Apología del altar

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 234 - El Tribunal de la Inquisición es incompatible con la Constitución. III. En su consecuencia se restablece en su primitivo vigor la ley II, título XXVI, Partida VII, en cuanto deja expeditas las facultades de los Obispos y sus Vicarios para conocer en las causas de fe, con arreglo á los sagrados Cánones y Derecho común, y las de los Jueces seculares para declarar é imponer á los herejes las penas que señalan las leyes, ó que en adelante señalaren.
Página 73 - ¿Qué es del monstruo, decid, inmundo y feo, Que abortó el dios del mal , y que insolente Sobre el despedazado capitolio A devorar el mundo impunente Osó fundar su abominable solio?
Página 74 - Ornó de la razón, mientras osada, Sedienta de saber la inteligencia, Abarca el universo en su gran vuelo. Levántase Copérnico hasta el cielo, Que un velo impenetrable...
Página 94 - ¡Gloria á aquel que la estúpida violencia De la fuerza aterró, sobre ella alzando A la alma inteligencia ! ¡Gloria al que en triunfo la verdad llevando Su influjo eternizó libre y profundo!
Página 202 - La religión de la nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La nación la protege por leyes sabias y justas, y prohibe el ejercicio de cualquier otra.
Página 117 - Fenecido el juicio eclesiástico, se pasará testimonio de la causa al juez secular, quedando desde entonces el reo á su disposición, para que proceda á imponerle la pena á que haya lugar por las leyes.
Página 90 - El hombre es libre." Y esta sagrada aclamación saliendo, No en los estrechos límites hundida Se vió de una región: el eco grande Que inventó Guttemberg la alza en sus alas; Y en ellas conducida, Se mira en un momento Salvar los montes, recorrer los mares, Ocupar la...
Página 115 - Pero si el Ordinario insistiese en negar su licencia, podrá el interesado acudir con copia de la censura á la Junta suprema, la cual deberá examinar la obra, y si la hallase digna de aprobación, pasar su dictamen al Ordinario, para que más ilustrado sobre la materia, conceda la licencia, si le pareciere, á fin de excusar recursos ulteriores.
Página 92 - La implacable ambición, la horrible guerra. Ambas gimiendo para siempre huyeron , Como la peste y las borrascas huyen De la afligida zona, que destruyen , Si los vientos del polo aparecieron. Los hombres todos su igualdad sintieron , Y á recobrarla las valientes manos Al fin con fuerza indómita movieron.
Página 73 - Seres iguales, mi invencion la siga: Que en ecos mil y mil sienta doblarse Una misma verdad, y que consiga Las alas de la luz al desplegarse.