Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sa : pero presentado al público en la propia forma que tenia ya el Conciso, no le convenia quitarse la máscara , y dejarse censurar de falto de piedad, y que atacaba las prácticas religiosas. Aun no era tiempo: el pueblo no estaba preparado: principiaba ya: era mui espuesto al plan general, que lo llegasen todos á saber. ¿Qué remedio pues? Acudir á la autoridad que protegeria cuanto dijese innovacion Los editores del Conciso con sus nombres y à pellidos hacen un recurso ante el señor juez; línea por línea forman la acusacion del Imparcial, y no solo no se confentan con hacer su recurso al juez, sino que imprimen en un Suplemento al número 37. su delacion, vindicándose para con el público de las notas del Imparcial. La nota de irreligion no agradó jamas ni aun al que no la llegó á conocer, Volter se lamento de esta infamia, hablando con un labrador de Neuchatel. Hacia mui bien el Conciso en defenderse de esta nota indicada en el Imparcial. . La causa corrió sus trámites: el supremo Sanedrin, ó las cortes entendieron en el juicio: el Imparcial salió condenado en una gran suma, y aun cuando no se llegó a desa cubrir el verdadero autor, los editores de la gaceta tu. vieron que pagar (1) su celo y su virtud. Este es el pri. mer castigo dado en público contra el que defendia la religion. Despues tuvieron otros una pena igual. : No querian los reformadores hubiese quien resistiese á sus planes, y descubriese las intrigas de que ya descaradamente comenzaban a usar. Se llamaban perturbadores de la paz pública , los que se oponian á que se alterase el órden que hasta alli habia regido en la España (2). Se les ponia de hereges á los diputados, que no entrando en el plan de renovarlo todo (3), sostenian que á lo que se habian reunido las córtes, era nada mas

( Veinse las gacetas del Comercio de Cádiz 3 de noviembre 1810 y Suplemento: 4 de enero de 814. 7 del mismo, y el Imparcial.

Concison y Pegote. 3) Conciso 18 de diciembre.

(2

que para defender la nacion de los franceses, y que lo que se debia procurar era solo dinero, gentes y direccion. Asi clamó el señor Llamas en la sesion del 16 ó 17 de die ciembre, y el Conciso le llamo herege en premio de su parecer. De estę dictamen era un gran número de dipu. tados, pero fueron tildados como el anterior. De este modo se les hacia callar; y callando , insensiblemente los reformadores tomaban todo el poder.

El imparcial contestó á sus competidores, á sus jueces, y aun á las cortes , probando hasta la evidencia con hechos irrefragables cuanto habia dicho, y prevenido en su primer papel. El Conciso, el Pegote, el Concisin , y los concisos publicados hasta diciembre sirvieron de documentos al imparcial en su enhorabuena al Conciso, en la anatomia del concison, y al autor del examen de los concisos primera y segunda parte; y principalmente en el aviso al público, y dos palabritas álas córtes que á poco de decretada la libertad se llegó a imprimir.

Yo estracto solo parte del último párrafo de este papel, con el ánimo de probar, que el plan de reformar la religion en España era el mismo que el de los filósofos de Francia, que asi se conoció por algunos desde los prime ros papeles públicos. Estoi en los principios y necesito de toda esta escrupulosidad..... Padres de la patria , dice, ha. beis decretado la libertad de imprenta: yo venero vuestras soberanas determinaciones; pero permitidme que con el respeto debido os pregunte, ¿si no es obligacion vues. tra reprimirla, y contener a los que abusando de la justa libertad, propasen sus límites? Habeis jurado defender la religion de nuestros mayores: cumplidnos, pues, este ju. ramento. A vuestra vista se ha levantado una caterva de filósofos , que nos abruman con sus escritos : leedlos con cuidado, y::::: hallareis en algunos de ellos proposiciones, cuando menos materialmente blasfemas, heréticas · y subversivas: nada exageró:::: Si dejais correr tales papeles, desaparecerá de nuestra patria la religion. Y si tal sucede, ¿qué juicio hará de vosotros la posteridad ? Nueso

tros padres, dirán arruinaron la patria por no haber contenido las nuevas doctrinas de los hijos de los filósofos de la sacrilega Francia » A este documento nada tengo que añadir. Los reformadores ensordecieron a la yoz de la religion. Sus cuidados los consagraron á la filosofia. La prueba inmediata nos dará mas luz sobre el particular. Prueba 2? La triple alianza.

El segundo hecho que consternó á todo español fue la defensa que se hizo en las cortes del número 2 del perió. dico titulado la triple alianza. Parece que sus editores no esperaban mas que el decreto de libertad de imprenta para dirigir sus discursos, no ya a la supersticion con que se habia embarduñado la obra mas divina (1), sino el fundamento principal de tan divina obra, la religion cristiana. Tal es la inmortalidad del alma.

A poco de haber libertad de imprimir cada español lo que tuviese á bien , salió el número 2 de la triple alianza combatiendo este dogma de nuestra fe. ¿Puede darse un ataque mas fuerte á la religion y á la sociedad? Hágase al hombre mortal: no se le ponga el freno de un fuego eterno que castigue sus delitos : no se le dé la esperanza de un premio, que endulce sus trabajos, y premie su: virtud ¿qué deberá ser de todos los estados? ¿en qué vendrá á parar la sociedad? ¿cuál el fin de la religion?..... Todo gobierno se trastornara: las homþres se enfierecerán contra los de su propia especie: el mas poderoso , el mas fuerte, el criminal triunfará siempre del desvalido, del flaco, del virtuoso: y la misma religion le hará mas infeliz. Vana es su esperanza: quimérica su fe: los cristianos seremos los mas infelices de la descendencia de Adan (2).

Menospreciar la muerte, dice, y esperarla con sere.

.. (1) Palabras del señor.... véase la gaceta del comercio 7 de enero,

(1) Si mortui non resurgunt, neque christus resurrerit : Si Christus non resurrexit , vana est fides vestra...... miserabiliores surnus omnibus hominibus..... S. Paul. 1. ad Corint. cap. 15. Vi 16. y 17.. .

nidad, debia ser un resultado de la educacion pública. Él. que mire su fin como el colmo de las desgracias, no vivi.. rá honrado padre de familias, ni será buen magistrado, ni correrá á las batallas con aquel espíritu que presagia la victoria:..:: Los pueblos que por la rusticidad y dureza de sus costumbres la concibieron no mas que como un feo · nómeno necesario en la naturaleza , ofrecieron alguna vez al mundo raros egemplos..... á esta firmeza debieron : los rígidos espartanos la gloria de haber resistido con pe. queños tercios al inmenso poder de los emperadores de Persia...... Las famosas decisiones del Capitolio fueron fruto de la calma conque miraban aquellos padres consa. criptos la muerte....... "¿Podrá mostrarse indiferente á la muerte el que se figura que ella va á sumergirlo en un occéano de penas, en un negro calabozo de rabiosa milancolía?....... La memoria de los amigos los despedaza, y el recuerdo de los placeres que van a dejar, los llena de desesperacion: he aqui el fruto amargo de las fal.. sas ideas de la niñez, y el triunfo de la religion. » : ¿Esperaria la España que se le hablase asi cuando su gobierno y las cortes acababan de jurar la defensa de la religion? Digo mas: ¿cupo alguna vez que este agravio público hecho a la religion, se patrocinase en el santuario de las leyes ?...... No puedo esplicar mas la fuer.. za de mi dolor: añadiré sí:::: ¡y que de este atentado se le de una copia á cada uno de los señores. diputados á la. entrada en el congreso, para que viesen ya los frutos de su libertad de imprimir! ¡Ai España! Nuestro suelo no dió jamas un egemplo igual. Plantas tan venenosas no ve. getan en nuestro pais; pero a la presente el aire corrompido de la Francia vició nuestro clima, y comenzaban á verse semillas de impiedad (1).

El número 2 de la triple alianza no respira mas que un puro materialismo. El insulta á la Iglesia de Jesucris. to, llamando á las exequias que se hacen á los muertos

(1) Hablo en estos términos de la triple alianza, porque asi se dijo en el congreso, delatándose para su censura.

á falsaa muerte, o la eternidad del

aparatos lúgubres , inventados por la ignorancia , para aumentar las desdichas del género humano. El ataca á la religion, no presentando en la muerte mas que un feno. meno necesario a la naturaleza, y no como estipendio del pecado (1). El publica la muerte de Codro gentil co. mo la mas gloriosa, poniendo su egemplo a la vista de nuestros jóvenes. El destierra toda idea de temor de otra vida , atribuyendo ó la eternidad del infierno, ó las agonias de la muerte, ó los remordimientos de la conciencia, á falsas ideas de la niñez; á frutos amargos de la educacion; á triunfos funestos de la religion de C.... ; Religion santa! tu ascendiente divino sobre los corazones : tu ado. rable influjo en la sociedad se llama funesto. Ah! Cuándo se habla asi į habrá religion en el corazon?.... Esta ha abandonado al hombre desdichado, dejándolo en manos del error.

Un papel tan perjudicial se le da á los padres de la patria, ¿para qué?..... Yo no lo sabré decir. Los autores ó editores los entregan á cada diputado, y no seria para que le llegasen á censurar..... El señor Q..... luego que vió su contenido no pudo menos de llamar la atencion del congreso, y decir con el mayor celo: · < Señor ayer se repartió aqui este papel, y por esa w misma razon me parece que es aqui donde debo hablar. „He hallado párrafos que á mi parecer merecen mu» cha atencion , pues debeinos no dar lugar á que se in. wtroduzcan espresiones ó conceptos que por su oscu»ridad puedan conducirnos á un error, en que lastimosa. » mente hemos visto incidir en los últimos tiempos á los » filósofos. Seria bueno que V. M. lo mandase examinar.,, La peticion es la mas justa. Esto debia hacer todo cristiano. No östante, atiéndase al resultado de semejante delacion.'

Un señor diputado salió a la defensa del papel, y dijo „Señor, V. M. ha jurado la religion católica:..... pe. : (1) Stipendium enim peccati, mors. S. Paul. Epist. ad Rom. cap. 6. v. 23.

« AnteriorContinuar »