Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ner con el bien de la religion del estado, y con la constitucion política de la monarquía.

„Jesucristo, nuestro divino legislador y maestro , dexó á los hombres Printer a en libertad para elegir la forma de gobierno político que mas les acomodase época. para vivir en sociedad, y para establecer las leyes mas oportunas para la felicidad temporal. Pero para su imperio espiritual, á que llama a todos los hombres,

, para proporcionarles la bienaventuranza eterna , formó por sí mismo un código de leyes sublimes y perpetuas , y estableció un gobierno inalterable hasta el fin de los siglos, que es el de su iglesia. Al cumplimiento de su divina mision , separándose de sus discípulos, les mandó intimar su ley á todos los hombres ; los autorizó para que gobernasen sus súbditos, para que estableciesen leyes conformes con la ley fundamental del evangelio, y para que cuidasen de la obseavancia de ellas, corrigiendo castigando a los contraventores. Pero antes puso la unidad por fundamento de su iglesia; y para conservarla autorizó con un poder superior a los demas pastores de su şrey á San Pedro , eligiéndole por cabeza de todos , encargándole particularmente el cuidado de todos sus súbditos, mandándole que apacentase sus ovejas. A consequencia de este poder , y de la obligacion que le impuso de cuidarlas , constituyó á Pedro y á sus sucesores en la responsabilidad de los perjuicios que ellas padeciesen en su felicidad espiritual por falta del pasto de la doctrina y de la vigilancia para el reinedio de sus dolencias. El Vicasio Supremo de Jesucristo en su iglesia tiene por consiguiente una responsabilidad general por todas las ovejas del rebaño universal de la iglesia católica; y todos los cristianos un derecho de ser protegidos y dirigidos por su Supremo Pastor , y una obligacion á obedecer su voz , y á someerse á sus preceptos.

„ Este cuidado universal del Supremo Primado de la iglesia se presta , ya condenando los errores que en todas partes se suscitan contra la te, • dirigiendo a los obispos 6 pastores subalternos con prevenciones saludables, ya atendiendo alternativamente al cuidado de la parte mas menesterosa del rebaño universal ; sin que la solicitud del Supremo Pastor pueda servir de excusa á cada obispo ó pastor singular para abandonar su' propio rebaño, así como su mayor cuidado y vigilancia para con el que le está encomendado no le puede servir de pretexto para evadir la superintendencia y cooperacion del Supremo Pastor de todas las ovejas y corderos. Porque si es indudable, como en la realidad lo es, que los obispos estan encargados por derecho divino del cuidado de sus ovejas, y que como sucesores de los apóstoles tienen la misma autoridad que aquellos exercieron ; lo es igualmente que esta autoridad les fué transmitida con dependencia inseparable de la cabeza de la iglesia , á quien todos estan snbordinados', y que ninguna parte del rebaño universal le fué exceptuada , quando se le mandó cuidase de todas las ovejas.

„La historia y los anales eclesiásticos nos representan el exercicio de la jurisdiccion del Primado en toda la iglesia desde los primeros siglos, particularmente en el discernimiento de la verdadera doctrina , en la condenacion de los errores , y en el castigo de los hereges y de los cisméticos. Véanse las actas de los primeros concilios generales, y reconózcanse las memorias de los sucesos mas señalados de las primeras sillas del Oriente;

V2

pero en ninguna parte se hallarán testimonios mas relevantes ni multiplicados de esta verdad que en nuestra iglesia de España. Si no nos contuviera el temor de molestar demasiado la atencion de V. M. , y de ofender la ilus: racion del público español, nos seria inuy fiicil preseniar una serie no interrumpida de hechos que lo comprobase hasta la evidencia, desde la época mas remota , de que se conservan documentos auténticos de la historia eclesiástica hasta el presente; pero y. M. no se desdeñará de permitirnos que hagainos alguna insinuacion sobre algunos de los mas señalados entre los que podemos citar , contrayéndonos al exercicio de la jurisdiccion del Primado de la iglesia universal por los medios que quedan indicados. Lo haremos con tanta mayor seguridad de la autenticidad de los hechos, quanta mayor es la gloria de la iglesia de España en haber conservado sus antiguas colecciones canónicas libres de la interpolacion de las mercaderías de los franceses casi por todo el tiempo correspondiente a esta primera época: cerrando enteramente la entrada a los especiosos argumentos de los que quieren confundir con las invenciones de Isidoro todo lo que les incomoda ó se quiere desacreditar. Pero para no dexar en olvido el documento mas antiguo que se conserva libre de toda nota , aunque anterior á los. que comprehende nuestra coleccion, no podemos menos de citar la carta de San Cipriano á las iglesias de Astorga y Mérida, en la que se refiere el recurso de Basílides y Marcial al Papa Cornelio , solicitando las sillas episcopales, que segun los decretos canónicos no podian ellos obtener : no. dudando el santo doctor de la justificacion ni de la autoridad del Sumo Pontífice para determinar sobre el asunto , si no rezelándose de que cona tra su voluntad le arrancasen algun decreto que adoleciese del vicio de obrepcion o subrepcion.

En el siglo iv, la decretal de Siricio á Himerio de Tarragona, la mas antigua de las que se conservan en las colecciones canónicas sin nota de suposicion (que viene á ser un código de declaraciones dogmáticas y disciplina), en contestacion à la solicitud que Himerio habia dirigido al Papa Dámaso, antecesor de Siricio, para que declarase las dudas, y estableciese las reglas que se debian observar sobre los diferentes puntos que consultaba. En el exordio de ella el Sumo Pontifice , lejos de excusarse á corresponder à la solicitud de Himerio para con su antecesor , dice :

: portamus unera omnium qui gravantur : quin imo hæc portat in nobis beatus apostolus Petrus , qui nos in omnibus, ut confidimus, administrationis suæ protegit, et tuetur hæredes. Y despues de prevenirle la conducta que debió observar con los bautizados por los arrianos, concluye: „esto debereis vosotros observar, 30 pena de que sereis separados de nuestra comunion.”

„Los Sumos Pontífices Inocencio y Leon expidieron sus decretos condenando los errores, cortando la division y cismas que de ellos se ocasionaban, y mandando a los obispos, que celebrasen concilios, como consia de la carta de Inocencio a todos los obispos de España , y de las de San Leon á Toribió de Astorga en 447, sin hacer mérito de la del mismo santo Padre á los obispos de España y de Francia, ni de las consultas de los obispos de la provir.cia de Tarragona al Papa Hilario , y de las contestaciones L

resoluciones que comprehenden sus respuestas, en las quales resplandece prudencia al par del zelo por la observancia mas rígida de los cánones.

1

„Simplicio , sikcesor de Hilario , nos ofrece un testimonio de que en el siglo v no solo exercieron los Primados su autoridad dando reglas, condenando errores, y respondiendo a las consultas; sino autorizando á personas determinadas para que hiciesen sus veces en la iglesia de España , cuidando de la observancia de sus decretos. Así se explica Simplicio , autorizando á Cenon, metropolitano de Sevilla. Congruum dua imus vicaria scdis nostra te auctoritate fulciri , cuius vigore munitus, apostolica institutionis decreta, del sanctorum terminos patruum , nullo modo transcendi permittas.

„En el siglo vi, omitiendo las demas , solamente haremos mencion de la tercera carta de Hormisdas á Salustio , metropolitano tambien de Sevilla, en la qual le autoriza igualmente para que haga sus veces en la Bética y en la Lusitania. Recordaremos la carta de Hormisdas á Juan de Tarragona , constituyéndole vicario suyo, para que sin perjuicio de los privilegios de los metropolitanos haga se lleven á efecto la disposiciones de los cánones y los mandatos de la silla apostólica: Vices vobis apostolica sedis eatenus delegamus , ut inspectis istis , sive en qua ad canones pertinent , site ea qua a nobis sunt nuper mandata , serventur; sive ea quæ de ecclesiasticis causis tua revelationi contigerint; sicb, tua nobis insinuatione pandantur. Erit hoc studii ac sollicitudinis tuæ , ut talem te in his quæ injunguntur exhibeas , ut fidei integritatique ejus , cuius curam suscipis , innitaris.

„No haremos mérito de las palabras con que autoriza el mismo Hormisdas á Salustio Hispalense, para que haga sus veces en toda la Bética y Lusitania , sin que en ello se ofendiesen los derechos de los metropolitanos, por evitar repeticiones; pero no podemos omitir las palabras con que concluye, porque a nuestro juicio son muy dignas de llamar la atencion de V. M. en las circunstancias en que nos hallamos. Dice : Quoties universalis poscit religionis causa ad concilium cuncti fratres te evocante conveniant: ut si quos corum specialis negotii pulsat contentio , jurgia inter eos oborta compesce, discusa sacris legibus determinando certamina. Quidquid autem illis pro fide, et veteribus constitutis , vel prorida dispositione pracipies, tel persona nostræ auctoritate firmabis , totum ad scientiam nostram in structa relationis atestatione perveniat.

„De las cartas de San Gregorio á Leandro de Sevilla , al rey Recaredo, y demas documentos preciosos de nuestra iglesia , nos contentamos solo con hacer memoria de ellos. Pero aunque muy ligeramente no dexaremos de recordar algunos de los cánones de nuestros concilios, en comprobacion de quan lejos estaban de creer nuestros veneral les prelados que en las expresadas funciones de la primacía , que quedan indicadas , se perjudicaba al decoro y autoridad divina de que ellos estaban autorizados. En el primer concilio de Braga , celebrado en 561, al canon iv , se manda que todos observen en la celebracion del santo satrificio de la Misa el mismo rito, con arreglo á la liturgia , que el metropolitano de Braga Profuturo habia recibido de la silla apostólica. En lo que es bien sabido que se hace alusion á. la famosa epístola de Vigilio á Profuturo.

„En el concilio u de Toledo, al canon i, se dice : mancant in sulo. rigore conciliorum omnium constituta simul et sinodica SS. Præsulum Romanorum epistola. En el segundo de Sevilla , y quarto de Toledo, se renuevan. los reconocimientos y la veneracion hácia todos estos oficios del Primado. Por último , concluiremos con recordar monumentos respectivos á la época de que tratamos , llamando la atenciou á los oficios del Papa Adriano, por cuya solicitud

у

autoridad fueron condenados los errores de Felix y Elipando , y disipado el germen que se iba propagando por España , segun se acredita bien por la determinacion del concilio de Francfort, presidido por sus legados Esteban y Teofilacto: por la abjuracion que el mismo Felix hizo en manos del Papa: por la carta que ś. S. escribió á los obispos de España, manifestándoles su sentencia de condenacion; separándolos del gremio de la iglesia , y exhortando á nuestros obispos á que rueguen a Dios para que arrepintiéndose ellos , vuelvan á entrar en ella.

Siendo esto así, y habiendo florecido la iglesia de Espoña, que estaba adornada de tantos prelados sábios, santos y zelosos del honor de las cátedras que ocuparon , y aun merecido algunos de ellos el respeto , renombre y autoridad de ser contados entre los doctores de la iglesia ; no parece puede quedar duda alguna en que la silla apostólica exerció la autoridad de condenar errores

censurar doctrinas , declarar dudas en materias de fe, y de establecer reglas, y determinar negocios de gravedad en punto de disciplina, sin ofensa de la autoridad y decoro de los prelados españoles, cuyas funciones quedaron siempre expeditas , y nunca excluida ni deprimida su autoridad ordinaria por la concurrencia de la del Sumo Pontifice en los negocios

que por su naturaleza y circunstancias la exigian. Segunda „La extraordinaria inquietud y turbaciones que causaron en la religion, época. y aun en el estado político, desde el siglo xi las diserentes sectas que en

tonces se levantaron, obligaron a los Sumos Pontífices á redoblar sus esfuerzos para contener los errores. Lo hicieron principiando por excitar el zelo de los obispos, como aparece, entre otros, por el rescripto de Inocencio 11 al obispo de Aux , excitándole á que reuniéndose con los demas obispos, se opusiese á las heregías que singularmente se manife-taban en la Gascuña, y por los decretos de condenación de los errores del mismo Inocencio, y de Gregorio ix, impresos á continuacion de la obra de Eymerich , y singularmente por el del concilio Lateranense iv.

La silla apostólica para contener los progresos de las heregías suscitadas en los siglos xii y xui en diferentes estados de la Europa, particularmente en la Lombardía y la Gascuña, principió exerciendo su autoridad de zelador universal de la pureza de la fe , excitando á los obispos para que ya separados, ya reunidos, impugnasen los errores , y opusiesen toda la resistencia posible á los hereges perturbadores de la paz y de la verdadera doctrina de la iglesia. No alcanzando este medio para evitar el mal, destinaron ministros cooperadores competentemente autorizados para que auxiliasen Jos esfuerzos de los obispos en la causa comun de la fe : unas veces limitando á sus delegados el exercicio de las funciones que les encomendaba á diócesis deterininadas : otras autorizándolos generalmente para un reyno ó provincia, ó en general para donde quiera que lo exigiesen las necesidades de la iglesia ; sin omitir la condenacion de las heregías, segun consta así de sus decretos particulares, como de los que procuraron se expidiese en los concilios generales.

„No habiendo sido posible desarraygar los errores , renovándose cada dia los que parecian haberse extinguida, y multiplicándose los hereges al

solo se

favor de los poderosos ( de modo, que ni aun con el auxílio de las delegaciones eventuales pudieron los obispos contener el mal, y castigar á los de linquientes), se vieron los Sumos Pontífices en la necesidad de establecer delegaciones fixas y permanentes en cada una de aquellas provincias ó reynos en donde mas estragos causaba la perversidad de los enemigos de la igle sia. Como estos lo son siempre á un mismo tiempo del estado, y con singularidad lo eran los albigenses, waldenses é insubatados, que eran los que con estos y otros diferentes nombres se manifestaron en aquella época con el sistema detestable de desconocer toda autoridad, y que ha de obedecer á Dins : los principes seculares, que siempre habian contribuido con su autoridad á coadyuvar y proteger la execucion de los decretos de la iglesia, y la vigilancia de los prelados contra los hereges; estimulados mas y mas á ello por el deseo de conservar el órden público, y el exercicio de su soberanía, ó se anticiparon á solicitarlo de los Sumos Pontífices, ó se prestaron liberalmente á contribuir con su apoyo para aquellos establecimientos.

„ Por lo que hace á nuestra España, es muy digno de notarse lo que dice Francisco de Peña al principio de sus comentarios sobre el Directorio de Eymerich, cuya obra dedicó á Gregorio xu. Asegura que Eymerich fué el segundo inquisidor general del reyno de Aragon , habiendo sucedido en esta dignidad á su antecesor Fr. Nicolas Rosell en el año de 1356, y que Rosell era cardenel presbítero del título de

Sixto. De donde resulia que las delegaciones eventuales de Santo Domingo, S. Raymundo de Peñafort y otros, no habiendo sido suficientes para desterrar la heregía de aquella parte de España, conduxeron á la iglesia á la necesidad de adoptar un medio mas poderoso para contener el torrente de los desórdenes de los hereges. No pudier.do caber duda por lo que manifiesta la obra de Eymerich, que á mediados del siglo xiv se hallaba planteado en España el sistema de Inquisicion, sin mas diferencia en lo substancial de los juicios del que se adopto en tiempo de los Reyes Católicos para todos los dominios de España, que la de haberse extendido el secreto á todas las causas de fe, y haberse asignado al consejo de la Suprema las apelaciones que anteriormente se dirigian á Roma ; siendo así que hasta entonces solo se observaba en los negocios en que habia peligro grave en la manifestacion de los nombres de los testigos, con arreglo á lo establecido por Bonifacio viii en el cap. último de bereticis in 5.0

» En Castilla por fortuna habian hecho pocos progresos las heregías de aquellos tiempos; algunas turbaciones que se suscitaron, se aplacaron por la diligencia de los obispos y de varones zelosos de la religion, que contribuyeron á ello. Pero no podemos dudar que a mediados del siglo xur, y por todo el tiempo que transcurrió desde el establecimiento de las leyes de Partida , hasta el de los Reyes Católicos, se observaba en la iglesia de España el mismo sistema que en la época de la iglesia goda ; es decir, que los obispos eran jueces ordinarios para las causas de fe y todas las demas que courriesen; pero que á un mismo tiempo se reconocia la legitima autoridad del Primado de la iglesia universal para conocer y sentenciar sobre el castigo de los hereges. Dice la ley 11, tírulo 9 de la partida 1 : » Diez

у seis cosas puse el derecho de santa eglesia por que caen los homes en la mayor descuinu

« AnteriorContinuar »