paradoxa , y entonces convencerán que si las leyes que protejan la religion son conformes a la constitucion , no serán justas .y sabias. Pero ni estos señores, ni sus panegiristas y prosélitos, se atreven á tanto empeño; se limitar á producir invectivas injuriosísimas contra el informe de la comision, y los que somos del mismo modo de pensar, pretendiendo hacer creer los incautos que se trata de que no haya autoridad que zele y castigue los delitos contra la religion, ni freno alguno que contenga los errores. Si en tante papel como se ensucia para infamar al próximo, y predicar absurdos, se presentase de buena fe el asunto con esta claridad, nadie creeria que se trataba de coartar la autoridad eclesiástica: el pueblo, á quien se dirigen, lo veria baxo su verdadero punto de vista, y a nadie se podria inducirá que clamase por la Inquisicion. Porque, qué tiene de particular que luego que la autoridad eclesiástica haya calificado la doctrina , é impuesto las penas espirituales que estan en su potestad , la autoridad civil dicte las reglas que se han de seguir y á que se ba de ajustar el expediente para imponer penas temporales á los delinqüentes? Nadie en este caso podria decir que la potestad temporal se introducia en las funciones de la eclesiástica ; pero como esto es lo que se quiere persuadir , se huye de la claridad; porque la confusion, así como es el camino del error, tambien es el mejor para sacar partido. No, Señor, V. M. Ao quiere. abusar de su potestad, ni entorpecer la que Jesu

L

[ocr errors][merged small]

cristo dexó á su iglesia : se limita á lo que le corresponde; porque siendo temporal, y dimanando de su potestad la autoridad coactiva que exerce la Inquisicion, puede y debe arreglarle su exercicio á las bases de la constitucion, que son las de la justicia universal. Yo pregunto a los impugnadores de la proposicion: ssi se sentenciase á muerte à un reo por resultas de un expediente formado por el modo y trámites que los forma la Inquisicion, tendrian por justa la sentencia? ¿Creerian que al reo se le habian concedido todos los medios de defensa ? Absolverian de responsabilidad al juez que así procediese? La sentencia seria injusta , y el juez responsable, porque en tal expediente no habia dado al reo, como es justo y lo mandan las leyes, todos los medios de probar su inocencia. Por el sistema de la constitucion al acusado se le pone á cubierto de las asechanzas de sus enemigos , de las arbitrariedades del juez, y de la contingencia de ser condenado injustamente; iy aun se quiere que las leyes con que se proteja la religion no sean conformes á tan santos principios! El pretender esto, sobre ser escandaloso, es lo mismo que decir , que para proteger la religion es necesario dexar á los rcos indefensos, y á todos los españoles expnestos á ser victima de una intriga; porque esto sucederia en qualquier otro tribunal que formase el proceso como lo forma la Inquisicion. Quando este tribunal impode penas temporales, usa de las facultades que dimanan originariamente de V. M., y no es justo que consienta por mas tiempo que con los reos , que así juzga , se proceda de una manera que es injusta en los demas tribunales; á todos debe V. M. igual atencion. Exâminense las bases que para esto establece la constitucion, y se verá que su objeto es el que nada quede al arbitrio del juez , aunque sea un San Pedro de Alcántara, porque al fin seria hombre, y V. M. quiere que sus súbditos esten baxo la ley, y no baxo otro hombre. Quando se trata de la seguridad individual, que es uno de los principales objetos de la sociedad, no deben dispensarse aquellas fórmulas en que la vinculan las leyes, ni hay objeto, por sagrado que sea , á quien deba hacersele este sacrificio. Yo supongo que los inquisidores son hombres de virtud y, justificacion, y que tendrán toda la prudencia y prevision necesarias para el desempeño de sus encargos; pero eso no es suficiente para que en la formacion de los expedientes se separen del órden general, negando a los reos todos aquellos medios de defensa que reconoce todo derecho humano, y hasta el divino. No ignoraba Dios el pecado de Cain; y sin embargo le pregunta: „; donde está tu hermano?" Este y otros muchos pasages de la sagrada Escritura comprueban que para condenar al reo es menester oirle sus defensas, , y convencerlo en juicio; lo que no se hace quando no se le proporcionan, y aun se le retraen de propósito aquellos medios que la experiencia de los siglos ha hecho ver que conducen esencialmente para la defensa. Para desviarse de tan justos principios en las causas que promueve Ja Inquisicion, era menester probar que se seguia algun perjuicio a la religiən; pero esto es improbable, y por lo mismo, siendo la imposicion de las penas una de las atribuciones mas delicadas de la potestad, no deben, sin un gran motivo, alterarse las fórmulas establecidas. La formacion de los procesos , con arreglo á ellas, no solo sirve para convencer ó probar al reo su delito: sirve á mas de eso para dar un testimonio auténtico á la sociedad del secto preceder del juez, y de la justicia con que al reo se le ha impuesto La

pena; pues no de otra manera se satisface la vindicta pública. ¿Y como satisfaria un juez con un expediente , en que falten no una, sino muchas y muy esenciales fórmulas de aquellas que en todos se han juzgado necesarias para que no sea castigado un inocente? De estos vicios adolecen los expedientes que forma la Inquisicion. A los rcos se les ocultan los nombres del delator y testigos , y aun las declaraciones se les desfiguran en algo para que no vengan en conocimiento de ellos. A los abogados de los reos no se les entregan los expedientes originales , sino una copia, en la que no solo se omiten los dichos nombres, sino toda aquella parte de las declaraciones que

los inquisidores juzgan conveniente segun su sistema. ¿Qué defensa podrá hacer un letrado con un expediente de esta naturaleza? ¿ Como se les podrán poner tachas á unos hombres-, cuyos nonbres se ocultan por sistema, y quanto conduce á que se pueda venir en conocimiento de quienes son? Las tachas legales son una de las principales defensas del reo, y es consiguiente que el tribunal, en que este recurso se deniega por sistema , dexa á los reos indefensos , expuestos a las intrigas y á la arbitrariedad del juez.

. Estas nulidades tan chocantes se quieren subsanar con los medios subsidiarios que usa el tribunal para cerciorarse de

que

el delatador y testigos esa tan libres de las tachas que pudiera objetarles el reo para hacer nulas sus atestaciones con arreglo å las leyes. Estos medios son los de informarse del cura párroco, de los vecinos y hombres de buena fama y opinion , si saben que fulano tenga alguna enemistad confulano, ó si entre ellos hay algun asunto de intereses, o de otra naturaleza que pueda inducirlos á resentimiento &c. &c. Y por preguntas de esta especie mas o menos amplificadas , pero sin manifestar jamas el objeto a que se dirigen , se forma el juicio de si el reo tendrá ó no tachas legales que objetarles. Yo supongo que los inquisidores son tan escrupulosos en este punto, que no omitirán quanto dicte la provision y hasta la cavilosidad, para dar a este género de prueba toda la certeza de que es susceptible; y despues que así lo hayan hecho: pregunto yo, zhabrá algun inquisidor tan necio, que se persuada que el reo no pueda ponec tacha legal al delator y testigos? ¿Hay alguna precision de que el cura y los vecinos honrados sepan todas las relaciones, hasta las mas reservadas que puede haber entre ellos? El juez se cerciorará del concepto en que los veci-. nos tienen el delator y testigos, que no se les han anunciado baxo este carácter; pero jamas podrá estarlo de que el reo no tenga tacha que oponerles, y siempre resulta que el infeliz queda indefenso. Si la pena hubiese de recaer en el cura, y los vecinos que abonan a los otros, podria el juez proceder COH alguna confianza; pero quando ha de caer sobre el miserable reo á quien no se ha oido sobre esto!!!...

„Es muy de notar, Señor, que en estas diligencias no proceden dichos jueces como eclesiásticos, sino en uso de la autoridad temporal que se les ha confiado; no como jueces de la iglesia , exerciendo la autoridad espiritual, sino como jueces civiles que exercen la temporal; y siendo esto así, como no lo pueden negar los impugnadores de la proposicion que se discute, qué intentan negándola ? Estos señores confiesan que V. M. sin ofensa de la potestad espiritual, puede separar de la Inquisicion todo lo que tiene de la tempo ral, que justamente es la formacion de los expedientes para la imposicion de las penas coactivas: que este encargo lo puede far á seculares; y en este caso,

¿tendrian valor para negar la proposicion? Luego si ahora la niegan , es únicamente porque son del estado eclesiástico las personas á quienes se honra con esta confianza. ¡Y será interes del dogma, ó se arriesgará la pureza y permanencia de la religion, porque unos jueces civiles del estado eclesiástieo se arreglen en asuntos puramente civiles, como los demas jueces de esta clase á las leyes fundamentales de la constitucion? V. M. dará el nombre que merecen estos delirios , bien persuadido de que los delinqüientes de esta clase reclaman su justicia, para que con ellos se observen las fórmulas , que omitidas con los de otra especie, los gradúa de indefensos.

„De propósito he dexado para lo último el argumento que creen mas fuerte para impugnar la proposicion. Se reduce á que arreglándose la Inquisisicion en sus juicios para la imposicion de penas coactivas por leyes conformes á la constitucion', no habrá sigilo, que es el alma de este tribunal; y faltando el sigilo, se acabarán las delaciones, con lo qual quedará el tribunal sin exercicio, y la nacion se inundará de errores, como la tierra incuita de maleza.

Supongo que este argumento se hace de buena fe, y por eso no prore rumpo en las admiraciones que arranca. No hay duda que el sigilo es la piedra angular del edificio de la Inquisicion; y por eso es malo, porque el cimiento es pésimo. No fué obsequio á la religion el que se hizo con esa bela invencion , que no la necesita para que los españoles la adoremos: se la tomó por pretexto para los fines políticos de su establecimiento; pues no de. otro modo los pueblos de España hubieran doblado su generosa cerviz á tan pesado yugo. Publicidad es lo que quiere la religion de Jesucristo; por eso dixo in occulto locutus sum nihil. No así la política de Fernando el Católico. Ya ha oido V. M. el estado en que se hallaba entonces la 'nacion , y quales fueron los planes de aquel rey político, impracticables por otro medio ; porque, como podria realizar sus ideas sin las ventajas que le habian de producir las delaciones sigilosas ? , La generosidad nacional resiste este paso; y la capa de religion con que se cubria , lo hicieron tolerable; y al fin se hizo familiar. Objeto político fué el de su invencion, como lo evidencia la historia de aquellos tiempos; y no obstante esto, V. M. ve el empeño tan tenaz que hay en conservarlo; y no como quiera , sino que en este sitio se nos ha dicho que sin él se pierde la religion en España, que

las alias de los españoles irán irremediablemente á los infiernos, con otras cosas de esta estofa.

» Que faltando el sigilo no habrá delaciones. Nuestras leyes apellidan infame al delator , y nada bueno se puede fundar sobre una infamia. Pero de esta nota sc librará el que delate como Jesucristo manda que se haga: no Eccomendó el sigilo; ni previno que se ocultasen el delator y testigos; todo lo contrario : en el precepto de la correccion fraterna manda que por primeJa vez se corrija á solas al hermano que pecare; si no se enmienda , dice

que se haga la correccion delante de dos o tres testigos; y si no los oye, que lo delate a la iglesia. ¿Qué hay aquí de sigilo, ni de ocultacion de delator y testigos? Desde la primera vez se le manifesta el delator al reo; en la segunda se le presentan los testigos, y si no se enmienda , ya sabe que lo han de delatar a la iglesia. Recomendó Jesucristo el sigilo para imponer el precepto de la delacion Oygo secir que los respetos humanos, la opinion pública,

yatin

nos que

y el riesgo que se correria, hacen indispensable el sigilo. Sí, para los fines políticos que se inventó, es muy indispensable, no para cumplir los preceptos del evangelio , que nos deben ser estimables sobre aquellos respetos y riesgos que la misma fuerza que ahora tenian quando los impuso Jesucristo.

„Me he concretado, Señor, á manifestar á V. M. la necesidad, obligacion que tiene de aprobar la proposicion que se discute en los térmi

la presenta la comision. V. M. no coartará ni tocará en lo mas leve la potestad espiritual de la iglesia, porque las leyes con que proteja la religion católica sean conformes á la ley fundamental del estado; porque siendo esta justa y sábia , no pueden dexar de serlo las que emanen de ella; así como no lo serán en España las que se separen de aquella conformidad; y siendo justas y sábias las leyes con que V. M. proteja la religion , flore-, cerá esta en el estado : la nacion no se llenará de errores : las almas de los españoles no irán por eso á los infierncs; ni los vaticinios de los agoreros tendrán fundamento quando la sabiduría y la justicia dirijan las resoluciones de V. M.”

El Sr. Ostolaza: „ No voy a hablar sobre el asunto principal ; pues estando muy lejos de pensar que V. M. habia de entrar en la question, como acaba de declarar, a pesar de lo dispuesto en la sesion de 22 de abril, no he traido unos apuntes que tenia dispuestos. Me limito , pues, solo á hacer esta indicacion; y digo en quanto á lo demas, que siendo este asunto tan interesante, y yéndose á tratar de buena fe, es necesario , para que se ilustre la nacion, que V. M. mande que se permita hablar á todos los señores que pidan la palabra , sin que se pregunte si está discutido hasta que todos lo hayan hecho. Esto lo pide la gravedad del negocio. Yo no me opongo a las mejoras que puedan hacerse'; pero deseo que se hagan por sus trámites, y que no se pregunte si está suficientemente discutido hasta que todos los señores que tengan la palabra hayan hablado en la materia', sobre lo que hago proposicion formal."

El Sr. Presidente: Lo que sobre este particular previene el reglamento es contrario á esa proposicion, y seria necesario derogarlo para admitirla."

El Sr. Ostolaza: „Cabalmente es lo que yo pido, esto es , que V. M. en uso de sus facultades lo derogue, como puede derogar las leyes. Esto lo cxige la gravedad del asunto; y para resolverlo con el decoro 'debido, es menester que hablemos con despacio y cachaza."

El Sr. Presidente : „ Puede V. Š. escribir la proposicion.”

El Sr. Rodrigo: „Referiré un hecho : quando se trataba de discutir la constitucion , se hizo la misma proposicion, y no se admitió.”

El Sr. Canedo: Pues se ha dicho que en una ocasion se desechó una proposicion como esta , debo decir que en otras tres se reclamó la suspension del reglamento , y se acordó por la afirmativa."

Se leyó la proposicion del Sr. Ostolaza concebida en estos términos: Que en atencion á lo intrincado é interesante de la materia que se discute , se suspenda la execucion del artículo del reglamento, que previene que qualquier señor diputado pueda preguntar si el asunto está suficientemente discutido, y que en esta virtud no se haga esta pregunta hasta que tengan hublado todos los señores diputados que hayan pedido la palabra.

No se admitió á discusion.

« AnteriorContinuar »